Está en la página 1de 17

Una de las mejores cosas del Blues, es que además de ser una 

enorme raiz de la que han brotado muchísimos estilos 
modernos, es un vehículo perfecto para practicar ideas 
sencillas y hacerlas evolucionar hasta la complejidad que 
necesitemos.

Un vez superada la barrera inicial de poder tocar la escala de 
Blues de la tonalidad, y antes de ponerse a trabajar otras 
escalas o conceptos, es interesante permanecer en la zona y 
exprimir un poco más su pontencial. Si tenemos una progresión
de Blues básica, con solo los grados I, IV y V, podemos además 
tratar cada acorde de manera individual, ya que los acordes 
mayores o dominantes aceptan bien tanto la escala de blues 
mayor como la menor. Eso quiere decir que si vamos a tocar un
Blues en La, podríamos emplear estas 6 escalas:

• A Blues mayor /menor durante todo el blues


• D Blues mayor /menor durante D7
• E Blues mayor /menor durante E7
Esto es interesante por diferentes razones. En primer lugar, 
utilizar diferentes escalas proporciona variedad y contraste, a 
pesar de tener todas el mismo sabor Blues. Además, esto 
favorecerá poder delinear mucho más la armonía 
melódicamente. Habríamos de ser capaces de solo tocando 
melodías, como si nuestro instrumento fuera un viento, dejar 
perfectamente claro en cual de los tres grados del blues 
estamos tocando. Por consiguiente, nuestra capacidad para 
conectar ideas se verá desarrollada y evitaremos tocar 
mecánicamente la misma escala desde la tónica.

Para trabajar esta idea, te  propongo algunas ideas que pueden
ser de utilidad a la hora de mejorar la localización de las notas 
en el mástil:

1) Toca las tres escalas mayores en la misma


posición.
Estos diagramas muestran la digitación de las tres escalas sin 
prácticamente mover la mano en posición 2. Cada Escala en un
color: La en negro, Re en azul y Mi en rojo. las fundamentales 
de cada escala van siempre en forma de cuadrado. A 
continuación puedes ver superpuestos las escalas en todas sus 
combinaciones, a fin de facilitar poder ver claramente como 
hacer transiciones.

2) Repite el mismo concepto con la escala de Blues


menor. Las tónicas siguen siendo las mismas, aunque todos 
los dibujos se han desplazado 3 trastes adelante. La mano 
permanece en la misma zona.

3) Improvisa sobre un Blues básico de 12


compases. Una vez sientas seguridad, prueba a improvisar 
usando la escala de cada acorde. Primero todo en mayor, 
después todo en menor.
4) Transporta esta idea a todas las posiciones del
mástil. No permitas tener zonas oscuras a la hora de tocar. El
diapasón es limitado y el trabajo que has de hacer también. 
Llévalo hasta el final antes de pasar a otra cosa.
5) Toca todas las combinaciones posibles. El primer 
grado admite dos escalas. Los grados cuarto y quinto admiten 
cuatro escalas cada uno. Hay mucha música por descubrir 
dentro de estos límites. Experimenta.
6) Toca el Blues en las 12 tonalidades. Evita 
memorizar zonas concretas o posiciones fijas. No practiques 
para ser bueno en La, en Mi o en cualquier de las tonalidades 
habituales. Estudia para ser un todo terreno que toca cualquier
tono en cualquier parte del mástil.
Por supuesto, hay muchas más escalas que se pueden usar 
sobre un Blues, pero tiene sentido explorar todas estas 
sonoridades y de paso mejorar nuestro acceso a 
diferentes tonalidades y expandir las posibilidades de una de 
las escalas más usadas del mundo.
Las progresiones de Blues son especialmente importantes
en la música moderna, sobre todo en los estilos que a su
vez han derivado del propio Blues (Rock, Funk, Jazz, Soul,
Country, Pop, Gospel, R&B, y todos los subestilos que
cada uno ha generado).
Esta lección te quiero mostrar cómo tocar una progresión
habitual de Jazz Blues, que no es otra cosa que la forma
en que los músicos de Jazz interpretan el Blues,
enriqueciendo el ritmo armónico mediante el uso de
cadenas y sustituciones.

Como punto de partida tomaré la forma actualmente más


común de un Blues I IV V, la comúnmente denominada
“Quick Change“, por cambiar de acorde en el segundo
compás:

Si ya conoces esta progresión solo has de saber aplicar


dos conceptos en diferentes puntos para llegar a la
progresión de Jazz Blues: las cadenas II V y
los disminuidos como dominantes. Si no has trabajado
estas ideas, te sugiero que antes estudies estas dos
lecciones:
El acorde disminuido séptima
La progresión II V
A continuación, y partiendo de la progresión básica, voy a
ir añadiendo diferentes cambios en varios pasos, para
que no te pierdas y tú mismo hagas evolucionar el Blues.
He marcado cada modificación en rojo, para su mejor
identificación.
II V del 4° grado:
El primer paso consiste en sustituir el acorde del primer
grado en el cuarto compás, por una cadena II V que
resuelva hacia el 4° grado, en el siguiente compás. De
esa forma se evita tener dos compases consecutivos con
el mismo acorde, al tiempo que se construye una
tensión/resolución. Fíjate que el acorde de C7 ahora
funciona como dominante de F7.

Disminuido como dominante b9:


En los compases 5 y 6 de la progresión original, se toca el
acorde del 4° grado, que ahora se transformará en un
dominante con b9, mediante el uso del disminuido medio
tono por encima del acorde original. Recuerda que F#º7
= F7b9 (sin fundamental).
II V Turnaround:
Para este paso vas a saltar a los dos últimos compases de
la progresión, donde normalmente se tocarían los grados I
y V respectivamente. El compás doce va ceder su mitad
al segundo menor relativo, creando un II V que conecta
con el acorde de tónica al comienzo del blues. Además, el
compás once va a alojar al dominante secundario del II
(A7), creando así una cadena aún más larga: A7 D-7 G7
II V del 1° grado:
Conectando con los cambios previos, los compases 9 y
10, (previamente G7 y C7) van a ceder su lugar a un II (D-
7) y V (G7) del primer grado originalmente ubicado en el
compás once.
II V del 2° grado:
El punto y final viene dado por la inclusión de una nueva
cadena II V, en este caso hacia el propio II de la tonalidad.
Cada acorde va a ocupar un compás entero (7 y 8)

Voilá! ya tienes un Jazz Blues en toda regla. En la


siguiente imagen te lo muestro con todas las cadenas
señalando las resoluciones de dominante con flechas
y los segundos menores relativos con corchetes:
Tómate el tiempo de comprender cada una de las
modificaciones propuestas al Blues original, y de ver
cómo se conecta todo. De ese modo no será necesario
que memorices acorde por acorde. Este trabajo debe
ayudarte a pensar en términos funcionales, identificando
los grados y los movimientos armónicos, lo que va a
facilitar la transposición a cualquier otro tono. Además, se
presenta ante ti una oportunidad excelente de poner en
práctica o ampliar tu vocabulario de voicings dominantes,
m7 y °7.

PENTATÓNICAS
ALTERNATIVAS:
MENOR ARMÓNICA
Publicado el marzo 5, 2018 por Carlos Vicent bajo Didáctica

En esta ocasión voy a extender el concepto de la anterior


lección a los modos de la escala menor armónica. El
proceso es el mismo, tomar como referencia los grados
de las escalas pentatónicas mayor y menor aplicarlos a
los intervalos que contiene cada modo. Aquí tirenes la
tabla con todos los intervalos de cada modo para facilitar
el proceso:

La escala menor armónica genera en los grados I , II y III


algunas de las pentatónicas ya obtenidas en la menor
melódica (menor maj7, menor b5 y mayor #5), pero
cuatro opciones nuevas en los grados IV, V, VI y VII

Escala Menor Armónica


1º grado: Pentatónica menor maj7 1 b3 4 5 7
2º grado: Pentatónica menor b5= 1 b3 4 b5 b7
3º grado: Pentatónica mayor #5 = 1 2 3 #5 6
4º grado: Pentatónica menor #4 = 1 b3 #4 5 b7
5º grado: Pentatónica mayor #2 b6 = 1 #2 3 5 b6
6º grado: Pentatónica mayor #2 = 1 #2 3 5 6
7º grado: Pentatónica menor b4 b5 bb7 = 1 b3 b4 b5
bb7

De ese modo, quedan cuatro nuevas escalas que


explorar. He digitado cada una en una posición de dos
notas por cuerda, como suelen tocarse las pentatónicas
tradicionales. Por el contrario, la escala menor armónica
contiene un intervalo de segunda aumentada, que implica
aperturas más exigentes. Nada demasiado extremo, pero
que siempre implica tocar con más atención y haber
calentado bien previamente. Como habrás podido
imaginar, todas estas sonoridades se pueden tocar de
muchas otras formas, pero antes de embarcarte en un
trabajo así, te sugiero que experimentes con estos
sonidos, y permitas a tu oído que se impregne del efecto
de estos intervalos y empieces a reconocer el color tonal
de cada escala.
 
Recuerda que estas sonoridades alternativas funcionan
en los mismo contextos que la escala que los ha
generado en primer lugar: la menor armónica. Si no
empleas aun dicha escala o alguno de sus modos, es
mejor que esperes a tener algo de experiencia con ella.
Mientras tanto, ya sabes: ¡diviertete!

LA ESCALA VOODOO BLUES
Publicado el febrero 5, 2018 por Carlos Vicent bajo Didáctica

En esta lección te quiero hablar de un sonido blues tan


común como interesante: la escala Voodoo Blues. La
estructura interna es totalmente idéntica a una escala de
blues menor (1 b3 4 b5 5 b7) a excepción de la b7, que
se sustituye por la 6. (1 b3 4 b5 5 6) Es sorprendente
como cambiar una sola nota en un grupo de sonidos
puede tener un efecto tan notable.
Los acordes dominantes presentes en el Blues, aceptan
muy bien tanto la pentatónica mayor (1 2 3 5 6) como la
pentatónica menor (1 b3 4 5 b7). Así que esta escala
hexatónica bien podría verse como una mezcla de
ambas sonoridades, más la blue note (b5).
Si ya conoces y tocas las escalas de Blues mayor y
menor, no hay gran misterio en su comprensión, ni en su
uso práctico. Es importante recalcar que tocar con
libertad, de manera intuitiva y musical, requiere librarte
del proceso intelectual. No es posible pensar en saltar
la séptima e incluir la sexta, y tocar bien a la vez. La
situación requiere trabajar la memoria fotográfica y por
defecto la memoria muscular. Por ello he creado 5
diagramas basados en el sistema CAGED. Están en el
tono de Do, con los intervalos marcados y la fundamental
en rojo, para identificar claramente la zona del mástil
donde te encuentras:
Puedes usarlos exactamente en las mismas situaciones
donde usarías las escalas de Blues normalmente. Tómate
el tiempo de explorarlos y hacerlos tuyos. Identifica
estructuras internas, como arpegios o intervalos. Tócalas
con diferentes técnicas y digitaciones. Toca líneas con
diferentes patrones melódicos y subdivisiones rítmicas, y
por supuesto lléva las ideas a cualquiera de los 12 tonos.
Lo ideal sería además, crear tus propios licks o componer
ideas basados en estos patrones. No hay mejor manera
de interiorizar el material que llevarlo a la práctica real.
Espero que esta lección te inspire y te ayude a ampliar
recursos creativos. Disfruta de tu práctica y no dejes de
crecer.