Está en la página 1de 3

Renunciar

por Enrique Monterroza

A veces hay cosas en nuestra vida de las cuales pensamos que nunca vamos a poder
cambiar, sensaciones, pensamientos o acciones que hacíamos antes de conocer a Dios y
que a veces seguimos haciendo a pesar que sabemos que no son correctas.

Reflexionando en todo eso venia a mi mente una frase: “Deja de ser tú para que Dios
comience a ser en ti”.

Buscando la definición de la palabra “Renunciar” encontré dos que describen lo que en


esta hora quiero transmitir:

 Dejar voluntariamente algo que se posee o a lo que se tiene derecho.


 Dejar de hacer una cosa por sacrificio o necesidad.

¿Sabes lo que muchos de nosotros necesitamos para ser realmente felices?, lo que
necesitamos es RENUNCIAR, dejar de ser nosotros, dejar de hacer lo que nuestra
naturaleza pecaminosa nos pide, para comenzar a hacer lo que Dios quiere.

Tú y yo tenemos derecho a hacer lo que queramos, sin embargo si eres un hijo de Dios
nacido de nuevo ya no haces lo que quieres, sino lo que Dios quiere que hagas.

Dejar de hacer lo que queremos para comenzar a hacer lo que Dios quiere necesita un
sacrificio, es decir: sacrificar nuestros deseos e ideas, renunciar a nuestra vida antigua
totalmente para comenzar a vivir la nueva vida en Cristo.
¿Qué es a lo que tienes que renunciar?, ¿Qué es aquello que hasta hoy no habías
querido renunciar?, y digo querido porque no es que no puedas, no es que
sea imposible,sino que simplemente no has querido renunciar.

Renunciar tiene que ver con una acción propia que solo puede nacer de un corazón que
este realmente dispuesto a hacerlo, entonces la pregunta es: ¿Realmente quieres
renunciar a eso que solo te perjudica?, o simplemente ¿Quieres seguir engañándote
a mismo tratando de disimular lo que sabes muy bien que tienes que renunciar?

¿Por qué no renunciamos hoy a eso que nos afecta?, ¿Por qué no tomamos valor y
renunciamos a esos hábitos que solo nos han causado dolor y frustración?, ¿Por qué no
renunciamos a ese pecado que nos trae vergüenza constantemente?

Yo no sé tú, pero yo quiero dejar de ser yo para que Dios comience a ser en mi.

Cuando Dios entro a tu vida lo hizo con la intención de cambiar todo tu ser, el objetivo
de Dios era que fueras plenamente feliz, pero eso solo se logra
cuando RENUNCIAMOS a nosotros mismos y dejamos que Dios sea en nosotros.

Tú solo no puedes hacer cambios, es imposible cambiar solos, por mas voluntad que le
pongamos solos no podemos, pero Dios en nosotros es capaz de hacer hasta
lo imposible, porque su poder es ilimitado y su deseo de cambiar nuestra vida es
constante, por ello la clave esta en RENUNCIAR a nosotros, a nuestros deseos, a
nuestros pensamientos, a nuestras intenciones, a nuestros hábitos, a nuestra manera de
vivir, para que Dios comience a actuar libremente en nosotros.

Hoy te invito a RENUNCIAR totalmente a ti para permitir que Dios comience a ser y
hacer en ti.

“Por eso, deben ustedes renunciar a su antigua manera de vivir y


despojarse de lo que antes eran, ya que todo eso se ha corrompido, a
causa de los deseos engañosos”.

Efesios 4:22 (Dios Habla Hoy)

¿Estas dispuesto a renunciar? Si es así ¡Hoy Dios comenzara a obrar de una forma
maravillosa en tu vida.

“enseñándonos a renunciar a la impiedad y a las pasiones desordenadas


de este mundo, y a vivir desde ahora de una manera sobria, recta y fiel a
Dios, mientras aguardamos el feliz cumplimiento de lo que estamos
esperando: la manifestación gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro
Jesucristo. Fue él quien se entregó por nosotros a fin de liberarnos de
toda maldad y de prepararse un pueblo limpio y elegido, totalmente
entregado a la práctica del bien.”

Tito 2:12-14 (La Palabra (España))


¡Renunciar es la clave para la verdadera
restauración!