Está en la página 1de 1

Posdata

sábado 21 de abril del 2018 -31-

@elcomercio_peru elcomercio.pe (51) 947-031-286

hugo pérez

“Hasta lo que no se ve en la foto me cuenta una historia”, asegura Contreras que es historiador, investigador y curador de arte. Gracias a su trabajo se ha recuperado el recuerdo de una Lima que se fue.

— ¿Qué es la fotografía incidental? Camaná. Cuando comencé esta in-


Entrevista La fotografía incidental era una foto vestigación en el 2010, veías bolsas

Daniel Contreras
del momento, que no era pensada ni inmensas de rafia con álbumes. “El
planeada. Sus antecedentes llegan “La fotografía incidente” nace de estas fotografías
Medina a principios del siglo XX, cuando la
revista “Mundial” publicaba fotos
incidental era una disgregadas y desechadas. Memorias
llevadas al olvido.
de la sociedad limeña y los artistas foto del momento,
famosos tomadas en la calle. Pero las que no era pensada — ¿A qué te refieres con esta frase:
Historiador del arte
incidentales eran fotografías para las
familias y sus álbumes. Este fenóme- ni planeada”. “El pasado se acaba”?
Recuerdo cuando en la avenida Grau
no también se desarrolló en México, se encontraban por montones las re-
Tengo 45 años. De niño me gustaba mucho ver con Colombia y Chile. vistas “Mundial” y “Variedades”. Se
una lupa los álbumes de la familia. Trato de buscar hizo negocio y se terminó. Igual pa-
elementos no convencionales para contar historias,
— ¿Por qué los fotógrafos tomaron
el Centro de Lima? “Esas fotos son el sará con las fotos. En un momento,
la memoria antigua se va a acabar.
como esta de fotografías anónimas adquiridas a En 1935, los clientes se alejaron de los gran álbum urbano Mientras más avanza el tiempo, no-
vendedores de segunda mano. estudios fotográficos debido a la ma- de Lima durante los sotros mismos nos volvemos pasado.
años 40 y 60. Nos
sificación de las cámaras automáti- Para mi hijo, los años ochenta fueron
cas. En los años 40 y 50 se abrieron pe- hace un montón de tiempo. El pasado
queños estudios de revelado sin gran dejaron un archivo se va renovando.

“No quedará
éxito. Como era necesario sobrevivir,
lanzaron al fotógrafo a la calle.
de cómo fuimos”. — ¿Cómo logras que este libro se
haga realidad?
— ¿Cómo eran ellos? Había la intención de hacer un catálo-
Eran empíricos. Si tenías una cámara, go de la muestra, pero en su momen-

registro físico
te daban el trabajo. Iban como una to no se pudo. Hasta que apareció la
especie de cazadores por el Centro “‘El incidente’ nace convocatoria del Ministerio de Cultu-
de Lima buscando jovencitas, caba-
lleros, familias y madres con sus hi-
de estas fotografías ra llamada “Infoartes”, que impulsa
investigaciones relacionadas al pa-
jos. Tenían labia para convencerlos. disgregadas y trimonio. Lo mandé y ganó.

de lo que
Su labor era terminar el rollo que le desechadas.
daba el estudio para recibir su pago.
Tomaban la foto y pedían la dirección Memorias llevadas — ¿Por qué es un libro objeto?
Quisimos hacerlo en formato tabloi-
al fotografiado. Era una especie de al olvido”. de para jugar con la idea de lo urbano.
competencia llevar más clientela. Y Todo el fenómeno incidental ocurre

hacíamos en
competencia entre estudios para ver en las calles y los jirones. Un diario
quién revelaba más rápido. Conocí está en las esquinas. Un diario pa-
a dos de ellos, pero ya estaban muy sa de mano en mano. Era el formato
mayores. idóneo para tener esta investigación
y soltar el tema del libro duro. Así lle-

este siglo”
— ¿Qué significado tienen hoy en garemos a más personas como estu-
día estas imágenes? diantes, urbanistas, arquitectos, fo-
Constituyen el gran álbum de la foto tógrafos, entre otros. Además, tiene
urbana en Lima durante los años 40 muchas lecturas y formas de ver. Lo
y 60. Los fotógrafos aficionados nos edité con Canal Museal.
han dejado un archivo de cómo fui-
mos y dónde estuvimos. Urbes que — ¿Qué es Canal Museal?
se van. Oficios y modas que desapa- Es un proyecto de difusión de cróni-
recen. Después de mucho tiempo in- cas y reseñas de temas de museogra-
tentamos darles un espacio y de paso fía, curaduría e investigación, que
reconocernos. “El incidente: fotogra- dirijo con la historiadora del arte Te-
fía peatonal en Lima 1940-1960” es resa Arias.
más fotos de ese tipo en tiendas de un homenaje para ellos.

E
lilia córdova tábori
antigüedades y recicladores. — ¿Qué pasará con las fotos de estos
Así logró recolectar 1.000 fotos — ¿Por qué estas fotos terminaron años donde lo digital nos ha vuelto
n el 2010, el historia- en papel blanco y negro. Con una en el triciclo de un ropavejero? rehenes de un smartphone?
dor y curador de arte selección, realizó en el 2012 la ex- Si no hay una memoria colectiva, Desconfío de la memoria digital. Un
Daniel Contreras co- posición “El incidente: fotografía tampoco hay una memoria personal. montón de mis archivos en discos
menzó su investiga- peatonal en Lima 1940-1960”, que Es el desamor por la historia de uno compactos se han perdido. Estoy se-
ción sobre un tipo de formó parte de la primera Bienal mismo, de su familia. Cuando moría guro de que se van a rescatar histo-
fotografía denominada incidental, de Fotografía de Lima. Siguiendo el abuelo, lo primero que hacían era rias de colectivos, procesos políticos,
que se desarrolló en Lima entre las la misma temática, Daniel acaba botar sus ropas y por ende sus fotos. sociales y sobrevivencia en formato
décadas del 40 y 60. El recuerdo de de publicar un libro en formato ta- Lima está llena de carretilleros que digital; pero no va a quedar un regis-
una imagen de su bisabuela, toma- bloide y con una gráfica extraída de van recogieron estos restos y rastros tro físico, la foto impresa tal cual la
da por asalto en la calle, fue el inicio los sobres que usaban los estudios familiares que están en los barrios y conocemos, de lo que hacíamos en
de un proyecto que lo llevó a buscar fotográficos de la época. siempre terminan en Tacora o jirón este siglo.

Intereses relacionados