Está en la página 1de 13

F.C.M.M.G.

H
UDE

Semiología Estomatológica generalidades

AUTOR:

Profesor: Dr. David R. Calzadilla Silva.

Capítulo: I

Si me pides definir
Que cosa es Semiología
En cada paciente visto
Lo defino cada día
Moraleja:Tu actividad
Docente asistencial diaria
Te irá integrando la
Definición de este concepto.

(Versos de autor)
2

Capítulo I.

Generalidades de la Semiología Estomatológica.

1-La Semiología Estomatológica:


Es una de las tantas asignaturas del plan de estudio de la carrera de Estomatología en
Cuba introducida a mediados de la década de los ochenta, en la cual se estudia los
“síntomas y signos” de los padecimientos del enfermo estomatológico, pero
enmarcando cada uno de estos fenómenos dentro de un análisis de sus características
clínicas como podrían ser entre otras cosas, la edad, el sexo, la raza, modo de
aparición, evolución y otras diversas valoraciones sintomáticos en el paciente. Así
mismo establece un orden porcentual para cada síntoma y signo o lo que es lo
mismo, va de lo frecuente a lo infrecuente en el diagnóstico del proceso morboso de
la boca. Esta asignatura también nos desarrolla la habilidad para encontrar muchas
en las más de las veces, las etiologías de la enfermedad bucal En resumen la
semiología estomatológica nos da la formación científica y conocimientos
metodológicos para llegar al diagnóstico clínico del enfermo estomatológico.

2-Concepto de Síntoma y Signo:


Síntoma es la molestia que acusa el paciente. En estomatología los más
representativos son: el dolor, el ardor, el escosor, el calor, el hormigueo; todos son
subjetivos, el paciente lo experimenta en su conciencia y señala inclusive el punto o
región afectada. En tanto el signo es visible y palpable por el estomatólogo y por
añadidura es material y objetivo; un buen ejemplo de ello es una amelolisis parcial de
la corona de un diente (caries dental) o una placa blanca de la mucosa del carrillo
(leucoplasia). También puede ser una úlcera del labio inferior digamos una (Queilitis
Ulcerativa del bermellón labial) o un aumento de volumen en el dorso de la lengua,
como puede ser un (rabdomioma). Es bueno señalar que en un momento
determinado pueden “coexistir” un síntoma y un signo y podemos decir que hay
mixticidad sintomática, digamos sialorrea, el paciente la siente, y al propio
tiempo, el estomatólogo la ve.

3-Clasificación de los Síntomas en Estomatología:


Estos se pueden clasificar en: generales, locales, irradiadas (reflejos o a distancia).
3-1Generales: Fiebre, decaimiento, malestar general, escalofrío, cefalea; todos estos
pueden verse en el caso de una celulitis facial de tipo odontogena o no odontogena.
3

3-2Locales: “Odontalgia” digamos en el primer molar superior derecho cariado


(punto especifico).
3-3 Irradiado, reflejos o a distancia: Un tercer molar retenido que da dolor
neurálgico de toda un hemiarcada o quizás una bicúspide inferior cariada y cuyo
dolor se experimenta en área molar del maxilar superior del mismo lado.

4-Semiogénesis: (Origen y Terminación secuencial del síntoma)


Conocido también por fisiopatología, patogenia o mecanismo de producción, no es
más que el origen del síntoma y su trayectoria hasta alcanzar su manifestación final.
Digamos en una odontalgia (dolor de diente), lo primero que ocurre es una formación
de una placa dento-bacteriana que propicia el estreptococos mutans, que adosada a la
superficie del esmalte de una pieza dentaria crea una malla que retiene un conjunto
de bacterias entre las que se destacan entre otras los estafilococos y estreptococos,
estas producen ácido láctico este a su vez este disuelve el punto de contacto de dicho
esmalte (amelolisis), luego invade la dentina y por sus canalículos; las toxinas de
estas bacterias y otros productos no bacterianos llegan hasta los receptores
neurológicos sensitivos de la pulpa dentaria estimulándolos y entonces se produce
un impulso nervioso que viaja por vía aferente y llega al área del dolor de la corteza
cerebral donde este se integra , se identifica y se hace consiente el dolor de diente.
Este ejemplo relatado es lo que se llama semiogénesis, fisiopatología, patogenia o
mecanismo de producción del dolor dental que surge a partir de un diente cariado del
enfermo bucal que produjeron aquellos gérmenes cariogenéticos a través de la
desintegración de las estructuras sólidas del diente (esmalte y dentina) y por último la
agresión a la pulpa de dicho órgano dentario que trajo el consiguiente acto reflejo
doloroso que se traduce y termina en una odontalgia al final de todo este proceso
morboso

5-Semiotecnia: (Técnica de recoger el síntoma o signo)


No es más que la conducción de un buen interrogatorio para obtener datos de
interés diagnóstico con la ayuda de los métodos de exploración clínica hasta donde
sea posible aplicado en Estomatología y el uso de los complementarios adecuados al
cuadro clínico del paciente portador de la enfermedad.

6-Semiografía: (Modo muy especial de caracterizar el síntoma y el signo)


Muy interesante! Consiste este aspecto en analizar el síntoma o signo dándole una
caracterización “no como un hecho aislado” sino relacionándolos con varias
situaciones acompañante: “Si de dolor se trata” fijarse si se ubica en un solo diente,
si en dos o tres piezas dentarias contiguas o en toda una hemiarcada y si dicha
sensación cruza o no la línea media; si es continuo, sordo, de instalación lenta y
progresiva. Fijarse también si es agudo, brusco paroxístico a manera de latigazos,
4

corrientazos eléctricos o punzonadas con descansos de varios segundos para luego


resurgir. A estos hechos se asocia un buen exámen físico de la boca buscando dientes
cariados; dientes con obturación simple o formando escalón; si existe gingivitis o
bolsas periodontales agudas, etc. También es bueno buscar la presencia de sinusitis
maxilar o terceros molares retenidos y así analizando todos estos aspectos clínicos de
conjunto podemos llegar a un diagnóstico diferencial entre odontalgia pura por
un diente cariado u otra causa, neuralgia trigeminal menor o neuralgia
trigeminal mayor al propio tiempo que, determinamos la causa que origina el
dolor ya sabremos la conducta terapéutica que habremos de imponerle al paciente.

7- Semiodiagnóstico: (Diagnosticar una enfermedad mediante un solo síntoma o


signo)
Es el diagnóstico de una enfermedad determinada a través de “un solo síntoma o
signo”. Por ejemplo, un paciente que le surge un dolor de diente (odontalgia) en el
preciso momento que come alimento dulce o ingiere líquido ácido, frío o caliente es
semiodiagnóstico de una caries dental que por primera vez se pone en evidencia.
Un paciente que habla con hiper- rinolalia (fañoso) puede ser un Fisurado Palatino o
es un ex Fisurado Palatino que no ha hecho terapéutica foniátrica para su
habilitación. Un paciente que llega a su casa y toma leche a las dos horas de haberse
hecho una exodoncia de un molar superior derecho y dicho líquido lo expulsa por la
fosa nasal del mismo lado; eso también es semiodiagnóstico de una comunicación
oro-antral que paso inadvertida. Puede ocurrir que otro paciente recibió un trauma
violento en el tercio inferior de la cara y en el examen físico hallamos hematomas o
equimoces en el piso de la boca; ello traduce sin lugar a dudas un semiodiagnóstico
de fractura mandibular. Un dolor igual a una odontalgia en un alveolo de un
paciente donde aproximadamente cuarenta y ocho horas antes le fue hecho una
exodoncia , ello constituye así mismo un samiodiagnóstico de una alveolitisen
maxilar o mandíbula

8- Concepto de salud:
Salud es el completo estado de bienestar físico, mental y social y no la mera ausencia
de enfermedad.

9- Concepto de enfermedad:
Cuando se rompe el equilibrio de lo antes dicho sobreviene la enfermedad.

10- Concepto de síndrome:


5

Es el conjunto de síntomas y signos pero cuya etiología puede ser múltiple y variada.
Por ejemplo, en el síndrome doloroso de la articulación temporo-mandibular puede
individualmente ocasionarlo:
1- Maloclusión dentaria.
2- Pérdida de la dimensión vertical oclusiva.
3- Migración de dientes que ocasiona puntos de contactos prematuros.
4- El Stress en la Bruxomznía, con dolor y trismo mañanero en A.T.M, a veces.
Podemos ir más lejos, es posible que además de la referida maloclusión se le una al
daño la pérdida de la dimensión vertical oclusiva por atrición de todas las caras
incisales y oclusales de los dientes del paciente y ya se juntan entonces a este
padecimiento dos etiologías en un mismo caso.

11- Concepto de diagnóstico:


Diagnóstico no es más que la identificación de la enfermedad que acosa al paciente
estomatológico.

12- Concepto de Etiología: La etiología es la causa que originó la enfermedad.


Ejemplo: en la caries dental sus responsables son los Estreptococos mutans que
formó la placa dento-bacteriana.A esto se une muy especialmente para producir el
ácido láctico los estreptococos y estafilococos que disuelven el esmalte y la dentina
y destruyen parcial o totalmente los dientes.
13- Clasificación de los diagnósticos:
Se dividen para su mejor estudio en:

13-1 Por intuición.


13-2 Por comparación.
13-3 Por hipótesis.
13-4 Por raciocinio.

14- a) Por intuición:


Este se efectúa por el simple reconocimiento de síntomas y signos característicos de
una enfermedad basado en la experiencia personal que se tenga de una patología
determinada; aquí valen las vivencias del estomatólogo (ojo clínico), es decir, sin
razonamiento. Digamos un paciente que presenta un carcinoma Epidermoide en
bermellón de labio inferior y que con un simple golpe de vista se diagnostique. Puede
suceder también que aparezca un aumento de volumen, liso, rosado, de 1 cm de
diámetro aproximadamente en el tercio anterior de la mucosa del carrillo y que
decimos se trata de un Fibroma, que con un simple vistazo diagnosticamos, basados
6

en la facilidad que nos da los múltiples años de experiencias que llevemos


manejando casos similares.

15- Por Comparación:


Se compara el cuadro clínico del enfermo a la enfermedad más parecida, pero
mentalmente se van haciendo analogías y diferencias para reunir el mayor porcentaje
de coincidencias del cuadro clínico que se estudia. El mejor ejemplo de esto está
dado haciendo una comparación de una Neuralgia Trigeminal mayor con una
Neuralgia Trigeminal menor cuya causa de la primera está en el cráneo y en
el de la segunda puede hallarse dentro de los tejidos que conforma la gíngiva los
maxilares y la mandíbula.

16- Por hipótesis:


Se impone un tratamiento determinado pensando en una enfermedad: si cura, era
ella. Digamos un diente obturado duele, le retiramos la obturación, le colocamos en
la cavidad una motica de algodón humedecida con Eugenol, obturamos con óxido de
Zinc y le indicamos al paciente anti-inflamatorio. Si el dolor desaparece se trataba de
una pulpitis aguda.

17- Por raciocinio:


El estomatólogo no haya como encasillar el diagnóstico pensando en los tres
primeros métodos anteriormente descriptos y entonces hacemos uso del cuarto
llamado por Raciocinio; aquí no se encuentran padecimientos que sintomáticamente
se parezca al del enfermo y basados en nuestro conocimiento de anatomía humana,
fisiología, semiología estomatológica, patología bucal, terapéutica y experiencia
profesional identificamos un trastorno único que explique el proceso perturbador.
Ejemplo: un paciente edéntulo superior e inferior que hace diez días viene sintiendo
una molestia a manera de ardor en la mucosa gingival a nivel de donde estaban
situados los molares en maxilar derecho y que nosotros concluimos como una
neuritis de esa región que se manifiesta clínicamente como una leve pero
mortificante ardentía de la mucosa en dicha zona.

18- Pronóstico:
El pronóstico se basa en las probabilidades que tenga el paciente o no de recuperarse
de su enfermedad y se clasifican en:
1-Favorable.
2-Grave.
3-Reservado.
4-Sombrío.
7

19-1 Favorable:
Es la desaparición de la enfermedad sin que queden secuelas. Ejemplo: Caries dental,
en cuyo diente se preparó una cavidad mediante técnicas operatorias, se obtura y no
deberá traer complicaciones futuras, por tanto, se restablece la integridad anatómica,
funcional y estética del mismo. Se puede presentar también el caso de una gingivitis
marginal por placa dento-bacteriana que con el uso de instrumentos manuales o el
ultrasonido terapéutico y la enseñanza de un correcto cepillado de los dientes; a los
dos días la encía recuperó su salud normal.

19-2 Grave:
Puede ser penosa y dejar secuelas, veamos una celulitis facial odontógena a partir
de un primer molar inferior con caries de 5to grado, que desapareció para pasar a un
estado crónico y deja un hueco de la piel de la cara y en ese punto llamado fístula por
donde drena constantemente un líquido sero-purulento, con maceración de dicho
epitelio, esto deja a un costado y no lejos del borde mandibular cercas del tercio
inferior de la región maseterina una secuela a manera de hueco en la piel que afecta
notablemente la apariencia estética del paciente en el tercio inferior de la cara con la
evidencia de una sepsis residual proveniente de partes duras y blandas de boca y
región facial. Esto puede verse también frecuentemente en el borde inferior del
mentón, por causa de caries de 5to grado que han necrozado la pulpa de los dientes
antero-inferiores de la mandibula, mostrando aquí también la presencia de un
indeseable orificio fistuloso en esa referida región.

19-3 Reservado:
En este pronóstico están las secuelas y posibilidades de muerte, como es el caso de
una trombosis del seno cavernoso a partir de una celulitis facial de origen dental o
por forúnculos exprimidos entre la región nasal y geniana. En dicha complicación
han llegado al referido seno por medio de la vena angular trombos sépticos
procedentes de la referida celulitis.

19-4 Letal o sombrío:


Que no tiene recuperación posible por la naturaleza de la propia lesión. Verbigracia
Cáncer de base de lengua estadio 4 con metástasis de las cadenas ganglionares del
cuello.

20- Consejos de Robert Hutchirson acerca del diagnóstico:

 No sea demasiado listo.


8

 No diagnostique rareza.
 No este demasiado apurado.
 No decaiga en su interés por su diagnóstico.
 No confunda un rótulo con un diagnóstico.
 No diagnostique dos enfermedades al mismo tiempo en un paciente.
 No este demasiado seguro.
 No sea parcial ni tendencioso.
 No dude revisar su diagnóstico de tiempo en tiempo en un caso crónico.

21- Nomenclatura o lenguaje en semiología estomatológica y


patología bucal:
En semiología estomatológica las palabras con que expresar los síntomas y signos
son claras y precisas en su significación por lo que no ofrecen la menor dificultad al
estomatólogo para entender el cuadro clínico de una patología bucal; así al decir
“odontolgia” rápidamente nos figuramos un dolor de dientes; si ardor, una
sensación de quemazón en un área determinada de la mucosa bucal. Al decir úlcera
rápidamente pensamos en una pérdida de tejidos de un sitio determinado de las
estructuras blandas de la boca; como que si es un tumor enseguida nos imaginamos
un aumento de volumen cuya naturaleza hay que determinar. Así es de fácil el
lenguaje semiológico; sin embargo la medicina bucal que es la superestructura de la
semiología le ha puesto nombre a las enfermedades siguiendo tres vertientes; las dos
primeras de una forma caprichosa y una tercera de manera ordenada (basada en la
estructura etimológica de cada palabra, prefijo, raíz y sufijo).

Primera Vertiente: (Caprichosa) Verán cosa curiosa!: el nombre le viene a las


enfermedades en honor a los descubridores o descriptores de las mismas. Veamos
“Tumor de Burkitts” para un cáncer de maxilares y mandíbula en niños del
Africa Ecuatorial. “Angina de Ludwig” para una celulitis de piso de boca y
región suprahíodea. “Clase I, II y III de Angle” para determinadas
maloclusiones dentarias. “Dientes de Hutchinson” para un incisivo escotado en
el borde incisal en la Sífilis congénita. Síndrome de Pierre Robin para una
malformación congénita consistente en glosoptosis defecto mandibular, fisura
palatina y una constelación de síntomas y signos acompañantes…Resumiendo:
Burkitts, Ludwig, Angle, Hutchinson y Pierre Robin son los científicos que
describieron o descubrieron estas enfermedades en una etapa específica de la historia
de la medicina universal.
9

Segunda Vertiente: (Caprichosa). En este caso el nombre le vino a las enfermedades


de forma circunstancial, ocasional o situacional. Ejemplos: Hoyuelos
labiales para una depresión con un orificio excretor que expulsa saliva de una
glándula salival menor a un costado de la línea media del bermellón labial inferior.
“Tumor del Embarazo” para un tipo de tumoración gingival exclusivo de las
mujeres embarazada. “Epulis Congénito” para un tumor de la encía del recién
nacido. “Quiste de Erupción” para una dilatación del espacio pericoronario de
un diente que no ha hecho erupción en niños. “Boca de trinchera” para la
gingivitis ulceronecrosante aguda (G.U.N.A). Porque los soldados atrincherados
comían en un mismo plato, con la misma cuchara y tomaban agua en cualquier
cantimplora adquiriendo o infectándose con la “Espiroqueta de Vincent” que
se pensaba en aquel entonces que esta bacteria era la causa de la enfermedad. Por
tanto y concluyendo Hoyuelos labiales, Tumor del Embarazo, Epulis Congénito,
Quiste de Erupción y Boca de trinchera son situaciones, ocasiones o circunstancias
que ocurrieron en una etapa de la formación embrionaria, de la producción
endocrina, del crecimiento y desarrollo, o en una situación ambiental de conflicto
armado en un área determinada de la geografía regional en alguna parte del mundo.

Tercera Vertiente: (Ordenada). Aquí se procedió a ponerle el nombre a las


enfermedades siguiendo gramaticalmente la etimología de las palabras sobre la base
del prefijo, raíz y sufijo, como se dijo anteriormente y así vemos que “gingivitis”,
viene de gíngivo-encía e itis-inflamación; inflamación de las encía. “Fibroma”
viene de fibro-fibra y oma-tumor que equivale a tumor de tejido conjuntivo fibroso.
“Anquílosis” se forma de ankilo-fijación y osis-enfermedad, enfermedad que
anquilosa y que se puede ver en la “anquílosis de diente” y en la “anquílosis
de la articulación temporo-mandibular”. “Leucoplasia” viene de leuco-
blanco y plasia-tejido, mancha placa blanca de la mucosa de la boca.
“Macrodoncia”, macro-grande y odonto-diente, diente grande.
“Microdoncia”, es lo contrario, diente pequeño.
“Queilognatorrinopalatoquisis”, viene de queilo-labio; gnato-maxilar; rhinós-
nariz; palato-paladar y quisis-fisura; por tanto se traduce por una hendidura que
divide al labio, al maxilar, el piso de la fosa nasal y al paladar duro y blando en su
trayecto fisurante. Este y último largo nombre que suena un tanto rimbombante, está
constituido también como ustedes han visto por las reglas de la etimología, para esta
malformación buco-facial y que se haya escrita en algunos libros clásicos de
patología bucal y así por el estilo, la lista de enfermedades de la cavidad oral es
larguísima siguiendo esta última vertiente ordenada.
10

23.- HC EN ESTOMATOLOGIA
La HC es el documento médico-legal que recoge los distintos aspectos referentes al
interrogatorio, el examen físico,complementarios, discusión diagnóstica, evolución y
tratamiento realizado al paciente.
Existe en Estomatología la HC general de atención primaria y si es necesario en ella
se incluye las hojas especializadas de Cirugía Maxilo Facial,
Periodoncia,Ortodoncia,Prótesis y el criterio del Estomatológo General Integral que
se plasma en la propia HC de atención primaria ya mencionada .

Bibliografía:

Alvarez Valls L. Ensayo en el tratamiento de la neuralgia del trigeminal. Rev. Cub.


Est. Vol 10- No.3. Habana. Sept-Dic 1973. Pág. 229-340.

Anguita Deprés P.N. Celulitis. Rev. Cub. Est. Habana. Dic 1965. Pág. 204-207.

Abreu Povea A. Ruiz Ortiz S. Gingivitis Ulcero Necrosante Aguda. Rev. Cub. Est.
Vol 10- No.2. Habana. Mayo-Agosto 1973. Pág. 115-118.

Archer H y Col. Infecciones Bucales, Faciales y Cervicales. En Cirugía Bucal.


Edición Revolucionaria. Habana. Año 1978. Pág. 340-397.

Barranco Mooney y col. Cariología. En Operatoria Dental. Tercera Edición. Buenos


Aires. Editorial: Médica panaméricana. 1999. Pág. 239-272.

Bascones Martínez A. Infecciones Odontogenas, periodontales y reimplantativas. En


diagnóstico y tratamiento de las Enfermedades Periodontales en la práctica
Odontológica. Edición: no especifica – Madrid. Editorial: Drug Farma. Año 1996.
Pág. 6-7.10-11.14-15.24-25.

Castelloni D. Temporo-Mandibular joint. En Elements of occlusion. Edition: no


especifica. Bologna. Editorial: Edicioni Martina. Año 2000. Pág. 3-9.
11

Colectivo de Autores. Programas de las asignaturas del plan de estudio de


Estomatología. Edición: no especifica. Habana. Editorial: no especifica. 1990.
Pág.1-9.

Carbó Ayala J.E. Anatomía funcional de la oclusión. En Anatomía Dental y de la


oclusión. En Anatomía y de la Oclusión. Edición: no especifica. Editorial: Pueblo y
Educación. Año 1990. Pág. 81-122.

Cepero Bonilla E.Organización de la asistencia y el tratamiento al fisurado palatino.


Conclusiones. Rev. Cub. Est. Vol 3 - No.3. Habana. Dic. 1966. Pág. 254-256.

Cepero Bonilla E. El Síndrome temporo-mandibular. El papel del Estomatólogo


en esta Disfunción. Rev. Cub. Est. Vol 2- No.1. Habana. Enero-abril 1974.
Pág. 21-26.

Colectivo de Autores. Sinusitis maxilar- neuralgia trigeminal. En Dolor . Clínica de


Norteamérica. Edición 1987. EUA. Editorial: Científico- Técnica. Año 1987.
Pág. 786-788. 790-792. 801-832.

Cohen Bertram-Kromer Ivor R.H.Col.Causas de la inflamación Naturaleza del dolor.


Síndrome de Disfunción Dolorosa. En Fundamento Científico Técnico de
odontología. Edición Revolucionaria. Habana. Editorial: Científico Técnica. 1981.

Díaz TorresA. Comunicación Oro-Antral. Trabajo para la terminación de la


Residencia. Imprenta Cajigal. Hosp. V.I. Lenin. Holguín 1988. Pág. 1-20.

Dechaume M. y Col. manifestaciones a distancia de las infecciones buco-dentaria.


En Estomatología. Edición Revolucionaria. Habana. Editorial Científico Técnica.
1985. Pág. 157-174.

Eversole L. R. Manchas Blancas Varias. En Patología Bucal. Diagnóstico y


tratamiento. Edición: en Español 1983. Habana. Editorial: Científico-técnica.
1983. Pág. 28-30.

Esausquin J. Canalículos dentinales-Pulpa. En Histología y Embriología. Edición: no


especifica. Buenos Aires. Editorial: no especifica. S A. Pág. 51-52. 112-130.

Felipe F. Concepto de Semiología Estomatológica y de H C. En Semiología


Estomatológica. Primera edición. Habana. Editorial: no especifica. Año 1990. Pág.
12

1-6.

García Perlá A y col. Afecciones de labio y lengua. Afecciones de ATM. En Manual


de Cirugía Oral y maxilofacial. . Edición: no especifica. Sevilla. Año 1999. Pág.
9-12. 41-46.

González Jimenez E. E. López Más. En Queilognatorrinopatoquisis y su


tratamiento. Rev. Cub. Est. Vol 1- No.1. Habana. Diciembre 1974. Pág. 65-70.

Gómez González. Landa Llana S. Cisterna Cáncer R. Infecciones Bacteriana en la


esfera Buco-dental. En cuaderno de odontología. Edición: no especifica. Bilbao.
Editorial: Rhone-Pauline. Farma S A. Pág. 1-16.

Irwing Glickman. Bolsas periodontales. Infecciones gingivales agudos. En


Periodontología Clínica. 2da Edición. Habana. 1977. Pág. 114-132. 166-186.

Kruger y col. Infecciones periapícales crónica. Enfermedades del seno maxilar de


origen dentario. En Cirugía Buco-maxilofacial. Edición Revolucionaria. Habana.
Editorial: Científico-técnica. 1982. Pág. 198-199. 254-256.

Kay L W. Haskell R. Leucoplasia (estado pre-canceroso) Fig.31. Aumento de


volumen en Comisura bucal por papiloma y celulitis facial odontógena. Fig.
44. En Atlas de Enfermedades orofaciales. Edición inglesa Madrid. Editorial
Científico-médica. 1972. Pág. 31-35-43.

Llanio y col. Generalidades. Propedéutica Clínica y fisiopatología. 2da Edición.


Habana. Editorial: Pueblo y Educación. Año 1982. Pág. 1-8.

Mayoral J. Mayoral G. Mayoral P. Oclusión en dentición permanente-fisiología


mandibular. En ortodoncia principio, fundamento y práctica. Edición: 1984
española. Habana. Editorial Científico-técnica. 1986. Pág. 72-75-89.

Moyer R E. Etiología de la oclusión. Tratado de ortodoncia. 1ra edición. Editorial:


Artes gráfico. Habana. Año 1966. Pág. 101-112.

Martínes García W. Alemán López T. Trombosis séptica del seno cavernoso. Rev.
Cub.Est. Habana. Vol 4- No. 3. Dic 1967. Pág. 191-193.

O Keson J.P. Criterio de Oclusión funcional optima- Etiología de los trastornos


masticatorios- Síntomas y signos temporo-mandibulares. 3ra edición. Madrid.
13

Editorial Mosby Dayma. 1995. Pág. 109-125. 149-171. 178-220.

Pekker Jn R. Pulpitis- Enfermedades Inflamatoria Maxilofacial. En Enfermedades


de los dientes y cavidad bucal. Edición: no especifica. Editorial Mir. 1985.
Moscow. Pág. 65-69. 77-88.

Pinborg Jens J. Bermellón labial. Etiología del cáncer bucal. Edición


Revolucionaria. Habana. Editorial: Científico-técnica. 1977. Pág. 34-46. 141-143.

Pichord J F. Placa microbiana y su control- En Enfermedades periodontales en la


práctica Odontológica y general. Edición Revolucionaria. Habana. Editorial:
Científico-técnica.1984. Pág. 199-122.

Ries Centeno C. Estudio clínico, patológico y radiográfico de los terceros molares


retenidos. En Cirugía Bucal con patología clínica y terapéutica. Edición: no
especifica. Año 1992. Pág. 463-485.

Rodríguez Miró. Villafuente I. R. Puentes Díaz J. R. Estudio morfológico de las


colonias de los Estreptococos de la placa. Rev. Cub. Est. Habana. Vol 11- No.2.
Mayo-Agosto. 1974. Pág. 109-115.

Shafer y col. Caries dental- diseminación de las infecciones bucales. En patología


Bucal. 2da edición. México. Editorial Interamericana. Año 2000. Pág. 415-430.
526-545.

Sánchez Manduley F. et al. Estudio de la caries dental en la población de La


Habana. Rev. Cub. Est. Habana. Vol 3. No.3. Dic. 1966. Pág. 187-207.

Santana Garay J. Hoyuelos Labiales- Fisura Palatina- Síndrome de Pierre- Robin-


Queilitis por rayos de sol. En Atlas de patología del complejo bucal 1ra edición-
Habana. Editorial Científico-técnica. 1985. Pág. 12-14. 18 y 121.

Urbizo Veliz J. Iglesia Rodríguez . Estudio de las principales alteraciones


hísticas de la pulpa en diente cariados. Rev. Cub. Est. Vol 11- No. 2. Mayo-
Agosto.