Está en la página 1de 11

INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P.

DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO

Instituto de Educación Superior


“Pedro P. Díaz”

Ciclo de Nivelación Académica 2018

Módulo de Enseñanza de: Liderazgo y autoconcepto

Elaborado por: Prof. Giuliana M. Bedregal Cruz

Arequipa – Perú

2018
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO
TEMA 4

LIDERAZGO Y AUTOCONCEPTO

LIDERAZGO: Se denomina de esta forma al conjunto de habilidades


que debe poseer determinada persona para influir en la manera de
pensar o de actuar de las personas, motivándolos para hacer que las
tareas que deben llevar a cabo dichas personas sean realizadas de
manera eficiente ayudando de esta forma a la consecución de los logros,
utilizando distintas herramientas como el carisma y la seguridad al
hablar además de la capacidad de socializar con los demás.

No solo se debe generalizar este término a la forma de cambiar de parecer a las personas, sino también a
las capacidades de tomar la iniciativa, proporcionar ideas innovadoras, evaluar determinados
proyectos de manera eficiente, el líder no solo debe tener la capacidad de dar órdenes y también debe tener
en cuenta las inquietudes y opiniones que las personas que se encuentran bajo su cargo puedan ofrecer, lo
que genera seguridad en los subordinados y esto a su vez evita la discusión sobre su rol dejando bien en
claro la figura que éste representa, en alguna ocasiones el liderazgo es ejercido utilizando tácticas
autoritarias y de intimidación, en cuyo caso la figura del líder puede llegar a ser respetada pero de manera
obligatoria y no voluntaria.

En el entorno laboral es de vital importancia la presencia de la figura del líder ya que se cree que dicha
persona puede guiar a un determinado grupo de persona a la consecución de los objetivos de manera
más rápida y efectiva que si cada una de estas lo hiciera por sí sola. En la actualidad hay gran cantidad de
personas que poseen las cualidades de un líder y que ejercen este rol de diferentes maneras, es por eso
que el liderazgo se clasifica según el tipo de método que se utilice para dirigir a un determinado grupo de
persona, entre los tipos de liderazgos se pueden mencionar:

Clasificación de liderazgo

Liderazgo empresarial: Es aquel tipo de liderazgo que es ejercido por la persona a cargo dentro del
ámbito empresarial y que posee la cualidad de comunicarse de forma exitosa con los empleados al
momento de hacer recomendaciones o sugerencias, formando un vínculo con los trabajadores y el objetivo
a conseguir de dicha empresa, por lo cual es reconocido por los trabajadores como un líder dentro de la
empresa, su principal función es la de ocuparse del perfecto funcionamiento en todas las áreas de la
organización para así obtener el éxito.

Liderazgo situacional: este modelo de liderazgo está basado en la adaptación del tipo de liderazgo que
el jefe debe tomar con respecto al nivel de desarrollo de los empleados y la situación en la que se
encuentre, lo que lo hace bastante eficaz, puesto que se ejerce el más adecuado con respecto a la situación
en la que esté el equipo de trabajo adaptándose a sus necesidades.
La importancia del liderazgo se centra en el poder que este puede tener sobre determinadas personas,
además de que éste permite conocer lo que determinado grupo de personas desean y tratar de
solventar las inquietudes y necesidades de los mismo, haciendo sentir protegido al grupo, lo que generará
una motivación extra al momento de lograr de manera eficiente los objetivo.

Según Max Weber hay tres tipos puros de liderazgo:

• Líder carismático: es el que tiene la capacidad de generar entusiasmo. Es elegido como líder por su
manera de dar entusiasmo a sus seguidores. Tienden a creer más en sí mismos que en sus equipos y
esto genera problemas, de manera que un proyecto o la organización entera podrían colapsar el día que
el líder abandone su equipo.
• Líder tradicional: es aquel que hereda el poder por costumbre o por un cargo importante, o que
pertenece a un grupo familiar de élite que ha tenido el poder desde hace generaciones. Ejemplos:
un reinado.
• Líder legítimo: Podríamos pensar en "líder legítimo" y "líder ilegítimo". El primero es aquella persona
que adquiere el poder mediante procedimientos autorizados en las normas legales, mientras que el líder
ilegítimo es el que adquiere su autoridad a través del uso de la ilegalidad. Al líder ilegítimo ni siquiera se
le puede considerar líder, puesto que una de las características del liderazgo es precisamente la
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO
capacidad de convocar y convencer, así que un "liderazgo por medio de la fuerza" no es otra cosa que
carencia del mismo. Es una contradicción per se, lo único que puede distinguir a un líder es que
tenga seguidores: sin seguidores no hay líder

Según su tipo de desarrollo: De acuerdo con esta clasificación, existen varios estilos de liderazgo:

• Líder autócrata: un líder autócrata asume toda la responsabilidad de la toma de decisiones, inicia las
acciones, dirige y controla al subalterno.
• Líder emprendedor: un líder que adopta el estilo participativo utiliza la consulta para practicar el
liderazgo. No delega su derecho a tomar decisiones finales y señala directrices específicas a sus
subalternos, pero consulta sus ideas y opiniones sobre muchas decisiones que les incumben.
• Líder liberal: mediante este estilo de liderazgo, el líder delega a sus subalternos la autoridad para tomar
decisiones.
• Líder proactivo: este tipo de liderazgo promueve el desarrollo del potencial de las personas, de la forma
que un jardinero cuida y potencia su jardín.
• Líder audaz: este tipo de persona es capaz de relacionarse con muchas instituciones y personas,
persuasivo, crítico, con mirada positiva. Tiene la capacidad de consultar a las demás personas para
luego tomar decisiones.

Según la formalidad en su elección

• Liderazgo formal: preestablecido por la organización.


• Liderazgo informal: emergente en el grupo.

Según la relación entre el líder, sus seguidores y subalternos

• Liderazgo dictador: fuerza sus propias ideas en el grupo en lugar de permitirle a los demás integrantes
a hacerse responsables, permitiéndoles ser independientes. Es inflexible y le gusta ordenar. Destruye la
creatividad de los demás.
• Liderazgo autocrático: el líder es el único en el grupo que toma las decisiones acerca del trabajo y la
organización del grupo, sin tener que justificarlas en ningún momento. Los criterios de evaluación
utilizados por el líder no son conocidos por el resto del grupo. La comunicación es unidireccional: del
líder al subordinado.
• Liderazgo democrático: el líder toma decisiones tras potenciar la discusión del grupo, agradeciendo
las opiniones de sus seguidores. Los criterios de evaluación y las normas son explícitas y claras. Cuando
hay que resolver un problema, el líder ofrece varias soluciones, entre las cuales el grupo tiene que elegir.
• Liderazgo onomatopéyico: el líder, a la vez que reflexiona sobre la visión que ha de mover al grupo
liderado hacia su objetivo deseado, se expresa a través de simples onomatopeyas verbales que
favorecen notablemente el entusiasmo del grupo.
• Liderazgo paternalista: no tiene confianza en sus seguidores, comúnmente toma la mayor parte de las
decisiones, entregando recompensas y castigos a la vez. Su labor consiste en que sus empleados
trabajen más y mejor, incentivándolos, motivándolos e ilusionándolos a posibles premios si logran el
objetivo.
• Liderazgo liberal (laissez faire): el líder adopta un papel pasivo, abandona el poder en manos del
grupo. En ningún momento juzga ni evalúa las aportaciones de los demás miembros del grupo. Los
miembros del grupo gozan de total libertad, y cuentan con el apoyo del líder sólo si se lo solicitan.

Según el tipo de influencia del líder sobre sus subordinados


• Liderazgo transaccional: los miembros del equipo reconocen al líder como autoridad y como líder. El
líder proporciona los recursos considerados válidos para el equipo de trabajo.
• Liderazgo transformacional o carismático: el líder tiene la capacidad de modificar la escala de
valores, las actitudes y las creencias de los colaboradores. Las principales acciones de un líder
carismático son: discrepancias con lo establecido y deseos de cambiarlo, propuesta de una nueva
alternativa con capacidad de ilusionar y convencer a sus colaboradores, y el uso de medios no
convencionales e innovadores para conseguir el cambio y ser capaz de asumir riesgos personales.
• Liderazgo auténtico: es aquel líder que se concentra en liderarse en primer lugar a sí mismo. Es un
líder con mucho autoconocimiento, ecuánime, espiritual, compasivo y generoso. Solo una vez que se
lidera la propia mente se puede liderar a los demás.
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO
• Liderazgo lateral: se realiza entre personas del mismo rango dentro de una organización u organigrama
o también se puede definir como el proceso de influir en las personas del mismo nivel organizacional
para lograr objetivos en común con la organización.
• Liderazgo longitudinal: también llamado "liderazgo piramidal", es el que se realiza entre personas
separadas por grados jerárquicos, de tal modo que la influencia del líder hacia los liderados se
fundamenta en la autoridad y conocimientos del líder. Este estilo es extensamente utilizado en política y
en algunos grupos milicianos.
• Liderazgo en el trabajo: en los negocios se evalúan dos características importantes en los ejecutivos,
con la intención de verificar su capacidad de dirección: por un lado, la aptitud y, por otro, la actitud. La
primera se obtiene con el aprendizaje de nuevos métodos y procedimientos; por ejemplo, la capacidad
de construir un balance, un flujo de caja, distribución de planta o un plan de marketing. Pero en muchos
casos estos conocimientos no son aplicables, porque los gerentes carecen de una buena actitud, es
decir, de un comportamiento adecuado que intente implementar dichos métodos. Entre las actitudes más
solicitadas y requeridas está la habilidad de liderazgo, la misma que puede cultivarse pero que, según
muchos autores, es parte de la personalidad individual. ¿Cómo saber si nosotros estamos configurados
como líderes y, en caso contrario, cómo desarrollar estas habilidades en nuestra persona? Es un tema
de amplio debate y estudio, pero es necesario descubrir si tenemos algo de líderes y qué cosas nos
faltan para lograr serlo a cabalidad.

OTROS TIPOS DE LÍDERES


Según Granados (1999) existen distintas maneras de caracterizar los tipos de liderazgo. La autora
establece una tipología a partir de las características o condiciones personales de quién ejerce el
liderazgo. Veamos:
1. EL LÍDER PULPO:
▪ Es el caudillo.
▪ Es el que hace y sabe todo.
▪ Es el que se hace imprescindible.
▪ Es el que cree que los demás miembros del grupo no saben, que son ignorantes
2. EL LIDER ARAÑA:
▪ Es el activista.
▪ Es el que hace gestiones y trámites, papeles y juicios.
▪ Se limita a hacer obras, pero no promueve organización.
▪ Cuando sale, todo se viene abajo.
3. EL LIDER MUERTO:
▪ Es el que no tiene vida.
▪ Es el que no se mueve.
▪ Es el que no convoca a reuniones.
▪ Es el que no hace nada por su grupo o comunidad.
4. EL LIDER TORTUGA:
▪ Es el pasivo.
▪ Es el que no tiene iniciativa.
▪ Trabaja sólo cuando el grupo le exige o lo cuestiona.
5. EL LIDER ZORRO:
▪ Es el aprovechador.
▪ Es el que utiliza su cargo para fines económicos y políticos.
▪ Es el que trabaja sólo para figurar.
6. EL LIDER ABEJA:
▪ Es el democrático.
▪ Es el que su cargo está al servicio de los demás.
▪ Es el que promueve la participación de todos.
▪ Es el que valora y respeta a su base.
▪ Asume responsabilidades y da cuenta a los demás.
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO
Habilidades liderazgo:
• Comunicación verbal: una persona con fuerte liderazgo es capaz de
saber informar y comunicar lo que quiere a su equipo.
• Escuchar: la habilidad de escucha permite al líder entender los
problemas de las personas de su entorno, anticiparse a sus dudas y
responder sus preguntas.
• Persuadir: las personas de buen liderazgo no piden a sus seguidores
que simplemente sigan sus órdenes en forma ciega o vehemente.
Primero los convencen que algo es bueno y se debe hacer.
• Usar el pensamiento crítico: sobre todo para tomar decisiones y resolver problemas. Los buenos
líderes miden las acciones y posibles soluciones de acuerdo a sus costos y beneficios.
• Delegar trabajo: incluso si tienen todo el know-how para cada tarea, lo cual es poco probable, las
personas de fuerte liderazgo saben que es más productivo asignar trabajo a aquellos que pueden hacerlo
igual de bien o mejor.
• Organizar: los líderes fuertes tienen la habilidad de ordenar sus tareas y las del resto para hacer un
trabajo eficiente.
• Asumir la responsabilidad: los de fuerte liderazgo no solo asumen sus propios actos, sino los de su
equipo. No culpan a otros por sus propios errores, y comparten los errores de otros.
• Perseverar: No importa cuán difícil se pongan las cosas y cuán frecuente sus planes no resultan como
esperaban, los buenos líderes son tenaces y logran alcanzar sus objetivos.
• Adaptarse al cambio: Cuando las cosas no salen como se espera, la flexibilidad es clave. Las personas
de fuerte liderazgo ajustan su plan a la coyuntura, mueven a su equipo y tienen más opciones de
alcanzar el éxito.
• Construir relaciones: Los buenos líderes desarrollan buenas relaciones de trabajo con su equipo y sus
jefes o gerentes.
• Respetar: Las persona de fuerte liderazgo no miran por encima del hombro a su personal a cargo; al
contrario, muestran respeto hacia ellos.
• Ayudar: Los buenos líderes siempre dan una mano al que la necesita, sobre todo cuando se trata de
alcanzar objetivos de trabajo.
• Manejar las crisis: los de buen liderazgo responden rápida y efectivamente cuando los problemas
aparecen.

Cualidades Del Lider


PERSONALES
1. Conocimiento
El conocimiento es una de las cualidades más importantes que debe poseer un Director que es líder.
Nada atraería mayormente la confianza y el respeto que el conocimiento y la habilidad demostrados.
No hay sustitutos para el conocimiento en su efectividad para crear confianza en sí mismo dentro del líder
mismo.
El conocimiento no solo gana el respeto y la confianza de sus hombres y compañeros líderes. Es más
importante, y fundamentalmente la confianza en él.
2. Decisión
Un líder debe ser decidido, al expresar las órdenes debe ser claro y tenaz. Cuando tiene que tomar sus
propias conclusiones decide descartando otras posibles decisiones de acuerdo a su sentido lógico de juicio.
3. Iniciativa
Esta es la actividad o disposición de producir y llevar a cabo un pensamiento o acto. Es el resultado directo
de la confianza en sí mismo y de la voluntad. La iniciativa no pertenece exclusivamente al líder.
En su sentido más profundo, el entusiasmo es la calidad que trata sobre los sentimientos. La alegría es la
expresión de un optimismo interior y se manifiesta a través de las palabras que emplea. La expresión en sus
ojos al hablar como su actitud en sí, podrá irradiar alegría y confianza.
MORALES
1. Fortaleza
La fortaleza es cualidad imprescindible para un jefe: un alma fuerte, es aquella que acepta la adversidad,
cuyo desequilibrio no turba las grandes emociones. Consiste en vencer el temor, huir de la temeridad y
despreciar las fatigas y los peligros.
La entereza, virtud del corazón, representa al hombre valeroso de bien en el exacto cumplimiento de las
obligaciones morales. Ya que “nunca le faltará pretexto para dejar de cumplir su deber”.
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO
2. Firmeza
La firmeza, virtud de la conciencia, es una resolución que supone energía, fuerza de voluntad, vigor y tensión
en la acción. Es cualidad necesaria del jefe en muchas ocasiones y especialmente en las difíciles.
Cuanto más se sabe que un jefe es firme, tanto menos habrá de demostrarlo. Lo que contiene el hombre
suele ser saber que si el jefe actúa lo hará con firmeza.
3. Dominio de sí mismo, serenidad
El Director debe adquirir esa disposición de ánimo que mueve a considerar las cosas desde arriba, juzgar
sin vehemencia y aceptar los hechos con calma; el dirigente no puede dejarse desbordar, ni por las
ocupaciones, ni por los acontecimientos, ni por los hombres, ni por sí mismo. Debe dominar siempre la
situación.
Perder el control de sí mismo es la manera segura de perder autoridad sobre los demás.
4. Voluntad
La voluntad es cualidad fundamental en la función directiva. Aun con mediana inteligencia, quien se orienta
a un objetivo concreto y persevera con ánimo constante, está seguro de alcanzarlo.
5. Prudencia
La prudencia aconseja ir por camino más seguro, que no siempre es el más corto, también “es mejor volver
atrás a perder en el camino”.
No des un paso adelante sin haber consolidado el anterior.
El Director debe guiarse por la prudencia, dosificado por la audacia serena, lejos de la osadía que, con
frecuencia es fruto de la ignorancia.
6. Justicia
Ser justo ha de ser norma fundamental del Director, lo cual no excluye el ser exigente e incluso severo. La
severidad cuando es justa y no degenera en rigidez ocasiona trastornos.
El jefe justo distribuye, a quien en derecho corresponde, el mérito de una idea feliz o una acción eficaz.
La justicia involucra firmeza y rectitud, el enojo o la cólera.
Aprenda a ser imparcial cuando imponga un castigo u otorgue una recompensa.
7. Moderación
Es la templanza en las palabras o en las acciones, es contenerse, es la capacidad de denominarse.
Los actos del Director deben estar regidos por la ponderación, el sentido de la medida y de la proporción.
Cuida las formas de cómo dices las cosas, a veces es tan importante como el propio fondo.
La moderación exige que cualquier cualidad, para ser plenamente humana, haya de completarse; así la
justicia se humaniza con la demencia; la firmeza necesita de la flexibilidad, la fortaleza de la prudencia, la
inteligencia de la sabiduría.
8. Humildad, modestia
El hombre verdadero es sencillo en la forma y en el fondo.
“Si no eres humilde, nada vales”, porque sin humildad, la fuerza no es más que violencia. Ten modestia para
reconocer tus propios errores y sacar de ellos lecciones provechosas para el futuro y alienta a tus
subordinados a hacer lo mismo, pero muéstrate comprensivo si se equivocan.
Reconocer un defecto es el primer paso para superarlo.
9. Tolerancia
El dirigente debe ser tolerante, tratando a los hombres mejor, el buen dirigente, severo consigo mismo, es
indulgente para los demás y hace pasar sus faltas por desventuras.
Sé generoso y si alguna vez dejas inclinar la balanza de la justicia que sea hacia el lado más humanitario.
10. Respeto a la verdad
No consientas la verdad maniobrada, marginada o manipulada. Ten siempre la verdad para todos y de todos,
mientras puedas, exígela.
Decir la verdad, decir sinceramente lo que se piensa, resulta con frecuencia penoso y exige valor ante el
riesgo incierto de desconocidas consecuencias, pero es imperativo ético del cumplimiento de nuestro
deber…?
11. Sentido del tiempo
El tiempo, unidad para medir el cambio, es el elemento escaso, perecedero, no almacenable, independiente
de la demanda, es nuestro gran enemigo, la materia prima más costosa, la más difícil de suplicar. No debe
malgastarse y su robo no tiene perdón, porque no es posible restituir. No conocemos su verdadero valor
hasta que lo hemos perdido.

12. Espíritu joven, jovialidad


La vejez no guarda proporción directa con los años; “la falta de curiosidad”.
La juventud es aceptar con alegría que tienes mucho que aprender, que puedes mejorar, es tener una causa
a la que consagrar la propia vida, estar abierto a los sueños y a los grandes horizontes y no encadenado a
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO
intereses que se defienden a ultranza. Es dar el primer puesto a las ilusiones, a los valores morales y
espirituales, es querer obtener éxito sin tener el alma envejecida por el egoísmo.
Eres viejo si has desertado de tus ideales, si no tienes curiosidad, si no escuchas a nadie porque crees que
nada te van a enseñar.
13. Abierto a la crítica
El Director suele ser hombre que gusta de la franca crítica aun cuando no lo solicite. Soporta difícilmente las
opiniones adversas, sus actos, aunque admite el juicio duro sobre las instituciones o las normas.
Acepta, de buen grado, las críticas que traten de mejorar su trabajo, los que más ayudaran serán los que le
digan en que y por qué está equivocado. Procure eliminar a los que critican negativamente, recalcitrantes
reclamantes, maniacos de la protesta sempitemos fiscales, qué nunca elogian, que nadie está contento.
No critique la decisión de los que te precedieron a menos que consideres debidamente todas las
circunstancias que entonces concurrieron.

CARACTERISTICAS DE UN LIDER
▪ Sentido de pertenencia: Debe representar y pertenecer al grupo que encabeza.
▪ Capacidad de comunicarse: Lograr que le escuchen y entiendan.
▪ Inteligencia emocional: Habilidad para manejar los sentimientos y emociones propios de los demás.
▪ Capacidad de establecer metas y objetivos: sin una meta clara, ningún esfuerzo será suficiente.
▪ Capacidad de planeación: Donde se deben definir las acciones que se deben cumplir.
▪ Un líder crece y hace crecer a su gente: Para crecer enseña, a su gente, delega funciones y crea
oportunidades para todos.
▪ Capacidad visionaria para anticiparse a lo que puede venir.
▪ Tiene Carisma: Atrae y llama la atención es agradable a los ojos de las personas, basta con
interesarse por la gente y demostrar verdadero interés.
▪ Es Innovador: Siempre buscara nuevas y mejores maneras de hacer las cosas.
▪ Un líder está informado: Debe saber cómo se procesa la información, interpretarla de manera
inteligente y utilizarla en la forma más moderna y creativa.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE UN LÍDER


VENTAJAS DESVENTAJAS
▪ Excelentes relaciones y mayor productividad. ▪ Demasiada responsabilidad en la organización.
▪ Personas motivadas respecto a las metas. ▪ Quita mucho tiempo personal.
▪ Actividades evaluadas y unificadas. ▪ Responsable de sus aciertos y sus errores.
▪ Disminuye la comunicación deficiente. ▪ Tiene que hacer más papeleo y más trámites.
▪ Establece confianza, gana aprecio, gratitud y ▪ Se pierde confianza de grupo en caso de fracaso
respeto. de un proyecto.
▪ Establece una visión y valores compartidos. ▪ Se está a la zozobra de lo que puede pasar.
▪ Proporciona los recursos necesarios, ▪ Puede haber desacuerdos con los colaboradores.
capacitación y libertad con responsabilidad. ▪ Se involucra mucho con las personas a su cargo.
▪ Mayor salario y mayores recompensas.
▪ Mayor status social y laboral.
▪ Mayor influencia en las personas.

FUNCIONES DE UN LÍDER
Un líder desempeña muchas funciones entre las que podemos citar:
1.-PLANIFICAR Y PREVEER
▪ Un líder debe de tener capacidad visionaria, para adelantarse a lo que puede venir en un futuro no
muy lejano.
▪ Define tareas, objetivos, metas, buscar los recursos.
▪ Asigna tareas y estándares de grupo.
▪ Elabora un plan realizable para la toma de decisiones.
2.-GESTIONAR
▪ Un líder busca y obtiene los recursos necesarios para que su equipo cumpla su función.
▪ Reconoce y aprovecha las capacidades y habilidades de cada uno de los colaboradores.
3.-CONTROLAR
▪ Controla y maneja el tiempo para el cumplimiento de actividades.
▪ Asegura que las acciones se orienten al logro de objetivos.
4.-CONSULTAR YDECIDIR
▪ Un líder consulta a expertos, investiga en documentos, pide un consejo antes de tomar una decisión.
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO
5.-RESPALDAR MORALMENTE
▪ Modera las discusiones grupales.
▪ Disminuye las tensiones por medio del buen humor.
▪ Crea un espíritu de grupo.
▪ Alienta al grupo y a cada uno de los miembros.
6.-RENDIR CUENTAS
▪ Dar a conocer los resultados del cumplimiento de responsabilidades.
▪ Demostrar con transparencia.
▪ Colocar los logros al cuidado de los demás.
7.-EVALUAR
▪ Evalúa la actuación del grupo.
▪ Ayuda al grupo a reflexionar sobre su actuación.
▪ Estimula al grupo por los logros obtenidos.

EL LÍDER NACE O SE HACE?


¿Quién no ha escuchado aquello de “tiene madera de líder”? ¿Es la capacidad de liderazgo algo con
lo que se nace? ¿Qué hay de cierto en esto? ¿Se trata tan sólo de un mito?
Existen diferentes enfoques para abordar la cuestión sobre si los directivos poseen ciertos rasgos
innatos que los definen como grandes líderes o, simplemente, se trata de profesionales que han
apostado por la formación y el desarrollo continuo de las habilidades de liderazgo (se han hecho a
sí mismos como directivos).

Los líderes nacen


Bajo esta perspectiva, existen personas más destinadas a asumir el rol de liderazgo y parecen tener
una cierta predisposición para ocupar cargos de Dirección dentro de las organizaciones. Según esta
visión, existen ciertos rasgos que las diferencian del resto:
• Ambición y energía.
• Deseo de dirigir.
• Honestidad e integridad.
• Confianza en uno mismo.
• Inteligencia y conocimiento del entorno.
En todo caso, y más allá de estas características concretas, estas personas son referentes en su
organización y se manejan desde un liderazgo carismático, con el que se ganan la autoridad y
desechan el mando desde el poder.

Los líderes se hacen


En cambio, desde el otro extremo, se puede esgrimir que existe un cierto sesgo cuando se afirma
que estos directivos son “líderes de nacimiento”. Los argumentos pasan por defender que el
liderazgo no es una habilidad natural, ya que todos podemos serlo si nos lo proponemos (depende,
básicamente, del desarrollo del personal y de la actitud que se tome):
• Muchos directivos que triunfan en determinadas organizaciones, fracasan en otras.
• Existen personas que se convierten en líderes ante determinadas condiciones, cuando hasta
el momento no se habían identificado como tales.
• Las capacidades del buen directivo pueden ser aprendidas, si existe la predisposición y la
motivación adecuadas.

Los líderes nacen y también se hacen


Las conclusiones a las que han llegado las investigaciones de las últimas décadas desvelan que, en
efecto, existen personas que, dado su carácter, muestran auténticas dotes de liderazgo. Sin
embargo, la mayoría de las personas necesitan aprender y experimentar para llegar a ser unos
buenos directivos. También es importante señalar que no existe una única forma de liderazgo eficaz,
sino que pueden encontrarse estilos de liderazgo diferentes e igualmente exitosos, en función de la
organización en la que estén.
Como conclusión, a continuación se apuntan las principales características que todo buen directivo
debería poseer (independientemente de si nace o de si se hace):
• El buen directivo es un ejemplo y un referente para los suyos.
• Su éxito se mide por los resultados, no por su popularidad.
• El líder se distingue porque tiene visión, promueve el cambio y se anticipa al futuro.
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO
AUTOCONCEPTO

El autoconcepto es básicamente la imagen que tenemos de


nosotros mismos. Esta imagen se forma a partir de un buen número
de variables, pero es particularmente influenciado por nuestras
interacciones con las personas importantes en nuestras vidas.
Incluye la percepción de nuestras capacidades y nuestra propia
singularidad, y a medida que envejecemos este auto-percepción se
vuelven mucho más organizadas, detalladas y específicas.
El autoconcepto es un término de gran relevancia en al ámbito de
la psicología social, pero fundamentalmente ha sido desarrollado
por los teóricos de la psicología humanista, en cuyo seno se ha
considerado como un pilar básico para el posterior desarrollo de sus diversos abordajes terapéuticos.

Componentes del autoconcepto


Al igual que ocurre con otros muchos términos en psicología, diferentes acercamientos teóricos han
propuesto diferentes formas de definir y pensar sobre el autoconcepto.
De acuerdo con una teoría conocida como la teoría de la identidad social (desarrollada por Henri Tajfel en
la década de los setenta), el autoconcepto se compone de dos partes fundamentales: la identidad personal
y la identidad social.
Nuestra identidad personal incluye variables tales como los rasgos de personalidad y otras características
que hacen a cada persona única. La identidad social por su parte incluye los grupos a los que pertenecemos
dentro de la comunidad, la religión, la universidad o la propia familia.
Esta identidad social supone que una parte importante del concepto de sí mismo que cada uno de nosotros
interioriza, se construye sobre la base de la pertenencia a determinados grupos sociales, con los que
nos identificamos al objeto de reforzar nuestra propia identidad.

Factores que determinan el autoconcepto


Para el Psicólogo humanista Carl Rogers, el concepto de sí mismo se compone de tres factores
diferenciados:
La imagen de ti mismo, o cómo te ves.
Es importante darse cuenta de que la auto-imagen no coincide necesariamente con la realidad. La gente
puede tener una auto-imagen inflada y creer que las cosas son mejores de lo que realmente son. Por el
contrario, las personas son generalmente propensas a tener auto-imagen negativa y percibir o exagerar los
defectos o debilidades.
La autoimagen se ve afectada por diversos factores, como la influencia de los padres, los amigos y
compañeros, los medios de comunicación, los grupos de pertenencia…, y se conforma en base a una
combinación de estos factores.
Según el estudio realizado por Kuhn (1960), la respuesta a la pregunta ‘¿Quién soy yo? ‘podía dividirse en
dos grupos principales. Por una parte las respuestas basadas en roles sociales (aspectos externos,
objetivos vitales, etc.) y por otra las basadas en rasgos personales (aspectos internos, afectivos o de
personalidad).

La autoestima, o cuánto te valoras


La autoestima se refiere a la medida en que nos gustamos, aceptamos o
aprobamos a nosotros mismos, o dicho de otro modo, cuánto nos
valoramos. La autoestima siempre implica un grado de evaluación y por
tanto puede resultar en una visión positiva o negativa de nosotros
mismos.

Una serie de factores puede afectar a la autoestima, incluso cómo nos


comparamos con los demás y cómo responden los demás ante nosotros.
Cuando la gente responde positivamente a nuestra conducta, somos más
propensos a desarrollar una autoestima positiva, y viceversa.
En esta línea, Argyle (2008) considera que hay 4 principales factores que
influyen en la autoestima:

1) La reacción de los otros. Si la gente nos admira, nos adula, nos busca, nos escucha con atención y se
manifiestan de acuerdo con nosotros, tenderemos a desarrollar una autoestima positiva. Si por contra nos
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO
evitan, nos descuidan, nos dicen cosas sobre nosotros mismos que no queremos oír, también nuestra propia
valoración será negativa.

2) La comparación con los demás. Si cuando nos comparamos con personas de nuestro grupo de
referencia, concluimos que estas personas son más exitosas, felices, ricas o guapas que nosotros tenemos
la tendencia a desarrollar un auto valoración negativa, si es al revés, nuestra autoestima se verá reforzada.

3) Los roles sociales. Algunos roles sociales llevan aparejado cierto prestigio, por ejemplo, médicos,
pilotos, deportistas, presentadores…Esto sin duda promueve una autoestima elevada. Otros roles sin
embargo están estigmatizados, como presos, enfermos mentales, desempleados, etc… Esto tiene por
supuesto una consecuencia directa sobre la valoración que hacemos de nosotros mismos.

4) Identificación. Es una variable dependiente de la anterior, ya que se refiere a la interiorización de los


roles que desempeñamos. Esto hace que se conviertan en parte de nuestra personalidad, es decir llegamos
a identificarnos con las posiciones que ocupamos, los papeles que desempeñamos y los grupos a los que
pertenecemos.

El Yo ideal, o cómo te gustaría ser


En muchos casos, la forma en que nos vemos y cómo nos gustaría vernos a nosotros mismos no
coincide. Esto significa que los auto-conceptos no siempre están perfectamente alineados con la realidad.
Según Carl Rogers, el grado en que el autoconcepto de la persona coincide con la realidad determina el
grado de congruencia o incongruencia.

Rogers cree que la incongruencia tiene sus primeras raíces en la infancia. Cuando los padres ponen
condiciones al afecto que ofrecen a sus hijos (sólo expresan su amor si los niños “lo ganan” a través de
ciertos comportamientos, o satisfacen las expectativas de los padres), los niños empiezan a distorsionar los
recuerdos de experiencias en los que se han sentido indignos del amor de sus padres.
Por contra, el amor incondicional, ayuda a fomentar la congruencia. Los niños que experimentan este tipo
de amor no sienten ninguna necesidad de falsear continuamente sus recuerdos para creer que otras
personas los aceptan como realmente son.

El autoconcepto y su importancia en la adolescencia


El fácil llegar a la conclusión de que el autoconcepto es un factor clave en la formación de la
personalidad, que además, se relaciona con el bienestar personal a lo largo de toda la vida. Desarrollar un
autoconcepto positivo adolescencia posibilita un buen ajuste psicosocial y previene futuros problemas
psicológicos y de adaptación personal en general.
En esta línea, compartimos para su descarga el documento “Revisión teórica sobre el autoconcepto y
su importancia en la adolescencia”, de gran interés para adquirir una comprensión adecuada del
constructo, que es abordado por los autores de un modo riguroso en su definición, significado, factores,
dimensiones y etapas.
INSTITUTO DE EDUCACIÓN SUPERIOR “PEDRO P. DIAZ” – CNA 2018 - CURSO COMUNICACIÓN Y LIDERAZGO