Está en la página 1de 3

Cómo colonizar las mentes sin disparar un tiro.

LA DICTADURA DE LOS MEDIOS


Escrito por Gustavo González Ramella (Medico Psiquiatra)

El pensamiento hegemónico es hegemónico porque representa a un sector de la


sociedad que detenta el poder.

LA DICTADURA DE LOS MEDIOS[o cómo


colonizar las mentes sin disparar un tiro] Por Gustavo González Ramella
Médico Psiquiatra**

El pensamiento hegemónico es hegemónico porque representa a un sector de


la sociedad que detenta el poder, y desde ese poder convence a las multitudes
de que sus necesidades y deseos parciales y sectoriales son las mismas
necesidades y deseos de la totalidad de la sociedad. Este grupo o sector del
poder, del privilegio, para lograr esta empresa ejecuta una estrategia
mediática, una manipulación del pensamiento y de la construcción de la
realidad, y una represión de las identidades en la sociedad. A tal punto logra
esta represión de la identidad que el ciudadano medio, digamos un sujeto de la
clase media, habla pensando que habla por sus intereses y pensamiento propio
y en realidad es hablado por la TV (Tinelli, TN., la televisión comercial en su
conjunto), por la Radio.. (Continental-Monsanto, Radio 10, Mitre y tantas
otras) por los titulares de los diarios (La Nación, Clarín, Cr;itica) y así
siguiendo. Estas cosas, presentadas en diálogo con el filósofo Gerardo Peña en
un libro reciente, en realidad son variaciones con modernas tecnologías y
afinadas tácticas de publicidad de la llamada industria cultural, tan bien
conceptualizadas por Adorno y el grupo de Frankfurt hace ya muchos
años. Nuevas formas de dominación que en realidad son viejas formas
maquilladas. Podemos decir con justa razón que ni siquiera el posmodernismo
y la globalización nos trajeron una novedad en términos revolucionarios
humanistas: más de lo mismo, lo viejo presentado como nuevo, y lo nuevo
idolatrado en términos de paradigma. Un paradigma que favoreció [y fue
creado por] a quienes detentan el poder económico en Argentina, en
Latinoamérica, y en el planeta Tierra. Y peor aún. Lo antiguo pensado, lo
revolucionario en términos de nueva sociedad y humanismo de calidad, es
presentado como algo viejo, obsoleto. Y se acuña entonces la nueva palabrita:
setentista, masticada por el macropoder y el pensamiento hegemónico en
nuestro país, como descalificación de un modelo de ideales y valores que
necesita ser expulsado de la escena política actual. Claro está, rápidamente
ese producto conceptual es asimilado, deglutido, por una buena parte de la
clase media, con su voracidad hacia los calificativos y estereotipos que calcen
con su sistema de creencias políticas.

Banalización mediática Así como el pensamiento dominante del


capitalismo consumista desde el Norte instala la sexualidad autoerótica y la
adicción a la imagen fetichista de labios gruesos, culos y tetas, toda esta
supuesta libertad junto a la represión del amor, así, en cuestiones de la
ideología político cultural instala el zapping recreativo de la distracción
adictiva, la llamada telebasura como una mezcla de violencia y modelos de
ego individualistas y destituyentes de humanismo, junto a la represión y la
anulación del pensamiento creativo y la reflexión crítica. Banalización sería la
palabra más ajustada para este producto de la Patria Mediática. Se desarrolla
fulgurante en épocas del menemato neoliberal y goza de buena salud ya que el
lavado de cerebro rinde sus frutos al mercado. Tinelli-Menem forman un
paradigma político-mediático de desculturalización y vaciamiento de valores
prosociales y de identidad. Y muchos periodistas se preguntan con cinismo.
"¿cuál es el origen de la violencia.?" Los resultados desastrosos en salud
mental los conocemos quienes investigamos y enlazamos las problemáticas
emocionales y los trastornos en la personalidad en jóvenes y no tan jóvenes en
la Argentina actual. Voy caminando por el pasillo del hospital y una paciente
debil mental le grita una y otra vez "basura" a otro paciente débil mental que
entonces amenaza pegarle y se arma una gresca con los vigiladores separando
y una escena llena de histrionismo y amenazas; un show. Recuerdo entonces
que ayer en un canal de TV repetían una escena de un teleteatrro de
adolescentes y no tanto y varias veces rebobinaban una escena donde una
jovencita le decía a otra: "basura. sos una basura." junto a otros amigos y
amigas que se ponían de un lado y de otro.

Los medios como sujeto del macropoder


Justamente la alienación es cuando una mente es pensada por otra y se
produce la falsa conciencia: pienso que yo pienso, cuando en realidad pienso
lo que vos pensaste por mí y para mí. y deseo lo que vos deseás que yo
desee. En el caso de los medios y su poder de formación de opinión y
pensamiento, yo hablo, pienso y quiero, pero en realidad soy hablado, pensado
y actuado por los medios. De sujeto me he transformado en objeto receptor de
un sujeto dominante y dictatorial que me consume y me piensa. Los medios
son ese sujeto del macropoder. ¿por qué macropoder? Mi amigo Berdichevsky
me diría: porque es el poder conformado por los microgrupos de
concentración del poder económico. Estos grupos construyen la realidad en
base a efectos, artefactos de técnica, racionalizaciones, omisiones y una
cantidad de subterfugios que son internalizados por nuestras mentes, algunos
desde una conciencia precaria, otros desde lo inconsciente [muy
particularmente los medios analógico visuales], y de allí al imaginario
colectivo sólo hay un paso. Imaginario que se construye, naturalmente, con
elementos ilusorios en mezcla convincente con algunos componentes reales, y
que pasa a ser un patrón de pensamiento vivido como construcción individual.
y como realidad innegable. Ya lo decían unos señores llamados Vigotsky y
Leontiev. ¡rusos para colmo!: no solamente interiorizamos lo recibido, sino
que además nos apropiamos de esos componentes cognitivo afectivos como
parte de nuestra personalidad. y como parte de nuestra identidad y del yo,
agregamos nosotros. Es decir que esos elementos y opiniones sobre la
realidad pasan a formar parte de la arquitectura más íntima, más nuclear de la
personalidad. Pasan a formar parte de nuestras motivaciones, objetivos y
hasta de nuestro sentido personal de vida. Consolidan nuestro sistema de
creencias acerca del mundo, del entorno, y de nuestra propia identidad
nacional en términos de línea rectora de nuestra personalidad. Para los que
piensan que exagero podrán leerlo en estudiosos de la personalidad como
Lucien Sève (francés) y Francisco Berdichevsky Linares (argentino).

Los que ganaron pero perdieron


Una paciente dice, en un control grupal del consultorio externo del hospital:-
ahora estoy tranquila. se me terminan las deudas. porque mi familia vive del
campo y por el capricho de Cristina no podíamos trabajar
.--¿pero el paro lo hacía Cristina o los ruralistas?- pregunto yo.
-.y. pero ¿quién tenía la culpa.? ella.ahora todo se tranquilizó.
--es cierto. ganaron los que no querían las retenciones.-le respondo.
-.y quienes más tienen.- dice otra paciente.
-sí. y vamos a estar todos mejor. le responde la primera
-¿ustedes tienen campo.? -insiste la segunda.
-no. nosotros trabajamos en el campo de ellos.-responde la
primera.[sorpresa en los demás pacientes. quienes se miran unos a otros]
-bueno. ahora podrán pedir aumento tus familiares que trabajan con
ellos.-insiste la segunda.
-. ah. eso no lo sé..-