Está en la página 1de 9

RELACIONES ENTRE SERES VIVOS

Los seres vivos que habitan los ecosistemas se relacionan de diferentes maneras: Cuando las
relaciones se establecen entre organismos de una misma especie, se llaman intraespecíficas. ...
La relación de competencia por el alimento y el espacio se produce entre individuos de la
misma especie o de diferentes especies.

RELACIONES INTRAESPECÍFICAS: Las relaciones intraespecíficas son las que se establecen


entre los individuos de una misma especie en un ecosistema.

Pueden ser beneficiosas para la especie si favorecen la cooperación entre los organismos o
perjudiciales si provocan la competencia.

 Hábitat.- Es el ambiente que ocupa una


población biológica. Es el espacio que reúne
las condiciones adecuadas para que la
especie pueda residir y reproducirse,
perpetuando su presencia. Un hábitat queda
así descrito por los rasgos que lo definen
ecológicamente, distinguiéndolo de otro
hábitat en los que las mismas especies no
podrían encontrar acomodo.
Ejm. El Hábitat de las vicuñas son las alturas
donde el clima es frígido.

 Nicho ecológico.-El nicho ecológico expresa la interrelación del organismo con los
factores ecológicos, es decir, la posición o función de una población o parte de ella en
el ecosistema. La función que cumple cada
especie en el ecosistema, o sea, su nicho
ecológico, es determinada por una serie de
factores, siendo el principal la competencia con
otras especies.
Ejm. Oso panda especie dócil y buena trepadora
cuya dieta es un 99% bambú, aunque puede
alimentarse de peces, pequeños insectos o
pequeños mamíferos también. Su denso pelaje le permite resistir las bajas
temperaturas de su hábitat, en el que no posee depredadores activos ni demasiada
competencia.
 Competencia por recursos (limitados) entre
individuos.- Los recursos del medio (alimento,
espacio o refugio), la reproducción (lucha por el
sexo opuesto) y dominancia social (un individuo
se impone al resto).
 Asociación de individuos.-
-Familiares: reproducción y cuidado
-Gregarias: protección mutua y búsqueda del
alimento (no parentesco)
-Sociales: jerarquía en el trabajo o social.
-Coloniales: población
de individuos unidos físicamente entre sí
que forman un solo organismo.

RELACIONES INTERESPECÍFICAS: Es la interacción biológica (vinculo o relaciones entre


organismos dentro de un ecosistema) que se producen entre poblaciones e individuos de
distintas especies (También se denomina asociación interespecífica).

1.- Depredación

Es la actividad de captura y muerto que ejercen


unos individuos (depredadores) sobre otros
(presas). Una de las especies sale claramente
perjudicada puesto que sirve de alimento a la
otra especie que sale beneficiada (+/-). Se trata
de dos especies de vida libre. No hay relación
anterior y directa entre las dos.

2.- Parasitismo

Es la relación que se establece cuando un


individuo, el parásito, vive a expensas de los fluidos nutritivos de otro individuo, el huésped, al
cual perjudica sin causarle la muerte a corto plazo. Hay dos tipos:
3.- Mutualismo

Es la relación en la cual se asocian dos especies con el resultado de un beneficio mutuo (+/+).
No es una unión íntima. Por ejemplo el musgo y los troncos de los árboles. Según el
intercambio que se produce pueden ser:

4.- Comensalismo

Relación entre dos especies en la que una (el comensal), se beneficia sin afectar de forma
significativa a la otra (el huésped). Las esponjas tienen a su interior crustáceos (pulgas de mar)
que se alimentan de los restos de la comida y al mismo tiempo obtienen protección.

Los individuos de una población aprovechan los recursos que les sobra a los de otra. Otro
ejemplo serían los buitres, es decir, el león caza un animal y cuando come lo suficiente,
aparecen los buitres para comerse los restos.
5.- Competencia

Dentro de las relaciones interespecíficas, es cuando dos especies compiten por el mismo
recurso, se acontece la competencia interespecífica.

Puedo provocar muchas reacciones como la reducción de las tasas de reproducción o de


crecimiento, que una especie se ha apartado de su hábitat por no poder competir o en casos
extremos, puede causar la extinción de una especia por la colonización de otra.

6.- Foresia

Los individuos de una especie utilizan a la otra como un medio de transporte y movimiento.
CADENA ALIMENTICIA
La cadena alimenticia o cadena trófica señala las relaciones alimenticias
entre productores, consumidores y descomponedores. En otras palabras, la
cadena refleja quién se come a quien (un ser vivo se alimenta del que lo
precede en la cadena y, a la vez, es comido por el que lo sigue).

PIRÁMIDE ALIMENTICIA
Se han propuesto numerosos modelos de reparto diario de alimentos, a partir del
estudio de su composición y de los nutrientes que aportan al organismo. La pirámide
alimenticia fue elaborada por expertos norteamericanos en nutrición a principios
de los años noventa. Representa las proporciones de cada uno de los cinco grupos
de alimentos que deben ingerirse para lograr una dieta equilibrada.

Grupos de la pirámide alimenticia

Grupo 1: base de la pirámide consiste en alimentos ricos en carbohidratos. Los


hidratos carbono en forma de glucosa, fructosa, sacarosa, maltosa, lactosa,
almidón, entre otros son la principal fuente de energía para el cuerpo. La glucosa es
esencial para mantener la integridad funcional del tejido nervioso y, en
circunstancias normales, la única fuente de energía para el cerebro. La presencia
de carbohidratos es necesaria para el metabolismo normal de las grasas. Se
recomienda el consumo de 6 a 11 porciones diarias. Ejemplos de alimentos en este
grupo: una porción de pan, cereales y masas, arroz, te o macarrones cocidos.

Grupo 2: vegetales y verduras ricos en vitaminas, minerales y fibra. Disponen de


nutrientes esenciales para muchas funciones del cuerpo, como, por ejemplo, las
reacciones metabólicas. Es preferible el consumo de verduras de hoja oscura como
brócoli, zanahoria, calabaza o
remolacha. Consumir de 3 a 5
porciones al día.

Grupo 3: Las frutas son buenas


fuentes de vitaminas, minerales y
fibra, sobre todo cuando se
consumen de manera natural.
Igualmente, poseen nutrientes
básicos para muchas funciones del
organismo. Consumir de 2 a 4
porciones al día.

Grupo 4: carnes, huevos y


legumbres como frijoles, lentejas,
guisantes, garbanzos y soya y las
nueces y las castañas conforman
este grupo. Son necesarios para la
construcción y mantenimiento de
los tejidos del cuerpo, la
formación de enzimas, hormonas y
diversos fluidos corporales y
secreciones así como la
preservación del sistema inmunológico. Incluye alimentos ricos en proteínas,
vitamina B12 y minerales como el zinc y el hierro. Consumir de 2 a 3 porciones al
día.

Grupo 5: Leche y productos lácteos: son los mayores proveedores de calcio, un


mineral que interviene en la formación de huesos y dientes, la contracción muscular
y la acción del sistema nervioso. Las fuentes de proteínas son también buenas.
Consumir de 2 a 3 porciones al día.

Grupo 6: Los lípidos (grasas y aceites) son una fuente más concentrada de energía
que los carbohidratos y las proteínas. Además, una vez convertido en el tejido
graso, son una forma de almacenamiento de energía. Los lípidos como vehículos
para vitaminas solubles en lípidos pueden encontrar en la crema, mantequilla,
manteca, aceites, etc. Está en la parte superior de la pirámide y se debe consumir
con moderación.
ECOSISTEMA
El ecosistema es la unidad biológica funcional que abarca los organismos de un área dada
(biocenosis) y el medio ambiente físico (biotopo) correspondiente. Luego el ecosistema es la
conjunción de la biocenosis (elemento biótico del ecosistema) y del biotopo (elemento
abiótico). Se trata, por este motivo, del nivel más elevado de organización de los seres vivos.

Componentes del ecosistema: factores abióticos y bióticos

En el ecosistema hay un flujo de materia y de energía que estudiaremos más adelante y que se
debe a las interacciones organismos-medio ambiente.

Al describir un ecosistema es conveniente describir y tabular los siguientes componentes:

a) Componentes abióticos

-Las sustancias inorgánicas: CO2, H2O, nitrógeno,


fosfatos, etc.

-Los componentes orgánicos sintetizados en la fase


biótica: proteínas, glúcidos, lípidos.

-El clima, la temperatura y otros factores físicos.

b) Componentes bióticos

-Los productores u organismos


autótrofos: capaces de sintetizar
materiales orgánicos complejos a partir
de sustancias inorgánicas simples.

-Los macroconsumidores o fagotrofos:


heterótrofos, sobre todo animales, que
ingieren otros organismos o fragmentos
de materia orgánica.

-Los microconsumidores o sapotrofos:


también heterótrofos, sobre todo hongos
y bacterias, que absorben productos en
descomposición de organismos muertos y
liberan nutrientes inorgánicos que
pueden utilizar nuevamente los
productores.
CLASES DE ECOSISTEMAS
En la Tierra hay regiones muy diferentes: unas
tienen árboles y otras no; en unas hay agua
abundante y otras están casi secas; en unas zonas
las temperaturas son elevadas y en otras hace
mucho frío la mayor parte del año. Por tanto,
podemos diferenciar muchos ecosistemas
diferentes. Una clasificación básica distingue
entre ecosistemas terrestres y ecosistemas
acuáticos.

Las plantas y los animales que viven en un ecosistema son distintos a los que viven en un
ecosistema diferente, aunque es cierto que algunos animales se han adaptado a vivir en
condiciones muy diversas. Por ejemplo, las personas. Y no encontraremos la misma fauna en un
bosque templado de España que en un bosque templado de Australia.

LOS ECOSISTEMAS TERRESTRES

Dentro de los ecosistemas terrestres podemos distinguir los bosques, las praderas, los desiertos
o los ecosistemas polares.

Los bosques. En ellos abundan los árboles. Existen bosques diferentes en función del clima. El
bosque boreal es propio de regiones frías. Ahí viven pinos, abetos y otras coníferas; y también
lobos, osos o alces. Los bosques templados crecen en regiones con clima templado. En ellos hay
hayas, encinas, arbustos…; y también osos, ardillas o ciervos. Y los bosques tropicales aparecen
en zonas próximas a los trópicos, donde las precipitaciones son abundantes. En estos bosques
existe una mayor diversidad de seres vivos: plantas trepadoras, plantas carnívoras, insectos,
ranas, tapires, monos, pumas, serpientes… En los trópicos la diversidad de vida es mayor que en
otras regiones del planeta. En el Ecuador, por ejemplo, ¡viven 150 especies diferentes de
colibríes!

Las praderas. En ellas crecen hierbas o pastos. Por eso abundan los animales capaces de
alimentarse de estas hierbas, como el bisonte, las jirafas o insectos como las termitas. Y también
algunos carnívoros que cazan estos animales, como el guepardo, las hienas, los leones… La
tundra es una pradera fría, la estepa es una pradera templada, y la sabana es una pradera
tropical.

Los desiertos. En estas regiones llueve muy poco.


Existe poca vegetación y pocos animales son capaces
de sobrevivir. Los seres vivos que viven en los
desiertos, como el cactus, el camello o algunas
serpientes, se han acostumbrado a vivir con muy
poca agua.

Las montañas. En estos ecosistemas, la temperatura


desciende a medida que ascendemos por la montaña. Por tanto, encontraremos distintos
animales y plantas a distintas alturas. En las montañas templadas encontramos ciervos,
halcones, carneros o pumas. En las montañas tropicales hay gorilas, colobos, ranas, vicuñas o
colibríes.
Ecosistema urbano. Para los animales, las ciudades ofrecen muchos sitios donde cobijarse,
obtener comida o cuidar a las crías; por ejemplo los árboles y jardines, salientes de edificios,
techos, sótanos… Algunos animales, sin embargo, no se acostumbran a vivir en las ciudades y se
desplazan cuando un pueblo crece. Pero otros son ya prácticamente animales urbanos. Por
ejemplo las ratas pardas, los gorriones o las palomas bravías. También abundan en las ciudades
los insectos, como algunas mariposas, las cucarachas, las arañas de patas largas o las moscas
domésticas.

Los ecosistemas polares. Las temperaturas son bajas durante todo el año. En muchas zonas,
debido al frío, la vegetación es casi inexistente. Algunos animales típicos son el zorro ártico, el
oso polar y el reno en el Ártico; y los pingüinos, las focas o la ballena azul en los ecosistemas
antárticos.

LOS ECOSISTEMAS ACUÁTICOS

La gama de ecosistemas acuáticos es muy amplia: arrecifes de coral, manglares, ecosistemas


acuáticos litorales y de aguas someras, ecosistemas de mar abierto o los ecosistemas de aguas
dulces.

Ecosistemas de litoral. En las aguas poco profundas la luz penetra hasta el lecho marino, donde
pueden crecer las algas y otros organismos que aprovechan la luz solar. Otros animales se
alimentan de estos seres vivos. Algunos animales
que habitan cerca de la costa son las langostas y
peces como el lenguado. Pero cerca de la costa
también hay animales que viven en mar abierto:
ballenas, tiburones, medusas… ¡Menuda
sorpresa se llevan los bañistas de las playas por
las que merodea un tiburón! Un tipo especial de
ecosistema marino costero son los arrecifes de
coral, en los que existe una gran variedad de vida:
corales, tortugas, esponjas, estrellas de mar,
mejillones, aves marinas, y muchos tipos de peces, por supuesto: pez loro, pez payaso…

Ecosistemas de mar abierto. Como la luz no llega hasta el fondo del mar, los animales abundan
más en la zona cercana a la superficie. Allí hay organismos microscópicos capaces de producir
alimento a partir de la luz del Sol y animales que se alimentan, a su vez, de estos organismos
microscópicos. El océano es el hogar de muchos peces, algunos mamíferos, como el delfín, y
reptiles, como algunos tipos de tortuga.

Los manglares: Estos ecosistemas son característicos de las zonas pantanosas tropicales
próximas a la costa, por ejemplo en Centroamérica o Sudamérica. En ellos abundan los mangles,
árboles acostumbrados a vivir en el lodo del manglar. En ellos viven numerosas aves, mamíferos,
reptiles y peces.

Ecosistemas de agua dulce: río, charcas, lagos, marismas. En estos ecosistemas viven algas
microscópicas que sirven de alimento a renacuajos y otros pequeños animales. También existen
otros animales más grandes, como las ranas y otros anfibios, insectos como las libélulas, reptiles
como los caimanes y las tortugas, aves como la garza real o peces, como el salmón.