Está en la página 1de 81

INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,

2010

UNIDAD I

INTRODUCCIÓN A LOS
INVENTARIOS FORESTALES

OBJETIVOS DE LA UNIDAD

Al finalizar la unidad, los estudiantes estarán en capacidad de:

Definir qué es un inventario forestal.

Describir qué información básica se recolecta en un inventario forestal.

Conocer las clasificaciones sobre inventarios forestales.

1
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

1.1. DEFINICIONES DE INVENTARIOS FORESTALES

El termino inventariar significa cuantificar el recurso forestal desde los puntos de vista
cualitativos y cuantitativos. Por lo que un inventario forestal es la operación tendiente a
obtener datos relativos a los diversos parámetros del bosque y las manifestaciones del
crecimiento, de acuerdo con la calidad de estación. (Padilla, 1987)

El inventario forestal tiene como objetivo conocer la magnitud del recurso forestal, su
superficie, su distribución, composición y existencias maderables. También, es la
cuantificación y calificación de las especies forestales arbóreas y sus características ecológico–
silvícolas. (Raymond, 1991)

Un inventario forestal es el método usado para medir y registrar los datos del bosque, procesar
estos datos de campo para obtener así información de la cantidad y calidad de los árboles y
características del área boscosa, con un grado de detalle y precisión de acuerdo al objetivo
previsto y la exactitud requerida. (Ferreira, 1994).

1.2. INFORMACIÓN BÁSICA QUE RECOLECTAN LOS INVENTARIOS


FORESTALES

Un inventario forestal es un procedimiento útil para obtener información necesaria para la toma
de decisiones sobre el manejo y aprovechamiento forestal.

En el manejo de bosques naturales y plantaciones, un administrador forestal normalmente debe


tener a mano información confiable que le permita manejar su bosque, para que este produzca
en forma sostenible la máxima cantidad de productos, de la mejor calidad, en el menor tiempo y
al costo mas bajo posible.

Todo inventario de recursos forestales debe recabar cinco tipos de información: área de
bosques, localización y distribución por tipos de bosque, cantidad de recursos existentes,
calidad de los recursos y cómo cambian éstos en el tiempo. Estos aspectos se discuten a
continuación.

1.2.1. ÁREAS DE BOSQUE

En el manejo forestal, hay dos momentos durante los cuales es importante medir y calcular las
áreas de bosque.

El primer momento es antes de empezar la planificación del manejo y el inventario en general.


En ese momento, hay que conocer la extensión y las características principales de los recursos
con los que se va a trabajar. El proceso de planificación difiere para bosques extensos, con

2
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
varios tipos de vegetación, cada uno de tamaño diferente, y para bosques pequeños con
básicamente un solo tipo de vegetación.

El segundo momento para medir y calcular áreas de bosque es antes de la planificación del
aprovechamiento, cuando ya se ha decidido cuánto y dónde se va a aprovechar cada año. En
ese momento, hay que medir y marcar el área de corta anual como unidad productiva y
administrativa.

El área y forma del bosque se presentan en un mapa general, a una escala conveniente. En el
mapa se incluyen los perímetros del bosque con indicación de los puntos de referencia
(esquineros, cruces, árboles límites), las características naturales del bosque (ríos, mesetas,
planicies, vertientes), carreteras, caminos, construcciones, entre otros. Asimismo, al mapa se le
debe añadir los nombres de los propietarios vecinos. Se recomienda un error inferior al 1/100 ó
1% en la determinación de los perímetros. (Catie, 2002; Fundap, 1993)

1.2.2. LOCALIZACIÓN Y DISTRIBUCIÓN DE TIPOS DE BOSQUE

Para la planificación de un inventario forestal, además de conocer la extensión del área de


bosque se debe clasificar esa área según los tipos de bosque presentes. Con este fin se
acostumbra dividir el área en rodales de bosque.

Un rodal se define como la unidad mínima geográficamente continua de bosque, que tiene
características homogéneas en cuanto a tipo de bosque, especie dominante, densidad, clase de
edad, clase de altura, clase de pendiente y calidad de sitio.

La rodalización es un trabajo de gran importancia que sirve de base al manejo para determinar
de manera exacta y detallada los recursos del bosque, facilitar la localización y la organización
de las cortas. Cualquier trabajo de manejo se refiere al área de los rodales. Se recomienda un
error inferior al 1/10 ó 10% en la medición de las divisiones del bosque. (Fundap, 1993)

1.2.3. VOLUMEN MADERABLE

La medición del volumen es obviamente el resultado más importante del inventario, sin
embargo es la variable dasométrica que esta sujeta a mayores errores de medición. Por esta
razón el inventario debe ser ejecutado cuidadosamente.

Los resultados de volumen sirven para decidir sobre el orden cronológico de áreas de
aprovechamiento anual y para dar una idea del volumen aprovechable en el presente.

El volumen se puede calcular con la ayuda de tablas de volumen o empleando factores de


forma, necesitando en ambos casos la determinación del diámetro y la altura de los árboles
inventariados. (Catie, 2002; Fundap, 1993)

3
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

1.2.4. CALIDAD DEL VOLUMEN MADERABLE

Los inventarios forestales deben medir la calidad de los fustes, es decir, la calidad de madera
que existe en el bosque. La calidad de los fustes se mide solamente en los árboles tipo o en
todos los árboles medidos, según las características de la vegetación que se este muestreando.
Esta información se utiliza para determinar la estrategia de intervención en las operaciones
silviculturales a aplicar, especialmente en los raleos. (Fundap, 1993)

1.2.5. DINÁMICA DE CRECIMIENTO

El conocimiento de la dinámica de crecimiento ayudará a determinar el ciclo de corta del rodal


y a sugerir la manera de controlar su evolución en el transcurso del tiempo. La dinámica de
crecimiento de los árboles y del bosque se puede obtener analizando los datos de parcelas
permanentes de medición (PPM), análisis fustales y a través de tarugos de incremento.
Asimismo, en tablas de crecimiento previamente elaboradas. (Fundap, 1993)

1.3. CRITERIOS PARA CLASIFICAR LOS INVENTARIOS FORESTALES

Dentro del concepto clásico se han definido varios tipos de inventarios clasificados según el
método estadístico y según su objetivo. Esta clasificación se presenta a continuación.

1.3.1. SEGÚN EL MÉTODO ESTADÍSTICO

La clasificación de inventarios por método estadístico puede resumirse en el siguiente esquema:

Inventario al 100%
Estratificado
Muestreo al azar
Sin estratificar
Muestreo sistemático

Es decir, el tipo de inventario elegido debe considerar la medición total o una muestra con
distribución al azar o sistemática. También, de acuerdo con las características del recurso, se
debe considerar o no la división en estratos. (Catie, 2002)

4
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

1.3.2. SEGÚN EL OBJETIVO

El tipo de información que se requiere, o el énfasis que debe ponerse en un determinado tipo de
información depende de los objetivos del inventario. La clasificación de inventarios según
objetivo considera los siguientes tipos:

1.3.2.1. INVENTARIO EXPLORATORIO

Estos inventarios tienen como objetivo recolectar información básica para la evaluación y
monitoreo de bosques a gran escala y de interés gubernamental principalmente, o bien para
estudios de factibilidad de empresas forestales. Estos inventarios son de baja a mediana
intensidad de muestreo (0.1% a 2% del área).

Tanto en el caso de bosques naturales como de plantaciones forestales, la información por


recolectar se centra en el área de bosques, su localización y distribución por tipos y la cantidad
y calidad de productos que contiene. (Catie, 2002)

1.3.2.2. INVENTARIO PARA MANEJO DE BOSQUES NATURALES

El manejo del bosque natural implica cuatro fases: planificación, aprovechamiento de bajo
impacto, tratamientos silviculturales de post-cosecha y monitoreo. En cada etapa del manejo se
requiere información confiable; por ello se practica un inventario específico antes de cada
etapa, lo cual se detalla a continuación:

INVENTARIOS PRE-COSECHA

Inventario general. Este tipo de inventario se realiza por muestreo sistemático o aleatorio, y
se diseña para obtener entre 15 y 20% de error de muestreo al 95% de confiabilidad, para los
estimados de área basal o del volumen por hectárea. Este inventario constituye la herramienta
técnica principal con el contenido forestal para elaborar el plan general de manejo (PGM).

Censo comercial. Este inventario es muy útil para la planificación y ejecución del
aprovechamiento, ya que todas las directrices quedan plasmadas en un documento que se
conoce como plan operativo anual de aprovechamiento (POA).

INVENTARIOS POST-COSECHA

Inventarios complementarios

Muestreo diagnóstico. El objetivo principal es evaluar la capacidad productiva del bosque


remanente, la cual se mide en función de la cosecha futura del bosque.
5
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Muestreo de remanencia. Su objetivo es determinar las existencias, la causa de remanencia y


calcular si por su tamaño, esos árboles podrían significar un obstáculo para el desarrollo de la
“vegetación deseable”.

Muestreo silvicultural. Tiene como objetivo conocer la composición y estructura de la


regeneración natural establecida (mayor de 10 cms de diámetro).
Inventarios de seguimiento

Muestreo de regeneración natural no establecida. Tiene como objetivo contribuir a la


determinación de la sostenibilidad a largo plazo de la producción maderera con base en la
regeneración natural.

Parcelas permanentes de muestreo. Son instrumentos de investigación a largo plazo,


permanentemente demarcados y periódicamente medidos. (Catie, 2002)

1.3.2.3. INVENTARIO PARA APROVECHAMIENTO FORESTAL

Estos inventarios deben generar información sobre la topografía del terreno, localización de
rutas de transporte, la ubicación en el terreno de todos los árboles con diámetro superior al
diámetro mínimo de corta, especies, diámetros, volumen de los árboles a aprovechar, etc.

Estos inventarios, tanto en bosques naturales como en plantaciones, se hacen sobre áreas
definidas de corta. Muchos de ellos son inventarios al 100%, o censos, donde se recorre el área
de aprovechamiento en su totalidad.

A este tipo de inventarios se le da el nombre de inventario de existencias, censo comercial,


inventario pie a pie, inventario total o inventario de planificación. (Catie, 2002)

1.3.2.4. INVENTARIO PARA MANEJO DE PLANTACIONES

Un inventario para manejo de plantaciones debe concentrarse en recopilar información del área
por tipos de bosque (rodales), calidad del sitio, densidad de la plantación, edad, especies y
distribución díamétrica de los árboles, clasificados según estado sanitario, calidad y tipos de
productos que se espera obtener.

La información requerida se dirige principalmente a identificar la necesidad de podas y raleos.


Una de las variables más importantes para el manejo de plantaciones es la densidad del rodal,
la cual mide el grado de competencia a que están sometidos los árboles. La densidad del rodal
se puede evaluar utilizando varios criterios, entre ellos están: el índice de espaciamiento
relativo (%S), el índice de densidad del rodal (IDR) y el área basal. (Catie, 2002)

6
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

UNIDAD II

ESTADISTICA BÁSICA PARA


INVENTARIOS FORESTALES

OBJETIVOS DE LA UNIDAD

Al finalizar la unidad, los estudiantes estarán en capacidad de:

Conocer los términos estadísticos que tienen relación con los inventarios forestales.

Aplicar un análisis de varianza a los datos provenientes de un inventario forestal.

Diferenciar los estadísticos y los parámetros que se obtienen de un inventario forestal.

7
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

2.1. CONCEPTOS ESTADÍSTICOS

2.1.1. ESTADISTICA

La estadística es una rama de la matemática que proporciona un conjunto de métodos y


procedimientos que permiten reunir, organizar y analizar datos numéricos en forma adecuada
para la toma de decisiones. La estadística puede dividirse de la manera siguiente:

Estadística descriptiva. Su finalidad es procesar la información para que pueda ser interpretada
fácil y rápidamente. Incluye la presentación de datos en gráficos y cuadros, así como el cálculo
de resúmenes numéricos, tales como frecuencias, promedios y porcentajes.

Estadística inferencial. Esta estadística proporciona una metodología para tomar decisiones
sobre una población, siguiendo un razonamiento derivado de la evidencia de datos numéricos
observados en una muestra en esa misma población. (Padilla, 1987)

2.1.2. POBLACION

Una población se define como el conjunto de individuos con características comunes, cuyo
conocimiento es objeto de interés desde un punto de vista estadístico. Se puede distinguir entre
población de individuos y población de observaciones.

Una población de individuos esta formada por todo el conjunto de individuos que poseen una
característica previamente establecida; a partir de esta población de individuos se pueden
generar una o varias poblaciones de observaciones. (Catie, 2002; Padilla, 1987)

2.1.3. MUESTRA

La muestra es una parte o subconjunto de la población, la cual normalmente se escoge con el


fin de recoger datos para generar información acerca de la población.

La muestra debe ser representativa de la población para la cual deseamos generar información.
Para obtener una muestra representativa de una población debemos estar seguros de que todos
los elementos de la población posean igual probabilidad de ser seleccionados como parte de la
muestra. (Catie, 2002)

2.1.4. UNIDAD DE MUESTREO

8
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Se define como la unidad más simple elegida para componer o medir una muestra, puede ser un
individuo, un número dado de individuos, una unidad de superficie, etc. Es la unidad de
muestra empleada para inferir las características de una población. (Padilla, 1987)

2.1.5. MUESTREO

El muestreo es un procedimiento por medio del cual se seleccionan, miden o registran las
características previamente determinadas, de la muestra de una población, con el objetivo de
conocer esa población a través del estudio de tales muestras. (Padilla, 1987)

2.1.6. VARIABLE

Característica o atributo que distingue o identifica a un objeto, individuo o unidad de muestreo.


Se distinguen las siguientes variables.

Variable cualitativa: es aquella en que no es posible hacer una medición numérica para
describir el atributo, es decir, estas variables describen cualidades. Por ejemplo, color de
follaje, forma de hojas, apariencia de un fruto, etc.

Variable cuantitativa: es aquella en que las observaciones son numéricas y son el resultado de
una medición o un contero. Por ejemplo, la altura de un árbol, el peso de madera aserrada, la
edad de una plantación, etc.

Variable continua: es aquella en la cual pueden ocurrir todos los valores posibles, existentes
dentro de una amplitud de variación dada. Por ejemplo, entre dos posibles valores de biomasa
(300 y 3001 kg), existe un número alto de posibles observaciones (300.001, 300.002, 300.003
….. 300.999 kg).

Variable discreta: es aquella en la cual no ocurren todos los valores posibles que contiene una
amplitud de variación dada. Es común encontrar variables discretas dentro del conjunto de los
números enteros, ya que se generan a partir de conteos. Por ejemplo, el número de plantas por
parcela, el número de insectos capturados en una trampa, el número de frutos de un árbol, etc.
(Catie, 2002; Padilla, 1987)

2.1.7. ESTADISTICO

Un estadístico es un número que resume información contenida en una muestra. Los


estadísticos no son valores fijos, sino que varían de muestra en muestra de una misma
población, y por lo tanto solo pueden ser utilizados para generar inferencias inciertas acerca del
verdadero valor del parámetro poblacional. (Catie, 2002)

2.1.8. PARÁMETRO

9
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Un parámetro es una cantidad numérica que define a una población con respecto a alguna
característica. Aun en poblaciones finitas el parámetro rara vez llega a conocerse, por lo que
comúnmente se estima a partir de muestras. (Padilla, 1987)

2.2. ANÁLISIS DE DATOS

Los datos obtenidos con la evaluación y medición de todas las unidades de muestreo en la
población (censo), o con la evaluación de una parte de las unidades de muestreo en la población
(muestreo), se deben analizar para generar información utilizable. Comúnmente se utilizan
técnicas estadísticas para analizar estos datos, y en inventarios forestales, las más utilizadas son
las siguientes.

2.2.1. DISTRIBUCION DE FRECUENCIAS

Una de las formas más sencillas de generar información a partir de datos de un gran número de
observaciones de una variable es por medio de cuadros de distribución de frecuencias. Las
distribuciones de frecuencias permiten observar tendencias o rasgos sobresalientes de las
observaciones.

Un cuadro de distribución de frecuencias es una agrupación de datos en clases exclusivas y


exhaustivas. Para cada clase se registra el número de observaciones que pertenece a esa clase o
categoría. Las clases deben ser exclusivas para que cada observación sea asignada a una única
clase o grupo, y exhaustivas, para que todas las observaciones sean asignadas a alguna clase.

Una vez que los datos están agrupados es posible observar las tendencias de las observaciones,
tales como valores más frecuentes, dispersión de los valores, etc. Los valores del cuadro de
distribución de frecuencias se pueden utilizar para construir histogramas o polígonos de
frecuencia. (Catie, 2002)

2.2.2. VALORES ESTADÍSTICOS

Son valores calculados que representan cierta característica, y que se llaman parámetros cuando
se calculan de una población de observaciones, y estadísticos, cuando se calculan de una
muestra. Los estadísticos más utilizados para inventarios con muestreo aleatorio y sistemático
son los siguientes.

_
MEDIA ARITMÉTICA (X)

Es el índice de tendencia central más usado para describir una característica de la población; en
una muestra proveniente de un inventario forestal se estima así:

X  (X ) (2-1)
n
10
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Donde:
X = Volumen por parcela (m³/ha)
n = Número de parcelas levantadas
DESVIACIÓN ESTÁNDAR (S)

Es el índice de dispersión más usado para medir la desviación de los valores individuales con
respecto a la media.

Un valor bajo indica que la población es homogénea, y un valor alto indica que la población es
heterogénea. A partir de una muestra se puede estimar por:

 ( X ²)  n
( X )²
(2-2)
S
n 1

Donde:
X² = Volumen por parcela al cuadrado

COEFICIENTE DE VARIACIÓN (CV)

Es un índice usado para medir la dispersión en términos relativos y equivale a expresar la


desviación estándar como porcentaje de la media.

El coeficiente de variación permite comparar la variabilidad de poblaciones que tienen


diferentes medias, y se calcula así:

S 
CV     100 (2-3)
X

ERROR ESTÁNDAR (Sx)

Así como la desviación estándar mide el promedio de las desviaciones de las observaciones
individuales con respecto a la media muestral, el error estándar mide el desvió de las medias
muéstrales respecto de la media poblacional, y se calcula por la fórmula:

 S   n 
Sx      1   (2-4)
 n  N

Donde:
N = Área del bosque en has / Área de la parcela en has

11
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
En la práctica, cuando n/N es igual o menor que 0.05, se puede considerar la población como
infinita; también se puede considerar como población infinita un bosque con un área mayor de
400 hectáreas.

Cuando la población es infinita, para el cálculo del error estándar se emplea la fórmula
siguiente:

S
Sx  (2-5)
n

ERROR DE MUESTREO (Em)

El error de muestreo es diferente para cada parámetro forestal (densidad, área basal y volumen)
y también difiere de especie a especie.

En general, el error de muestreo para una especie es mayor, para un grupo de especies se reduce
el error y más todavía si se trata del total de especies. Se calcula por la expresión:

Em  ( Sx)  (t ) (2-6)

Donde:
t = Valor t de Student (depende del nivel de confianza requerido y de los grados de libertad)

ERROR DE MUESTREO RELATIVO (Em%)

El error de muestreo relativo es el error de muestreo expresado en porcentaje, y se calcula a


través de la fórmula siguiente:

 Em 
Em%    100 (2-7)
 X 

LIMITES DE CONFIANZA

La media obtenida a partir de una muestra difiere de la verdadera media poblacional. La media
poblacional está comprendida entre un límite inferior y un límite superior. Es decir, se puede
estimar a través de las relaciones siguientes:

LS  X  Em (2-8)

LI  X  Em (2-9)

Donde:
LS = Límite superior

12
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
LI = Límite inferior

13
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

UNIDAD III

MÉTODOS PARA LA ELABORACIÓN


DE MAPAS GENERALES

OBJETIVOS DE LA UNIDAD

Al finalizar la unidad, los estudiantes estarán en capacidad de:

Conocer los elementos esenciales que debe contener un mapa general.

Elaborar mapas generales empleando procedimientos fotogramétricos y cartográficos.

Manejar los programas de Map maker y Arcview para la elaboración de mapas generales.

14
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

3.1. INTRODUCCIÓN

Un inventario forestal no se realiza sin un mapa del bosque a estudiar. Un mapa general debe
contener tres elementos esenciales:
Escala
Indicador del norte
Leyenda

Por convención, los mapas se designan para que se lea el norte hacia arriba. La escala del mapa
puede presentarse con números o mediante una escala grafica. La leyenda debe ser
suficientemente clara y amplia para que cualquier persona pueda interpretar los símbolos que se
dibujaron: tipos de bosque, veredas, caminos, ríos, etc.

Existen varios procedimientos para elaborar mapas, tales como levantamiento del área con
brújula y cinta, levantamiento con teodolito y estadía, levantamiento con unidades de GPS,
utilizando sensores remotos como fotografías aéreas e imágenes de satélite. Estos
procedimientos se describen a continuación.

3.2. SENSORES REMOTOS

Dos ejemplos de sensores remotos son las cámaras que se utilizan para tomar las fotografías
aéreas y las imágenes de satélite. Ambas técnicas permiten al profesional forestal clasificar los
bosques según tipos, calcular sus respectivas áreas y elaborar mapas para facilitar la
planificación y ejecución de inventarios forestales y planes de manejo forestal. A continuación
se discute brevemente sobre los aspectos más sobresalientes de los sensores remotos.

3.2.1. FOTOGRAFÍAS AÉREAS

Las fotografías aéreas han sido utilizadas durante largo tiempo en los inventarios de recursos
forestales. El uso de fotografías aéreas, no obstante, es preferible en áreas donde se necesita
determinar tipos de bosque, o donde las fotografías ya existen y son relativamente recientes, o
donde el bosque no ha estado sujeto a intervenciones humanas desde el momento en que se
tomaron las fotos. También, donde los recursos para la interpretación son escasos, y el nivel de
conocimiento de los bosques es bajo, la interpretación manual de fotos ofrece información de
calidad aceptable para la planificación del inventario y el manejo.

En América Central, todavía se usan fotografías aéreas para la estratificación de los bosques y
para la determinación del tamaño de áreas de cada tipo de bosque. El procedimiento para
trabajar con fotografías aéreas puede resumirse en el siguiente:

Se arreglan las fotografías aéreas para tener visión estereoscópica.

Se fijan acetatos sobre las fotografías aéreas.


15
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Mediante la observación detenida de las fotografías aéreas se van delineando sobre los acetatos
los límites del bosque. La fijación de estos límites requiere de un conocimiento previo del área
a trabajar, por lo tanto, la exactitud del mapa está en función del conocimiento que se tenga del
sitio.

Habiendo delimitado el bosque, se procede a calcular el área del mismo, para lo cual se puede
utilizar la técnica de la rejilla de puntos.

3.2.2. IMÁGENES DE SATÉLITE

Para la planificación en gran escala, las fotografías aéreas han venido perdiendo terreno, a favor
de las imágenes de satélite, ya que el costo de estas últimas se ha reducido notablemente. Así,
el precio de las imágenes Landsat pasaron en el año 2001 de US$ 4000 por imagen a US$ 800
las imágenes georeferenciadas.

Las fotografías aéreas, también han perdido terreno debido a que las imágenes de satélite son
distribuidas en formato digital, lo cual facilita su almacenamiento, interpretación, calculo de
áreas y producción de mapas de cobertura forestal. En el mercado existen programas de
computación para mostrar, interpretar y editar imágenes de satélite, en Internet se pueden
adquirir gratuitamente el Spring y Multispect; también se pueden adquirir programas de bajo
costo como IDRISI, o programas sofisticados como el ERDAS.

La clasificación de imágenes satelares generalmente llega a tipo de cobertura (bosque, pasto,


agricultura, etc.); sin embargo, para la planificación de inventarios forestales, además se
requiere conocer los tipos de bosque presentes. La resolución de las imágenes Landsat no es
suficiente para este fin, y las imágenes SPOT aún son relativamente caras. Por esta razón, en
América Central se ha utilizado una combinación de datos de campo (con GPS), mapas
temáticos existentes e imágenes de satélite para la clasificación de bosques a escala de paisaje.

3.3. MEDICIÓN Y CÁLCULO DE ÁREAS EN HOJAS CARTOGRÁFICAS

Las hojas cartográficas se pueden emplear para delimitar áreas de bosque. La precisión de este
método depende básicamente de la habilidad que se tenga para interpretar y manejar las hojas
cartográficas, y generalmente, se utiliza en la delimitación de áreas extensas cuando no existen
los recursos para una delimitación más precisa.

Utilizando hojas cartográficas, la delimitación de áreas boscosas puede realizarse a través del
procedimiento siguiente:

Colocarse en el terreno en un lugar donde se puedan observar los límites del bosque, para lo
cual se recomienda buscar “PARTES ALTAS”.

Ubicar en la hoja cartográfica el lugar donde se está haciendo la observación.


Luego de haberse ubicado en la hoja cartográfica, se empieza a observar las características del
terreno donde pasan los límites del bosque (lomo de colina, ladera alta, ladera media, pie de
16
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
monte, valle, depresión, etc.), esta información se busca en la hoja cartográfica y se van
trazando los límites del bosque en ésta. Para hacer la delimitación más precisa, frecuentemente
es necesario trasladarse a varios puntos para poder observar todos los límites del bosque.

Teniendo delimitado el bosque en la hoja cartográfica, se procede a calcular el área del mismo,
para lo cual se puede utilizar la técnica de la rejilla de puntos.

3.4. GEOPOSICIONADORES

La delimitación de áreas forestales con GPS (sistema de posicionamiento global) es uno de los
métodos más modernos que se utilizan en la planificación de inventarios forestales.

La exactitud del método depende básicamente de la precisión del GPS, existiendo aparatos con
distintas precisiones, y por lo general los más precisos son los más caros. Este método tiene la
desventaja de que en áreas pequeñas (menores a 2 hectáreas) si el GPS no es muy preciso, el
error del levantamiento puede ser bastante alto.

El levantamiento de datos con este aparato es muy fácil y se puede resumir en los aspectos
siguientes:

Se efectúan caminamientos por los límites del bosque, y con el Geoposicionador (GPS) se
registran las coordenadas de estos límites. El registro de los datos se puede hacer directamente
en la memoria del GPS o utilizando una boleta de registro.

Los datos del GPS se pueden vaciar en un computador utilizando programas como el
MapSource.

La información del GPS se puede procesar en programas como ArcView, MapMaker y


Autocad, en los cuales se elabora el mapa en forma rápida y confiable.

3.5. LEVANTAMIENTOS TOPOGRÁFICOS

Para inventarios forestales de áreas pequeñas (menores de 50 hectáreas), es común emplear los
levantamientos topográficos con brújula para la delimitación del bosque. Esta técnica es
sencilla y da resultados bastante precisos cuando se tiene la habilidad para manejar brújula.
Los levantamientos topográficos con teodolito en bosques son raros, debido a su alto costo.

En un levantamiento topográfico con brújula se miden básicamente acimuts, pendientes y


distancias, utilizando los instrumentos siguientes: brújula, clinómetro, cinta métrica de 50
metros y un formulario en donde se apuntan las mediciones y las observaciones.

17
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
El levantamiento topográfico puede hacerse con cinco personas: el anotador de datos, el
medidor de ángulos y pendientes, el jalador de cinta, el chapeador y el guía. Aunque el
chapeador y el guía abren el camino, es a veces necesario tener uno o dos chapeadores más.

El método de levantamiento topográfico que más se utiliza es el del POLÍGONO CERRADO,


el cual consiste en empezar la medición desde un punto cualquiera, luego se van midiendo
todos los límites del bosque hasta terminar en el punto de inicio.

El caminamiento del perímetro del bosque debe hacerse con una persona que conozca bien sus
límites, empezando por cualquier punto, aunque es preferible empezar desde un punto
identificado con certeza sobre las hojas cartográficas, lo que permitirá después georeferenciar el
bosque. Otra forma de georeferenciar el área consiste en tomar con GPS la coordenada del
punto de inicio del levantamiento, la cual se utilizará para la georeferenciación del bosque.

Habiendo recolectado los datos, el paso siguiente es la elaboración del mapa y el cálculo del
área y el perímetro, lo cual puede hacerse a través de programas como Map Maker y Autocad.

18
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

UNIDAD IV

PLANIFICACIÓN DE
INVENTARIOS FORESTALES

OBJETIVOS DE LA UNIDAD

Al finalizar la unidad, los estudiantes estarán en capacidad de:

Emplear criterios técnicos para determinar la forma y el tamaño más “adecuado” de las
unidades de muestreo en un inventario forestal.

Aplicar métodos estadísticos para determinar el tamaño de la muestra en los inventarios


forestales.

Emplear criterios técnicos para determinar el método de muestreo más “adecuado” según las
características del bosque a inventariar.

Planificar un inventario forestal tomando en consideración las características del área a


inventariar.

19
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

4.1. DEFINICIÓN DE OBJETIVOS

Un inventario forestal debe tener objetivos específicos, que indiquen en forma clara el tipo,
cantidad y calidad de la información a tomar. La fijación de objetivos debe hacerse en conjunto
con la persona interesada.

La fijación de los objetivos deben determinar qué información de los árboles y del terreno se
requiere y con qué grado de detalle y precisión. Si los objetivos del inventario no están bien
claros, lo más probable es que al final la información obtenida sea mala debido ya sea a la
ausencia o insuficiente descripción de algunas características de los árboles (o del terreno) o
bien falta de precisión del muestreo.

La solución no es tomar toda la información del bosque que es posible imaginar y con un alto
nivel de precisión para cubrir cualquier solicitud de información, debido a que la toma de datos
y el procesamiento de ellos es muy caro. La solución y lo que debe hacerse es determinar con
anticipación en forma bien clara y precisa los objetivos del inventario. (Ferreira, 1994)

4.2. RECOPILACIÓN DE INFORMACIÓN BASE

Antes de iniciar un inventario forestal es necesario recopilar cierta información base, la cual
permitirá hacer una mejor planificación del inventario. Entre los datos más importantes que se
deben obtener se encuentran los siguientes:

Tiempo y fondos disponibles para el inventario


Apoyo logístico y organizaciones que participan en el inventario
Accesibilidad, vías de comunicación y servicios existentes
Inventarios previos, informes y mapas existentes (de suelos, vegetación, etc.)
Lista de especies de árboles esperadas (comerciales, no comerciales, protegidas, etc.)
Hojas cartográficas, fotografías aéreas o imágenes de satélite
Estado legal de la propiedad
Área total y colindancias
Topografía general. (Catie, 2002)

4.3. DEFINICIÓN DEL MARCO DE MUESTREO

No existe una receta fija para diseñar un inventario forestal. El diseño final depende del tipo de
bosque, la información requerida, tiempo y fondos disponibles, entre otros. El tiempo y los
fondos disponibles son los factores principales que afectan el diseño de un inventario.

El mejor diseño de inventario es aquel que reporta resultados más precisos a un costo más bajo.
En los inventarios forestales la unidad de muestreo es la parcela. Es muy importante definir su

20
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
tamaño, forma y número, puesto que tienen mucha influencia sobre la calidad de los resultados
y los costos del inventario. Estos aspectos se discuten a continuación.
4.3.1. TAMAÑO DE LAS UNIDADES DE MUESTREO

La unidad de muestreo tradicional usada en los inventarios forestales, es la parcela que es una
superficie fija de tamaño pequeño, de forma circular, cuadrada o rectangular. En general, para
bosques jóvenes y densos, es más conveniente usar parcelas pequeñas; y para bosques más
viejos y ralos, se utilizan parcelas grandes.

Para elegir el tamaño de la parcela hay que considerar dos factores:


La representatividad
El tiempo de medición

La representatividad se refiere a que la variación del bosque éste representada en la parcela (en
las parcelas más grandes, la variabilidad es menor que en parcelas pequeñas). La guía principal
para elegir el tamaño de la parcela es que ésta sea tan grande para incluir un número
representativo de árboles, pero que sea lo suficientemente pequeña para que el tiempo de
medición requerido no sea excesivo. Se recomienda como regla práctica, que el tamaño sea tal
que incluya de 20 a 30 árboles medibles.

El CONAP recomienda para los bosques de Guatemala, los tamaños de parcelas siguientes:
En bosques latifoliados cuya superficie es mayor a 10000 hectáreas, parcelas de 1 hectárea
En bosques latifoliados cuya superficie es menor a 1000 hectáreas, parcelas de 2500 m2
En bosques de coníferas, parcelas de 500 m2
En bosques mixtos, parcelas de 1000 m2

Cualquiera que sea el tamaño de la unidad de muestreo escogida, este no debe variar en el
mismo inventario. Hay que tener presente que el tamaño de las unidades de muestreo siempre
se refieren al plano horizontal, es decir, en terrenos inclinados hay que hacer la corrección de
pendiente. (Catie, 2002; Ferreira, 1994)

4.3.2. FORMA DE LAS UNIDADES DE MUESTREO

La consideración más importante para definir la forma de la parcela es el “efecto de borde”. Es


más conveniente seleccionar formas con menor relación perímetro/superficie. La forma que
mejor llena esta condición es la forma circular; con rectángulos largos y delgados o
cuadrados //muy pequeños el error de borde es considerable.

A continuación se presentan algunas consideraciones sobre las parcelas de uso más común en
inventarios forestales.

PARCELA CIRCULAR

21
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
La parcela circular se utiliza solamente en bosques con buena visibilidad, y no se recomienda
en terrenos con pendiente fuerte. Una de las ventajas de esta parcela es que su trazo es fácil, ya
que únicamente se necesita una cinta métrica.
Para calcular el radio de la parcela se emplea la fórmula siguiente:
_________________________
Radio (m) = Tamaño de la parcela en m2 / π (4-1)

PARCELA CUADRADA

La parcela cuadrada se emplea comúnmente en parcelas permanentes de medición (PPM), y en


bosques con poca visibilidad. Para establecer la parcela cuadrada se necesita además de la cinta
métrica, una brújula para medir los ángulos de 900 del cuadrado.

Para calcular el lado de la parcela se utiliza la fórmula siguiente:


_______________________
Lado de la parcela (m) = Tamaño de la parcela en m2 (4-2)

PARCELA RECTANGULAR

Las parcelas rectangulares se recomiendan en bosques con poca visibilidad y en terrenos con
pendiente fuerte. En áreas donde existan pendientes, se recomienda ubicar el lado más largo de
la parcela en forma paralela a la pendiente, esto con el objetivo de captar la mayor variabilidad
posible (gradiente de crecimiento).

Para establecer la parcela rectangular, se necesita una cinta métrica y una brújula para medir los
ángulos del rectángulo.

Los lados para parcelas rectangulares, podrían ser por ejemplo:


Parcelas de 1000 m2 (25m x 40m)
Parcelas 800 m2 (25m x 32m)
Parcelas de 600 m² (20m x 30m)
Parcelas de 500 m2 (20m x 25m)
Parcelas de 300 m2 (15m x 20m). (Ferreira, 1994; Matteucci et al., 1982)

4.3.3. TAMAÑO DE LA MUESTRA

Una vez determinado el tamaño de la parcela, la etapa siguiente es determinar el tamaño de la


muestra, es decir, el número de parcelas a medir en el terreno.

El tamaño de la muestra se refiere al área total por inventariar, expresado en número de parcelas
de un tamaño definido.

22
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Para determinar el tamaño de la muestra, existen dos modalidades: método de la intensidad de
muestreo y método del error de muestreo. Estos métodos se discuten a continuación:

MÉTODO DE LA INTENSIDAD DE MUESTREO

En este método el tamaño de la muestra se estima aplicando un porcentaje de intensidad del


área total, para lo cual se requiere bastante experiencia y habilidad para fijar el porcentaje; el
método no deja de ser subjetivo y arbitrario. Por ejemplo, para un área grande o cuando no se
requiere una exactitud alta, se puede fijar una intensidad del 2% al 5%.

Para calcular el número de parcelas se utilizan las fórmulas siguientes:

Am
Np  (4-3)
Tp

Im
Am   At (4-4)
100

Donde:
Np = número de parcelas a levantar
Am = área muestreada (has)
Tp = tamaño de la parcela (has)
Im = intensidad de muestreo (%)
At = área total del bosque (has)

La experiencia en Petén (Guatemala), señala que en este tipo de bosques es más práctico
inventariar con base en intensidades de muestreo, ya que permite simplificar el proceso de
diseño y planificación del inventario forestal. Las intensidades propuestas están basadas en el
mínimo necesario para alcanzar un error del 15%, respecto del volumen comercial para todas
las especies en conjunto. En todo caso, después de realizar el inventario este debe incluir el
error obtenido cualquiera que sea su valor. Si existiera un caso en que este sea mayor al 15%
este debe ser aceptado.

A continuación se presenta una propuesta de intensidades mínimas de muestreo aplicable a los


bosques peteneros de la Reserva de la Biosfera Maya.

Superficie a inventariar Intensidad mínima Número de parcelas a levantar


(has) de muestreo (%) (de 1 hectárea cada una)
5,000 0.80 40
10,000 0.50 50
15,000 0.40 60
20,000 0.35 70
30,000 0.27 80
40,000 0.23 90
50,000 0.20 100
23
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

100,000 0.15 150


Fuente: Carrera, 1996.
En el Altiplano Occidental de Guatemala, cuando no se hace un pre-muestreo, se recomienda
referirse al cuadro siguiente para determinar la intensidad de muestreo a aplicar en función del
área y tipo de bosque, y del error máximo de muestreo permitido.

Intensidad de muestreo (%)


Superficie a
inventariar Bosques de coníferas Bosques mixtos y latifoliados
(has) 15% de error 20% de error 15% de error 20% de error
de muestreo de muestreo de muestreo de muestreo
5 20.4 12.5 30.3 18.1
10 10.2 6.2 15.2 9.0
15 6.8 4.2 10.1 6.0
20 5.1 3.1 7.6 4.5
30 3.4 2.1 5.1 3.0
40 2.5 1.6 3.8 2.3
50 2.0 1.2 3.0 1.8
100 1.0 0.6 1.5 0.9
Fuente: Fundap, 1993.

El CONAP recomienda que para bosques de coníferas el error de muestreo permitido no debe
ser mayor del 15%; mientras que para bosques mixtos se considera un máximo de error de
muestreo permisible del 20%.

Ejemplo 4.1. En un área boscosa de 500 hectáreas se decidió realizar un inventario forestal
con una intensidad de muestreo del 2%. Si las unidades de muestreo serán parcelas circulares
de 1000 m2 cada una, ¿qué número de parcelas se deben evaluar en el campo?

Utilizando la fórmula 4-4, el área a muestrear es igual a:

2
Am   500has
100

Am = 10 has

Finalmente, utilizando la fórmula 4-3, el número de parcelas a levantar es igual a:

10has
Np 
0.10has

Np = 100 parcelas (con una intensidad de muestreo del 2%)

24
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

MÉTODO DEL ERROR DE MUESTREO

Este método consiste en determinar el número de parcelas de muestreo tomando como base la
variabilidad del bosque, y para medir esta variabilidad se usa el coeficiente de variación.

En base solamente a la variabilidad de la población, un bosque heterogéneo necesita mayor


número de parcelas que un bosque homogéneo, para obtener la misma precisión en el muestreo.

Para calcular el número de parcelas se utiliza la fórmula siguiente:

CV ²  t ²
n (4-5)

Donde:
n = número de parcelas a levantar
CV = coeficiente de variación (%)
t = valor t de Student (depende del nivel de confiabilidad requerido y de los grados de libertad)
E = error de muestreo máximo requerido (generalmente se utiliza un 15%)

De la fórmula anterior, se deduce que el tamaño de la muestra está en función de la variabilidad


del bosque (CV) y de la precisión requerida (E), y no del tamaño de la superficie del bosque a
inventariar. El problema normalmente es que de antemano no se conoce el valor del coeficiente
de variación. Este valor depende de la homogeneidad del bosque y del tamaño de las parcelas.

En general, el coeficiente de variación del volumen, puede ir desde 35% para bosques
homogéneos hasta 250% para bosques muy heterogéneos. En el Altiplano Occidental de
Guatemala, el coeficiente de variación del volumen varía en general entre 22 y 32% en el caso
de bosques de coníferas y entre 26 y 46% en el caso de bosques mixtos y latifoliados.

La estimación del coeficiente de variación puede hacerse mediante un pre-muestreo (muestreo


piloto) o por información de otros inventarios cercanos al área.

Realizar un pre-muestreo tiene algunos inconvenientes de orden práctico. Entre los principales
inconvenientes se reconocen los siguientes:

Regresar al bosque en dos ocasiones para recolectar información, tiene repercusión en los
costos del inventario.

Se necesitan por lo menos diez parcelas por estrato para tener un coeficiente de variación
confiable. Utilizar un menor número de muestras puede llevarnos a serios errores de
estimación.

Si bien se argumenta que se puede hacer el muestreo piloto y después complementar el número
de parcelas faltantes, esto no permite hacer una buena distribución sistemática de las parcelas.
(Carrera, 1996; Ferreira, 1994)
25
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Ejemplo 4.2. En un bosque de 152 hectáreas se hizo un pre-muestreo con 10 parcelas de 500
m2 cada una, obteniendo un coeficiente de variación de 33.7%. Si el error de muestreo debe ser
inferior al 15%, con un nivel de confiabilidad del 95%, determinar ¿qué número de parcelas se
deben evaluar en el campo para obtener la precisión requerida?

Utilizando la fórmula 4-5, tenemos que el número de parcelas es igual a:

(33.7)²  (2.262)²
n
(15)²

n = 25.8  26 parcelas

Como el valor “t de Student” varía de acuerdo al número de parcelas, y el cálculo anterior se


basó en 10 parcelas, se debe calcular nuevamente el valor de “n” usando ahora un valor de “t de
Student” para 26 parcelas. Entonces, tenemos que el número de parcelas es igual a:

(33.7)²  ( 2.060)²
n
(15)²

n = 21.4  21 parcelas

Se repite el cálculo ahora con un valor “t de Student” para 21 parcelas. Entonces, tenemos que
el número de parcelas es igual a:

(33.7)²  ( 2.086)²
n
(15)²

n = 22.0  22 parcelas

Ahora empleamos un valor “t de Student” para 22 parcelas. Entonces, tenemos que el número
de parcelas es igual a:

(33.7)²  ( 2.080)²
n
(15)²

n = 21.8  22 parcelas

Hasta aquí termina el cálculo, debido a que ya se dio la estabilización de “n”. Por lo tanto, se
concluye que para obtener la precisión requerida se deben establecer 22 parcelas; como ya se
levantaron 10 parcelas en el pre-muestreo solamente nos hacen falta 12 parcelas.

26
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

4.4. DEFINICIÓN DEL MÉTODO DE MUESTREO

Una vez determinado el número de parcelas a medir, el paso siguiente es distribuir la muestra
de parcelas en el bosque. Las parcelas se pueden distribuir en forma aleatoria, en forma
sistemática, en forma estratificada y por conglomerados.

En este paso se requiere analizar las diferentes opciones de muestreo y definir cuál es la que
permite minimizar los costos del inventario y maximizar la precisión de las estimaciones.

Los costos de un inventario están determinados principalmente por los tiempos de


desplazamiento en el campo y los tiempos efectivos de medición. En este sentido, se debe dar
preferencia a diseños de muestreo con una buena distribución de la muestra, de tal forma que se
reduzcan el tiempo de desplazamiento y el de ubicación de las unidades de muestreo en el
campo, ya que estos son, en realidad, tiempos no efectivos.

4.4.1. MUESTREO ALEATORIO

En este diseño las unidades muestrales son seleccionadas aleatoriamente, sin que la elección de
una influya en las otras. El muestreo aleatorio es muy útil cuando el parámetro que se quiere
estimar se manifiesta de manera homogénea en la población.

El análisis estadístico del inventario forestal se realiza utilizando las fórmulas que se presentan
en las páginas 10, 11 y 12 de este documento.

Entre las desventajas de este diseño está la inseguridad para establecer la ubicación exacta de
las muestras en el bosque, los altos costos por accesibilidad, genera poca representatividad de la
muestra cuando se evalúan poblaciones heterogéneas, y el hecho de no proporcionar datos
confiables acerca de la configuración y topografía del bosque. (Catie, 2002; Ferreira, 1994)

El procedimiento para distribuir las parcelas en gabinete se resume así:


Elaborar mapa base
Definir forma y tamaño de la parcela de muestreo
Delimitar el área de cada unidad de muestreo (utilizando MapMaker o ArcView)
Enumerar parcelas de muestreo (sólo parcelas completas)
Seleccionar aleatoriamente las parcelas de muestreo (selección sin reemplazo)

Ejemplo 4.3. En un bosque de coníferas se hizo un inventario


forestal, distribuyendo al azar 10 parcelas en un área de 52.3
hectáreas. Las parcelas establecidas fueron de forma circular y
de 1000 m². La distribución de las parcelas se observa en la
figura.

27
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
En la figura, nótese que cada cuadrito corresponde al área de una posible parcela. Se numeraron
aquellas parcelas que entraban completamente en los límites del polígono, por lo tanto, sólo
estas parcelas entraron al sorteo.

4.4.2. MUESTREO SISTEMÁTICO

El muestreo sistemático es el más utilizado en inventarios forestales de bosques naturales


tropicales, a pesar de que en teoría este tipo de muestreo no está basado en las leyes de la
probabilidad, lo que no permite calcular con precisión el error de muestreo. Sin embargo, se
pueden introducir procedimientos especiales que validan el cómputo del error de muestreo,
como por ejemplo, la selección al azar de la primera muestra, parcela o transecto.

En la práctica casi todos los inventarios realizados con muestreo sistemático son analizados
utilizando las fórmulas del muestreo al azar (ver páginas 10, 11 y 12).

Entre las ventajas del muestreo sistemático están la ubicación fácil de las parcelas, el costo del
trabajo de campo es menor en comparación del método aleatorio, existe una distribución
regular de las parcelas sobre toda la población inventariada, y se tiene la posibilidad de dibujar
las características del terreno.

El modelo sistemático de uso más común es por líneas, que consiste en definir líneas de
muestreo equidistantes sobre las cuales se ubican las parcelas también equidistantes. Si la
separación entre líneas es igual a la separación entre parcelas se llama distribución cuadrada y
si la separación entre líneas es diferente a la separación entre parcelas, la distribución es
rectangular. Generalmente en la distribución rectangular la separación entre líneas es mayor
que la separación entre parcelas sobre la línea. (Catie, 2002; Carrera, 1996; Ferreira, 1994)

El espaciamiento entre líneas de muestreo y entre parcelas, se determina con las fórmulas:

Tp
L (4-6)
BI

Tp
S (4-7)
I

Am
Im  (4-8)
At

Tp  Np
Am  (4-9)
10000

Donde:
L = distancia entre líneas de muestreo en una distribución rectangular (m)
S = distancia entre líneas de muestreo y parcelas en una distribución cuadrada (m)
Tp = tamaño de la parcela (m²)
B = distancia entre parcelas en metros (valor que debe fijarse previamente, mínimo 50 m)
I = intensidad de muestreo (fracción)
28
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Am = área a muestrear (has)
Np = número de parcelas
At = área total del bosque (hectáreas)
El procedimiento para distribuir las parcelas en el mapa se resume así:
Elaborar mapa base
Definir forma y tamaño de la parcela de muestreo
Definir la orientación de las líneas de muestreo
Determinar la separación entre líneas de muestreo y entre parcelas
Elegir al azar la primer parcela (a partir de ésta todas serán ubicadas sistemáticamente)
Dibujar en el mapa las líneas de muestreo y las parcelas

Ejemplo 4.4. En un inventario forestal de un bosque de coníferas se distribuirán en forma


sistemática 10 parcelas de 1000 m2 sobre un área de 52.3 hectáreas. Si la distancia entre
parcelas es de 100 metros, ¿determinar el espaciamiento entre líneas de muestreo en una
distribución rectangular?

Utilizando la fórmula 4-9, el área a muestrear es igual a:


1000m²  10
Am 
10000
Am = 1.0 has

Luego, utilizando la fórmula 4-8, la intensidad de muestreo es igual a:


1.0has
Im 
52.3has
Im = 0.01912

Finalmente, utilizando la fórmula 4-6, el distanciamiento entre líneas de muestreo es igual a:


1000m²
L
100m  0.01912
L = 523 m

Es importante mencionar que la fórmula 4-6 proporciona un dato aproximado, el cual podemos
modificar a conveniencia; sin embargo, en la medida de lo posible el valor final que decidamos
utilizar debe acercarse al valor obtenido por la fórmula.

En la figura se presenta la distribución de parcelas de nuestro ejemplo.


Nótese que todas las parcelas están ubicadas a la misma distancia, es
decir, a cada 100 metros. Asimismo, se decidió que la distancia entre
líneas de muestreo sería de 500 metros.

Es importante mencionar que entre más líneas de muestreo


establezcamos, mayor cobertura del área tendremos; sin embargo, esto
ocasiona mayores costos del inventario, ya que necesariamente se
debe incrementar la distancia entre parcelas de muestreo.

29
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

4.4.3. MUESTREO ESTRATIFICADO

Consiste en dividir el bosque en subunidades más homogéneas denominadas “estratos” y


efectuar un muestreo independiente en cada estrato. El muestreo puede ser aleatorio o
sistemático, y se emplean los mismos procedimientos para distribuir las parcelas en el mapa.

La estratificación se refiere a la división por estratos del bosque. El propósito inicial de la


división es la planificación del inventario. Los criterios de estratificación son numerosos, por
ejemplo: tipo de bosque, especie, densidad, altura, edad, topografía, etc. La estratificación es
eficiente si la variación dentro de los estratos es pequeña y entre los estratos es grande.

Para aplicar el muestreo estratificado se requiere de un conocimiento del bosque a evaluar,


referente a su variabilidad. La estratificación puede hacerse a priori o a posteriori, si se hace
antes o después de la realización del inventario.

Los diferentes estratos pueden ser de forma y de superficie variable, y se constituyen


únicamente de unidades homogéneas en cuanto al criterio de estratificación elegido y no
necesariamente geográficamente continuas.

El número de unidades de muestreo en cada estrato puede ser proporcional a la superficie o a la


variabilidad del mismo. En el primer caso, la intensidad de muestreo es igual en cada estrato, y
en el segundo, se trabaja con base en la variabilidad del bosque.

Si la intensidad de muestreo no es igual para todos los estratos, la distancia entre líneas de
muestreo y parcelas debe ser ajustada de acuerdo con la intensidad de muestreo en cada estrato.
De preferencia, las líneas de muestreo deben tener la misma orientación, aunque existen casos
en donde por la forma y topografía que tiene el bosque, es necesario darles diferente orientación
a las líneas de muestreo.

Entre las ventajas del muestreo estratificado están:


Mejora la representatividad, debido a que agrupa a individuos o poblaciones similares.
Aplicable a grandes extensiones y a agrupaciones de trozos separados de bosque.
Permite evaluar las masas forestales tropicales con alto grado de variabilidad.

Una desventaja de este método se da en poblaciones con gran variabilidad, donde los estratos
muchas veces resultan muy pequeños en extensión, por lo que no se puede hacer un muestreo
de pequeña densidad dentro de cada estrato. (Ferreira, 1994; Godínez, 1998a)

Para realizar el análisis estadístico del inventario forestal se utilizan las fórmulas siguientes:

30
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
MEDIA ESTRATIFICADA

Xe 
 ( Nj  Xj )
(4-10)
 Nj
Atj
Nj  (4-11)
Tpj

Donde:
Xe = Volumen estratificado (m³/ha)
Nj = tamaño del estrato j, expresado en número de parcelas
Xj = promedio de volumen del estrato j (m³/ha)
Atj = área total del estrato j (hectáreas)
Tpj = tamaño de la parcela por estrato j (hectáreas)

ERROR ESTÁNDAR ESTRATIFICADO

Sxe 
  ( Nj )²  ( Sxj )²  (4-12)
( Nj )²

Donde:
Sxe = error estándar estratificado (m³/ha)
Sxj = error estándar del estrato j (m³/ha)

TAMAÑO DE LA MUESTRA

t ²    ( Pj )  ( Sj )² 
ne 
t ²    ( Pj )  ( Sj )²  (4-13)
( Ea )² 
 Nj
Nj
Pj  (4-14)
 Nj
Ea  Xe  E (4-15)

Donde:
ne = número de parcelas a levantar en todo el bosque
t = valor T de Student (depende del nivel de confianza requerido y de los grados de libertad)
Sj = desviación estándar del estrato j (m³/ha)
Pj = proporción de cada estrato
Ea = precisión o error en unidades del valor (m³/ha)
E = error de muestreo máximo requerido (fracción)

31
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

DISTRIBUCION DE PARCELAS POR ESTRATO (Npe)

Npe  Pj  ne (4-16)

Ejemplo 4.5. Se hizo un inventario forestal en un bosque de coníferas, en un área de 52.3


hectáreas. El método de muestreo utilizado fue el estratificado sistemático. Se utilizo la
densidad del arbolado como criterio de estratificación.

En el estrato ralo se ubicaron 9 parcelas en un área de


15.2 hectáreas, y distanciadas a cada 50 metros.

En el estrato denso se ubicaron 8 parcelas sobre un área


de 37.1 hectáreas, y distanciadas a cada 75 metros.

En ambos estratos, las parcelas fueron de forma circular


y de 1000 m2.

Observe que por la forma del bosque, la orientación de


las líneas de muestreo no fue la misma.

4.4.4. MUESTREO POR CONGLOMERADOS

Debido a las fracciones de muestreo tan bajas que se utilizan en inventarios forestales, la
cantidad de tiempo requerida para movilizarse de una unidad de muestreo a otra es
considerable, cuando es comparado contra el tiempo real de medición. Por esta razón, la
medición de parcelas en conglomerados es mucho más eficiente, dado que se reducen los
tiempos de traslados entre unidades de muestreo.

El diseño por conglomerados es muy utilizado cuando no es posible o es demasiado costoso


construir una lista o mapa con todas las posibles parcelas en el bosque. También, se emplea en
bosques donde las condiciones del terreno dificultan el caminamiento para establecer las
unidades de muestreo.

En un muestreo por conglomerados, la población se divide en conglomerados o unidades


primarias, cada conglomerado está dividido en unidades más pequeñas o unidades secundarias.

En un muestreo por conglomerados en dos etapas, se toma una muestra de unidades primarias y,
luego, dentro de cada unidad primaria seleccionada, se toma una submuestra de unidades
secundarias. Los conglomerados pueden seleccionarse aleatoriamente, o pueden estar en una
población estratificada.

La ventaja de un muestreo por conglomerados es que las mediciones se concentran en los


conglomerados o unidades primarias. Para obtener estimaciones del promedio y error estándar
32
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
no sesgado, se deben seleccionar las unidades primarias aleatoriamente. Sin embargo, es
común en los inventarios forestales que las unidades primarias se seleccionen aleatoriamente y
que el muestreo de las unidades secundarias se haga sistemáticamente dentro del conglomerado.

El muestreo en conglomerados más frecuentemente utilizado en estudios biológicos y forestales


es el muestreo en dos etapas o muestreo bietápico. En este diseño de “M” conglomerados, se
escogen aleatoria o sistemáticamente “m” conglomerados. Luego, en cada conglomerado
seleccionado en la primera etapa, se escogen aleatoria o sistemáticamente “n” unidades
secundarias de “N” existentes en el conglomerado, en donde la suma de las “N” es igual al
número total de unidades secundarias en la población. (Catie, 2002)

El procedimiento para distribuir las parcelas en el mapa se resume así:

Elaborar mapa base


Definir forma y tamaño de las unidades primarias de muestreo
Definir forma y tamaño de las unidades secundarias de muestreo
Elaborar mapa con unidades primarias de muestreo
Seleccionar aleatoria o sistemáticamente las unidades primarias de muestreo
Elaborar mapa con unidades secundarias de muestreo (sólo de las unidades primarias
seleccionadas)
Seleccionar aleatoria o sistemáticamente las unidades secundarias de muestreo

Ejemplo 4.6. Un bosque de coníferas de 52.3 hectáreas, fue dividido en 34 bloques o unidades
primarias (M) de 1 hectárea cada una. Los bloques o unidades primarias, están conformados
por 20 parcelas cuadradas (N) de 500 m2 cada una.

Aleatoriamente, se seleccionaron 2
unidades primarias (m); y en cada
unidad primaria, se seleccionaron
aleatoriamente 5 unidades secundarias
(n). En la figura se presenta la
distribución de unidades primarias y
secundarias.

En la figura, nótese que únicamente


se tomaron en cuenta las unidades
primarias de muestreo que entraban
completamente en los límites del
polígono, por lo tanto, sólo estas
unidades entraron al sorteo.
Asimismo, se observa que las
unidades secundarias tienen una
distribución aleatoria en cada unidad
primaria seleccionada.

4.5. DEFINICIÓN DE LAS VARIABLES A MEDIR


33
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

En esta etapa se deben identificar las variables a medir en campo para generar la información
necesaria para cumplir con los objetivos del inventario forestal.

Básicamente se deben identificar las variables que se medirán en el terreno y las variables que
se medirán en los árboles, lo cual dependerá del tipo de inventario a realizar (Catie, 2002). Lo
relacionado a la medición de estas variables se discute en la unidad 5 de este documento.

4.6. DISEÑO Y ELABORACIÓN DE FORMULARIOS DE CAMPO

Una vez que se han definido las variables a evaluar, se deben diseñar los formularios de campo
para la recopilación de información.

El registro de las mediciones del inventario se hace en formularios que deben estar preparados
antes del inicio del trabajo de campo. La elaboración de los formularios debe considerarse
como una de las fases de planificación, que ha de ser precedida por algunas decisiones
fundamentales, especialmente lo relativo a la información que ha de contener el inventario.

El tipo de formulario depende de la información a obtenerse, la que estará definida por los
objetivos del inventario. El formulario debe ser simple, pero con espacio suficiente para
recoger toda la información que se necesita (es preferible un tamaño pequeño).

No existe un formulario u hoja de registro único para anotar las observaciones o mediciones
que se toman en el campo. La forma de registrar la información cambia según si el bosque es
de una especie ó de varias especies. Para una sola especie es muy común registrar las
mediciones agrupándolas en clases diamétricas. Para varias especies, existen distintas formas
de registrar la información.

Cuando el procesamiento de la información será electrónico, toda o la mayor parte de la


información a registrar en la boleta deberá hacerse en forma de códigos numéricos o
alfabéticos, para lo cual será necesario elaborar una clave de dichos códigos. (Ferreira, 1994)

4.7. ELABORACIÓN DE MANUAL DE PROCEDIMIENTOS

Para facilitar la recopilación de información, es conveniente que antes de iniciar el trabajo de


campo se tenga elaborado un manual de procedimientos que incluya por ejemplo:
Descripción del diseño de muestreo
Llenado de formularios de campo
Medición de distancias
Localización y delimitación de unidades de muestreo
Medición de variables y utilización de instrumentos
Identificación de especies y recolección de muestras
Procedimiento general para procesar la información. (Catie, 2002)

4.8. ORGANIZACIÓN Y CAPACITACIÓN DEL EQUIPO DE TRABAJO


34
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

La toma de los datos de campo es una de las etapas más importantes de un inventario forestal,
pues proporciona la información básica para hacer cálculos y sacar conclusiones. La calidad de
la información es dependiente de la calidad del personal de campo.

La capacitación y organización del personal de campo es una actividad que debe hacerse
siempre antes de iniciar el trabajo de terreno, y es la única manera de asegurarse que el personal
sabe lo que está haciendo, y si lo sabe aumenta la posibilidad de hacerlo bien.

Cada equipo de trabajo como mínimo puede estar integrado por:

Un jefe de equipo, quien deberá ser un técnico forestal con experiencia en inventarios, y cuyas
funciones son: registrar las mediciones, controlar directamente las mediciones (especialmente la
altura), indicar al ayudante la dirección de la línea que da la brújula.

Un medidor, quien será el responsable de medir distancias, el DAP y altura de los árboles,
contabilizar la regeneración natural, y otras mediciones.

Un ayudante, quien deberá conocer el bosque y cuyas funciones son: brechar, ayudar en el
trazo de la parcela y en la medición de distancias. (Ferreira, 1990)

En esta etapa, se deben definir los procedimientos para realizar una evaluación de la calidad del
trabajo de campo. Esto deberá ser realizado por la persona responsable del inventario.

4.9. PROBLEMAS COMUNES POR UNA PLANIFICACIÓN DEFICIENTE

En la planeación y ejecución del inventario forestal se encuentran algunos problemas comunes,


como por ejemplo: mapas, hojas cartográficas y fotografías aéreas desactualizadas; equipo en
mal estado, o falta de equipo; logística inadecuada (campamento con deficiencias de
alojamiento, alimentación y ubicación); salarios, garantías y trato inadecuado.

Los problemas que podemos encontrar en un inventario forestal, dan lugar a dos tipos de
errores: errores no muestrales (sesgos) y errores muestrales (aleatorios). La optimización de un
inventario consiste en minimizar los errores no muestrales y maximizar la eficiencia muestral.
Para ello, es necesario individualizar y cuantificar las fuentes de error y desarrollar los
procedimientos adecuados para minimizarlos. Esto se discute a continuación.

ERRORES NO MUESTRALES

Errores de diseño:
Distribución subjetiva de las unidades de la muestra
Muestra no representativa por localización o concentración de unidades

Los mapas y los sistemas de información geográfica (SIG) ayudan a diseñar muestras más
representativas y a minimizar este tipo de errores.
35
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Errores operacionales:
Localización viciada de las unidades de muestreo
Delimitación imperfecta de las unidades de muestreo
Errores de medición de los árboles

La minimización de este tipo de errores se logra mediante la capacitación del personal


operativo y con un adecuado control de las operaciones.

Errores originados por el modelo dendrométrico:

Los modelos dendrométricos simples, como el requerido para estimar la densidad o altura
media de un rodal, no generan errores de importancia. En cambio, los modelos desarrollados
para estimar un variado número de productos rollizos de diferentes calidades, sanidades y
dimensiones, basados en modelos fustales y simuladores de trozado, pueden producir
estimaciones altamente sesgadas.

Errores de procesamiento de datos:


Errores de codificación y registro de datos
Errores de transferencia de datos
Errores de procesamiento y análisis

El chequeo de archivos electrónicos y el control de la consistencia de resultados del análisis


disminuyen los errores de procedimiento.

Errores en la determinación de la superficie:


Cartografía defectuosa
Límites inadecuados que provocan la exclusión de superficies
Apreciación sesgada de la superficie de bosque

ERRORES MUESTRALES

Errores de diseño:
Elección de diseños muestrales no apropiados para el tipo de inventario forestal.

Errores originados en modelos de simulación del muestreo:


Los modelos de simulación mal planteados, con deficiencias e información incorrecta generan
errores de importancia.

36
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

UNIDAD V

EJECUCIÓN DE
INVENTARIOS FORESTALES

OBJETIVOS DE LA UNIDAD

Al finalizar la unidad, los estudiantes estarán en capacidad de:

Decidir en qué situaciones se debe cambiar la ubicación original de una parcela en un


inventario forestal.

Recopilar los datos de identificación, del terreno, dendrométricos y silvícolas en un inventario


forestal.

37
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
5.1. UBICACIÓN Y DELIMITACIÓN DE PARCELAS

Después de haber planificado todos los aspectos relacionados a la ejecución del inventario
forestal, se procede a la toma de datos de campo, que constituye la segunda operación
importante de un inventario forestal. En un inventario forestal las mediciones se inician con la
ubicación y delimitación de la parcela.

UBICACIÓN

La ubicación inicial del centro o vértice de la parcela se hace con la ayuda de instrumentos
como la brújula, el clinómetro, la cinta métrica, el GPS, etc.

El centro o vértice de la parcela se sitúa en el terreno en una ubicación previamente


determinada en la planificación del inventario y nunca se desplazará, excepto cuando el
perímetro de la parcela incluye o se limita a zonas forestales no productivas, como por ejemplo:

Carreteras principales o secundarias


Áreas agrícolas y residenciales
Ríos principales
Barrancos abruptos, etc.

Entre las condiciones que no influyen en el desplazamiento del centro o vértice de la parcela
podemos mencionar los taludes, rondas corta fuego, pequeños claros de bosque, árboles
tumbados por el viento, pequeños ríos, entre otros.

Cuando el centro o vértice de la parcela se sitúa fuera de los límites del bosque se elimina la
parcela en ese sitio, pudiéndola ubicar en otra parte del bosque. Es preferible no medir que
registrar medidas falsas, imaginadas o imprecisas.

A. DELIMITACIÓN

El centro o vértice de la parcela deberá marcarse con una estaca “grande” y desde este punto se
procede a trazar los límites de la parcela, de acuerdo a la forma y tamaño que se han definido
previamente. (Fundap, 1993)

En el trazo de la parcela se deben compensar aquellas distancias donde existan pendientes


mayores de 5º. La compensación de distancias puede hacerse con la fórmula siguiente:

DH
DC  (5-1)
Cos

Donde:
DC = distancia compensada
DH = distancia horizontal
Cos α = coseno de los grados de pendiente del terreno
38
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
5.2. RECOLECCIÓN DE DATOS DE IDENTIFICACIÓN

Los datos de identificación se anotan en una boleta de campo previamente elaborada. El olvido
de uno de estos datos puede obligar a no tomar en cuenta la parcela en los cálculos, por lo que
la anotación de la información debe hacerse con cuidado. Los datos de identificación pueden
incluir los siguientes:

Estrato. Numero de identificación del estrato, dado por el plan de inventario.

Rodal. Numero de identificación del rodal, dado por el plan de inventario.

Parcela. Número de identificación de la parcela, dado por el plan de inventario.

Fecha. Deberá anotarse el día, mes y año de la medición; estos datos permitirán verificar si no
hay mala numeración de las parcelas y saber también cuántos días tomó la fase de campo del
inventario.

Inicio y final de las operaciones. Tiempo necesario entre la llegada del caminamiento al
centro o vértice de la parcela y el final de las operaciones en la parcela (separar estos dos
tiempos). Esta información servirá para evaluar el rendimiento de los equipos de trabajo.

Operadores. Se debe anotar el número de personas que tomaron los datos en la parcela, y
principalmente el nombre del o las personas que anotaron la información en los formularios.
(Ferreira, 1994; Fundap, 1993)

5.3. RECOLECCIÓN DE DATOS DEL TERRENO

La recopilación de información del terreno permitirá tener información auxiliar para planificar
de mejor manera el manejo del bosque. Las variables que se recopilan del terreno pueden ser
las siguientes.

Pendiente. Se refiere al grado de inclinación de los terrenos expresado en grados o porcentaje.


El conocimiento de la pendiente es indispensable para la delimitación de la parcela. Cuando la
pendiente es uniforme, basta con una sola medición; en aquellos sitios donde hay diferentes
pendientes, se aconseja tomar las medidas de pendiente necesarias y calcular un promedio.

Textura del suelo. En el terreno, se puede apreciar la textura del suelo por el tacto, con un
poco de experiencia. Las arenas empiezan a raspar entre los dedos a partir de 0.1 mm. La
arcilla se distingue del limo por amasamiento: un poco de tierra húmeda que se frota entre los
dedos se desmorona cuando es limo, no cuando es arcilla.
La textura se puede clasificar en los siguientes grupos: franco limoso, arcilloso, areno-arcilloso,
arenoso, grava y rocoso. El conocimiento de la textura del suelo puede ser de suma utilidad
para planificar las actividades de aprovechamiento del bosque.

Exposición. Es la dirección respecto al norte de la pendiente de la parcela. Se distinguen las


exposiciones siguientes: terreno plano, norte, noreste, noroeste, sur, sureste, suroeste, este y
39
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
oeste. Esta información puede ser útil en la comparación de crecimientos de acuerdo a las
distintas exposiciones que existan en el bosque.

Altitud. Puede tomarse con un altímetro o con un GPS. Esta información puede ser útil para la
elaboración de curvas a nivel, especialmente cuando se esta utilizando el método de muestreo
sistemático.

Fisiografía. Es la situación en el centro de la parcela respecto al relieve general (± 100 m a la


redonda) y no al microrelieve de la parcela. Se distinguen las características fisiográficas
siguientes: lomo de colina, ladera alta, ladera media, pie de monte, valle, terraza, depresión.

Erosión. La erosión es la acción de varios agentes climáticos y tiene como efecto la


desaparición progresiva de la capa superficial del suelo. Se indica la presencia y el tipo de
erosión presente en la parcela y alrededores (± 100 m a la redonda). En el campo se pueden
encontrar los tipos de erosión siguientes: sin erosión, erosión laminar, erosión en surcos y
erosión en cárcavas. (Ferreira, 1994; Fundap, 1993)

5.4. RECOLECCIÓN DE DATOS DENDROMÉTRICOS

La recolección de los datos dendrométricos constituye lo esencial del trabajo a realizar en una
parcela. En una parcela se miden los árboles que están presentes en la misma, sin embargo,
existen casos en donde no se sabe exactamente si un árbol entra o no en la parcela. En esta
situación, se recomienda utilizar los criterios que se presentan en la figura siguiente:

Figura 1. Esquema para determinar si un árbol está adentro o no de la parcela.

Las mediciones dendrométricas más comunes que se realizan en una parcela son el diámetro, la
altura, incrementos y el estado físico del arbolado. Estos aspectos se discuten a continuación:
5.4.1. Medición del diámetro

La medición del diámetro está normalizado a una altura de 1.3 metros sobre el nivel del suelo,
el cual se conoce como DAP (diámetro a la altura del pecho) o diámetro normal.

En la parcela se mide el DAP con corteza de todos los árboles. Generalmente, el diámetro de
referencia mínimo a medir es 10 cms, pero puede ser diferente según el objetivo del inventario,
por ejemplo en inventarios con fines de carbono se empieza las mediciones a partir de 5 cms.

40
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
La medición se hace con cinta díamétrica, forcípula u otro instrumento adecuado al diámetro de
los árboles. (Ferreira, 1994; Fundap, 1993)

5.4.2. Medición del grosor de corteza

La medición del grosor de la corteza sirve para establecer una relación (lineal) entre el diámetro
con corteza y diámetro sin corteza. Si la ecuación de volumen a emplear en el inventario usa el
DAP sin corteza (lo más común es usar el DAP con corteza), necesariamente debemos conocer
el espesor de corteza.

La medición de corteza en árboles en pie se hace a la altura del DAP, y generalmente se utilizan
los árboles a los que se les mide la altura (árboles tipo).

Se requiere mucho cuidado y práctica para medir la corteza, se recomienda hacer 4 mediciones
en cruz con el “medidor de corteza” y sacar un promedio. (Ferreira, 1994; Fundap, 1993)

5.4.3. Medición de alturas

La altura es importante para el uso de tablas de volumen y en algunas ocasiones, puede servir
para indicar la productividad de un sitio. Las mediciones de DAP y su correspondiente altura,
se usan para establecer una relación local de DAP y altura.

La medición de la altura se puede hacer con hipsómetro o clinómetro y se recomienda, siempre


que las condiciones de visibilidad lo permitan, medirla con exactitud y no estimarla.

Para las especies coníferas se mide la altura total del árbol, desde la base hasta el extremo de la
copa. Para las especies latifoliadas de preferencia se mide la altura del fuste, desde la base
hasta el punto de copa (inicio de las ramas más gruesas). La altura también se puede medir
también en número de trozas (generalmente de 5 m) que pueden salir de un árbol.

En los bosques de coníferas de Guatemala, usualmente se miden las alturas de los 2 ó 3 árboles
más cercanos al centro de la parcela (árboles tipo). Cuando el rodal es muy heterogéneo, se
obtienen por lo menos dos alturas por especie importante. Otro criterio que se emplea, consiste
en medir un árbol por cada 100 m2 de parcela.

En los bosques latifoliados de Petén se mide la altura comercial, la que esta dada por el largo de
fuste aprovechable sin defectos, estimada en metros. Si bien, el uso de instrumentos para su
medición da resultados más precisos, implica un mayor tiempo por lo que es poco práctico. No
obstante, a veces se utiliza hipsómetro para hacer algunas comprobaciones y así calibrar mejor
la estimación ocular. (Carrera, 1996; Ferreira, 1994; Fundap, 1993)

41
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
5.4.4. Medición del incremento diametral y edad

En un inventario forestal la medición del incremento diametral y edad, generalmente sólo es


posible en las especies coníferas, para lo cual se emplean los mismos árboles de la parcela a los
que se les midió la altura (árboles tipo).

Para la medición del incremento diametral y la edad del árbol se utiliza el Barreno de Pressler,
que es una barra metálica hueca con uno de sus extremos afilado que se penetra en el árbol para
extraer una muestra cilíndrica de madera (tarugo).

Aunque las predicciones de crecimiento diametral a partir de tarugos pueden ser bastante
buenas, la técnica no proporcionará información confiable acerca del crecimiento del bosque en
su conjunto, especialmente lo referido a la mortalidad e ingreso de nuevos individuos.

La medición se hace en los “árboles tipo” a la altura del DAP, perpendicular al eje vertical del
árbol y barrenando siempre en diferentes direcciones (puntos cardinales) para obtener un buen
promedio del crecimiento.

En la obtención de la muestra de tarugos, se recomienda estratificar y obtener el número de


tarugos en forma proporcional a la contribución de cada clase diamétrica al crecimiento en
volumen. El error en la determinación del crecimiento depende básicamente del número de
tarugos extraídos, por lo cual se recomienda un número entre 50 y 100 tarugos.

La muestra extraída (tarugo) se coloca en un recipiente donde no se dañe o deforme, con la


indicación de los números del árbol muestreado y de la parcela. La medición de los anillos se
recomienda hacerla en oficina, porque en el campo no existen las condiciones suficientemente
favorables. Esta técnica tiene la desventaja de estropear el árbol y de provocar podredumbres y
coloraciones. Se recomienda tapar el hoyo con mastic y/o un tarugo de madera desinfectado.

Antes del examen de las muestras, se tomará el cuidado de remojarlas en agua durante una hora
para que retomen sus dimensiones iniciales. Se facilitará las observaciones si se cepilla una
cara con una cuchilla de afeitar. En la muestra se hacen tres mediciones: a) largo de los últimos
5 anillos, b) largo total y c) número total de anillos del tarugo.

Existe correlación entre el incremento diametral y el DAP. En rodales coetáneos la relación es


una línea recta con pendiente positiva o negativa según la edad del bosque. En rodales
disetàneos la relación es una curva que se representa por una parábola de segundo grado.

Los datos obtenidos funcionan bien para proyecciones del crecimiento del DAP, área basal y
volumen en períodos cortos no mayores de 5 años. (Ferreira, 1994; Fundap, 1993).

5.4.5. Medición de la calidad de fustes

La calidad del fuste se puede medir de dos formas, siendo éstas:

Estado físico. Árboles rectos, sinuosos, inclinados, bifurcados, etc.


Posición jerárquica. Árboles dominantes, codominantes, intermedios y suprimidos.
42
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Esta clasificación de los árboles servirá para determinar la estrategia de intervención en las
operaciones silviculturales a aplicar, especialmente en los raleos.

En los bosques latifoliados de Petén, la calidad del fuste se evalúa en todos los árboles medidos,
cuantificando los “defectos visibles” en forma porcentual. (Carrera, 1996; Fundap, 1993)

5.5. RECOLECCIÓN DE DATOS SILVÍCOLAS

Los datos silvícolas son utilizados para analizar sobre el tratamiento que se aplicará al rodal o al
bosque que se está inventariando. Los datos silvícolas que más se evalúan son los siguientes.

5.5.1. ESTADO FITOSANITARIO

La detección de plagas, enfermedades o daños diversos determinará la urgencia de intervención


del rodal o de la parte del bosque. La detección de daños ayudará a fijar la estrategia que debe
adoptar el dueño y los vecinos del bosque.

El estado fitosanitario del árbol puede evaluarse así:


Sano
Daños por gorgojo
Daños por incendio
Daños por ocoteo
Daños por descortezamiento
Daños por pastoreo
Daños por aprovechamientos, etc.

Además de identificar el estado fitosanitario, también se puede especificar el grado de daño que
posee el árbol, en categorías como: daño leve, daño severo o árbol muerto.

En el procesamiento de la información, se define el estado fitosanitario general del rodal y se


obtiene un porcentaje de los árboles afectados por uno o varios daños.

Esta información se utiliza para hablar con el dueño, los guardabosques y los vecinos del
bosque, para descubrir cuáles son los riesgos de incendio, de presencia de plagas en los bosques
vecinos, si la enfermedad o la plaga es endémica o si acaba de aparecer, si rebaños vienen a
pastorear dentro del bosque, etc. (Ferreira, 1994; Fundap, 1993)

5.5.2. REGENERACIÓN NATURAL

El conteo de la regeneración da una idea de la dinámica de regeneración del rodal y apoyará o


descartará el uso de la regeneración natural en las cortas de aprovechamiento.

43
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
La regeneración natural arbórea generalmente se mide en una subparcela, dentro de la parcela
principal.

El tamaño de la subparcela depende de la variabilidad de la regeneración. Si la regeneración es


muy homogénea, el área puede reducirse hasta 4 m 2. Por el contrario, si la regeneración se
encuentra en parches o en individuos muy dispersos, el área puede subir a 100 ó 200 m 2. El
tamaño más común es 50 m2.

La regeneración natural se clasifica de diferentes maneras. A continuación se presentan dos de


las clasificaciones más comunes:

Para los bosques de la región Occidental de Guatemala puede utilizarse la clasificación


siguiente:
Brinzal: individuo entre 0.3 a 1.5 m de altura
Latizal bajo: individuo mayor de 1.5 m de altura hasta 4.9 cms de DAP
Latizal alto: individuo entre 5.0 a 9.9 cms de DAP

Para los bosques latifoliados del Petén se utiliza la clasificación siguiente:


Brinzal: individuo mayor de 30 cms de altura hasta 4.9 cms de DAP
Latizal: individuo entre 5.0 a 9.9 cms de DAP. (Beek et al., 1992; Carrera, 1996)

5.5.3. SOTOBOSQUE

El sotobosque influye en la extracción de los productos de un aprovechamiento forestal y en la


regeneración natural o la repoblación artificial. Su diversidad de especies es también un
indicador de la fertilidad o de las condiciones de crecimiento del lugar.

Su ausencia puede provocar erosión y muchas veces indica una densidad demasiado excesiva
del dosel arbóreo (necesidad de una intervención).

La medición del estrato arbustivo se hace proyectando las copas sobre el suelo, y con base en
esto puede definirse la clasificación siguiente:
Estrato denso (entre 75% y 100% de ocupación de la superficie)
Estrato de densidad media (entre 25% y 75% de ocupación)
Estrato ralo (con menos de 25% de ocupación)
Estrato ausente. (Fundap, 1993)

44
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

UNIDAD VI

PROCESAMIENTO DE DATOS DE INVENTARIOS FORESTALES

OBJETIVOS DE LA UNIDAD

Al finalizar la unidad, los estudiantes estarán en capacidad de:

Obtener las alturas medias por especie y estrato de un bosque inventariado.

Obtener los volúmenes por parcela y hectárea, y a partir de estos datos realizar un análisis de
varianza de las parcelas inventariadas.

Estimar el número de árboles, el área basal y el volumen por hectárea de un bosque


inventariado.

Obtener el estado físico y fitosanitario de un bosque inventariado.

Estimar el número de individuos por hectárea de la regeneración natural.

Elaborar cuadros resumen de la información procesada en un inventario forestal.

45
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

6.1. INTRODUCCIóN

El procesamiento de los datos del inventario forestal condensa y transforma los datos tomados
en el campo en algunos valores más fáciles de interpretar y en unidades directamente utilizables
para el plan de manejo.

Para procesar la información de un inventario forestal existe la alternativa de un procesamiento


electrónico, empleando programas de computación como el SEMAFOR, MIRASILV, IBL,
EXCEL, etc. La otra forma de procesar datos es el procedimiento manual, el cual puede
emplearse cuando las parcelas son pocas y cuando no se tiene acceso a utilizar una
computadora.

El procesamiento de los datos se hace en varias etapas y niveles: primero al nivel de parcela,
después al nivel de estrato o del rodal si se ha estratificado, y finalmente al nivel de bosque.
Cada nivel utiliza fórmulas de procesamiento diferentes, lo cual se describe a continuación.

6.2. Obtención de alturas medias

El procedimiento que se describirá a continuación se emplea en los inventarios forestales que


utilizan la metodología de los árboles tipo. En los inventarios donde se mide la altura de todos
los árboles este procedimiento no aplica.

Para obtener la altura media de los árboles se deben emplear los datos de DAP y Altura de los
árboles tipo. Estos datos son sometidos a un análisis de regresión simple, para obtener el
modelo matemático de mejor ajuste (el que mejor relaciona el DAP con la altura).

El análisis de regresión puede hacerse para una especie en particular, para un grupo de especies,
para un estrato o para la totalidad el bosque, lo cual dependerá de la diversidad de especies que
existan en el área inventariada.

Los datos de DAP-Altura se pueden analizar utilizando diversos modelos matemáticos, siendo
los más utilizados:
H = a + b Ln DAP (6-1) H = 1.3 + a DAP + b DAP² (6-2)
H = a + b DAP (6-3) H = a + b 1/(DAP)0.37 (6-4)
Ln H = a + b DAP (6-5)

Donde:
H = altura total o comercial (m)
DAP = diámetro a la altura del pecho (cms)
Ln = logaritmo natural
a, b = coeficientes de regresión

46
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Para realizar regresiones simples existen programas de cómputo específicos como el SAS, JMP,
SYSTAT, etc. También se pueden utilizar procedimientos manuales, aplicando el método de los
mínimos cuadrados. Un procedimiento manual se describe en el ejemplo 6.1.
Ejemplo 6.1. En un inventario forestal se midió el DAP y la altura de 15 árboles tipo. Estos
datos fueron sometidos a un análisis de regresión simple para obtener el modelo matemático de
mejor ajuste. Para ilustrar el método de los mínimos cuadrados se utilizará el modelo
matemático 6-1, es decir: H = a + b Ln DAP

PASO 1: LINEALIZACIóN DE MODELO MATEMáTICO

x = Ln DAP
y = Altura total

PASO 2: OBTENCIÓN DE SUMATORIAS

Altura total en
No. DAP (cms) Ln DAP (x) xy x²
mts (y)
1 28.0 3.3322 35.0 116.6272 11.1036
2 26.0 3.2581 29.0 94.4848 10.6152
3 25.3 3.2308 28.3 91.4318 10.4381
4 26.0 3.2581 32.3 105.2365 10.6152
5 26.0 3.2581 31.0 101.0010 10.6152
6 24.0 3.1781 25.5 81.0404 10.1000
7 17.5 2.8622 22.5 64.3995 8.1922
8 24.7 3.2068 28.2 90.4319 10.2836
9 23.9 3.1739 26.4 83.7904 10.0735
10 22.0 3.0910 34.9 107.8774 9.5545
11 32.1 3.4689 37.0 128.3477 12.0330
12 34.0 3.5264 42.3 149.1651 12.4352
13 29.0 3.3673 36.9 124.2532 11.3387
14 13.9 2.6319 16.3 42.8998 6.9268
15 18.0 2.8904 21.7 62.7211 8.3542
TOTAL 47.7341 447.3 1443.7075 152.6791

PASO 3: OBTENCIÓN DE COEFICIENTES

n( xy )  ( x )( y )
b (6-6)
n( x ²)  ( x )²

15(1443.7075)  ( 47.7341)(447.3)
b
15(152.6791)  ( 47.7341)²

47
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

b = 26.117176
a  y b x (6-7)

447.3  47.7341 
a  26.117176 
15  15 

a = -53.291907

PASO 4: OBTENCIÓN DE ESTADÍSTICOS

Para un DAP de 28 cm, la altura del árbol es:


H = -53.291907 + 26.117176 Ln (28)
H = 33.7359

Para un DAP de 26 cm, la altura del árbol es:


H = -53.291907 + 26.117176 Ln (26)
H = 31.8004

Repetir los cálculos, hasta estimar las alturas de todos los árboles tipo que se utilizaron en la
regresión. Luego obtener las sumatorias tal y como se ilustra en el cuadro siguiente:

DAP Altura Altura


No. XY X² Y² (X-Y)²
(cms) real (X) estimada (Y)
1 28.0 35.0 33.7359 1180.7553 1225.0000 1138.1086 1.5980
2 26.0 29.0 31.8004 922.2109 841.0000 1011.2638 7.8421
3 25.3 28.3 31.0876 879.7785 800.8900 966.4377 7.7706
4 26.0 32.3 31.8004 1027.1521 1043.2900 1011.2638 0.2496
5 26.0 31.0 31.8004 985.8116 961.0000 1011.2638 0.6406
6 24.0 25.5 29.7099 757.6021 650.2500 882.6773 17.7231
7 17.5 22.5 21.4607 482.8657 506.2500 460.5615 1.0801
8 24.7 28.2 30.4607 858.9928 795.2400 927.8566 5.1109
9 23.9 26.4 29.6008 781.4621 696.9600 876.2095 10.2454
10 22.0 34.9 27.4374 957.5650 1218.0100 752.8106 55.6905
11 32.1 37.0 37.3048 1380.2782 1369.0000 1391.6494 0.0929
12 34.0 42.3 38.8067 1641.5222 1789.2900 1505.9578 12.2033
13 29.0 36.9 34.6524 1278.6718 1361.6100 1200.7855 5.0519
14 13.9 16.3 15.4456 251.7632 265.6900 238.5665 0.7300
15 18.0 21.7 22.1964 481.6628 470.8900 492.6820 0.2465
TOTAL 447.3 447.3000 13868.0943 13994.3700 13868.0943 126.2757

Coeficiente de determinación:

48
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

n (  XY )  (  X )(  Y )
r² (6-8)
 n (  X ²)  (  X )²   n (  Y ²)  (  Y )² 
15 ( 13868.0943 )  ( 447.3 )( 447.3000 )
r²
 15 ( 13994.3700 )  ( 447.3 )²   15 ( 13868.0943 )  ( 447.3000 )² 

r² = 0.90

Desviación estándar:

S 
 ( X  Y )² (6-9)
n 1

126.2757
S 
15  1

S = 3.00 mts

Cuadrado medio del error:

CMe 
 ( X  Y )² (6-10)
n2

126.2757
CMe 
15  2

CMe = 9.71 mts²

Los estadísticos que se obtuvieron sirven para establecer comparaciones entre distintos modelos
matemáticos para determinar el mejor modelo. El modelo matemático seleccionado es utilizado
para hacer los cálculos de volúmenes. La selección del mejor modelo matemático se hace así:

Para el coeficiente de determinación (r²), el mejor modelo matemático es el que tiene valores
cercanos a 1.0. En general, valores mayores de 0.7 se consideran aceptables.
Para la desviación estándar (S) y el cuadrado medio del error (CMe), el mejor modelo
matemático es el que tiene los valores más bajos.
6.3. PROCESAMIENTO DE DATOS POR PARCELA

6.3.1. CÁLCULO DEL VOLUMEN POR PARCELA

49
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Ejemplo 6.2. En una parcela de 600 m² se midió el DAP de 12 árboles presentes, 8 de Quercus
tristis y 4 de Pinus oocarpa. Los datos obtenidos corresponden a los siguientes:

Árbol No. Especie DAP (cms)


1 Quercus tristis 15.4
2 Quercus tristis 17.4
3 Quercus tristis 21.4
4 Quercus tristis 23.4
5 Quercus tristis 27.9
6 Quercus tristis 23.6
7 Pinus oocarpa 22.8
8 Quercus tristis 31.4
9 Quercus tristis 34.5
10 Pinus oocarpa 17.7
11 Pinus oocarpa 21.6
12 Pinus oocarpa 16.5

Utilizando la información anterior, y las fórmulas siguientes, determinar el volumen por


hectárea en esta parcela.

Especie Fórmulas
H = -11.661854 + 8.816598 Ln DAP
Pinus oocarpa
V = 0.0268287659 + 0.0000287215 DAP² H

H = -53.291907 + 26.117176 Ln DAP


Quercus tristis
V = -0.07851313 + 0.0000465508 DAP² H

PASO 1: OBTENCIÓN DE ALTURAS Y VOLUMEN

Para el árbol No. 1 (Quercus tristis), que tiene un DAP de 15.4 cms, la altura es:
H = -53.291907 + 26.117176 Ln DAP
H = -53.291907 + 26.117176 Ln (15.4)
H = 18.12 mts

Para el mismo árbol, el volumen es:


V = -0.07851313 + 0.0000465508 DAP² H
V = -0.07851313 + 0.0000465508 (15.4)² (18.12)
V = 0.1216 m³

Estos dos cálculos se repiten para todos los árboles de la parcela, teniendo el cuidado de utilizar
la fórmula correcta para cada especie. El resumen de los cálculos se presenta a continuación:
50
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Árbol No. Especie DAP (cms) Altura (m) Volumen (m³)
1 Quercus tristis 15.4 18.12 0.1216
2 Quercus tristis 17.4 21.31 0.2218
3 Quercus tristis 21.4 26.72 0.4910
4 Quercus tristis 23.4 29.05 0.6619
5 Quercus tristis 27.9 33.64 1.1405
6 Quercus tristis 23.6 29.27 0.6804
7 Pinus oocarpa 22.8 15.91 0.2974
8 Quercus tristis 31.4 36.73 1.6072
9 Quercus tristis 34.5 39.19 2.0928
10 Pinus oocarpa 17.7 13.67 0.2882
11 Pinus oocarpa 21.6 15.43 0.4776
12 Pinus oocarpa 16.5 13.05 0.2557
TOTAL 8.3361

PASO 2: OBTENCION DEL VOLUMEN POR HECTAREA

El volumen por hectárea en una parcela, se puede estimar a través de la fórmula siguiente:

Vp  10000
Vhap  (6-11)
Tp

Donde:
Vhap = volumen por hectárea de la parcela
Vp = sumatoria de volumen de los árboles de la parcela (m³)
Tp = tamaño de la parcela (m²)

En nuestro ejemplo, el volumen por hectárea de la parcela es igual a:

8.3361  10000
Vhap 
600

Vhap = 138.94 m³/ha


6.3.2. CÁLCULO DE VALORES ESTADÍSTICOS DESCRIPTIVOS

Para determinar los estadísticos, parámetros y precisión del inventario forestal se necesita
conocer el volumen por hectárea de todas las parcelas inventariadas. Asimismo, debemos
conocer el área del estrato o bosque. Para ilustrar los cálculos se utilizará el ejemplo 6.3.

Ejemplo 6.3. En un bosque de 80.6 hectáreas de Pinus pseudostrobus se realizó un inventario


forestal, para lo cual se establecieron 8 parcelas de 500 m².

51
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Con los datos de volumen de estas parcelas, determinar la media aritmética, la desviación
estándar, el coeficiente de variación, el error estándar, los límites de confianza, el error de
muestreo absoluto y relativo, y el cálculo del número de parcelas necesarias para tener un error
de 15 por ciento.

Volumen en m³/ha (Volumen)²


No. de parcela
(X) (X)²
1 86.34 7454.60
2 92.36 8530.37
3 110.41 12190.37
4 127.77 16325.17
5 84.98 7221.60
6 89.74 8053.27
7 90.66 8219.24
8 146.43 21441.74
TOTAL 828.69 89436.35

MEDIA ARITMÉTICA

X 
(X )
n

828.69
X 
8
_
X = 103.59 m³/ha

Este valor nos indica que en promedio en las 8 parcelas inventariadas existe un volumen de
madera de 103.59 m³/ha.

DESVIACIÓN ESTÁNDAR

 ( X ²)  n
( X )²
S
n 1

( 828.69 )²
89436.35 
8
S 
8 1

S = 22.66 m³/ha

52
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Este valor indica que el promedio de las desviaciones de los datos muestreados es de 22.66
m³/ha, con respecto a la media muestral (103.59 m³/ha).

COEFICIENTE DE VARIACIÓN

S 
CV     100
X

 22.66 
CV     100
 103.59 

CV = 21.88%

Este resultado indica que la desviación promedio de los datos muestreados es de 21.88% con
respecto al promedio general (103.59 m³/ha).

ERROR ESTÁNDAR

 S   n 
Sx      1  
 n  N

 22.66   8  80.6 has


Sx   
  1 
 N  N = 1612
 1612 0.05 has
 8   

Sx = 7.99 m³/ha

Este valor indica que el promedio de las desviaciones de los datos muestreados es de 7.99
m³/ha, con respecto a la media poblacional.
ERROR DE MUESTREO

Em  ( Sx)  (t )

Em = 7.99  2.365

Em = 18.90 m³/ha

El valor de “t” depende del nivel de confianza requerido y de los grados de libertad (n-1). Para
siete grados de libertad (nuestro ejemplo) y un nivel de confianza del 95%, el valor t es 2.365.

ERROR DE MUESTREO EN PORCENTAJE

53
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
 Em 
Em%    100
 X 

 18.90 
Em%     100
 103.59 

Em% = 18.25%

Se puede interpretar este resultado afirmando, con un 95% de certeza, que el valor de la media
poblacional esta en un rango de más o menos 18.25% con respecto de la media muestral.

LIMITES DE CONFIANZA

LS  X  Em

LS = 103.59 + 18.90

LS = 122.49 m³/ha

LI  X  Em

LI = 103.59 – 18.90

LI = 84.69 m³/ha

Se puede decir, con una probabilidad del 95% que la media real de la población no es menor a
84.69 m³/ha ni mayor a 122.49 m³/ha.
CALCULO DEL NÚMERO DE PARCELAS

CV ²  t ²
n

( 21.88)²  ( 2.365)²
n
(15)²

n = 12 parcelas

Como el valor “t de Student” varía de acuerdo al número de parcelas, y el cálculo anterior se


basó en 8 parcelas, se debe calcular nuevamente el valor de “n” usando ahora un valor de “t de
Student” para 12 parcelas. Entonces, tenemos que el número de parcelas es igual a:

54
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
(21.88)²  ( 2.201)²
n
(15)²

n = 10 parcelas

Se repite el cálculo ahora con un valor “t de Student” para 10 parcelas. Entonces, tenemos que
el número de parcelas es igual a:

( 21.88)²  ( 2.262)²
n
(15)²

n = 11 parcelas

Ahora empleamos un valor “t de Student” para 11 parcelas. Entonces, tenemos que el número
de parcelas es igual a:

( 21.88)²  ( 2.228)²
n
(15)²

n = 11 parcelas

Hasta aquí termina el cálculo, debido a que ya se dio la estabilización de “n”. Por lo tanto, se
concluye que para obtener la precisión requerida se deben establecer 11 parcelas; como ya se
levantaron 8 parcelas en el pre-muestreo solamente nos hacen falta 3 parcelas, las que deberán
distribuirse en el bosque.

6.3. PROCESAMIENTO DE DATOS POR ESTRATO

6.3.1. cálculo deL NÚMERO DE árboles POR HECTÁREA

El análisis del número de árboles por hectárea, por especie y por clase diamétrica proporciona
información vital para determinar la factibilidad de realizar un aprovechamiento, la riqueza
futura del rodal, y una idea sobre a cuál grupo ecológico pertenece una especie de interés.

El número de árboles por hectárea se define como la suma de todos los árboles existentes en un
área definida (1 hectárea), y se obtiene a través de la fórmula siguiente:

n  10000
Nha  (6-12)
Np  Tp

Donde:

55
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Nha = número de árboles por hectárea
n = número de árboles (en cada clase diamétrica)
Np = número de parcelas
Tp = tamaño de la parcela (m²)

Ejemplo 6.4. En un bosque mixto de 6.2 hectáreas se realizó un inventario forestal, para
lo cual se establecieron 3 parcelas de 500 m². Los datos de estas parcelas son los
siguientes:

PARCELA 1 PARCELA 2 PARCELA 3


DAP DAP DAP
ESPECIE ESPECIE ESPECIE
(cms) (cms) (cms)
Alnus arguta 15.4 Alnus arguta 13.8 Alnus arguta 18.9
Alnus arguta 17.4 Alnus arguta 18.4 Alnus arguta 17.7
Alnus arguta 21.4 Pinus oocarpa 19.5 Pinus oocarpa 17.3
Alnus arguta 23.4 Alnus arguta 21.4 Pinus oocarpa 18.2
Alnus arguta 22.9 Alnus arguta 23.4 Alnus arguta 25.8
Alnus arguta 23.6 Alnus arguta 17.1 Alnus arguta 22.9
Pinus oocarpa 22.8 Pinus oocarpa 20.1 Alnus arguta 19.8
Alnus arguta 21.3 Pinus oocarpa 27.6 Alnus arguta 14.2
Alnus arguta 34.5 Alnus arguta 26.4 Alnus arguta 15.8
Pinus oocarpa 17.7 Pinus oocarpa 22.5 Pinus oocarpa 19.7
Pinus oocarpa 21.6 Pinus oocarpa 21.8 Alnus arguta 17.9
Pinus oocarpa 16.5 Pinus oocarpa 14.3 Alnus arguta 16.5
Pinus oocarpa 24.2

Con estos datos, calcular el número de árboles por clase diamétrica, especie y hectárea.

PASO 1: AGRUPACION DE LOS ÁRBOLES EN CLASES DIAMÉTRICAS

Los datos de las parcelas se pueden agrupar por especie en diferentes categorías de diámetro,
las cuales pueden tener diferente amplitud, por ejemplo: 5, 10, 15 ó 20 cms; lo más común es
utilizar amplitudes de 5 y 10 cms.

Los datos de nuestro ejemplo se agruparon en amplitudes de 5 cms, tal y como se observa a
continuación:

Cuadro 1. Frecuencias por clase díamétrica y por especie del bosque mixto.
Clases diamétricas (cms) Alnus arguta Pinus oocarpa
56
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
10-14.9 2 1
15-19.9 10 6
20-24.9 8 6
25-29.9 2 1
30-34.9 1 0
Total por especie 23 14

Los datos de este cuadro sirven de base para hacer los cálculos por hectárea del número de
árboles, área basal y volumen.

PASO 2: ESTIMACION DEL NÚMERO DE ÁRBOLES POR HECTÁREA

Empleando los datos del ejemplo 6.4 (3 parcelas de 500 m²) y del cuadro 1, calcular el número
de árboles por hectárea en la clase diamétrica de 10-14.9 cms para la especie de Alnus arguta.

n  10000
Nha 
Np  Tp

2  10000
Nha 
3  500

Nha = 13 árboles por hectárea

Al aplicar la fórmula en cada dato del cuadro 1, se obtiene por cada clase diamétrica el número
de árboles por hectárea de este bosque, lo cual se observa en el cuadro 2.

Cuadro 2. Número de árboles por hectárea del bosque mixto.


Clases diamétricas Especies Total por clase
% del total
(cms) Alnus arguta Pinus oocarpa diamétrica
10-14.9 13 7 20 8.1
15-19.9 67 40 107 43.2
20-24.9 53 40 93 37.8
25-29.9 13 7 20 8.1
30-34.9 7 0 7 2.7
Total por especie 153 93 247 100.0
% del total 62.2 37.8 100.0
6.3.2. cálculo del área basal por HECTÁREA

Hay una correlación lineal relativamente alta entre el diámetro de la copa y el del fuste, según
investigaciones, en los árboles que están en el dosel superior o mediano la relación entre copa y
DAP es aproximadamente 20:1. Dicha relación permite usar el parámetro del área basal como
un indicador del nivel de competencia en el dosel.
57
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Examinar la distribución diamétrica del área basal es una forma rápida de proporcionar
información sobre la necesidad de realizar un tratamiento para reducir la competencia en el
bosque entre los árboles comerciales y no comerciales.

El área basal en general indica la calidad del sitio, entre mayor sea ésta, mejor será la calidad de
sitio. El área basal sirve también de indicador de la densidad óptima para la regeneración
natural del bosque. El pinabete (Abies guatemalensis) o los encinos (Quercus sp.) se regeneran
bien bajo el dosel de otros árboles, mientras que los pinos necesitan de manera general bastante
luz para regenerarse (área basal inferior a 15 m²/ha).

En los bosques naturales del Altiplano de Guatemala, el área basal normal óptima se encuentra
entre 15 a 20 m²/ha para el aliso (Alnus sp.), de 20 a 25 m²/ha para el pino colorado (Pinus
hartwegii), de 25 a 30 m²/ha para el pino blanco (Pinus ayacahuite) y de 25 a 35 m²/ha para el
ciprés común (Cupressus lusitanica). Para los bosques de Petén, a partir de 10 cm de DAP, el
área basal varía de 18 a 35 m²/ha. (Fundap, 1993; Stanley, 1997)

El área basal de un árbol es la superficie de la sección de su fuste a 1.3 metros sobre el nivel del
suelo. El área basal de un bosque es la suma de todas las áreas basales de los árboles contados,
inferida a la hectárea. El área basal por hectárea se obtiene a través de la fórmula siguiente:

AB  n  10000
ABha  (6-13)
Np  Tp

AB  0.7854  DAP ² (6-14)

Donde:
ABha = área basal por hectárea (m²)
AB = área basal individual (m²)
n = número de árboles (en cada clase diamétrica)
Np = número de parcelas
Tp = tamaño de la parcela (m²)
DAP = diámetro a la altura del pecho (m)

Ejemplo 6.5. Utilizando los datos del ejemplo 6.4, calcular el área basal por clase diamétrica,
especie y hectárea de este bosque.

PASO 1: AGRUPACION DE LOS ÁRBOLES EN CLASES DIAMETRICAS

Como estamos utilizando los datos del ejemplo 6.4, este paso ya fue realizado (ver cuadro 1).

PASO 2: ESTIMACION DEL ÁREA BASAL INDIVIDUAL


58
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Empleando los datos del cuadro 1, calcular el área basal individual en la clase diamétrica de 10-
14.9 cms.

AB  0.7854  DAP ²
AB  0.7854  (12.5 / 100)² DAP = (10+14.9)/2 DAP = 12.5
AB = 0.0123 m²

Este procedimiento se utiliza para estimar el área basal individual en cada clase diamétrica.

PASO 3: ESTIMACION DEL ÁREA BASAL POR HECTÁREA

Empleando los datos del ejemplo 6.4 (3 parcelas de 500 m²) y del cuadro 1, calcular el área
basal por hectárea en la clase diamétrica de 10-14.9 cms para Alnus arguta.

AB  n  10000
ABha 
Np  Tp

0.0123  2  10000
ABha 
3  500

ABha = 0.1636 m²/ha

Al aplicar la fórmula en cada una de los datos del cuadro 1, se obtiene por cada clase diamétrica
el área basal por hectárea, lo cual se observa en el cuadro 3.

Cuadro 3. Área basal del bosque mixto (m²/ha).


Clases diamétricas Especies Total por clase
% del total
(cms) Alnus arguta Pinus oocarpa diamétrica
10-14.9 0.1636 0.0818 0.2454 3.0
15-19.9 1.6035 0.9621 2.5656 31.0
20-24.9 2.1206 1.5904 3.7110 44.9
25-29.9 0.7919 0.3960 1.1879 14.4
30-34.9 0.5531 0.0000 0.5531 6.7
Total por especie 5.2327 3.0303 8.2631 100.0
% del total 63.3 36.7 100.0

6.3.3. Cálculo del volumen por HECTÁREA

La medida de volumen es obviamente el más importante resultado del inventario forestal, pero
también es importante reconocer que está más sujeto a los errores de medición.

Los resultados de volumen deben servir para decidir sobre el orden cronológico de áreas de
aprovechamiento anual (AAA) y para dar una idea del volumen aprovechable en el presente.
59
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

El volumen por hectárea es la suma de los volúmenes de los árboles contados en una hectárea, y
se estima a través de la fórmula siguiente:

V  n  10000
Vha  (6-15)
Np  Tp

Donde:
Vha = volumen por hectárea (m³)
V = volumen individual (m³)
n = número de árboles (en cada clase diamétrica)
Np = número de parcelas
Tp = tamaño de la parcela (m²)

Ejemplo 6.6. Utilizando los datos del ejemplo 6.4, calcular el volumen por clase diamétrica,
especie y hectárea de este bosque. Para estimar la altura y volumen, utilizar las fórmulas
siguientes:
Especie Fórmulas de altura Fórmulas de volumen
Ln H = 0.641798 + 0.623055 × Ln V = 0.0268288 + 0.0000287215
Pinus oocarpa
DAP DAP² H
H = 13.84462 + -57.31105 × Vc = 0.1125761 + 0.00004148
Alnus arguta
1/DAP DAP² H
V = volumen sin corteza (m³); Vc = volumen con corteza (m³)
H = altura (m) DAP = diámetro a la altura del pecho (cms)
Empleando los datos del ejemplo 6.4 (3 parcelas de 500 m²) y del cuadro 1, calcular el volumen
por hectárea en la clase diamétrica de 10-14.9 cm para Alnus arguta.

PASO 1: AGRUPACION DE LOS ÁRBOLES EN CLASES DIAMETRICAS

Como estamos utilizando los datos del ejemplo 6.4, este paso ya fue realizado (ver cuadro 1).

PASO 2: ESTIMACION DE LA ALTURA

H = 13.84462 + -57.31105 × 1/DAP


H = 13.84462 + -57.31105 × 1/12.5 DAP = (10+14.9)/2 = 12.5
H = 9.26 m
PASO 3: ESTIMACION DEL VOLUMEN INDIVIDUAL

Vc = 0.1125761 + 0.00004148 DAP² H


Vc = 0.1125761 + 0.00004148 (12.5)² (9.26)
Vc = 0.1726 m³

PASO 4: ESTIMACION DEL VOLUMEN POR HECTAREA


60
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

0.1726  2  10000
Vha 
3  500

Vha = 2.3012 m³/ha

Al aplicar las fórmulas en cada dato del cuadro 1, se obtiene por cada clase diamétrica el
volumen por hectárea de este bosque, lo cual se observa en el cuadro 4.

Cuadro 4. Volumen del bosque mixto (m³/ha).


Clases diamétricas Especies Total por clase
% del total
(cms) Alnus arguta Pinus oocarpa diamétrica
10-14.9 2.3012 0.4531 2.7543 4.3
15-19.9 16.4564 5.0501 21.5065 33.2
20-24.9 18.6568 8.7617 27.4185 42.4
25-29.9 6.4200 2.3480 8.7680 13.5
30-34.9 4.2793 0.0000 4.2793 6.6
Total por especie 48.1136 16.6130 64.7266 100.0
% del total 74.3 25.7 100.0

6.3.4. DETERMINACIóN DE LA ESTRUCTURA HORIZONTAL DEL BOSQUE

El conocimiento de la estructura del bosque es fundamental para prescribir las intervenciones


de manejo y más importante aún para determinar el rendimiento de los bosques por tipo de
producto. El conocimiento del rango y distribución díamétrica permite una evaluación física y
económica mucho mejor que utilizando valores promedios como el diámetro medio.

La estructura horizontal de un bosque se puede describir mediante la distribución del número de


árboles por clase diamétrica. Así se ha definido dos estructuras principales: las coetáneas o
regulares y las discetáneas o irregulares.

61
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Una estructura COETÁNEA corresponde a un bosque en el cual la mayor parte de los
individuos, de una o varias especies, tienen una misma clase de edad o tamaño. Esta estructura
se expresa gráficamente con una curva en forma de campana. Las diferencias que se observan
en el tamaño de los árboles se deben a variaciones
genéticas y a condiciones de crecimiento diferentes.

Los bosques secundarios jóvenes corresponden con


frecuencia a estructuras más o menos coetáneas.
Las especies que presentan esta estructura, por lo
general, corresponden a especies exigentes de luz:
heliófitas efímeras o durables. Generalmente, en el
manejo de estos bosques se utilizan sistemas
silviculturales monocíclicos.

En una estructura DISCETÁNEA, los individuos del bosque se encuentran distribuidos en


varias clases de tamaño; lo que se representa mediante una distribución del tipo jota invertida.
También es común encontrar bosques cuya curva de distribución es una J invertida incompleta;
esto significa que algunas clases diamétricas se encuentran subrepresentadas (tienen pocos
individuos) o sobrerepresentadas.

Los bosques primarios intervenidos y no intervenidos,


así como los secundarios maduros, presentan
estructuras discetáneas, aunque en muchos casos de
forma incompleta. En el manejo de estos bosques, se
utilizan comúnmente sistemas silviculturales
policíclicos.

Una especie que presenta una estructura de J invertida


indica que los individuos infantiles y jóvenes se encuentran bajo la sombra de árboles de mayor
tamaño y edad, y que pueden sobrevivir bajo condiciones de menor iluminación: probablemente
son esciófitos o esciófitos parciales. Sin embargo, en un bosque discetáneo, la distribución
diamétrica individual de muchas especies puede ser coetánea. (Catie, 2001; Prodan, 1997)

62
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Ejemplo 6.7. Utilizando los datos del ejemplo 6.4, graficar la estructura horizontal que
presenta este bosque.
Para graficar la estructura horizontal del bosque, se utilizarán los datos del cuadro 2, colocando
en el eje X, las clases diamétricas, y en el eje Y, el número de árboles por especie (figura 1).

Figura 1. Distribución diamétrica de los árboles del bosque mixto.

6.3.5. cálculo de incrementos

La estimación del incremento del volumen es una aproximación, pero de vital importancia para
el manejo, pues de su conocimiento dependen las decisiones que se tomen en relación a la corta
anual.

De entre los métodos para proyectar el volumen, uno de los más usados es el Método de
Reynolds. Este método proyecta la tabla de rodal y se basa en el supuesto que los árboles
dentro de cada clase diamétrica están distribuidos al azar.

En cada árbol donde se obtengan muestras con el Barreno de Pressler, el incremento periódico
anual diamétrico se obtiene a través de la fórmula siguiente:

2 L
IPAd   10 (6-16)
Nac
Donde:
IPAd = incremento periódico anual diamétrico (cm/año)
L = largo de los 5 ó 10 últimos anillos de crecimiento (mm)
Nac = número de anillos de crecimiento (5 ó 10)
63
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Existe una relación entre el incremento periódico anual diamétrico y el DAP. La relación entre
el incremento periódico anual diamétrico y el DAP se puede calcular por medio de un análisis
de regresión, o también se pueden usar promedios de incrementos por clases diamétricas.

Ejemplo 6.8. Para ilustrar el Método de Reynolds, se utilizarán los datos de un inventario
forestal realizado en un bosque de Pinus tecunumanii, en donde se extrajeron tarugos de madera
en una muestra de 30 árboles tipo. Con los datos obtenidos en este inventario se estimará el
incremento en volumen de este bosque, a partir de los datos del cuadro siguiente.

Cuadro 5. Valores dasométricos de un bosque de Pinus tecunumanii.


Clases diamétricas Volumen individual No. de árboles por
IPAd (cm/año)
(cm) (m³) hectárea (actual)
10 – 14.9 0.0787 56 2.15
15 – 19.9 0.1903 42 2.28
20 – 24.9 0.3679 37 2.41
25 – 29.9 0.6228 27 2.54
30 – 34.9 0.9653 14 2.67
35 – 39.9 1.4050 11 2.80
40 – 44.9 1.9511 5 2.93
45 – 49.9 2.6120 2 3.06
50 – 54.9 3.3962 0
TOTAL 194

PASO 1. CALCULO DE LA TASA DE CRECIMIENTO

La tasa de crecimiento se calcula dividiendo el incremento periódico anual diamétrico entre el


intervalo de la clase así:

IPAd
M  (6-17)
C

Donde:
M = tasa de crecimiento
IPAd = incremento periódico anual diamétrico (cm/año)
C = intervalo de la clase diamétrica (cm)

Utilizando los datos del cuadro 5 y la fórmula 6-17, tenemos que la tasa de crecimiento es:
64
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Clases diamétricas
IPAd (cm/año) M
(cm)
10 – 14.9 2.15 0.430
15 – 19.9 2.28 0.456
20 – 24.9 2.41 0.482
25 – 29.9 2.54 0.508
30 – 34.9 2.67 0.534
35 – 39.9 2.80 0.560
40 – 44.9 2.93 0.586
45 – 49.9 3.06 0.612
50 – 54.9

PASO 2. CALCULO DE LOS MOVIMIENTOS DE CLASE

Debido al crecimiento de los árboles una parte de ellos pasarán a la clase siguiente y el resto
permanecerá en la misma clase. La razón de crecimiento indica el movimiento de árboles de
una clase a otra. El movimiento de clases se obtiene a través de las fórmulas siguientes:

MC1  Nha  M (6-18)

MC 0  Nha  MC1 (6-19)

Donde:
MC1 = número de árboles que se moverán una clase diamétrica
MC0 = número de árboles que permanecerán en la misma clase diamétrica
Nha = número de árboles por hectárea (actual)
M = tasa de crecimiento

Utilizando los datos del cuadro 5, del paso 1, y las fórmulas 6-18 y 6-19, tenemos que los
movimientos de clase corresponden a los siguientes:

Clases diamétricas No. de árboles por Movimientos de clase


M
(cm) hectárea (actual) MC1 MC0
10 – 14.9 56 0.430 24.08 31.92
15 – 19.9 42 0.456 19.15 22.85
20 – 24.9 37 0.482 17.83 19.17
25 – 29.9 27 0.508 13.72 13.28
30 – 34.9 14 0.534 7.48 6.52
35 – 39.9 11 0.560 6.16 4.84
40 – 44.9 5 0.586 2.93 2.07
45 – 49.9 2 0.612 1.22 0.78
50 – 54.9

PASO 3. CALCULO DEL NÚMERO DE ÁRBOLES POR HECTÁREA EN EL FUTURO


65
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

El número de árboles por hectárea que “teóricamente” estarán en el futuro se obtiene a través de
la fórmula siguiente:

Nhaf  acumular ( MC1  MC 0) (6-20)

Donde:
Nhaf = número de árboles por hectárea en el futuro
MC1 = número de árboles que se moverán una clase diamétrica
MC0 = número de árboles que permanecerán en la misma clase diamétrica

Utilizando los datos del paso 2 y la fórmula 6-20, tenemos que el número de árboles por
hectárea en el futuro será igual a:

Clases diamétricas Movimientos de clase No. de árboles por


(cm) MC1 MC0 hectárea en el futuro
10 – 14.9 24.08 31.92 31.92
15 – 19.9 19.15 22.85 46.93
20 – 24.9 17.83 19.17 38.32
25 – 29.9 13.72 13.28 31.12
30 – 34.9 7.48 6.52 20.24
35 – 39.9 6.16 4.84 12.32
40 – 44.9 2.93 2.07 8.23
45 – 49.9 1.22 0.78 3.71
50 – 54.9 1.22
TOTAL 194.00

PASO 4. CALCULO DE VOLUMENES POR HECTAREA

Los volúmenes por hectárea en el presente y en el futuro se estiman con las fórmulas siguientes:

VA  Vi  Nha (6-21)

VF  Vi  Nhaf (6-22)

Donde:
VA = volumen actual (m³/ha)
VF = volumen futuro (m³/ha)
Vi = volumen individual (m³)
Nha = número de árboles por hectárea (actual)
Nhaf = número de árboles por hectárea en el futuro

Utilizando los datos del cuadro 5, del paso 3, y las fórmulas 6-21 y 6-22, tenemos que el
volumen actual y futuro por hectárea es igual a:
66
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Clases Volumen No. de árboles No. de árboles Volumen Volumen


diamétricas individual por hectárea por hectárea actual futuro
(cm) (m³) (actual) (futuro) (m³/ha) (m³/ha)
10 – 14.9 0.0787 56 31.92 4.407 2.512
15 – 19.9 0.1903 42 46.93 7.993 8.930
20 – 24.9 0.3679 37 38.32 13.612 14.097
25 – 29.9 0.6228 27 31.12 16.816 19.380
30 – 34.9 0.9653 14 20.24 13.514 19.538
35 – 39.9 1.4050 11 12.32 15.455 17.304
40 – 44.9 1.9511 5 8.23 9.756 16.058
45 – 49.9 2.6120 2 3.71 5.224 9.680
50 – 54.9 3.3962 0 1.22 0.000 4.157
TOTAL 194 194.00 86.776 111.656

PASO 5. CALCULO DE INCREMENTOS EN VOLUMEN DEL BOSQUE

Los incrementos en volumen del bosque se estiman a través de la fórmula siguiente:

IPAv  VF   VA (6-23)

Donde:
IPAv = incremento periódico anual volumétrico (m³/ha/año)

Utilizando los datos del paso 4 y la fórmula 6-23, el incremento en volumen del bosque es igual
a:

IPAv  111 .656  86.776

IPAv = 24.880 m³/ha/año

6.3.6. cálculo del estado físico DEL BOSQUE

67
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

6.3.7. cálculo del estado fITOSANITARIO DEL BOSQUE

6.3.8. cálculo de la abundancia de REGENERACIÓN natural

6.4. PROCESAMIENTO DE DATOS PARA EL BOSQUE

6.4.1. CALCULO DE VALORES ESTADISTICOS ESTRATIFICADOS

Parcela de 1000 m²

Estrato Aj Xj Sj n Nj Pj (Xj) x (Nj) (Sj) x (Pj) (Sj)² x (Pj)


A 9.4 112.2 44.0 9 94.0 0.0399 10546.80 1.76 77.42
B 18.3 42.9 8.2 8 183.2 0.0778 7861.11 0.64 5.25
C 17.6 29.7 3.8 8 175.6 0.0748 5210.05 0.29 1.10
D 190.0 96.0 43.1 36 1900.0 0.8075 182438.00 34.78 1498.02
Total 235.3 61 2352.8 206055.96 37.47 1581.79

Aj
Nj 
Tp

Aj
Pj 
At

Donde:
Nj = tamaño del estrato j, expresado en número de parcelas
Aj = área del estrato j (has)
Tp = área de la parcela (has)
Pj = proporción de cada estrato
At = área total del bosque

68
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
MEDIA ESTRATIFICADA:

Xe 
  ( Xj)  ( Nj )
 Nj
206055.96
Xe 
2352.8
__
Xe = 87.6 m³/ha

DESVIACION ESTÁNDAR ESTRATIFICADA:

Se 
  (Sj )  ( Pj )  100
Xe

37.47
Se   100
87.6

Se = 42.8%

ERROR ESTÁNDAR ESTRATIFICADO:

Sxe 
 (Sj )  ( Pj )²   (Sj )²  ( Pj)
n N

Sxe 
 37.47 ²  1581.79
61 2353

Sxe = 4.7 m³/ha

NUMERO DE PARCELAS:

6.4.2. ELABORACION DE CUADROS RESUMEN

ANEXO 1. INTRODUCCION AL MANEJO DE ARCVIEW

69
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

El software ArcView es un sistema que provee el análisis y las herramientas de escritorio


necesarias para manejar la información geográfica de una manera fácil y poderosa. Está
compuesto por un GUI (Graphical User Interface) que le permite cargar datos espaciales y
tabulares, y desplegarlos como mapas, tablas y diagramas. A continuación se explican
brevemente los procedimientos para elaborar mapas en este programa.

1. DOCUMENTOS DE ARCVIEW

Vistas. Cuando se trabaja con ArcView, los datos geográficos se organizan en mapas
interactivos llamados Vistas. Una vista es en realidad una colección de temas, y un tema es una
colección de datos geográficos con sus atributos.

Tablas. Una tabla de ArcView es un documento cuyo contenido de diversas fuentes se


encuentra en formato tabular. Estos datos en
forma de tablas pueden incluir casi cualquier
conjunto de datos que contengan o no
información geográfica. ArcView es compatible
principalmente con el formato dBASE IV (ve en
Excel).

Gráficos. Son las representaciones gráficas de los


datos tabulares que permiten visualizar los datos
haciendo referencia a las tablas en ArcView.
Cualquier cambio hecho en la tabla afecta
automáticamente el “Chart”. ArcView permite
escoger seis tipos de gráficos (áreas, barras y
columnas, líneas, pastel y datos dispersos).

Mapas. Permite organizar sobre una ventana


diversos elementos gráficos de la manera que lo
desee, es decir que en la misma ventana se pueden
incluir gráficos, barras de escala, símbolos del
norte, agregar texto, importar otros gráficos,
mover, redimensionar y cambiar la disposición de
los elementos, imprimir y exportar a otros
formatos.

Scripts. Es un componente de ArcView, que


contiene códigos de Avenue (lenguaje de
programación). El objetivo de hacer programación en Avenue es automatizar tareas, añadir
nuevas capacidades a ArcView, y construir aplicaciones enteras.
2. BARRAS DE ARCVIEW

70
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Barra de Menús. Provee el acceso directo a ArcView operando a través de menús desplegables
que se pueden utilizar desde el ratón o con teclas de método abreviado (ejemplo Ctrl + P para
activar la paleta de colores).

Barra de Botones. Aparece debajo de la Barra de Menús, brinda acceso rápido a operaciones
comúnmente utilizadas.

Barra de Herramientas. Contiene las herramientas para operaciones que requieren entrada
desde el ratón (cuando se hace click a una de estas herramientas, el cursor cambia reflejando la
herramienta escogida).

Barra de
MenúsBarra de
BotonesBarra de
Herramientas

3. ARCHIVOS DE ARCVIEW

Proyectos. Un proyecto es una colección de documentos asociados que trabajan durante una
sección en ArcView, cada proyecto contiene cinco tipos de documentos que son: Vistas, Tablas,
Gráficos, Mapas, Scripts. Es requisito indispensable que todos los archivos de un proyecto se
guarden en una misma carpeta.

Vistas. Un proyecto puede contener varias vistas que desplieguen diferentes temas (integrados
para desplegarlos) de una misma área geográfica o de diferentes áreas.

Temas. Los temas son representados por objetos geográficos, los cuales poseen tres formas
básicas (puntos, líneas y polígonos).

Los proyectos son almacenados en un archivo en formato ASCII cuya extensión es “.apr”. Los
temas son almacenados en ArcView con una extensión “.shp”, dicha extensión utiliza varios
archivos relacionados que tienen las extensiones siguientes: dbf, shx, sbn, sbx.

4. PASOS PARA GENERAR MAPAS EN ARCVIEW

71
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
CREAR CARPETA DE TRABAJO

Para guardar adecuadamente los archivos de Arcview se recomienda crear una carpeta en el
“disco C”. En esta carpeta se abrirán subcarpetas para cada proyecto nuevo que se trabaje.

GUARDAR UN PROYECTO NUEVO

Abrir el programa.

En la primera ventana hacer clic en el botón “Aceptar”. Luego en la siguiente ventana hacer
clic en el botón “No”.

En la Barra de Menús ir a Fichero y


hacer clic en la opción “Guardar
proyecto”. Luego en la siguiente
ventana indicar la ruta de guardado en el
disco C, colocar el nombre del proyecto
y hacer clic en el botón “Aceptar”.

CREAR UNA VISTA Y UN TEMA

Crear la base de datos en Excel.

Abrir el programa e ingresar


los datos en tres columnas:
identificador (ID),
coordenadas x (X),
coordenadas y (Y).

En la Barra de Menús ir a
Archivo y hacer clic en la
opción “Guardar como”. Luego en la siguiente ventana
72
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
indicar la ruta de guardado, colocar el nombre del archivo y marcar el formato DBF 4 (dBASE
IV).

Al salir del programa hacer clic en el botón “Si” en todas las ventanas que se le presenten.

Agregar la base de datos en Arcview.

En Tablas hacer clic en el botón “Añadir”. En la siguiente ventana marcar el directorio y la base
de datos que deseamos trabajar, luego hacer clic en el botón “Aceptar”.

En la siguiente ventana aparecerá en la pantalla la información de


la base de datos. Aquí hacer clic en el botón de minimizar.

Crear una Vista.

Por default aparecerá el archivo Vista1, hacer clic en el botón


“Abrir”.

Crear un tema.

73
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
En la Barra de Menús ir a Vista y hacer clic en la opción “Añadir tema de eventos”. En la
siguiente ventana hacer clic en el botón “Aceptar”.

Para visualizar el tema creado, seleccionar con el Mouse el archivo con extensión .dbf

TRAZAR LOS LÍMITES DEL POLÍGONO

Agregar extensión.

En la Barra de Menús
ir a Fichero y hacer
clic en la opción
“Extensiones”.

Seleccionar la opción
XTools 6/1/01 y hacer
clic en el botón
“Aceptar”.

En la siguiente ventana
cambiar las opciones al
sistema métrico y
hacer clic en el botón “Close”

74
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Seleccionar el archivo .dbf que deseamos trabajar.

Trazo de los límites del polígono.

En la Barra de Menús ir a XTools y hacer clic en la opción “Make One Polygon From Points”.
En la siguiente ventana hacer clic en el botón “Aceptar”.

Luego en la otra ventana, marcar el directorio, colocar el


nombre del archivo (debe ser diferente al nombre del
archivo .dbf) y hacer clic en el botón aceptar.

Para visualizar el tema creado, seleccionar con el Mouse


el archivo con extensión .shp

CALCULAR EL ÁREA Y EL PERÍMETRO DEL


POLÍGONO

En la Barra de Menús ir a Vista y hacer clic en la opción “Propiedades”. En la ventana


siguiente cambiar las opciones (Unidades cartográficas y Unidades de distancia) al sistema
métrico y hacer clic en el botón “Aceptar”.

75
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Seleccionar el archivo .shp al que deseamos conocerle su área y perímetro.

En la Barra de Menús ir a Tema y hacer clic en la opción “Consulta”. En la siguiente ventana


seleccionar los datos que queremos conocer (Perimeter_Meters y Hectares). Para salir de esta
ventana hacer clic en el botón de cerrar

CREAR MAPA PARA IMPRESIÓN

En Mapas por default aparecerá el archivo Mapa1, hacer clic en el botón abrir.

En la Barra de Menús ir a Mapa y hacer clic en la opción “Preparar página”. En la siguiente


ventana cambiar las opciones de acuerdo a requerimientos personales.

76
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

En la Barra de Herramientas seleccionar la herramienta Marco de Vista El cursor


cambiará a una cruz, hacer clic en el botón izquierdo y mantenerlo presionado hasta dejar el
recuadro del tamaño deseado.

Al soltar el botón del ratón se desplegará la siguiente ventana. En la opción Vista seleccionar el
archivo que desea trabajar y hacer clic en el botón “Aceptar”. Las opciones de Escala,
Extensión, Visualización y Calidad no se modifican.

Hacer clic izquierdo sostenido en la


herramienta Marco de Vista para que aparezcan las herramientas de accesorio siguientes:

Para insertar en el mapa los accesorios ilustrados, hacer clic en


cualquiera de éstos y mantener presionado el botón izquierdo del
Mouse, arrastrándolo hasta definir un tamaño adecuado. Al soltar
el Mouse cada accesorio presenta una ventana con diferentes
opciones, las cuales puede modificar a conveniencia.

Insertar títulos. Utilice las teclas Ctrl + P para desplegar la ventana donde puede configurar el
tipo y tamaño de la letra a emplear. Luego ir a la Barra de Herramientas y seleccionar la
herramienta Texto Hacer clic en la sección del mapa en donde se escribirá el titulo, y en la
ventana que se desplegué teclear el texto deseado, hacer clic en el botón “Aceptar”.

77
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

Para agregarle otros accesorios al mapa y para conocer otras aplicaciones de Arcview, se
recomienda consultar el “Manual de aprendizaje de ARCVIEW”.

ANEXO 2. INTRODUCCION AL MANEJO DE MAPMAKER

Map Maker es un sistema fundamentalmente vectorial, que maneja “objetos geográficos” y la


información que se refiere a ellos.

En Map Maker una capa es un archivo que contiene información geográfica compuesta por
objetos ubicados geográficamente. Las capas pueden ser sobrepuestas unas sobre otras para
mostrar un conjunto de información en relación con otro conjunto que se refiere al mismo
espacio geográfico. Un mapa está generalmente compuesto por varias capas, cada una
describiendo un tema diferente. Hay tres tipos de archivos que pueden ser usados como capas:
los dibujos hechos con vectores (con extensión .DRA), las imágenes escaneadas (con
extensión .TIF, .BMP o .JPG), y los archivos de localización (con extensión .LOC).

2. PASOS PARA GENERAR MAPAS EN MAP MAKER

Abrir el programa.

En la Barra de Menús ir a Utilidades y hacer clic en la opción “Editor de texto”. Luego en la


siguiente ventana indicar la ruta de guardado en el disco C, seleccionar la extensión “.XY”,
colocar el nombre del archivo y hacer clic en el botón “Aceptar”. En la siguiente ventana hacer
clic en el botón “Si”.

78
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
Habiendo creado el archivo, se ingresan los datos así: En la primer línea se escribe “COMPASS
TRAVERSE”; en la segunda línea se escriben las coordenadas del punto de inicio, de no tener
coordenadas se ingresa “0,0”; en las líneas siguientes se ingresan los acimuts con sus
respectivas distancias horizontales, estos datos van separados por una coma, colocando primero
el azimut y luego la distancia (una línea por cada par de datos). Después de haber ingresado
todos los datos, se guardan los cambios.

En la Barra de Menús ir a Utilidades y hacer clic en la opción “Importar archivo/XY ASCII de

Map Maker”, aparecerá una ventana en donde se debe seleccionar el archivo creado y hacer clic
en el botón “Aceptar”; luego aparece otra ventana donde pide el nombre del archivo “.DRA”
que se quiere crear, se le coloca nombre y se le da clic en el botón “Aceptar”.

En la Barra de Menús ir a “Archivo” y hacer clic en la opción “Abrir”, aparecerá una ventana
en donde se selecciona el archivo “.DRA” que hemos creado y se le da clic al botón “Aceptar”,
luego aparece otra ventana en donde le damos clic en el botón “Aceptar”. Haciendo estos
pasos, se podrá visualizar el mapa del bosque.

79
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010

3. CALCULAR EL ÁREA DEL POLÍGONO

En la Barra de Menús ir a Archivo y hacer clic en la opción “Administrador de capas”, luego en


la siguiente ventana seleccionar el archivo que hemos creado y hacer clic en el botón
“Adicionar a la capa viva”.

En la Barra de Menús ir a Herramientas y hacer clic en la opción “Consultar datos”. Con el


Mouse hacer clic en cualquier sección del polígono, con lo cual aparecerá el área en hectáreas.

Para agregarle accesorios al mapa como el norte, escala, leyendas, etc., se recomienda consultar
el “Manual de aprendizaje del programa Map Maker.

BIBLIOGRAFÍA

80
INVENTARIOS FORESTALES Y PLANES DE MANEJO ESTEFFOR,
2010
BEEK, R. et al. 1992. Manejo Forestal Basado en la Regeneración Natural del bosque:
Estudio de Caso en los Robledales de altura de la Cordillera de Talamanca, Costa Rica.
Turrialba, Costa Rica. CATIE. 50 p.

CARRERA, F. 1996. Guía para la planificación de inventarios forestales en la zona de usos


múltiples de la Reserva de la Biosfera Maya, Petén, Guatemala. Turrialba, Costa Rica. CATIE.
Informe técnico No. 275. 39 p.

CONAP. 1999. Manual para la administración forestal en áreas protegidas. Guatemala.


Documento técnico No. 5. 125 p.

FERREIRA ROJAS, O. 1994. Manual de inventarios forestales. 2 ed. Siguatepeque,


Honduras. ESNACIFOR. 97 p.

________. 1995. Manual de ordenación de bosques. Siguatepeque, Honduras. 128 p.

FUNDAP-DISOP. 1993. Guía metodológica para la elaboración de inventarios para manejo


forestal. Quetzaltenango, Guatemala. 92 p.

GODÍNEZ, S. 1998a. Clasificación de superficies forestales. Documento docente del curso de


Inventarios Forestales. CUNOROC/USAC. 6 p.

GODÍNEZ, S. 1998b. Planificación de un proyecto de inventario forestal. Documento


docente del curso de Inventarios Forestales. CUNOROC/USAC. 12 p.

INAB. 1999. Manual técnico forestal. Guatemala. 110 p.

MATTEUCCI, S; COLMA, A. 1982. Metodología para el estudio de la vegetación.


Washington, EE.UU. OEA. Monografía No. 22. Serie Biológica. 169 p.

PADILLA GARCIA, H. 1987. Glosario práctico de términos forestales. México, Universidad


Autónoma de Chapingo. Limusa. 263 p.

PETERS, R. et al. 1977. Tablas de volumen para las especies coníferas de Guatemala.
Guatemala. FAO. 172 p.

PRODAN, M. et al. 1997. Mensura Forestal. San José, Costa Rica. IICA–GTZ. 561 p.

RAYMOND, A. 1991. Introducción a las Ciencias Forestales. Trad. por José Hurtado Vega.
DF, México. Noriega Editores. 632 p.

81