Está en la página 1de 3

Cortometraje de ficción que cuenta la historia de un pintor que expone su obra en

un matadero de un pueblo. Una pintura de Jesucristo emulando una metamorfosi


alerta a los curiosos, que pretenden descubrir el porque de aquella pintura. En
ultimas se desmostara que el arte no puede ser oficial : es perturbador o no lo es.

Personajes

Cristian
Un Joven de 30 años. Alto. 1,82 de estatura. Tez blanca. Cabello negro y corto.
Ojos claros. Flaco. Cara pulida. Con pensamientos muy radicales y excéntricos.
Lleva varios meses pintando personajes femeninos, para una futura galería. Vive
solo. En su infancia vivió con sus padres, los que le impartieron una educación
regida por la religión, cargada de prohibiciones, imposiciones, y mucho miedo, en
su juventud se cansó de eso y se fue a vivir solo, empezó a estudiar la pintar
empíricamente en sus ratos libres hasta sumergirse drásticamente en el mundo
del arte. Es cruel y metódico en su arte, Suele visitar bares donde analiza toda la
vida de cada ser humano u objeto que ve. Tiene un grupo de amigos muy
reducido, la mayoría perdedores. Odia el comportamiento del ser humano, es un
hombre sin importancia colectiva, exactamente un individuo, y sueña con crear
una gran obra, no para la gran masa, al contrario como él dice: para individuos.

Pablo
Hombre de 25 años, egresado hace un año del colegio del pueblo, con
inclinaciones artísticas, la danza, la pintura, el teatro etc. vive con sus padres, es
muy popular en su circulo de amigos. Anhela estudiar artes plásticas.

Pedro (el extraño)


Es un hombre de 43 años, campesino, trabaja en una finca a fueras del pueblo,
como jornalero, lo aprecian mucho en el la finca por su disciplina, responsabilidad
y entrega al trabajo. Vive con sus dos hijos y su esposa.
Su vida es un poco aburrida, él es un poco aburrido. En su vida no pasa nada
extraño, pues todos los días hace lo mismo. Se conforma fácilmente con lo que le
pasa en la vida, la cual se ha limitado a su trabajo y la responsabilidad con su
familia, quien le ha establecido una cantidad de juicios morales. Tiene pocos
amigos pero conoce a mucha gente.

El loco
hombre de 54 años, trigueño, cabello negro y corto. Ojos claros uno mas que el
otro. Su forma de vestir es muy extravagante, fuera de lo común, trabaja en
oficios barios: jornalero, sepulturero de profesión, recoge la basura del pueblo,
cotero etc. Aveces trabaja y bebe alcohol al mismo tiempo hasta saciar la lucidez
delirando frases que incomodan la moral del pueblo. Vive solo. Le gusta las
comidas lo mas frescas posible.

ARGUMENTO

Cristian, 30 años, con pensamientos muy radicales y excéntricos. Lleva varios


meses pintando, para una futura galería. Vive solo. es cruel y metódico en su arte.
Tiene un grupo de amigos muy reducido, la mayoría perdedores. En sus fines de
semana visita bares donde analiza toda la vida de cada ser humano u objeto que
ve. Odia el comportamiento del ser humano, es un joven sin importancia
colectiva, exactamente un individuo, y sueña con crear una gran obra, no para la
gran masa, al contrario dice él: para individuos.

En algún parque de alguna gran ciudad Cristian platica con Pablo algo referente al
tipo de artistas que existe en la actualidad, Pablo no sabe que hacer con su vida y
esté cree que lo conveniente al fin y al cabo es acumular dinero y
reconocimiento. Al contrario Cristian está convencido de que el que realmente
esta produciendo un trabajo significativo, ya no le importa la trascendencia, el
reconocimiento, que su nombre se imprima en los arcanos de la historia; mucho
menos esta preocupado por la opinión de la gente. Dice también que tiene más
honestidad un performance de unos cuantos segundos, que llegará a un par de
personas, que todos los bestsellers juntos.
Luego Cristian le explica a Pablo que tiene que decidir si optan por ir y divertir o
distraer a la gente, o ser completamente fiel y exigente a él mismo. Pero es casi
imposible lograr ambas. Amanece y Cristian tiene un sueño y es entonces cuando
decide exponer su trabajo, no en museos o en centros culturales de x o y índole,
sino al contrario en la cotidianidad de la realidad, en la cotidianidad del individuo,
en un lugar por donde transita gente que va a la escuela, al trabajo, a la tienda
etc, exactamente en el matadero del pueblo.

5:50 am Cristian tiene todo preparado, una pintura en mitad de la calle entre el
matadero y un cruce de vías que dan al colegio del pueblo y al centro del mismo.
Mucha basura y un montón de asientos de escuela acompañan al cuadro. Dentro
del matadero Cristian ordena las restantes pinturas que piensa exponer. El loco
del pueblo también le acompaña y tiene una tarea especial: calvar mariposas
amarilla en la pared del matadero. A fuera, el marco de la pintura esta llena de
sangre, carne y pedazos de huesos. Entonces la gente comienza a llegar, los niños
, los jóvenes, los adultos al igual que unas cuantas moscas también se ven
atraídas. La galería del matadero no es concurrida o es ignorada. El cuadro de
afuera atrae mas miras. De un momento a otro entra alguien al matadero, a fuera
la gente murmura, y pide que se retire la pintura. Es Jesús, desnudo y pareciera
estar sufriendo una especie de metamorfosis , tiene alas. Adentro, en el matadero
discuten Cristian y el extraño que había visto la pintura de la calle y luego había
decidido entrar al matadero. El extraño dice que le hace falta algo divino algo
mágico como una aureola y Cristian al contrario dice que lo divino y mágico son
sus alas, luego Cristian le explica al extraño el porque de esa pintura. Cristian dice
que la pintura representa un Jesús casado, manoseado ultrajado y las moscas que
están llegando junto con la gente representan la decadencia la putrefacción el
nihilismo, la masa ignorante. Y termina explicándole que Jesús tal vez fue algo si
como un espíritu libre. Es entonces cuando afuera se escuchan reclamos de que
hay que quitar esa abominación del ese lugar , que hay que tener consideración
con los niños, los jóvenes que transitan por el lugar. Luego una piedra que viene
del grupo de observadores tumba el cuadro, la pintura queda tirada en el piso y
alguna gente insiste en destruirla o que al menos desaparezcan del lugar, hasta
que del matadero sale el loco gritando, ¡es divino!, ¡es divino!, no tiene aureola
pero es divino, la gente termina abriéndole paso al loco para que este recoja la
pintura y termine por desaparecer con ella. Y es allí donde toda la atención pasa
al matadero, entonces toda la gente rodea el matadero. Adentro Cristian, el
extraño y el resto de cuadros están encerrados y acorralados. En ese momento
Cristian intenta tranquilizarse, piensa y susurra para sus adentros un pensamiento
casi suyo y un tanto desgarrador.

Afuera las campanas doblan y los gritos delirantes del loco llamando a que
saquen la basura se unen al espectáculo matutino. Mientras tanto en la iglesia del
pueblo dos inocentes pajaritos se estrellan con las inmensas ventanas
transparentes que cubren mas del 50 % de las paredes. Dos estudiantes observan
la tragedia y pasan desapercibidos.