VIDA DE MATILDE DE LA TORRE Tras contraer matrimonio con su primo Sixto Gutiérrez, redacta varios ensayos que

Matilde de la Torre fue una periodista, escritora pedagoga y política española. verán la luz durante la década siguiente. En ellos analiza la figura de Ortega y
Matilde, a quien llamaban cariñosamente Tilduca, nació un 14 de marzo de1884 Gasset, defiende el sistema político de la Restauración y disecciona los problemas
en Cabezón de la Sal. Su abuelo materno editaba a mediados del siglo XIX el que, a su juicio, afronta la sociedad española.
periódico 'La abeja montañesa'. Su tío, Enrique Gutiérrez Cueto, fundó el 1º de mayo Pero su espíritu inquieto la llevó, también, al mundo de la música granjeándose
de 1886 'El Atlántico' un diario referente de la época. Por otro lado, la pintora María una acreditada fama como folklorista que se fraguó gracias a su ingente labor de
Gutiérrez Blanchard era prima suya y Concha Espina estaba casada con un primo de recopilación y adaptación de cantos y danzas de Cantabria. Unos cantos y danzas
su madre. que, a partir de 1926, el Orfeón Voces Cántabras, fundado por ella misma, incorporó
a su repertorio. Y aún tuvo energía para sumar a esta fecunda actividad artística, su
No es difícil imaginarse a estas dos mujeres, que comparten aspiraciones e
conocida labor de difusión cultural y educativa dirigida, principalmente, a las clases
inquietudes, nacidas en la misma familia con apenas tres años de diferencia, en una populares.
Probablemente, de ese compromiso social nace su compromiso político y
época en la que las mujeres siguen condenadas a un rol secundario, juntas en un
consigue el acta de diputada por Asturias en las elecciones de 1933. Matilde de la
atardecer de verano, conversando durante horas, trazando proyectos de futuro e Torre destacó por su aspiración en la lucha por las libertades sociales y por la
intentando descifrar un mundo que está a punto de entrar en velocidad de crucero. igualdad entre hombres y mujeres, comprometiéndose políticamente.
Como tantos otros al concluir la Guerra Civil su destino final fue el exilio, primero
Con este ambiente familiar, no es de extrañar que el desbordante talento de en Francia y a partir de 1940 en México. Y también, como tantos otros exiliados, vivió
Matilde de la Torre pronto encontrara acomodo en las letras. Fueron cientos los esos años abrigando la esperanza del retorno a una España libre y democrática una
vez terminada la 2ª Guerra Mundial. Desgraciadamente, la libertad y la democracia
artículos en la prensa además de cinco libros publicados. Heredera, por tanto, de la
tardarían 30 años más en volver a nuestra piel de toro y ella ya no lo pudo ver, pues
afición por la escritura, se estrenó en el mundo de la literatura con la publicación, en en marzo de 1946 murió en Ciudad de México.
Luchó y sufrió por defender unos ideales de paz, justicia, progreso, libertad y
1917, de su primera obra, homónima de una pintura de María Blanchard, Jardín de
democracia que hoy compartimos una inmensa mayoría. Una mujer que,
damas curiosas: epistolario sobre feminismo. A partir de entonces, comenzó a perteneciendo a una familia acomodada, se entregó con talento y pasión a la noble
escribir diversos ensayos, entre los que destacan Don Quijote, rey de tarea de promover el progreso y la justicia social para los más desfavorecidos en
tiempos nada fáciles. Una mujer de gran altura intelectual que sirvió a España hasta
España (1928) o El Ágora (1930). “El banquete de Saturno” (1932) y ya en Francia
el último de sus días.
“Mares en la sombra” (1940), dramático relato de su contacto con la guerra en tierras
asturianas.
En los años veinte, Matilde de la Torre fundó la Academia Torre en Cabezón de la
Sal, uno de sus proyectos más ambiciosos, un centro educativo basado en los
principios de la Institución Libre de Enseñanza. El objetivo de la academia, ubicada
en Cabezón de la Sal, es ofrecer a los alumnos una educación integral, enraizada en
el humanismo y los principios laicos, alejada de la ortodoxia educativa de la época
monopolizada por la Iglesia católica.