Está en la página 1de 4

Síndrome nefrítico agudo

Es un grupo de síntomas que se presentan con algunos trastornos que


causan glomerulonefritis, o hinchazón e inflamación de los glomérulos en el riñón.
El síndrome nefrítico agudo con frecuencia es ocasionado por una respuesta inmunitaria
desencadenada por una infección u otra enfermedad.
Síntomas:

 Sangre en la orina (orina de aspecto oscuro, de color té o turbia)

 Disminución en el volumen de orina (puede producirse poca o ninguna orina)

Cálculos en la vejiga

Son acumulaciones duras de mineral que se forman en la vejiga urinaria.

Los cálculos en la vejiga por lo general son causados por otro problema del aparato
urinario, como:

 Divertículo en la vejiga

 Agrandamiento de la próstata
 Vejiga neurógena
 Infección urinaria

Síntomas:
 Orina de color anormal u orina de color oscuro
 Sangre en la orina
 Dificultad para orinar
 Frecuente necesidad imperiosa de orinar
 Incapacidad para orinar, excepto en ciertas posiciones

 Interrupción del chorro urinario

 Dolor o molestia en el pene


Sangre

Hematuria y / o ” La hemoglobinuria puede ser un signo de enfermedad en los casos


siguientes:

 Hematuria Renal: puede ser causada por glomerulonefritis , cáncer , traumatismos


renales, malformaciones vasculares renales.

Células epiteliales tubulares en una muestra de orina

En el examen microscópico se evalúan sustancias suspendidas en la orina. Llenan un tubo


de ensayo con 10 ml de centrífuga cónico de orina bien mezclada y se centrifuga a 2000
rpm durante 5 minutos.

El análisis de orina se realiza para comprobar o descartar:

 Lesiones estructurales.
 Presencia de agentes infecciosos por el análisis cuantitativo de bacterias,
leucocitos, hongos para la detección eficaz en el diagnóstico de infecciones del
tracto urinario;
 Cambios en la función renal mediante la medición de la conductividad: parámetro
útil para la evaluación de la diuresis y la capacidad de resorción del túbulo renal
(marcador precoz de alteraciones y daños en el riñón).
 Pruebas de dopaje y / o drogas, ya que muchas drogas son eliminadas por los
riñones y por lo tanto se puede comprobar por medio de éste análisis.

Glucosa

 Toda la glucosa que es filtrada en los riñones es reabsorbida hacia la


sangre por los túbulos renales. De este modo, lo normal es no presentar
evidencia de glucosa en la orina.
 La presencia de glucosa en la orina es un fuerte indicio de que los niveles
sanguíneos están altos. Es muy común que personas con diabetes mellitus
presenten pérdida de glucosa por la orina. Esto ocurre porque la cantidad
de azúcar en la sangre está tan alta que parte de ésta acaba saliendo por la
orina. Cuando los niveles de glucosa en la sangre están arriba de 200
mg/dl, generalmente hay pérdida en la orina.
 La presencia de glucosa en la orina sin que el individuo tenga diabetes
suele ser una señal de enfermedad en los túbulos renales. Eso significa que
a pesar de no haber exceso de glucosa en la orina, los riñones no
consiguen impedir su pérdida.
 Básicamente, la presencia de glucosa en la orina indica exceso de glucosa
en la sangre o enfermedad de los riñones.

Proteínas

 La mayoría de las proteínas no son filtradas por el riñón, por eso, en


situaciones normales, no deben estar presentes en la orina. En realidad,
existe apenas una pequeña cantidad de proteínas en la orina, pero son tan
pocas que no suelen ser detectadas por el test de la cinta. Por lo tanto, una
orina normal no posee proteínas.
 Existen dos posibilidades de que se presente el resultado de la proteínas en
la orina: en cruces o un estimado en mg/dL:
 Ausencia = menor que 10 mg/dL (valor normal)
Trazos = entre 10 y 30 mg d/L
1+ = 30 mg/dL
2+ = 40 a 100 mg/dL
3+ = 150 A 350 mg/DL
4+ = mayor que 500 mg/dL
 La presencia de proteínas en la orina se llama proteinuria, y puede indicar
enfermedad renal y debe ser siempre investigada. El examen de orina de
24h es normalmente hecho para cuantificar con exactitud la cantidad de
proteínas que se está perdiendo en la orina.
Urobilinógeno y bilirrubina

 También normalmente ausentes en la orina, pueden indicar enfermedad


epática (hígado) o hemólisis (destrucción anormal de los hematíes). La
bilirrubina sólo suele aparecer en la orina cuando sus niveles sanguíneos
sobrepasan 1,5 mg/dL.
 El urobilinógeno puede estar presente en pequeñas cantidades sin que eso
tenga relevancia clínica.