Está en la página 1de 13

DESORDENES ALIMENTICIOS

Alyzon Ximena Benavides Palma

I.E.M. MARIA GORETTI

AREA DE TECNOLOGIA

11-4

PASTO

2018
DESORDENES ALIMENTICIOS

Alyzon Ximena Benavides Palma

Desarrollo de trabajo área de tecnología

Profesora:

Alba Rocío Paredes

I.E.M. MARIA GORETTI

AREA DE TECNOLOGIA

PASTO

2018
CONTENIDO

Pag.

INTRODUCCIÓN 4

1. ORIGEN Y CAUSAS DE EL DESORDEN ALIMENTICIO 5

1.1 CAUSAS 5
1.2 SINTOMAS 5

2. DESORDENES ALIMENTICIOS MAS COMUNES 11

2.1 ANOREXIA 11
2.2 BULIMIA 11

3. TRATAMIENTOS DE LOS DESORDENES ALIMENTICOS 13


3.1 TRATAMIENTO ANOREXIA 13
3.2 TRATAMIENTO BULIMIA 13

3
INTRODUCCION

El presente trabajo va a dar con una problemática vivida hoy en día por muchos
jóvenes que en el afán de desempeñar se en el rol de esta sociedad no tienen un
buen ámbito alimenticio comiendo a horas diferentes, ingiriendo comida poco
saludables y comiendo en cantidades excesivas.

Las enfermedades causadas con esto, vistas antes solamente en adultos mayores
hoy en día son muy vistas en adolescentes entre los 14 a 16 años, una de estas
es gastritis esta es generada por comer a las horas no estipuladas causando que
se genere la alta generación de ácidos dañando el estómago y generando las
llamadas agrieras, pero no solamente a deshoras sino el ingerir comida chatarra
con altos contenidos de grasas y poco saludables para el organismo.

Los desórdenes alimenticios son enfermedades crónicas y progresivas que, a


pesar de que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, en realidad
consisten en una gama muy compleja de síntomas entre los que prevalece una
alteración o distorsión de la autoimagen corporal, un gran temor a subir de peso y
la adquisición de una serie de valoración de esta por los medios de comunicación.

Hay enfermedades mentales que también inciden en esto, son caracterizadas


principalmente por la gran insatisfacción corporal que sufren muchos
adolescentes, el cual tiene pensamientos distorsionados de acuerdo a su
alimentación.

Prácticamente estos son multicausales. Diferentes factores juegan un papel


importante en su desarrollo, entre ellos lo psicológico, fisiológico, aspectos
sociales y culturales. Algunos generados por factores emocionales y dificultades
en la dinámica familiar, otros son sociales y culturales como la visión idealizada
del cuerpo y las ideas sobre la belleza que, combinados con las exigencias
sociales lo están desencadenando, y otras son consecuencias de un problema
médico.
ORIGEN DE LOS TRANSTRONOS ALIMENTICIOS

Los desórdenes alimenticios han existido por muchos años y han sido
documentados alrededor del mundo, pero para las culturas occidentales
modernas, el caso que puso los ojos del mundo sobre la anorexia es el de la
cantante Karen Carpenter de “The Carpenters”, quien murió a los 32 años de edad
en 1983 cuando su corazón dejó de funcionar debido a complicaciones causadas
por anorexia. La evidencia histórica sugiere que la anorexia y la bulimia han
existido desde el siglo I. Durante la era del César (700 AEC), los romanos ricos se
consentían con espléndidos y abundantes banquetes que comúnmente eran
interrumpidos en varias ocasiones para vomitar y así poder seguir comiendo. Los
antiguos egipcios dibujaron jeroglíficos que representaban purgas mensuales para
evitar enfermedades. Manuscritos médicos persas y pergaminos chinos de las
primeras dinastías también describen enfermedades muy similares a los
desórdenes alimenticios modernos.

Mujeres romanas adineradas en la era post pagana cristiana se privaban de


alimento para mostrar desprecio por sus propios cuerpos, ya que eran
considerados diabólicos por la religión. En su libro “Holy Anorexia”, Rudolph Bell
describe a mujeres religiosas europeas del periodo renacentista que castigaban
sus cuerpos ayunando para conseguir un plano elevado de espiritualidad y una
cercanía con dios. Este tipo de anorexia era respetado por sociedades medievales
como un método para limpiar el espíritu femenino. De hecho, estas devotas
mujeres comúnmente eran elevadas a la santidad por sus ayunos extremos y su
devoción a la iglesia. Un ejemplo muy conocido es el de Catalina de Siena (1347-
1380) una mujer católica italiana que fue canonizada en 1461 por el papa Pío II.

Los síntomas médicos de la bulimia no fueron discutidos hasta el principio de


1900’s. Este desorden fue descrito en términos médicos por primera vez en 1903

5
en “Obsessions et la Psychasthenie” en donde Pierre Janet habla del caso de
Nadia, una mujer que llevaba a cabo grandes atracones de comida en secreto.

Claramente mujeres y hombres han restringido su consumo calórico por siglos,


pero no todos los síntomas de la anorexia moderna han estado presentes en el
pasado, así como muchos de los síntomas del pasado ya no son los mismos que
ahora.

“Era tan raro al principio de los años 1940’s, que era una enfermedad casi
desconocida aunque los médicos hubieran escuchado de ella en la escuela de
medicina. Se ha vuelto tan común que ahora produce un gran interés médico y es
la razón de interminables estudios y publicaciones.”

En 1978, el libro “The golden cage” de Hilde Bruch es uno de los primeros textos
que exponía que los desórdenes alimenticios estaban convirtiéndose en un
problema serio. La película “The Best Little Girl in the World” de 1985 pudo
mostrarle a la gente un vistazo de lo que es vivir con un desorden alimenticio.

Durante siglos nuestros cerebros han sido moldeados por nuestra selección
cultural de la misma forma que han sido esculpidos por la selección natural, y las
enfermedades mentales han sido moldeadas de la misma manera.

Normalmente los desórdenes alimenticios comienzan en la adolescencia. La


anorexia y bulimia raramente comienzan antes de la pubertad; 90% de los casos
son diagnosticados antes de los 20 años mientras que el 10% de los casos
ocurren antes de los 10 años.

El comienzo de los desórdenes alimenticios es a menudo asociado a eventos


estresantes de la vida como la exposición a la violencia, conflictos familiares,
estrés escolar o la perdida. Estos padecimientos no parecen estar asociados a
una identidad racial o estatus socioeconómico, sino que afectan a personas de
todo tipo.
CAUSAS DE EL TRANSTORNI ALIEMTICIO

Las personas que padecen desórdenes alimenticios suelen tener una autoestima
baja, ansiedad, depresión y soledad. Sus relaciones personales y familiares
tienden a ser problemáticas. Asimismo, suelen presentar dificultad para expresar
sus emociones. Varias personas con estos desórdenes tienen historia de abuso
físico o sexual, así como “bullying” sobre su peso durante la niñez y/o
adolescencia. Es importante resaltar que a nivel social, existen normas culturales
que valorizan a las personas según su aspecto físico y que glorifican la delgadez.
Por otro lado, los conceptos de belleza se restringen a un cuerpo esbelto y a un
rostro perfecto. Todos estos son factores sociales que aumentan el riesgo de un
desorden alimenticio.

A la fecha, se siguen estudiando las causas de los desórdenes alimenticios, pero


existen denominadores comunes en quienes los padecen. Para empezar, las
personas con un desorden alimenticio utilizan su relación con la comida como una
forma de lidiar con sus emociones dolorosas. El ayuno (en el caso de la anorexia
nerviosa), la purgación (en la bulimia nerviosa) y los atracones (en la compulsión
alimenticia) son “estrategias” que utilizan para compensar esos sentimientos y
emociones que les provocan dolor y desolación. Las personas con desórdenes
alimenticios presentan conductas, emociones y actitudes extremas hacia el peso y
la comida. A pesar de ser enfermedades mentales, los problemas físicos que
conlleva tienen graves consecuencias para la salud, incluso pueden llevar a la
muerte.

Una vez iniciados, los trastornos alimenticios tienden a auto-perpetuarse. El hacer


dietas, atascarse y purgarse son métodos emocionales que utilizan algunas
personas para manejar emociones dolorosas y para sentirse en control de sus
vidas personales. A su vez, estas conductas deterioran la salud física, el auto-
estima, la capacidad y el control.

7
Factores psicológicos que pueden contribuir a los trastornos alimenticios:

 Baja autoestima
 Sentimientos de insuficiencia o falta de control de su vida
 Depresión, ansiedad, enojo y soledad

Factores interpersonales que pueden contribuir a los trastornos alimenticios:

 Relaciones personales y familiares problemáticas


 Dificultad para expresar sentimientos y emociones
 Haber sido fastidiado o ridiculizado basado en su talla o peso
 Historia de abuso físico o sexual

Factores sociales que pueden contribuir a los trastornos alimenticios:

 Presiones culturales que glorifican la “delgadez” y le dan un valor a obtener


un “cuerpo perfecto”
 Definiciones muy concretas de belleza que incluyen solamente mujeres y
hombres con ciertos pesos y figuras
 Normas culturales que valorizan a la gente en base a su apariencia física y
no a sus cualidades y virtudes internas

Un individuo puede tener una historia familiar de desórdenes anímicos como


depresión. Los desórdenes alimenticios usualmente son asociados con
sentimientos de inutilidad, tristeza, ansiedad, y perfección. Esto puede causar que
una persona utilice las dietas o la pérdida de peso para proveerse de un sentido
de control o estabilidad. Así mismo, los estudios demuestran que los pacientes
con desórdenes alimenticios tienen una mayor incidencia de abuso de sustancias.
Los adolescentes que participan en deportes y actividades artísticas, que enfatizan
la delgadez y la competencia, como el ballet, atletismo, gimnasia y patinaje, tienen
mayor predisposición a desarrollar un desorden de la alimentación. La presión
familiar puede también convertirse en un factor significativo que contribuye al
desarrollo de estas enfermedades.
SINTOMAS MÁS EVIDENTES DE LOS DESORDENES ALIMETICOS

Síntomas de anorexia nerviosa y bulimia nerviosa

1. Pérdida significativa de peso en un periodo relativamente corto de tiempo.


2. Quejas habituales sobre la forma y el peso de su cuerpo, aun cuando los
demás la ven normal o delgada.
3. Restricción de la ingesta de alimentos
4. Control extremo sobre las calorías ingeridas. El aporte calórico de los
alimentos suele ser un tema común.
5. Práctica continúa de deporte, pueden pasar varias horas todos los días en
el gimnasio.
6. Sentimientos de pérdida de control sobre la alimentación
7. Sentimientos intensos de culpa por haber ingerido una cantidad de
alimentos excesiva
8. Viajes frecuentes al baño inmediatamente después de comer
9. Uso de pastillas para adelgazar, así como de laxantes y enemas
10. Alteraciones del ciclo menstrual
11. Pérdida de cabello, piel gris, estreñimiento
12. Uso de ropa amplia para evitar que los demás se den cuenta de su estado
físico
13. Toma de agua excesiva, especialmente durante las comidas
14. Justificaciones frecuentes para no comer, estilo “ya comí en casa de una
amiga”
15. Evitar comer delante de los demás.

Síntomas frecuentes del trastorno por atracón:

1. Acumular alimentos o esconderlos en lugares poco comunes, como en los


armarios de la habitación.
2. Saltarse comidas o evitar comer delante de los demás

9
3. Miedo a no poder controlar la ingesta de alimentos, es especial temor a no
ser capaz de frenar delante de los demás
4. Prueba frecuente de dietas populares, aunque no se nota una pérdida de
peso significativa
5. Problemas de salud como hipertensión, diabetes o dolores musculares.

Son veinte síntomas, pero recordemos que el desorden alimenticio tiene muchos
rostros, algunos de ellos difíciles de escrutar. Corresponde al profesional buscar
los síntomas y signos que pueden indicar la presencia de una alteración
potencialmente mortal.
DESORDENES ALIMENTICIOS MAS COMUNES

ANOREXIA

Aquellas personas que sufren anorexia sienten un miedo real a engordar y tienen
una imagen distorsionada tanto de las dimensiones como de la forma de su
cuerpo. Por ello no pueden mantener un peso corporal normal. Muchos
adolescentes con anorexia restringen la ingesta de alimentos haciendo dieta,
ayuno e incluso ejercicio físico excesivo. Casi no comen, y lo poco que ingieren se
convierte en una obsesión.

Otras personas que padecen anorexia recurren a los atracones y las purgas
posteriores: ingieren grandes cantidades de alimentos y después tratan de
eliminar las calorías mediante el vómito, tomando laxantes, haciendo ejercicios
físicos en exceso, o mediante una combinación de varias de estas acciones.

CAUSAS DE LA ANOREXIA

La anorexia, suele tener dos causas diferentes que pueden desarrollar esta
enfermedad.

Obesidad de un familiar o propia u otro causante, puede ser una situación


emocional fuerte que se ha vivido y que degenera en problemas de autoestima o
depresivo.

BULIMIA

La bulimia y la anorexia son similares. En el caso de la bulimia, quien la padece se


da grandes atracones de comida (comiendo en exceso) y después trata de
compensarlo con medidas drásticas, como por ejemplo el vómito inducido o
ejercicio físico excesivo para evitar subir de peso.

Con el tiempo, esto puede resultar peligroso, física y emocionalmente. También


puede provocar comportamientos compulsivos (es decir, comportamientos que
son difíciles de evitar).

11
DIAGNÓSTICO DE LA BULIMIA

Un diagnóstico de bulimia se da cuando alguien recurre a los atracones y a la


purga de manera regular, al menos dos veces por semana, durante un par de
meses. Estos atracones no son equiparables a situaciones como ir a una fiesta,
comer cantidades excesivas de pizza y al día siguiente decidir ir al gimnasio y
comer de forma más sana.

Las personas bulímicas comen grandes cantidades de comida de golpe


(generalmente comida chatarra) y suelen hacerlo a escondidas de los demás.

Frecuentemente comen alimentos no cocidos o que aún están congelados, o


sacan comida de la basura.

Suelen sentir que no pueden dejar de comer y solo lo hacen cuando están
demasiado llenos como para seguir comiendo. La mayoría de las personas que
padecen bulimia luego recurren a los vómitos, los laxantes o al ejercicio físico
excesivo.

Si bien la anorexia y la bulimia son muy similares, las personas anoréxicas suelen
ser muy flacas y suelen tener un peso inferior al normal. Por el contrario, las
personas que son bulímicas pueden tener un peso normal o estar un poco
excedidas en su peso.

INFORMACIÓN PROFESIONAL SOBRE LA BULIMIA

En caso de sufrir de forma personal o un familiar un caso de bulimia o anorexia, no


dude en ponerse en contacto con un centro especializado. Este tipo de situaciones
pueden generar graves problemas fisiológicos y psicológicos y con la ayuda de un
profesional, podrá corregir la situación sin excesivos problemas.
TRATAMIENTOS DE LOS TRANSTRONOS ALIMENTICIOS

ANOREXIA

Los objetivos globales del tratamiento son la corrección de la malnutrición y los


trastornos psíquicos del paciente. En primer lugar se intenta conseguir un rápido
aumento de peso y la recuperación de los hábitos alimenticios, ya que pueden
implicar un mayor riesgo de muerte. Pero una recuperación total del peso corporal
no es sinónimo de curación. La anorexia es una enfermedad psiquiátrica y debe
tratarse como tal. El tratamiento debe basarse en tres aspectos.

 Detección precoz de la enfermedad: conocimiento de los síntomas por parte


de los médicos de atención primaria y de los protocolos que fijan los
criterios que el médico debe observar.
 Coordinación entre los servicios sanitarios implicados: psiquiatría,
endocrinología y pediatría.
 Seguimiento ambulatorio una vez que el paciente ha sido dado de alta, con
visitas regulares. Las hospitalizaciones suelen ser prolongadas, lo que
supone una desconexión del entorno que puede perjudicar el desarrollo
normal del adolescente. Por ello son aconsejables, siempre que se pueda,
los tratamientos ambulatorios.

13