Está en la página 1de 8

LAS MANIFESTACIONES DE LA REBELION DEL

HOMBRE.
Las manifestaciones de la rebelión del hombre.
Introducción: la altivez en el ser humano es uno de los más
grandes obstáculos para acercarse a Dios, ya que esta
actitud o forma ser es algo que va en contra de Dios y de
sus mandamientos.

La altivez en el corazón es la causa por la cual tanto


hombres como mujeres viven en una constante rebeldía
contra Dios, cometiendo toda clase de pecado, en cierta
manera podemos decir que el pecado es el fruto o resultado
de un corazón rebelde.

Tu maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán;


sabe, pues, y ve cuán malo y amargo es el haber dejado tú
a Jehová tu Dios, y faltar mi temor en ti, dice el Señor,
Jehová de los ejércitos. (Jeremías 2:19).
Entre tanto, mi pueblo está adherido a la rebelión contra mí;
aunque me llaman el Altísimo, ninguno absolutamente me
quiere enaltecer. (Oseas 11:7).

La rebelión estorba al hombre para tener un genuino


arrepentimiento.
Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras
para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del
justo juicio de Dios, (Romanos 2:5). Dureza del gr
“esclerosis” significa endurecimiento, y en este aspecto
dureza espiritual. corazón no arrepentido. Se refiere a los
que rehúsan arrepentirse.

Miremos algunas maneras en las cuales el hombre


manifiesta su rebelión en contra de Dios.

1. El hombre por la altivez no busca a Dios.


(Autosuficiencia)

El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay


Dios en ninguno de sus pensamientos. (Salmos 10:4)

PÁG. 2
DIEGO RUIZ
Las manifestaciones de la rebelión del hombre.
El no buscar a Dios pone de manifiesto que la altivez hace
que el hombre se crea autosuficiente; la confianza en sí
mismo lleva al hombre a decir en sus pensamientos “yo
puedo solo, no necesito de nadie, no necesito de Dios” el
salmo expresa que no hay Dios en ninguno de sus
pensamientos.
En pocas palabras es no reconocer a Dios en cada uno de
sus caminos, en cada paso que da en esta vida.
Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han
corrompido, hacen obras abominables; No hay quien haga
el bien. (Salmos 14:1)

La iglesia de Laodicea: (Apocalipsis 3:17) Porque tú dices:


Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo
necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado,
miserable, pobre, ciego y desnudo. La altivez llevo a la
iglesia de Laodicea a ser tibia, autosuficiente y prepotente,
<<
de ninguna cosa tengo necesidad>>
¿Cuál es tu situación? ¿Realmente buscas a Dios o crees
que no necesitas de Él? O ¿Será aun albergas algo de
altivez que en tu corazón?

2. El hombre por la altivez se levanta en contra de


Dios. (Creerse más sabio que Dios)

derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra


el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo
pensamiento a la obediencia a Cristo. (2 Corintios 10:5).
La altivez en el hombre el que lo lleva a cuestionar o poner
en tela de duda lo que Dios dice en su palabra, levanta
argumentos en contra del conocimiento de Dios.

Un ejemplo claro lo vemos en el Huerto de Edén, cuando la


serpiente puso en duda lo que Dios había dicho a Adán y
Eva en relación con el árbol de la ciencia del bien del mal.
Pero la serpiente era astuta…. la cual dijo a la mujer:
¿Conque Dios os ha dicho, No comáis de todo árbol del
PÁG. 3
DIEGO RUIZ
Las manifestaciones de la rebelión del hombre.
huerto? …. La …. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No
moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él,
serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo
el bien y el mal. (Genesis 3:1,4,5)

En el tiempo actual aún muchos siguen siendo engañados


escuchando a espíritus engañadores y doctrinas de
demonios.

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros


tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a
espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la
hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la
conciencia, (1 Timoteo 4:1-2)

El razonamiento humano hace que muchos no acepten las


demandas de Dios y por lo contrario se atreven a rebatir lo
que Dios ha declarado en su Palabra.

¿Cómo manifiestan los hombres su altivez contra el


conocimiento de Dios?

Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es


para salvación; como también nuestro amado hermano
Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito,
casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas
cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las
cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también
las otras Escrituras, para su propia perdición.
(2 Pedro 3:15-16)
Torciendo las escrituras, Algunas sectas falsas, por ejemplo,
tuercen la ley transformándola en camino de salvación en
lugar de reveladora del pecado. Otras hacen del bautismo la
puerta al cielo. Lo hacen no sólo con los escritos de Pablo,
sino también con las demás Escrituras.

Recordemos que dentro del circulo cristiano hay un alto


índice de nuevas revelaciones, que no son acordes con las
PÁG. 4
DIEGO RUIZ
Las manifestaciones de la rebelión del hombre.
agradas escrituras, el apóstol Pablo hace la advertencia, de
no buscar más allá de lo que está escrito.
Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas
palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es
conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira
acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las
cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas
sospechas. (1 Timoteo 6:3-4)

¿Cómo hijo de Dios aceptas la verdad de Dios tal como


está escrita o crees que en la forma que tu razonas es
más correcta?

3. El hombre por la altivez no obedece a Dios.


(Dar la espalda)

Les amonestaste a que se volviesen a tu ley; mas ellos se


llenaron de soberbia, y no oyeron tus mandamientos, sino
que pecaron contra tus juicios, los cuales, si el hombre
hiciere, en ellos vivirá; se rebelaron, endurecieron su cerviz,
y no escucharon. (Nehemías 9:29).

Que quiere decir este pasaje, que el pueblo le dieron la


espalda en rebeldía, hacia lo que Dios ordeno en su
Palabra, endureciendo su cerviz y no escucharon.
La falta de obediencia a la Palabra de Dios por parte del
pueblo de Dios, evidencio la abierta rebelión arraigada en el
corazón de los israelitas, la altivez en el corazón lleva al ser
humano a desconocer y no reconocer la autoridad de Dios,
claramente establecida en su bendita Palabra.
Todo aquel que reconoce la autoridad de Dios, va a estar
dispuesto a obedecer su palabra.

Y vino palabra de Jehová a Samuel, diciendo: Me pesa


haber puesto por rey a Saúl, porque se ha vuelto de en pos
de mí, y no ha cumplido mis palabras. (1 Samuel 15:10-11)

PÁG. 5
DIEGO RUIZ
Las manifestaciones de la rebelión del hombre.
La expresión se ha vuelto de en pos de mi significa darle la
espalda a Dios, es decirle no me interesa lo que dices, no
quiero escucharte.
Muchos cristianos creen que por el hecho de obedecer a
medias la palabra de Dios, ya cumplieron con Dios, o por el
hecho de cumplir algunas normas eclesiales ya son
obedientes a Dios.

Para reflexiona: ¿Qué trae consigo la desobediencia a


nuestras vidas? Lo tremendo es que todos sabemos que la
desobediencia trae consecuencias muy desastrosas tanto
personal como familiar.

¿Cómo hijo de Dios obedeces realmente la palabra de


Dios? O ¿Has permitido que la altivez de tu corazón te
conduzca a darle la espalda a Dios y a sus
mandamientos?

4. El hombre por la altivez no glorifica a Dios.


(Ingratitud)

Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a


Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus
razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.
Profesando ser sabios, se hicieron necios,
(Romanos 1:21-22)

Cuan triste es ver que muchos a pesar de que son


conscientes de la existencia de Dios, no le glorifican ni
tienen en su corazón gratitud por su altivez.

Veamos un ejemplo: Los diez leprosos (Lucas 17:11-19)


Quizás muchos no crean o piensen que sea necesario darle
la gloria a Dios, es prueba de que la altivez esta reinando en
el corazón.

PÁG. 6
DIEGO RUIZ
Las manifestaciones de la rebelión del hombre.
Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su
santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides
ninguno de sus beneficios. (Salmos 103:1-2)
Todo aquel que ha sido redimido por el Señor Jesucristo,
debe darle la gloria a Dios.
Y diréis en aquel día: Cantad a Jehová, aclamad su nombre,
haced célebres en los pueblos sus obras, recordad que su
nombre es engrandecido. (Isaías 12:4)
Darle la gloria a Dios es darle el honor debido a su poder y
sus obras, debemos reconocer que Él es el Grande, que
solo debe ser exaltado.
y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a
nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.
(Apocalipsis 7:10)

Nuestro deber es glorificar a Dios con todo nuestro ser.


Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues,
a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales
son de Dios. (1 Corintios 6:20)

Debemos estar muy agradecidos con Dios, por su gracia


manifestada hacia nuestras vidas al otorgarnos la vida
eterna y el perdón de nuestros pecados por la muerte de su
Hijo el Señor Jesucristo.

5. El hombre por la altivez no busca las cosas de


arriba. (Ama las cosas del Mundo)
Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de
arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
(Colosenses 3:1-2)

¿Qué significa buscar las cosas de arriba? Significa


buscar las cosas que a Dios le agradan y que él quiere que
busquemos las cosas que son eternas, las cosas que
edifican la vida cristiana, que nos llevan a ser mas como el
Señor Jesús.
PÁG. 7
DIEGO RUIZ
Las manifestaciones de la rebelión del hombre.
no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no
se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las
que no se ven son eternas. (2 Corintios 4:18).
Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la
carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no
proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus
deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece
para siempre. (1 Juan 2:16-17)

¿Cómo debemos vivir en este mundo? Puesto que todas


estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis
vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir,
esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios,
en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los
elementos, siendo quemados, se fundirán!
(2 Pedro 3:11-12).

Conclusión: creo que es necesario que cada uno nosotros,


nos hagamos un autoexamen, para ver como esta nuestra
vida para con el Señor.

¿Sera acaso que nuestro poco interés por el estudio de


su palabra, y la poca obediencia a sus mandamientos, el
poco deseo de congregarnos, y participar activamente
en la obra de Dios, sea el resultado de la altivez y
rebelión de nuestro corazón?

PÁG. 8
DIEGO RUIZ