Está en la página 1de 3

El estado arrelacional, es una entidad que siempre busca ser autónoma y es por

eso que de esta surgen muchos conflictos. La dependencia económica del


petróleo es uno de los puntos más importantes en este tipo de estado dando así
una idea privada de gobierno, una idea de gobierno es donde la sociedad no se
vea incluida es parte principal de donde surge la problemática.

La economía del petróleo no es totalmente segura y un país que no exporta otros


productos e importa más de su capital y divisas es un país en deceso. Las ideas
políticas y económicas de este siempre son importantes.

Los emprendimientos a su vez también deben ser analizados política, económica


y socialmente; estudiando sus particularidades y debilidades. También hay que
tener claro que imponer un sistema de gobierno mal estructurado pone en duda
la veracidad del líder de este y da paso a la corrupción.

Constantes cambios de entidades o sistemas de gobierno, excluir a sectores


políticos adversos, experimentar formas de gobierno si un previo estudio, ser
países fósiles, esto claramente también descentraliza a una sociedad.

La consecuencia de todo este tipo de variables son pobreza, protestas y


desacuerdo parcial de una sociedad que solo busca respuestas y soluciones. El
problema con un sistema político arrelacional es que reprime la participación de
la sociedad y da paso a masacres como la de 1989.

Venezuela es un país rico, pero mal administrado. A mi opinión un país debe


sostenerse a partir de varias fuentes de ingresos, el petróleo siempre ha sido un
fósil de costos inestables y creer económicamente en este a pesar de sufrir
varias crisis es una idea nefasta de buen gobierno.

Ahora, un estado relacional es un estado de bienestar que siempre tiene


objetivos claros en donde las decisiones antes de aceptarlas se estudian y eso
es de gran importancia. Hay que aclarar que un buen gobierno no depende
totalmente de un buen líder, siempre deben existir entidades externas que
estudien constantemente al mercado. Las ideas postmodernismos juegan un
papel muy importante; el postmodernismo no se realiza en la argumentación y
enfrentamiento de posturas sino en el reconocimiento de actitudes y condiciones
como primer fundamento de toda disertación.
Es así que un sistema relacional de gobierno siempre daría paso a nuevas
formas de este, generando así ideas mejoradas para tener posturas creíbles y
funcionales de manejo de un país. También es necesario asignar roles,
reconocer el contexto y los puntos que hermanan la postmodernidad con el
postmodernismo a todo nivel. Un país debe tener una economía estable y una
en constante experimentación; esto daría paso a incrementar ingresos y generar
divisas.

El modelo del Estado Relacional ha sido esbozado como una respuesta nueva a
los retos planteados por una sociedad política consiente.

La democracia es un sistema creado por y para el pueblo, que defiende la


corriente ideológica de este y garantiza su bienestar. A mi parecer un estado
arrelacional no trabaja a partir de la democracia, no toma al pueblo como parte
importante de la decisión de cambio, y una sociedad que no se plantea cambia
a partir de todas las particularidades, económica, social a corto y largo plazo. Un
sistema político que no garantiza escuchar opinión, infunde cambios y crea
experimentos políticos en sociedades inestables da paso a la inestabilidad del
gobierno y generando conflicto como antes se aclaró. Un estado también no es
demócrata cuando no cree en sus capacidades de exportar otro tipo de
productos y cree fijamente en el petróleo; un producto con problemática e
inestabilidad.

La racionalidad por su parte busca dar soluciones y nuevas propuestas donde el


pueblo se ve incluido totalmente. Pero no solo es eso, dar parte a la participación
de nuevos emprendimientos que mejoren a un pueblo es una realidad tajante de
una sociedad más clara y estable.

Para mí una sociedad relacional es una base del capitalismo, creado para bien
del país; en donde en conjunto se buscan soluciones, emprendimientos y todo
para el equilibrio constante del pueblo.