Está en la página 1de 2

Sinonimia

¿Qué significa?

Del latín: tardío synonymĭa, y este del gr. συνωνυμία synōnymía. Empleo
intencionado de voces de significación idéntica o semejante, para amplificar o
reforzar la expresión de un concepto, como en la gloria, el éxito, la popularidad
de un artista. (Tomado del Diccionario de la Real Academia de la Lengua).

Desarrollo
Cuando hablamos de sinonimia nos referimos a términos diferentes para
mencionar un mismo concepto. Esto permite intercambiar dos palabras en un
contexto determinado, sin embargo, debemos considerar que cada palabra
tiene un concepto determinado (Concepto: representación mental de un objeto,
hecho, cualidad, situación). Lo que se busca es que utilizar la sinonimia sin que
se pierda el significado original para no causar problemas teóricos o técnicos
en la utilización de los diversos términos.
Es decir, la sinonimia establece una relación de similitud significativa. La
sinonimia se presenta cuando dos o más palabras —también expresiones o
frases— presentan coincidencias semánticas tales que podemos concluir que
sus significados son equivalentes o por lo menos parecidos. No obstante,
pueden diferenciarse distintos tipos de sinonimia.

Tipos de sinonimia
1. Sinonimia conceptual o total: coinciden los rasgos semánticos y
conceptuales de los términos.
Ejemplo: esposo /marido

2. Sinonimia contextual o parcial: pueden sustituirse los vocablos


en determinados contextos, pero no en otros.
Ejemplo:

Esta comida es pesada.


Juan es un pesado.
Si cambiamos el contexto, no funciona la sinonimia:
Esta comida pesa mucho.
Juan es indigesto.

3. Sinonimia referencial: los términos remiten al mismo referente, pero


significan cosas distintas.
Ejemplo:
Pedro accedió al despacho del inspector. Este miró a su subordinado
con cierto desprecio — aquel joven no le merecía ninguna confianza.
Pedro, subordinado y joven hacen referencia a la misma persona, pero
los significados que adquieren en la frase varían de acuerdo a criterios
semánticos y sintácticos acomodados al contexto en el que son pensados
y escritos.
4. Sinonimia connotativa: cuando predominan las connotaciones
subjetivas, los términos pueden referirse al mismo concepto semántico,
sin tener nada que ver las significaciones objetivas.
Ejemplo:
Javier es un monstruo
Javier es un salvaje
Javier es una bestia
Javier es un crack
5. Otros tipos de sinonimia: la sinonimia como figura estilística: en
este caso, el autor de un texto puede enfatizar intencionalmente la
descripción o el relato (incluso el poema) con voces sinónimas o
similares, para reforzar la expresión de un concepto.
Ejemplo:
¡Mentira! No tengo ni dudas, ni celos, ni inquietud, ni angustias, ni
penas, ni anhelos.