Está en la página 1de 4

La escuela, un espacio en el que los niños, adolescentes y jóvenes encuentran actividades

que les permiten desenvolverse con sus pares y desarrollar habilidades que les permitan
convivir en la sociedad en que se están formando. La escuela es el perfecto escenario para
intervenir en la vida de los seres humanos, con toda la intención de influenciarlos para
guiarlos por el camino de la ciencia y el conocimiento.

Pero la escuela, además de ser ese espacio perfecto para moldear la actividad humana, es
el punto en el que convergen un sinfín de emociones para todos los involucrados, sobre
todo para los estudiantes. Desde el primer día de clases en la vida de un ser humano,
tomando en cuenta las clases de preescolar, se dan a conocer una serie de cambios
emocionales en las personas, como la ansiedad que se presenta en algunos individuos por
ingresar en el salón para comenzar a aprender, o la tristeza que experimentan algunos otros
porque su mamá se va y los deja con personas extrañas, o la alegría de ver a muchos otros
compañeros de la misma edad y que antes no conocían, entre muchos otros sentimientos.

Se podría pensar que los alumnos se adaptan a la escuela y logran dominar sus emociones
para ser productivos y enfocarse de lleno a sus actividades cotidianas de aprendizaje y
convivencia con sus compañeros de salón. Pero en realidad, no podemos dejar de pensar
en cada una de esas actividades imaginando que no existen emociones nuevas día con día.
Con el paso del tiempo los niños se enfrentan a diferentes retos que ponen a prueba sus
habilidades de convivencia, pero sobre todo su dominio sobre las emociones, y es en ese
punto en que la escuela, en todos sus niveles, representa una presión sobre los estudiantes,
ya que ningún ser humano reacciona igual ante las diferentes situaciones de la vida y, la
escuela representa una vida en sociedad, antes de salir al mundo.

El simple hecho de elaborar un trabajo que llama la atención en un alumno representa


emociones nuevas para él y permite que se descubra psicológicamente para reaccionar ante
dicha situación. Conocer a un compañero o compañera se convierte, en determinado
momento, en un juego de emociones que se deben tratar con cuidado, pues de salir mal
podría ser un capítulo decepcionante para el alumno, digno de recordar por mucho tiempo.
En fin, todas las actividades que realizan los alumnos en la escuela y para la escuela se
encuentran cuidadosamente vigiladas por la sociedad, lo cual representa una gran presión
para ellos, pues deben actuar de tal manera que en un futuro no se vuelva una carga
emocional, pero debe dejar recuerdos gratos para poder seguir adelante y mejorar.

Existen muchos ejemplos sobre las emociones de los estudiantes en la escuela, sea del nivel
que sea, pero es indispensable que la sociedad, y sobre todo los actores involucrados en los
trabajos escolares, comprendan que todas esas emociones se convierten en presión para
cada uno de ellos. Así, las palabras que los padres de familia dicen a sus hijos pueden ser
estimulantes para que ellos sigan adelante y logren los aprendizajes esperados y, la relación
que se establece entre alumnos y maestros es un factor muy importante para que ellos se
impulsen hacia su desarrollo.

En muchas ocasiones encontramos noticias sobre estudiantes que realizan acciones que en
su momento son incomprensibles o que la sociedad reprueba por representar actos
irracionales, pero si tuviéramos la posibilidad de analizar la situación de cada uno de esos
estudiantes, nos daríamos cuenta de que su accionar es una válvula de escape a todas esas
presiones que la escuela y la sociedad en sí les representa.

En la película 3 idiotas, tuvimos la oportunidad de ver distintas emociones en los


estudiantes universitarios, pero podemos enfocarnos en dos casos: el primero es un
estudiante que, a pesar de estar trabajando arduamente para intentar aprobar una materia,
la cual ya ha dominado en su temática, el profesor y director le dice que no le dará la
oportunidad de presentar el proyecto y, ni siquiera se interesa por conocer su creación. En
el otro caso encontramos a un estudiante que, junto con dos compañeros ha ido
sobrellevando la escuela, pero en un acto de valentía durante una noche de copas causó
daño a la propiedad del director y éste, para demostrar su poder, le da como opciones
redactar una carta de expulsión para él o para su compañero.

Estas situaciones que se presentan en la película pueden ser el ejemplo perfecto de que las
emociones en la escuela se encuentran a flor de piel y que los estudiantes están
aprendiendo a vivir con ellas. En el primer caso, el estudiante se ahorcó dentro de su
habitación y en el segundo caso, aunque sobrevivió, el estudiante saltó del tercer piso,
ambos realizaron estas acciones bajo la presión que ejerció una autoridad sobre ellos para
evitar su desarrollo profesional, lo cual viene a develar que las emociones en la universidad
se viven como en cualquier otra etapa.

Hablando de la película es posible decir que muestra la manera en que se viven las presiones
por diferentes personas. Existen aquellos que intentarán todo por sobresalir en las clases,
aunque no comprendan adecuadamente la temática, solamente para demostrar a los
demás que son superiores, aun cuando tengan que recurrir a métodos que no son muy
honestos. También hay estudiantes que se comportan como los maestros quieren que lo
hagan, con la intención de ser observados por ellos como los alumnos que se interesaron
en la clase, aunque le den poca prioridad a comprender los temas.

También existen estudiantes que realmente disfrutan de las clases y, por consecuencia
logran aprendizajes importantes en cada materia. Estos estudiantes dan poca importancia
a destacar en las calificaciones ante el grupo y pueden comprender la dinámica de la clase,
desarrollando habilidades más importantes que aquellas que permiten obtener un 10.

En el caso de Rancho podemos encontrar a un estudiante excepcional, que puede dominar


cualquier materia ya que él disfruta de aprender y aprovecha todos los espacios para
hacerlo. Este estudiante no se muestra preocupado por aprender de memoria los
contenidos, sino que analiza cada situación y con ello logra aprender.

En contraste, el estudiante Chatur es una persona obsesionada por ser el mejor de la clase
y obtener el primer lugar en aprovechamiento, demostrando que va a ser un hombre
exitoso. Este alumno daría cualquier cosa y haría todo por sobrepasar a los demás
estudiantes y demostrarles que él es mejor que todos, pero no le interesa aprender, por lo
que los conocimientos no los domina, sino que los memoriza.

Por su parte Rajú y Farhan son dos estudiantes que nunca destaca, por el contrario, siempre
son los últimos lugares en calificaciones. En el caso de Rajú, sucede que él no quería estudiar
ingeniería, pues su sueño es estudiar fotografía y desarrollarse capturando imágenes de la
vida salvajes. En el caso de Farhan se ve a un joven que quiere terminar su ingeniería para
ayudar a su familia que es de escasos recursos.

Si tomamos el punto de vista del psicoanálisis, podemos destacar que las emociones y sus
acciones consecuentes vienen a partir de la experiencia previa de los individuos y sus
necesidades más básicas. Así, encontramos que todos los alumnos llevan a la escuela dos
situaciones fundamentales, la necesidad de aprender y desarrollar actividades escolares
que les permitan desarrollar sus habilidades y sus problemas y necesidades personales y
familiares que ha dejado en casa. Ambas situaciones moldean y regulan su actuar en la
escuela y, en determinado momento, también en casa.

En todo caso, el actuar de los estudiantes, tanto de la película como de la vida real, tiene
que ver con sus emociones, ya que son éstas las que los llevan para realizar las acciones
diversas y, en la medida en que su estado afectivo interno se encuentre bien con ellos
mismos, será que sus acciones sean en pro de superarse y apoyarse entre ellos.

Entonces el tema emocional se convierte en un punto central en torno a la escuela, ya que,


comprendiendo las reacciones de los alumnos en torno a sus emociones, será como cada
maestro podrá conocerlos y acercarse suficientemente a ellos para lograr brindarles un
apoyo que se refleje en beneficios en sus estudios.