Está en la página 1de 23

 Sindrome urinario infeccioso

La Infección Urinaria es el conjunto de síntomas y signos resultantes de la invasión


y desarrollo de bacterias en los tejidos del tracto Urinario.

Terminología en las infecciones del tracto urinario

 Piuria. Presencia de 8 a10 leucocitos/campo y por encima de 20 000 leucocitos/mL de


orina en la cituria, siempre en dependencia de la concentración urinaria.

 Bacteriuria. Es la presencia de bacterias en la orina.

 Bacteriuria clínicamente significativa: cualquier bacteria aislada en una muestra de


orina obtenida por punción suprapúbica o mayor que 100 unidades formadoras de
colonias (UFC) /mL de orina en el cultivo de orina fresca (chorro medio) en un paciente
sintomático y con piuria.

 Bacteriuria asintomática o encubierta (oculta): es una bacteriuria por lo general mayor


que 100 000 UFC//mL de orina, en ausencia de síntomas en el momento de tomar la
muestra para el cultivo. Se acompaña de piuria y se encuentra fundamentalmente en
las embarazadas, en las infecciones urinarias recurrentes y en los pacientes con
cateterización urinaria permanente.

 Bacteriuria de pesquisaje: es la bacteriuria de más de 100 000 UFC/mL de orina,


encontrada en un pesquisaje a pacientes sin síntomas ni piuria.

 Contaminación. Es la presencia en el cultivo de orina, obtenido por micción estéril, de


gérmenes habituales en la uretra distal y en el introito vaginal como lactobacilos,
corinebacterium, estafilococo coagulasa negativo, estreptococo, etc., sin piuria; o la
presencia de dos o más enterobacterias en la orina recolectada por micción estéril. La
aspiración de orina por vía suprapúbica aclara esta última situación.

 Pielonefritis aguda. Cuadro clínico que se produce cuando la infección del tracto
urinario alcanza el riñón y se caracteriza por hipertermia, dolor en fosas lumbares que
se exacerba a la palpación, escalofríos y puede haber disuria. Se acompaña de
bacteriuria de 105 colonias/mL de orina y piuria, y se produce bacteriemia en algunas
ocasiones.

 Cistouretritis bacteriana. Es una infección del tracto urinario que se caracteriza por
disuria, polaquiuria y en ocasiones tenesmo vesical. Se acompaña de bacteriuria entre
102 y 105 colonias/mL de orina y piuria.

 Síndrome uretral. Es una afección con igual cuadro clínico que el anterior, en mujeres
cuyo resultado del cultivo de orina arroja que no hay crecimiento o las cuentas de
bacterias son bajas. En ocasiones se acompaña de vaginitis. El síndrome uretral agudo
no es un trastorno homogéneo. Muchas mujeres con piuria y bacteriuria 룯 n cuentas
bajas 렴 ienen en realidad uretrocistitis bacteriana y deben tratarse con el
antimicrobiano usual de elección. En un segundo grupo, los cultivos son positivos para
microorganismos de posible transmisión sexual (C. trachomatis). En un tercer grupo, no
se identifica un agente patógeno causal, pero la disuria responderá a la medicación
antimicrobiana, y un pequeño grupo de mujeres sin piuria o patógenos identificables
responderá mal a los antimicrobianos.
 Infeccion urinaria recurrente. Cuando los episodios se repiten más de tres veces al año.

 Infección urinaria persistente. Cuando persiste la misma bacteria en la orina, a pesar


del tratamiento antimicrobiano.

 Recidiva. Cuando una semana después de un tratamiento bien llevado y esterilizada la


orina se vuelve a aislar la misma bacteria.

 Reinfección. Cuando se aísla un germen diferente al que existía antes del tratamiento,
una semana después de concluido el mismo y esterilizada la orina.

 Superinfección. Cuando se aísla un microorganismo adicional durante el tratamiento


con antibióticos.

CLASIFICACIÓN

Existen varias formas de clasificar la infección urinaria, no excluyentes entre sí, de acuerdo con:

 Forma de inicio y evolución:

a) Aguda. b) Crónica. c) Recurrente.

 Localización:

 Alta. Riñones y Uréter. b) Baja. Vejiga, Próstata y Uretra.

La infección puede localizarse en la uretra (uretritis), la vejiga (cistitis), la próstata (prostatitis) o


el riñón (pielonefritis).

 Uretritis: Inflamación de la uretra: Molestia o Dolor suprapúbico, fiebre y tacto vaginal


doloroso.

 Cistitis: Inflamación de la mucosa vesical de forma circunscrita, polaquiuria, tenesmo


vesical, sensación de vejiga llena, dolor al miccionar, pujos y orinas turbias (cuando es
crónica).

 Prostatitis: Inflamación de la glándula prostática. Cursa con fiebre elevada, a menudo


de comienzo súbito, con escalofríos y afección del estado general. Puede acompañarse
de un síndrome cistítico (disuria, polaquiuria, urgencia miccional), de síntomas de
obstrucción uretral y de dolor o molestias en la región perineal. Al tacto rectal se
aprecia una próstata aumentada de tamaño y dolorosa a la palpación.

 Pielonefritis: Alude a la infección bacteriana del parénquima renal. Cuadro clínico


caracterizado por fiebres altas precedidas de escalofríos, dolor lumbar (puede irradiar),
PPRU doloroso, orinas turbias, antecedente de cateterismo vesical y síntomas de vías
urinarias bajas. Se observa frecuentemente en mujeres jóvenes y ancianas.

 Germen:

 a) Específica. Bacilo de Koch, Gonococo, etc.

 b) Inespecífica. Gérmenes Gram (-), etc.

 Manifestaciones clínicas:

a) Infecciones sintomáticas.
b) Bacteriana asintomática o infección oculta.
 Estructuras afectadas:

a) Profunda (parenquimatosa).
b) Superficial (de vías urinarias).

 Presencia de estados patológicos. En la actualidad, esta clasificación es la que aparece


en la mayoría de las investigaciones sobre el tema.

a) Infección urinaria no complicada: es aquella que se produce en pacientes cuyo tracto


urinario es normal desde el punto de vista estructural y funcional, con independencia de
su evolución clínica. Es frecuente en el sexo femenino. Se adquiere fuera del hospital (no
nosocomiales) y es causada en su mayoría por bacterias coliformes (E.coli). Estos gérmenes
tienden a ser sensibles y responden muy rápido a tratamientos cortos con antimicrobianos. Los
pacientes pueden sufrir morbilidad considerable por infecciones sintomáticas recurrentes, pero
casi nunca insuficiencia renal.

b) Infección urinaria complicada: se produce en pacientes que presentan alteraciones


estructurales o funcionales del tracto urinario, que mantienen la bacteriuria una vez que se
presenta. Es frecuente en el sexo masculino y necesita, por lo general, la intervención de un
urólogo. Son muy dificiles de erradicar si no se corrige el defecto fundamental o se elimina el
cuerpo extraño. Tienen mayor riesgo de desarrollar daño renal grave, bateriemia, sepsis y una
mayor mortalidad. Los microorganismos tienden a ser menos susceptibles a los agentes
antimicrobianos. Las infecciones adquiridas en el hospital (nosocomiales) incluyen patógenos
más resistentes Pseudomonas aeruginosa y Serratia marcescens y requieren antimicrobianos
parenterales. Factores relacionados con el huésped.

 Anormalidades estructurales del mecanismo de la micción: Cálculos renales, vesicales


o prostáticos, Estenosis uretra o ureter, Obstrucción prostática benigna o maligna,
Reflujo vesicoureteral, Vejiga neurogénica: diabéticos, parapléjicos, Sondas urinarias
permanentes.

 Enfermedades subyacentes comunes: Diabetes Mellitus, Anemia de células falciforme,


Renopatía policística, Transplante renal.

c) Recurrente (Ya explicada anteriormente).

DIAGNOSTICO ETIOLÓGICO:

I.- Infecciones no complicadas:

Gérmenes Gramnegativos 90 %.

 Escherichia coli –80 - 90 %

 Proteus

 Klebsiella

 Enterobacter

 Serratia

 Pseudomonas

Gérmenes Grampositivos. 10 %.
 Staphylococcus saprophyticus ocasiona hasta el 10 a 20 % de los casos en mujeres
adultas jóvenes.

II.- Infecciones complicadas. Microorganismo frecuentes:

a) Bacterias gramnegativas: Escherichia coli, Klebsiella neumoniae, Enterobacteria aerogenes,


Proteus mirabilis, Pseudomonas aeruginosa, Acinetobacter spp, Serratia marcescens

b) Bacterias grampositivas: Staphylococcus aureus, Estafilococos coagulasa negativos,


Estreptococos de los grupos B y D.

c) Hongos: Candida albicans y hongos invasivos (p. ej., Cryptococcus neoformans, Aspergillus
sp. y Mucoraceae sp., histoplasmosis, blastomicosis, coccidiomicosis)

d) Enfermedades parasitarias: filariasis, tricomoniasis, leishmaniasis, malaria y


esquistosomiasis.

DIAGNOSTICO DIFERENCIAL DE LA CISTITIS

I.- Infecciones del aparato urinario

A) Enterobacteriáceas

B) Organismos gram positivos

C) Chamydia trachomatis

D) Mycobacterium tuberculosis

II.- Vaginitis

 Hongo: Candida Albicans

 Bacterias: Gardfenella vaginales (Hemophilus vaginalis), Nesisseria gonorrhoeae,


treponema palidum (chancro endometrial), Chamydia trachomatis

 Protozoo: Trichomona vagainalis

III.- Infección genital

 A) Herpes simple genital

 B) Condiloma acuminado

 C) Glándulas parauretrales

IV.- Déficit estrogénico

V. - Cistitis intersticial (úlcera Hunner)


VI.- Irritantes químicos

 A) Duchas

 B) Desodorante en aerosol

 C) Cremas anticonceptivas

 D) Espuma de baño

VII.- Resistencia al flujo urinario

 A) Carúncula o divertículos uretrales

 B) Estenosis o constricción del meato

 C) Edema uretral transitorio

 D) Fibrosis crónica secundaria a traumatismo

 E) Alteración delsinergismo, constracción vesical y relajación esfintereana

VIII.- Enfermedad regional

 A) Enfermedad de Crohn

 B) Diverticulitis

 C) Implantación cervical de radio

IX.- Tumor vesical

La inflamación de los genitales externos, la vulvitis y las vaginitis producidas por levaduras,
oxiuros y otros agentes pueden acompañarse de síntomas que simulan una cistitis.

Las cistitis virales y químicas deben distinguirse de las bacterianas por la historia clínica y los
resultados del urocultivo.

La cistitis hemorrágica aguda generalmente es causada por E. coli, pero también se ha atribuido
a los adenovirus de tipos 11 y 21. La cistitis por adenovirus es más común en los niños; se trata
de un proceso que se resuelve espontáneamente, ya que la hematuria dura alrededor de 14
días.

La cistitis eosinofílica representa una forma rara de cistitis, de origen poco claro, que en
ocasiones afecta a los niños. Los síntomas habituales comprenden cistitis asociada con
hematuria, dilatación ureteral y defectos de repleción en la vejiga, provocados por masas que,
en el estudio histológico, se componen de infiltrados inflamatorios por eosinófilos.

DIAGNOSTICO DIFERENCIAL DE LA PIELONEFRITIS AGUDA

La pielonefritis aguda es fácil de reconocer y rara vez se confunde con alguna otra enfermedad
renal; aunque a veces se manifiesta por síntomas que no señalan hacia las vías urinarias.

1-Litiasis Reno-Ureteral: Caracterizada por litiasis a cualquier nivel aunque con mayor
frecuencia en el riñón, dolor a tipo cólico que se irradia hacia los flancos afectados, náuseas,
vómitos, disuria, hematuria, orinas turbias, fiebre con escalofríos, (pero los pacientes por lo
general están afebriles), polaquiuria, nefromegalia y puntos pielorenouereterales (PPRU)
dolorosos.
2-Hidronefrosis: Dilatación pielocalicial por retención de orina donde el riñón hace un gran
bolo lleno de orina con hipertrofia contralateral palpable.

3-Absceso Perinefrítico: Producido por estafilococos y consecutivo a una infección renal crónica
en estado avanzado. Se caracteriza por fiebre, PPRU posteriores dolorosos, tumoración
palpable en área renal dolorosa y orinas normales cuando no hay toma del paremquima renal.

4-Riñon Poliquístico: Enfermedad heredofamiliar, riñón palpable con quistes de tamaño


variable que destruyen el parémquima renal, hematuria y síntomas disúricos.

5- En el estudio radiológico, el riñón hipoplásico o displásico o un riñón de pequeño tamaño


secundario o un accidente vascular pueden semejarse al riñón con pielonefritis crónica; sin
embargo, en este último caso suele detectarse reflujo vesicoureteral.

6- TB Renal: Se caracteriza por malestar general, fiebre ligera, disuria, pérdida de peso y
antecedente de TB pulmonar o manifestaciones respiratorias en los últimos meses.

7-Nefropatías Diabéticas:

a)- Papilitis Necrotizante: Se presenta con fiebre alta, escalofríos, hematuria y HTA.

b)- Pionefrosis: fiebre, escalofríos, orina blanquecina, lechosa.

8-Pielonefritis Crónica: Antecedente de infecciones urinarias a repetición, de obstrucción


urinaria ya sea por adenoma de próstata o litiasis; oliguria, orinas turbias, nefromegalia e
insuficiencia renal crónica.

9-Ptosis Renal: en individuos delgados o con gran pérdida de peso reciente.

10-Trauma Renal: Antecendente de trauma y presencia de hematuria.

11-Trigonitis.

12-Tumor de Útero.

Otras enfermedades que predisponen a las infecciones urinarias:

1-Tumor de Vejiga: Polaquiuria y nicturia, hematuria y tumor palpable.

2-Vulvovaginitis: Inflamación pélvica caracterizada por edemas en la región vulvar, dolor e


irritación de dicha zona.

3-Metroanexitis: Inflamación de los anejos (trompas, útero y ovario), leucorrea, fiebre,


polaquiuria y orinas turbias. Al examen ginecológico, tacto vaginal doloroso.

4-Adenoma de Próstata: Retención urinaria por compresión de la uretra, dolor a la micción,


hematuria, puede haber oliguria.

5- Uretra corta: Factor fisiológico presente en la mujer que condiciona las infecciones urinarias.

6- Síndrome de la Vena Ovárica: Pasa por delante del uréter y puede comprimirlo
condicionando una infección urinaria.

7- Cateterismo vesical: instrumentación que predispone a las infecciones urinarias.

 Sindrome doloroso lumbar


El síndrome doloroso lumbar, conocido también como lumbalgia, dolor de "cintura", dolor bajo
de espalda, lumbago, o lumbodinia, se caracteriza por dolor en región lumbar acompañado o
no de otras manifestaciones clínicas (urinarias y/o extraurinarias) secundario a causas
renoureteral u otras.

Cuadro clínico: Dolor lumbar unilateral, agudo, punzante, lacerante, desgarrante que se irradia
al flanco y genitales externos del lado doloroso, nauseas, vómitos, distensión abdominal, orinas
turbias, a veces hematuria, crisis de Dietl en la ptosis renal, Sindrome de Young en cálculos del
tercio inferior del uréter.

Examen físico: Dolor a la puño percusión en la fosa lumbar afecta, PPRU posteriores dolorosos,
taquicardia por estimulo vagal, distensión abdominal por íleo paralítico reflejo y se constata la
hematuria.

DIAGNOSTICO ETIOLÓGICO:

I.- Causas urinarias: Litiasis renoureteral, Infecciones urinarias altas, Anomalias congenitas,
Ptosis renal, Tumores renales malignos, Quistes renales, Traumas renales, Tumores del ureter.

II.- Causas extraurinarias: Fibroma uterino, Carcinoma de utero, Quiste de ovario, Infiltracion
ureteral baja, Embarazo, Ligadura o fibrosis ureteral, Plastron apendicular, Sacrolumbalgias

Cálculos renales

Los cálculos renales son estructuras cristalinas incluidas en una matriz orgánica, que se forman
en las papilas renales y crecen hasta que, de forma aleatoria, se rompen y los fragmentos
pasan al sistema excretor.

La clínica de la litiasis renal es muy variable. Mientras el cálculo está fijo en la papila o el
sistema excretor, suele ser asintomático, con excepción de la presencia de hematuria
macroscópica o microscópica, que obligan a realizar un diagnóstico diferencial con quistes
renales, neoplasias de riñón o del urotelio, Tb o infecciones del aparato urinario. Sin embargo,
cuando el cálculo se desprende y desciende por la vía urinaria produce un dolor agudo
característico como consecuencia de la distensión de la vía urinaria, conocido como cólico
nefrítico. El dolor del cólico nefrítico se localiza inicialmente a nivel de la fosa lumbar, aparece
de forma gradual y su intensidad aumenta rápidamente hasta hacerse intolerable. Una vez
instaurado, el dolor puede tener oscilaciones de intensidad. Es frecuente que se acompañe de
náuseas, vómitos y en ocasiones íleo paralítico, así como de hematuria microscópica o
macroscópica. El dolor puede permanecer a nivel de la fosa lumbar o irradiarse inicialmente al
flanco abdominal y posteriormente a la zona testicular o vulva ipsilateral. Si el dolor migra
hacia abajo indica que el cálculo desciende por el uréter, pero si no lo hace no se puede
predecir la localización de la litiasis. Los cálculos a nivel del tercio medio del uréter suelen
producir dolor en el flanco y los situados a nivel del tercio inferior producen dolor abdominal
bajo o genital. Cuando el cálculo está en la porción intravesical del uréter produce síndrome
miccional o dolor en la zona genital. El dolor del cólico nefrítico suele desaparecer cuando el
desplazamiento del cálculo permite la descompresión de la vía urinaria. Si el dolor desaparece
y no se constata la expulsión del mismo se aconseja la realización de alguna prueba
de imagen para asegurar la permeabilidad de la vía urinaria. Otro tipo de manifestaciones de la
litiasis son el dolor lumbar continuo, las infecciones urinarias, la uropatía obstructiva y la
expulsión de pequeñas concreciones semejantes a arena (arenilla) con dolor moderado.
La frecuencia de las diferentes etiologías varía según las poblaciones litiásicas estudiadas. Las
litiasis cálcicas constituyen aproximadamente el 65-70% de todas las litiasis, las formadas por
ácido úrico el 5-10%, las de fosfato amónico magnésico (estruvita) el 20% y las de cistina el 1%.
En el resto de casos no se detecta anomalía metabólica alguna.

Los síntomas, junto con el dolor en el flanco o el ángulo costovertebral, el aumento en la


sensibilidad en la zona lumbar e inguinal o el dolor genital sin lesiones definidas, deben hacer
sospechar un cólico renal por cálculos.

Pielonefritis: Alude a la infección bacteriana del parénquima renal. Cuadro clínico caracterizado
por fiebres altas precedidas de escalofríos, dolor lumbar (puede irradiar), PPRU doloroso,
orinas turbias, antecedente de cateterismo vesical y síntomas de vías urinarias bajas. Se
observa frecuentemente en mujeres jóvenes y ancianas.

DIAGNOSTICO DIFERENCIAL

Cabe destacar la apendicitis aguda retrocecal, la colecistitis, la pancreatitis aguda, la úlcera


péptica, la gestación ectópica y los aneurismas disecantes.

Otros: Colico hepatico, Metroanexitis aguda, Neuralgia intercostals y Sacrolumbalgia aguda.

Ya que el cólico nefrítico es una de sus causas más frecuente debe diferenciarse de cualquier
patología de la pared abdominal o lumbar, intra-abdominal, torácica y de
otros procesos urológicos. Por tanto la lista de cuadros clínicos es muy amplia. Algunos deben
ser comentados:

1. Embolismo renal. Clínicamente debe sospecharse ante pacientes con cardiopatía


potencialmente embolígena (valvulopatía con fibrilación auricular). La ecografía con Doppler
será el método diagnóstico más importante. En el embolismo habrá una ausencia de flujo
arterial (si se afecta la arteria renal principal) o del segmento renal afectado.

2. Patología pleuropulmonar. La localización del dolor es mas alto que en el cólico. Suele existir
tos acompañante y aumentar con los movimientos respiratorios. La radiografía de tórax nos
dará información de la patología existente.

3. Cardiopatías. Es poco habitual la confusión con la cardiopatía isquémica o pericarditis.

4. Ginecológicos. Principalmente el embarazo extrauterino y la torsión de quistes ováricos. La


ecografía será fundamental.

5. Patologías intraabdominales de origen digestivo. Debemos tener siempre presentes la


apendicitis y la patología biliar. Aunque puede ser difícil con otras como obstrucciones
intestinales (recordar que con frecuencia el cólico puede provocar un íleo reflejo), diverticulitis,
pancreatitis etc.

A/ Apendicitis. El comienzo del cuadro suele ser más anodino y prolongado en la apendicitis, el
dolor no es tan intenso y no suele existir agitación. En la exploración abdominal la palpación
del hemiabdomen derecho con el signo clásico de Blumberg es lo típico de la apendicitis.
Generalmente no causa confusión con el cólico nefrítico derecho pero a veces es muy difícil
diferenciarlos. La analítica de orina (aunque algunas apendicitis pueden dar anomalías en el
sedimento) y la ecografía nos pueden ayudar.

B/ Patología biliar, como colecistitis, colelitiasis etc. Ante la duda por los síntomas y la
exploración física la realización de una ecografía nos dará información de la patología biliar.
6. Patologías vasculares. Es poco habitual el diagnóstico diferencial con la trombosis
mesentérica o con aneurismas de aorta.

7. Con otras patologías urológicas. Son poco frecuentes la confusión salvo que el cólico
nefrítico tenga solo síntomas del tracto urinario inferior (disuria, polaquiuria, tenesmo,etc.)
como sucede a veces cuando la litiasis ureteral se aproxima a la vejiga.

8. Procesos de la pared abdominal o lumbar.

A) Lumbalgias y patología osteomuscular. La característica de estas es la tendencia a la


inmovilización como mecanismo antiálgico.

B) Herpes Zoster. Realmente difícil el diagnóstico antes de que aparezcan las típicas lesiones en
la piel. Las exploraciones complementarias serán de utilidad.

Infección Urinaria. Conceptos básicos

Las infecciones del tracto urinario (ITU) ( infecciones inespecíficas) es muy


frecuente tanto en la infancia como en la edad adulta y tiene mucha importancia el
conocerlas y diagnosticarlas a tiempo para evitar que los riñones se deterioren.
Dentro de la infección urinaria se incluye una amplia gama de afecciones
caracterizas por la presencia de gérmenes en el sistema urinario. La patogenia es
variada y depende de la afectación de vía urinaria o parénquima, bacteriemia y/o
sepsis, virulencia del germen desencadenante, características del paciente
afectado, presencia de factores agravantes como el embarazo, etc.

- Conceptos-

 Infección urinaria: Presencia de bacterias en el tracto urinario con


evidencia de la respuesta del huésped. (Urocultivo positivo y leucocituria)
 Infección urinaria
Clasificación
Específicas: Inespecíficas:
Los organismos producen una enfermedad Grupo de enfermedades con mani-
Única desde el punto de vista clínico ej: festaciones clínicas similares
Tuberculosis, Schistosomoiasis , Neisseria causadas principalmente por:
Gonorreae - Bacterias gram (-) aerobias ej:
e.coli, proteus mirabilis
- Cocos gram (†) ej:
estafilococos, enterococos
- Bacterias anaerobias obligadas ej:
Bacteroides fragilis.
Clasificación
Parenquimatosas profundas de vías urinarias
Clasificación

Agudas crónicas
Generalmente puede encontrarse un con frecuencia es producida por
solo patógeno infectante, se produce en 2 ó más gérmenes, principalmente
forma brusca en un momento determinado en vejigas neuropáticas, fístulas
vésicoenterinas, sondas urinarias
permanentes.
Cuando la infección se perpetúa en
el tiempo y que puede expresarse
como una recaída, reinfección o
fallo en el tratamiento.

 Bacteriuria: Presencia de bacterias en el tracto urinario.


 Piuria: Presencia de 10 o más leucocitos por campo (en el parcial de orina), y
en la cituria por encima de 20 000 leucos/ml orina.
 Bacteriuria clínicamente significativa: Cualquier cantidad de colonias
bacterianas aisladas en una muestra de orina obtenida por punción
suprapúbica o mayor de 100 000 colonias /ml de orina en el cultivo de orina
fresca del chorro medio, en un paciente sintomático y con piuria.
 Bacteriuria asintomática o encubierta: Bacteriuria generalmente mayor de
100 000 col/ml de orina encontradas en pacientes con infección urinaria,
principalmente las recurrentes, y en pacientes con cateterización urinaria,
en ausencia de síntomas en el momento de tomar la muestra para el cultivo.
 Colonización: Recuento de colonias mayor de 100 000 col/ml de orina sin
respuesta del huésped, o sea, sin síntomas ni piuria. Su localización más
frecuente es el introito vaginal, región perineal y vejiga.
 Contaminación: Presencia de gérmenes de la piel (lactobacilo,
corynebacteria, estafilococo epidermis sensitivo a la novobiocina y
estreptococos) en el cultivo de una muestra de orina por micción.
 Infección urinaria recurrente: Cuando los episodios se repiten más de
3 veces al año.
 Persistencia de la infección: No se alcanza la esterilización urinaria luego
del 1er tratamiento antimicrobiano, se aisla en el cultivo el mismo germen o
cepa que existía previamente al tratamiento.
 Recaída de la infección: Cuando una semana después del tratamiento exitoso
se vuelve a aislar el mismo germen o cepa.
 Reinfección : Cuando el germen o cepa aislado en el cultivo de orina es
diferente al obtenido inicialmente ( antes del tratamiento).
 Superinfección: Cuando se aisla un microorganismo adicional durante el
tratamiento antibiótico.

- Patogenia-
Vías de infección:

Llegan microorganismos procedentes de: intestino, uretra, periné, próstata,


vagina y tejidos parametrales de la mujer. En la mujer es más frecuente por la
localización anatómica de la uretra que es corta y está próxima al área vulvar y
perirrectal; la humedad y la mayor temperatura de la región.
 Vía ascendente: es la más frecuente (90%). El reflujo vésicoureteral es la
principal causa de propagación de ascenso hacia los riñones.
Las infecciones agudas de la vejiga alteran el mecanismo de vaciamiento y el
cierre del meato ureteral produciendo reflujos transitorios, pero
suficientes para infectar el uréter y el riñón.
El uréter infectado sufre alteraciones urodinámicas y las bacterias pueden
ascender por ondas antiperistálticas o en la columna urinaria que se produce
por déficit de vaciamiento.

La próstata se puede infectar a partir de la uretra posterior y el epidídimo


a través del conducto deferente por reflujo de orina a partir de la uretra
infectada.

En el riñón se producen canales de flujos retrógrados, capaces de


transportar la infección de la pelvis y el parénquima, el reflujo se produce
por pequeñas lesiones del fórnix de los cálices.

 Vía hematógena: Se reconoce en niños recién nacidos o en pacientes que


tienen localizada una infección en otra parte del organismo. Ej. Salmonella,
Mycobacterium tuberculosis, Schistosoma Haematobium o secundarias a
septicemias a enterobacterias y estafilococus aureus.
El riñón es más susceptible de infección hematógena si presenta una
obstrucción intra, extrarenal o anomalías renales.

Se pueden ver abscesos y ántrax del riñón, secundarios a bacteriemia por


estafilococos que provienen de un foco cutáneo, óseo, amigadalino o por
endocarditis.

 Vía linfática: no es frecuente pero sí se describen casos de problemas


linfáticos intestinales, que pueden enviar bacterias al aparato urinario.
 Por vecindad o contigüidad : por ejemplo cuando un plastrón apendicular, un
problema de anexitis o neumonía basal pueden contaminar el riñón, uréter y
vejiga.

La infección urinaria se producirá en dependencia de la ruptura del equilibrio que


existe entre los factores dependientes del huésped y los dependientes de la
bacteria.
-Factores dependientes del huésped- ( defensivos)

- osmolaridad extrema - ácidos orgánicos abundantes

 Orina - ph ácido - Concentración de la urea, glucosa,


hidrogeniones y ácidos orgánicos.

- enzimas antibacterianas (lisozima y lactoferrina)

 Factores del propio tracto urinario:


- Flujo urinario (dilución) - Micción (vaciado-residuo)

- descamación del urotelio

 Factores renales: - corteza: es más resistente que la médula ( el flujo


sanguíneo es mayor en esta zona y permite una rápida migración leucocitaria
con movilización de los fagocitos.
- osmolaridad - complemento - fagocitosis

 Factores vesicales - factor antiadherencia (impide permanencia dela


bacteria - actividad antimicrobiana de la mucosa

-Inmunoglobulinas - Proteína Tamm-Horsfall

- vaciamiento vesical

 Factores prostáticos: - Factor antimicrobiano prostático (FAP) contiene sal


de Zinc (sustancia termoestable bactericida para bacilos gram (-).

 Factores vaginales : - Ph :3.8-4.2 (acidez vaginal)


- Factores antiadherencia

- Inmunoglobulinas: IgA secretora e IgG

 Factores uretrales: esfínter externo: actúa como barrera fisiológica


relativa al paso de gérmenes que se alojan en la porción distal e impide la
contaminación vesical.
 Genéticos: expresión de receptores celulares.

- Factores de virulencia microbiana-

- adhesina a células uroepiteliales


- mayor número de antígenos K, O, H
- resistencia a la actividad bactericida del suero
- presencia de aerobactina
- producción de colisina V y ureasa
- producción de hemolisinas: fijación del hierro orgánico para el
metabolismo bacteriano, inducen la lesión renal.
- presencia de pilis ( E. Coli): órganos de adhesión del germen a las
células uroepiteliales del huésped. Pueden ser:
Tipos:
a) 1 ó manosa sensible: produce cistitis y
bacteriurias asintomáticas
b) 2 ó manosa resistente: producen pielonefritis (nefritógrenos)

Factores que favorecen la infección del tracto urinario:

1. Factores que permiten que los gérmenes invadan las vías urinarias
2. Factores vesicales
3. Factores ureterales y renales
4. Factores de virulencia bacteriana

1. Factores que permiten que los gérmenes invadan las vías urinarias
 Mujer: bacterias patógenas del recto forman inicialmente colonias en
la mucosa vaginal y se diseminan por la uretra hasta la vejiga.
 Relaciones sexuales
 Manipulaciones en la uretra
 Partos
 Embarazos - mecanismos de defensa
Extrínsecos: - Factores de sensibilidad (a)

2. Factores vesicales
Intrínsecos - uretra e introito vaginal (mujer)

- uretra y próstata (hombre)

(a) Factores extrínsecos de sensibilidad en la mujer:

- Factores del introito:


La receptividad del epitelio vaginal a la invasión bacteriana (las mujeres con
infección urinaria recurrente tienen más receptores de adhesinas en la mucosa del
tracto urinario)

En las células epiteliales de las mujeres con fenotipo no secretor se une con más
rapidez la E.coli que posee pelos P.

Las mujeres no secretoras en su mayoría presentan ITU recurrentes (carecen de


actividad de flucosiltransferasa)

Factores uretrales:
Adherencia bacteriana al epitelio de la superficie

Infección bacteriana de glándulas periuretrales

Naturaleza y turbidez del flujo urinario que baña la superficie uretral.

(a)Factores extrínsecos de sensibilidad en el hombre:

Infección bacteriana crónica de la próstata (falta o está disminuido el Zinc, que


presenta acción bactericida)
La mucosa del prepucio de los recién nacidos ( las bacterias con pelos p y tipo I se
adhieren)

Factores intrínsecos de suceptibilidad:

- Disfunción neurógena vesical


- Orina residual
- Cuerpo extraño
- Aumento de la osmolaridad
- Ph extremo
- Factores genéticos

3. Factores ureterales y renales


- Presencia o ausencia de reflujo vésicoureteral
- Peristaltismo de los uréteres
- Susceptibilidad de la médula renal a infecciones
- Uropatías obstructivas
- Disminución el flujo sanguíneo renal
- Afecciones renales primarias
- Cuerpos extraños renales o ureterales
4. Factores de virulencia bacteriana (mencionado anteriormente)

Principales causas predisponentes de ITU complicadas

Sistémicas Anátomo- morfológicas Funcionales

Diabetes Uropatía obstructiva superior Vejiga neurógena

( litiasis, tumor)

Inmunodepresión Uropatía obstructiva inferior Inestabilidad vesical

(litiasis, estenosis de uretra,


adenoma, carcinoma de próstata)
Rasgo Reflujo vesicoureteral Incontinencia urinaria
drepanocítico

Duplicación ureteral y uréteres


ectópicos

Cuerpos extraños (catéteres)

Indicaciones de estudios radiológicos en cuadros de ITU

- Posible obstrucción ureteral


- Respuesta insatisfactoria a la antibioticoterapia después de 5 ó 6
días de tratamiento
- Microorganismos poco habituales (hongos, degradadores de urea)
- Anomalías congénitas genitourinarias
- Antecedentes de litiasis
- Vejiga neurógena
- Antecedentes de intervenciones genitourinarias que puedan tener
como complicación una obstrucción de la vía excretora
- Riñones poliquísticos
- Diabetes Mellitus

Medidas de profilaxis de la infección urinaria:

(Pacientes con infecciones recurrentes, se da por un período de 6 meses como


mínimo)
 Ingerir de 2-3L/día de líquidos
 Evacuar vejiga frecuentemente durante el día (cada 2-3 horas)
 “ “ “ antes de acostarse de noche
 “ “ “ antes y después de las relaciones sexuales
 Mantener cuidados con el uso del DIU en especial el diafragma.
 Prevención y tratamiento de Inflamaciones pélvicas, vulvovaginitis y
cervicitis.
 Evitar el aseo vaginal frecuente, porque elimina el mucus vaginal protector
 Realizar el aseo vaginal previamente al rectal.
 Evitar el coito rectovaginal.
Pielonefritis aguda.
Concepto: Infección bacteriana aguda y supurada del riñón (pelvis, cálices,
parénquima e intersticio renal).

Las crisis pielonefríticas son frecuentemente un episodio de agudización o


evidencia clínica de un proceso crónico que a veces persiste desde la infancia, la
fácil regresión de la sintomatología clínica contrasta con la difícil regresión
anatomo-patológica en especial, pielonefritis crónica.

Frecuencia:

 0-6meses: más frecuente en los varones ( valva uretra posterior)


 6 meses-10 años: 80% en las niñas
 10-20 años: rara, luego es más frecuente en las mujeres
 más 60 años: más frecuente en los hombres por obstrucción del cuello
vesical por los tumores de próstata.
Epidemiología: Se produce a cualquier edad, es más frecuente en las mujeres, se
asocia a procesos obstructivos o anomalías del tracto urinario, el 30% evolucionan
a la esclerosis renal.

Etiopatogenia: Las vías urinarias superiores son invadidas por diferentes


mecanismos. – a) predisponentes locales

 Factores que intervienen - b) predisponentes generales


- c) del germen

a) Estenosis, anomalías congénitas, acodaduras, atonía, obstrucción urinaria,


litiasis, obstrucción ureteral, reflujo vésico ureteral, déficit crónico de
potasio, nefrocalcinosis.
b) Diabetes, desnutrición, anemia, gota, déficit vitamina A, enfermedades
caquectizantes, orina residual vesical, sexo, cuerpo extraño vesical o renal.
Factores digestivos como la constipación; factores respiratorios como
amigdalitis; y factores ginecológicos como la anexitis.
c) Más frecuentemente como la E. Coli aunque existen otros microorganismos
como: - Klebsiela - Proteus - Enterobacter
 Gram (-) - Pseudomonas - Serratias - Citrobacter

 Gram (+) - Streptococus fecalis - Staphylococus aureus

 Otros - Bacilo tuberculoso, Cándida albicans - otras Cándidas

Cuadro clínico:

-síntomas generales-

Enfermedad general grave, con localización renal, que produce gran


quebrantamiento del organismo, fiebre alta de 39-40°C, escalofríos, náuseas,
vómitos, diarreas o estreñimiento. Como manifestación local, se presenta dolor
lumbar de grado más o menos variable, que es debido fundamentalmente a la
distensión de la cápsula renal por agrandamiento y el edema que produce la
infección, es uni o bilateral y se irradia hacia el flanco del mismo lado, fosa ilíaca e
inclusive puede avanzar hacia los genitales de acuerdo a la intensidad.
-síntomas locales-

disuria, polaquiuria, tenesmo, nicturia, ardor urinario, urgencia ( localización de la


infección en vías bajas). Si estos síntomas bajos anteceden al dolor renal, fiebre,
escalofríos, malestar general; se pude pensar en una infección ascendente; si por el
contrario primero se presenta el dolor lumbar (etc), se debe pensar en una
infección descendente probablemente de tipo hematógeno.

Fallo renal agudo (muy grave, poco frecuente)

-exámen físico-

Apariencia grave, aletargado, fiebre alta, pulso acelerado, taquipnea, hiperestesia


cutánea a la palpación del riñón, espasmo muscular que impide la exploración, la
manibra de puño-percusión es muy dolorosa. Los puntos pielorenoureterales son
positivos y dolorosos, hay escalofríos, sudoración profusa y distensión abdominal.

-laboratorio-

Cituria: Leucos: >20 000 leucos/campo, bacteriuria, albuminuria, cilindros,


hematuria

Urocultivo: > 100 000 colonias/cc del microorganismo (de orina obtenida por
micción espontánea o cateterismo).

Proteína C reactiva: Elevada


Eritrosedimentación: elevada

Hemograma: Discreta leucocitosis

Imagenología:

Ultrasonido: Muestra el tamaño y la posible dilatación de la vía urinaria, existen


áreas hipoecogénicas diseminadas y pérdida de la interfase del parénquima con el
seno renal, debido al edema intersticial.

Urograma descendente: ( No se realiza en fase aguda, está contraindicado en


uremia marcada y en alergia al yodo).

TUS: Borramiento de la línea de los psoas, presencia de cálculos

Contrastado: Se observa una alteración en la función renal y en la capacidad de


concentración del contraste, cálices edematizados, borrados e irregulares y
pueden presentar pequeños festoneados que nos demuestran que existe edema de
la mucosa. Presencia de cuerpos extraños como: litiasis así como obstrucción
urinaria hidronefrosis, tumores, divertículos y anomalías congénitas.

Uretrocistografía retrógrada: (contraindicado en fase aguda) Existencia o


ausencia de reflujo vésicoureteral.

- Neumonías basales y pleuresías

Diagnóstico diferencial: - Pancreatitis -Diverticulitis aguda

- Herpes Zóster - Cólico nefrítico y hepático

- Metroanexitis aguda - Colecistitis aguda

- Apendicitis aguda

Neumonías basales y pleuresías: Pueden irradiar el dolor hacia el riñón, originar


fiebre, malestar general y confundirnos con una pielonefritis. A veces, pueden
pasar por la vecindad al riñón y producir una perinefritis; pero en la pielonefritis no
existirá tos y el RX tórax AP será normal. En las neumonías el exámen de orina
será normal.

Pancreatitis: Las transaminasas serán elevadas, el exámen de orina será normal, en


la pielonefritis habrá piuria y bacteriuria.

Diverticulitis aguda: Cuando está localizada en el colon descendente, tiende a


confundir, pero los antecedentes de patología intestinal, más la falta de piuria, nos
conduce este diagnóstico.

Herpes Zóster: Se presenta dolor y malestar en la zona dorso- lumbar, no exite ni


piuria ni bacteriuria, hay presencia de eritema típico y lesiones vesiculares que
siguen el trayecto del nervio.
Pronóstico:

En su primer episodio, sin obstrucción, suele curar muy bien, pero si coexisten
factores de mantenimiento de la infección, la pielonefritis puede recidivar o pasar
a la cronicidad agravando el pronóstico.

Tratamiento: Depende del estado físico del paciente, su edad, la enfermedad de


base y la tolerancia al tratamiento.

-Principios generales: Hidratación, analgésicos y antibióticos.

-Medidas generales:

Reposo en cama

Ingestión de abundantes líquidos 2-3L/día

Medidas antitérmicas, analgésicas y antiespasmódicos.

Tratamiento de los factores generales: Diabetes, anemias etc.

- Medidas específicas:

Antibióticoterapia: ( durante 14 días)


- Aminoglucósidos - Cefalosporinas de segunda y tercera generación
- Quinolonas - Fluorquinolonas - Monobactámicos.

Pielonefritis Crónica
-Concepto: Entidad caracterizada por las manifestaciones recidivantes de la
pielonefritis aguda. Es una enfermedad que suele originarse en la niñez y se lleva
hasta la vida adulta, pueden producirse cicatrices renales típicas en los riñones
inmaduros en desarrollo.
-Cuadro clínico:
Es muy variable, puede ser asintomático o presentar episodios de infección aguda
asociados a fiebre, pueden también presentar síntomas de infección baja como
polaquiuria y ardor miccional.
Si la infección es bilateral puede ser grave y el paciente puede presentar HTA,
Anemia e Hiperazoemia.
-Exámenes complementarios:
Sedimento urinario: Leucocituria Urocultivo: Positivo
Cituria: Proteinuria, Piuria, bacteriruria Creatinina: aumentada o normal
Urea: normal o aumentada
- Imagenología:
U. Descendente: TUS: riñones pequeños, irregulares, litiasis
Contrastado: disminución del tamaño renal, cicatrización y atrofia del parénquima
renal, irregularidad del parénquima, retraso en la excresión con mala concentración
del medio, hipertrofia compensadora del riñón contralateral.
Uretrocistografía miccional: Reflujo vésicoureteral.
Cistoscopía: Si hay infección activa: cistitis. Configuración anormal del meato
ureteral s hay reflujo.
-Diagnóstico diferencial:
 Nefropatía por analgésicos
 Tuberculosis renal
 Tumores renales

- Complicaciones:
-niños: cicatrices renales y daño renal
-adultos: bacteriemia, HTA, cálculos renales infectados, IRC.
-nefrocalcinosis
- Medidas generales
-Tratamiento: - Tto médico específico
- Tto quirúrgico

Medidas generales: -Ingestión de líquidos, acidificar o alcalinizar la orina,


analgésicos, antiespasmódicos.
Tto médico específico: Usar el antimicrobiano según el resultado del urocultivo, se
puede utilizar un tratamiento corto (2-6 semanas) o largo (6 semanas a 6 meses)
Se pueden usar drogas como: Sulfisoxasol, Sulfaprim, Ampicillín, äcidonalidíxico,
Nitrofurantoína, Mandelamina.
Tto quirúrgico: Corregir la causa etiológica: extirpar el cálculo, reimplantar el
uréter, etc.
Abscesos renales y perirrenales. Pionefrosis

Absceso renal, Carbunco renal o Ántrax renal:


- Concepto: Está dado por una infección hematógena de origen estafilocócico,
secundario a una infección de la piel. Puede ser secundario a pielonefritis difusa
aguda. Es unilateral y se localiza en una zona del parénquima renal, se puede
complicar cuando se rompe la cápsula y se produce un absceso perinefrítico.
- Etiopatogénia: El germen más comúnmente encontrado es el estaficococo
dorado hemolítico.
- Cuadro clínico: Es brusco, con manifestaciones de sépsis, náuseas, vómitos,
malestar general, fiebre alta, escalofríos y dolor lumbar agudo
- Ex físico: Puño percusión es positiva.
- Complicaciones: Sépsis, shock séptico.
-Exámenes complementarios: Hemograma: leucocitosis moderada o intensa con
desviación a la izquierda.
Urea y creatinina: normales P.orina: alterado Urocultivo: positivo
Hemocultivo: Positivo.
- Imagenología:
US: Focos de ecos de baja densidad, lesiones que carecen de ecos internos en el
lugar del absceso en el parénquima renal.
TAC: Baja atenuación de lesiones parenquimatosas con márgenes bien definidas.
- Tratamiento:
Antimicrobianos:
1ro: Ampicilina o Cefazolina con aminoglucósidos, hasta que se quiten los síntomas
y se sigue el mismo 48 horas después
2do: antiomicrobiano oral por 1 mes.
En ocasiones hay que realizar tratamiento quirúrgico.

Absceso Perinefrítico:
-Etiología: Puede ser secundario a una pielonefritis crónica, pionefrosis o trauma
renal con hematoma infectado, o aun ántrax renal. Se sitúa en la celda renal y
puede extenderse hasta hasta la fosa iliaca y abrirse por atrás en el triángulo de
petit o bajo el triángulo de scarpa.
- Cuadro clínico:
Síntomas variables, denotan un proceso agudo general, con marcada localización
renal, existe una fiebre de origen desconocido, se manifiesta por dolor lumbar y en
flanco, con escoliosis reactiva del lado afectado
-examen físico: hiperestesia e hiperalgia cutáneas, defensa abdominal, puede
haber empiema, peritonitis e íleo reflejo.
-exámenes complementarios.
Hemograma: leucocitosis con desviación a la izquierda, Eritrosedimentación:
elevada Creatinina y urea: normales, P.orina: Piuria y proteinuria.
Urocultivo: ESTERIL Hemocultivo: positivo.
- Imagenología.
US: Colección perirenal de focos de ecos de baja densidad.
TAC: Colección perirenal con baja atenuación.
Rx tórax: Elevación el diafragma por la presencia del absceso o imágenes de
neumonía basal o derrame pleural.
U. Descendente: TUS: Escoliosis tóracolumbar, cálculos renales, contorno renal
poco visible o ausente, sombra del psoas poco visible o ausente, masa en abdomen
superior.
Contrastadas: Imagen poco visible o ausente del riñón afectado, efecto de masa,
desplazamiento del riñón, cálculos, caliectasia, obstrucción con o sin cálculos.
- Complicaciones: Puede abrirse espontáneamente y producir peritonitis, pasar al
otro lado (raro), producir hidronefrosis. Después de drenado el mismo, puede
darse una fibrosis cicatrizante y obstruir el uréter, constreñir el riñón y producir
su anulación funcional en un futuro que demandará una nefrectomía.
- Tratamiento:
1- Antibióticos 1ro EV ej . Aminoglucósidos con Cefalosporinas (hasta 24 horas
después de controlada la fiebre)
2do orales: por 4 semanas.
2- Drenaje del absceso ( a cielo abierto o percutáneo)
3-Analgésicos
4- Hidratación adecuada
5- Tratamiento de la causa ej: extraer cálculos, eliminar la obstrucción etc.

Pionefrosis
- Concepto: Infección grave con supuración y destrucción del parénquima renal y
con pérdida completa de la función. Suele ser la etapa final de la pielonefritis
crónica o de una hidronefrosis infectada.
- Cuadro clínico: Iguales síntomas de la Hidronefrosis infectada pero más
intensos, manifestación de toxemia grave. Si es debida a una infección específica
ej tuberculosis, es silenciosa la sintomatología.
- Diagnóstico: por la clínica , el US y el Urograma: Ausencia de función y
lobulación renal.
-Tratamiento: Nefrectomía y cuando el riñón es tuberculoso, la
nefroureterectomía

Cistitis Bacteriana Aguda


- Concepto: Afección infecciosa localizada en la vejiga, se produce una inflamación
de la mucosa de la vejiga localizada o difusa, producida por microorganismos
principalmente bacterias coliformes. Ej . E.coli, Klepsiella, Pseudomona
Se presenta con más frecuencia en las mujeres y la vía de llegada es
frecuentemente la ascendente.
- Cuadro clínico:
- Síntomas irritativos de la micción: Intensa polaquiuria, dolor al orinar, urgencia,
disuria, nicturia.
-dolor y molestias en hipogastrio y parte baja de la espalda
- incontinencia por urgencia
-hematuria -febrícula - escalofríos
En muchas mujeres puede desaparecer espontáneamente o con el aumento dela
ingestión de líquidos. Se ha visto un aumento en mujeres que usan diafragma con
espermicidas, ya que facilita la colonización de la E.coli.
- Complementarios:
P. orina: alterado Urocultivo: positivo
- Diagnóstico diferencial:
 Cistitis no infecciosas
 Carcinoma vesical
 Trastornos psicosomáticos
 En hombre: infección de la uretra, próstata, riñones
 En mujer: vulvo vaginitis, Síndrome uretral agudo, pielonefritis aguda
 En niña: irritación vulvar y uretral por detergentes en baños de burbujas o
por oxiuros.
- Tratamiento:
1- Reposo en cama
2- Calor local sobre vejiga
3- Ingestión de abundantes líquidos
4- Sedantes y antiespasmódicos
5- Analgésicos del árbol urinario
6- Antibióticos guiándonos por el antibiograma

Cistitis bacteriana crónica


- Concepto: Cuando la cistitis bacteriana aguda ha sido manejada
inadecuadamente y el tratamiento no ha sido oportuno, los episodios de infección
vesical se repiten con relativa frecuencia. Estamos ante la presencia de una cistitis
crónica.
Se deben descartar procesos como: pielonefritis, obstrucción urinaria, reflujo,
cuerpos extraños, tumores, divertículos y tuberculosis, que pueden estar
manteniendo la infección vesical.
- Cuadro clínico: Son más o menos iguales a los de la cistitis aguda pero de menor
intensidad, a veces se encuentra un leve ardor miccional, cierto grado de
polaquiuria o relativa urgencia, otros no presentan síntomas solamente refieren un
olor anormal en la orina. En algunos casos, los síntomas se agudizan o se presentan
después de una leucorrea pre o post menstrual.
- Complementarios: P. de orina: alterado, Uroclutivo: positivo
Cistoscopía: valorar estado vesical presencia de litiasis, reflujos etc.
Calibración de uretra
Urograma descendente: alteraciones que puedan mantener la infección
Uretrocistografía: presencia de reflujos.
-Tratamiento:
- Eliminar la causa de mantenimiento de las infecciones uretrales: con
dilataciones uretrales, instilaciones, eliminación de cuerpo extraño,
extirpación de un divertículo
- El tiempo de tratamiento puede variar, se debe valorar de acuerdo a
la evolución de la sintomatología o la presencia o no de bacterias y
piuria. Puede ser intensivo en la primera fase de reagudización, y
largo y prolongado en la fase crónica.