Está en la página 1de 7

Sentencia de Corte Suprema de Justicia - Sala Civil Transitoria de 20 de Marzo de 2007 (Expediente:

002460-2006)

Procedimiento: CASACION
Materia: ACTO JURIDICO
Fecha de Resolución: 20 de Marzo de 2007
Expediente: 002460-2006
Emisor: Sala Civil Transitoria

Lima, veinte de marzo del dos mil siete.-

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA, vista la causa


número dos mil cuatrocientos sesenta dos mil seis, en Audiencia Pública de la fecha, y producida
la votación con arreglo a Ley; con los acompañados; emite la siguiente sentencia;
MATERIA DEL RECURSO
Se trata del recurso de casación interpuesto por Lucio Ruiz Gaviria, mediante escrito de fojas
setecientos catorce, contra la resolución emitida por la Primera Sala Civil de la Corte Superior de
Justicia del Santa, de fojas seiscientos noventiséis, su fecha veinticuatro de abril del dos mil seis,
que Revoca la sentencia apelada, que declara Infundada la demanda de nulidad de acto jurídico,
contrato mutuo con garantía hipotecaria, de la inscripción registral y del recibo privado y
Reformándola declararon Fundada en Parte dicha demanda; en consecuencia, declara la nulidad
parcial de las cláusulas primera y segunda del acto jurídico consistente en el contrato de mutuo
con garantía hipotecaria, así como la escritura pública de inscripción registral que lo contiene,
realizado entre Lucio Ruiz Gaviria y los demandantes José Puri Machado y con la intervención de
doña Bertha González Quezada de Puri, de fecha veinticinco de noviembre de mil novecientos
noventiocho y el recibo de entrega de dinero de fecha cuatro de diciembre de mil novecientos
noventiocho, entendiéndose que el monto del mutuo fue por seis mil dólares americanos a
pagarse en diez armadas mensuales de seiscientos dólares americanos cada una y que los
intereses compensatorios y moratorios es la fijada por la ley; con costas y costos que se liquidarán
en ejecución de sentencia;
FUNDAMENTOS DEL RECURSO
Que, concedido el recurso de casación, fue declarado Procedente por resolución de fecha veinte
de setiembre del dos mil seis, por la causal prevista en el inciso tres del artículo trescientos
ochentiséis del Código Procesal Civil, esto es, la contravención de las normas que garantizan el
derecho a un debido proceso, describiendo los siguientes vicios: a) la sentencia modifica e
interpreta el petitorio de la demanda, sosteniendo que los actores han señalado de manera clara
y precisa la pretensión de su demanda fijándolo en su propias palabras del modo siguiente:
"Pretensión acumulativa principal: La nulidad del Acto Jurídico contenido en el contrato de mutuo
con garantía hipotecaria". En su momento, mediante audiencia de fecha once de setiembre del
dos mil, se fijó como punto controvertido el establecer si existen causales de nulidad en el
contrato de mutuo con garantía hipotecaria; posteriormente, en la
Resolución
Del A Quo, en el tercer considerando se señala que la pretensión demandada es que se declare
nulo el acto jurídico consistente en el contrato de mutuo con garantía hipotecaria; la sentencia de
vista, en su cuarto considerando también llega a esa conclusión, señalando "(...) en el caso de
autos se demanda a fin de que se declare nulo el acto jurídico consistente en el contrato de mutuo
con garantía hipotecaria (...)"; sin embargo modifica lo solicitado por los actores e interpretando
deduce textualmente: "... por lo que solicita la nulidad parcial del acto jurídico."; esa deducción
esta vedada por la ley procesal, contraviniendo el numeral VII del Título Preliminar del Código
Procesal Civil; b) la sentencia fundamenta su decisión en hechos diversos que no han sido alegados
por las partes, puesto que si había un solo punto controvertido, no puede basarse en que el
fundamento central de la controversia, circunscribe a determinar, si el contrato de mutuo con
garantía hipotecaria fue por la suma de seis mil nuevos soles como alegan los demandantes o por
el contrario fue por la suma de doce mil dólares americanos como se indica en el contrato mutuo
con garantía hipotecaria y el recibo de dinero antes referidos o en su décimo primer considerando
el origen del dinero no está probado en autos; en su décimo tercer considerando documentos que
habría firmado el demandante por necesidad de obtener el préstamo de dinero; en su décimo
cuarto considerando expresa existe una simulación en cuanto al monto del préstamo, los cuales
son cuatro puntos controvertidos, fijados o establecidos arbitrariamente por la Sala de mérito
constituyendo una violación del derecho al debido proceso; es más, refiere que no hubo alegatos
orales; c) se presentan errores conceptuales, al hacer uso impreciso y equivoco de los conceptos
jurídicos, señalando que en el punto décimo cuarto de la sentencia recurrida que existe una
simulación en cuanto al monto sin indicar si trata de la simulación absoluta o relativa, y ésta
última, si es total o parcial, si es lícita o ilícita; señala que la simulación del acto jurídico está
regulada en los artículos ciento noventa al ciento noventicuatro del Código Civil; mientras que por
otra parte, la usura encubierta o la nulidad del acto jurídico, están reguladas en el artículo mil
seiscientos sesenticuatro y doscientos diecinueve del Código acotado; d) también indica que se
han presentado errores de redacción en la sentencia de vista;
CONSIDERANDO
PRIMERO
- Que, el recurso de casación tiene como fines esenciales la correcta aplicación e interpretación
del derecho objetivo y la unificación de la jurisprudencia nacional de la Corte Suprema de Justicia,
conforme se señala en el artículo trescientos ochenticuatro del Código Procesal Civil;
SEGUNDO
- Que, la parte actora solicita: a) la Nulidad de acto jurídico contenido en el contrato de mutuo
con garantía hipotecaria celebrado respecto del inmueble ubicado en el Jirón José Balta Lote doce
Manzana S del Asentamiento Humano El Progreso del Distrito de Chimbote; b) Nulidad de la
escritura de inscripción registral que lo contiene: la escritura es de fecha veinticinco de noviembre
de mil novecientos noventiocho y obra inscrita en la ficha número veinte mil setecientos veintiséis
del Registro de Propiedad Inmueble de los Registros Públicos; c) Nulidad del recibo privado de
dinero de fecha cuatro de diciembre de mil novecientos noventiocho, así como del acto que lo
contiene derivado de la garantía hipotecaria, sea coetáneo o posterior a la misma; d) Pretensión
accesoria: las costas y costos en caso de oposición del demandado; y que se cursen los partes a
los Registros de Propiedad para la notación de la nulidad a ordenarse oportunamente; en síntesis
refiere haber celebrado con el demandado un contrato de mutuo con garantía hipotecaria del
veinticinco de noviembre de mil novecientos noventiocho, cuya común intención y voluntad
originaria de las partes no es la reflejada en dicho contrato en lo concerniente a la suma de dinero
entregada por el demandado y recibida por los recurrentes; afirman haber recibido sólo la suma
de seis mil dólares americanos y no la suma de doce mil dólares americanos que aparece en el
contrato y en el recibo privado de fecha cuatro de diciembre de mil novecientos noventiocho, de
estos documentos se desprende un ánimo de usura encubierta. Esto se demuestra además de la
lectura de las cláusulas primera, segunda, tercera, sexta y novena; refiere que contractualmente
se dice que el demandado le ha prestado doce mil dólares americanos, lo que el recurrente habría
aceptado a su entera satisfacción (en singular sin tener en cuenta a su esposa); cuando en realidad
le prestó sólo seis mil dólares; según el cronograma (cláusula segunda) eran nueve cuotas
mensuales de seiscientos dólares americanos (que suman cinco mil cuatrocientos dólares
americanos) y la décima de seis mil seiscientos dólares americanos que en total hacen la cantidad
de doce mil dólares americanos; sin embargo, se da la hipoteca hasta por catorce mil dólares
americanos, lo que tampoco se ajusta a la realidad; es más, la casa se valorizó en cuarenta mil
nuevos soles (cláusula novena), por lo que como tal ni siquiera garantizaría el denominado
?capital? de doce mil dólares americanos, más los intereses que el demandado pretende aplicar;
por lo que entre el valor del bien y la hipoteca hay una desproporción abismal, ya que es normal
que el valor del inmueble sea mayor a la hipoteca; por otro lado, se acuerda pagar el interés
financiero más alto (cláusula tercera), lo que implica que sólo se pagará interés moratorio;
pretendiendo encubrir un interés compensatorio, puesto que lo que se pretende es el pago de un
interés compensatorio por adelantado, confundiéndolo con el capital; señala que en virtud a la
interpretación de dichas cláusulas se concluye que se le obliga a pagar un interés moratorio por
adelantado. Lo mismo ocurre con el interés compensatorio, tal como se desprende de la segunda
cláusula. Sostiene que el interés compensatorio si se ha fijado por adelantado confundiéndose
con el capital original de seis mil dólares americanos; entre otros argumentos;
SEGUNDO
- Que, admitida a trámite la demanda, se declara rebelde al demandado y por
Resolución número tres (fojas treintiocho) se declara Saneado el proceso y la existencia de una
relación jurídica procesal válida; asimismo, por audiencia de fojas sesentidós, se fija como punto
controvertido: Establecer si existen causales de nulidad en el contrato de mutuo con garantía
hipotecaria (fojas cinco); se admiten los medios probatorios;
TERCERO
- Que, por sentencia de fojas ciento setentinueve, su fecha tres de mayo del dos mil dos, esta
Suprema Sala Civil de la Corte Suprema ordenó que el A Quo vuelva a dictar una sentencia, la
misma que corre a fojas noventiséis, por la que el Juez declara Infundada la demanda, en todos
sus extremos, con costas y costos; apelada esta resolución, la Sala Superior absuelve el grado y
Confirma; sin embargo, por sentencia casatoria de fecha veintitrés de setiembre del dos mil cinco,
este Supremo Tribunal declara Nula dicha sentencia, disponiendo que el Colegiado vuelva a
renovar el acto procesal;
CUARTO
- Que, por sentencia de fojas seiscientos noventiséis, de fecha veinticuatro de abril dos mil seis, la
Sala Superior Revoca la sentencia apelada, que declara Infundada la demanda de nulidad de acto
jurídico, contrato mutuo con garantía hipotecaria, de la inscripción registral y del recibo privado
y Reformándola declara Fundada en Parte dicha demanda; en consecuencia, se declara la nulidad
parcial de las cláusulas primera y segunda del acto jurídico consistente en el contrato de mutuo
con garantía hipotecaria, así como la escritura pública e inscripción registral que lo contiene,
realizado entre Lucio Ruiz Gaviria y los demandantes José Puri Machado y con intervención de
Berma González Quezada de Puri, de fecha veinticinco de noviembre de mil novecientos
noventiocho y el recibo de entrega de dinero de fecha cuatro de diciembre de mil novecientos
noventiocho, entendiéndose que el monto del mutuo fue por seis mil dólares americanos a
pagarse en diez armadas mensuales de seiscientos dólares americanos cada una y que los interés
compensatorios y moratorios es la fijada por la ley; con costas y costos que se liquidarán en
ejecución de sentencia; argumenta que en este caso, se demanda a fin de que se declare nulo el
acto jurídico consistente en el contrato mutuo con garantía hipotecaria; así como la nulidad de la
escritura pública e inscripción registral que lo contiene, suscrito entre las partes y el recibo de
entrega de dinero; bajo argumento de haber recibido sólo seis mil dólares americanos y no doce
mil dólares americanos, invocando las causales previstas en el artículo doscientos diecinueve,
incisos siete y ocho del Código Civil y que el exceso constituye una usura encubierta prevista en el
artículo mil seiscientos sesenticuatro del Código Sustantivo; por lo que solicita la nulidad parcial
del acto jurídico; en este sentido el artículo mil seiscientos sesenticuatro del Código acotado,
regula un supuesto de usura encubierta, al avenirse el deudor en beneficio del acreedor, a
devolver una cantidad que en parte no ha recibido, encubriendo así un pacto de intereses
usurarios con apariencia de legalidad mediante fingido aumento de capital prestado. La aludida
norma de derecho material tiene como antecedente el artículo mil cuatrocientos ochenticuatro
del Código Civil de mil novecientos treintiséis, que sancionaba con nulidad el contrato de mutuo
con usura encubierta; sin embargo, el legislador del Código Civil de mil novecientos ochenticuatro,
aplicando el principio de conservación del contrato, ha optado porque el citado contrato no es
nulo en su totalidad, sino que se considera celebrado en cuanto a la suma realmente entregada,
lo que supone que se deje sin efecto o es ineficaz en cuanto al exceso. Por consiguiente, el artículo
mil seiscientos sesenticuatro del Código Civil contiene un supuesto de ineficacia o nulidad parcial
del acto jurídico, más no incumplimiento de la obligación; en consecuencia, el fundamento central
de la controversia, circunscribe a determinar, si el contrato mutuo con garantía hipotecaria fue
por la suma de seis mil soles como alegan los demandantes o por el contrario fue por la suma de
doce mil dólares americano como se indica en el contrato mutuo con garantía hipotecaria y el
recibo de dinero antes referidos; bajo este contexto, analizando la cláusula primera del contrato
mutuo con garantía hipotecaria (fojas cinco), suscrita el veinticinco de noviembre de mil
novecientos noventiocho, el actor José Puri Machado en su condición de mutuatario "... acepta
haber recibido oportunamente y a entera satisfacción" la suma de doce mil dólares americanos;
lo que infiere que dicha suma de dinero habría recibido incluso hasta antes de celebración del
acto jurídico; sin embargo, este hecho se contradice con el recibo de pago del cuatro de diciembre
de mil novecientos noventiocho, donde los mutuatarios declaran que en ese momento reciben
dicha suma en calidad de préstamo para ser devuelto bajo las condiciones estipuladas en la
escritura pública de mutuo con garantía hipotecaria de fecha veinticinco de noviembre de mil
novecientos, lo que infiere que anteriormente no se habría entregado ninguna suma de dinero;
esta contradicción aún más se agrava si se tiene en cuenta que el demandado Lucio Ruíz Gavina
al prestar su declaración instructiva en el proceso penal instaurado en su contra (Expediente
número dos mil ? mil quinientos treinticuatro ? dos cinco uno ocho cero uno ? JP cero cinco), por
delito de usura, afirma haber entregado la suma de dinero en dos armadas, seis mil dólares
americanos al salir del notario y los otros seis mil dólares americanos se entregó a través del señor
Alfredo Rau, una vez que fuera inscrita el inmueble en los registros públicos, como puede
apreciarse de la instructiva (fojas ciento tres del expediente acompañado) si se interpreta
literalmente remitiendo a la cláusula primera del contrato mutuo con garantía hipotecaria (fojas
cinco) y el recibo de dinero (flojas ocho), existiría una doble entrega de dinero; primero el
mutuatario habría recibido oportunamente al veinticinco de noviembre de mil novecientos
noventiocho, fecha de celebración del contrato mutuo y el segundo el cuatro de diciembre de mil
novecientos noventiocho, es decir, estará sumando veinticuatro mil dólares americanos; sin
embargo, la entrega de dinero sólo se efectuó en una sola armada y que la misma se materializó
mediante recibo de entrega de dinero de fecha cuatro de diciembre de mil novecientos
noventiocho y que la manifestación del demandado al prestar su instructiva en el proceso penal
al indicar que al salir de la notaría se le entregó seis mil dólares americanos y los otros seis mil
dólares americanos a través del señor Alfredo Rau no son coherentes y sólo son argumentos de
defensa para eximirse de la responsabilidad penal; entre otros argumentos;
QUINTO
- Que, analizando los vicios denunciados por el recurrente se tiene que, respecto al punto a),
debemos tener en cuenta que, en este caso, no hay una modificación de la pretensión procesal
planteada por el actor sino una correcta correlación de los hechos con la norma aplicable al caso
de autos, la cual está totalmente justificado dentro de la resolución de vista, puesto que la Sala
Superior ha indicado que si bien es cierto que la pretensión del actor es la nulidad del acto jurídico
de mutuo, no puede soslayarse que el actor sostiene que se le ha prestado sólo seis mil dólares
americanos y no doce mil dólares americanos, como constaría en los documentos; por ende, la
lógica nos lleva a concluir que no se puede plantear la nulidad de un acto jurídico, cuando una de
las partes intervinientes en el, reconoce que ha establecido una relación jurídica con su
contraparte, pero cuyo objeto del contrato de mutuo, no es en su totalidad como lo han declarado
las partes, por ende, el contrato no puede ser absolutamente nulo, ya que se desconocería la parte
del contrato, que las partes no cuestionan, esto es, la entrega, en mutuo, de seis mil dólares
americanos; por ende, no se ha contravenido el numeral VII del Título Preliminar del Código
Procesal Civil, lo cual implica que el Juez no ha ido más allá del petitorio ni ha fundado su decisión
en hechos diversos a los alegados por las partes, por lo que debe desestimarse este extremo;
SEXTO
- Que, con relación al punto b), si bien el vicio denunciado por el recurrente, le causa agravio,
puesto que bajo su perspectiva ha celebrado un contrato válido de mutuo por la suma de doce
mil dólares americanos; también lo es que la Sala Revisora ha señalado y descrito, no sólo la
pretensión del actor, la cual está estrechamente vinculada al punto controvertido, también lo es
que los magistrados no pueden ser ajenos a los argumentos que sustentan la pretensión, de donde
se concluye, irrefutablemente, que no hay controversia entre las partes respecto del mutuo por
seis mil dólares americanos, quedando sólo, como objeto de análisis, los cuestionamientos a la
diferencia;
SÉTIMO
- Que, además, la fijación del punto controvertido no es, procesalmente, un condicionante
absoluto e inmodificable de la litis, sino una línea directriz que permita a los magistrados no
desvincularse del tema central de la controversia; es así que, en el caso de autos, no ha acontecido
la aludida desvinculación de la controversia respecto de la fijación del punto controvertido,
puesto que la litis, de las partes, conforme ha desarrollado la Sala Superior, gira en torno a parte
del contrato de mutuo celebrado por éstas, por lo que éste extremo del recurso de casación
también debe desestimarse, al no haberse violado el debido proceso del recurrente;
OCTAVO
- Que, sobre el agravio referido a la no presentación de alegatos orales, debe repararse que ello
es responsabilidad de cada parte litigante; es más, el propio recurrente reconoce en su recurso de
casación que presentó su solicitud para rendir su informe, el mismo que fue desestimado, por
extemporáneo, por lo que, no se ha incurrido en vicio alguno;
NOVENO
- Que, respecto al punto c), el vicio denunciado carece de base cierta; en principio, toda sentencia,
formalmente debe contener coherencia y congruencia interna, como sucede en el caso de autos,
es así, que dentro del contexto de las pretensiones debatidas, la resolución de vista cumple a
cabalidad con lo dispuesto por el inciso tercero y quinto del artículo ciento treintinueve de la
Constitución y el inciso sexto del artículo cincuenta, así como con el inciso tercero y cuarto del
artículo ciento veintidós del Código Procesal Civil;
DÉCIMO
- Que, por lo demás, el agravio denunciado por el recurrente, no es idóneo e impertinente, puesto
que se sustenta en una presumible presentación de errores conceptuales dentro de la sentencia
de vista; sin embargo, el recurrente debió, si lo consideraba adecuado, oportunamente, utilizar el
mecanismo legal taxativamente previsto para validar su presunto agravio, siendo éste la
aclaración, puesto que, conforme lo expresa el artículo cuatrocientos seis del Código Procesal
Civil, este es el mecanismo procesal adecuado para aclarar algún concepto oscuro o dudoso
expresado en la resolución dictada, por ende, el vicio denunciado también debe desestimarse; UN
DÉCIMO
- Que, asimismo, con relación al punto d), siguiendo el razonamiento del vicio anterior, este
extremo también debe ser desestimado, ya que no puede considerarse un vicio capaz de conducir
a la nulidad de una sentencia, la presumible evidenciación de errores en su redacción, puesto que,
para ello, el legislador procesal ha establecido, adicionalmente al instituto jurídico antes
reseñado, la corrección, figura jurídica prevista en el artículo cuatrocientos siete del Código
Procesal Civil, la misma que es un instrumento que permite, sin trámite alguno, corregir cualquier
error material evidente que contenga, una resolución, por lo que, el no empleo de éste
instrumento procedimental de manera oportuna, no puede ser objeto de análisis casatorio, ni
mucho pretender viabilizar y sustentar un agravio procesal, que puede ser sustento para que
conlleve a la nulidad de una sentencia; por las razones descritas, de conformidad con el artículo
trescientos noventisiete del Código Adjetivo: declararon: INFUNDADO el recurso de casación,
interpuesto a fojas setecientos catorce por Lucio Ruiz Gaviria; en consecuencia: NO CASARON la
resolución de vista de fojas seiscientos noventiséis, su fecha veinticuatro de abril del dos mil seis;
CONDENARON al recurrente al pago de las costas y costos del recurso, así como a la multa de tres
Unidades de Referencia Procesal; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el
Diario Oficial ?El Peruano?, bajo responsabilidad; en los seguidos por José Puri Machado y otra
con Lucio Ruiz Gaviria sobre Nulidad de Acto Jurídico y otros; y, los devolvieron; Vocal Ponente
Señor Palomino García.-
S.S.
TICONA POSTIGO
PALOMINO GARCIA
MIRANDA CANALES
CASTAÑEDA SERRANO
MIRANDA MOLINA
crb
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA CIVIL TRANSITORIA
CAS 2460-2006
SANTA
Nulidad de Acto