Está en la página 1de 18

Educación inicial.

Planificación
Holística e
Integral

PSICOLOGÍA
INFANTIL
Abril 2018

Compilado por Rucena Rodríguez


PSICOLOGÍA INFANTIL

Compilado por Rucena Rodríguez


La psicología infantil se encarga del estudio del comportamiento del niño,
desde su nacimiento hasta su adolescencia. De esta forma, esta rama de la
psicología se centra en:
- El desarrollo físico,
- Desarrollo motor,
- Desarrollo cognitivo y lógico
- Desarrollo perceptivo,
- Desarrollo afectivo y social.

Así es como los psicólogos infantiles llevan adelante métodos y enfoques


para prever y resolver los problemas en la salud mental de los niños.
La psicología infantil atiende dos variables que pueden incidir en el desarrollo
del niño: el factor ambiental, como la influencia de sus padres o de sus
amigos, y el factor biológico, determinado por la genética.
¿Cómo crecen, piensan y se comportan los niños?

Las teorías del desarrollo psicológico del niño prestan atención a cómo crecen y
se desarrollan éstos a lo largo de la infancia en distintas áreas: social, emocional
y cognitiva.

Muchos investigadores se han centrado en conocer más sobre esta etapa de la


vida, y los resultados de una dilatada gama de estudios en los campos de la
antropología, la medicina, la sociología, la educación y, por supuesto, la
psicología del desarrollo, han resaltado la importancia de la infancia en la
formación de la inteligencia, la personalidad y el comportamiento social.

Teorías que explican al desarrollo infantil

1. Teoría Psicosexual,
La teoría psicoanalítica del desarrollo infantil tiende a
centrarse en cosas tales como el inconsciente, las pulsiones
y la formación del ego. Pese a que sus propuestas no gozan
de gran popularidad en la actualidad, pocos dudan de la
importancia que los acontecimientos y experiencias de la
infancia tienen en el futuro desarrollo del niño.
Según Freud, el desarrollo del niño es descrito como una
serie de etapas psicosexuales: oral, anal, fálica, de latencia y
genital.
Freud ha sido el primero en descubrir una vida sexual en el niño. Un prejuicio
muy extendido, en efecto era el que suponía que la sexualidad no aparece con
el desarrollo de los órganos sexuales sino hasta la época de la madurez sexual,
es decir, hasta la pubertad.
Freud insistía, desde el comienzo de su experiencia en que ciertas personas no
experimentan atracción sexual más que por las personas de su mismo sexo. Que
hay, un placer sexual que no emana de las zonas genitales y los conduce a
descuidar su uso (perversión). Ciertos niños se interesan demasiado en sus
órganos genitales y presentan una excitación evidente en este aspecto. El
resultado de sus observaciones es el siguiente.
1. La sexualidad se manifiesta tempranamente desde el nacimiento, aunque
de forma muy diferente de la sexualidad del adulto: es en gran parte
difusa, es decir, que interesa al conjunto del organismo.
2. Es necesario distinguir lo sexual noción general que supera en mucho a
la actividad relacionada con los órganos genitales, de lo genital que
traduce esta actividad.
3. Si la vida sexual comprende la función que permite obtener el placer a
partir de las diversas zonas del cuerpo y si posteriormente esta puesta al
servicio de la reproducción, las dos funciones no coinciden totalmente.
Los fenómenos sexuales de la primera infancia (fijación del niño a una persona,
celos etc.) que anuncian los de la vida amorosa del adulto, evolucionan
regularmente y se intensifican hasta llegar al quinto año. Después hay, hasta la
pubertad un periodo de latencia: hay una detención de la evolución, amnesia y
con frecuencia regresión a las fases anteriores. A causa de la amnesia infantil
que recurre entonces, es difícil reconstruir fenómenos de la sexualidad infantil (y
la de los individuos con neurosis infantil).
Freud, médico austríaco y fundador del psicoanálisis ha establecido un modelo
de desarrollo del niño. En base de la teoría psicoanalítica, ha llamado a las
diferentes etapas del crecimiento "fases psicosexuales" ya que pensaba que el
desarrollo de la personalidad se veía influenciada por la manera en la que el niño
aprende a liberar su energía sexual (libido).
Puede parecer extraño hablar de sexualidad cuando se evoca al niño. Desde
luego, no se trata del significado clásico que se da a la sexualidad en los adultos.
Para Sigmund Freud, las experiencias que más marcan la infancia y la
adolescencia se asocian a la libido, en relación a las diferentes partes del cuerpo,
sensibles, en las que el niño fija su atención durante su desarrollo.
Freud habla de zonas erógenas parciales. Estas son sucesivamente la boca, el
ano y los órganos genitales. Estas diferentes zonas seguirán influenciando
nuestra sexualidad de adultos.
Así, Freud ha descrito 5 etapas de desarrollo: el estado oral (de 0 a 1 años), la
fase anal (de 2 a 3 años), la fase genital o fálica (de 3 a 4 años), la fase de
latencia de 5 años a la pubertad y después la etapa genital madura, a la edad
adulta
Fase oral (De 0 a 1 años)
El modelo psicoanalítico presenta al recién nacido como un sistema de energía
dinámica, deseoso de utilizar esta energía. El lactante busca utilizar esta energía
libidinal (de placer) en imágenes de objetos (en el sentido de amor, de
satisfacción) que satisfarán sus necesidades y le aportarán el placer de
liberación de esta energía. En el momento del nacimiento, el primer objeto de
satisfacción es el seno de la madre que le alimenta y reconforta, le proporciona
placer. Es la boca la primera zona de su cuerpo que le proporciona este placer
(a través del seno, la tetina del biberón, el chupete, la succión en su conjunto).
Satisfaciendo estos deseos de alimento, de respiración, el bebé recoge sus
primeras impresiones sobre el mundo y el lugar que ocupa. Su personalidad se
ve influenciada por la rapidez con la que la energía libidinal es liberada, pero
también por la atmósfera que se asocia a la forma en que los deseos se ven
cumplidos o no. Si la madre le coge tiernamente cuando le da el pecho, el niño
vivirá este período oral en un clima de felicidad y confianza

Además de este aspecto de alimentación, la zona oral le sirve al recién nacido


para descubrir los objetos que le rodean, llevándoselos a la boca o a los labios.
El niño quiere dominar y controlarlos. El lactante hará progresivamente la
distinción entre el "yo" y el "no yo" (él y el resto) asimilando los objetos que le
procuran placer a él y a los otros que no son él, ya que al principio, el bebé no
se percibe como algo distinto de su madre.
En esta etapa, el niño desarrolla sus primeros sentimientos ambivalentes: le
gusta un objeto pero lo odia al mismo tiempo, algo que expresa cuando lo
muerde.
A la edad adulta, los placeres de tipo oral se encuentran en la satisfacción que
experimentan las personas al fumar, comer, beber… todos los placeres
relacionados con la boca.

La primera es la fase oral. El primer órgano que se manifiesta como zona


erógena es, desde el nacimiento, la boca. Toda la actividad psíquica se
concentra primero sobre esta zona. Si bien tiene su origen en la necesidad de
comer, la satisfacción es independiente y engendra placer en la necesidad de
chupetear. Durante esta primera fase y desde la aparición de los primeros
dientes se manifiestan ciertas pulsiones sádicas (el sadismo es una combinación
de pulsiones sexuales y de pulsiones destructivas)
Fase anal (de 2 a 3 años).
En esta etapa el niño descubre junto con el control del esfínter el poder que esto
le trae, dar o no dar según quiera. Se adueña de su cuerpo el decide si quiere ir
o no ir al baño. Su independencia comienza a tomar forma.
La expulsión de los excrementos produce emociones contradictorias en el niño,
por un lado intenta recompensar a la madre con ellos y por el otro, cuando se
constipa expresa el desacuerdo o la negación a someterse a la negación de los
deseos de la madre.
El niño siente placer cuando es higienizado por su madre, esto es una de las
dificultades que el niño sufre al pasar a esta etapa, al no tener esa satisfacción
el niño se niega a controlar el esfínter y esto dificulta aún más el desarrollo.
Esta fase se inicia por el avance de maduración. En esta fase la “caca” para el
niño adquiere un importante valor, ya que le otorga un carácter de “regalo” que
entrega como signo de amor a su madre. Pero también cobra una carga
agresiva, constituyendo un elemento a través del cual se descargan las
desilusiones y frustraciones con los objetos amados. En esta etapa cobra
importancia la ambivalencia afectiva: amor-odio.
El juego en esta fase es donde el niño le da un enorme placer por la suciedad y
el desorden, así como por el dominio y la destrucción, que están relacionados
con la zona corporal dominante y la actividad que se despliega el niño en esta
etapa.
En este juego se utilizan varios objetos como por ejemplo: juguetes para llenar-
vaciar, que puedan rodar (a partir de los cuales el niño experimenta un gran
placer), etc.

Etapa fálica:
Esta etapa dura entre los 4 y 6 años; la niña y el niño descubren sus órganos
sexuales, a causa de la excitación de la micción y por los tocamientos repetidos
que tienen lugar durante el aseo.
Los bebes tienen juegos eróticos manuales y generalmente esta actividad que
ellos realizan cesa por sí misma y vuelve a aparecer a los 3 años. Descubren la
diferencia de los sexos.
Los padres le imponen una renuncia al interés que tienen por tocarse en nombre
de la estética y la moral; y el niño se adapta a dicha imposición a fin de retener
el amor paternal. Cuando lo logra, se vuelve a centrar en su interés por los
genitales.

Período de Latencia:
Se conoce este período por ser de "relativa" suspensión en la investigación
sexual infantil. La represión, diques anímicos, etc. obligados por la cultura ya
están arraigados, en la mayoría de los casos, en la vida anímica del niño.
Sucede, así, un período de amnesia infantil en la que se "olvida" la vida sexual
antes realizada debido a la represión ya existente. La sublimación (modificación
de la meta pulsional original por otra) es el destino más importante en esta fase.
A pesar de ello el individuo tendrá rupturas en este período que lo llevarán a un
retorno de la masturbación infantil, hecho que se dará vía aparato urinario
(enuresis nocturna, poluciones, etc.) La sexualidad volverá aparecer, después
de una metamorfosis, en la pubertad; etapa donde se creía que la sexualidad
recién aparecía y se denominaba normal.
En esta, se producen crecimiento de los genitales externos y desarrollo de los
genitales internos (como productores y receptores de sustancias genésicas). Las
zonas erógenas predominantes en las anteriores fases producen ahora un placer
previo que conlleva a una acumulación de placer e incremento de la tensión
suficiente para llevar a cabo el acto sexual, obteniéndose así un placer final con
la descarga de los productos genésicos, mucho mayor en satisfacción al placer
previo. Las pulsiones parciales y las zonas erógenas se ponen al servicio de un
nuevo fin: la reproducción, se puede decir que la pulsión es "altruista", en este
sentido. La libido "amortiguada" hará escoger un nuevo objeto sexual que, por la
barrera del incesto, se encontrará fuera del triángulo familiar: padre-madre-niño.
Este segundo hallazgo de objeto tendrá relación directa con el primero (de la
fase fálica), tiene connotaciones también con la pérdida del pecho materno; en
sí se trata de un reencuentro.

2. Teoría Psicosocial,
Es una de las teorías más extendidas y aceptadas en la
Psicología del Desarrollo. También es una teoría
psicoanalítica, y este teórico, igual que Freud, propuso
que existen distintas etapas del desarrollo.
Erikson piensa que la resolución de las diferentes etapas
da pie a la adquisición de una serie de competencias que
ayudan a resolver las metas que se presentarán durante
la siguiente etapa vital. De esta manera se produce el
crecimiento psicológico.
Las etapas de Erikson. Al igual que Piaget, Erik Erikson (1902-1994) sostuvo
que los niños se desarrollan en un orden predeterminado. En vez de centrarse
en el desarrollo cognitivo, sin embargo, él estaba interesado en cómo los niños
se socializan y cómo esto afecta a su sentido de identidad personal. La teoría de
Erikson del desarrollo psicosocial está formada por ocho etapas distintas, cada
una con dos resultados posibles.
Según la teoría, la terminación exitosa de cada etapa da lugar a una personalidad
sana y a interacciones acertadas con los demás. El fracaso a la hora de
completar con éxito una etapa puede dar lugar a una capacidad reducida para
terminar las otras etapas y, por lo tanto, a una personalidad y un sentido de
identidad personal menos sanos. Estas etapas, sin embargo, se pueden resolver
con éxito en el futuro.
Confianza frente a desconfianza.
Desde el nacimiento hasta la edad de un año, los niños comienzan a desarrollar
la capacidad de confiar en los demás basándose en la consistencia de sus
cuidadores (generalmente las madres y padres). Si la confianza se desarrolla
con éxito, el niño/a gana confianza y seguridad en el mundo a su alrededor y es
capaz de sentirse seguro incluso cuando está amenazado. No completar con
éxito esta etapa puede dar lugar a una incapacidad para confiar, y por lo tanto,
una sensación de miedo por la inconsistencia del mundo. Puede dar lugar a
ansiedad, a inseguridades, y a una sensación excesiva de desconfianza en el
mundo.
Autonomía frente vergüenza y duda.
Entre el primer y el tercer año, los niños comienzan a afirmar su independencia,
caminando lejos de su madre, escogiendo con qué juguete jugar, y haciendo
elecciones sobre lo que quiere usar para vestir, lo que desea comer, etc. Si se
anima y apoya la independencia creciente de los niños en esta etapa, se vuelven
más confiados y seguros respecto a su propia capacidad de sobrevivir en el
mundo. Si los critican, controlan excesivamente, o no se les da la oportunidad de
afirmarse, comienzan a sentirse inadecuados en su capacidad de sobrevivir, y
pueden entonces volverse excesivamente dependiente de los demás, carecer de
autoestima, y tener una sensación de vergüenza o dudas acerca de sus propias
capacidades.
Iniciativa frente a culpa.
Alrededor de los tres años y hasta los siete, los niños se imponen o hacen valer
con más frecuencia. Comienzan a planear actividades, inventan juegos, e inician
actividades con otras personas. Si se les da la oportunidad, los niños desarrollan
una sensación de iniciativa, y se sienten seguros de su capacidad para dirigir a
otras personas y tomar decisiones. Inversamente, si esta tendencia se ve
frustrada con la crítica o el control, los niños desarrollan un sentido de
culpabilidad. Pueden sentirse como un fastidio para los demás y por lo tanto,
seguirán siendo seguidores, con falta de iniciativa.
Industriosidad frente a inferioridad.
Desde los seis años hasta la pubertad, los niños comienzan a desarrollar una
sensación de orgullo en sus logros. Inician proyectos, los siguen hasta
terminarlos, y se sienten bien por lo que han alcanzado. Durante este tiempo, los

anima y refuerza a los niños por su iniciativa, comienzan a sentirse trabajadores


y tener confianza en su capacidad para alcanzar metas. Si esta iniciativa no se
anima y es restringida por los padres o profesores, el niño comienza a sentirse
inferior, dudando de sus propias capacidades y, por lo tanto, puede no alcanzar
todo su potencial
Identidad frente a confusión de papeles.
Durante la adolescencia, la transición de la niñez a la edad adulta es sumamente
importante. Los niños se están volviendo más independientes, y comienzan a
mirar el futuro en términos de carrera, relaciones, familias, vivienda, etc. Durante
este período, exploran las posibilidades y comienzan a formar su propia identidad
basándose en el resultado de sus exploraciones. Este sentido de quiénes son
puede verse obstaculizado, lo que da lugar a una sensación de confusión sobre
sí mismos y su papel en el mundo
Intimidad frente a aislamiento.
En la adultez temprana, aproximadamente desde los 20 a los 25 años, las
personas comenzamos a relacionarnos más íntimamente con los demás.
Exploramos las relaciones que conducen hacia compromisos más largos con
alguien que no es un miembro de la familia. Completar con acierto esta etapa
puede conducir a relaciones satisfactorias y aportar una sensación de
compromiso, seguridad, y preocupación por el otro dentro de una relación.
Erikson atribuye dos virtudes importantes a la persona que se ha enfrentado con
éxito al problema de la intimidad: afiliación (formación de amistades) y amor
(interés profundo en otra persona). Evitar la intimidad, temiendo el compromiso
y las relaciones, puede conducir al aislamiento, a la soledad, y a veces a la
depresión.
Generatividad frente a estancamiento.
Durante la edad adulta media, en una etapa que dura desde los 25 hasta los 60
años aproximadamente, establecemos nuestras carreras, establecemos una
relación, comenzamos nuestras propias familias y desarrollamos una sensación
de ser parte de algo más amplio. Aportamos algo a la sociedad al criar a nuestros
hijos, ser productivos en el trabajo, y participar en las actividades y organización
de la comunidad. Si no alcanzamos estos objetivos, nos quedamos estancados
y con la sensación
etapa de generatividad da lugar a un empobrecimiento personal. El individuo
puede sentir que la vida es monótona y vacía, que simplemente transcurre el
tiempo y envejece sin cumplir sus expectativas. Son personas que han fracasado
en las habilidades personales para hacer de la vida un flujo siempre creativo de

encuentran significado en el empleo de sus conocimientos y habilidades para su


propio bien y el de los demás; por lo general, les gusta su trabajo y lo hacen bien.

Integridad del yo frente a desesperación.


Mientras envejecemos y nos jubilamos, tendemos a disminuir nuestra
productividad, y exploramos la vida como personas jubiladas. Durante este
periodo contemplamos nuestros logros y podemos desarrollar integridad si

como improductivas, nos sentimos culpables por nuestras acciones pasadas, o


consideramos que no logramos nuestras metas en la vida, nos sentimos
descontentos con la vida, apareciendo la desesperación, que a menudo da lugar
a depresión.
VIDEO Teoría. https://www.youtube.com/watch?v=SUvmcBT14Bc

3. Teoría Psicogenética.
Su teoría psicogenética se considera la columna
vertebral de los estudios sobre el desarrollo
intelectual del niño, niña, adolescente y el adulto,
puesto que para el autor la lógica se construye de
manera progresiva de acuerdo a sus propias leyes,
desde el nacimiento a lo largo de la vida,
atravesando diferentes etapas antes de llegar a ser
adulto.
Piaget empezó a explorar la forma en la que los
niños crecen y desarrollan habilidades del
pensamiento, consideraba que el desarrollo
cognitivo es el resultado combinado de la
maduración del cerebro, el sistema nervioso y la
adaptación del ambiente, sus trabajos los realizó con sus propios hijos. Empleó
5 términos fundamentales para describir la dinámica del desarrollo.
Esquema: representa una estructura mental, patrón de pensamiento que una
persona utiliza para tratar una situación específica en el ambiente
Adaptación: es el proceso por el cual los niños (as) ajustan su pensamiento a
incluir nueva información que promueva su comprensión
Asimilación: consiste en adquirir nueva información e incorporarla en los
esquemas existentes en repuesta a los nuevos estímulos del ambiente
Acomodación: es lo que permite que la nueva información se ajuste creando
nuevos esquemas
Equilibrio: significa alcanzar un balance entre los esquemas y la acomodación.
El deseo de equilibrio es lo que impulsa al niño por las etapas del desarrollo
cognoscitivo.

Etapas del desarrollo Cognoscitivo.

* Etapa sensorio-Motriz (0 a 24 meses);


Se caracteriza por un modo particular de conocer el mundo a través de
esquemas de acción que involucran los 5 sentidos y los movimientos reflejos, los
niños aprenden a coordinar las actividades sensoriales con la actividad física y
motora

* Etapa Preoperacional (2 a 7años):


Se caracteriza por la habilidad que adquiere el niño (a) para representar
mentalmente el mundo que lo rodea, es decir, su pensamiento está más
desligado a la concreción de los objetos, los cuales pueden ser evocados
simbólicamente con solo nombrarlos. Los niños adquieren el lenguaje, y
aprenden a manipular los símbolos que presenta el ambiente. En esta etapa
pueden manejar el mundo de manera simbólica pero no son capaces de
establecer la reversibilidad, son egocéntricos y hacen uso del animismo (vida a
los objetos) y artificialismo (los fenómenos naturales los produce el hombre)
* Etapa de las operaciones concretas (7 a 11 años):
Muestran mayor capacidad para el razonamiento lógico, aunque limitado a las
cosas que experimenta realmente, realizan operaciones mentales como.
Clasificación, seriación, inclusión de clase, comprenden el principio de
conservación, las relaciones y las cantidades
* Etapa de las operaciones formales (11 en adelante):
Son capaces de emplear la lógica propositiva en la resolución de problemas
hipotéticos, para derivar conclusiones, hacen uso de razonamiento inductivo y
deductivo. A su vez pueden emplear lenguaje metafórico y símbolos algebraicos.
La teoría de PIAGET descubre los estadios de desarrollo cognitivo desde la
infancia a la adolescencia: cómo las estructuras psicológicas se desarrollan a
partir de los reflejos innatos, se organizan durante la infancia en esquemas de
conducta, se internalizan durante el segundo año de vida como modelos de
pensamiento, y se desarrollan durante la infancia y la adolescencia en complejas
estructuras intelectuales que caracterizan la vida adulta. PIAGET divide el
desarrollo cognitivo en cuatro periodos importantes:
Tipos de Conocimientos:
Piaget distingue tres tipos de conocimiento que el sujeto puede poseer, éstos
son los siguientes: físico, lógico- matemático y social.
El conocimiento físico es el que pertenece a los objetos del mundo natural; se
refiere básicamente al que está incorporado por abstracción empírica, en los
objetos. La fuente de este razonamiento está en los objetos (por ejemplo la
dureza de un cuerpo, el peso, la rugosidad, el sonido que produce, el sabor, la
longitud, etcétera). Este conocimiento es el que adquiere el niño a través de la
manipulación de los objetos que le rodean y que forman parte de su interacción
con el medio. Ejemplo de ello, es cuando el niño manipula los objetos que se
encuentran en el aula y los diferencia por textura, color, peso, etc.
Es la abstracción que el niño hace de las características de los objetos en la
realidad externa a través del proceso de observación: color, forma, tamaño, peso
y la única forma que tiene el niño para descubrir esas propiedades es actuando
sobre ellos físico y mentalmente.
El conocimiento físico es el tipo de conocimiento referido a los objetos, las
personas, el ambiente que rodea al niño, tiene su origen en lo externo. En otras
palabras, la fuente del conocimiento físico son los objetos del mundo externo,
ejemplo: una pelota, el carro, el tren, el tetero, etc.

El conocimiento lógico-matemático es el que no existe por sí mismo en la


realidad (en los objetos). La fuente de este razonamiento está en el sujeto y éste
la construye por abstracción reflexiva. De hecho se deriva de la coordinación de
las acciones que realiza el sujeto con los objetos. El ejemplo más típico es el
número, si nosotros vemos tres objetos frente a nosotros en ningún lado vemos
el "tres", éste es más bien producto de una abstracción de las coordinaciones de
acciones que el sujeto ha realizado, cuando se ha enfrentado a situaciones
donde se encuentren tres objetos. El conocimiento lógico-matemático es el que
construye el niño al relacionar las experiencias obtenidas en la manipulación de
los objetos. Por ejemplo, el niño diferencia entre un objeto de textura áspera con
uno de textura lisa y establece que son diferentes.
El conocimiento lógico-matemático "surge de una abstracción reflexiva", ya que
este conocimiento no es observable y es el niño quien lo construye en su mente
a través de las relaciones con los objetos, desarrollándose siempre de lo más
simple a lo más complejo, teniendo como particularidad que el conocimiento
adquirido una vez procesado no se olvida, ya que la experiencia no proviene de
los objetos sino de su acción sobre los mismos. De allí que este conocimiento
posea características propias que lo diferencian de otros conocimientos.

Las operaciones lógico matemáticas, antes de ser una actitud pura intelectual,
requiere en el preescolar la construcción de estructuras internas y del manejo de
ciertas nociones que son, ante todo, producto de la acción y relación del niño con
objetos y sujetos y que a partir de una reflexión le permiten adquirir las nociones
fundamentales de clasificación, seriación y la noción de número. El adulto que
acompaña al niño en su proceso de aprendizaje debe planificar didáctica de
procesos que le permitan interaccionar con objetos reales, que sean su realidad:
personas, juguetes, ropa, animales, plantas, etc.
La seriación pasa por las siguientes etapas:
• Primera etapa: Parejas y Tríos (formar parejas de elementos, colocando uno
pequeño y el otro grande) y Escaleras y Techo (el niño construye una escalera,
centrándose en el extremo superior y descuidando la línea de base).
• Segunda etapa: Serie por ensayo y error (el niño logra la serie, con dificultad
para ordenarlas completamente).
• Tercera etapa: el niño realiza la seriación sistemática.
A .Primera etapa: (5 años): sin conservación de la cantidad, ausencia de
correspondencia término a término.
B. Segunda etapa (5 a 6 años): Establecimiento de la correspondencia término
a término pero sin equivalencia durable.
C. Tercera etapa: conservación del número. El conocimiento social, puede ser
dividido en convencional y no convencional. El social convencional, es producto
del consenso de un grupo social y la fuente de éste conocimiento está en los
otros (amigos, padres, maestros, etc.). Algunos ejemplos serían: que los
domingos no se va a la escuela, que no hay que hacer ruido en un examen, etc.
El conocimiento social no convencional, sería aquel referido a nociones o
representaciones sociales y que es construido y apropiado por el sujeto.
Ejemplos de este tipo serían: noción de rico-pobre, noción de ganancia, noción
de trabajo, representación de autoridad, etc. El conocimiento social es un
conocimiento arbitrario, basado en el consenso social. Es el conocimiento que
adquiere el niño al relacionarse con otros niños o con el docente en su relación
niño-niño y niño-adulto. Este conocimiento se logra al fomentar la interacción
grupal.
Los tres tipos de conocimiento interactúan entre, sí y según Piaget, el lógico-
matemático (armazones del sistema cognitivo: estructuras y esquemas) juega un
papel preponderante en tanto que sin él los conocimientos físico y social no se
podrían incorporar o asimilar. Finalmente hay que señalar que, de acuerdo con
Piaget, el razonamiento lógico-matemático no puede ser enseñado. Se puede
concluir que a medida que el niño tiene contacto con los objetos del medio
(conocimiento físico) y comparte sus experiencias con otras personas
(conocimiento social), mejor será la estructuración del conocimiento lógico-
matemático.

Ningún conocimiento es una copia de lo real, porque incluye, forzosamente, un


proceso de asimilación a estructuras anteriores; es decir, una integración de
estructuras previas. De esta forma, la asimilación maneja dos elementos: lo que
se acaba de conocer y lo que significa dentro del contexto del ser humano que
lo aprendió. Por esta razón, conocer no es copiar lo real, sino actuar en la
realidad y transformarla.
La lógica, por ejemplo, no es simplemente un sistema de notaciones inherentes
al lenguaje, sino que consiste en un sistema de operaciones como clasificar,
seriar, poner en correspondencia, etc. Es decir, se pone en acción la teoría
asimilada. Conocer un objeto, para Piaget, implica incorporarlo a los sistemas de
acción y esto es válido tanto para conductas sensorias motrices hasta
combinaciones lógicas-matemáticas.
Los esquemas más básicos que se asimilan son reflejos o instintos, en otras
palabras, información hereditaria. A partir de nuestra conformación genética
respondemos al medio en el que estamos inscritos; pero a medida que se
incrementan los estímulos y conocimientos, ampliamos nuestra capacidad de
respuesta; ya que asimilamos nuevas experiencias que influyen en nuestra
percepción y forma de responder al entorno. Las conductas adquiridas llevan
consigo procesos auto- reguladores, que nos indican cómo debemos percibirlas
y aplicarlas. El conjunto de las operaciones del pensamiento, en especial las
operaciones lógico- matemáticas, son un vasto sistema auto-regulador, que
garantiza al pensamiento su autonomía y coherencia.
La regulación se divide, según las ideas de Piaget en:
Número; es un concepto lógico de naturaleza distinta al conocimiento físico o
social, ya que no se extraer directamente de las propiedades física de los objetos
ni de las convenciones sociales, sino que se construye a través de un proceso
de abstracción reflexiva de las relaciones entre los conjuntos que expresan
número. Según Piaget, la formación del concepto de número es el resultado de
las operaciones lógicas como la clasificación y la seriación; por ejemplo, cuando
agrupamos determinado número de objetos o lo ordenamos en serie. Las
operaciones mentales sólo pueden tener lugar cuando se logra la noción de la
conservación, de la cantidad y la equivalencia, término a término. Consta de las
siguientes etapas:
Regulaciones orgánicas, que tienen que ver con las hormonas, ciclos,
metabolismo, información genética y sistema nervioso.
Regulaciones cognitivas, tienen su origen en los conocimientos adquiridos
previamente por los individuos. De manera general se puede decir que el
desarrollo cognitivo ocurre con la reorganización de las estructuras cognitivas
como consecuencia de procesos adaptativos al medio, a partir de la asimilación
de experiencias y acomodación de las mismas de acuerdo con el equipaje previo
de las estructuras cognitivas de los aprendices. Si la experiencia física o social
entra en conflicto con los conocimientos previos, las estructuras cognitivas se
reacomodan para incorporar la nueva experiencia y es lo que se considera como
aprendizaje.
El desarrollo cognitivo, en resumen, ocurre a partir de la reestructuración de las
estructuras cognitivas internas del aprendiz, de sus esquemas y estructuras
mentales, de tal forma que al final de un proceso de aprendizaje deben aparecer
nuevos esquemas y estructuras como una nueva forma de equilibrio.

VIDEO Experimento https://www.youtube.com/watch?v=-3dE9exUlsc


VIDEO Experimento
https://www.youtube.com/watch?v=Q3QIUYJfpw0

4. Conductismo,
Las teorías conductistas fueron importantes
porque pusieron énfasis en cómo la interacción
de un individuo con su entorno influye en su
comportamiento. Tres fueron los principales
exponentes de dichas teorías: Ivan Pavlov y John
B. Watson como precursores
del Condicionamiento Clásico, y B.F. Skinner
como padre del Condicionamiento Operante. A
pesar de que ambas teorías son importantes en
el ámbito del aprendizaje, se ocupan sólo de
conductas observables. Por tanto, el desarrollo
es considerado una consecuencia de
recompensas (o refuerzos) y castigos, y no tienen
en cuenta a los pensamientos internos o
sentimientos.

a) El objeto de estudio es la conducta, que dependerá de la situación, la


respuesta y del organismo.
b) El método es absolutamente empírico, en ningún caso será subjetivo.
c) La conducta está sustentada por tres pilares: la situación, la respuesta y
el organismo.
Como se aprecia, se concibe la psicología como una ciencia aplicada cuyo
fin es la predicción y modificación de la conducta.
En este esquema podemos ver el rol activo del docente y el rol pasivo del
estudiante, el fin es moldear la mente del estudiante, el maestro es el
programa, el que dirige el aprendizaje y observa las competencias para
ver si se han logrado. Si no se ha logrado se vuelve a reforzar y a controlar
nuevamente.

VIDEO: Experimento, El pequeño Albert:


https://www.youtube.com/watch?v=IteGZg2fWuY

5. Aprendizaje social,

Albert Bandura se dio cuenta de que las teorías


conductistas no explicaban el aprendizaje de los
individuos en su totalidad, puesto que
subestiman la dimensión social del
comportamiento humano y la dimensión interna
del sujeto, reduciéndola a una asociación que se
produce debido a repetidos ensayos. Por
tanto, entendió que el aprendizaje y el desarrollo
de los niños no puede entenderse sin ambos
componentes. Además de resaltar la
importancia de las expectativas y los refuerzos
intrínsecos, como un sentimiento de orgullo,
satisfacción y logro, en la motivación de los
seres humanos, en su teoría destaca que los niños aprenden nuevas
conductas a partir de la observación de otras personas. Mediante la
observación de las acciones de los demás, incluidos los padres y los
compañeros, los niños desarrollan nuevas habilidades y adquieren nueva
información.
Según Albert Bandura: La mayoría de las imágenes de la realidad en la que
basamos nuestras acciones, están realmente inspiradas en la experiencia que
adquirimos a través de otras personas (experiencia vicaria).
Y es que nos pasamos muchas horas del día adquiriendo conocimientos a través
de este tipo de aprendizaje. Cada uno de nosotros tenemos un repertorio de
personas a las que tomamos como referencia en diferentes ámbitos de la vida:
Nuestros padres, nuestros profesores, nuestros compañeros del trabajo, nuestros
amigos, personajes públicos que nos “inspiran”, etc.Casi sin darnos cuenta,
repetimos comportamientos que vemos en los demás. Sin embargo, no somos
autómatas. Elegimos el modelo, observamos atentamente, memorizamos y
evaluamos si nos compensa
imitarle, o no.
Para demostrar que los niños
aprenden los comportamientos
realizó el experimento del
“Muñeco bobo” de Bandura:
VIDEO Experimento del
muñeco Bobo

https://www.youtube.com/watch?v=zVynCNGxYmU
Procesos de la teoría de aprendizaje social o vicario de Bandura
En la teoría de aprendizaje social, Bandura diferenció 4 procesos que se
desarrollan necesariamente en el aprendizaje social:

1. Atención
Resulta totalmente imprescindible que la atención del aprendiz esté focalizada
hacia el modelo que realiza la conducta. Cualquier distractor interrumpiría la
tarea de aprendizaje.

2. Retención
La memoria juega un papel muy importante. La persona que está integrando un
nuevo comportamiento, debe almacenarlo en su memoria para reproducirlo a
continuación.
3. Reproducción
En este punto, además de la puesta en marcha de la conducta, la persona debe
ser capaz de reproducir simbólicamente el comportamiento. Por ejemplo, por
mucho que un niño vea a su tenista preferido jugar, no quiere decir que vaya a
golpear la pelota igual que él, primero tiene que tener la capacidad motora para
realizar esos movimientos. Se integrará el tipo de movimiento y la acción, pero
esto requiere de repetición para realizar la conducta correctamente.
Además, debe haber una capacidad cognitiva para poder poner en marcha todos
los mecanismos de recuperación simbólica. O sea, que el niño necesita
obligatoriamente haber llegado a este nivel de desarrollo cognitivo.

4. Motivación
Aun teniendo las imágenes mentales de la conducta observada, hace falta querer
realizarla. Podemos tener distintos motivos, por ejemplo:
 Refuerzo/castigo pasado: Se basa en el conductismo tradicional. Cuando ya
hemos realizado una conducta y hemos obtenido algo bueno a cambio (un
refuerzo). Esto hace que volvamos a reproducirla si buscamos conseguir el
mismo refuerzo.
 Refuerzos/castigos prometidos: Expectativas de lo que se pretende
conseguir. Imaginamos las consecuencias.
 Refuerzo/castigo vicario: Lo que hemos visto que consiguió el modelo del
que aprendimos.

6. Teoría Cognitiva - constructivista


Otro psicólogo llamado Lev Vygotsky propuso una teoría
del desarrollo cognitivo de los niños que ha pasado a ser
una de las teorías más influyentes e importantes,
especialmente en el campo de la educación y el
aprendizaje. Del mismo modo que Piaget, Vygotsky es
un psicólogo constructivista, que piensa que los niños
aprenden de forma activa y a través de experiencias
prácticas.
Ahora bien, a diferencia de Piaget que explica que el
conocimiento se construye de manera individual,
Vygotsky concluye que el aprendizaje se construye
mediante las interacciones sociales, con el apoyo de
alguien más experto. Vygotsky fue importante para poder entender
el aprendizaje colaborativo y para saber más sobre la influencia del entorno
sociocultural en el desarrollo cognoscitivo de los niños.
VIDEO: Andamiaje, zona de desarrollo próximo
https://www.youtube.com/watch?v=TwDVD-1pI_E
Zona de desarrollo próximo.
Para Vigotsky, la interacción social apoya el desarrollo del niño
estableciendo una influencia por medio de la Zona de Desarrollo Próximo.
Esta zona describe la distancia entre el nivel de madurez alcanzado por el
niño a través del proceso natural de desarrollo, y el nivel de desarrollo
potencial que puede alcanzar cuando es guiado o establece colaboración
con personas más capaces. Ejemplo: El niño puede juntar varias piezas de
lego (esto es lo que sabe), pero con mi ayuda puede aprender a armar
carritos, barcos, etc. Desde el simple armado de las piezas por sí mismo al
armado de carritos más estructurados ha recorrido desde lo que sabía a
una zona donde ha desarrollado un poco más sus habilidades (esta es la
ZDP)
Andamiaje
El andamiaje es una forma especial de interacción por medio de la cual los
padres/tutores proveen asistencia al niño al momento de hacer una tarea o
resolver un problema. Dicho apoyo permite al niño descubrir por sí mismo
las estrategias que le pueden ayudar a mejorar su rendimiento. Quiere decir
que el niño desarrolla su lógica y creatividad si le doy un grupo de legos,
pero potencia más esa creatividad si le ayudo con ideas, rucos, modelos
que le sirvan de referencia.

Wood y colaboradores (1976) describen seis funciones importantes del


andamiaje:

1. Motiva a los niños a involucrarse de manera significativa en alguna actividad,


2. Ayuda a reducir los componentes de una tarea de manera que sea más fácil de
manejar para el niño,
3. Mantiene al niño enfocado en la tarea,
4. Ayuda al niño a detectar y descubrir los aspectos importantes de la tarea,
5. Reduce la frustración que pueden sentir los niños cuando encuentran una tarea
muy difícil, y
6. Provee al niño de modelos que puede usar para solucionar los problemas.

VIDEO Teoria de vigotsky:


https://www.youtube.com/watch?v=CTfkdFZJClM

7. Teoría ecológica.

Urie Bronfenbrenner (1917-2005) De


acuerdo con esta perspectiva, el desarrollo
solo puede comprenderse dentro de un
contexto social, es decir, el individuo es uno
con el ambiente en el que interactúa y no
como una identidad separada.

Microsistema
Constituye el nivel más inmediato o cercano
en el que se desarrolla el individuo. Los
escenarios englobados en este sistema son
la familia, padres o la escuela.
Mesosistema
Incluye la interrelación de dos o más entornos en los que la persona participa de
manera activa. También se puede entender como la vinculación entre
microsistemas. Ejemplos claros pueden ser la relación entre la familia y la
escuela, o entre la familia y los amigos.
Exosistema
Se refiere a las fuerzas que influyen a lo que sucede en los microsistemas. En
este caso, el individuo no es entendido como un sujeto activo. Lo conforman, por
ejemplo, la naturaleza del trabajo de los progenitores, relaciones que mantiene
un profesor con el resto del claustro, etc.
Macrosistema
Referido a las condiciones
sociales, culturales y estructurales
que determinan en cada cultura
los rasgos generales de las
instituciones, los contextos, etc. en
los que se desarrolla la persona y
los individuos de su sociedad. Lo
constituyen los valores propios de
una cultura, costumbres, etc.
A estos ámbitos espaciales debe
añadírsele el cronosistema, que
introduce la dimensión temporal
en el esquema. Se incluye aquí la
evolución cultural y de las
condiciones de vida del entono.
VIDEO: Teoría ecológica https://www.youtube.com/watch?v=l5ZID46nhmQ