Está en la página 1de 2

Reyes, espadas y oro,

impresos en cartulina,
En esta cuna de arcilla -o picas y corazones-,
nacen y crecen las flores; y un número en cada esquina.
si en ella viven felices, (Los naipes
nos regalan sus colores.
Un señor de pelo blanco,
-traje rojo, algo panzón-,
baja por la chimenea
(La maceta) con su barba de algodón.
(Papá Noel
Escurridizo, espumoso,
resbala si está mojado;
si lo froto por mi cuerpo
me lo deja bien lavado. Esta pelota de pelos
tiene bigotes y cola;
(El jabón) si le rasco la cabeza
dice "miau" en vez de "hola".
(El gato)
Su boca grande y redonda
sólo come porquerías:
papeles, latas, cartones, Un palito de madera
y hasta botellas vacías. con un alma de color,
con él yo dibujo y pinto
(El tacho de basura) como si fuera un pintor.
(El lápiz de color)

Noche y día, día y noche, Justo al lado del teclado,


sus agujas, sin parar, -el de mi computadora-,
giran al compás del tiempo un ratón de cola larga
para las horas marcar. anda siempre a toda hora.
(El mouse)
(El reloj)

Con mis brazos como alas,


como un pájaro aleteando,
Como una ducha, a las plantas, con malla, en un cielo de agua,
su agua deja caer. parece que estoy volando.
Con su ayuda, fuertes, sanas, (El nadador)
las plantas van a crecer.

Siempre muy alto, allá arriba,


(La regadera)
azul, celeste o nublado;
de noche, lleno de estrellas,
Esta comida del campo cuando amanece: dorado.
se vino “pá la ciudá”; (El cielo)
si es de carne o es de humita,
su repulgue lo dirá.
A este recipiente chico,
(La empanada) que contiene mi bebida,
cada vez que estoy sediento,
yo lo vacío enseguida.
En estos cubos chiquitos (El vaso)
habitan unas hormigas
que en grupos, del uno al seis,
viven juntas, como amigas.
(Los dados
Seis cuerdas cruzan, vibrantes,
su cintura y su cadera.
¡Cuánta música que encierra
esta caja de madera!
(La guitarra)

Es como un sol pequeñito


en un frasquito encerrado;
brillante, si está encendido,
opaco, si está apagado.
(La lamparita eléctrica)

Hogar de los pajaritos,


sombra fresca en el verano,
las ramas arriba, lejos,
y las raíces a mano.
(el árbol)

Con cuatro ruedas chiquitas


-carrocería de color-,
por el piso de mi pieza
anda y anda sin motor.
(el autito de juguete)

Eso que anda por el aire


como una bola de fuego
anda un rato encendido
pero se apaga luego.

Camino un rato a su lado


pero después yo me alejo;
cuando otra vez se me acerca,
muy tranquilo yo lo dejo...

Intereses relacionados