Está en la página 1de 10

Bronce

Saltar a: navegación, búsqueda

Fragmento de un retrato en bronce de Marco Aurelio.

El bronce es toda aleación metálica de cobre y estaño, en la que el primero constituye su


base y el segundo aparece en una proporción del 3 al 20 %. Puede incluir otros metales.

Las aleaciones constituidas por cobre y zinc se denominan propiamente latón; sin
embargo, dado que en la actualidad el cobre se suele alear con el estaño y el zinc al
mismo tiempo, en el lenguaje no especializado la diferencia entre bronce y latón es
bastante imprecisa.

El bronce fue la primera aleación de importancia obtenida por el hombre y da su nombre a


la Edad del Bronce. Durante milenios fue la aleación básica para la fabricación de armas y
utensilios, y orfebres de todas las épocas lo han utilizado en joyería, medallas y escultura.
Las monedas acuñadas con aleaciones de bronce tuvieron un protagonismo relevante en
el comercio y la economía mundial.

Cabe destacar entre sus aplicaciones actuales su uso en partes mecánicas resistentes al
roce y a la corrosión, en instrumentos musicales de buena calidad como campanas, gongs,
platillos de acompañamiento, saxofones, y en la fabricación de cuerdas de arpas, guitarras
y pianos

Etimología[editar]

El término «bronce» deriva probablemente del persa berenj (‘latón’). Otras versiones lo
relacionan con el latín aes brundisium (‘mineral de Brindisi’) por el antiguo puerto de
Brundisium. Se cree que la aleación pudiera haber sido enviada por mar a este puerto, y
desde allí era distribuida a todo el Imperio romano.1

Historia[editar]

Pendiente-cuchillo de la Edad de bronce proveniente de Ucrania.

La introducción del bronce resultó significativa en cualquier civilización que lo halló,


constituyendo la aleación más innovadora en la historia tecnológica de la humanidad.
Herramientas, armas, y varios materiales de construcción como mosaicos y placas
decorativas consiguieron mayor dureza y durabilidad que sus predecesores en piedra o
cobre calcopirítico.[cita requerida]

La técnica consistía en mezclar el mineral de cobre —por lo general calcopirita o


malaquita— con el de estaño (casiterita) en un horno alimentado con carbón vegetal. El
carbono del carbón vegetal reducía los minerales a cobre y estaño que se fundían y
aleaban con el 5 al 10 % en peso de estaño. El conocimiento metalúrgico de la
fabricación de bronce dio origen en las distintas civilizaciones a la llamada Edad de
Bronce.[cita requerida]

Inicialmente las impurezas naturales de arsénico permitían obtener una aleación natural
superior, denominada bronce arsenical. Esta aleación, con no menos del 2 % de
arsénico, se utilizaba durante la Edad de Bronce para la fabricación de armas y
herramientas, teniendo en cuenta que el otro componente, el estaño, no era frecuente en
muchas regiones, y debía ser importado de parajes lejanos.

Placa de bronce pulida.

La presencia de arsénico hace a esta aleación altamente tóxica, ya que produce —entre
otros efectos patológicos— atrofia muscular y pérdida de reflejos.
Estatua en cobre del faraón Pepy I. Siglo XXIII a. C.

Las aleaciones basadas en estaño más antiguas que se conocen datan del cuarto milenio
a.C. en Susa (actual Irán) y otros sitios arqueológicos en Luristán y
Mesopotamia.[cita requerida]

Aunque el cobre y el estaño pueden alearse con facilidad, raramente se encuentran


minas mixtas, si bien existen algunas pocas excepciones en antiguos yacimientos en
Irán y Tailandia. El forjado regular del bronce involucró desde siempre el comercio del
estaño. De hecho, algunos arqueólogos sospechan que uno de los disparadores de la
Edad del hierro, con el subsecuente y progresivo reemplazo del bronce en las
aplicaciones más importantes, se debió a alguna interrupción seria en el comercio de ese
mineral alrededor de 1200 a. C., en coincidencia con las grandes migraciones del
Mediterráneo. La principal fuente de estaño en Europa fue Gran Bretaña, que posee
depósitos de importancia en Cornualles. Se sabe que ya los fenicios llegaron hasta sus
costas con mercancías del Mediterráneo para intercambiarlas por estaño.[cita requerida]

En el Antiguo Egipto la mayoría de los elementos metálicos que se elaboraban


consistían en aleaciones de cobre con arsénico, estaño, oro y plata. En tumbas del
Imperio Nuevo, o en el templo de Karnak, se encuentran bajorrelieves mostrando una
fundición datada en el siglo XV a. C.[cita requerida]

En el caso de la Grecia clásica, conocida por su tradición escultórica en mármol, se sabe


que desarrollaron igualmente técnicas de fundición de bronce avanzadas,2 como lo
prueban los bronces de Riace, originados en el siglo V a. C.[cita requerida]
Bronces de la Dinastía chola (India), aprox. del siglo X.

En India, la plenitud artística de la Dinastía chola produjo esculturas notables entre los
siglos X y XI de nuestra era, representando las distintas formas del dios Shivá y otras
deidades.[cita requerida]

Las civilizaciones de la América prehispánica conocían todas el uso de las aleaciones de


bronce, si bien muchos utensilios y herramientas continuaban fabricándose en piedra. Se
han hallado objetos fabricados con aleaciones binarias de cobre-plata, cobre-estaño,
cobre al plomo e incluso aleaciones poco usuales de latón.3 Ya en la época colonial, las
fundiciones más importantes se encontraban en Perú y en Cuba, dedicadas
principalmente a la fabricación de campanas y cañones.

El bronce siguió en uso porque el acero de calidad no estuvo ampliamente disponible


hasta muchos siglos después, con las mejoras de las técnicas de fundición a inicios de la
Edad Media en Europa, cuando se obtuvo acero más barato y resistente, eclipsando al
bronce en muchas aplicaciones.[cita requerida]

Véase también: Yacimientos de estaño y su comercio en la antigüedad

Propiedades[editar]

Exceptuando el acero, las aleaciones de bronce son superiores a las de hierro en casi
todas las aplicaciones.4 Por su elevado calor específico, el mayor de todos los sólidos, se
emplea en aplicaciones de transferencia del calor.

Comparación entre bronces y aceros[editar]

Aunque desarrollan pátina no se oxidan bajo la superficie, son más frágiles y tienen
menor punto de fusión. Son aproximadamente un 10 % más pesadas que el acero, a
excepción de las compuestas por aluminio o sílice. También son menos rígidas, por lo
tanto en aplicaciones elásticas como resortes acumulan menos energía que las piezas
similares de acero. Resisten la corrosión, incluso la de origen marino, el umbral de
fatiga metálica es menor, y son mejores conductores del calor y la
electricidad.[cita requerida]
Otra característica diferencial de las aleaciones de bronce respecto al acero, es la
ausencia de chispas cuando se las golpea contra superficies duras. Esta propiedad ha
sido aprovechada para fabricar martillos, mazas, llaves ajustables y otras herramientas
para uso en atmósferas explosivas o en presencia de gases inflamables.[cita requerida]

Versatilidad[editar]

El cobre y sus aleaciones tienen una amplia variedad de usos como resultado de la
versatilidad de sus propiedades mecánicas, físicas y químicas. Téngase en cuenta, por
ejemplo, la conductividad eléctrica del cobre puro, la excelente maleabilidad de los
cartuchos de munición fabricados en latón, la baja fricción de aleaciones cobre-plomo,
las sonoridad del bronce para campanas y la resistencia a la corrosión de la mayoría de
sus aleaciones.[cita requerida]

Propiedades físicas[editar]

Datos para una aleación promedio con 89 % de cobre y 11 % de estaño:

• Densidad: 8,90 g/cm³.


• Punto de fusión: de 830 a 1020 °C
• Punto de ebullición: de 2230 a 2420 °C
• Coeficiente de temperatura: 0,0006 K-1
• Resistividad eléctrica: de 14 a 16 µΩ/cm
• Coeficiente de expansión térmica: entre 20 y 100 °C → 17,00 x 10-6 K-1
• Conductividad térmica a 23 °C: de 42 a 50 Wm-1

Propiedades mecánicas[editar]

• Elongación: <65 %
• Dureza Brinell: de 70 a 200
• Módulo de elasticidad: de 80 a 115 GPa
• Resistencia a la cizalla: de 230 a 490 MPa
• Resistencia a la tracción: de 300 a 900 MPa

Principales aleaciones[editar]

Tipos básicos[editar]
Llave de bronce.

La aleación básica de bronce contiene aproximadamente el 88 % de cobre y el 12 % de


estaño.5 El bronce "alfa"6 es la mezcla sólida de estaño en cobre. La aleación alfa de
bronce con un 4 a 5 % de estaño se utiliza para acuñar monedas y para fabricar resortes,
turbinas, y herramientas de corte.

En muchos países se denomina incorrectamente "bronce comercial" al latón, que


contiene 90 % de cobre y 10 % de cinc, pero no estaño. Es más duro que el cobre, y
tiene una ductilidad similar. Se utiliza en tornillos y alambres.7

Bronce arsenical[editar]

La aleación de cobre con arsénico es el primer bronce utilizado por el hombre.8 Es una
aleación blanquecina, muy dura y frágil. Se fabrica en una proporción del 70 % de cobre
y el 30 % de arsénico, aunque es posible fundir bronces con porcentajes de arsénico de
hasta 47,5 %. En estos casos, el resultado es un material gris brillante, fusible al rojo y
no alterado por el agua hirviente.

La simple exposición al aire del bronce arsenical produce una pátina oscura. Esta
circunstancia, y la alta toxicidad del arsénico la convirtieron en una aleación muy poco
utilizada, especialmente a partir del descubrimiento de la alpaca, plata alemana o
bronce blanco, conocida desde tiempos antiguos en China y fabricada en Alemania
desde finales del siglo XVIII.7

Bronce sol[editar]

El denominado bronce sol (en alemán; Sonnenbronze) es una aleación utilizada en


joyería, tenaz, dúctil y muy dura, que funde a temperaturas próximas a las del cobre
(1357 °C) y está constituida hasta por el 60 % de cobalto.7

Cuproaluminio[editar]
El cuproaluminio es un tipo de bronce, de color similar al del oro, en el cual el aluminio
es el metal de aleación principal que se agrega al cobre. Una variedad de bronces de
aluminio, de composiciones diferentes, han encontrado uso industrial.

Bronce para armas de fuego[editar]

Cañón pesado de los Dardanelos, utilizado por los turcos en el sitio de Constantinopla (1453).

A partir del descubrimiento de la pólvora se utilizó un bronce para cañones compuesto


por un 90 a 91 % de cobre y un 9 a 10 % de estaño, proporción que se denomina
comúnmente «bronce ordinario». Estas armas eran conocidas en China en épocas tan
tempranas como el siglo XI a. C., y en Europa se utilizaron a partir del siglo XIII9 tanto
para cañones como en falconetes.

Para el siglo XV la artillería del Imperio otomano contaba con grandes bombardas de
bronce. Construidas en dos piezas, con un largo total de 5,20 m y 16,8 toneladas de
peso, lanzaban balas de 300 kg a una distancia de hasta 1600 metros. De operación
difícil, con una capacidad de tiro de no más de 15 disparos diarios, fueron utilizadas en
el sitio de Constantinopla en 1453.7

Bronce para campanas[editar]

La Tsar Kólokol (ruso.: "zar de las campanas", es la mayor campana de bronce que se conserva.
Fundida en 1733, nunca se utilizó y se exhibe en el Kremlin de Moscú.

La fundición para campanas es generalmente frágil: las piezas nuevas presentan una
coloración que varía del ceniza oscuro al blanco grisáceo, con tonos rojo amarillento o
incluso rojo azulado en las aleaciones con mayor contenido de cobre.[cita requerida]
La mayor proporción de cobre produce tonos más graves y profundos a igualdad de
masa, mientras que el agregado de estaño, hierro o cinc produce tonos más agudos. Para
obtener una estructura más cristalina y producir variantes en la sonoridad, los
fundidores han utilizado también otros metales como antimonio o bismuto en pequeñas
cantidades. [cita requerida]

La aleación con mayor sonoridad para fabricar campanas es el denominado metal de


campana, que consta de 78 % de cobre y de 22 % de estaño. Es relativamente fácil para
fundir, tiene una estructura granulosa compacta con fractura vítreo-concoidea de color
rojizo. Este tipo de bronce era conocido desde la antigüedad en la India para fabricar
gongs. Aunque poco frecuente por su coste, la adición de plata es una de las pocas que
mejora aún más la sonoridad.[cita requerida]

También se han utilizado aleaciones con hasta el 2 % de antimonio. En China se


conocía una aleación con 80 % de cobre y 20 % de estaño para fabricar campanas,
grandes gongos y timbales. [cita requerida]

En Inglaterra se utilizó una aleación constituida por 80 % de cobre, 10,25 % de estaño,


5,50 % de cinc y 4,25 % de plomo. Es de sonoridad menor, teniendo en cuenta que el
plomo no se homogeneiza con la aleación.[cita requerida]

Para campanillas e instrumentos pequeños se utilizó frecuentemente una aleación del


68 % de cobre y el 32 % de estaño, que resulta en un material frágil, de fractura
cenicienta.[cita requerida]

Para platillos y gongs se usan varias aleaciones que van desde una aleación templada
con el 80 % de cobre y el 20 % de estaño (B20), 88 % de cobre y 12 % estaño (B12, por
ejemplo, ZHT Zildjian, Alpha Paiste), y la más económica B8, la cual consiste en solo
el 8 % de estaño por el 92 % de cobre (Ejemplo, B8 Sabian, Paiste 201, Zildjian ZBT).
El temple se logra volviendo a calentar la pieza fundida y enfriándola
rápidamente.[cita requerida]

La mayor campana que se conserva, llamada Tsar Kólokol, fue fundida en 1733 por
Iván Motorin, por encargo de la emperatriz Ana de Rusia, sobrina del Zar Pedro el
Grande. Con un peso de 216 toneladas, 6,14 m de altura y 6,6 de diámetro. Nunca fue
utilizada como instrumento, ya que un incendio en 1737 destruyó sus grandes soportes
de madera. Desde 1836 se exhibe en el Kremlin de Moscú.

Kara kane[editar]
Estatua de bronce de Buda Daibutsu, en Kamakura, Japón, tiene 11,40 m de altura y 93
toneladas de peso.

El kara-kane («metal chino» en japonés) es un bronce para campanas y orfebrería


tradicional de Japón constituido por un 60 % de cobre, 24 % de estaño y 9 % de cinc,
con agregados de hierro y plomo.

Muchos orfebres suelen agregarle pequeñas cantidades de arsénico y antimonio para


endurecer el bronce sin perder fusibilidad, y lograr mayor detalle en la impresión de los
moldes.

El kara-kane es muy utilizado para artesanía y estatuaria no solo por su bajo punto de
fusión, gran fluidez y buenas características de relleno de molde, sino también por su
superficie suave que rápidamente desarrolla una fina pátina.

Existe una variedad singular denominada seniokuthis, o bronce dorado, originada en la


época de la dinastía Ming en China, que destaca por su textura lustrosa y su tonalidad
dorada. En su fabricación tienen especial importancia las técnicas de pátina.

Las grandes esculturas de Buda realizadas por los orfebres japoneses demuestran el alto
dominio técnico que poseían y teniendo en cuenta su gran tamaño, la mayoría de ellas
debió ser fundida en el lugar de emplazamiento por medio de sucesivas etapas.1011

Aleaciones que imitan la plata[editar]

• Metal de Tonca: aleación compuesta por un 36 % de cobre, 28 % de níquel y


cantidades iguales de estaño, plomo, hierro, cinc y antimonio. Es un metal difícil de
fundir, poco dúctil, que se utiliza con poca frecuencia.7
• Mina plata: fabricada con 57 % de cobre, 40 % de níquel, 3 % de tungsteno y trazas de
aluminio, tiene la propiedad de no ser atacada por el azufre y presenta propiedades
muy similares a la plata.7

Aleaciones con plomo[editar]


Para la fabricación de cojinetes y otras piezas sometidas a fricción suelen utilizarse
aleaciones de bronce con hasta un 10 % de plomo, que le otorga propiedades
autolubricantes.

La característica distintiva del plomo es que no forma aleación con el cobre; de allí que
queda distribuido de acuerdo a la técnica de fundido en la masa de la aleación, sin
mezclarse íntimamente. Por este motivo, el calentamiento excesivo de una pieza de
maquinaria construida con este material puede llevar a la «exudación» de plomo que
queda aparente como barro o lodo. El reciclaje de estas piezas es también dificultoso,
porque el plomo se funde y se separa de la aleación mucho antes de que el cobre llegue
al punto de fusión.7

https://es.wikipedia.org/wiki/Bronce

También podría gustarte