Está en la página 1de 174

COMO GANAR CONTRA LA DEFENSA GRUNFELD

ANATOLI KARPOV
ISBN: 84-88155-05-0
Editorial: Zugarto

Publicación: Septiembre 1992 | Idioma: Español


Prólogo

Debo reconocer que, al igual que en otras obras semejantes, el


titulo de este libro tiene cierto carácter de reclamo. Es dudoso que
nadie pueda encontrar una receta para ganar en una u otra aperfura,
y la defensa Grünfeld no es una excepción. Pero hablando en serio,
para el ajedrecista en cuyo repertorio de aperturas se incluya la defen-
sa Grünfeld, el presente libro, en opinión de su autor, le va a ser muy
útil e interesante. Y es muy posible que muchos lectores, en efecto,
puedan ganar; con negras, si son adictos a la defensa Grünfeld, y con
blancas, sí buscan un arma para luchar contra esta defensa.
El libro contiene gran numero de partidas {o fragmentos de ellas),
que reflejan el estado actual de esta apertura. Como base se ofrecen
25 partidas ejemplares, jugadas por especialistas de esta apertura
(como otros autores, tengo debilidad por los "números redondosy,
pero en general, el número de ejemplos porpartida /supera la decena!
Los comentarios en cada una de las partidas principales presentan
un informe detallado de cada una de las variantes actuales de la defen-
sa Grünfeld. Como resultado se incluyen en el libro los sistemas que
están de moda, jugados en la práctica magistral de los Últimos años.
Las partidas seleccionadas no se disponen por orden cronológico,
sino agrupadas por temas. Por eso se encuentran los ejemplos más
recientes. A propósito, el último encuentro disputado por la corona
mundial no estaba previsto al terminar la edición, pero se encuentra
profusamente comentado dentro de ella...
Todas las partidas princiales se ofrecen desde el principio hasta el
final y, al analizar la apertura, el lector, en muchos casos, puede obser-
var su enlace con el medio juego e incluso con el final. En algunas
partidas, estas fases presentan un interés excepcional, y por eso las
comentamos con suficientes detalles.
La libertad en la forma de reunir el material, ha permitido al autor
seleccionar las partidas actuales bajo su propio criterio ( y es que en las
monogra fías de aperturas es imprescindible incluir también sistemas
que a menudo no se encuentran en la práctica}.
Las 25 partidas escogidas para el libro abarcan el período entre los
años 7988-1990, incluido el match por el Campeonato del Mundo,
terminado a finales de 7990.
En mis encuentros con G.Kaspar0.v la defensa Grünfeld ocupa un
lugar notable. En los tres últimos matches se ha hecho un chequeo a
diferentes sistemas, ypor eso para la preparación hemos aprovechado
lo más importante que reunía la teoría. Por otra parte, gracias a estos
matches la teoría de la defensa Grünfeld se ha visto enriquecida
sustancialmente. Gran numero de ideas, empleadas por primera vez
con Kasparov, han recibido posteriormente un desarrollo impetuoso.
El libro refleja una ilustración apropiada, pero las partidas-origen, si se
han jugado con anterioridad al año 1988, también se incluyen en los
comentarios a la partida principal.
Debo advertir que, por regia general, yo juego la defensa Grünfeld
con blancas, y Kasparov con negras, y al mismo tiempo ambos bus-
camos la victoria (y no sólo en nuestros encuentros personales). Una
particularidad de esta apertura aguda y sin compromisos, es que el
juego a tablas está contraindicado para ambos bandos. No obstante;
nuestros encuentros encarnizados a menudo terminaron en paz.'Para
los amantes de la estadística, recuerdo el resultado global de cada uno
de los matches; Londres-Leningrado, 7986.-+3, =6; Sevilla, 7987: +2,
- 7, =7; Nueva York-Lyon, 7990: + 1, =3. Como se puede observar, hemos
jugado la defensa Grünfeld en casi todos los rnatches por el campeo-
nato mundial, y cierta ventaja se inclina de mi lado. Por Io tanto, si se
quiere, se puede decir que he descubierto el secreto para "ganar contra
la defensa Grünfeld "...
Es evidente que no sólo el campeón y el ex-campeón mundial se
consagran a esta apertura. Ella se incluye en el repertorio de muchos
ajedrecistas célebres. Es suficiente dar nombres como V. lvanchuk, B.
Gelfand, J. Timman. Algunos de los hallazgos más valiosos de estos
supergrandes maestros los encontrará el lector en el presente libro.
En el proceso del trabajo de recopilación he aprovechado numero-
sas fuentes ("fnforrnador ajedrecistico', libros, revistas), y en ellas, en
especial, gran número de citas de las partidas de maestros y grandes
maestros. Si determinadas variantes o jugadas aisladas tienen un sig-
nificado especial, entonces en la mayoría de los casos se indica su
autor.
Para terminar, debo agradecer al maestro Evgeny Gik, mi coautor
en muchos libros, su ayuda en la recopilacMn del manuscrito.

A. Karpov
Partida 1
A. Kuzmin - l. Jenkin
Moscú, 1989

Se ha desarrollado uno de los


sistemas principales de la defen-
sa Griinfeld. Hay que recordar
que en caso de 10. ..., cd; 1l . cd, 4

Qa5; 12. 8 d 3 , Be6; 13. d5, de tuación las blancas no están obii-
acuerdo con la teoría, las blancas gadas a sacrificar la calidad. Más
obtienen un peligroso ataque por adelante hablaremos sobre este
la calidad. tema con una de las partidas más
actuales.

(Ver diagrama)
Ahora en respuesta a 1 2 . 8 d 3 . ya De esta manera, uno de mis ayu-
es posible 12. ..., cd; 13. cd, 8e6, dantes, el gran maestro Kuzmin,
y -el sacrificio de calidad es me- decide tomar parte en la discu-
nos peligroso para las negras, sión de apertura que mantuve
que en una serie de variantes con Kasparov en Sevilla. Des-
disponen de un jaque importante pués del match, Kasparov co-
con la dama en b6 (los detalles mentó que el plan elegido por las
pueden encontrarse en cualquier blancas con el jaque en f7 no
manual sobre la defensa Grün- tenia perspectivas. Sin embargo,
feld). Por otra parte, en esta si- si juzgamos por el material acu-
rnulado en las cinco partidas del intentarán liberar el alfil por la
match de Sevilla, no se puede diagonal h6-c l.
decir que las negras resolvieron
con facilidad los problemas de
apertura. Y el duelo post-match
(siguió inmediatamente después
de éste), terminó, en general, con
la derrota de las negras. La es-
tructura de peones creada da a
las blancas todos los fundamen-
tos para contar con la iniciativa, y
además tienen un peón de m&.
Otra cosa es que la posición sea
muy dinámica y pueda ser del
gusto del jugador que lleve las
negras.
Por una u otra cosa, el interhs por
esta variante no se ha apagado
en el transcurso de tres años, y
se han jugado gran número de
partidas que han enriquecido su Este salto de la dama sigui6 en
teoría. La mayoría de ellas se cuatro de las cinco partidas del
mencionan en el presente libro, match de Sevilla. Se ha empleado
en el que todo el material se ha en muchos otros encuentros en
distribuido en cinco partidas. los últimos tres años. Aun así
Desde luego, en uno u otro grado recordemos otras posibilidades.
volveremos de nuevo al duelo de En la novena partida de Sevilla.
Sevilla. Kasparov prefirió 14. .... cd; 15.
cd, Bb6, y despues 16. Bgl,
12. ..., X x f 7 a e 6 ; 17. @d3!, devolví el peón
13. gf4, P x ft+ manteniendo todas las ventajas
14. @xf 1, ... posicionales. Un análisis detalla-
Hay que advertir que la base de la
do referido a 14. ...,cd; 15. cd, lo
veremos en la Partida 5 (ade-
posición no está en el peón de ...,
más de 15. Bb6, se encuentra
ventaja, y a que el juego libre de
las negras compensa esta peque-
15. ...,íd7, y 15. ..., e5).
Todavía no había finalizado el
fia perdida. El plan principal de las match de Sevilla, cuando en la
blancas es restringir el alfil ene- partida Chernin-Gavrikov (Lvav,
migo con la cadena de peones c3, 19871, las negras hicieron una ju-
d4, 05, g5, h4. Con la ayuda de
subterfugios t4cticos. las negras
gada nueva: 14. ...,Bd7. Así
aconteci6:
15. dc, Ef8+, (15. ..., Bxg4; 16.
Of4!), 16. S g l , @xg4; 17. Qf4,
(tampoco es mala 17. Bd3, 4c6;
18. h3), 17...., @ x d l + ,(pero no
17. ..., xxf4?; 18. 8xf4, Bxf4,
por 19. Bd8+), 18. Pxdl, 8xc3;
19. Qd5. No da nada 19. Qe6,
Hc8; 20. Ed7, B f 7; 2 1. Qg5+, (21.
8g5?, 8f6!; 22.8xf6, @xe6), 21.
...,Se8; 22. Xd3, 8b4.
19. ..., 8f6; 20. 8h6. Las blan-
cas tienen ventaja, pero las ne-
gras consiguen mantenerse. 20.
..., He8 (pero no 20. ..., Hf7; 21.
Oxf6+, Exf6; 22. e5, P f 5 ; 23. g4,
Pxe5; 24. ÉIfl y las blancas ga- blancas 17. ..., cd; 18. cd, Qc6;
nan), 21. Qxf6+, ef; 22. Xd7, 19. d5, ed; 20, ed, Bxd5; 21.
Pxe4; 23. P g 7 + , OPh8; 24. Xc7, Bxd5, Pxd5; 22. Hxb7), 18.8f2,
Og8; 25. E g 7 + ; (25. 8d2, Oc6; b5; 19. Bd3, a6 y las blancas
26. Zxb7, Ee7). podían obtener mejor juego con-
25. ..., @h8; 26. Hc7, 8998; 27. tinuando 20. h4, 9e5; 21. @h3.
Hg7+, Ph8; 28. Hc7. Tablas. L. Gligoric prefiri6 jugar el peón del
Gutman propuso 20. g4!, Ze8; 2 1. otro extremo: 20. a4, y la partida
P b l , a6; 22. Bf2, y después @e2 continuó así: 20. ..., Qe5; 21. Bc2.
y 8d2, con iniciativa. Aquí 21. @h3, Gc6 (pero no 21.
En respuesta a 14. ..., Sd7, en ..., ba; 22. de, a3; 23. Ael!, a2; 24.
lugar de 15. dc, parece más Iógi- Xa1, Qldl; 25. €3xe6+, etc-), 22. ab,
co 15.95, que se dio en la partida ab, llevaba a un juego confuso.
Karpov-Gabrikov del Campeona- 21. ..., fig4!; 22. e5, ba. Gligoric
to de Europa de ajedrez activo indica la variante 22. ...,axf2!; 23.
(Espaila, 1988). A pesar de la Oxf2, b41; 24. dc, 8xe51. y las
'informalidad" de la competición, negras no tienen problemas.
el encuentro resultó muy intere- 23. &g3, í c 6 ; 24. Sa2, Ge3; 25.
sante. Of4. Las blancas tienen una pe-
(Ver diagrama) queña pero insuficiente ventaja
15. ..., lBe6. En la Gligoric-Popo- en el final.
vic (Yugoslavia, 1988). siguió 15. 25. ..., ad5; 26. 9xd5, @xd5; 27.
..., Bd8; 16. Wgl , e6. Por 10 visto, axa4, cd; 28. cd, Bxd4+; 29
es mejor para las negras 16. ..., Bxd4, Pxd4; 30. Eb6, Sf7; 31.
cd; 17. cd, Oh8; 18. Bd3, Oc6; Pxa6, Xd5; 32. Xa7+, Sg8: 33.
19.Edl, 4xd4; 20. fixd4, 65. h4. 8xe5; 34. 8xe5, tiIxe5; 35.
17. Pbl, Qc4 (es favorable a las ae7. Ee4; 36.03. Oel+; 37. $If2,
Pe5; 38. @f3, ne1; 39. @f4, se2. En el final, poco a poco, las blan-
Tablas. cas realizan su ventaja de peón.
16. es!, Bc4!; 17. B g l , Ed8; Además de 14. ..., cd, 14. ..., Bd6
18. B e l , ac6; 19. 8 f 2 , a6 (no y 14. ..., %d7, las negras tienen
es mejor 19. ..., b5!?), 20. a4, otro camino: 14. ..., Bc8. Se
3 a 5 ; 21. h4, 8 f 8 ; 22. dc!, probó en la partida Portisch-Kor-
Qb3; 23. x b l ! (más exacta que chnoi (Reyk javik, 1988).
23. Xdl, a x d l ; 24. @xdl, Gxc5), Después de 15. Sa4?!, obtuvie-
23. ..., e6 (y aquí 23. ..., 9xc5 ron un juego activo, 15. ..., cd;
pierde, 24. Hb4, e d 5 ; 25. Zd4), 16. cd, Ac4; 17. 8 f 4 , a65 18.
24. c6!, bc; 25.51d4, Qxd4.26. g5, b5; 19. Bb3, e5; 20. dt?,
cd, Bxa4; 27. Bc3. Las blancas Bc6, y ahora en lugar de 2'1
tienen una sensible ventaja en el Hd1, las blancas debieron prefe-
final. rir 21. Bd3!?, axe5; 22. @d5+,
27. ..., &c8; 28 h51, gh; 29. Sxd5; 23. ed, b4, con iguales
gh3, Z e 8 ; 30. Bxh5, Be7 (30. posibilidades (pero no 23. ...,
..., @c2; 31. Pb7), 31. g6, Bc2; a63; 24. Edl, 9xf4; 25. Qxf4,
32. gh+, Hxh7; 33. Qg4+. Pf8; 26. g3, Qe5; 27. d6, 8xf4;
Bh8; 34. gf 1,Bf 5 (34. ..., Sd3; 28. gf, Pxf4+; 29. @e2, con ini-
35. &h4!), 35. 8xf5, ef; 36. ciativa de las blancas).
be3, Ph5; 37. g41 Ph3; 38. A 21. E d í , Korchnoi replicó 21.
axf5. Hxe3; 39. Pxf8+, Og7; ....Pf81, y Portisch jugó 22.
40. gf41. El final de torres está Xd5, sin advertir el golpe 22. ...,
ganado para las blancas. 40. ..., Sxd5!. Después de 23. ed,
a5; 31. B f 2 , Rb3; 42. Zf6, Gd2+; 24. d e l , bxb3; 25. ab,
Gd3 (42. ..., Xc3; 43. Se2, a4; 44. gd8, las negras obtuvieron ven-
Bd2, etc...) 43. Ed6, a4; 44. taja decisiva en el final, si bien es
@e2, Og3; 45. Bxc6, Exg4; cierto que consiguieron la victo-
46. @d3, a3; 47. xa6, Of7; 48. ria jsólo después de 50 jugadas!
Oc4, Xg3; 49. d5, y las negras Por lo visto, en respuesta a 14.
abandonaron. ..., ?!!?c8, se debe reaccionar al
Tal vez sea más sólida en res- igual que con la dama en d7, 15.
puesta a 14. ..., Qd7: 15. h3, utili- h3, o 15. g5.
zada en la partida Yusupov-Po- En la partida Seirawan-Kudrin
povic (Betgrado, 1989). Después (Campeonato USA, f989), des-
siguió 15. ..., Qc4; 16. 8 f 2, cd; pués de 14. ..., cd; 15. cd, @c8;
17. cd, e5; 18. de, 6d2+; t 9. 16. g5, la dama negra se aprove-
S e l . 8xe5? (a un juego confu- chó del dominio de la columna 'cm,
so, en opinión de Yusupov, Ileva- 16. ..., l8c4. Sin embargo, des-
ba 19. ..., 8h6; 20. @c2, Et8; 21. pués de 17. B g l , Ed8; 18. g e l ,
Bb2, Slxe4; 22. %b3+), 20. g e l , Gc6; 19. e5, e6; 2 0 . l f 2 , 9 b 4 ; 21.
Ed8; 21. Bc21. Qf4, &c8; 22. Hf 1, se hizo evi-
dente que su ataque no daba de 17. Pf2, Hf8; 18. Wgl, B f 7 ;
nada, y el centro blanco es invul- 19. *el, Qa3; 20. H c l , Bxa2, no
nerable. En el final, 22. ...,Qd3; 23. consiguen nada.
Sxd3, Bxd3; 24. í f 7 + , Wh8; 25. En la partida M a k a r o v - J o d k o
S f 2 , las blancas tienen ventaja (URSS, 1988), siguió 16. h3,
posicional y material, que consi- Bc4; 17. Bd3, &d8; 18. Be4!
guieron llevar hasta el fin. ...,
(18. a f 4 , Ba6!), t 8. Bc6; f 9.
S x c 6 , a x e 3 + ; 20. B f 2 ,
Qxg4+; 21. hg. bc; 22. Hbl,
cd; 23. cd, c5; 24. @e3!, cd+
En la 11' partida del match de (es mala 24. ..., Hd5; 25. l e 4 , e6;
Sevilla elegí la jugada 15. 81gl. 26. Hb5, 8 f 8 ; 27. Xa5), 25.
Sobre su estado actual hablare- a x d 4 , Ed5; 26. Qc6. Aquí las
mos en los comentarios a la Par- negras, en opini6n de Makarov,
t i d a 4 del presente libro, y tam- debieron contestar 26. ..., Zc5, y
bién recordaremos allí la nueva en caso de 27. Xb8+, &fa; 28.
jugada 15. Ba4!?. 9c8, Wg7, las blancas sólo tienen
una pequeña ventaja.
En respuesta a 15. ..., Be6, pare-
ce buena 16. Qf4, @c4+; 17.
BeZ!, Ef8; 18. Bxc4+, Qxc4; 19.
PBe2, con mejor final para las
blancas. Otra posibilidad: 16.
Wgl, se probó en la partida Han-
sen-Fercec, (Aosta, 1989). Las
negras recuperaron el equilibrio
material, pero despúes de 16. ...,
B x g 4 ; 17. Qd3, Be6; 18.
8g51, Hf8; 19. h3, cd; 20. cd,
8 x e 5 ; 21. de, Bxe5; 22. &sí!,
B x a 1 ; 23. B d 5 + , e6; 24.
l x a 5 , Hc8; 25. Bd2, b5, (pro-
bablemente es mhs precisa 25. ...,
Bbl; 26. Bh2, Bc2; 27. Be3.
También se encuentra 15. ..., Sxa2; 28. Oc3. Sb3; 29. ad2.
8e6. Después de 16. g5, Qc4 (16. con una mínima ventaja de las
....
Bc4; 17. S g l , lleva a la parti- blancas). 26. 83, su posición es
da Karpov-Gabrikov, que resultó bastante dificil.
claramente favorable a las blan-
cas), las blancas pueden caer en
una trampa, 17. 9437, Sf5+!,
perdiendo pieza, aunque después Ahora es floja 16. Qf4, y a que la
dama cae sobre e4: 16. ..., Bf8; Sevilla), después de 17. S g l ,
17. l g l , b e 4 : En la partida Bh6; 18. h4. Bf7; 19.993, &e3+;
L y c h a k - A s r i a n (Leningrado, 20. Bh2, Bc4; 21. & b l ( a 21. dc,
1990), se siguió con 18. Bf3, sigue 21. ..., Qxg4, con buen jue-
Bxf3; 19. gf, Bh6; 20. Qd5, go para las negras), 21. ..., b6; 22.
8xe3+; 21. Gxe3, cd; 22. cd, Ob2 (aquí es prometedora 22.
Bc6; 23. Xbl, b6; 24. Bg2, dc), 22. ..., Bd5!; 23. Bd3, Gc4;
Bxd4, y las negras tienen venta- 24. P b l , b5, este agudo encuen-
ja en el final; t r o debió terminar en tablas (aun-
que a causa de un grave error de
Kasparov conseguí ganar); sin
embargo, 24. ..., g5, daba a las
Hasta ahora t o d o coincide con la negras buenas posibilidades de
quinta partida del match de Sevi- victoria.
lla. En la séptima partida las ne- Con la jugada 17. 95, las blancas
gras prefirieron para la torre la realizan su plan principal, aislar el
casilla d8, obligando a la dama alfil enemigo. Es cierto que mien-
blanca a abandonar ta columna tras tanto el rey permanece en
central. En adelante, la jugada 16. una peligrosa oposición con la
..., Ed8, reemplazó completa- torre, pero esto es sólo un pro-
mente al traslado de la torre a f8; blema temporal...
después hablaremos de ella con
detalle.

L. Gutman indica esta variante:


17. ..., Be4 (17. ..., Oc4; 18. S g l ,
Be4; 19. Bg3, B f 4 ; 20. Be2. b5;
21. ae4, con mejor juego para las
blancas), 18. Qgl!, Qc4; 19. Gf3.
Qe3+; 20. 8 x e 3 , S x e 3 ; 21.
Bb3+, @hB; 22. Pel!, y la posi-
ción de las negras no es envidia-
ble. Se impone 22. ..., Bxf3+; 23.
gf, Bxf3+; 24. Wg1, 21g4+; 25.
PBf2, Bh4+; 26. Se2, @g4+; 27.
Bd2, í x g 5 + ; 28. @c2, pero no se
consigue jaque continuo...

Una buena novedad. En la parti- En respuesta a 18. ..., Bf5, Jenkin


da-origen (quinta del match en ofrece esta variante: 19. h4, S e 4
(19. ..., Sg4; 20. @gl. h6; 21. gh,
8 x h 6 ; 22.6931, cd; 23.cd. 24xh4;
24. Bf5!, $195; 25. Qh61, Bxh6;
26. bxa5, ganando, o 19. ..., h6; Es insuficiente 20. ..., 8d2; 21.
20. gh, &xh6; 21. ag3; o 20. ..., Bxd2. Bf2+; 22. S h l , Sg7; 23.
3c4; 21. Qg31, l x h 4 ; 22. Qe4, en Bd3, Gc6; 24. gdf .
ambos casos con clara ventaja
blanca), 20. @g1, cd; 2 1. cd. ac4;
22. X c l ! (pero no 22. g3?, i l x e 5 ;
23. de, Gxe5), 22. ..., ae3; 23. De lo contrario las blancas semi-
fif41, y en caso de 23. ...
Pxf4; lamente tienen peón de más; la
24. 8xe3, Hxh4; 25. Gc8+, las jugada del alfil a d2 también era
blancas tienen una seria iniciati- buena en caso de 21.8h4.
va. También es posible 19. Qg3,
gxg5; 20. Qe4, Bf4; 21. Bg1, 22. Be2, Bxc3
cd; 22. cd, ac6; 23. gbl!, con 23. Xf l!, ...
ventaja blanca.
En la partida A. Kuzmin-Malis- Perdería 23. e6?, @xf2+; 24.
hauskas (URSS, 1989), las negras Bxf2, Bxf2.
hicieron una nueva jugada: 18. ...,
0 c 4 (también es posible 18. ...,
Qc6).
Después siguió 19. ag3, Ob2; A 23. ..., cd. y a decide 24. e61. A
20. Qe4, Qd3; 21. Be3 (21. 23. ..., €9d2?. sigue 24. Pdl. cd
8 e 2 , Qf4!), 21. ..., 9 x f 2 ; 22. (24. ..., Bxa2; 25. Qe4!, o 24. ...,
A x f 2, cd (Kuzmin recomienda Bf4; 25. dc!), 25. Xxd2,8xd2; 26.
22. ..., Bc4, sin cambio en el cen- Bxd2, d3; 27. Bxa7.
tro, 23. P g l , Pd8, con iniciativa
de las negras), 23. cd. €3c4+;
24. P g l . Pd8; 25. Sb3. Bxb3;
26. ab, Xxd4; 27. Xxa7, 8xe5.
Tablas. (Perdería 27. ..., gb4; 28. Son inofensivas 25. ..., Bf7, o 25.
Qd3, Bb3; 29. Ba8+, S f 7 ; 30- ..., Xf4.
e6+1).
En respuesta a 18. ..., Qc4, es
mucho más fuerte para las blan-
cas 19. fig 1!, y 20. Qf 3. A 26. B g 4 (26. Qe4, 8d4!), hay la
respuesta 26. ..., ESxf2!. De acuer-
do con los análisis de Jenkin, des-
pués de 27. Bxg6+, Sh8; 28.
Más fuerte que 19. Gg3, hg; 20. PPxfZ. 8d4+! (28. ..., Bd4+; 29.
Ge4, cd; 21. cd, Blf5. @fl. Qe3+; 30. Hxe3). 29. W f l.
Qe3+; 30. Pxe3 (pero no 30. Bf7. las negras aún podian resis-
Se2, @xg2+; 31. 81d3, Bc2+), tir, ahora la partida finaliza ense-
30. ..., Bxe3; 31. @h5+, Bxh5; 32. guida.
6xh5, Bxc5, las negras toman la
iniciativa. 27. Hxd5, Xxe2
28. Qxe2, @ f 7
26. ..., E x f 2 29. c6!, b6
30. Gxe5!
Después de 26. .... @e6, o 26. ..., y las negras abandonan.
Partida 2
A. Karpov - G. Kasparov
Belfort, 1988

gonal dl-a4 (Ba4 y 19~21,y @el:


En esta partida se estudia la juga-
da 17. Ba4, y en la siguiente 17.
sc2.
No obstante, recordemos prime-
ro cómo se desarrolló la skptima
partida de Sevilla.
'17. @ e l , í e 4 ; 18. g5, Bf5!;
19. h4, Qc4. Debieron presionar
en el centro con 19. ..., Qc6; 20.
Wgl. be4, con juego agudo.
20. PBgl, d g 4 . Era más precisa
20. .... b5. Tras la jugada de las
blancas el caballo enemigo se
siente incómodo.
21. a l , h6; 22. &a2!, hg; 23.
@bt!. De esta manera las blancas
Tras la sbptima partida de Sevi- consiguen aprovechar la debili-
lla, en la que Kasparov empleó dad de la diagonal a2-g8.
por vez primera esta jugada, la 23. ..., gh; 24. Bb3. Se6; 25.
maniobra de la torre a d8 resulta Qf4, Bf7; 26. Qxg6, Sxg6. En
fundamental en esta posición. En este libro no comento con detalle
d l la dama está bien situada, y las partidas del match de Sevilla,
ahora la amenaza 17. ..., 8xe5, la que el lector ya conoce muy bien.
obliga a abandonar su posición. En especial, lo que pretendo es
No da nada 17. Af 4, Bc4+,(17...., llegar hasta una posición crítica.
Bf 7; 18. bh3!), 18. Sd3, @xd3+; 27. í x c 4 + , Wh8; 28. Hb21, cd;
19. fixd3, cd; 20. cd. Qc6; 21. 29. cd, l g 4 ; 30. Sf7!, Pxd4;
Oc5, 3xd4; 22. Oxb7, Ed5; 23. 31. 8 x d 4 , Sxd4+; 32. Ef2,
Jel, Sxe5; 24. Hxe5, kxe5; 25. t x e 5 ; 33. H f 5 , gel+; 34. P f 1 ,
9 d 8 , a6, con juego igualado. Se5; 35. P-thí?.
La dama dispone de tres retíra- Aunque nos hemos alejado bas-
das de la columna "dm:por la dia- tante de ta fase de apertura, aquí
es conveniente hacer un resu-
men, Continuando 35. Bf4!, las
blancas debían alcanzar la cima:
35. ..., B x f 4 ; 36. 9 x f 4 , 8 f 6 ; 37.
Hc4, %g7; 38. Pc7, b6; 39. W f 1,
con un final ganado.
35. ..., b6; 36. d f 4 , Bh5. Una
retirada, imposible en la jugada
precedente. Despues de 37.
Bb8+, @h7; 38. Bxa7, la dama
blanca se aleja del centro de los
acontecimientos y tras 38. ...,
@e2, las negras tienen una inicia-
tiva suficiente para tablas. Pero
las blancas podian aprovechar de
otra manera la mala situación de Ahora, después de la respuesta
la dama negra en la columna del 17. ..., b6, mi dama se retiraría a
extremo. la casilla c2. Tal vez se pregunta
37. @f57. Aquí decidia 37. Hf3!, ¿por qué las blancas han provo-
8 f 6 ; 38. @b8+, Bg7; 39. Bxa7, cado una jugada útil del peón 'b',
dc5; 40. Ba6. para enseguida volver con la
37. ..., Be2; 38. Zcl?. Tercera dama a c2? Resulta que después
posibilidad consecutiva para ga- de 17. @a4, b6; 18. Bc2, en algu-
nar en esta partida. Primero ha- nas variantes, por ejemplo des-
bía que dar jaque: 38. Bc8+, pués de 18. ..., @c4, las blancas
Bh7, y sólo ahora 39. gel, (con la juegan t e 4 , y atacando al caba-
amenaza @c2+), 39. ...., gbh5; 40. llo ganan un tiempo importante.
@c2+, Wh8; 41. Bdll, etc ... Por lo tanto la jugada 17. Ba4,
La partida continuó hasta la juga- tiene sus ventajas. Pero no pue-
da 40, pero todos mis intentos do asegurar dónde se encuentra
para batir a mi adversario no tu- la dama más cómoda, aunque se
vieron éxito. Aunque las negras han probado en la práctica ambas
estuvieron, más de una vez en posibilidades.
esta partida, al borde de la derro-
ta, bajo mi punto de vista, la
culpa no fue de la apertura. Des-
pués de 20. @el, tenían posibiii- Las blancas tienen mejor juego
dades de obtener buen juego. en caso de 17. ..., 9c6; 18. Bb3,
c4; 19. 8 x b 7 . Después de 17. ...,
Qc4; 18. Qf 4, 8 f 7 ; 19.93, Qd2+;
20. @g2, Ge4; 21. € 3 ~ 2axf2;
, 22.
(Ver diagrama) Bxf2, las blancas tienen ventaja,
pero las negras disponen de la más precisa 18. ..., Xc8, intentan-
fuerte respuesta 20. ..., g5!, indi- do conseguir contrajuego por la
cada por L. Gutman. Él propuso columna 'cm. Aquí tenemos bue-
que las mismas blancas jugaran nos ejemplos de los últimos anos.
18. g5!, y después 18. ..., Hf8; 19. Tisdall-Thor steins (Reyk javik,
S g l , Bf7; 20. Ag3, ae3; 21. 1989). 19. dc. A 19. B f 4 , es
8 f 4 , Qd5; 22. Pf l.la iniciativa de buena 19. ..., @f7, o 19. ..., €3c4+;
las negras está rota, su alfil ence- 20. Bd3, 8h6.También es insufi-
rrado, y el debate de la apertura ciente 19. Bd2, Ef8; 20. eg5,
concluye. Bf7; 21 Bh4, 8h6, (pero no 21.
Después de 17. ..., Xf8; 18. S g l , . c . por 22. g5!, Snejder-
Bf7; 19. 8h4!, ac4; 20. @b3, el Ljubo jevic, Pernik, 1988), 22.
alfil tampoco consigue alcanzar fa B g l , Oc4, y la iniciativa está del
libertad, 20. ..., 8h6; 21. g5!, lado de las negras.
8xg5; 22. 8 x g 5 , l f 2 + ; 23. $Ihl, 19. ..., bc. (19. ..., Pf8?; 20. cb,
Bxe2; 24. h3, con una ventaja Qc4; 21. S g l ) , 20. P d l , 1Sxe5;
visible de las blancas. 21. Ba4, Ef 8; 22. Bd3, c4; 23.
H f 3 , Bd5; 24. Xxf8+, polxf8;
25. 8xa7, Qc6; 26. h3, @a4;
27. Bb5!. Las blancas tienen una
A la dama no le queda nada que ventaja sensible. Sin embargo
hacer en a4. era más precisa 20. .... Bc41; 21.
893, Bxg4; 22. h3, con posibili-
dades mutuas.
Lputian-Dzhandzgava (Simfero-
pol, 1988). 19. B d l , (peor 19.
íd2, Xf8; 20. 895. Bf7; 21.
bh4,8h6!; 22. OoPg 1, Gc41; la des-
afortunada 20. @g1?, en la parti-
da Schultz-Filipovic, Korimofen,
1989, IIev6 a las blancas a una
rápida derrota: 20. ..., 8xe5; 21.
Hdl, 8xh2+1). 19. ..., Hd8; 20.
Bcl, (20. Bc2, lleva a repetición
de jugadas), 20. ..., Ef8. Ha sur-
gido una posición, en la que, a
diferencia con mi encuentro con
Kasparov, la dama blanca está en
cl. Esto no es fundamental, pero
aquí la jugada 21. h3, (en lugar de
Ahora las piezas negras caen la correcta 21. ~ g lo,21. g5), fue
bajo la presi6n. Por 10 visto, era una imprecisión. Despues de 21.
21
..., Bf7; 22. e , Ph6; 23.
Og3, Ac4; 24. e6, Sg7; 25.
964, 8e3; 26. %e2, b5; 27. Las blancas siguen jugando para
B g l , 8xf2+; 28. 9 x f 2 , cd, las limitar la actividad del alfil. En
negras recuperaron el peón y to- caso de 20. Se4, había que con-
maron la iniciativa. siderar 20. ..., 8h6, y en especial
La partida duró poco. 29. cd, 20. ..., Q c ~ ! ? tras , la cual se ame-
Sxd4; 30. gel, g5; 31. &c2. naza la captura en e5, y 21. bxc6.
Qe3; 32. Zd2, @al+; 33. O d l , Bxe2, desde luego no puede
Hf3+; 34. Bh2, Be5+; 35. 93, despertar el entusiasmo de las
Be4; 36. Pd8+, Wg7; 37. blancas.
Bb2+, @h6. Las blancas aban-
donan.
Dauben-llinich (Alma-Ata, 1989).
19. S d l , Hd8; 20. B e l . U n a Era desfavorable 20. ..., j f 7 .
mejora respecto a la partida Después de 21. Qg3, t o d o va
precedente. 20. .... Oc4. (es más bien para las blancas, pues el ca-
precisa 20. ..., cd; 21. cd. Ph6; 22. ballo se traslada a e4, y la dama a
Bgl, y sólo ahora 22. .... Qc4, e 2.
21. g5, %e4; 22. Bgl, í g 4 ; Tampoco se libraban de las dífi-
23.993, cd; 24. cd, Bxg5; 25. cultades con 20. ..., 8h6; 21.
g b 4 , gc8; 26. ae4, Sf4; 27. l!4xh6, Bxe2, debido a 22. be3,
Bxe7, Bh8; 28. Se6, Hf8; 29. Sxg4; 23. dc, bc, (23...., Oc4; 24.
S x c 4 , t x e 4 ; 30. g e l . Las blan- Sd4), 24. Bxc5.
cas tienen clara ventaja.
Queda decir, que a 18. ..., b c 4 ,
seguiría 19. Be4, con una conso-
lidación de fuerzas favorable, por
ejemplo: 19. .... Bf8; 20. Ogl!,
8h6; 21. 8h41. Hay que sehalar
una particularidad de la posición,
que surge como consecuencia de
la jugada 17. ..., b6: ahora las
negras deben considerar cons-
tantemente el cambio d4xc5.

El alfil ya no consigue escaparse


a la parte libre del tablero: 19. ...,
8h6; 20. h4, Bf7; 21. 243; o 19.
..., Oc4; 20. h4.
Un momento importante. Ade- dama a e2, jugando 27. ..., 6 c 4 ;
más de Qe2-f4, ahora , llegado el 28.B e 1, Qe3; 29. Be2, cd. Ahora
caso, se puede amenazar tam- 30. cd, Ec8, da a las negras un
bién 8f2-h4. fuerte contrajuego, pero 30.
-3xf8, fixf8, (30. ..., 43; 31. @f2),
31. Bf3!,Od3; 32. cd, Sxd4; 33.
Z e l , aclara la situación en el ta-
No valía 22. ..., h f 6 , aunque sólo blero, porque no vale 33. ...,
. fuera por 23. ef, (también es h 2 + ; 34. i t f 2. Qxe 1, por la juga-
fuerte 23. .lf4), 23. ..., ef; 24. da intermedia 35. @b3+.
fif 4. C) 26. ..., cd; 27. fixf8, Qe3; 28.
Bd2, dc; 29. Be2,8xf8; 30. t f 3 ,
con gran ventaja de las blancas.

Para conseguir contrajuego de-


bi6 elegir 23. ..., b5, con idea,
digamos, de 24. Uf4, Bf7; 25.
ad3, b4!?, aunque 25. 893, man-
tenia la ventaja para las blancas. Una jugada forzada. A 27. ..., b4,
No conseguia su objetivo 23. ..., es desagradable 28. 9f5, y si 28.
í d 5 , por 24. @c2!, y a 23. ..., h5, ..., Ef7, entonces 29. e6, Exe6;
la dama volvia a g5. 30. g e l , Bd7; 31. cb.

Esta jugada fue juzgada como También era agradable cortar el


decisiva por los comentaristas. contrajuego de las negras en el
Pero, creo recordar, que ninguno flanco de dama con ayuda de 28.
ofreció un contrajuego serio en &l.
su lugar. Por ejemplo, recomen-
daron 24. ..., 8d5, pero entonces
25. 54f4, Se4; 26. Qe6, llevaba a
una posición muy peligrosa para
las negras. Aqui surgen tres va- Perdía en el acto 29. ..., bc; 30.
riantes, que vamos a examinar: 3 f 5 , @f8; 31. e6, gxf5; 32. gf.
a) 26. ..., Ec8; 27. B b l!, @e3+; 28. 3d6; 33. dc.
&f2, t x c 3 ; 29. @xg6, í x a l + ;
30. Sh2, con mate inevitable.
b) 26. ..., Qe3; 27. Bd2, cd; 28.
cd, Zc8; 29. Z e l , Hc2; 30. Hxe3, También era fuerte 30. 9f5, e6;
Sc6; 31. d5, y las negras están 31. Qxh6, Ef4; 32. Bxg5, o 32.
mal. Se puede intentar echar la Bh7.
Sus piezas en el flanco de rey no
pudieron conseguir la libertad.
El sacrificio de la calidad no esta Dado que este encuentro se cele-
en condiciones de enmendar la bró en la Copa del Mundo en la
posición. Las blancas sólo necesi- ciudad francesa de Belfort, po-
tan una precisión elemental. demos llamar en broma a fa va-
riante con 17. %c2, la variante
Belf ort ...
Hay que precisar que esta parti-
da fue galardonada como la me-
jor de la primera mitad del año
1988 (Informador a jedrecistico
nQ 451, y además resultó ser
nuestro Último encuentro con de-
finición antes del siguiente match
por el campeonato mundial, el
Las negras abandonan. quinto en nuestro cómputo.
Partida 3

-
A. Karpov J. Timman
Rotterdam, 1989

preferí 17. Ba4 (Partida 2).

Llevaba a igualdad 17. ..., Pc8;


18. Qf4, bf7; 19. @e4, Bh6; 20.
93, B f 8 ; 21. Wg2, 8 x f 4 ; 22. gf,
B x f 4; 23. S x f 4 . Hxf4; 24. Wg3,
Xf8, (Grünberg-llincic, Praga,
1989). Como ya sabemos por
partidas precedentes, es mejor
para las blancas 18. Bdl, ad8;
19. Se1.

La jugada 15. Wgl, se examina en Pero no 18. g5?, por 18. .... cd. y
l a siguiente partida. a 18. iPe4, es buena 18. ..., &d5!,
con la amenaza 19. ..., Zxe5.
15, ..., Bd5
16. 8f2, gd8 18. . ..., 8h6
En la quinta partida de Sevilla, En la partida L jubojevic-Timman
Kasparov escogió 16. ...,
Xf8, (Linares, 19891, la torre negra se
(Ver Partida 1). Como ya sabe-
mos, la jugada con la torre a d8
....
trasladd de nuevo a la columna
•f m: 18. gf8. Siguió 19. Bgl,
se empleó por primera vez en la Ph6; 20. gdll, Ba4.
séptima partida. Es dudoso que sea bueno 20. ...,
Bf7; 21. ag3!, Qc4; 22. Be2,
*xf2+; 23. llxf2, 8e3; 24.9e4!,
Hf41; 25. Hd3. En la partida Han-
En la partida-origen, elegí 17. sen-Jasnikowski (Varsovia,
B e 1 (Partida t), y en Belfott, 1990). las negras efectuaron la
novedad 20. ..., de6, sin embar-
go, 21. h3, 9c4; 22. Bxb7, Se3,
(22. ..., Be3; 23. E a l , 8 f 7 ; 24.
8xe3, 8xe3+; 25. WhII Bf2; 26.
Bb5. cd; 27. Oxd4!), 23. bxe3,
Qxe3; 24. P d 3 , g f 7 , (perdía 24.
..., P f l+;
25. 8h2, Qg4+; 26. hg,
Bxg4; 27. Hf3, Bh5+; 28. dh3,
Be2; 29. Bxe7, Hf7; 30. 1 9 ~ 5 ,
Hansen), 25. @f3! @xf3; 26. gf,
Zxf3; 27. dc!, y las blancas tienen
una clara ventaja en el final.
21. gel, c d , {es mejor 2 t. ...,
Qc4; 22. @b3, @xb3; 23. ab,
Qb2), 22. a x d 4 , t c 4 ; 23. h3,
b6; 24. 9 f 3 , Ed8; 25. 8d4, &e3+; 22. Sh2, Se6; 23.
(también es posible 25. g5!), 25. g5, tg41, 21. ....
Qc4; 22. Be2,
Bf4; 26. Bf2, Bd5; 27. @ x f2+!.
c b l , Uc4; 28. Be4, Ob2; 29. Otras continuaciones llevan a
€ 3 ~ 28b5;
, 30. P b l , Qd3+; 31. ventaja blanca: 22. ..., 8d2; 23.
Bft, Bc4; 32. Se2, b5; 33. 9e4, o 22. ..., cd; 23. cd, Bxf2+;
Qel!, 9 x e 5 ; 34. Exb5, Sf7!; 24. Bxf2, 8 e 3 ; 25. %xe3, Gxe3;
35. '90991, 6 c 6 ; 36. b f 3 , Uxd4; 26. dcl.
37. cd, ac8, {pero no 37...., Pd6; 23. S x f 2 , &e31 24. S x e 3 (24.
38. 995, S f 4 ; 39. Be6+. Bg7; ...,
Ef 1?, L x f 2; 25. P x f 2, cd), 24.
40. Bxe7+, con ventaja; 39. ..., Qxe3; 25. dc, Pc8 (pero no 25.
polf87; Hf5+, ganando), 38. Hc5. ..., bxg4: 26. Z b l . y las blancas
Hb8, y ambos adversarios deci- ya están mejor), 26. Hbl, P x c 5 ;
dieron repetir jugadas. Tablas. 27. Pxb7. Qg4; 28. Pb4. Tam-
Queda decir que en lugar de 28. bién es posible 28. Pxe7, Pxc3;
@e4, se mantenia la iniciativa con 29. afl, aa3; 30. e6, Exa2, con
28. ge2!. rápidas tablas.
28. ..., h5; 29. 9 6 4 , Bxe5; 30.
93 (es más sencilla 30. @ f 1,
Qe3+; 31. @e2, Qd5; 32. gb8+),
(Ver diagrama) 30. ..., Sf7: 31. OgZ. Be6; 32.
Esta posición surgió por vez pri- B f 3 . Era más precisa 32. ag5+,
mera en la partida Karpov-Kas- Sf6; 33. df4+, Hf5; 34. He4,
parov (Amsterdam, 1988): Este Zf2+; 35. P g l , Hxa2; 36. Xf4+,
fue el desarrollo. Se5; 37. 3e4+, @d6; 38. Ee6+,
19. ..., Sf7; 20. S g l . Hf8; 21. S d 7 ; 39. Exg6, y se pueden
Qg3 (a 21. Bg3, sigue 21. ..., acordar las tablas.
32. ..., P$f5!. Ahora las negras
obtienen un final algo mejor, aun-
que completamente inofensivo
para las blancas. Después de dos Una maniobra universal que ase-
decenas y media de jugadas se gura la ventaja a las blancas en
acordaron tablas. todos los casos.
Surge la pregunta: jes posible
que la extraña retirada de la 20. ..., B d 3
dama a f 7 resuelva todos los 21. Bbl!, .
.
o

problemas de las negras? Resulta


que no es asi. Ganando dos tiempos para llevar
En la siguiente partida las negras la dama a la defensa. Era mala 21.
sufrieron un golpe terrible. y la gh?, bc4; 22.Bc1,Bf5; 23. íe1,
valoración de la variante cambió 3e3+; 24. O g l , Qc2.
radicalmente ...
Vyzhmannavin-Ernst (Estocol-
mo. 1990). 19. ..., Bf7; 20. g5!.
Las blancas no temen la clavada
de su alfil; lo principal es excluir
del juego lo mas rápido posible al Pero no 23. a c l ? , cd, y las ne-
alfil enemigo. 20. ..., Qc4; 21. gras tienen todo en orden, por-
e6!. que a 24. Bxe3, sigue 24. ..., de.
Precisamente en esta jugada in-
termedia se basa la refutación de
la defensa negra. Las blancas
desvian la dama, sin conceder la
libertad af enemigo por la colum-
na 'f., y sólo después ganan el
a'&;:. . . . .. x
peón b7.
21. ..., Bf5; 22. Qg3. Bxe6;
... 5t . -' L
2 ,: k bif &......,'
.:.. '

23. Bxb7, Xf8; 24. Xell. Ahora


las negras no mantienen el equili- - -a. P.
,-
.
'
,m , .." .-- ... . .
A Y..
,

brio material. 24. ...,Qe3+; 25.


S ~ I ,axf2; 26. gh, cd; 27. c d ,
a - .
.. e;;;;.'
;&
.
"

..
.. . -. C."
; wr

Bf8; 28. t b 2 , 5 9 ~ 4 ;29. E x e 6 .


:8-- &-
"
%.
+.;, . .
..
? . <-
. .
.. ---e i-,~,
Las negras abandonaron. - 7 ir !=;S* v -, .,

Es posible que, presintiendo difi-


&
4 > '
i'

cultades semejantes, Timman se


apartase de la jugada de la parti- g @ '$9 1
da de Arnsterdam. Karpov-Kas- 2

parov, 19. ..., df7, y prefiriera


ocupar la columna 'fa con la torre.
Las blancas devuelven el peón,
pero jocupan con sus piezas to-
das las casillas clave! En caso de 27. ..., ac6, tenía
previsto 28. cd, Qxd4; 29. Be3,
3c6; 30. Bb3+. BPf8; 31. Qxb7,
Bc4; 32. %c8+. B f 7 ; 33. 4g4!, y
tampoco es mejor para las ne-
También era f u e r t e 25. Qf5, gras 27. ..., dc; 28. Bxc3, Oc6;
í x g 5 ; 26. 0 x 9 7 . e 9 4 (26. .... 29. @b3+.
@xg7; 27. 8h4, Bg4; 28. 8xe7.
etc ...),27. d5, PBlxg7; 28. 8xc5,
í d 7 ; 29. @e4, y las negras lo
pasan mal. A 28. ..., 9c4, es buena 29. Bd4.

Un sacrificio de calidad (jno de


buena vida!) análogo al que siguió
en la partida de Belfort Karpov-
Kasparov.
Tampoco ayudaba 25. .... %g4; A 33. ..., Gxe6, decidía 34. Zff!.
26. fixc5, b6; 27. Be4, iPxg5: 28.
ád5+, Hf7; 29. Qe6, y las blancas 34. B h l
deben ganar. y las negras abandonaron. No
hay defensa contra las amenazas
35. 3 f 6+. y 35. Hf 1.
Partida 4

l. Naunkin - V. Neverov
Moscú, 1989

Un audaz sacrificio de pieza; la *


En la quinta y séptima partidas tímida 15. ..., b6; 16. Wg 1, cd; 17.
del match de Sevilla continué con cd, í e 6 ; 18. d51, Sxg4; 19. g e l ,
1'5. e5, . y en las tres partidas y despuds 20. h3, es favorable a
prece&ntes he comentado el las blancas.
estado'actual de la teoria respec- 16. Bxa5, Pf8+; 17. @e1(pero
to a esa jugada. La jugada del rey no 17. 8f2?, por 17. ..., bh41; 18.
a gl la hice en la undécima parti- g3, Bhl+; 19. Qgl, Bh2. ganan-
da: las blancas se disponen a de- do). 17. .-..shl+; 18. agll. (a
volver el pedn, para obtener un 18- Agl, es fuerte 18. ...,
centro sólido. Pero antes de dis( &Mi; 19. exc5. @~txgZ,con la
cutir con detalle las posibilidades -6nenaza 20- @f 1. mate), 18.
de ambos bandos, hay que dete- Bxg2. Aquí 18. .-..8h6, ya llega
nerse en otra posibilidad: 15. tarde: 19. Sd2. Bf2+; 20. Od3,
@a4!7, que se encuentra en la' ' c4+; 21. S x c 4 , 8 x e 3 ; 22. S&,
siguiente partida. 1897; 23- Eel,.-con mejor fina(
Z a jarov-Henkin (Voronezh. para las bla-o deseanpue-
1989). 15. ..., BxhZ!. den anunciar jaque continuo des-
Gd61. las oportunidades de las continuando 2 1. kxb6, ab; 22. e5,
negras tampoco son peores. Hay las blancas obtienen una compen-
que advertir que las variantes sación en peones más que sufi-
que surgen tras el cambio de ciente. Además, si el rey se acer-
peones en el c e n t r o íc5xd4, ca al centro y el caballo, a través
c3xd4), se examinan con detalle de 93,se dirige a e4, la masa d e
en la siguiente partida. peones puede resultar ágil.
20. cd, Z e 8 , 21. &l.Qa5. No
es mejor 21. .... Pxe7; 22. bxc4,
Zxe4; 23. Of2, ZIxg4; 24. Cc8+,
Es dudoso que valga la pena elu- Bh7; 25. Ec7, pero merecia aten-
dir el cambio de damas: 17. Bd2, ción 21. ..., b5.
cd; 18. cd, Sa6!, o 17. ..., Se6. 22. 8c7, Qc6; 23. 8 c 5 , Exe4;
24. Ef2, 8xd4+. En caso de 24.
.... Uxd4, Lputian ofrece esta va-
riante: 25. Zxg71, PBxg7; 26.
&xd4+, @f7; 27. @f3, Be6; 28.
El gran maestro Y. Seirawan, que k x a 7 , Ea6; 29. k e 3 , Zxa2; 30.
incluia esta variante en su arma- 6xh6, b5; 31. B c f , con ventaja.
mento, eligió aquí dos veces 18. 25. Gxd4, Gxd4; 26. E x b 7 ,
Ag5. Ambas partidas merecen 2x6; 27. h3, Ea4; 28. a3. Las
ser examinadas. blancas tienen peón de más, que
f inalrnente consiguieron realizar
(jaunque después de 30 juga-
das!).
Seirawan-Hort (Lugano, 1988).
...,
18. cd; 19. cd, e5; 20. &l.
A juego igualado llevó 20. d5, h6.
(es posible inmediatamente 20.
..., ad6; 21. Qg3. Hc8; 22. 8 e 3 ,
con suficiente contrajuego para
las negras), 21. A c l , ad6; 22.
ag3. Xc8; 23.8e3, Pc3; 24. @f2.
8 f 6!; 25. a4, 895, (Dlugy-Niko-
lov, Toronto, 1989).
20..... b5; 2'1. de, 8 x e 5 ; 22.
X d l , Ec8, (es mas precisa 22. ...,
Ze8, con igualdad), 23. &f4!,
Seirawan-Lputian (Saint John, 8g7; 24. Zd5. a6; 25. S f 2 ,
1988). 18. ...,h6; 19. hxe7, cd: 3e8; 26. @f3. @f7; 27. h4.
Después de 19. ..., Be8; 2 0 . 8 ~ ~ 5 ,Qe5+; 28. 8 x e 5 , HxeS; 29.
b6, las negras ganan pieza, pero Sd3, b4; 30. a f 4 . De nuevo las
blancas tienen peón de más, pero 30. Hbi, y las blancas ganaron
en este caso las negras consi- este final de torres.
guieron mantenerse.
Es curiosa que la derrota ante 18. ..., cd4
Seirawan le produjo tal impresión
a Lputian, que a la primera opor- Era posible enseguida 18. ..., e5,
tunidad jugó esta variante con sin descubrir la columna "cm.Des-
blancas. pués de 19. d5, (19. dc, Pd8; 20.
En la partida Lputian-Hansen 95, Q f 8 ) , 19. ..., b6; 20. g5, Of8,
(Dortrnund, 1988), en la posición las negras construyen una sólida
del diagrama. las negras jugaron fortaleza.
enseguida 18. ... 05. Despues
siguió 19. d5, b5 (es más prome- 19. cd4, e5
tedora 19. ..., h6; 20. Acl), 20.
Hbl, Eb8; 21. Wf2. Después de 19. ...,
b6, o 19. ...,
Después de la partida Lputian b5, las blancas juegan 20. Pbl!, y
advirtió que aquí era correcta 21. tienen mejores oportunidades.
a4!, 64; 22. cb, cb, (22. ..., Xxb4;
23.Qc3,Od6; 24. Hel. preparan- 20. d5, ...
do 25. 8e7), 23. Qcl, 8 f 8 ; 24.
ab3, Qd6; 25. Qd2, b3; 26. 8 e 3 , No era petigroso para las negras
a6; 27. b f l!, gb4, (28. ..., b2; 29. 20. Xcl, Bd6; 21. de, 8xe5.
@e2), 28. 8 c 5 , Hxa4; 29. 8xd6,
8xd6; 30. Gxb3, y las oportuni- 20. ...#Qd6
dades para las blancas son mejo-
res.
21. ..., a5; 22. acl, h6, (22. ...,
Ga3; 23. Eb3, 64; 24. cb, cb; 25.
d6),23. 803, Qxe3. A un juego
igualado, en opinión de Lputian,
llevaba 23. ..., Qd6, (23. ..., Bf8+;
24. @e2, Qxe3; 25. P$xe3, gfl;
26. Hall, y 27. Qb3!), 24. Wf3,
Xf8+; 25. We2, c4; 26. S e l ,
axe4; 27, Hxb5, $ 3 ~ ~28. 3 ; Exa5,
Xd8.
24. Wxe3, c4; 25. Qe2, 8f8;
26. Q g l , 8 c 5 + ; 27. We2,
A x g l ; 28. P x g l . Wf7; 29. a3,
e.7, (se conservaban posibilida-
des de salvación después de 29. Una mejora en comparación con
..., b4). la 1 1' partida del match de Sevi-
/fa. Pero recordemos primero Qxe4; 31. 9g3!, ac3; 32. de!,
cómo transcurrió ese encuentro, Bf7; 33. d7, Bd8; 3 4 . 8 ~ 5 Hxd7;
,
que jugó un papel importante en 35. =f6+, polg8; 36. h5, gh; 37.
nuestro enfrentamiento. A pro- Qxh5, gd8; 38. Exa6, 8c7; 39.
pósito, esa partida. enriquecida 4f6+, y las negras están mal.
con una serie de nuevos comen- 29. afl, Qd6; 30. ag3, a c 4 ;
tarios, merecía ser incluida en el 31. í@f1, @e7: V. Korchnoi pro-
número de partidas principales puso 31. ..., 8b6; 32. 8xb6, ab;
de este libro. Sin embargo, no 33. @e2, Pa4, pero un procedi-
quise infringir mis intenciones: in- miento ya conocido, 32. a4!, 9a3;
cluir en el número de partidas 33. Pb2, ba; 34. Pa2, da ventaja a
nespeciales" sólo aquellas juga- las blancas.
das a partir de 1988... 32. 8 c 5 + , Bf7.
Karpov-Kasparov (Sevilla, 1987).
20. ..., 8h6; 21. h4, 8d2; 22.
Rdl, 8a5.
A 22. ..., b5, sigue 23. Qcl!, Ile-
vando el caballo a b3. Gutman
ofrece el siguiente análisis de H.
Wirthensohn: 23. ..., a5, (23. ...,
8 x c í ; 24. g x c l , Od6; 25. gel,
a6; 26. 893, He8; 27. PBf2). 24.
Qb3, Ab4; 25. 8c5, 8xc5+; 26.
Qxc5, Sc8 (26. ..., ad6; 27. 967,
Axe4; 28. Qxe5, Qd6; 29. Eci);
27. Qb7, Ec7; 28. d6, Ed7; 29.
Pd5, Qb6; 30. Qc5, y las blancas
conquistan la cima.
23. E c l , b5.
Ahora no valía 23. ..., Qd6; 24. 33. &f2+. Un momento critico.
393, 8b6; 25.8xb6. ab; 26. Pc7, Después de la evidente 33. Se2,
Pa4; 27. Pe7. Qxe4; 28. Qxe4, es dudoso que las negras consi-
xxe4; 29. d6, Bf8; 30. Hxh7, guieran salvarse: 33. ..., 8b6;34.
@e8; 31. h5, y las negras pere- a4, Bxc5; 35. ab, Xb8; 36. @?d3!,
cen. Xxb5, (36. ..., a6; 37. @xc4, ab+;
24. Bc2, Qd6; 25. 093. Qc4; 38. Bb3. 8d6; 39. Ec6, We7; 40.
26. G f l , Qd6; 27. Qg3, Oc4; Qe2, Ea8; 41. Qc3, Ea3+; 42.
28. g5!, @f7. Bb2, o 40. ..., b4; 41. Q c l , con
La ventaja de las blancas se esta- una posición ganada), 37. @xc4,
bilizar a 28. ..., a6, (28...., 8b6;29. Hb7; 38- Qf l , 8 d 6 , (38.,..,a5; 39.
a4, aa3; 30. Pb2, ba; 31. Pa21, Qd2, o 38. ..., 8b4; 39. Oe3), 39.
sigue 29. Q f l , Qd6; 30. Hc6, ad2, etc ...
33. ... Bg7; 34. Hf6, 8b6; 35.
# Era mejor enseguida 22. h4.
ZC~??.
Tras la retirada del alfíl a f2, las 22. ..m, ac4
blancas mantenían mejores posi- 23. h4, Ec81
bilidades. 24. 8f2, 8 f 4
Pero, en su lugar, cometo un 25. Qe2, &d2
error fatal. Increible, pero cierto: 26. Hdl, a5!
se me escapó la circunstancia de
que el caballo negro puede saltar Se nota la pérdida de tiempo del
al borde del tablero. blanco con el movimiento del alfil.
35. ..., Qa5; 36. 8 x b 6 , Qxc6; Las negras crean un peón pasado
37. 8 c 7 , Hf8+; 38. Se2, Ef7; que decide la lucha.
39. Qd6, Ed7; 40. Ac5, 3a5;
41. afl, Ec7; 42. b d 6 , Ec2+;
43. Bd3, Exa2; 44. 3 e 3 , PBlf7;
45. 3 g 4 , 3 c 4 ; 46. U x e 5 + ,
Yxe5; 47. k x e 5 , b4; 48. 8 f 6 ,
b3; 49. e5, Ex92; 50. e6+.
@ f8!. Las blancas abandonaron.
Ahora, por fin, regresamos a la
partida principal, si bien es cierto
que su suerte se decidió muy
rápido...

Las blancas abandonan.


Así pues, el golpe 12.8xf7+, aún
Las blancas juegan sin fortuna y no garantiza la victoria: una o dos
pronto caen en una difícil posi- imprecisiones y las negras pue-
ción. den tomar una iniciativa decisiva.
Partida 5
Y.Seirawan - P. Popovic
Manila, 1990

una partida, la novena. Nos de-


tendremos en elfa detalladamen-
te, (jmás tarde se han producido
nuevas consideraciones!).
Karpov-Kasparov (Sevilla, 1990).
15. ...,Bb6; 16. Wgl.
Aunque parezca extraño, la posi-
ción después de 16. h3, We6, ya
se encuentra en el año 1955 en la
partida Spassky-Korchnoí (2ZQ
Campeonato de la URSS). Des-
pués siguió: 17. Bd3, Bc4; 18.
Bd2 (18. Bxc4, Qxc4; 19. 895,
e6; 20. P d l , b5, y a pesar del
cambio de damas y el peón de
más de las blancas, las negras
tienen la iniciativa, ~ a n t e l e e v -
Prajov, Bulgaria, 1970; es mejor:
20. Ebl!), 18. ..., Sa6!; 19 Sc2,
Qc4; 20. @b3, @h8; 21. S g l ,
Qd2 (es más fuerte 21. ...,
nf8),
22. Bxd2, Bxe2; 23. 8e3, con
iguales posibilidades. Si lo de-
sean, continuando 23. ..., Ec8; 24.
9f 1, Pc2; 25. Bf2, Be 1+; 26. Ef 1,
Be2, las negras pueden forzar
tablas. Con la dama en b6, en
respuesta a 16. h3, es bueno para
las negras 16. ..., Bc4; 17. Pf2,
gb21; 18. B g l , Bf8; 19. gbl,
Bxa2; 20. Exb7, 8h61, con inicia-
€! cambio inmediato en d4 sólo se tiva.
ha producido con Kasparov en 16. ...,8 e 6 . Con el r e y en gl, la

35
variante precedente ya n o da 18. Bd2, (aprovechando la au-
nada a las negras: 16. ..., 41~4;17. sencia del peón c3 y ganando un
4f2, Sb2; 18. .3f4!, Zf8; 19. Gd3. tiempo). Después de 18. ..., Pa6;
17. @d3!. Las blancas devuelven f 9. @c2, Ac4 (a 19. ..., g c 4 , es
el peón, conservando toda su buena 20. E c l ! ;de nuevo hay que
ventaja posicional. En la partida- recalcar que la ausencia del peón
fuente Alfeevsky-Verner (torneo "cm favorece a las blancas), 20.
por correspondencia, 1984, la 8 f 2 , 8 f 8 (20. ..., 8h6; 21. h4), 21.
posición se produjo por transpo- 95. No se v e contrajuego para las
sicidn de jugadas), después de negras.
77. Qg3, P d 8 ; 18. Bcl (18. Ebl, 18. Hf 1, Hc8. Es peor 18. ...,
8xd4; 19. 8xd4, Qc6; 20. Qe2, Ef8; 19. Exf8+, 8 x f 8 ; 20. d5, b6;
Gxd4; 21. Qxd4, @c4), 18. ..., 21. Qd4!.
bb6; 19. be2, Oc6; 20. g b l , 19. h31, Bd7; 20. d5, 9 x 4 ; 21.
Qxd4!; 21. Rxb6, Qf3+; 22. Of2, 8 d 4 . Más precisa que 21. 3d4,
tilxdl; 23. Hxb7, Qxh2; 24. 95, 9xe3; 22. Bxe3, &c4; 23. l e 6 ,
fig4+; 25. Bf3, Bh2+, los adver- %xe6; 24. de, 8d4; 25. Bxd4,
sarios acordaron la paz por jaque axd4; 26. gf7, Xxe4; 27. Zxe7,
continuo. b5, con igualdad, pero merece
17...., %xg4. atención 21. 8 x a 7 , b6; 22. Bb8!?.
Ahora consigo una sensible ven- 21. ..., e5. A 21. ..., Qe5, es
taja. Después de 17. ..., Hd8; 18. buena 22. 8xe5, 8xe5; 23.164,
g5, Gc4; 19.8f2. b5, se llegaba al 8xd4+; 24. Bxd4, b6; 25. e5,
encuentro Chernin-Malishauskas, I c 7 ; 26. 8g4!.
que ya examinarnos en comenta- 22. de, B x e 6 ; 23. 0 x g 7 ,
rios precedentes. Debo advertir B x g 7 ; 24. Q f 4 , Od6; 25.
que las ideas y variantes de las Bc3+.
cinco primeras partidas del libro
tienen mucho en común, y a ve-
ces se diferencian en pequefios
matices. No obstante, espero
que el lector no se pierda en el
"laberinton.
En lugar de la captura en 94, es
mejor 17. ..., Bc4, con el objetivo
de cambiar la pieza más podero-
sa. Esta idea se empleó en la 11'
partida de nuestro match, si bien
es cierto que el cambio en d4
tuvo lugar más tarde (ver partida
precedente). Las blancas pueden
rechazar el cambio y retirarse,
25. ..., Sh6: Jugada única. La 27. ..., Wg7; 28. Of6, 8 d 6 ; 29.
partida terminaría de una manera Bc3, @e5; 30. Bd3, Bd6; 31.
brillante después de 25. ..., Se5; Bc3, 8 e 5 ; 32. Bb3, Xc7; 33.
26. -3e6+!, @g8 (26. ..., Sh6; 27. B d 3 , Hf7; 34. Bxc4, Pxf6; 35.
m+,95; 28. xf5), 27. B X C ~ ! , P d l , b5. La posición es de ta-
gxc4; 28. Xf8, mate. No vate blas, pero las negras juegan algo
tampoco 25. ..., @g8; 26. ad5, al azar. Es más sencílio 35. ...,
Qb6; 27. Qf6+, Wh8; 28. Bb2, He6; 36. Rd7+, He7; 37. Xxe7+,
Bc5+; 29. PBJh2, Bc3; 30. Qe8!, Sxe7; 38. Bd4+, POf7; 39.8xa7,
Qd7 (30...., Bg8; 31. Bb5, Pc5; Bxe4.
32. Qf6+!), 31. B x c 3 , Exc3; 32. 36. Xd7+, @he; 37. Be2,
Ef7, €Id3 (32. ..., Ec8; 33. ad6), €M+; 38. Wh2, Be5+; 39. g3,
33. e5,??!?g8;34. e6, y las blancas Bc3; 40. e g 2 , é c 4 ; 41. #Be3+,
ganan. g5; 42. Hd2, S f l + ; 43. Ph2,
26. Qd57. La posición del rey t f 3 . Jugada secreta. De nuevo,
negro es muy peligrosa, pero como en la séptima partida, bus-
debí intentar acercarme a él por co con tesón las posibilidades de
o t r o lado: 26. Qd3!, y la amenaza victoria, llego a un final con un
Ad3-fZ-g4+, tiene mucho peligro peón de ventaja, pero jay!, el
(26. ..., Qb6; 27. Bd2+, Bg7; 28. resultado de tablas es inevitable.
Bb2+, Wg8; 29. 1Jb3+. @ha; 30. Ofrezco est'a interesante partida
Zf7. ganando). hasta el final.
26. ..., Be5; 27. %d3. Mantenía 44. @d4, ae6; 45. 85, Bf5; 46.
la tensión 27. B e l . Muchos co- Xe2, a5; 47. Bd5, b4; 48.
mentaristas recomendaron aquí Bxa5, Bd3; 49. E g 2 , Bd4; 50.
27. Sb4, pero esto no es peligro- t a 8 , t x e 5 ; 51. Bf8+, Og6;
so para las negras: 27. ..., Pxe4!; 52. Bxb4, h5; 53. h4, gh; 54.
28. 41f6, a5!; 29. @b5 (29. l!!lc3, B x h 4 , Pd6; 55. BIc4, P d l ; 56.
Be3+, o 29. Ba4, Qd4+; 30. e h l , 8c6+, Wg7; 57. bb7+, S h 6 ;
gf8; 31. &g4+, Bg7, con ventaja 58. @c6+, s g 7 ; 59. Hc2,
negra), 29. ..., Bd4+; 30 H f 2 (en Xh4+; 60. Sg2, 4 61.
caso de 30. S h l , Qe3; 31. Bxb7, é x e 4 , Hxe4; 62. Pc7+, Bg6;
a x f l ; 32. Qg4+, el rey negro 63. H a i , E.3; 64. @h3, Xc3;
avanza con audacia: 32. ..., Bg5; 65. Ha8, ñc4; 66. a4, 9Ig5; 67.
33. í e 7 + , @f4; 34. Bf7+. Pg3; a5, H.4; 68. a6, @he; 69. POg2,
35. S x f 1. h5; 36. lf 3+, S h 4 ; 37- Pa3; 70. POf2, Sg7. Tablas.
g3+, poIh3; 38. &f2+!, Sxf2; 39-
Bxf2, &l+, ganando), 30. *--,
s a 1+; 31. Zf l.iJd4+; 32- B f Z
sal+; 33. PPh2, í e 5 + , Y el en- ~un~u k
parezca extraño, hasta
cuentro puede terminar en jaque ahora esta posición no se había
continuo. dado en la prdctica. La jugada del
pedn 'e' la emplearon por vez
primera las negras en la partida
Kir. Georgiev-lvanchuk (Reggio Con la amenaza 8d2.
Emilia, 1989-90).

Era precipitado 20. ....


Flxf2+; 21.
La reacción natural de las blan- @xf2,8e3; 22. @xe3, y despues
cas: crear un peón pasado. El final Bcl.
con peón de más que surge des-
pués de 16. de, 8 x e 5 ; 17.
i]txd8+. Hxd8, no es peligroso
para las negras, Seiraw
Olafsson (Reykjavik, 1990 , 18.rH*
P c l , Qc6; 19. g3. Hd3; 20. 8 f 4 .
Amenazaba Xxf2, por ejemplo:
21. Be2, Hxf2!; 22. B x f 2 , 8e3+,
y a 21. Qf 1, decidia 2 1. ....
54b2!.
664; 21. Qxd4, Bxd4; 22. Hbl,
Hb4; 23. fiixb4, Qxb4; 24. a4,
9c6; 25. Se2, a6; 26.862, b5; 27.
ab, ab; 28. 8c3, Bf7; 29. @e3, También valía la pena probar 21.
Be6. ....
Sa3.
En adelante las negras intentaron
aprovechar su peón pasado 'b',
pero no lo consiguieron, y des-
pués de 25 jugadas se acordaron
tablas.
Tampoco es mejor 16. Pcl, t d 7 ;
17. de,BPxdl+; 18. E x d l , ac4;
19. 8 f 2 , 8 x e 5 ; 20. Hd7, b6; 21.
8d4,8xd4; 22. B x d 4 , Bd2+; 23.
PBle2, Qxe4; 24. ac6, a5; 25.Xb7,
bc3+; 26. Wd2, axa2; 27. Xxb6,
Qb4, con igualdad (Schussler-Ku-
drin, Maarten, 1990).

La dama blanca puede resolver


A juego confuso llevaba 19. más tarde sus problemas. Geor-
axa7, b6, o 19. 8 c 5 , sc8; 20. giev jugo 22. Be2, a lo que si-
8xa7, b6. guió 22. .... b6; 23. h4, 8 f 4 ; 24.
$f 1 (es más precisa 24. g5, bd6; 24. h4, 8e7; 25. g5. Pc5 (25.
25. .Zel), 24...., Qd6; 25. g e l , 6d6; 26. OdZ), 26. 8g3. Qd6;
Pc8; 26. g3, Ec2; 27. P f 3 , 2ia Qd2.8d4; 28. B c l ! , t x a 2 ;
Bxa2; 28. B g l , 8h6; 29. 95, 29. &6!, &d8?.
Lg7; 30. ae3. dc7; 31. 0 9 4 . Era mejor tomar el peón central,
Zf7; 32. Be3, Bc2; 33, h5, 29. ..., Qxe4; 30. Bxe4, Bxd2;
4 34. B c l , B x c l ; 35. 31. axg6+. hg; 32. Bxg6+, PBh8;
d x c l , gh; 36. Cxc4. hg; 37. 33. Bh6+, con tablas. A un juego
Zc8+, 8 f 8 ; 38. B e i ? . lvanchuk agudo llevaba 31. Sh2, Be3; 32.
indica 38. @fl!, b5 (38. ..., 997; Bg4!?.
39. Be2, b5; 40. za8), 39. Oe2, 30. @h2!, a5. Naumkin ofrece
b4; 40. Pc5, a5; 41. Ea8, b3; 42. estas variantes: 30. ..., Ba1; 31.
@d2, y aún queda mucha lucha. 3 f 3 , o 30...., Gxe4; 31. l!txe4,
38. ..., PBig7; 39. b c 3 , 8d61; 40. f 4 x d 2 ; 32. P x g 6 + , hg; 33.
=c6, Pc5+; 41. E g 2 . Hf2+; 42.
9 Sxg6+, B f 8 ; 34. Bf6+. s e 8 ; 35.
PBzhl, gd4; 43. 2 b 4 , 2f7!; 44. @e6+, B f 8 ; 36. 96, Bgl+; 37.
Ze6, Zb7!; 45. bc6, a5; 46. @xgl, t x d 5 ; 38. @f6+, con seria
d6?. lvanchuk indica que este fue ventaja blanca.
el error decisivo, aunque también 31. h5, B a i ; 32. Qf3, gh. N o
después de la más tenaz 46. Ba3. salvaba 32. ..., Bb2; 33. Oxd4,
b5; 47. d6,Zf7! (47. ..., &be??;48. Sxd4; 34. t g 4 , Bxe4; 35. Se6+,
Exbfi!), 48. Zc7, &be; 49. Zc6, 3 f 7 ; 36. Ec8!.
Od8; 50. kb2, Ed7; 51. &xe5+, 33. 2 x d 4 , Bxd4; 34. Exh5,
Sf7, las negras tienen clara ven- 3 e 8 ; 35. 96. Las negras aban-
taja. donaron.
46. ..., ab!; 47. gc7, Bf8; 48.
Pxb7, b3; 49. Eb8+, S f 7 ; 50.
d7, b2; 51. Ef8+, Be6; 52.
d8=9+. @e7; 53. Hf1, @xd8, y Antes de colocar el caballo en la
las blancas pronto abandonaron. casilla d6, es imprescindible cu-
Hay que anotar o t r a partida: brir la casilla c5.
Naumkin-Miralles (Voskresensk,
1990). En ella en respuesta a 22.
Be2. las negras jugaron 22. ...,
8g5, y sólo después de 23. Uf 1; Aún es pronto para 23. ..., ad6;
23. ..., b6. A simplificaciones Ile- 24. Bxe5, 897; 25. Be6+.
vaba la audaz 23. ..., Qd6!; 24.
bc5, Uxe4!; 25. k x f 8 , Bd4; 26. 24. Zbl, 8d2
6c5!, t x a l ; 27. !8xe4, @ x f l + ;
30. k g l , &d8, con la amenaza Es mala 24. ..., Bxa2, por 25. Hb4.
kb6. Ahora Naumkim toma la ini- y perece el peón e5. Seirawan
: ciativa. recomienda para las negras 24.
39
..., Gd2; 25. Hb4, B d l ; 26. b x e 5 ,
Ae3; 27. Be8, con tablas, sin
embargo, después de 25. Elel,
las blancas mantienen la presión. Era más tenaz 28. ..., Bb5; 29.h3;
Sd7; 30. Bc3, %c7; 31. ab3,
aunque aqui también las posibiii-
dades blancas son mejores.
Después de 25. Bb3, Bxb3; 26.
ab, Bd6, el peón de más blanco
no tiene importancia.

Amenazaba fa mortal 31. fif5+.

A 25. ..., 8 h 6 (25. ..., 8 f 4 ; 26.


Ge2, y Gc3), sigue 26. a3. y el
peón "a" es invulnerable: 26. ...,
Qxa3; 27. E a l . Después de 33. Bh2, las blancas
se disponían a introducir en ei
juego su alfil. Ahora se produce
un desenlace instantáneo.
Interesante es 26. ..., Ed7. Sei-
rawan ofrece la siguiente varian-
te: 27. Bd5+, Bg7; 28. Hfl! (28.
3 e 6 . 9xd6; 29. Be7+, Bg8; 30. Las negras abandonaron.
Sf 1, A f 4), 28. ..., A f 4; 29. Exf4!
ef; 30. 8d4+; @h6/ 31. 95, pero
las negras pueden jugar 30., ...,
I r
El debate sobre las variantes con
@2f8!, con defensa. 1L'{'.I
l

i! . :
- la jugada 12. 8 x f 7 + continúa.
Partida 6

A. Yusupov - G. Kasparov
Moscú, 1988

e, .x;ea:.'
g&fq* .S,.".=

r' ? 7:&*;.%-i. .
-...; 4
,.*'.
L..*:
=v :"
L' '..
-
'

- "'2 .-. 'L


.

.:<.,.-j-
.. a . i.? S
.

-
- ' .t

g. ..
.-
7
4,
*T1-
'

*-
'-. .-

t E!
'."#
: . .. ....J,
..-
--, : .:
a:
. -- .-
.< 3
I

. -2 t

&
.. :u* ..h:
3 '. T

. ? - . . .-i
. .. .
-
-
;
i
7
'
Lc
t
'

i-=,
:.
' I

.. I
*
.
... 4..,i
.4
@ , ..:-;j&
Q
.. '*
v

8
El golpe 12. 8xf7+, adquirió gran
. . &,!@.'';;;9 g . ~ E
1
popularidad después del match
por el campeonato del mundo de
Sevilla, pero, desde luego, tomar
en f7 no es obligado, y se puede
retirar el alfil. Su situación mas Más precisa que la inmediata d4-
s6lida está en d3, aunque a veces d5.
también se juega 12. 8d5.

(Ver diagrama)
(Ver diagrama) Una posición actual, en la que las
En otro tiempo estuvo de moda blancas luchan por el centro. La
el ataque Sokolsky, 14. d5, &*al; alternativa es 17. Qa3, a la que
15.l!&xal, f6, que ahora ha caído además de la estandar 17. ..., e6,
en desuso. Las negras tienen ca- es posible 17. ..., b51?. Después
lidad de ventaja y resistencia su- de 18. Efdl, es algo lenta 18. ...,
f iciente. Pb8, por ejemplo: 19. @b4, a6:
(Balashov-Sibarevic, Lugano.
1988).
18. f4. O 18. ka6, 8c8; 19. Bb5,
a6; 20. 8 d 3 , b5; 21. f4, e5!; 22.
8 c 5 , Ze8; 23. 8d6, @be+; 24.
Ac5 (24. O h l , 8g4!; 25. 8 c 7 ,
Se31, 24. ..., Bd8; 25. 8d6, con
tablas (Savchenko-Lputian, Ta-
Ilinn, 1988).
18...., e5. MAS fuerte que 18. ...,
e6 (18. ..., Zc8; 19. Qc3, ab7; 20.
8a6, Ec7; 21. e5, Qc5; 22. 8c4,
@b8; 23. ba3!, y las negras tie-
nen algunas dificultades, V yzh-
manavin-lvanchuk, Tashkent,
20. 9 d 4 , Ze8; 21. ke2, ke5; 22. f987), 19. d6,e5; 20. f5, Hc8; 21.
Zal!; bc7; 23. 9e6!, Ad6; 24. Qc3, kc6; 22. Qb5, @d7; 23. f6!,
Bxd6!, fe; 25. Be5. Las negras con clara ventaja blanca (Balas-
abandonaron, Piskov-Lputian hov-Hansen, Malmoe, f 987-88).
(Belgrado, 1988). Una novedad No obstante, después de 19. ...,
importante se empleó en la parti- 3 c 6 ; 20. Bb3, e5!; 21. f5, Ec8;
da Ilic-Fercec (Kladovo, 1989). 22. Bc3, Bd4; 23. Bxd4, ed; 24.
Las negras respondieron 18. ..., Qd5, Xxcl; 25. fie7+, Wh8; 26.
b4!, entregando el peón, pero re- Z x c l , gf; 27. ef, 8f6, las negras
cibiendo suficiente contrajuego: tienen todo en orden (Dolmatov-
19. @xb4, Bb8; 20. @el, 3b3; Gavrikov, Kiev, 1986).
21. Rbl, a5; 22. 8c2, y ahora la 19. Hf2. En la partida Vaiser-
lógica 22. ..., a4, con juego com- Gavrikov (Tallinn, 1988) después
plicado. de 19. f5?!, Ee8; 20. 8a6?, 8 f 8 ;
Ahora las negras eligen entre 17. 21. Sc3, b5, las negras tomaron
..., e6, que se da en ta partida la iniciativa. Es correcta 20. d6,
principal y 17. ..., b6. Nos deten- 8f8; 21. 8c4, Qxc4; 22. Bxc4,
dremos primero en el avance del Bf6; 23. f g (23. Qc31, Pec8; 24.
peón 'bu. fg. Pc4!; 25. gh+, e9xh7; 26. Xf6,
17. ..., b6. Más promisoria que Be6; 27. 9b5, Be4, con ventaja
17. ...,b5, por ejemplo: 18. S f d l , negra, Heim-Gauglitz (Berlín,
8e5; 19. 8 c 5 . Ob7; 20. Pxe7, 1988), 23. ..., í x g 6 ; 24. Pf3,
Bb6+; 21. S h l , a5; 22. Bd2, Be6, con juego complejo (Gau-
Efc8; 23. f4. Qg7? (el alfil debía glitz).
situarse en d6). 24. e5, b4; 25. 19. ..., Ec8; 20. XC-f1, Bc7. ES
8c4. b3; 26. h3!,con una posi- dificil dar preferencia a algún
ción ganadora para las blancas bando.
pov-Timrnan (Rotterdam, 1988):
20. ..., 8e5; 21. Ge4, Bf5; 22.
Esta posición ya surgió en 1954 &b5, Ef8; 23. 8c5, b6! (era mala
en la partida Geller-Lilientahl (21* 23. ..., 8xe41; 24. fe, Bh4; 25. 93,
Campeonato de la URSS): 18. de, Bxg3; 26. 3c2!, y las blancas
b x e 6 ; 19. 6fd1, b6; 20. Ba6, tienen clara ventaja) 24. b x f 8 ,
eh4; 2'1. Qd4, y ahora conti- B x f 8 ; 25. @ x f 8 + , B x f 8 ; 26.
nuando 21. ..., 8 c 8 ; 22. 8b5, E f e l ! , (después de 26. E f d l ? , el
6e5; 23. g3, Bf6; 24. f4, Bd6; cambio en e4 ya es favorable a
25. Ba4, 0 9 4 , las negras con- las negras: 26. .... 8xe4; 27. fe,
servaron el peón de ventaja jun- @e7), 26. ..., Bb3; 27. Hcdl, 8d4;
t o a una sólida posición. Tampo- 28. 8a6, Qc2; 29. ESe2, Qd4; 30.
co da nada 18. d6, por ejemplo: Eee 1,9c2; 31. Xe2,0d4. Tablas.
18. ..., Ac6; 19. IBxb7, &b8; También termin6 rápidamente en
20. $ 5 7 , Zb3!; 21. E f d l , 3 e 5 , tablas otro encuentro de Yusu-
con iniciativa negra (Razuvaiev- pov: 20. ..., b5!; 21. f - f d l (o 21.
Lputian, Sochi, 1987). Ae4, Sb7; 22. kxb5, a5;23. S a 4 ,
En el mismo Campeonato de la Axb5; 24. gxb5, Od6. con igual-
URSS, donde se jugó la partida dad, Naumkin-Mokry, Nemento-
comentada, en el encuentro Be- vo, 1987), 21. ..., Qc4; 22. Axc4,
l i a v s k y - K a s p a r o v siguió 18. a5; 23. Bb3, bc; 24. $txc4, Ec8;
Lc3, ed. 25. S d 3 . Tablas (Yusupov-Sme-
También es interesante 18. ..., jal, Munich, 1988).
b6; 19. f4, ed; 20. Qxd5,8e6; 21. 21. Sb2. Después de 21. @f4,
Z f d l , Lfxd5; 22. Qb5, df6; 23. g5!; 22. Bg3, Qb3; 23. P b l , Gc5;
Lxd5, dac8; 24. Hxc8, Hxc8; 25. 24. 8c2, f5!, las negras tomarían
e5, 8e6; 26. Be4, 8f8; 27. Bd7, la iniciativa, por lo tanto aquí las
Ec4; 28. Bd3, Be7; 29. e6, con blancas tampoco tienen funda-
plena igualdad (Naumkin-Kra- mentos para jugar a ganar.
senkov, Vilnius, 1988). ...,
21. 8g7; 22. Bb4, 8f8; 23.
19. ed. Las negras tienen buen Sb2. Tablas.
juego, en caso de 19.Oxd5, ke6;
20. E f d l , 8xd5, etc ...
19. ..., 3 e 8 .
También es posible 19. ..., b6; 20. Me parece que aquí es más fuer-
Qe4, Ie8; 21. Pd4, 9 b 3 ; 22. te la jugada 18. Qd4; sin embar-
&xg7. 9 x c l ; 23. Bd4, bxe4!; 24. go, aún no se ha empleado en la
fe, -2xd3; 25. 8h6, 16, con buen práctica.
juego para las negras (Utemov-
Oboduk, URSS, 1988).
20. &f2, 8 f 8. Fue muy agudo el
transcurso de la partida YUSU-
Parece una seria debilidad, pero
las negras aseguran a su caballo
el camino más c o r t o hacia el cen-
t r o (a través de la casilla c4), Resulta admirable que ambos ad-
donde se van a celebrar los prin- versarios jueguen a ganar. A ta-
cipales acontecimientos. blas, como indic6 Kasparov, lle-
vaba 25. ..., Bc8; 26.8xe8, AxfZ!
(27. ..., 51~37;28. gel!, txc7; 28.
Pe71, 27. Be7, Qh3+; 28. gh.
Be$; 29. B x e 8 + , Hxe8; 30.
Cambiando el testarudo caballo c8=8,8d4+; 31. Wg2, Exc8; 32.
negro c4, las blancas restable- Exc8+. Sg7.
cian la igualdad de material, pero
era dudoso que pudieran contar
con ventaja: 22. 8 x c 4 , a5; 23.
Bc5, bc; 24. ?Bxc4, a4. Yusupov A la aguda replica 26. 8 c 6 , se-
consigue extraer el máximo de la guía la tranquila 26. ..., Be6; 27.
posición. 8xe8, Qxf2, y ahora pierde 28.
Bb8, debido a 28. ..., Be3!. A
tablas lleva 26. Bc4, Bxc4; 27.
Exc4, Qxf2; 28.8xe8,9h3+;29.
@f1, Rxe8; 30. c8=@, Exc8; 31.
ExcB+, 8f8; 32. gh, Bg7.

A 27. Pc6, seguia 27. .... Oh3+.


También se produce un final de
tablas en otras variantes: 27.
8xf7+, Bxf7; 28. @f4+, We7; 29.
c8=BfXxc8; 30.Exc8,Oh3+; 31.
gh, í d f + , o 27. Bc4, fih3+; 28.
PBf 1,@xc4+; 29. Exc4, Hxe8; 30.
~8=29,ti(xc8; 31. Pxc8+. 8f8; 32.
gh, 997.

Perdía: 24. c77, bxd3; 25. Xxd3,


21xd3; 26. c 8 = B , Baxc8; 27. (Ver diagrama)
Pxc8, Rxc8 y 28. ..., P x c l + . El caballo se traslada por todo el
Perdía 29. Bfl??, Bd3+; 30.
@el, Be3+; 31. @dl, af2-t.;32.
POPc2, Sd3+; 33. S c l , B d l , mate.
29. ..., B d l +
30. @g2!, ...

Y ahora no era posible 30.??!?f2??,


8d4+; 31. Bg3, Bgl+;32. polf4,
Be3+; 33. Sg3, í g 5 , mate.
30. ..., Be2+
31. @ g l . Tablas.

No se puede librar del jaque con-


tablero, para librar de desgracia a tinuo: 31. 8 9 3 , 8e5+; 32. f 4 (32.
su rey. @g4?, f5+), 32. ..., Se3+, 33.
8192, Be2+; 34. Blgl, Bdl+; 35.
29. gh3, ... 9 9 2 , 8e2+.
Partida 7

L. Polugaievsky - S. Kudrin
Nueva York, 1989

. as-:
f
---*rf--&fg&
&&&'
-
fl,*Wtl
m%-
;ii;,a.
..- .,.
? -'

s . -
-
4;. ;-<

=v.'.'
.
,-
-. E:."
k,
,. -.p
i..
;z
.

f
A&&:.
&
8 8
En esta partida, también dedica- r-L, Q&2&
da al sistema principal de la de-
fensa Grünfeld, veremos jas va- i
g@e
o E L.

riantes con la jugada 10. Ecl. Las


blancas retrasan una jugada el 13. ...,
e6; 14. %a4. A igualdad
enroque y y a surge un juego llevaba 14. Bd2, 8b7; 15. h4,
completamente distinto sobre el Gc8; 16. B f c í , Bd7; 17. h5,
tablero. De paso recordaremos Excl+; 18. E x c l , Bc8.
otras continuaciones relativa- 14. ...,
8b7; 15. Bfdl, Xc8; 16.
mente inusuales. 8d2, Qc6; ff. 8c3, Bh4; 18.
(Ver diagrama) & e l , Hfd8; 19. f3, 9 6 7 ; 20.
La novedad 10. Xbl!?, la em- Ab5?!: Kasparov considera que
plearon las blancas en la partida es mejor 20.8f2, Qa5. con igual-
Korchnoi-Kasparov (Reykjavik. dad, si bien es cierto que las
1988). Siguió 10. ..., Qa5; 1l. negras tenían a su disposición la
8 d 3 , cd; 12. cd, b6; 13.0-0. La jugada 20. .... 8h6!?.
acci6n inmediata en el flanco de 20. ..., a6!; 21. 8 x a E , k x a 6 ;
rey mediante 13. h4. podía tro- 22. S x a 6 , Qxd4.
pezar con un contrajuego de con- Las negras tienen la iniciativa,
secuencias confusas: 13. ..., e5; pero después de 23. Qxd4,
14. d5, f5; 15. h5, f4; 16. Ad2. 8xd4+; 24. Bxd4 (o 24. paOhl), 24.
eg5; 17. 8 x a 5 , ba. ..., %c5; 25. 8 f 2 , las blancas te-
nian suficientes posibilidades de- Es mala 12. ..., Ed8; 13.h4, h5; 14.
fensivas. En su lugar cometen un Sb3. e6; 75. d5, Be5; 16. de,
error decisivo. Qxc4; 17. e f i , @h7; 18. e x c 4 ,
23. Pf27, za8!; 24. t d 3 (24. Bg4; 19. f3, aac8; 20. %b3,
Sc4, b5). 24. ..., Ha3, y las ne- E x c l + ; 21. A x c l , Ae6; 22.
gras ganaron la dama y con ello la @xe6,Edl+; 23. @f2, gxhl; 24.
partida (25. Qxd4, Pxd3. etc.). @de!, Bxa2; 25. Se7!. Pero me-
rece atención 12. ..., Ba3!7. Esta
novedad se empleó en la partida
Savchenko-Dimov (Varna, 1989).
, También es posible la jugada Después de 13. Sb3, bxb3; 14.
:. tranquila 10. ..., 8d7. Bxb3, Gd8; 15. d5, Oa5; 16.8a4.
i En la partida Vyzrnanavin-Mijal- e6; 17. 895, f6; 18. 8f4, e5; 19.
chishin (Moscú, 19891, después 8d2, el juego está equilibrado.
de 11. 0-0, Ec8; 12. Bd2, Ba5;
13. d5, 3e5; 14. &b3, c4?!; 15.
8c2, e6; 16. Zbl!, b6; 17. f4,
9g4; 18. de. fe; 19. e5!, las
blancas consiguieron clara venta-
ja.
Es importante la novedad em-
pleada por las negras en la parti-
da Shirov-Epishin (Daugavpils,
1989): 14. ..., e6!; 15. f4, Qg4;
16. c4 (16. de, 8xe6; 17. k x e 6 ,
fe; 18. k f 2 , tScd8; 19. @c2,
Gxf2; 20. 3xf2, %a6. con mejo-
res perspectivas debido a la
amenaza 8 ~ 4 1 , 16. ..., @xd2;
17.8xd2, ed; 18. cd, 8b5; 19.
Bc4, 8 x c 4 ; 20. Hxc4. b5; 21.
Bc2, Of6; 22. Bg3. En opinidn
de Shirov, se mantenía el equili-
brio mediante 22. Qc3, b4; 23.e5,
bc; 24. ef. cd; 25. fg, Wxg7; 26. En la posición del diagrama. las
Bxd2, o 24. .... 8 x f 6 ; 25. 8xc3. negras tienen muchas respues-
Ahora, después de 22. ..., H f e$!; tas. Veámoslas. La oposición del
23. d6. -3d71, la iniciativa ya peón 13. .... h5. es insuficiente.
pasó al bando negro. Polugaievsky ofrece esta varian-
te: 14. Of4, Oh7; 15. e5!?, Pace;
16. 8d3, S g 8 ; 17. e61, fe; 18.
&5!, con fuertes amenazas.
En la partida Polugaievsky-Kor- fuerte contrajuego en el centro.
chnoi (Haninge, 1988). después 22. 8h6? (es mejor 22. PPgII, 22.
de 13. ..., 95; 14. d5, las negras ..., 8xd4!; 23. @h3, 8f6; 24. Pe3,
entregaron un peón en vano: 14. 8c8; 25. 9 f 4 , Qe7, y las blancas
..., Qd4 (promete más 14. ..., se quedaron en la estacada
Qe7), 15. Qxd4, ed; 16. 8xd4, (Lputian-Dvoiris, Simferopol,
Bxd4; 17. Bxd4, Xac8; 18. 1988).
@e2! (pero no 18. P4lg t ? , por 18. 16. ...,
Qe7; 17. Bd3, bfe8; 18.
..., b5). No hay compensacidn por 8d2, Sa4; 19. 8b3, Rxcl+;
el peón y fa partida terminó ense- 20. B x c l , Bb4; 21. Bh3, @f8;
guida: 18. ..., Hfe8; 19. f3, 22. &h6, Qg8; 23. 8xg7+,
Xxc4; 20. Xxc4, @xa2+ (no Sxg7; 24. Bh8+, Bf8; 25.
ayudaba 20. ...,
8b5; 21. Pe3, Hh7, 3907; 26. 1Jg7, Sd8; 27.
exa2: 22. ñ c c l . Bxg2; 23. Qd2, S x f 7, y todo finaliza (Gruen-
993; 24. Plh2, etc ...), 21. @e3, berg-Gauglitz, RDA, 1989).
$ 2 ~ 9 2 ;22. Hhcl, f5; 23. e5!, 14. ...,
b5; 15. 8b3, 65. En este
95; 24. hg, Bh2; 25. e6, b5; caso, este contragolpe en el cen-
26. Xc7. Las negras abandona- tro no favorece a las negras: 16.
ron. hg, hg; 17. de!. En esta línea no
Una firme victoria de Polugaievs- se justifica la esperanza puesta
ky. La partida comentada tam- en 17. d5?: 17. .., Qd4; 18. Sxc8,
bién terminó rápidamente a su Xxc8; 19. Qxd4, ed; 20. 8xd4,
favor. ¿Quiere esto decir que la 8xd4; 21. Bxd4, Hcl+; 22. adl,
posición de las negras es deses- f 6; 23.93.Ba4!; 24. Bxa4, ba; 25.
perada? No, resulta que es mu- @g2, Pal; 26. 8 f 3 , %xa2; 27.
cho más precisa 13. ..., Hfc8!. La B c l , a6. El alfil negro se afianza
otra torre ocupa fa columna 'cmty en b5, y el peón a4 adquiere una
luego veremos en qué consiste la fuerza terrible.
diferencia, después del texto de 17. ...,
41xe5; 18. pxc8, Bxc8
esta partida... (18. ...,
Pxc8; 19. f4, óg4; 20.
8 x f 7+1), 19. 6 f 4 , 8b77. Pierde
enseguida, si bien es cierto que
en otros casos la posición de las
Sin este avance en el centro es negras era difícil: 19. ..., Pe8; 20.
difícil que las negras cuenten con axg6, Qxg6; 21. @h5, Pe6; 22.
contrajuego. Veamos otras posi- Bh7+, B f 8 ; 23. A&+, Qe7; 24.
bilidades. 8xe6, fe; 25. Ph3, ganando; 19.
14. ..., e6; 15. hg, hg; 16. e5!. ..., b4; 20. ad5, Xe8; 21. 8g5,
Pero no enseguida 16. Bd3, b5; 8b7; 22. Ooigl, 8xd5; 23. Pxd5, ...
17. 8b3, Qb4; 18. 8d2, Hxcl+; 20. Gxg6!, 9xg6; 21. Bh5. Las
19. a x c l , Gc6; 20. Sd3, b4; 21. negras abandonaron porque no
Qe2, Xd8. Las negras tienen un están en condiciones de defen-
der al mismo tiempo el caballo g6
y el punto h7 (Dautov-Juzman,
Kecskemet, 1989).

Más enérgica que 16. 8d2, Bb6;


17. B b l , Bc7; 18. d5, 4a5!; 19.
8d3, Gc4, con buen juego para
las negras (Guseinov-Juzman,
Baku, 1988).

Después de 17. ..., Qe7; 18. 895, Ef8; 27. Be6+, Bd8; 28. Qd6+,
las blancas tienen una ventaja We8; 29. Bb8+, Be7; 30. de+!.
estable. 22. ..., Bc5 (22. ...,Bb4; 23. a3!),
23. %b2+!, f6; 24. i x b 7 + , Xf7;
25. ah7+, Wxh7; 26. Bxf7+, bh6;
27. éixf6, y las negras no tienen
La variante 17. ..., ed; 18. 8xd4, defensa.
gxc4; 19. Exc4, Ba6 (19. ..., 8b5; 22. ..., f6; 23. Ph31. Otra jugada
20. 8x97, y las blancas ganan), tranquila.
20. d d 3 , se da en la partida. Como en el estudio precedente,
Parece que es mejor para las ne- la rectilínea 23. Sh6+, @f7; 24.
gras 18. ..., 8 b 5 (en lugar de 18. Bh7+, Be8; 25. Bxg6+, Sd8; 26.
...;tiSxc4), 19.8xg7, Xxc4 (19. ..,, Eh7, Bel+; 27. Bh2, Bxf2; 28.
8xc4+; 20. JZxc41), 20. Hxc4, Bg7, Bf4+, s61o lleva a tablas.
A x c ~ + ;21. @gI, PPxg7; 22. Ahora Polugaievsky ofrece dos
Bd4+, y después de 22. ..., f6; 23. variantes:
Bxc4, B e 1+; 24. Bf 1, fBxe4, con 23. ..., í x a 2 ; 24. bh6+, Sf7; 25.
un final agradable para las negras Bh7+, a e 8 ; 26. Sxb7, @al+; 27.
(Juzman-Vaikerman). Sin ernbar- Oh2, Se5+; 28. g3, Bd4; 29.
go, en vez del jaque en d4, Polu- Bc8+, Wf7; 30. Bd7+, Bg8; 31.
gaievsky encontró la jugada S h 7 , mate.
tranquila 22. Bcl!!. 23. ..., 8a6, 24. BIh6+, Bf7; 25.
(Ver diagrama) éh7+, Se8; 26. d6!, be5; 27.
Las negras tienen pieza de más, Bc7,8b5; 28. Ph7, y todo termi-
pero esthn indefensas: 22. ..-, na.
&e; 23. Bh6+, Sf6; 24. ef4+,
@e7; 25. Be5+, Wd7; 26. xh7,
Como ya sabemos. pierde 18. ..., pues de 14. h5. e5. y después 15.
ed; 19. Bxd4, 8b5; 20. 8x97. hg, hg; 76. d5. Qd4; 17. Qxd4, ed;
18. axd4, Pxc4!; 19. Pxc4 (19.
19. Bd31, ed4 k g 7 , @a6!). 19. ..., Ba6; 20.
20. &xd4, 8 b 5 Bd3, Ab5. tenemos la posición
del ultimo diagrama con una sola
diferencia, que en a8 está la otra
>

;w
k -
L :a. .. .
.. .
Y'*.*..-
r. ;*'.
Gd-. - ;.- -.- . - .--- torre. Este matiz cambia drasti-
6- "' camente la valoración de la posi-
i' .. .
, .,.

"
S .L

t - .
ción. El rey negro tiene una ven-
2 ;,;
7. r C .

tanilla en f8, y ahora la victoria ya


*&Y . . ...
-. -.. - .

g & z:;:;:
-a**

ge;;- - . - m L.+
F .
"esta de su lado, porque la jugada
=G . :. 21. Bh3 (decisiva en la partida
r<:.r
r.?c
g ;&.&:.-:.:
t -

í:
rsri
S

y.
.* .
K>
L'/ S
+ ..
.

Polugaievsk y-Kudrin), es imposi-


.
1,
.
. . . . . ble, ya que no existe la amenaza
@:: Sh7, mate. y las negras sencilla-

-
. .
mente toman el alfil en d4.
9y
I .
?
23 f:
-- Hay que decir que Ljubojevic no
..,.. :i4 .. ; . -
:. \ .E- e
hizo 14...., e5, y prefiriá retirar el
caballo al borde del tablero: 14.
..., Qd8. A propósito, esta reti-
La primera impresión es que las rada también es posible gracias a
negras rechazan el ataque, que- P f 8 - ~ 8ahora , las torres no están
dándose con pieza de más. Sin incomunicadas. 15. hg, hg; 16.
embargo, sucedió lo inesperado: &d2? (una jugada desafortuna-
da, 6 . Ba4!. Las negras se
21. @h3!, 8 x c 4 + apoderan de la iniciativa; a juego
22. S g l , f 6 igualado lleva 16. ..., Sb6; 17.
23. @h7+, S f 7 Pbl, &a4; 18. Bel, Bf6; 19. Hc1,
24. Gh6!. Qe6, pero 18. .... €3~77,perdía:
19. Hcl, Od7; 20. f3, 8xd4; 21.
Las negras abandonaron Bh4, Bd6; 22. Pb41 (Dragoma-
Amenazaba 25. Hxg6, con la de r e t s k y - K r a s e n k o v , Moscú,
rrota, y a 24. ..., ah8, decide 25. 1989).
exg6+, Sf8: 26. 8c5+. 17. 8b3, 6 18. @ g l , Bd3;
Una bella partida, pero regrese- 19. Hxc87 (el asunto no era tan
mas a [a 13L jugada. en la que las claro después de 19.8h61, 19. ...,
negras podían jugar de otra ma- E x c 8 ; 20. e5, 8 e 6 ! ; 21. @f1,
nera: 13. ..., Hfc8!. Esta novedad \ Pxb3; 22. ab, Hc2!, y las ne-
se utilizó por vez primera en la gras ganaron.
p a r t i d a N o g ~ e i r a s - L j ~ b ~Un ~ j ~ m6s tarde, la posición
j ~ mes
[Barcelona. 1989). Ahora, des- después de 13. Hfc8, se dio en ...,
la partida Polugaievsky-Ftacnik peón y pasar a un final ganado.
(Haninge, 1989). Ahora nuestro Era imprescindible 25. B e l , con
gran maestro ya empleó la nove- posibilidades de tablas.
dad 14. es!, y sólo a 14. ..., ad8, 25. ..., E x c l ; 26. G x c l , bxd4!;
jugó 15. h5. jAy!, no pudo conse- 27. f4, Se4; 28. Bh3. Aquí, en
guir una tercera victoria. lugar de 28. ..., Q f 5 (y las negras
15. ..., kb5; 16. 8xb5, Bxb5; ganaron en 35 jugadas), ftacnik
17. hg. hg; 18. O g l , axc'l; 19. indicó una variante ganadora más
Q x c l , ae6; 20. í g 4 , Pc8; 21. corta: 28. ..., Qe6; 29. 8d2, 95;
Sh41. En opinión de Polugaievs- 30. Bc3, Sg8; 31. g3, gf; 32. gf,
ky, 21. Be4, mantenía cierta ini- a x f 4 ; 33. Bc8+, Plh7; 34. Sg4,
ciativa para las blancas. 21. ..., 8xe5, etc...
Bbl; 22. @h7+, Bf8; 23. @h2, Asi pues, la aguda discusión so-
Bf5; 24. be2, Xc2; 25. E c l ? . bre la atractiva variante con 10.
Permite a las negras tomar el P c l , aún está lejos de terminar.
Partida 8

A. Shirov - V. Akopian
Tbilisi, 1989

1. d4,Gf6 último match con G. Kasparov


2. c4, g6 (ver Partidas 1 4 y 15). Hay que
3. af3, 8 9 7 resaltar que la popularidad de la
4. Qc3, d5 variante Hbl y 8 e 2 , se debe so-
5. cd5, 41xd5 bre todo a los jóvenes grandes
6. e4, a x c 3 maestros B. Gelfand y A. Jalif-
7. bc3, c5 man.
8. Hbl, 0-0 9, ..., e a 5
9. 882, ... La principal continuación para las
negras es 9. ..., cd; 10. cd, y sólo
Resulta interesante que la 'Enci- ahora B9ta5+. Nos ocupamos de
clopedia de aperturas de ajedrez' ella más adelante. Las jugadas 9.
{edición del año 1976), dedique a ..., b6, y 9. ..., Qc6, bastante
esta variante sólo una pequeña divulgadas, las veremos en la
referencia. Mientras tanto, en los dos siguentes partidas. Ya no se
últimos años este sistema se ha usa la jugada 9. ..., 894. Las blan-
convertido en uno de los mas cas reciben ventaja tanto en
populares de la defensa Grünfeld. caso de la inmediata 10. Xxb7,
Incluso ha desalojado a la vieja como después del sacrificio del
variante con el alfil en c4. Otro peón 64, 10. 0-0, cd; 11. cd,
procedimiento de desarrollo de Sxf3; 12. 8 x f 3 , 8 x d 4 (12. ...,
las piezas blancas con un fuerte B x d 4 ; 13. i x d 4 , 8 x d 4 ; 14.
centro de peones (en general ca- gxb7), 13. 13xb7.
racterístico para todas las va-
riantes de la defensa Grünfeld),
está ligado c o n un temprano
8cl-e3. Tras esto, el alfil de casi- Desde luego, el sacrificio del
llas blancas (más tarde de lo que peoo a2 entra en los planes de las
es habitual en él), sale a e2, y la blancas. Otro asunto es saber si
torre del flanco de dama puede desarrolla una iniciativa peligrosa
ocupar fas casillas cl o d i (des- por el peón. A propósito, a princi-
pués de IBd2). La discusión sobre pios de los años 80, las blancas
esta variante se centrd en mi preferían 10. Hb5, a x c 3 + (es
peor 10. ..., %xa2; 1 1. Exc5), 11. BcZ. Legky-Veingold, Lvov,
Ad2, @a3; 12. EaS, Bb2; 13. 1984). 13. ....8 g 4 ; 14. &f4,
Sxc5, y ahora, por fin, las negras a c 8 ; 15. e5, ad7; 16. Pel (o
tomaban el peón a2, 13. ..., Qxa2. 16. Se3, comunicando las torres
Después jugaban 14. Ha5, 14. y aumentando la presión en el
a c l y 14. 0-0,y en todas surgía centro), 16. ...,
Qb6; 17. d6, ed;
un juego complejo con posibilida- 18. ed. Debido al peón las blan-
des mutuas. cas tienen una posición con bue-
nas perspectivas (Chiburdanidze-
Malaniuk,Odessa, 1982).

Es interesante 11. ...,


ad7; t2.
8 x 9 7 , Re8; 13. 8d6. cd; 14.
Qxd4, Qf6; 15. f3, GdS!?; 16.
Ha1, t b 2 ; 17. @ a l . 8 f 5 ; 18.
ed, 6xd4+; 19. Sxd4, P x s P ;
20. g4, Hd2; 21. Qb4. Pd3;
22. @xb2. Hxb2; 23. z f d l , con
juego igualado (Vaiser-Dvoiris,
Barnaul, 1984). Vaiser propone
16, Gb5!?,Oxe4; 17. Aa3, did2;
18. Qc7.

Ahora la captura del peón c3 es


muy arriesgada. la mejor réplica a Una buena idea, que se empleó
10. ..., S x c 3 , es 11. d5. Vea- por primera vez en la partida
mos cómo pueden desarrollarse Epishin-Jenkin (Barnaul, 1988).
los acontecimientos. Hasta ahora las blancas avanza-
11. ..., Sa5. A 11. ..., bd7, es ban uno de los peones centrales,
desagradable 12. 8g5, Pe8; 13. por ejemplo: 12. e5. Hd8; 13.
Ba4, y 12. .... P f 6 , pierde casi Ba4, Be6; (13. ...,8d7; 14. d5,
forzada: 13. 842, Qa3; 14. Qc2, 8xa4; 15. de. f6; 16. ef. ef; 17.
Be5; 15. Pb3, Qxf3+; 16. gf. 8 ~ 4 1 Pe8;
, 18. 8 f 4 , b6; 19. 8d5,
Sa4; 17. 8b5, Sd4; 18. Pc3. Pc6; 20. c41. con clara ventaja
12. Pg5, e c 7 ; 13. 8 ~ (tam- 1 blanca. Yusupov-Tukmakov,
bién es buena 13. *d2,8g4; 14. Moscú, 19831, 14. Btb3, &e6
i f c l , b6; 15. h3,Oxf3; 16. h f 3 , (14.-.. 8 ~ 7 15.8c4.Pf8;
; 16.e6,
e5; 17. d6, Qc6; 18. 8e7. He8; f6; 17.8h4, 6 c 6 ; 18. Bg3, e d 8 ;
19. 862, 947;20. 8b5, @b7; 21. 19. Ba2, cd; 20. cd, b6; 21. d5,
9e5; 22. gfdl, @h8; 23. 4xe5,
fe; 24. d61. De nuevo las blancas
tienen gran ventaja, además en
una partida con los mismos ad-
versarios: Yusupov-Tukmakov,
Erevan, 1982). 15. c4, cd; 16.
8xe7, Ec8; 17. Qxd4, 8 x c 4 ;
18. a x c 6 , 8xb3; 19. Qxb8,
8e6; 20. 8d6, 8f8; 21. 8 f 3 ,
kxd6; 22. 8xb7, 8xb8; 23.
8 x a 8 , 8 x e 5 ; 24. 8b7, gc2;
25. Sfcl, Ha2; 26. Hdl, Bc7;
27. s a l , Xb2; 28. Hdbt, Ed2;
29. ddl, Eb2,Tablas.
Hemos ofrecido una sola partida:
Damljanovic-Schmidt (Atenas, Ilo.. Pero las negras ya tienen dos
19841, lo que ilustra lo inofensiva peones de más... De nuevo a 14.
que es para las negras la jugada Be3, es buena 14. ..., e5!.
12. e4-e5.

Después de 12. ..., Bd6; 13. Be3,


la iniciativa pertenece a las blan- Pero no 16. f4?, Bd6; 17. Be3,
cas, lo mismo que tras 12. ..., Ee8, o 76. @e3?, #xe3; 17. fe,
Qd7; 13. Be3, O f 6; 14. Be5!. Vale Ee8!; 18. d6, e5!; 19. 8 e 7 , 8e6;
la pena probar 12. ...,
Ed8!?. 20. 8 f 3 , Qd7; 21. 8xa8, Xxa8.

Ahora 13. @e3 ya no vale: 13. ..., Es posible que limite más las po-
&a6!; 14. d5, @d6; 15. c4, e5!, y sibilidades blancas 16. ..., Qd7.
las blancas no tienen nada por el Entonces es casi obligado 17.
peón. 8f3, Bd6; 18. X f e l , f 6 (peor 18.
Be5?; 19. Exe5!, Qxe5; 20.
13. ..., Bd6 &él, Sf5; 21. d6, 8d7; 22. de,
(Ver diagrama) Efe8; 23. 8xa8; Hxa8; 24. h3; o
14. e5!, ... I 19. ..., f6; 20. Xe6!, 8xe6; 21.
Pf4, t d 7 ; 22. de, b x d 2 ; 23.
Base de la idea. Ahora las blancas bxd2). 19. He6, f g; 20. xxd6, ed;
tienen la pareja de alf ¡les y mayor 21. Hel, a5, y la posición es con-
ventaja de espacio y desarro- fusa.
una variante en la que las negras
tampoco están incómodas: 25. ...,
Ahora esta jugada es muy opor- ke2; 26. f3, b5!; 27. cb, Bxb5; 28.
tuna; peor 17. Qf3, Qd7 (ver más mxe8+, Xxe8; 29. B f 6 , Z e l + ; 30.
arriba), o 17. k f 4 , e5; 18. de, B f 2 , He2+; 31. Bg3, c4; 32.
8xd2; 19. Lxd2, fe; 20. kf3, e x d 6 , a6. Por otra parte. la juga-
&xf3!; 21. gf, 8b7. da de la partida tampoco puede
ofrecer a las blancas nada real.

Pero no 17. ..., f6; 18. 8 f 4.

El juego transcurre entre sutile-


zas. El contragolpe e7-e5, era
bueno todo el tiempo, pero no
ahora; 18. ..., e5?; 19. de, Zxe6;
20. a b d l , ganando.

Sólo ahora las blancas se apartan


de la partida mencionada ante-
riormente Epishin-Jenkin. En ella
siguió: 19. H f e l , Qf6 (19. .... f6;
20. Se6+1), 20. c4, 8 f 5; 2 1. Zal.
Después de 2 1. ..., a67; 22. 8 f 4,
t d 7 ; 23. h3, h57; 24. 8 e 5 , Es mala 21. de, Hxe7; 22. Bd2,
Sh7; 25. b f 4 , E g 8 ; 26. Bg5, Ge5; 23. 895, Gxf3+; 24. gf,
las blancas obtuvieron una rápida Hd7!; 25. Bxd7, Bxg5+, y las
victoria. Pero en lugar de 21. ..., negras alcanzan la cima.
a6, tenian la jugada 21. ..., e5!,
tras la cual no se v e suficiente
compensación por los dos peo-
nes, por ejemplo: 22. de, Exe6; Un serio error. No resolvía el pro-
23. b x a 8 (23. Oc3. Be41). 23. ..., blema 21. ..., 8b7; 22. de, Xxe7
Cxe3; 24. fe. En opinión de Epis- (22. ..., 8 x f 3 ; 23. Exd7, 894; 24.
hin, es más fuerte 21. P b d l , 8g4! Zxa7, Xbc8; 25. Be1). '23.Hxd7!,
(de lo contrario 22. h3), 22.Oxf6, fxe3; 24. fe, k x f 3 ; 25. 8xb8,
8xf3; 23. 8e5, 8 x d l ; 24. 8xd6, e x c 3 ; 26. Xxf3, @ e l + ; 27. Hf 1.
ed; 25. Bc3, pero Jenkin ofrece %xe3+; 28. Oh 1, Se8; 29. iiIfd l!.
ganando. Pero era imprescindible 8 e 4 ; 29. 8 f 6 , las blancas tienen
21. .... e6!, y después de 22. 8 c 6 , ventaja debido a h4-h5.
Bd8; 23. Zfel, b5!?, las blancas
ya deben pensar en la igualdad.

Si 26. .... f6, entonces 27. f5!, gf;


Si 22. ..., Bf5, entonces 23. 8e4, 28. 8h6, Bg6; 29. Pf3. f4; 30.
l e e ; 24.8d5, @f5;25. f 4!, y a 22. Xxf 4!.
.... 19h8, es buena 23. 8 c 6 .
27. 8 8 7 , ef4
28. Bxf4, g5
29. Ba4, a95
30. 8d5, 8 b 7
Resistía más 24. ...,
Bd8; 25. f4, 31. Bxa7, Qd7
8b7; 26. 8xd7. Bxd7; 27. fe,. f5!, 32. 8xb7.
aunque después de 28. 8g5, Las negras abandonaron.
Partida 9

A. Jalifman - J. Probyl
Leningrado, 1989

1, d4,Qf6 derrota: 10. ..., 8 g 4 (era más


2. c4, 96 consecuente 10. ..., 8b7). Des-
3. Qc3, d5 pués de 11. Plf l!?, cd; 12. cd,
4. Qf3, 897 Bd7 (y ahora era correcta 12. ...,
5. cd5, Bxd5 Qc6; 13. d5,8xf3; 14. g f , 9xd4).
6. e4, a x c 3 13. e5!, gc8; 14. 8e3, ab8;
7. bc3, c5 15. h5!, b d 5 ; 16. hg, hg; 17.
8. g b l , 0-0 B62, Hfd8; 18. Xh41, 8 x f 3 ;
9. Qe2, b6 19. gf, 8xe57; 20. EiIb51, e e 6 ;
10. O-O, ... 21. Z x e 5 , y todo acabó.

Es conocido otro plan: 10. Be3,


8b7; 11. e5, ac6; 12. h4, con
ataque en el flanco de rey. Sin
embargo, en la partida Nemet- t

Korchnoi (Suiza, 1985), las negras


tomaron la iniciativa mediante:
I4 9 X * : . , .
1 1 . ..., cd!; 12. cd, 9a6; 13. f k . .f f k:f
Bd2, 9c7; 14. h4, ad5; 15. . .

h5, Qxe3; 16. fe, e63 17. 8 d 3 ,


- . ..
Bc8. Hay también otra posibili-
dad: 12. ..., 8e4!; 13. Xcl, Qc6;
14. h4, Hc8; 15. Qg5, 4xg2; 16.
Ph2. Pd5; 17. h5, Qb4; 18. hg, hg;
19. a3, Qa2, y las negras están
.,.
mejor (Vaiser- l. Sokolov, San
Bernardino, 1989).
En la partida Cebalo-l. Sokolov,
-
-
-. -
-.. -.
b

de este mismo torneo, las blan-


cas se lanzaron enseguida al ata-
que 10. h417. La desafortunada
reaccián del adversario le llevó Antes las negras jugaban 11. ...,
inesperadamente a una súbita cd; 12. cd, e6: 13. 895, Bd6,
pero, por regla general. no con- 14. 8 x e 2 , bc), 14. axb817,
seguian la igualdad. He aquí un Zaxb8; 15. 8 x a 6 , Ba4; 16.
ejemplo: 14. @e3. Efc8; 15. %e2, con una posición ganada
Efdl, Qd7; 16. h4, bc2; 17. (Gelfand-l. Sokolov, Yugoslavia,
e5, Bc7; 18. 8 d 3 , Pc3 (18. ..., 1988).
Zxa2; 19. Hbcl), 19. í e 2 . Pd5;
20. Z b c l , h6; 21. Be3, dd8;
22. h5!, con gran ventaja (Lpu-
tían-Lalic, Sarajevo, 1985). Una recomendación del gran
maestro V. Gavrikov. En la vieja
partida B r o w n e - M a r t z (Usa,
1982). siguió 13. ..., 8xe2; 14.
Ofrece menos 12. Bc2. En ia par- Bxe2, 9x6; 15. d5, ad4; 16.
tida Chernin-Dorfman (Moscú, 5xd4. 8xd4; 17. Hdl, Qg7;
1984), después de 12. ..., cd; 13. 18. 6 a 3 , Bd7; 19. e5, con clara
cd, Sc8; 14. B d l , Axe2; 15. ventaja blanca.
g x e 2 , Ba6; 16. Qxa6, Qxa6; 17.
ba3, Cfd8; 18. d5, f5; 19. Lxe7,
Zd7; 20. d6, los contendientes
acordaron tablas. No da nada 14. 8 x a 6 , Qxa6;
15. Sa3, Bc7!; 16. Hdl, Efc8;
17. kb2, Qb5; 18. @d3, (Jalif-
man-Epishin, Leningrado, 1988),
Es demasiado tímida 12. ..., e6; y aquí, de acuerdo con Jalifrnan,
después de 13. dc, axe2; 14. 18. ...,
e6!. Las negras también
Bxe2, bc; 15. 8 f 4 , @c8; 16. reciben buen juego en caso de
8d6, gd8; 17. e5, Bc6; 18. 14. Xdl?!, @a4; 15. Sd2.
h4, ad7; 19. c4!, a6; 20. z f e l , &xe2; 16. Bxe2, gc8; 17. e5,
ab6; 21. B e 4 , las negras no Qa6; 18. 436, f6 (18. ..., f5!), 19.
tienen ninguna perspectiva (Ler- d5, S c 4 ; 20. B x c 4 , B x c 4 ,
ner-Gorelov, ivanovo-Franko- (Lputian-Zilberstein, Blagoves-
vsk, 1982). En los últimos años se hensk, 1988).
han probado las jugadas de dama Sin embargo, merece la pena
a c8 y d7, sin cambio de peones prestar atención a la novedad de
en el centro. Los intentos resulta- Salov: 14. dS!?. Después de 14.
ron baldíos: 12...., @c8; 13. d5, ...,Bxe2; 15. B x e 2 , Ba4; 16.
kxe2; 4 S x e 2 . 8xc3; 15. 9 5 , 5e8; 17. lafcl, las blancas
e5, af5; 16. 9b3, 685; 17. consiguieron una pequena venta-
9h4, gd7; 78. Ah6, conventa- ja en la partida Salov-l. Sokolov
ja blanca (Jalifman-~au,Rotter- (Haif a, 7989).
dam, 1988); 12. ....@d7; 13. de,
bc (es mds segura 13. ..., bxe2;
También es posible 14. ..., Ee8; 3 x e 4 ; 27. Xxa4, 8xe5; 28. de,
15. d5, 8 x e 2 ; 16. Bxe2, Ba4; Z c 2 , con plena igualdad (Dzhan-
17. Be3, bd7; 18. B f c l ,Zac8; dzhgava-Malishauskas, Uzh-
19. h3, E x c l + ; 20. Z x c l , Qf6; godor, 1988).
22. Qd2, 8h61, (Gelfand-Malis- fS mejor para las blancas, en opi-
hauskas, Vilnius, 1988), si bien es nión de Jalifman, 20. B x a 6 ,
cierto que Pribyl indic6 que era -3xa6; 21. Bfl, con cierta venta-
más precisa 15. Efcl!. ja.

Las negras no se apresuran en


sacar el caballo. La jugada 15. ...,
3 c 6 , se encuentra en la partida
Gelfand-Groszpeter, Palma de
Mallorca, 1989). Después de 16.
d5, 9 e 5 ; 17. Qxe5, k x e 5 ; 18.
f4, Bd6; 19. &b2, e6; 20.
gbd 1, las blancas se apoderaron
de la iniciativa y enseguida alcan-
zaron la cYspide.

Perdía 17. ..., Qc6?; 18. gb5;


%ac8; 19. Z b c l , a6; 20. @xb6. Esta posición surgió por vez pri-
mera, unos días antes, en el mis-
mo torneo internacional, S. lva-
nov-J. Pribyl (Leningrado, 1989).
A igualdad lleva 18. Rbcl , Zxc3; Después de 21. d5, ed; 22. ed,
19. Bxc3, 9c6; 20. @b5, Hc8; 21. Zd8; 23. d6, Qc5!; 24. Bxc5, bc;
Zc4, Bb7. 25. Bxc5, %a6; 26. h4, Exde; 27.
3g5, h6, los contendientes acot-
daron tablas. Los comentarios a
la partida terminaban, en general,
con la victoria de las negras, pero
Otro camino: 19. .., @a6; 20. es dudoso que este sea el resul-
Be3, 9d7; 21. Q c 7 , Of6 (21. ..., tado normal.
8 a 4 ; 22. h3), 22. Qe5, 9c8!; 23. Mientras tanto, Jalif man no se
G x f í , Eb5; 24. 93, I b l + ; 25. conforma con las tablas y echa
S g 2 , @ x e 4 + ; 26. S x e 4 , mhs leña al fuego.
En caso de 33. Hc6, Qc7; 34.
Exh6, salvaba a las negras 34. ....,
@g7! (pero no 34. ..., Qe6?; 35.
Of5, Bc7; 36. Hh8, mate), 35.
Exh5, ó e 6 ; 36. Bf5+, Sg6; 37.
Oxe7+, Pxh5; 38. Qxd5, Sg4.

Ahora todo el trabajo preceden-


te de las blancas se va al garete;
después de 37. e6!, las negras ya
tendrían que luchar por las tablas.

La última posibilidad: sacrifican-


do otro peón, las blancas confían
en el éxito. Como indicó Ptibyl,
llevaba a tablas forzadas 29.
gxa7, Qc6; 30. Eb7, Oxd4; 31.
3 x d 4 , axd4; 32.Zxb5, Edl+; 33.
Bh2, Ed2.

29. ..., ed5 Las blancas abandonaron.


Partida 10

A. Jalifman - l. Jenkin
Leningrado, 1989

d4, 9 f 6 montón de problemas (Kaspa-


c4, g6 rov-Natsis, Malta, 1980).
Bf3, 897 13. h4. También es posible el
b c 3 , d5 enroque seguido de e4-e5.13. ...,
cd5, Q x d 5 8g4; 14. h5, 8xf3; 15. gfl (no
e4, Qxc3 dejando ir el caballo a c4). A pe-
bc3, c 5 sar de la simplificación. el poten-
Hbt, 0-0 cial atacante de las blancas es
Ae2, Q c 6 apreciable, por ejemplo: 15. ...,
d5, ... e6; 16. Sh6, Bf6; 17. hg,
81x96; 18. Bh2, Oh8; 19.
Resulta desafortunado el intento Od2!, f6; 20. Hbgl, lIlf7; 21.
10. 8e3, por 10. ..., cd; 11. cd, de, %e7; 22. €396; el ataque
Ba5+; 12. 862,Bxa2 (Paunovic- continúa (Bjarnason-Grunberg.
Ristic, Vrnacka Banja, 1983). A Biel, 1985).
diferencia de la variante 9. .... cd;
10. cd. Ba5+, que veremos en la
siguiente partida, las negras ya
tienen hecha la útil jugada 9 c 6 .

Más sólida que la captura de


peón. Examinemos esa posibili-
dad: 10. ..., 8xc3+; 11. 8d2,
8xd2+; 12. Bxd2, Qa5. La reti-
rada del caballo a d4 o b8 es
peor, por ejemplo: 12. .... Od4;
13. Qxd4, cd; 14. Bxd4, s a 5 + ;
15. BdP, bxd2+; 16. Sxd2. P d 8 ;
17. @e3, b6; 18. Hbcl. 66; 19.
8 c 4 , e5; 20. Pb3, 8d7; 21. Hc7,
a5; 22. d6, y las negras tienen un
También es posible enseguida rencia existe entre la posición del
12. c4, Sd6f? (se emplea más la alfil en g7 o h8, por qué es nece-
jugada 2 . a 3 Bd2. saria Ia retirada del alfil a la casilla
8 d 4 ; 14. 8 b 2 , g x b 2 ; 15. de la esquina.
Zxb2, e5; 16. 0-0, b6; 17. Veamos las jugadas 12. ...,e6; 13.
Sb3, con una posición compleja f 4, Pg7; 14. c4, Ee8; 15. e5, f6;
(Gelf and-Ginga, Halle, 1987). Es 76. d6, y aquí 16. ..., fe; 17. 6b2,
curioso el contrasacrificio de ef; 18. Pxg7. @xg7; 19. 0-0.
peón 12. ..., f5; 13. ef, Axf5;
14. bxb7, Bd6; 15. bb3. Aho-
ra, por lo visto. hay que ir rápida-
mente a los cambios, 15. ..., 8e4;
16. Bf3, 8xf3; 17. gxf3, Hxf3;
18. t x f 3 , E f 8 , intentando apro-
vechar la ventaja de desarrollo.
En la partida Danner-Shvidler
(Biel. 1982). siguió 15. ..., 8d7;
16. Bd3, 8f5; 17. Sd2, 8e4;
18. 8 g 4 , Bxg2; 19. Qe6+,
B x e 6 (19. ..., @ha; 20.Zg1, 8e4;
21. Zh3; jal ataque!), 20. de,
Axhl; 21. %e2, Xf5; 22. f3,
Gaf8; 23. 8h6, E8f6; 24. S e 4 ;
las negras tienen dificultades.
Parece bastante lógica la jugada 19. ..., Ef8; 20. gxf4, Hxf4; 21.
12. .... Sc7, impidiendo el enro- B x f 4 , como demuestra una prác-
que blanco y cubriendo el peón tica abundante, asegura a las
b7. En la partida por correspon- blancas una ventaja apreciable.
dencia Danner-Nesis (1983-851, En lugar de volver con la torre 19.
siguió: 13. h3. f5; 14. ef, 8 x f 5 ; ..., áf8, no vale 19. ..., e5, por 20.
15. Hb3, 8d4; 16. 0-0, e5, y las d7!, y las negras perecen por la
negras alcanzaron una posición clavada por la séptima fila. Sin
estable. embargo, en caso de 13. ...,8h8.
En la primera mitad de los afios corresponde 18. 8xh8, Sxh8, y
80, en la posición del diagrama, a 19. 0-0, ya es buena 19. ..., e5!,
las negras respondían casi inva- y después de 20. Bfdl, l d 7 ; 21.
riablemente: 12. ..., e6; 13. f4, y Bd5, Bb8; 22. Qxc5, b6, las ne-
ahora retiraban el alfil a 97 o h8. gras tienen una posición sólida
No se incluye en nuestros planes (Byjovsky-Polovodin, Irkutsk,
un estudio detallado de las posi- 1983).
ciones que surgen, pero vale la También es cierto que después
pena recordar al lector qué dife- de 13. ..., 8h8; 14. c4, &e8; 15.
e5, 16,las blancas pueden no ju- 23. 8d5+, B x d 5 ; 24. cd,
gar 16. d6. ya que tienen una Axbl; 25. Bxc5. Los asuntos
respuesta más fuerte en la juga- negros van mal (Cebalo-Raicevic,
da 16. f5!. Kaorle, 1984); 18. cd, Bxe5; 19.
O-O, b6; 20. d6, 8e6; 21. &f3,
3x8; 22. Ab2, f5; 23. Oh6!, y
las blancas tienen una posición
ganada (Agzamov-Pribyl, Sochi,
1984).

Una idea bastante nueva. Las ne-


gras restringen las acciones de la
torre enemiga por la columna *bu
y despejan la casilla b7 para su
alfil.

16. ..., ed. Otras capturas de


peón no son mejores: 16. ..., ef; Parece lógica 14. ....e5, pero las
17. e6!, y después 18. 0-0 y 19. dos siguientes partidas, jugadas
94; o 16. ..., fe; 17. f g (tampoco hace poco. demuestran que no es
parece mala 7 7. fe, B h 4 i ; 18. sencillo para las negras obtener
S d l ) . 17. ..., hg; 18. 0-0,ed; 19. la igualdad.
cci, Bd6; 20. Hb3, 897;21. Zg3, Epishin-Ftacnik (Beigrado, 7 989).
...;
etc o 16. ..., gf; 17. Zb3, 337, y 15. 0-0, ef; 16. B x f 4 , 8d4+;
ahora es muy desagradable para 17. 8e3, 8xe3+; 18. Bxe3,
l a s negras tanto 18. 8b2, como @e71 19.@f4 (aún es más fuerte
18. d6, o 18. @h6. la indicación de Epishin 19. e51,
t 7. f g. Se encuentra también 17. 8e8; 20. e6, fe; 21. 8f31, 79. ...,
e6, d4; 18. g4, b6; 19. Af3, Zb8 f6; 20.94!, con mejor juego para
119. .... .&a6!?), 20. bg2, Bci; 21. las blancas.
0-0, 95;22.Od5, Se7; 23. h4. Las Golfand-Ftacnik (Debrecen,
blancas tienen iniciativa (Vaiser- 1989). 15. 0-0, f5!?; 16. Bb2,
Pribyl, Sochi, 1984). S d 6 ; 17. Bc3, He8; 18. Pd3,
Se77 (a un juego confuso, en
17. ..., hg. Ahora las blancas tie- opinión de Ftacnik, llevaba 18. ...,
nen dos caminos: 18. 0-0, zxe5; fe; 19. Pxe4, Be7; 20. f5, gf; 21.
19. bf3, d4; 20. g e l , Be8; 21. bxf5, e4), 19. ef, gf (19, ,=. e4,
2 8 3 , Pf5; 22. B x e 5 , Sxe5; 20. f6, ed; 21. fe!, ganando), 20.
f e ! , 8 x e 5 ; 21. t d 2 , &xh2+;
22. Whl, 8 e 5 ; 23. @§S+, í g 6 ;
24. @xe7, Bh6+; 25. S g l ,
Be3+; 26. B h l , t h 6 + ; 27.
S g l . @e3+; 28. gf2!, 8h2+;
29. P9xh2, B x e 7 ; 30. Hf3!,
í d 6 + ; 31. gg3+, @f7; 32. H f l ,
h5; 33. 8 x f 5 . h4; 34. 8g6+.
Bg8: 35. 8h7+!, PBIxh7; 36.
Ef7+, 2 h 6 ; 37. 8 c l + . Las ne-
gras abandonaron.

Bastante más fuerte que 15.0-0,


a la que se ha jugado 15. ..., Pea,
pero es mejor 15. ..., Pd4+?.
Después de 16. @hl . Pe8; 17.
8d3, ed; 18. ed, Qf51; 19.
8 x f 5 , gf, en la partida Novikov-
Krasenkov (Odessa, 19891, las Esta posición se encuentra por
negras obtuvieron buen juego. El primera vez en la partida Kudz-
encuentro fue muy agudo y ter- ma-Jenkin (Kramatorsk, 19891,
minó en tablas. Así transcurrió: donde después de 21. b x e 5 ,
20. Bb2, Qf6; 21. 8 x d 4 , cd; B f 6!, las negras consiguieron
22. Zbel, P e 4 ; 23. 94. Hae8; una posición excelente.
24. gf, @xf5; 25. Hgl+, @f8; Siguió: 22. @el (es más precisa
26. Bd3!, B x f 4 ; 27. Ba3+, 22. 8xd5+, 8xd5; 23. @xd5+,
E8e7; 28. B e f í , Bh4!; 29.
Sd6, Pg4; 30. ÉPd8+, Pe8; 31.
Oh8, con igualdad), 22. ....
Zxe51; 23. B x e 5 (23.f e , @f4),
@d6+, Ee7; 32. @d8+, ge8; 23. ..., Bf7, 24. Ee2 (es mejor
33. Exf7+, 9-Pxf7; 34. EZlfl+, 24. cd, %e8, y las negras tienen
Hf4!; 35. P c 7 + , Wg8; 36.
l!!!xf4, l x f 4 ; 37. gxf4, d3!;
una ventaja mínima), 24. ...,
dc;
25. Qg4, @g7!, y la posición
38. Pd4, Bf8; 39. & ~ d 3 ,gel+. blanca no es fácil.
Tablas.

Con elemental precisibn.

A 17. 0-0, igualaba 17. ..., ed.


que después de la tranquila 35.
Ede2, las blancas conservaban
cierta ventaja posicional.

Debieron bloquear el peón con la


dama, 25. ..., Be7, aunque aquí la
posición blanca también es pre-
ferible.

Esta precisa jugada pone bajo


duda la construcción negra. La
inmediata 28. h4, fide8, obligaba
a las blancas a conformarse con
tablas, 29. @f7+, Bh8; 30. .gif6+.
Ahora a 28. ..., Hde8, ya sigue 29.
Bd5!, Ed8; 30. Hd2!, ganando.

Las piezas negras están ahoga-


das.

Desde luego, no 33. PdZ?, !g3!, No ayudaba 36. ....


h5; 37. He3 y
y las negras conquistan la cima. 38. Hg3, A 36. ..., Ba4, lo m8s
sencillo era 37. h5. Bxc4; 38.
Pxe7, Pxe7; 39. Bb8+, Sg7; 40.
h6+!, Bxh6; 42. @f8+, gg7; 43.
e7.
La única defensa, como indicó
Jenkin, consistía en 34. ..., d c 7 .
Ahora 35. h5?!, Exe6; 36. h6+,
IQlf8; 37. Hxe6, Hxe6; 38. Zd8+,
3 f 7 ; 39. Rh8, l d 6 ; 40. dxh7+,
Bg8; 41. €Zg7+, Bh8; 42. Pxa7,
gel+; 43. Bf2, He5; 44. Pa8+,
llevaba a tablas, si bien es cierto
En caso de 43. Sd5, Zc8!, o 43. Amenazaba 44. e6-e7!
Bd4, @f8!, las negras aún se
mantenían. 44. #xg5+!.

43. ..., 95 Las negras abandonaron.


Partida 11

A. Vaiser - M. Pein
Budapest, 1989

1. d4,af6 Haremos una breve referencia a


2. c4, g6 esta partida.
3. Qc3, d5 - -

4. Bf3, 8 9 7
5. cd5, axd5
6. e4, Q x c 3
7. bc3, c5
8. Z b l , 0-0
9. Be2, cd4
10. cd4, @a5+

La continuaciiin mas popular en


esta variante. En la actciahdad,
este procedimiento, cambio en
d4, seguido del jaque de dama,
predomina sobre todos los de-
más.
12. ..., e6. En respuesta a la
inmediata 12. ..., b6, las blancas
Antes se encontraba con fre- tienen varios caminos: 13. 8d3,
cuencia 11. Bd2, pero en el final 13. d5, 13. gel, pero el mejor es
resultante a las blancas les era 13. 0-0. Despues de 13. .... 8b7;
difícil contar con ventaja, y por 14. d5, Ba6; 15. Zfel, 8xe2; 16.
eso en la búsqueda de la iniciativa Zxe2, aa6; 17.8e3, tienen mejo-
fueron por otros cauces. relacio- res posibilidades. En respuesta a
nados con el sacrificio de un 17. ..., f5, L. Gutman recomienda
peón. Esta variante de la defensa 18. Qd4!, fe; 19. Z x e 4 , 8f6; 20.
Grunfeld, soto se encuentra una 9e5!, pero no 17. ..., Xfe8; 18.
vez en mis enfrentamientos con Zc2! (en lugar de 18. Od4, 8xd4;
Kasparov, en la 13' partida del 19. k x d 4 , e6; 20. de, con tablas,
match de Sevilla. Alli continuó Jalif rnan-Tseshkovsk y, Minks,
11. @d2, Bxd2+; f 2. 8xd2. 1985).
13. 0-0. Se encuentra 13. 8 c 4 , 31. a4, a5; 32. f4!, &g6; 33.
13. Hcl,e incluso 13. h4, pero no fg, B x g 5 ; 34. % f l , 53796; 35.
tiene sentido empezar las activi- Ef2, Ehc8; 36. Zdf4, Cxf2.
dades sin haber terminado el de- Tablas.
sarrollo.
...,
13. b6; 14. E f d l . Siempre es
difícil decidir cómo disponer las
torres por la primera fila. Tam-
bién se ha jugado 14. P f e l , 14.
Xbcl, 1 4 . ~ f c l . C o m o e l p e ó n m d '
debe avanzar, y o coloco la torre
tras él.
14. ...,8b7; 15. 65, ed; 16. ed,
a d 7 . Perdía 16. ..., 8xd5; 17.
8b4, Xd8; 18. 8 c 4 .
17. 8 b 4 , Hfc8; 18. 8 e 7 . No da
nada a las blancas 18. Qd4, o 18.
Sb5. Ahora parece que la iniciati-
va es l o bastante grande (por
ejemplo, en caso de 18. ..., 8f8;
19. d6, 8xe7; 20. de, 9f6; 21.
Pel!). Sin embargo, las negras
consiguen encontrar una fuerte
réplica que resuelve todos sus A las jugadas principales 12. ...,
problemas de apertura. Ad7, y 12. ..., Be6, les dedicamos
18. ..., 8f6!; 19. d6, @g7!; 20. las dos siguientes partidas. No
g e l . A 20. & x f 6 + , sigue 20. ..., tiene sentido colocar el caballo
PBZxf6, pero no 20. ..., Bxf6; 21. bajo el ataque del peón, 12. ...,
67, Xd8; 22. ue5!. 9c6; 13. d5, Ge5; 14. 9d4, con
20. ..., Pc5; 21. 8b5, 8 c 6 ; 22. mejores posibilidades para las
8 x c 6 , E x c 6 ; 23. Pbdl, 8 c 3 ; blancas. Por otra parte, la prácti-
24. P e 3 , f6; 25. g4, 95; 26. h4. ca de los últimos años ha demos-
h6; 27. hg, hg; 28. Qd4. Ahora trado que 12. ..., b6, también es
las negras toman la iniciativa; era peligrosa para las negras. Aqui lo
correcta 28. Ecl, gac8; 29.8d8!, vamos a ver.
con igualdad.
28. ..., 8xd4; 29. Exd4, &h8;
30- g e l , Pc2. Las negras podían
mostrar cierta actividad conti- Otro camino es 13. ...,
bb7; 14.
nuando 30. ..., gc3; 3 1. @g2, Wf7, 8 c 4 , Qa4; 15. 8b5, b a 2 . Aquí
d ~ o r arápidamente se acuerda la las blancas pueden forzar tablas
paz. repitiendo jugadas (como suce-
dió, por ejemplo, en la partida
Chernin-Dvoiris, Lvov, 1990),
pero esto sabe a poco.
6 . g e l ! . Pero no 16. @el?,
53c2!; 17. d5, 8a6!; 18. %e3,
8xb5; 19. Xxb5, Ba6; 20. Bbbl.
9c5; 21. Pb4, a5!, y las negras
tomaron la iniciativa (Yusupov-
Korchnoi, Reykjavik, 1988).
16. ..., Xc8; 17. B d l , e6; 18.
Be2, ac6; 19. @e3, Xd8. No es
mejor 19. ..., e5; 20. d5, ad4; 21.
9xd4, ed; 22. Bf4,8f8; 23. Ea1,
Bc2; 26. 8d71, con compensa-
ción más que suficiente por el
peón (Jalifman-Epishin, Vilnius,
1988).
20. a , @b2; 21. B x c 6 , Una novedad, si bien es cierto
8 x c 6 ; 22. 8 c 3 , B b 3 ; 23. que no resuelve todos los proble-
4 e b 1 , Bc2; 24. Qd2, 8h6; 25. mas. En la partida Gelfand-Dorf-
8 x h 6 , @xc3; 26. Qf3, f6; 27. man (Minsk, 1986), siguió 18. ...,
P c l . Bb2; 28. Bf41, Sg7; 29. @h8, y 19. Qxe6. Qd7; 20.
%7+. 8d7, y aquí, en lugar de Axe7?, Efc8, llevó a una posición
30. @d6 (Epishin-Mark Zeitlin, Le- victoriosa para las negras. Se
ningrado. 1988), Epishin ofrece la empleó una mejora en la siguiente
variante: partida.
30. Bcbl!, 6 e 2 ; 31. Zel, Bb5; Vaiser-Andrianov (Naberezhnye
32. P x a i , Rxa7; 33. @xd8, Chelny, 1988). 19. Hb3!, Qd7;
8e8; 34. e5, Rf7; 35. h3, con 20. Zh3, Bf6t. Pierde ensegui-
ventaja blanca. da. Algunos días después, en la
partida Koniashkin-Titlianov, las
negras respondieron 20. ..., h5!.
Después de 21. Bbl, Hf5; 22.
Qf7+, Ph7; 23. Oxe6. Qf6; 24
8 x f 5 , gf; 25. exf5+. Wg8; 26:
Bg6, d e 4 ; 27.9h6+, Bh8; Qf7+,
Un típico sacrificio de calidad, todo terminó con jaque continuo.
que da a las blancas una peligrosa Sin embargo era correcta 21.
iniciativa b d l ! , Bf6; 22. Bbl, Bc6; 23.
8xe6, con numerosas amenazas.
21. B b l l , ah5; 22. Hxh5, gf6;
23. gxh7+, sg8; 24. Bb3,
@c6; 25. i h 3 .
Las negras abandonaron.
En sus análisis Vaiser demuestra
que en caso de 22. ...,
QdB?, lleva
al objetivo 23. Qf8!.

Pero no 20. 8d5?, Pfc8; 21. ug5,


h6, y las negras tienen todo en
orden. Tampoco es mejor 23. ..., 95;24.
8d3!, Hf7; 25. 8g6, 8998; 26.
Bxf7+, P-txf7; 27. d51.

En caso de 20. ..., P f 6 ; 21. 9xg7,


P-ixg7; 22. d5, Qd8; 23. d6!, Zc8;
24. 8 e 3 , e6 2 . ed?; 25.
kxf6+, g x f 6 ; 26. Bd4+, 995; Tampoco le iba mejor a las ne-
27. áb3, ganando), 25. Oxf6+, gras en el final que surge des-
O-Pxf6; 26. Qd4+, Bf 7; 27. f d l , la pués de 25. .... í f 3 ; 26. g5, Bh5;
superioridad blanca es induda- 27. Bxh5, gh; 28. f4, Hg8; 29.
ble. PBZf2, 897; 30. Oxg7, Bxg7; 31.
&xe7+, B f 8 ; 32. Xxh7.

El error decisivo. A juego confu-


so, en opinión de Vaiser, llevaba
21. ..., Ef7!; 22. Qc5, Bc8; 23.
8xf7, bc; 24. Bxg6, Bg8; 25.
8e4. Las negras abandonaron.
Partida 12

l. Polovodin - L. Maslov
Leningrado, 7990

Bxc6; 20. g x c 6 , a5; 21. 8 d 2


(a otra retirada del alfil sigue 21.
..., b5, y las blancas no tienen
suficiente compensación por el
peón), 21. ..., Ec8; 22. Eacl,
-
z x c 6 ; 23. Exc6, S a 8 ; 24. d5,
3d7. Las posibilidades negras
son mejores.
La partida finalizó así: 25. S a 3 .
Qd4; 26. Ph6, Ee8; 27. &b5?,
2 ~ 5 1 ;28. Ec7, Bd8; 29. Ea7,
gb8; 30. 8 e 8 , Ba7; 31. Bh3,
Sb8; 32. 8 c 6 , 51e4; 33. d6,
Durante los tres últimos años se 2xd6; 34. Sd7, Qf5; 35. 8d2,
ha amontonado una gran cantí- Be5.
dad de material analítico y parti- Las blancas abandonaron.
das con esta jugada. Aqui ofrez-
co las mas importantes.

A i-fiei x, .i
i f i:.' 6:
:.&'&FA
. . bw*>2

Una jugada natural, que aquí se - - .


hace de una forma casi automáti-
ca. Sin embargo, en la partida .
?h : - &'.
. .
..

*
f
'
! t .

.,:y-
* ., "
L.*. .. -
Nernet-Kozul ( t i e c h t e n s t e i n ,
1989), las blancas decidieron
aplazar el activo ataque del alfil
, . -&' ' . '.i
.-B
Q F.'.-
S " .
!. . '
i. . , --.
t .
para rechazar a la dama, 13. Eal,
Se6 (también es posible 13. ..., 4
@b2), 14. I!!bl, Bb6; 15. %d3.
Qd8; 16. Z f c t , b6; 17. 8b4, BiY m
-.. h25& e%
6 f 6 ! (pero no 17. ..., Pb7; 18. -
- $9 2pJ
3 3
es!), 18. 3 e 5 , Bb7; 19. Qc6, L
Aquí las blancas llevan su caballo ción de la dama en la columna 'd'
a e5, pero primero examinemos mediante 16. ..., Sad8, no vaiia
otras continuaciones. El cambio por 17. de, f6; 18. Bh3, fg; 19.
del peón e4 por el peón e7 se A b5.
encuentra en la partida Vaiser- 17. B f 3 , f 5 ! . Jugada única, 17.
Kazul (Ptuj, 1989): 14. 8 x e 7 . ..., 8 f 6 , perdía en el acto por 18.
He8; 15. Ea1 (o 15. 8 c 5 , Hxe4; 4xe7!; también es mala 17. ..., f 6;
16. Pd3, He8; 17. P a l , @b2; 18. 18. Xal, bc2; 19. E f c l , Sb2; 20.
Xbl, Ba2, con tablas, pero las 8 c 3 , Bb3; 21. Zcbl, @c2; 22.
negras tienen la interesante res- Zb2.
puesta 15. ..., Gd7!), 15. ...,@e6; 1 8 . 8 d 3 , 8 f 6 ; 19. ef. Jugado un
16. 8 c 5 , B x e 4 ; 17. Qe5, poco al azar, era más fuerte 19.
Bxe5; 18. 8 f 3 , 8xh2+; 19. 3e6, o 19. h4, quizás con un ata-
@xh2, d f 4 + ; 20. @ g l , Qd7; que más agudo.
21. 8 a 7 , Qf6; 22. B c l , Bf5; 19...., 8xg5; 20. fg, 3xd5; 21.
23. z e l , Exel+; 24. S x e l , &e4, Se6; 22. 8d2!. No valía
B f 4 . Las blancas tienen la venta- 22. Bh5, h6; 23. f4, IBxe4; 24. fg,
ja de la pareja de alfiles, que por el jaque intermedio 24. ...,
compensa la falta del peón. %e3+.
A un juego igualado lleva 14. 22. .., hg!. En o t r o caso las ne-
8b5, Ad7; 15. 8xd7, 9xd7; gras pierden rápidamente.
16. 8 x e 7 , g f e 8 (Riemersma- 23. Sxg5, S c 6 ; 24. 6 x c 6 ,
Conquest, Dordrecht, 19881, me- 3 ~ ~ 25. 6 8; h 3 , Bd5; 26. ae3.
rece atención 14. d5, con \a ame- Era bastante fuerte 26. Bh6!,
naza 15. 8 e 7 . 3 f 7 ; 27. 8e3, recuperando el
E s interesante el desarrollo de la peón y conservando la ventaja
partida Jalif man-Gavrikov (Mos- posicional.
cú, 1988): 14. @d3!?, Ee8; 15. 26. ..., Qc4; 27. Sg4, Sg7; 28.
ag51. 8d4+. Tablas.
Aprovechando la mala posición Así, continuando 14. S d 3 , las
de la dama enemiga, las blancas blancas reciben un peligroso ata-
crean fa amenaza 16. Hal. A. que. La vulnerabilidad de la dama
Jalifman ofrece estos argumen- en d3 se puso de manifiesto en el
t o s tácticos: 15. ..., 8xd4; 16, encuentro Tumakov-Gavrikov
adl!, Pd8 (16. ..., 8e6; 17. B x d 4 , (Moscú, 1989): 14. ..., 8e6!
B x b l ; 18. Qxe6, fe; 19. 8c3, o ' (Ver diagrama)
16. .... @c4; 17. @f3 y 18. Sb3). Las negras han creado Ia amena-
17. 8b3, 8 x f 2 + (17. ..., Bxf2+; za 15. ..., 8c4, que S. Makarichev
18. S h l ) , 18. B h t , 6xd3; 19. propuso liquidar mediante 15.
8xa2, ganando. 962, Xfd8; 16. 65. Pero aquí de-
15. ..., 8e6; 16. d5, 8d7. €1 cide la misma operación táctica
intento de aprovechar la situa- de la partida: 16. ..., 8xd5!; 17.
ha probado en la prdctica. El salto
del caballo a e5 lo propuso el
maestro V. Neverov, y se en-
cuentra por vez primera en la
partida Altermen-Rogoxhenko
(URSS, 1989).

ed, Qxd5! y no hay defensa con-


tra 18. ..., Qxb4, o 18. ..., Qf4. Es
correcto í 5. Ea 1, Bc4; 16.Qxe7,
Sxd3; 17. 8xd3, 6fe8; 18. 8 c 5 ,
8 c 4 ; 1 9 . 8 ~ ~ Qxc4,
4, con un final
equilibrado o 15. ..., Bb3; 16.
8xe7, Gfe8; 17. 8c5, Qa4; 18.
S x b 3 , Bxb3; 19. 8b5, Qc5; 20.
8 x e 8 , Pxe8; 2f.Za3 (S. Ivanov-
Novik, URSS, 19891, 21. ..., &c4!; En la partida-fuente, las negras
22. dc, 8 x f 1; 23. @ x f 1, de nuevo decidieron eliminar enseguida el
con una posición igualada. caballo, 14. ..., 8xe5. Todo ter-
.15. d577. Tukmakov ni siquiera mino con una rápida derrota: 15.
sospecha el peligro que se cierne de, €306; 16. Bd4, Pd7; 17.
sobre él. 15. ..., Qxd51. Un golpe f4, f6 (resistía más 17. .,8~617,
efectivo, que decide enseguida la y despuhs de 18. f5, md7, el
lucha. Después de 16. ed, 8 f 5, las juego no es tan claro), 18. ef,
blancas n o sólo están bajo el pun- é x f 6 ; 19. 1~031. Paca; 20.
to de mira la torre b l , sino tam- 8 ~ 5 Oc6;
, 21. f5. 5 22.
bién el alfil e2, y las blancas pue- PrtbG!, ab; 23. h 4 + , Pf7; 24.
den poner fin a su resistencia. 8xf7+1, y las blancas ganaron.
Sucedió 12 jugadas más tarde. La retirada de la dama a e6 en
esta situaci6n llevó a un triste
final en la partida Ivanov-Maslov
(Leningrado, 1990):14. ...,Be6;
También es interesante 14. s a l , 15. f4, f5; 16. 8 c 5 , fe; 17.
Se6; 15. Bc2. aunque acin no se 4xb6, 8xe5; 18. de, ab; 19.
Bd4, Bc6; 20. S f c l (o 20.
8c4+, 8e6; 21. Bxe6+, Bxe6;
22. Xxb6, Bf5; 23. Sxb7, con
mejores posibilidades), 20. -=-.
Za4 (es correcta 20. .... Ed7; 21.
Bxb6, Bd8, con lucha compleja).
21. 1 Bd7; 22. zc8!. ga-
nando.
También es peligrosa 14. ...,.
Ae6; 15. 8 x e 7 . Lfe8; 16.
8h4!. Mas fuerte que 16. 8c5,
8xe5; 17. de, 8c4; 18. 8xc4,
Bxc4, con posibilidades iguales
(Jalifrnan-Kindermann, Berlín
Oeste, 1989).
16. .... 96 (posiblemente sea Aquí, después de 23. .... Haba;
mejor 16. ..., éec8). 17. 0 x 9 5 . O 24. ba7, a l , la partida, finalmen-
17. Og3. Zad8; 18. Pb5, Cf8 te, terminó en tablas. Lagunov
(Sakaev-Novik, URSS, 1990), 19. indica una celada interesante que
Eh5!, f6; 20.65, fe; 21. de, Exe6; podían colocar las negras: 23. ...,
22. Bxg5. con clara ventaja. Zec8!; 24. &a3 (también, tras 24.
17. ..., f6; 18. Z a l , E b 3 (es Za7, Cxa7; 25. Bxa7, a4. la ven-
más precisa 18. .... Bb2; 19. i d 3 , taja está del lado negro), 24. ....
t d 4 ; 20. 8e3, @e4), 19. S d 2 , 8f5!; 25. t b 3 , a4; 26. bb5, 8d3!,
Eac8; 20. 8 d 1 , @ c 3 ; 21. ganando.
B x c 3 , Zxc3; 22. 8d2, y las Además de la retirada del caballo
blancas ganan. también se encuentra 15. g a l ,
Be6; 16. 8 9 4 . f5; 17. ef, gf;
f 8. 8 f 3 , Xd8; 19. g e l , 8 x e 5 ;
20. X x e 5 , IBxe5; 21. de,
En la partida Shevelev-Lagunov llxdI+; 22. E x d l , P9f 7. con jue-
(URSS, 1989), donde se encuen- go equilibrado (Neverov-Malis-
tra por vez primera la jugada f7- hauskas, Podotsk, 1989), o 16.
f6, el caballo se retiró a f 3 y la Qd3!?, Sxe47 (es más segura
dama obtuvo una base excelen- 16. ..., @f7), 17. 8 f 3 , @f5; 18.
te, 15. .... Bf7!; 16. í c l , Pd7; X e l , Xe8; 19. Bc5, 8d7; 20.
17. Ba3, Qfc8!; 18. 8 x e 7 (de lo 8xb7. Pab8; 21. Xxa7, con
contrario 18. ..., OfB), 18. ..., ventaja blanca (Agrest-Maslov,
3e8; 19. 8 ~ 5 Hxe4;
, 20.Zxb6 URSS, 1990).
(peor 20. Bxb6, dxez), 20. ...,
Zxe2; 21. E x b 7 , a5; 22. l d 3 ,
He8; 23. d5.
Perdía la dama 16. ..., Bb2; 17. Exa8, Exa8; 24. de, Af8; 25.
8xc4+, Bh8; 18. Ebl!. La jugada g d 7 , Ea6; 26. 8xe7, 8xe7; 27.
...,
16. Qe3, después de 17. Pxa2, Hxe7, Pb6; 28. Pe8+. Bg7; 29.
I x d l 1 lleva a la posición que se 2b8, Exe6; 30.Zxb7 (con la ame-
produce en ia partida. naza Exb5), las blancas conse-
guían clara ventaja (S. Almeyra).
Es. sin duda, mejor 19. ..., gfd8,
resolviendo en el acto la situación
en el centro: 20. Axe7, He8; 21.
k c 5 , Bxe4; 22. Xxa7, Hxa7; 23.
8xa7.
Se ha restablecido la igualdad
material y las blancas tienen una
ventaja mínima.

En la partida Petursson-Aimeyra
ILyon, 1990), siguió 21. Ac5 y
solo a 21. ...,
b6, 22. 8d6.Des-
pués de 22. ..., Lle6; 23. d5.
8 d 7 ; 24. 8 d 3 , f5; 25. ef, gf,
las blancas aprovecharon la debi-
lidad del punto a6: 26. 8a6!.
¿Cómo se puede valorar este fi-
nal de torres y alfiles? Las negras
tienen peón de más y dos pasa-
dos en el flanco de dama, y las Se producía un final con cuatro
blancas un potente centro de torres, difícil para las negras,
peones y alfiles más activos. La tras 21. ..., 8 f 8 ; 22. 8 x f 8 , E x f 8 ;
posición de las blancas parece 23. 865, 8c6; 24. 8 x c 6 , bc; 25.
preferible, y en esta partida con- Xa6, Xfc8; 26. f 3.
siguieron llevar con éxito el final. €1 agudo truco táctico 21. ...,
(En adelante, he aprovechado los axe4; 22.8d5.8e6, no es mejor:
comentarios del propio vence- 23. Bxe4, 8xa2; 24. Oxb7. Eb8;
dor). 25. Pc6, seguido de d4-d5. Es
más segura para las negras 21. ...,
ke6; 22. d5, Pd7; 23.8d3, f 5; 24.
ef, gf.
En caso de 19. ..., a6; 20.f3, de8;
21. Bb5, Ae6; 22. d5, ab; 23.
También tenia mal final: 22. ..., salva 25. ..., Zxd6; 26. ed, b6; 27.
Qf8; 23. 8 x f 8 , Zxf8; 24. 865, a b l , Pxd6 (27. ..., Bb8; 28.
Sc6; 26. 8 x c 6 , bc; 26. gxa6. Gxa5!), 28. Pxb6, 6xf4; 29. Bf2.
Axh2; 30. Exf6.

Ei avance de los peones en el


centro decide rápidamente el re-
sultado del encuentro. Otras respuestas, 27. ...,8c6; 28.
8b3, a4; 29. d5. 8b5; 30. d6!, o
27. ..,, 8b5; 28. Pb2, 8a4; 29.
Pal, 8 c 6 ; 30. 8 c 4 , tampoco li-
Resistía más 23. ..., 8 f 8 (23. ..., braban a las negras.
8h6; 24. g3), 24.8xf8, Pxf8; 25.
6 , 27. Xcl,
8d5, 8c6; 2 6 . 8 ~ ~ bc;
Hf d8; 28. Sa4, aunque tampoco
aqui es fácil defender el final. Si 28. ..., b6, entonces 29. 8 c 6 ,
9e7; 30. d5, con una posición
ganada.

Un recurso táctico, que afianza la


ventaja blanca. Después de 25.
8 x f 8 , Exf8; 26. 8d5, b5!, los O 30. ..., Rd8; 31. 8xb5, gxe6;
peones negros ya son bastante 32. Bxe6, Pxe6; 33. de, Zxdl+;
peligrosos. 34. @f2, Hd2c; 35. @f3, y el peón
se transforma en dama.

A 25. ..., 8xd6. decide la jugada


intermedia 26. 8xb7, y tampoco Las negras abandonaron.
Partida 13
B. Gelfand - V. lvanchuk
Tilburg, 1990.

k
X a k: ; , 1 :~pgQ,&
f'f m
.. y v l i '
. ..:iPP2.z?i.ii
'.?.U
. . ..x. ..-aig.3
.*, S!&
. . 7

,. .
.*y
'. *,.-.
..
.-'
m

8:
-
:a.5
.-
;
:
e
: .
,
. . \- -
.'
*.

Las posibilidades 9. ..., b6, 9. ...,


Qc6 y 9. ..., l a 5 , se examinaron
",&
O
-
.'- p.@
. rL-L, ..
antes. '
-
-
3
-
---
.
' :

La dama en e6 no se siente muy a


gusto y es mejor retirarla a d6 o
c6.
En esta partida siguió 12. ..., 8g4, Gelf and-Kindermann (Dortmund,
sin embargo regresaremos a esa 1990), 13. ...,
e d 6 ; 14. 8b41.
jugada un poco más tarde. En los Novedad. Es curioso que esta
dos encuentros precedentes es- variante ya se encontrara en una
tudiamos con detalle las jugadas partida anterior entre los mismos
12. ..., 067,y 12. ...,
b6. Como la adversarios (Debrecen, 1989), y
dama negra tarde o temprano en ella Gelfand prefirió enseguida
debe regresar a su campo, a me- í4. d5, y sólo en respuesta a 14.
nudo también se encuentra la in- ..., b6 (es más sólida 14. Qa6), ...,
mediata 12. ...,be6. Dejemos de 15. 8b4. Ofrecemos la partida
lado la partida principal y exami- completa.
nemos esta maniobra. Las 'blan- 15. . ad8; 16. Hfdl, Qa6; 17.
cas defienden el peón Con 13. aa3, i c 5 ; 18. bd4, 8xd4; 19.
Bc2, y tras esta jugada surge Pxd4, ad6; 20. Sc3, Bf4; 21.
esta posicibn. 8b5, 8d7; 22. 8xd7, fixd7; 23.
8xe7, Hfe8. Aquí como indicó
Gelfand, las blancas podian ganar
de una manera brillante: 24. d6,
&ac8; 25. Ec4! B x e 4 (25. .... Ec5;
26. Cxc5, Qxc5; 27. @d4), 26.
Hxc8, e x b l + ; 27. B c l , @xcl+;
28. P x c l , f5; 29. Ec7. Qf 8 (29. ...,
ac5; 30. iiixc5!), 30. h4, etc ... En
lugar de esto jugó 24. 93% y
después de 24. ..., ee5; 25. 8a3.
Xac8; 26. íd2, Pc2; 27. t x c 2 ,
Pxd4; 28. Xel, ac5; 29. Sxc5,
bc; 30. Xdl, Bxe4; 31. Bxc5,
Bf3!, surgió un f ínal igualado, que
pronto terminó en tablas: 32. Hcl
(32. @d4?, Ze4!), 32. ..., Zd8; 33. d4-d5. No obstante, las negras
Z e f , Zxd5 (33. ..., @d5?; 34. encuentran una interesante ope-
ie8+), 34. Xe8+, @g7; 35. Bf8+, ración táctica.
@fe; 36. Be7+. Tablas. 17. ..., &xd4!?; 18. f i x d 4 ,
14. ..., Sd8; 15. d5, 6 9 4 . En Qxd4; 19. 8 x e 7 , Qxe2+; 20.
caso de 15. ..., b6, se llega a la B h l , Se8; 21. Axf8, B x f 8 ;
partida examinada. 22. g e 3 , a5. Mientras las blan-
16. d f cl, Qa6; 17. 8 a 3 , &xf3; cas cercan al caballo, el peón ne-
18. gf!. Las blancas recibieron gro "a" avanza impetuoso.
una sensible ventaja: 18. ..., 23. S x e 2 , a4; 24. Eb5, Be7;
Bd7; 19. 8 x a 6 , ba; 20. Bc7, 25. Ea?, 8 e 6 ; 26. e5, a3; 27.
Eh3; 21. %g3!, l x g 3 + ; 22. hg, E f 3 , a2; 28. Bxb7, b d 8 . Las
y la posición negra es sombría. negras pierden calidad, pero el
Gelfand-Kamsky (Tilburg, f 990). lejano peón pasado "a' les permi-
13. ..., @c6; 14. Bd3, Bd6; 15. te salvarse. 29. h3, Xc8; 30.
8b4, S d 8 ; í6. Sa3. Desde lue- Hb2, Bg5; 31. Hbxa2. Juego
go, a las blancas no les agrada forzado. 31. ...,
H c l + ; 32.
cambiar damas, mas tampoco en X x c l , @xcl+; 33. Bh2, &xa2;
63 la dama se sentiría muy con- 34. Ba8+, Pg7; 35. B x a 2 ,
f ortable. Sf4+; 36. g3. Tablas.
16. ..., ac6; 17. - 9 ~ 5 . Y aún otra desviación más, la
(Ver diagrama) novedad 12. ..., a5!?, se encuen-
Después de la larga maniobra tra en la partida Hebert-Kozul
Bd8-a5-a2-e6-~6-&-d8,la dama (Toronto, t 990). No tenemos
negra regresa a su puesto "legiti- otros ejemplos, y en este en-
r't~o'. Se han perdido muchos cuentro el avance del peón del
tiempos, y además se amenaza extremo trajo a las negras el éxi-
to: 13. 8g5, a4; 14. k b 5 (mejor 8e6!, í x e 6 ; 24. Bd8+, Bg8; 25.
14. @d3), 14. .=, g d 7 ; 15. Hxc8), 21. 8 c 5 , Bd7; 22. ee2,
kxd7, B x d 7 ; 16. Pxb7, t e 6 ; 8f8; 23. 8 c 4 , Bh8; 24. Eb6,
17. d5, e4xe4; 18. bxd7, a3; 386; 25. 8d4, Ck7; 26. be5!,
19. Sxe7, Bb4; 20. L e e l , a2; fe, y aquí ganó rápido 27. Éle5+,
21. Be7, Ob5; 22. $d2? (era Bg8; 28. d6+, e6; 29. dc.
correcta 22. &xf8, a l = E ; 23.
@xal, Pxa1; 24.8xg7, a x e l ; 25.
Cxel, P9xg7; 26. h4!, Bxd5; 27.
Ge3, con igualdad), 22. ..., Ef c8; En el torneo interzonal de Manila
23. d6, al=@; 24. Xxal. 6xa'l; esta posición se le presentó dos
25. E x a l , Bxal; 26. h3. d d 7 , veces a Ivanchuk: 14. ...,
b6; 15.
y las negras ganaron. h3, 8xf3; 16. 8 x f 3 , e5; 17. d5,
Qd7; 18. g e l , Bfd8; 19. Bd3,
Bc5; 20. i b 5 , 8 f 8 ; 21. E e d l ,
3b7; 22. bal. Tablas (Gurevich-
Las negras dejan sin defensa el lvanchuk, Manila, 1990)
peón b7, pero apuntan al peón
central. Después de 13. gxb7,
k x f 3 ; 14. 8 x f 3 , 8 x d 4 ; 15. e5,
9a6; 16. Zxe7, 3ad8, surge un En Manila en una partida entre los
juego agudo con igualdad de ma- mismos adversarios, las negras
terial. prefirieron 15. ..., Ge5, y después
de 16. Bxb7, e6; 17. H e l , Pxf3;
18. gf, Hfd8; 19. d6, Sa3; 20. d7,
Be7; 21. Bb5, Sh4; 22. 8 f 1, se
En la partida Sakaev-Bujman acordaron las tablas: las blancas
(URSS, i989), las negras retira- disponen de un fuerte peón pasa-
ron la dama, 1 3. .... @ e6, a lo que do 'd", pero la residencia de su
siguió 14. d51 (aquí no vale la r e y está debilitada, lo que da a
pena tomar el peón b7: 14. gxb7, las negras suficiente contrajue-
t x e 4 ; 15. Hxe'l, i d 5 , con venta- go. En esta ocasibn lvanchuk de-
ja negra), 14. ..., @xe4 (o 14. ..., cide mejorar el juego, pero Gel-
1 6 7 ; 15. Bb3, b6; 16. t a 3 , con fand consigue aprovechar la si-
iniciativa blanca), 15. Eod2!, f 6 tuación del caballo en el borde del
(era mejor previamente 15. ..., a5; tablero.
16. Xxb7, f6; 17.8e3, con com-
pensación por el peón), 16. Be3,
a5; 17. Zfcl!, Zc8; 18. h3,
Pd7; 19. 3xc8+, Axc8; 20.
8d3, S a 4 (perdía 20. ..., Oxd5; Sacrificio posicional de un segun-
21. Zc 1, Ed7; 22. Bc4+, Sh8; 23. do peón.
sación más que suficiente. Sin
embargo, la coordinación de sus
piezas es mala, lo que lleva a
nuevas pérdidas.
B. Gelfand y su entrenador A.
Kapengut, examinaron a fondo la
partida e indicaron que era más
fuerte 19. ..., xae8; 20. d6 (a Era atractiva 23. Bd7, ac8; 24.
igualdad lleva 20. E e l , Qc4; 21. Bb5, 8c7; 25. X f c l , Ed8; 26.
Pxb7, 8d6; 22. &xa7, Bd2), 20. Bc5, Qc6; 27. 8xc6, 8d6; 28.
...,
ed; 21.8d5,9c4; 22.894 (22. Be3!, con el objetivo de aprove-
Xxb7, dc; 23. Bf3,9d2; 24. Bd3, char la posición descubierta del
se tropieza con 24. ..., 8h2+!; 25. rey negro, pero el ataque de la
PBxh2, íIsxfI+; 26. Wgl, @al!, V. dama se refutaba con ayuda de
Ivanchuk, pero merecía atención 23. ..., Wf8!; 24. Eb5, Sc7.
22. 8b41), 22. ..., dc; 23. 1 x g 6 +
(tras 23. 8xc4, Bc2, las negras
consiguen defender el peón g6),
23. ..., 897; 24. Exb7, Oe51; 25.
Bxg7+, polxg7; 26. 8xa2, 6b8; En caso de 24. Z f c l , Bd4; 25.
27. Pxa7, Pa8, con igualdad. zc4, Bd7; 26. 6 x c 6 , bc; 27.
8 x c 6 , Bf5!; 28. 8 e 4 , Bc8, las
negras ya tienen mejor juego.

Resulta que no es posible tomar


el peón 'd", y hay que separarse
de la calidad.
Era insuficiente para ganar 25.
Xb5, Sc3!; 26. Pxc6, Bxc6.

Ahora surge un dificil final para


las negras, pero era mala 20. ...,
ed; 21. &d5, Qc4; 22. Exb7, o 20.
..., %e6; 21. d7, Elied8; 22. Ba4, La ventaja de material y a está del
ac4; 23.8xb7, Pab8; 24. 8xa7. lado blanco.

26. ..., Bxe7


27. 8xc6, 8d4
28. Bd5, 8 b 6
En el plano material las negras 29. g3, h5
aun tienen todo en orden: tres 30. Bg2, S5797
peones por la calidad es compen- 31. Rbl, Be2
La superioridad blanca es indu-
dable, y para realizarla hay que
cambiar las damas.

El principal problema se ha re-


suelto, el resto es sencillo.
Ahora a 61. ..., 8c7, gana 62.
@c6, y el alfil está atrapado. Y en
caso de 61. ..., Be7, decide 62.
Bc6, y surge un original Zugz-
wang, las negras tienen que
avanzar su peón "a' por la ausen-
cia de otras posibilidades. Des-
pués de todo, es natural que al
final se aprovechen los recursos
de los peones del flanco de rey.

Las negras abandonaron.

El rey blanco marcha sin oposi-


ción hasta el pebn f7 y después
con la ayuda de la torre lo con-
quista, tras lo cual la resistencia
negra no tiene sentido.
Partida 14

A. Karpov - G. Kasparov
Lyon, 1990
Match por el campeonato mundial, 15"artida

Antes de pasar a la parte rnera- normal de una partida casi hago


mente ajedrecistica, debo ad- una novela entera ...
vertir que casi todo el material Sin duda, en base al análisis deta-
para este libro lo reuní antes de llado, la situación de las variantes
mi último encuentro, el quinto en expuestas en esta partida se dis-
la cuenta, con G. Kasparov, y tinguen sensiblemente de las res-
tras su finalización me dispuse a tantes del libro. En esencia, aquí
poner en orden el manuscrito. De se ofrece a la atención del lector
los cuatro enfrentamientos con la casi la teoría final de uno de los
Grünfeld en las partidas de Nue- sistemas más importantes de la
v a York y Lyon reserve dos. En defensa Grünfeld, probada en mi
especial, la 9' partida se estro- último enfrentamiento c o n G.
peó por un descuido mío en el Kasparov.
final, y en la 13P no conseguí
sacar mucho de la apertura, así
que decidí no incluir estas dos
entre las partidas principales.
Otro cosa son la 15' y 17' parti-
das, que ocupan en el libro un Durante el match por el campeo-
puesto especial (14 y 15). Cuan- nato del mundo en 1986 apareció
do me puse a repasar los prime- la defensa Grünfeld en el reperto-
ros comentarios a esta partida, rio de G. Kasparov, y hoy junto
me di cuenta de que contenía un con la defensa india de rey es su
gran niirnero de matices intere- arma principal contra las apertu-
santes y posiciones inusuales, ras cerradas. Por lo tanto, su
más de lo que podía suponer en empleo en este match no fue una
un principio. Profundizando en el sorpresa para mi.
análisis, descubrí nuevas y nue-
vas ideas y problemas, en los
que era imprescindible orientar-
se. En resumen, de la exposición En principio, esto parece menos
lógico que 4. 8 f 4 , el sistema por continuación para el match, espe-
el que me incline en el match del rando obtener ventaja en la aper-
ano 1986, o 4. a f 3 , 8 g 7 ; 5. Eb3. tura, y debo decir que en el fondo
dc; 6. Bxc4, o t r o desarrollo po- no defraudó mis esperanzas.
pular, que pasó su prueba de fue-
go tanto en el match de 1986
como en nuestro enfrentamiento
sevillano de 1987. El plan que
empieza con la jugada 4. cd, con- Ahora la elección de la continua-
siste en crear una masa de peo- ción es bastante variada, Así,
nes en el centro, jy además en un aquí es posible 8. Bb5+, y tam-
corto número de jugadas! bién se alternan entre sí con fre-
cuencia las variantes 8. b f 3 , y 8.
dcl.

Hasta hace poco se consideraba


que era imprescindible socavar
enseguida el centro de peones
mediante 6. ..., c5. Se pensaba
que en caso contrario (después
de 6. ..., 697) las blancas bajo la
recomendación del gran maestro
V. Simagin jugaban 7. Qa3, previ-
niendo durante mucho tiempo el

-
contragolpe en el flanco. Sin em-
bargo ahora el salto del alfil a a3
; se considera bastante inofensivo
por 7. ..., 9 d 7 (o 7. ..., 0-0; 8. Qf3,
" ad7), 8. Af3, c5. Esta posición constituye el punto
de arranque para la discusión
teórica (iy analítica!) de la defen-
s a Grunfeld en el match del año
La agrupación de fuerzas que 1990. Cuatro veces adoptó Kas-
; empieza con esta jugada, está parov esta posición con las ne-
-menos trillada que 7. bc4, c5; 8. gras, tratando de igualar, y yo,
ee2, o 7. 9f3, c5; 8. ,311 (7. por mi parte, intenté mantener
@a4+, y 7.8b5+, que están aho- aquí la iniciativa de Ia apertura. El
'ra de moda, a mi no me atraen). resultado final (+l =3 a favor de
Junto a mi brigada de entrenado- las blancas) puede parecer acep-
'res prepare especialmente esta table para ambos bandos y habla
más sobre el carácter problemá-
tico de la variante, que de la
existencia de una valoración de-
fini tiva.

En la 9' partida, donde este sis-


tema pasó su primera prueba,
Kasparov eligió un plan mas rec-
tilíneo, cambiando peones en el
centro. Esta partida también fue
muy importante, y ahora hago
una pausa mayor para examinarla
con detalle.
Karpov-Kasparov (Nueva York, tampoco es mala 12. ..., f5!?; 13.
1990, 9. partida), 8. ..., cd; 9. 8 x g 7 , Pxg7; 14. e5, #d5; 15.
cd, Qc6; 10. ad1. 8e2, b6; 16. 0-0, 8b7, rnante-
En Ja 'Enciclopedia de aperturas niendo posibilidades de contra-
de ajedrez* sólo se examina 10. ataque en el medio juego) 12. ....
Qf3, 894; 11. P d l (tampoco se 8d7; 13. 0-0, jtrás 13. Ph6.
considera el caso 11. 8b5, 0-0;
12. 8xc6, bc; 13. Bcl, 8xf3; 14.
gf, Bd7), 1 1. ..., 0-0; 12. Qe2,
8xh6; 14. Bxh6, es bastante
arriesgado para las negras 14. -.
Qa5+, por 15. X d 2 , y también es
Hc8; 13.0-0, b6 (tampoco parece insuficiente 13. ..., Qe5; 14.
mala 13. ..., Sxf3; 14. 8xf3, e5; Qxe5, &xb5; 15. 8xg7, Sxg7,
15.d5,ad4), 14.d5,8xf3; 15.gf. debido a 16. h4, pero, como en el
ie5; 16. Pc 1, bd7; 17. f4, bc41. caso precedente, 13. -.,f5; 14.
Despues de 1 8 . 8 ~ ~llg4+,
4, las 8xg7, í!@xg7,es bastante viable,
negras tienen garantizadas las ya que a 15. e5, sigue 15. -,
tablas (Haik-Granda, Dubai, 9xe5; 16. de, Sxb5; 17. Bb4.
1986). @lb6(tarnbidn es posible fa senci-
10. ..., @a5 . ...,
lla 17. Be8), 18. Bg5.19fe8; 19.
(Ver diagrama) Hd6, 8c6; 20. Oxe6+. Sg8, con
En la partida Kozul-Dorfrnan cornplicacíones; o 18. ad4?
(Marsella, 1989), donde se probó Pad8, con idea de a 19. 8xb5,
la novedad 10. Edf, se encuentra responder 19. ..., Rxd41, y a 19.
10. ..., 06; 11. b f 3 , 0-0; 12. Qxb5 (19. €Be7+, 99981, o 19. a l ,
Ab511 (la sugestiva 12. 8 h 6 , se
..., 8671, 19. ...,
Zixdl+; 20. S x d l ,
para mediante 12. Ba5; 13. a6; 21. @e7+, P f 7 . 13. ...,
a6. No
axa5, b x a 5 ; 14. 8xg7, Wxg7;
15. Pd3. Pd7; 16. Pd2, Pf c8, y
es aconsejable 13. ...,
6e5, ya
que aunque 14. de, 8xb5; 15.
Bb4, Be8; 16. Hfe 1, b6, es satis- 12. ...,
0-0 (resulta precipitada
factoria para las negras, la senci- 12. ...,
894, por 13. 8b5+), t3.
lla 14.8e2, da a las blancas mejo- 8e2, &d7.
res perspectivas. 14.8e2, Qa5;
15. d5. Bxd2 (desde luego, no
15. ..., 8c3?; 16. dci, 8xd2; 17.
8xd2, con una posición ganada
para las blancas), 16. Hxd2. ed;
17. ed, 687. El final es claramen-
t e favorable a las blancas. Por
ejemplo, se puede jugar a limitar
la movilidad del caballo: 18. d6,
Qf5 (18. ..., 9c6; 19. 8b6), 19.
8b6, y despues 92-g4, o bien 18.
8 c 5 , Pfe8; 19. d6, b f 5 ; 20. 94,
bh6; 21. h3, con ventaja.
En la partida Seirawan-Sokolov
(Novi Sad, 19901, sigui6 la mo-
desta 10. ..., 0-0, pero después
de 1 1 3 Og4; 12. 8 e 2 , 14. 8d2!. Típico en los finales de
gc8; 13, 0-0,Old7; 14. h3, las la Grünfeld. Tras la retirada del
negras sacrificaron el alfil: 14...., caballo, 14. ..., 6 15. d5,
8h5; 15. g4. 8xg4; 16. hg, Oe5 (en caso de 15. ...,
Qd4; 16.
ÉIxg4+: 17. Wh2. 4 18. Qxd4, &xd4; 17. 8b4, 8f6; 18.
Qg5, @f5; 19. f4. 06; 20. 8d3. f4, a5; 19. 8a3, 8c3+; 20. Bf2,
Bf6; 21. 8 8 4 . La compensación Hfe8; 21. a b l , o 20. ...,
8b4; 21.
por la pieza es insuficiente, y las 8xb4, ab; 22. ELdZ, las negras
blancas, finalmente, ganaron. Por tienen pocos problemas), 16.
una u otra razbn, Kasparov prefi- b x s 5 , 8x05; 17. f4, Oc7; 18.
rib cambiar las damas: 11. Bxa5,
Qxa5; 12. Gf3. Este final ya se
...,
Pcl,P f c 8 (18. Qb6; 19. Bb4,
Pfc8; 20. Pd2). 19.093.96; 20.
dio en la partida Gulko-Yusupov 8c4, las blancas pasan al plan de
(Linares, t989), donde las blan- restriccidn de espacio; también
cas prefirieron 12. 8d3, 0-0; es posible 19. wf 2.
13. ae2; 847; 14. €3~1,Sfc8; 14* .*., b6; 15. 0-0. Despues de
15. @d2,e6; '16. Bixc8+, %lxc8; una larga vacilaci6n rehuse doblar
17. g e l , Xxcl; 18. Oxcl. @fa, peones, 15. Pxa5. ba. pues las
y el final de piezas menores pron- negras en ese caso tienen sufi-
to terminó en tablas después de ciente iniciativa. Pero, corno indi-
19. 9a2, a6; 20. Pf4, ac6; 21. c6 el gran maestro l. Zaitsev,
&de+, $1.8; 22. Sc3, 8f6; 23. tenía perspectivas 15. hael?. El
A c f , 807; 24. 13. andlisis de este final da pie para
pensar que toda la variante, que
empieza con la jugada 8. -.,cd, no
asegura a las negras la igualdad.
15...., Pf d8?. Es, por lo visto, el
origen de las próximas dificulta-
des. Parece natural 15. ..., Zfc8;
16, Bc 1(si 16.8a6, entonces 16.
...,Ec2; 17.8xa5, HxaZ; 18.8b7,
Bb8. Por eso era correcto empe-
zar con 16. 8xa5, ba; 17. 8a6,
Xc2; 8 Xcl, Pxa2; 19. Bc7,
Od8, pero. tambibn entonces,
despues de 20. h3, Pa3!; 21.
Pxa7, ELxf3; 22. gf, 8xd4, y 23.
..., 8xh3, las negras no corren
ningún riesgo), 16. ..., 8 g 4 (es operación de simplificación me-
discutible 16. ...,Qc6, teniendo en diante 16. ..., a6!?; 17. Hb1 (17.
cuenta 17. Pa6, Bxd4; 1 8 . 8 ~ ~ 8 Xc7, , 8b5; 78. 8xb5, ab; 19. 65,
9xf3+; 19. gf, 8xc8; 20. PPg2, ac4; 20. 8b4, 8f6; 21. Bxe7,
8e6, y a 20. Hc7, entonces: 20. 8xe7; 22. Hxe7, HxaZ, lleva a
..., 8h3. En ambos casos las ne- complicaciones. porque 23. 6d4,
gras tienen determinada com- b4; 24. Qc6?, b3; 25. Qxd8, b2,
pensación por la calidad, pero Les parece demasiado azaroso, pero
suficiente para igualar? Así, en la 23. Hbl, f5!7; 24. ag5, fe; 25.
última variante, despues de 21. 6xe4. Qd2, debe llevar a tablas),
Hfc1. e5; 22. Hb71, no se desaloja 17. L., 8b5; 18. 8xb5, ab; 19.
a la torre de la séptima fila: 22. ..., Pxb5, 9c4; 20. 8b4, gxa2;
8c8; 23. Exa'l!), 17. &a6 (a 17. 21. g c l ? l , 8xd4!; 22. gxc4,
d5, es posible 17....,8b2, y tanto 8xf2+; 23. @f1, Xdl+; 24.
18. Hbl, 8xf3; 19. gf, Jc2; 20. Gel, 8 x e l ; 25. h x e í , Eaal.
X f d l , Pc3, 'como 18. Xxc8+, Tampoco produce el efecto de-
Hxc8; 19. Ebl, 8xf3; 20. gf, seado 17. 8 f 4 (17. Ag5, h6!; 18.
Xc2; 21. Hdl, $cl, es inofensivo Bxe7, ge8. y las negras resta-
para las negras) 17. ..., P x c l ; blecen la igualdad), 17..... Bb5;
18. H x c l , 8xf3; 19. gf. 8xd4; 18. 8xb5, ab; 19. 8 c 7 , Hd7;
20. H c i . Las blancas recuperan el 20. 8xb6, Oc4. Sin embargo
peón sacrificado, pero no esta a merece atención 17. d517, 8b5;
SU disposición conseguir más. 18. H f e l . Pac8, con posibilida-
16. Hcl. 8 9 4 . des mutuas.
(Ver diagrama) 17. d5, a b 7 . No ayudan los sub-
Otra decisión rectilinea. Por 10 terfugios del tipo de 17. ..., 06;
visto, valía la pena preparar la 18. h3, 8 x f 3 (18. ..., ed; 19. hg,
pe; 20. 8xa5, ef; 21. 8xf3, ba; Pxcfi, se ha visto antes. 29.
22. 8xa8, y la posición de las Hbl!. Sorprendente dominación
;>egras esta perdida), 19. 8 x f 3. con plena igualdad de material.
e d ; 20. ed, y aquí ya tienen un 29. ..., &d4+; 30. Wh2, @f8;
final peor. 31. &b8+. Wg7; 32. g4, 89f6
98. h3. Era una pérdida de tiem- (tampoco salva 32. ..., Bc6; 33.
po: 18. 8b4, e6, y 18. Bc7?1. Bg8+, Of6; 34. 8d5, Pd6; 35.
sería erróneo a causa de 18. ..., g5+. Bf5; 36. Hf8+, Pg6; 37.
ik51 (18. ...,
Hd7; 19. P f c l , con 8e4+, Sg7; 38. Ee8. Pe6; 39.
iniciativa), 19. Exe7?1, Bf6; 20. 8d5, He2+; 40. @g3, h5; 41. BPh4,
Bc7, Gxe4. o 40. ..., h6?!;41. 098, Bh7; 42.
...,
J8. Pxf3. No es mejor 18. ..., g6, mate), 33. 4 e6; 34.
Pd7; 19. 8b4, e6; 20. 8a6. He8. He7; 35. g5+. Wf7; 36.
!19.8xf3. Oc5; 20. 8 e 3 , Bac8; ...,
Ec8. Og6 (36. $97); 37. f5!;
21. 8g4!. Pb8. 36. ..., Pe3; 37. POg3), 37. Bg3.
O 21. ..., Zc7; 22. 8 f 4 , Bb7; h6; 38. h4, hg; 39. hg, e5; 40.
23. éfdl, y las blancas tienen gc6+. Og7; 41.15, con una sen-
una gran ventaja, ya que pierde cilla victoria.
en el acto 23. ...,
Qxe4?; 24. El lector estará de acuerdo en
Ec8, Cxc8. Las blancas también que la variante es bonita, aunque
mantienen una sensible ventaja algo larga. Volvamos, no obstan-
después de 22. f 4 (con idea de te, a la 9' partida del match.
22 ..., h5; 23. Af3. y los peones 22. Ec4. Es errónea 22. 8xc5,
se deslizan hacia delante), 22. ..., bc; 2 3 . 2 ~ ~ 5 , 24. Xa5, 8d4,
Hb2;
f517; 23. ef, gf (23. ..., Xxd5; 24. y gracias a la presión sobre el
fg, hg; 25. Efdl, Hxdl+; 26. punto f 2 se neutraliza la ventaja
Pxdl. también es desesperado material blanca.
para las negras), 24. 8 x f 5 , 22...h5. A un final perdido lleva
8xd5; 25. Hxc5!, Xdxc5. Si 25. 22. ..., Qxe4; 23. gxe4, f5; 24.
L, Pcxc5, entonces 26. &e6+, 8xf5!. gf; 25. E x e 7 , o 22....,
Wf8; 2 7 . 8 ~ ~ Bxc5;
5, 28. Hdl!, y f5; 23. 8xc5. bc; 24. ef, gf
tanto 28. ..., 8b2; 29. Pd8+, Og7; (pero no 24. ..., Bxd57; 25. fe!),
30. g4, POf6; 31. 8b3, como 28. 25. 8 x f 5 , 8d4; 26. &es+,
....Ah6; 29. Xd8+, Bg7; 30. g3!, 9907; 27. P9h2 (27. Ha4, Hb7; 28.
@f6; 31.8b3, lleva a una posición Edl?!, no es tan convincente de-
difícil para las negras. bido a 28. ..., Bb2; 29. Hxa7,
26. Pe6+, S f 8 ; 27. Pdl, We8. 8xf2+; 30. Wh2, 8h4. y ahora ni
No vale 27. .... Ec8??; 28. kxc5, y 31. d6, 8f6!; 32. de??; 8e5+; 33-
tampoco produce alivio 27. ..., Wgl, iixdl+, ni 32. d7, 8e5+; 33.
8b2; 28. Bxc5, bc; 29. Hd8+. @g 1, Bf6; 34. Pg4, e6; 35. Pa6,
Bg7; 30. 94, PPf6; 31. 8c4. Sd4+, ni 31. X f 1, Bf6; 32.
28. 8xc5. bc. La captura 28. .... Xxe7+, 8xe7; 33. Hf7+, Sg6; 34.
Xxe7, Pxa2; 35. d6, Xa6!; 36. d7, 28. Ea4. Por si fuera poco ahora:
Pxe6; 37. Xxe6+, Sf7; 38. Eh6, también el caballo se ve alejado 4
Sg7; 39. Pd6, c4, ofrecen clari- una posición desfavorable, y
dad) 27. ...,
Xb2; 28. ga4, Zb7;
29. f4, con una posición técnica-
que no es posible 28. ..., Za8, po
29. d6.
lil
mente ganada por las blancas. 28. ..., Qa5; 29.g5!?. Tarnbidy
23. 8 f 3 , e6; 24. Xdl, ed; 25. merecía atenci6n 29. &e4!7.
ed. Es más floja 25. Hxd5, iZe8!, 29. ..., Xbc8; 30. 8 8 2 , 8d6.
y las negras pasan a una defensa 30. ..., Xc2, es buena 31.
activa. P c 3 (31. ...,
Xb27; 32. A c l ,
25. ...,895. La primera impre- torre estd en la jaula), 32. Ba6,
sión es que bloqueando la casilla después, de nuevo. las
d6 las negras construyen una for- realizan el plan que
taleza casi inexpugnable. jugada POg 1-92.
31. @g2!?. M6s precisa que 314
8a6, Hc2; 32. Wg2, a lo que podiai
seguir 32. ...,
8c5; 33. 8d3, Zc3;
...
mientras que ahora 31. Hc2; 321
8 d 3 , enseguida deja a las negras:
en una situación crítica.
31. ..., 8c5.

a-:" "
. . .
.-+
.. . - ,-
i,

26. g4!. Esta ruptura de la cadena


de peones derrumba las ilusiones
de equilibrio. El final resultante es
poco atractivo para las negras.
26. ..., hg; 27. hg, 9b7?!. Es
posible que 27. .... Elbc8, o 27. ...,
1
- &

Eb7. fueran mas consecuentes,


sin embargo, situando la misma 32. 8d277. ilncreiblel Hago la se!
distribución de fuerzas de la par- gunda jugada de la variante 32;
tida: g4-g5, S g l - g 2 y pasando fa 8 f 4 , 8d6; 33. 8d2, con posibd
torre a la columna 'h', las blancas lidades algo mejores para lag
tenlan clara ventaja. blancas. En caso de 33. 8 c F
Af8; 34. 8b2. Hc5! (pero no 34. favorable al blanco, ya que en el
Bg7; 35. 8f61, y tanto 35. ..., campo negro está debilitado el
P k 6 ; 36. gf, Bd6; 37. Xh4, Exf6; punto b6.
38. Ehdl, como 37. ..., g5; 38. 10. cd, @xdZ+; 11. l x d 2 , 0-0;
Rh6, Heva a la catastrofe), 35. 12. Gf3, 96. Más precisa que la
Hh4, 8g7; 36. Of6, Pdxdl!; inmediata 12. ..., Hd8; 13. Od3,
37. Phdl, nxg5+!; 38. 8 x g 5 , ac61; 14. d5, Qa5; 15. OSe2, b6;
gxg5+, el juego es bastante agu- 16. Wcl. e6; 17. 895, f6; 18.
do. Es mejor para las blancas 32. 8d2, y debido a las caracteristi-
8 f 4 , 8d6; 33. 8 x d 6 (tras 33. cas de la posición negra la manio-
8a6. Hc7. el juego blanco entra bra de alfil ofrece una ventaja
en vía muerta), 33. ...,
Gxd6; 34. sensible.
Xh4, Pc5 (pierde 34. ..., Pc2; 35. 13. 8d3, Bc6; 14. Ehcl, Ed8;
Xdhl, OBtf8; 36. Eh8+, We7, 37. 15.05, f 6!?. Es menos eficaz 15.
Pel, Wd7; 38. &g4+, Wc7; 39. ..., f5; 16. h4, h6; 17. @e2, 8f8;
Xc8+), 35. H d h l , @?f8; 36. 18. 93, Qb4; 19. 8c4, b6; 20.
Rh8+, Be7, 39. 8f3, con una e 1 (Damjanovic-Kozul. Belgra-
ventaja sensible en el final. do, 1989). Merece una seria aten-
32. ..., Bxd5; 33. 8f3, Pdd8; ción 18. XC~!?,recomendada por
34. 8 x a 5 . Tablas. l. Zaitsev. Las negras no pueden
No es por casualidad que me desarrollar con libertad su flanco
haya detenido con detalle en el de dama: 18. ..., ae7; 19. Pgl!,
primer enfrentamiento. Es útil Qd5; 20. 94, b5; 21. Rxc8,
para el lector comprender que la Eaxc8; 22. gf, ef; 23. Axf5. Las
valoración del final, en esta va- blancas tienen compensación
riante de la defensa Grünfeld, más que suficiente por la calidad.
juega un papel decisivo. 16. 99e2, fe; 17. de, axe5; 18.
En lugar de 8. ...,
0-0. y 8. ...,
cd, Qxe5, 8xe5; 19. Be4, Eb8;
las negras juegan a menudo 8. ..., 20. Hc5, 8d671.
Ba5; 9. P b l , cd. Tras la profi- La variante 20. ...,
'Ad41;21. Has,
Iáctica 9. ..., a6 (defendiéndose e5; 22.8xd4, Sxd4; 23. f3, segcn
de Xb5), 10. Xcl!?, las blancas la 'Enciclopedia de aperturas' ¡le-
crean la amenaza posicional d4- va a una gran ventaja para las
d5 tiel punto c3 está defendido!) blancas, pero esta valoracidn es
y fuerzan al adversario a pasar al exagerada. Después de la sencilla
final, 10. .... cd (después de 10. ..., 23. ..., 8e6; 24. gxa7, 8c4+ (se
4d7; 11. a f 3, 0-0; 12. Pd3, ab6; mantiene la oscuridad tras 24. ...,
13.8h61. cd; 14.8xg7. axg7; 15. Xbd8; 25. Hbxb7!. Od2+; 26.
cd, @xd2+; 16. Sxd2, las blancas Se3, y ahora ni 26. ...,
8c4; 27.
tienen ventaja, Epishin-Gutman. f4!, ni 26. ..., Xxa2; 27. Pg7+,
Frankfurt, 1990) 11. cd, .xd2+; Bf8; 28. Exh7, ni 26. ..., hlxg2;
12. $txd2. Este final aún es más 27. &7+, Wf8; 28. Exh7, prorne-
ten a las negras las tablas al cien- Antes una de las continuaciones
t o por ciento), 25. @e3, b5; 26. principales era 9. d5, pero des-
f4, Ebd8 (con la amenaza 27. ..., pués se estableció que mediante
Pxe4+; 28. l x e 4 , 8d3+), las ne- ...,
9.' e61, las negras obtenían
gras están fuera de peligro. buen juego. Por ejemplo, 10.
21. Ba5, a6; 22. 8b6, Zd7; 23. 8xc57!, i c 7 ! ; 1 1 . Bd4, 8xd4;
h413, 8c7; 24. Pe3, Pxb6; 25. 12. cd, ed; 13. e5, Qc6; 14.
Hxb6, y más adelante las blancas 8e2, f6; 15. ef, Hxf 6; 16. a f 3 ,
consiguieron realizar su ventaja 8g4; 17. 0-0, Pe8, y la iniciativa
, posicional (Kozul-Polajrer, Ptuj, ya ha pasado a las negras. Es
1989). Pero como ya vimos, esto posible que sea más precisa 11.
es consecuencia de una jugada ..., edl?; 12. 8xg7, 99xg7; 13.
no muy afortunada, 20. ..., 8d6?!. ed, Pe8+; 4 2 8g4; 15.
No obstante hay otra posibilidad @d4+, ePg8; 16. f 3 (16. d6,
para mejorar el juego en la jugada l!c6), ...,
16. 8 f 5 . Está claro que
16. la iniciativa de las negras com-
16. ef. Ahora se borra la diferen- pensa el peón sacrificado.
cia entre 15. ..., f6, y 15. ..., f5. La jugada 9. P c l , después de 9.
16...., 8 x f 6 ; 17. @e2, -Jxd4+. ..., Ba5, lleva el juego a posicio-
El intento de desarrollarse me- nes conocidas, que sólo adquiere
diante 17. ..., e5, lleva a una posi- una resonancia original en caso
ci6n peor: 18. de, Bxe5; (18. ..., de 9. ..., Qd7.
bxe5?; 19. Exc6, ganando), 19.
Gxe5, 8xe5; 20. 8e4, Zb8; 21.
Pxa'l!, Ea8; 22. Bb6, Exa2+; 23.
@el, He8; 24. 8d5+, &e6; 25.
Hc8!.
18. Qxd4, 8 x d 4 ; 19. 8 x d 4 ,
Hxd4, y aquí tanto 20. Zc7, b 6
(20. ..., e5; 21. Hbcl, Ed8; 22.
Xe7), 21. Hbct, 8d7; 22. PBJe3,
e5; 23. f4!, Xd8; 24. 8 c 4 + ,
Wh8; 25. fe, como 20. @e3,
e5; 21. Hb5, da a las blancas
mejores posibilidades. Por lo vis-
to, los argumentos indicados han
provocado que las negras se in-
clinen, últimamente, por el orden
de jugadas que empieza con 8. ..., 10. 8d3!?. Es peor 10. d5, af6;
0-0. 11. f3 (11. 8d3, b6; 12. c4, 5394;
13. 8f4, e5!), 11. ..., e6 (después
de 1 l . ... b6; 12. 8b5, Qe8; 12.
Qc6, Hb8; 14.8f471, Gd6; 15. e5, 13.
6 ~ 4 16.
..., 6e5; 14. Pez, Qh417.
; Se2, Ga5; 17. e6, Qc6; También es buena para las ne-
18. dc, Ea8; 19. ef+, Elxf7, las gras 14. ..., ag4; 1 5 . 8 ~ 8 4 Axg4;
,
negras consiguen una buena po- 16. 0-0.
sición, sin embargo es correcta 15. 0-0, Qxe4; 16. 4b5.
13. 8xe8!?, Exe8; 14. Qe2, e6; 17. Hfdl!, 8 f 6 ; 18. Od6. Bh4;
15. c4, ed; 16. ed, 8a6; 17. P9f2, 19. 8 f 4 , Hfd8; 20. Be3, Bg4;
í h 4 + ; 18. 93, 81h3; 19. Qf4, 27. 3 8e517; 22. 8 x e 5 .
Bd7; 20. Ehel. Aquí, como indi- a x e 5 ; 23. Bxb7, 4 24.
có A. Vaiser, las negras debían 8 x g 4 , Qxg4. Las posibilidades .
jugar 20. ..., llxeJ!; 21. @xe3!, de ambos bandos son iguales
8d4+; 22. We2, 95; 23. bd3, con 1Yus~pov-Tirnman, Belgrado,
complicaciones. Al dejar pasar 1989). Estos ejemplos de cierto
esta posibilidad, después de 20. prestigio ilustran a la perfeccidn
-.# Pe7; 21. Bg2, Hae8; 22. d6!, que hoy en día el orden de juga-
Pe5; 23. Bd5, cayeron en una das 8. Bd2,O-0; 9. Zifc 1, es insufi-
posición difícil, Vaiser-Romanis- ciente para que las blancas ob-
hin, Sochi, 1983); 12. c4, ge8; 13. tengan ventaja.
Ge2, b6; 14. Qc3, Pa6; 3 5 . 8 e 2 (o
15. e5, Qd7; 16. f4, f6, y las
blancas no mantienen el centro),
15. ..., Qd7; 16. 0-0, Qe5; 17. En la 17' partida, Kasparov rehu-
Qdl, ed; 18. cd, 8e2; 19. Be2, s6 el ataque con la dama y prefi-
f5!, y, así, las negras toman la ri6 9. ..., 8g4. También vale la
iniciativa (Spasov-Tseshkovsk y, pena mencionar 9. ...,
cd; 10.
Moscú, 1985). cd, 8 g 4 ; 11. Pcl. 8 x f 3 ; 12.
10. ..., e5!. En esta ruptura está gf, e6; 13. 8 b 5 , Qc6. Un sacri-
la suerte de todo su entramado. ficio de peón correcto, ya que
Ahora a 11. d5, las negras juegan tras 13. ..., a6; 14. 8a4, a las
11. ..., f5!, obteniendo un fuerte negras les resulta dificil terminar
contrajuego. el desarrollo.
11. Qf3, ed; 12. cd, cd; 13. ld. Bxc6, bc; 15. xxc6, Sd7!;
fixd4. Es interesante 13. 8d4!?, 16. Dc4 (o 16. Ba6, Bb5; 17.
8xd4 (13. ..., af6; 14. h3, Ee8; Se2, S b l + , y las blancas no con-
f 5. 0-0, Qxe4; 16. 8xe4, 8xd4; siguen nada), 16. ...,f5! (el chlcu-
17. 8 x g 6 , 8xf2+; 18. %xf2, hg; lo de las negras es exacto: 17.0-
19.Oe5, llevaba a una posición de O, fe; 18. fe, e5!, y para no caer
doble filo), 14. Qxd4, Gf6; 15. bajo ataque, las blancas deben
Abl, Bb6; 16. 0-0, Ed8; 17. conformarse con tablas: 19. d5!,
H f d l , 894; 18. f3, Ed7; 19. fg, Bg4-t;20. Whl, Bf3+, etc...). 17.
Pad8; 20. Pc4, Bxg4, con juego d5, fe; 18. fe. ed; 19. @xd5+,
confuso (Yusupov). Bxd5; 20. ed, Bfd8, y las ne-
gras tienen un final satisfactorio. 65. ed; 21. 8 x d 5 , 8 9 8 ; 22.
porque a 21. P c 5 , tienen la res- 3 ~ 5 8, x c 5 ; 23. 8 x c 5 , 8 f 7 , y
puesta 21. ....
8f8!; 22. Hb5, a6 todo acaba en tablas (Johansen-
(Vilela-Armas, Vayamo, 1988). Hort, Martigny, 1986).
En calidad de perspectivas para Asi, las blancas toman en 62 con
las blancas hay que tener en el rey.
cuenta 1 1. Pbl!?, o 11. Qg51, en el 12. ..., gd8 (otra continuación
espíritu de la partida 17P,a la que conocida es 12. ..., ac6), 13.
llegaremos más adelante. 8b5, 8 9 4 ; 14. ac7, Qc6; 15.
d5, €!ab8!. Es mala 15. ..., e67:
76. 9g5!, ed; 17. Q x f 7 , Hdc8;
18. Hxc8+, Pxc8; 19. b d 6 .
Aquí también es muy popular la gc7; 20. g c l ! , de; 21. Qxb7,
variante con el paso al final: 10. 7 22. O e l , Bxb7; 23.
..., cd; 11. cd, Bxd2+. A dife- 8 x c 6 , He7; 24. 8d5+, 8e6;
rencia de otras variantes teóri- 25. 8g5!, 8 x d 5 (25. ..., 6e8; 26.
cas (7. Qf3, c5; 8. Bbl), la torre B c ~ ! ) 26., 8xe7. 8 x a 2 ; 27.
en c l dispone de mayor movilí- Pc8+, y la superioridad blanca no
dad y esto da posibilidades adi- despierta dudas (Ftacnik-Smej-
cionales. kal, Trencianske Teplice, 1979).
12. paOxd2. Más precisa que la 16. 8 f 4 ! . Es insuficiente 16.
captura con caballo, que exami- 8 x c 6 , bc; 17. gxc6, e6; 18.
naremos al detalle: 12. Qxd2, d6, Xb2+; 19. Wd3, Hxa2; 20.
e6; 13. Qb3 (después de 13. Ehcl ( o 20. h3. 8xf3; 21. gf,
8 b 5 , Bd7!; 14. 8xd7, Qxd7; 75. 8e5, y las negras no tienen pro-
Se2, Hfc8; 16. Qc4, 8 f 8 ; 17. blemas), 20. ..., es!; 21. Rlc2,
8 f 4 , Xc6; 18. ba5?!, Ba6; 19. 8d7!; 22. E6c5. Qxc2; 23.
Qxb7, Hxa2+; 20. Sf3, e51; 21. $lxc2. f6, y las negras están a
de, Be8; 22. Eall, Xb2!, las blan- g u s t o (Mij. Tseitlin-Schrnidt.
cas empiezan a experimentar di- Lodz, 1980).
ficultades, Hübner-Adorjan, Bad 16. ....e6; 17. Gg5, sd; 18.
Lauteberg, 1989), 13. ....
Hd8; Qxf7, Xdc8!?; 19. ed, Hxc7;
14. 895, f6; 15. 8 e 3 . 8 f 8 (15. 20. 8 x c 7 , Hc8; 21. dc, Hxc7;
..., f5; 76. ef. gf; 17. 8b5, Qd7; 22. 8c4!?, @f8; 23. 368, bc;
18. 0-0,Qf6; 19. 895, 8d7; 20. 24. ae6+, 8 x e 6 , y no pueden
8 c 4 , b6; 21. 962, Ee8; 22. B f 3 , eludir las tablas.
Sc6; 23. Qe5, 8 6 5 ; 24. 8b5, En la práctica, por regla general.
&ec8; 25. a4, Qe4; 26. 8 f 4 , 8 f 8 ; las negras evitan este final. por-
27. f3, con ventaja blanca, Kar- que t o d o el juego transcurre bajo
pov-Hübner, Tilburg, 1980), 16. el dictado de las blancas.
8 c 4 , Qc6; 17. We2, 8d7; 18. (Ver diagrama)
ghdl, Sg7; 19. f3, Paca; 20. 11. &he!, ...
...8 f 5 (12. ..., Qd7; 13. Ad3, b51;
a4hA.. ! *,e ,,:, ; 14. c4, @xd2+; 15. Qxd2, bc; 16.
8 ~ ~ debía
4 , llevar a la igualdad
d f-
i
..: A>'& en la partida Ftacnik-Hartston,
....
Skara, 1980: 16. 8b7; 17. 0-0,
oe5. pero después de 13. ~417.
'
.*. Bxd2+; 14. Qxd2, b6; 15. 8e2,
. - 1
las blancas tienen una mínima
.....-. ventaja), 13. 8 e 2 , Ga6!?; 34. 0-
O, Rada; 15. 8 x a 6 . Bxa6; 16.
. .-
Qxc5, Pfe8; 17. c4, Rc8; 18.
,:rh
5 8d4, Hxc4. con igualdad.

L
-, E;..'B.A. *.? 145..+- ,-m
--
13. 6e2, 8f5; 14. 0-0, Qd7;
15. h3. Una útil jugada profilácti-
L
ca. En el encuentro Piket-Korch-
Una nueva idea de l. Zaitsev, bas- noi (Wijk aan Zee, 1990) siguió
tante efectiva. Cambiando los al- 15. Bb2, af6 (para igualar tam-
files de casillas negras, las blan- bién es suficiente 15. ..., Qb6; 16.
cas procuran aprovechar la debi- Qb3. ~ 4 1; 7 . 8 ~ ~Hxe3;
4, 18. fe,
lidad de las casillas negras en el Bc5; 19. Pb5, a6; 20.8e2, Qxd5;
campo enemigo. Actué de una 21. Bxb7, Re8; 22. 8 x a 6 . 8 ~ ~ 3 .
manera menos consecuente en la Tablas. Seirawan-Olafsson, Novi
13&partida, donde la posición del Sad, 1990). 16. 8 c 4 7 ! (era más
diagrama se produjo tras otro lógica 16. Bxb7, Qxa2; 17. 8b5,
orden de jugadas. Ahora es el Bab8; 18.í a 6 , @xa6; 19. Axa6.
momento oportuno para dete- Oxd5; 20. 8 ~ ~ Qxc3;
5 , 21. Qd4.
nernos en esa partida. que mantenía la igualdad), 16. ....
~ar~ov-~as~a (Lyon,
r o v 1990, Bb6!; 17. @a3, 8 f 8 ; 18. Zcdl.
1 3 a partida del match). 9. Hcl, 8d6; 19. h3, a6; 20- Bc7:
~ 8 5 10. ; Qf 3, e6; 11. d5. Tam- 21- Bd7; 22. Af4.
bién se encuentra 11. Be2, cd; 12. 23. Qg5, b5; 24. Oxd6. mxd6;
cd, @xd2+; 13. Oxd2, Qc6; 14. 25- ax434, Qxe4; 26- a d 3 ~ c4;
d5)!, ed; 15. ed, Qd4, con igual- 27. Bxe4, Exe4, con ventaja ne-
dad; 11 &d3!?, Pd8; 12. 895,f 6; gra en el final de piezas pesadas9
13. Se3, cd; 14. cd, Bxd2+; 15. 15. Qb6. También merece
axd2, ~ ~ 16.6 ~ ; ~ &d7; 4 ,17. atención la profiláctica 15. ...,
gbl, 18. se2,be; 19. ad2, h517. En ese caso es dudosa 16.
Ha&, con juego confuso (Blees- c4?!, Qxd2; 17. Qxd2, Od41; 18.
Mijalchishin, Budapest, 1990). Pxd4. Bxe2; 19.8e3, E(e8.con la
1 1. .,., 72. *d. g.8!7. En la amenaza bastante desagradable
20- -==, 08xe3. Por eso las blancas
a r ti d a L u t i a n - T Ul< m a k o v
(URCC, 1989) se encuentra 12. deben limitarse a cambiar alfiles:
16. 8d3, Pxd3; 17. Bxd3. Esto 26. 8 x f 5 , gf; 27. H d l . Jolmov
permite 17. ..., Bxa2; 18. Sb5, recomienda 27. Z c l , Bf6 (27. ...,
Gf6; 19. c4, b6; 20. Pfdl, con 8d4?; 28. a x d 4 , cd; 29. Pdl,
juego complejo. Tras 15. ..., Qf6; Ee4: 30. f 3, y el final se presenta
16. c4, Bxd2; 17.4xd2, Be4; 18. dificil). 28. @f3, Re4; 29. 8 f 4 .
Qxe4, Exe4, las blancas aún Por esto es más precisa 27. ...,
mantienen una ventaja microscó- Bg7; 28. @f3, He4, previniendo
pica. 29. Qf47, por 29. ...,
gxf4+1. Si
16. g4, 8 d 7 ; 17. c4. Bxd2; 18. 29. d6 (29. gc2, 8e5), 29. ...,
fixd2, 9 8 4 . Si 18. ....
8d4, en- @f7; 30. Hdl, entonces ya es
tonces 19.8xd4, Pxe2; 20. Pe3, posible 30. 8 6 4 . ...
f5; 21. Hfel. E(xel+; 22. Hxel, 27. ...,
B f 7 (es mala 27. ..., XeQ?;
fg; 23. hg, 8xg4; 24. 8xc5, con 28. Qg5!), 28. Hd3, 8 f 6 ; 29.
una posición algo preferible para &a3, a5; 30. Hb3, 8 d 8 ; 31.
las blancas. Hc3, 8c7; 32. a4, @f6; 33.
19. Af3, Qc3; S f l , f4; 34. A c l , Bf5; 35.
Zc2, H g 8 ; 36. Éle2, 8 e 5 ; 37.
bb2!, 8d4!; 38. 8 x d 4 , cd; 39.
ze7!, d3!. Es más débil la inme-
diata 39. ...,
Pc8 (la picante 39.
....f3; 40. Pxh7, Pgl+!; 41. Wxgl,
d3, no pasa por 42. Hf7+). 40.
Be2, P x c 4 ; 41. Bd3, y las ne-
gras tienen problemas: 41. ...,
Zxa41; 42. d6.
40. B e 1I, &8!. La ultima sutile-
za, sin ella las negras no pueden
seguir. 41. @d2, Hxc4; 42.
a x d 3 . Tablas. Después de la for-
zada 42. ...,
zxa4; 43. d6, E a l ;
44. S c 2 (44. @c4, Hdl), 44. ...,
za2+; 45. @c3, x a l , las tablas
(también es posible la discreta son evidentes.
...,
19. b6), 20. Xxc317, 8 x c 3 ; Y de nuevo regresamos a la 15'
21. 4 Zxe41. Una réplica partida.
oportuna, tras 21. ..., 8g7 (21....,
8d47; 22. 8xd4, cd; 23. 51f6+,
ganando), 22. d x c 5 , las blancas
tienen peón por la calidad y man-
tienen una fuerte iniciativa. (Ver diagrama)
22. 8 x e 4 . Ee8; 23. 8 d 3 , b6; En esto se basa todo. Las blan-
24. 9992, f51?; 25. gf, b x f 5 ; cas obligan a su adversario a pa-
. -
! - .
. . . .- . .. .-.-.
--
.s
. - !.. ..
T.,

y* +
w-

-.,...
'C. " . :; :;;
-. .-
N. a*
. . -
.- - - .

.
.
I

..
-
n

.-- * -- -
A .

..-
.-----
: '
? - --
.
.. ...
3
,. .- ir. ; ...i
t i

-*;z+.,*. -a
e,
ah'a
:
B$.
!c.*;-

g :,;
.-..
.J-'&(+<i<. -.."
%.
t.
. -*. mdw
.
.-:cx:-
C

.
sar al final, porque la amenaza h4- Solo así. La demora en el des-
h5 es bastante desagradable. arrollo, 16. ..., h6 (con idea de a
Tras ello, juega un papel impor- 17. h5, responder 17. ..., g5), po-
tante el hecho de que se hayan día costarle caro a las negras
cambiado los alfiles de casillas después de 18. Bb5, 8d7; 19.
negras, ya que el rey blanco en- 2 . ~ ~8xc6;
6 , 20. Qe5.
cuentra una cómoda situación en
el centro, la casilla e3. 17. 8 b 1 , ...
Como no favorece a las negras
responder b7-b6 por Qa6, con-
quistando la columna 'cm, este
movimiento de la torre es muy
Era aventurada 14. h5, dc; 15. útil.
6xc3, Zd8; 16. 8 d 3 , @g8!. Pero Al mismo tiempo hay que comen-
...,
no 16. Qb4; 17. hg, Qxd3+; 18. tar que aquí no pasaba 17. 8b5,
Exd3 (es interesante 18. SeZ!), debido a la inesperada 17. ....
18. ..., Bxd2+; 19. Hxd2, 6xd2; Gxd41; 18. axd4. e5!, con plena
20. P-Zxd2, hg; 21. e5, con plena igualdad.
igualdad.

Merecia atención la inmediata 18.


h5!?, ya que en la partida las ne-
gras ya podian jugar 18. ..., h6,
(Ver diagrama) previendo ese plan.
Una dilación. Jugando 2 1. g4!?,
las blancas ponían a su adversa-
Es probable que 18. ..., h6, fuera rio ante mayores problemas. La
rechazado por Kasparov por 19. amenaza de romper la estructura
94, 8 e 8 (tampoco le libra de las de las negras en el flanco de rey
preocupaciones 19. ..., f6; 20. 95, es muy desagradable. No ayuda
hg; 21. hg, f5; 22. Eh6, 9h8; 23. 21. ..., 95 (21. ..., 8c6; 22. &c4!),
%xh8, Bxh8; 24. d5, con mejores 22. e5!, fid5+; 23. Bd2, Zh8; 24.
perspectivas para las blancas), ZxhB!, PBxh8; 25. Ehl+, @g8; 26.
-
20. g5, h5; 21. Phc 1, y teniendo Ph6; o 21. ..., Hh8; 22. Pxh8,
en su haber un fuerte centro, las @xh8; 23. 95, f5; 24. Oe5. 8 e 8 ;
blancas ya pasan al plan mutties- 25. 8a6, b6; 26. Z c l , o 26. f3.
calonado de restricción en am- Parece que es necesario jugar 21.
bos flancos. ..., e5; 22. de, 8xg4; 23. ef+,
Sxf6.
Ahora la idea, que tiene lugar en
una situación análoga en la parti-
A la recomendación de M. Kra- da (con la única diferencia de que
senkov 19. Ehc!, sigue 19. ..., el peón está en b7 y la torre en
Gbc8!. y las negras ya han resuel- hl): 24.Qd4, Hd7; 25.Zh4, Ebd8;
t o gran parte de sus problemas. 26.e5+ (26.Exg4, Exd4; 27. e5+,
Wxe5; 28. Hxd4, Bxd4; 29. f4+,
8 x f 4 ; 30. Gb5+, Qd5+; 31.
%xd5+, PBxd5; 32. polxf4, con ta-
blas). 26. ..., Wxe5; 27. Gb5+,
Qd5+; 28. Hxd5+, Hxd5, pierde
su fuerza, ya que la casiHa c6 no
es débil.
Tampoco es peligroso para las
negras 24. e5+!?, Bg7 (24. ...,
@e6; 25. Qg5+!). 25. 6g5, Qd5+
(es peor 25. ..., Hxd3+; 26. Pxd3,
8f5+; 27. OdZ!. 8 x b 1; 28. Pxbl),
26. B e 4 (26. Wd2?, a f 4 ; 27. Hb3,
8 f 5 . y las negras ganan).
26. ..., dc3+! (después de 26. ...,
8f5+; 27. @f3!, 8xd3; 28. Eh7+,
@g8; 29. Rbhl, no hay defensa
contra la amenaza de mate). 27.
Se3, y, como en un buen vodevil,
todo termina bien después de 27.
..., Gd5+; 28. PBle4, Qc3+, etc...
24- ..-, z x d 3 + ! (es insuficiente
24. ..., 8xf3; 25. Ph7+, Bf8; 26.
Se comprende el deseo de las Ph8+. 9g8; 27. 8 ~ 4 1 .&xhl; 28.
negras de eludir el poco atractivo ef, We8; 29. 8 e 6 , o 24. ..., fe; 25.
final después de 21. ..., Bh8; 22. Qxe5, 8e6; 26. Hh7+, Sf6; 27.
Bxh8, Bxh8; 23. 8a61, 66 (23...., f4, Hbc8; 28. Of31, 8g8; 29.
6 c 8 ; 24. &M!,o 24. Bc4), 24. Qg5!, 8xh7; 30. lilxh7, Hxd3+;
Zcl, o 23. ..., 8 c 6 ; 24. 8 c 4 , 8 d 7 31.91xd3, Hf 8;32. (Be3.9~6;33.
(24. ..., f5; 25. Hhl+, Wg7; 26. Xc7, Ge7; 34.9h7+).
095, Bf6; 27. Wf4, fe; 28. Hh7, 25. $lxd3, Pxf3; 26. Ph7+,
Ef8; 29. 94, y contra la amenaza íBf 8.
30. Qe4+, 8 x e 4 ; 31. g5, mate, la
única defensa es 29. ..., ad5+,
pero después de 30. 8xd5, ed;
31. Pc7!, pierde la torre), 25. g4.

Aquí Kasparov jugó con mucho


ingenio.

27. Xlh3. Forzado, porque 27.


ef, Qg81; 28. 81h3, &xe4+!, y las
tablas son un hecho. Tampoco
ayudaba 28.81h4, g51, y de nue-
vo a la retirada de la torre sigue
29. ..., 8xe4+1.

27. ...,
894.
No se consigue levantar una red
de mate alrededor del rey blanco:
27....,
8g2; 28. P g 3 , 8 f 1+; 29.
se3, fe; 30. Pf3+, sg8; 31.
gxe7. ad8. 10 impide la bagatela
Se recomendó como mtís fuerte 32. Exe5.
24. Ebhl. Pero veamos, (es así? 28. ng3. f 5; 29. @e3, ae81; 30.
Hh8+, Qg8. Las negras están principal. Sin embargo tras la pre-
fuera de peligro. cisa 25. .... €318 (25. ..., @g7.
Aún queda ver 28. ef. Ed8+; 29. lleva después de 26. Pbhl. Hh8;
@?e3(29. @c3, Xc8+!; 30. Wb2, 27. Exh8, Pxh8; 28. Xxh8. Wxh8;
Bxh3; 31. fe+, Pe8; 32. Sxh3, 29. @f4, a un final de piezas me-
Wxe7; 33. Bh7+, Be6; 34.3xa7, nores poco atractivo para las ne-
Lf8, y las negras tienen todo en gras). 26. Pbhl, HxhP; 27.
orden). Pxh2, Og7, y ahora 28. f 3 (28.
29. ...,Og8; 30. Hg3, Qxf6; 31. @f4, es precipitada por 28. ...,
Ch8+, 9 8 7 ; 32. Hxd8, Sxd8; ad8; 29. Oe5, g51; 30. ae6+.
33. e5, Qd5+; 34. @d4, Qeó; Pxe6; 31. @xe6, Hxd3; 32.
35. P x g 6 , Wd7. y las blancas no @xe7, PdZI), y no es f dcil para las
rompen la defensa. negras salvarse.
Así pues. la jugada propuesta ¿Es que las negras no tienen otra
por los comentaristas 24. Zbhl, defensa conveniente? l. Zaitsev
no justifica sus esperanzas. propone 25. ....
He8!?, con idea
de a 26. 8b5 (26. S f 4 , 26. ...,
Hed8). responder 26. ....Of5+!;
27. Cxf5 (es arriesgada 27. @f4,
g5+!; 28. Sxg4, Oxe4+, o 27.
No es peligrosa 25. e5+, Wg7 (25. Od3, Hed8!; 28. Hb4, Xxd4+!; 29.
..., We6?!; 26. Qg5+). Exd4, 8e2+!). 27. ..., Exe4+;
28. Bxe4, 8 x f 5 + . Asi, la inte-
racción geométrica de las piezas
negras se muestra en su plenitud.

Aquí las blancas podían poner a


su adversario en una situación
critica jugando 26. Eh41.
¿Cómo se defienden las negras?
Se impone 26. ..., Ebd7 (25. ...,
8e6?, pierde por 26. e5+), que
resulta ser un fiasco después de
27. e5+1, @xe5 (27. ..., 695; 28.
&xg4+!, Bxg4; 29. gg1+, lleva a
la derrota).
28. 3b5+, ad5+; 29. Xxd5+,
B x d 5 (las negras se quedan sin
Es increíble que esta jugada esté pieza después de 29. ..., Pxd5;
unida con un error en la variante 30. 3c6+, Wf6; 31. b x d 8 , 8 9 5 ;
32. Hh8). 30. Pxg4. Es curioso tienen un camino hacia la victoria.
que esta variante la diera "Me- A 26. ..., Qf5+, hay que jugar 27.
phisto', campeona del mundo de fe, He7+; 28. 8e4!, gf; 29.
microcomputadores. Es cierto Pxg4. fg; etc...
que aqui atjn hay una dura resis-
tencia: 30...., Ee8+!?; 31. W f 3
{en caso de 31. 8e4, Oc4!, el rey
negro vuela al flanco de dama, Tras la retirada del alfil 26. ...,
creando posibilidades, y tras 31. 8d7, o 26. ..., 8 c 8 , es fuerte 27.
Sd2, P f 7 ; 32. f3, las negras, aun- f4.
que están peor, no le faltan espe-
ranzas). Ahora 31. ..., Bc5; 32.
9b3+!, o 31. ..., @e5; 32.
óc6+, permiten a las blancas La mejor defensa. Se refuta 27.
reagruparse con éxito, por lo que -..,8 x f 3 ? ; 28. Ef2, o 27. ..., ac6;
es necesario jugar 31. ..., Cf 7+, 28. fixc6, Hxd3+; 29. S f 4 , 8h5;
o 31. .... Ef8+, pero en ambos 30.e5+!, o 27...., 8e8; 28. Ea4. El
casos después de 32. 993, las asunto resulta más complejo tras
dos piezas son algo más fuertes 27. ..., 8h5; 28. f4!, Qc6; 29. e5+,
que torre y peón. S97 (es mala 29. ....@f7; 30.
Otro intento es 26. ..., Qf 5+. 8c4+),30. Oe6+, Og8; 31. b x d 8 ,
Ahora 27. Oxf5. gf; 28. f 4 (28. dxb4; 32. 8c4+, fid5+; 33. @e4,
ef, Zxd3+, y 28. g g l , Pbd7; 29. axd8; 34. Bxd5+, 8197; 35. Hc2,
kb5,Sel; 30.f3, POg5; 31. Phhl, Zd7; 36. e6, y 37. Se5. Para
da garantías de tablas: 31. ..., terminar 30. ..., Bh6; 31. Zb3,
Zxe4+; 32. fe, f4+; 33. Bf2, Ze8; 32. 8xg6!, Bxg6; 33. Se4,
Zd2+, etc ...1, 28. ..., fe; 29. Qxe5; 34. Xg3+, Gg4 (34. ...,
Qxe4, Af51. 894; 35. f5+, Wf6; 36. Hh6+,
Ahora sigue aqui una larga com- @e7; 37. @xe5), 35. f5+, Wh6; 36.
binaci6n con un final feliz: 30. 3xh5+, @xh5; 37. Eh3, mate.
Hh6+, @g7; 31. 8 x f 5 , Bxh6;
32. Phl+. @g7; 33. Hh7+, @f6;
34. Hxb7, Wxf5; 35. Hxa7, L

Ge8+!; 36. @f3, g e l ; 37. Hf7+, El intento de jugar a ganar con-


We6; 38. Hb7, 98f5; 39. Pxb6, siste en 28. f4, pero las negras
Z f l + ; 40. @e3, Ef3+!; 41. @d4 tienen la respuesta única 28. ...,
(tras la captura de la torre sigue 8g8!. En caso de 28. ..., a57, es
un ahogado clásico), 41. ..., ,a3;
F
errónea 29. Ph71, por 29. ...,
42. 3b2, B x f 4 ; 43. Bc5, da%; 9f5+; 30. ef, ab, pero 29. e5+!,
44. Zb4+, Be5; 45. a4, Zc8+, @f7; 30. ah7+, Bg8; 31. Hxei!,
y tablas elementales. ab; 32. Xe6, Bd4; 33. Hg6+, al
Y a pesar de todo las blancas igual que 31. ..., Exe7; 32. Pxb6,
llevan a clara ventaja blanca. Wxg5, Bxf3; 36. i;d4+. $e8;
29. e5+, @g7; 30. Be4, y las 37. Zd7 (tampoco consigue su
posibilidades están igualadas. objetivo 37. 894, Hg3; 38. 99f4,
Parece bastante más fuerte 28. Ea3; 39. dh5+. Bf8, con igual-
ac7. dad). 37. ..., E g 3 + (37. ..., 3c6,
no es conveniente por 38. Ec7,
Gd4; 39.8d7+). 38. f 6 (a igual-
dad lleva 38. @f4, Eilg6; 39. Pf5,
af5; 40. ef. PBxd7; 41. fg, Be7;
42. Be5, @f8!; 43. Sd5. Sg7; 44.
Bc6, p9xg6; 45. a4, Wf6; 46.
@b7, a5). 38. ..., Hg6+; 39.
8105, Hg5+ (y aqui 39. ..., Qc6+;
40. Sd5, Qb4+; 41. @ d 6 , Qd3;
42. B x a í , lleva a la derrota, y 40.
..., 9e7+; 41. S d 6 , bc8+; 42.
We5, a un difícil final). 40. @d6,
Ac8+; 41. @c7, &S+; 42.
Wb7, Xe5; 43. 8 h 3 , Qe7; 44.
Sxa7, Bxe4; 45. @xb6, Ee3,
con claras tablas.
29. Qxe6, P c 3 + ; 30. Wf4,
Sxe6; 31. 8 c 4 + , @d6 (es peli-
grosa 31. ..., S f 6 ; 32. Bh7, g5+;
33.81941, y el rey negro cae bajo
un fuerte ataque), 32. Hd2+,
@c7 (más exacta que 32. ..., @c5;
33. H ~ d POxb4;
8 ~ 34. &e6!, g5+;
35. PPxg5, Pxf3; 36. P d 7 , ac6;
37.Hc7, y el martirio negro conti- Tablas.
nua). 33. IZxd8. O$xd8; 34.
8 e 6 , g5+ (a 34. ..., Qc6, puede Las negras ya tienen una micro-
continuar 35. Hc4!, Hxc4; 36. iniciativa, pero ninguno de los
8 x c 4 . Se7; 37.$195, y las posibi- bandos puede pretender seria-
lidades blancas son mejores).35. mente a la victoria.
Partida 15

A. Karpov - G. Kasparov
Lyon, 1990
Match por el campeonato mundial, 17epartida

Así pues, en el ultimo match con respondió 9. ...,


@a5 y, como ya
G. Kasparov, la defensa Grünfeld vimos, tropezó con bastantes di-
se jugó en cuatro partidas. Las ficultades. Por eso en esta oca-
tres primeras, a pesar de una sión de la 17' partida, prefiere
lucha atractiva, terminaron en ta- otro camino.
Mas.
Estas tres partidas se incluyen 1O. 69517, ...
juntas en el libro con el numero
14. Ya en la 17' partida, que puso
punto final a nuestra disputa en
esta apertura, por fin conseguí
coronar la cima. Por eso a esta
partida la he concedido un núme-
ro aparte...

Por lo visto, las blancas no pue-


den pasar sin este ataque si pre-
Hasta ahora todo coincide con la tenden obtener ventaja.
15' partida del match, de cuyos Por otra parte, pienso que la dis-
comentarios el lector puede ex- cusión sobre esta variante aún
traer un gran número de conoci- debe continuar en el futuro, y sin
mientos sobre esta apertura. duda, todavia sufrirá algunas co-
Entonces fue cuando Kasparov rrecciones en su valoración.
1- b+pie
- -
p.
=&%-.
E"*
t -:

f .p .z
-2
* . -:.
Si 11. ..., h6, entonces resulta c.+-* 0 .
Ec:~
7 7. *-.
obligada para las blancas la juga-
da 12. h3.
.- . . - .. .
L--L'.
m - .*S

- <:.
.r7- .-. A:;-
.-

.. .. . -. *-

Es peor 12. ..., 8xd4; 13. 8xd4, b

+xd4; 14. Bxd4, Bxd4; 15. hg,


9c2+; 16. WdZ, a x a 1; 17. 8d3.

Los matices tácticos se aprecian Parece que todo esta en regla;


en esta variante, no muy cornple- las negras controlan sobrada-
ja, pero s i efectiva: 14. Exb7, mente la casilla c4, pero en este
9xd4!; 15. 8 x d 4 , 8xd4; 16. momento cometen un error posi-
@xd4, Ec1+; 17. @d2 (o 17. Be2, cional. A partir de ahora su cade-
8b5+; 18. Oe3, €!el+), 17. ..., na de peones en el flanco de
Xdl+; 18. @xdl, 8a4+, y las dama resulta vulnerable, y le dard
blancas pierden la dama. Por eso muchos quebraderos de cabeza.
es necesario perder tiempo para La modesta 77. ..., b6!, era más
reafirmar el centro. conveniente.

La primera golondrina. N o solo


Las piezas negras se afianzan amenaza 19. 8xc4. 6 x c 4 ; 20.
sólidamente en el punto c4. Por @b4, Od6; 21. e5, sino, en su
regla general, en muchas varian- caso, también la d i s t r a c c i ó n
tes de la defensa Grünfeld esta 8xe7.
circunstancia, junto a la ausencia
de debilidades en la estructura de
peones, garantiza a las negras la
obtención de contra juego.
Pienso que también m e r e c i a
atención 19. gdcl!?. En ese caso,
por ejemplo, después de 19. ...,
8 x d 3 ; 20. g x c 8 , t x c 8 ; 21.
(Ver diagrama) Bxd3, Bb7, las blancas ensegui-
da tienen la efectiva ruptura 22. Merecía atención 24. ..., h6; 25.
a4, y si 22. ..., b4, entonces 23. 8 f 4 , e5 (25. ..., g5; 26. 893,
Bd2, ganando material. 9xd2; 27. Sc7, Bb6; 28. d x d 2 ,
que al igual que 27. ..., Pc8; 28.
3xb7, Rcl+; 29. Wh2, Qf l+; 30.
B x f l , Exfl; 31. Ba7, es favora-
ble a las blancas.
También resulta insuficiente 25.
Una jugada pasiva. Era más elás- .... Qxd2; 26. éxd2. 95; 27. Ec7,
tica 21. ..., Bb7; 22. Ba3, Qc4; 23. Bb6; 28. Pc6, Sd4; 29. Bxd4.
gixe7, Bxe7; 24. 8xe7, ge8. Sin 8xd4; 30. 8d2, Ha8; 31. 8b4,
excluir que podía regresar al plan Bf8; 32. d61, ed; 33. Exd6), 26.
con J d l - b l y a2-a4. Después de 8 e 3 (eludiendo la pérfida trampa
22. g b l , no es favorable 22. ..., 26. de?!, Bxe6; 27. fixc4, bxe4!,
h6, por 23. Bd21. y la posición se iguala al instante),
Es menos conveniente 22. 3 1 , 26. ..., Qxe3; 27. d x e 3 , Bc8; 28.
ya que después de 22. ..., h6; 23. 9b3, 8f8; 29. aa5, Z x c l + ; 30.
Bf4, Oc4, ni 24. Od2, Qc8!; 25. 19xcl. @b6; 31. Qc6, f6, y las
d5, 3b2, ni 24. d5, Hc8; 25. Qd4, negras pueden resistir sólida-
Ob2; 26. Hxc8+, l x c 8 ; 27. Sd2, mente.
Gc4; 28. 9c6, fixd2; 29. fixe7+,
Sf8; 30. fixc8, ae4, ofrecen a 25. 8xd2!, x c 8
las blancas algo real.
También era interesante 21. ...,
Gc4; 22. 8xe7, Xe8 (22. ..., Qb2;
23. Bb3, Qxdl; 24. 8 x f 8 , Bcl;
25. ba3, Bal; 26. lDc2!), 23. ba3,
3xa3; 24. i x a 3 , Zxe4; 25. d5,
8f8; 26. d6, Bd7; 27. Qg5, con
complicaciones.

Ei momento central de toda la


estrategia. Al expulsar la última
pieza de la casilla- c4, las blancas
se apoderan de la importante co- 26. B c ~ !...
,
lumna.
Debido a la variante 26. ...,
xxc6;
24. ..., Qxd2 27. dc, iSxc6; 28. Bd8+, 8f8; 29.
8h6,la posición de las negras ya
resulta crítica.
No hay por qué apresurarse, ei
fruto cae por si solo...

Desde luego, 26. ..., gxc6; 27. dc.


Bc7; 28. Bd7, 8 e 5 ; 29. 8h6!,
llevaba a una sencilla victoria: 29.
..., Bxd7; 30. cd, 8c7; 37. e5!, a5;
32. W f 1, b4; 33. Se2, a4; 34.
Wd3, 8 d 8 ; 35. Bc4, etc...

Llega la agonia por el ahogo de


Y 27. ..., 8xc3; 28. Bxc3, Xxc6; las piezas negras en las dos últi-
29. dc, Bc7; 30. 93,a5; 31. Bc5, mas filas.
b4; 32. Bd5, o 30. ..., f6; 31.
l!lb3+, @f8; 32. Be6, llevaba a
una penetración decisiva de la
dama en 47.

Las negras abandonaron.


incluso aquí hay que jugar con A 40. ..., h4, Zaitsev propone 41.
atención: 29. Hb6??, axc3!; 30. 8a5!, Bxa5; 42. @xe7+, 8 9 6 (42.
Exb7, E c l , con mate. ..., Hf7; 43. Sxf7+), 43. Bh7+!,
Pxh7; 44. d8D+. parad ojal Para
capturar la dama contraria, es
necesario sacrificar la propia.
Partida 16
Y. Ehivest - T. Ernst
Tallin, 1989

l. d4,Qf6 8. 883, ...


2. 9f3, 96
3. c4, 8 9 7 La jugada más elástica, conti-
4. 9c3, d5 nuando 8. bg5, y 8. Qe5, las
5. eb3, dc4 negras no sufren daños.
6. B x c 4 , 0-0
7. e4, 8 9 4 8. ,.., Qfd7
El salto de la dama a b3 (o el jaque
@a4+, aiin mas raro), de acuerdo
con la teoría, pertenece al siste-
ma ruso. Ahora, dependiendo de 7 . .', ;
1

fa séptima jugada de las negras, ? S;', f


surgen distintos sistemas. €1 más r? .
l$
- 8 - . _ .:... . ,... -
!731
-*

popular aquí es la variante Rago- .%


-
zin. 7. ..., Qa6. Por lo visto, a
"i.

. ..
causa de su empleo en mis en- i ..-.a.

cuentros con Kasparov en los


años 1986 y 1987 y el posterior
desarrollo tempestuoso de la
teoría de esta variante. A la juga-
da 7. ..., Qa6, le dedicamos las
tres siguientes partidas, donde
of rezc6 el material más moderno. La posición crítica de la variante
La variante Smyslov 7. ..., 894, Cmy slov; las continuaciones
también se encuentra dos veces principales son 9. Pdl, 9. &e2 y
en nuestros torneos, y las re- 9. 0-0-0, y también la que se
cuerdo un poco más adelante. encuentra en esta partida.
Son bastantes más raras algunas
continuaciones pasivas. 7. -., c6
(variante Boleslavsky), y 7. ..., a6
con idea de b7-b5 (variante hún- La continuación m6s activa, pero
gara). vale la pena detenerse en la ma-
105
niobra 8c4-c5, si bien es cierto el peón e5, sino que provocan el
después de 9. E d l , Qc6; 10. Be2, cambio de damas. Pero las cosas
3b6, y ahora 11. Bc5, t d 6 . no son tan sencillas.
12...., B x c 5 ; 13. dc, Qc8. En
respuesta a la más natural 73. ...,
Qd7, sigue 14. h3!, 8xf3; 15. gf! y
el 'condenado" peón e5 es invul-
nerable. porque tras su captura
con cualquier caballo 16. f41. gana
pieza. En caso contrario las blan-
cas refuerzan el peón e5 con su
vecino. obteniendo clara ventaja.
14. h3!. Ahora vamos directos a
la 17Ppartida del match. Pero en
la 15' partida, donde se dio por'
vez primera la novedad 12. e5,
jugué aqui 14. Qb5, y después de
14. ..., Hb8!; 15. fixc7, e6!. las
negras consiguieron igualar com-
Aquí se encuentran muchas juga- pletamente. Efectivamente, la
das: 12. # ~ d 6 , 12. 13b5, 12. d5, amenaza de cercar el caballo me-
12. h3.12.0-0. Recuerdo que en la diante 16. . m - t a6, fuerza a las
celebre partida Botvinnik-Fischer blancas a perder tiempo. 16-
(Varna, 1962), después de 12. h3, 9b5; Y el caballo negro c8 Pasa
kxf3; 13. gf, ~ f d 8 14.; d5, 3e5; rápidamente a una posición có-
15, ab5, t f 6 ; '16. f4, Qed7; 17. moda. La partida terminó de la
e5, Fischer asestó a Botvinnik siguiente manera: 16. ..., 98e7;
una sorpresa desagradable, 17. 17. Bdzf be; 18- cbt ab; 19- 895.
..., @xf4!. Después de errores af5;20. b3, he; 21- 8f6. 8xf3;
mutuos este cautivador encuen- 22. 8xf3, Gxe5 (sólo ahora las
tro finalizó en tablas. Pero resulta negras recuperan el peón), 239
que las blancas tienen a su dispo- axe5, Axe5; 24- 0-0. gfd8; 25-
sición una jugada interesante, E f d l . xxd2; 26. Exd2. xc8; 27-
que aun no se había dado en la 93,Bcl+; 28. @g2,@f8; 29.8e4.
practica. Se encuentra dos veces @e7. Tablas.
en el match-revancha con Kaspa- 14...., 8 x f 3. En caso de 14.....
rov. por eso he decidido recor- 8e6, es desagradable el ataque
darla. 15. 995,9xe5; 16. Qxe6, fe; 17.
Kar~ov-Kasparov (Leningrado, f 4.
1986). 12. 0 5 . A primera vista, 15. Pxf3, Oxe5. Después de 15.
una decisión paradójica. Las blan- ..., Oxe5; 16. bxb7, Ib8; 17. c6,
cas no solo debilitan sin remedio Oc4; 18. Hd7, Oxb2, las blancas
106
pueden elegir entre dos posibili- Pxe51; 29. tlxe5, ab; 30. Hel,
dades desagradables, 19. Qd5 y Oc3, y el peón 'bmde forma ines-
19. SCib5. perada ofrece la victoria a las
16. &xc6!, bc; 17. Ad4, 8 f 4 ; negras. Pero no es difícil advertir
18. 0-0. Merece atención 18. la trampa.
3e2. En la partida Rummele-Brun- 28. 8 g 3 , Oc3; 29. Q x c 3 ,
ner (torneo por correspondencia, 8xc3; 30. c6, 8d4; 31. Hb7.
1988). siguió 18. ..., e5; 19. 2x3, Las negras abandonaron, debido
f6; 20. 9d7, Pf7; 21. Pd8+, Bg7 a la inevitable c6-c7.
(también después de 21. ..., Gf8;
22. 3xf8+, Bxf8; 23. b x f 4 , ef;
24.Oxf6, las blancas tienen clara
ventaja). 22. Oxf4. ef; 23. @e2, Las alternativas son 9. ..., c5 y 9.
con una posición ganada. Es más ..., 8 x f 3.
precisa, en opinión de Rumrnele.
18. ..., Lh6; 19. Ac3, Xb8; 20. 10. Edl, ac6
Cd7, kg7; 21. 8 x g 7 (es intere-
sante 21. Qd4!), 21. ..., @ x g 7 ; 22. Se encuentra 10. ..., e6 y 10. ...,
b3, Zb5; 23. 0-0,B x c ~24. ; Ecl, e5; 11. de, Q8d7, con juego agu-
=xcl+; 25. B x c l , 9d6; 26.Zxc7, do; con el ataque 10. ..., Qc6, las
con una mínima ventaja blanca. negras provocan el avance d4-
18. ..., a57. Como demostró la d5.
partida Karpov-Timman (Tilburg,
7986), es correcta 18. ..., e5; 19.
Le3, bxe3; 20. fe, ae7, con ple-
na igualdad. Asi transcurrió esa
partida: 21. Bd7, Qf5; 22. Pxc7,
Zfc8!; 23. Ed7, Ed8; 24. E f d l , Como demostró la partida, no es
Zxd7; 25. E x d J , 9xe3; 26. gc7, tan conveniente 13. ..., 8 h 3 , por
Zb8; 27. b3, Érd8!; 28. Oe4, Hd4; 14. ggl!, y el alfil negro debe
29. af6+, Bg7; 30. Hxc6, Rd2; retirarse.
31. g4, 9c2; 32. 83f l,Gd4; 33.
Ca6, Qf3. Tablas.
19. Z f e l , a4; 20. Be4, 8h6;
21. 6e5, a3; 22. b3, aa7; 23. No es peligroso para las negras
Zd7, Ocl; 24. Exc7, 8b2; 25. 14. Bb5 y 14. f4, pero de la
%4!. Se ha restablecido la igual- jugada 14. Pgl, hablaremos un
dad material, y las amenazas poco mas adelante.
blancas van en aumento. 25. ...,
3 b 5 ; 26. g x c 6 , 3fd8; 27.
E
,b6!, 3 5 . Pensado con astucia:
si 28. 3 x b 2 , entonces 28. ..., (Ver diagrama)
partida Uhlmann-Kozma, Zin-
n o w i t z , 1967, siguió 17. f4,
2xe2; 18. @xe2, y ahora 18. ...,
-?d6!, trajo la igualdad), 17. ...,
Axd41; 18. Qxd4, Gb6; 19.
Bb5, @d6. Las posibilidades son
iguales.
Debemos advertir que el cambio
en d4 Jo propuso M. Euwe. En el
lejano encuentro Smyslov-Bo-
tvinnik (match-revancha por el
campeonato mundial, 1958). se
jugó 17. ..., Qd6, y las blancas
consiguieron una ventaja nota-
ble.
Por regla general, en esta situa-
ción se juega 14. .... Bc8, defen-
diendo el peón b7, pero aquí esto
no es obligado, porque en caso También se podía tomar el otro
de 15. a5, Gc8; 16. B$xb7,, 9d6; peón. a4, pero después de 15. ..-,
17. Bc6, bh3!. las negras consi- 8xc3+; 16. bc, dxa4; 17. t x a 4 ,
guen buen juego. 9xa4; 18. @d2. las blancas tienen
una iniciativa suficiente por el
peón.

Una idea interesante. Se conside-


ra que no se debe dejar llegar a la
dama a h3. Por eso la maniobra
de torre a gl se realiza una juga- Está clara la idea blanca: han ale-
da antes, para en caso de 14. jado a la dama blanca de su cam-
Egl, €!Id7 (14. ..., Bc8), respon- po, y ahora cuentan con aprove-
der 15. Xg3. Por el contrario. en char su incómoda posición para
esta partida las blancas 'invitan' crear un ataque al flanco de rey.
a la dama negra a h3. y después
incluso a h2. Como resultado sur-
gen intrincadas complicaciones,
que, en lo que a mí respecta. También es posible la aguda va-
hacian m u y atractivo este en- riante 17. ..., 8xc3+; 18. bc,
cuentro. Bxe2; 19. @?xe2,8h5+; 20. Pd3,
Hasta ahora se había jugado aquí Zab8; 21. Ebl, Qd7; 22. B d l .
15. h4, por ejemplo: 15. ....a5;
16. Gb5, Qc8; 17. 8 d 4 (en la
Es necesario jugar con energía. Si
18. ..., Bh3, entonces 19. f 5 , con
amenazas desagradables.

El plan de cerco a la dama negra


es bastante consecuente. Tras
20. Bxb7, Qf6!, las negras tienen
una posición con iniciativa.

Las negras sacrifican pieza, pero


a cambio reciben un buen numero
de peones.
De nuevo la torre ocupa la colum-
na 'g', en este caso con mayor
efecto.

Debido a la amenaza 23. Hdgl,


jugada única.
A 26. ..., Had8 (26. ..., Eac8; 27.
Bdl!), decide 27. Bd5, Exd7; 28.
I4xd7, f4; 29. Qf5, fe; 30. fe.

Ehlvest recomienda la inmediata


24. ..., gf.
Después l o s acontecimientos
pueden desarrollarse así: 2 5 . 8 ~ 5
(sin duda, al dar jaque, las negras
querían impedir esta jugada), 25.
..., f4; 26. 8 x f 8 , Xxf8; 27. X f l Formalmente en el tablero hay
(27. ghdl, e3), 27. ..., 8h6l (desde igualdad material, pero las piezas
luego, no 27. ..., fg; 28. Bxg3, con negras están 'dispuestas de una
un final ganado por las blancas), forma muy pasiva y no consi-
28. Ehl, 897, y las blancas no guen coordinar sus acciones.
pueden mejorar la disposición de
sus piezas.
34. b3, b5 37. Rxa7, b e 8
38. @a3, 8 c 3
No ayuda 34. ..., &c3+; 35. We2, . 39. @c5, b4
8b4; 36. Bxe4, 8 c 5 ; 37. Bd5!. 40. z e 7 , Bc8
41. Bd5.
35. @e2, 8 c 3
36. Be7, 8 a 5 Las negras abandonaron.
Partida 17
M. Gurevích - G. Kasparov
Moscú, 1988

1. d4,afS No se si fue a causa del empleo


2. c4, g6 de la variante en nuestros tor-
3. 9 c 3 , d5 neos, pero lo cierto es que su
4. Of3, Qg7 popularidad aumentó sensible-
5. S b 3 , dc4 mente, produciéndose un buen
6. B x c 4 , 0-0 número de partidas que enrique-
7. e4, Ga6 cieron sensiblemente la teoría de
esta variante. En los comentarios
a las partidas escogidas ofrezco
los ejemplos prácticos más inte-
resantes, incluyendo las tres par-
tidas mencionadas en los torneos
por el campeonato mundial.
En la posición del diagrama Gure-
vich desarrolló el alfil por e2.
Además de esta continuación,
jse encuentran nueve más! Están
en vigor las jugadas 8. @a4, 8.
b4, 8.8e3,8.h3,8.e5,8.Bbl,8.
8 d 3 . Son mas raras 8. @b3, 8.
895 y 8. kf4. Por otra parte, a
menudo, todo se reduce a una
transposición de jugadas; el alfil
Esta variante, que introdujo en la se saca un poco más tarde por
práctica V. Ragozin ya en los e2. Ofrezco un ejemplo reciente
años 30, se encuentra tres veces d e cada una de las jugadas men-
en mis encuentros con Kasparov. cionadas en ultimo lugar.
La 19' partida del match-revan- G. Georgadze-Tukmakov (Odes-
cha terminó con una bella victoria sa, 1989). 8. Bb3, c5; 9. d5,
de las blancas, pero en Sevilla BslbG!. En la continuaci6n habitual
(151 y 21° partidas) Kasparov 9. ..., e6, el cambio de damas da a
consiguió buen juego, y ambos las negras un juego cómodo. 1o.
, encuentros terminaron en tablas. I x b 6 . Tal vez no valga la pena
apresurarse con el cambio (exige 15.8xb5, Sxb5; 16. Be2, Bxb2;
una comprobación práctica 10. 17. 0-0, Qb4, las negras tienen
&4, o 10. es). 10. ..., ab; 11. una compensación excelente por
9 ~ 4 ,436; 12. de, 6 x e 6 ; 13. la mínima pérdida de material. Sin
&xe6, fe; 14. 0-0, Qb4; 15. embargo, enrocándose largo, el
h3, Bd7; 16. 1 , ac2; 17. gran maestro inglés cae bajo un
g b í , Qd4; 18. Q e l . Es mejor fuerte ataque.
18. Qb5, e5; 19. a3, con juego 13. ....
C3g4!; 14. Bb3 (14.2g3,
confuso. Ahora las negras se Bd7!), 14. c4; 15. Bxc4. ...,
apoderan de la iniciativa y rápida- 2d7; 16. a4, gfc8; 17. B b l .
mente consiguen una posición 3 c 5 ; 18. S a 3 , Bxa4!; 19. b3,
ganada. 18. ..., Qe5; 19. a4, Bxb5!. Las blancas abandona-
Ead8; 20. 995, Hd7; 21. 8h4, ron, después de 20. ba, &xc4+;
h6; 22. b 3 , g5; 23. 8 g 3 , 21. B c l , 8b2+; 22. l x b 2 , ?1d3+,
Qec6!; 24. B f l , Gfd8; 25. sufren grandes perdidas de ma-
Qe2, Qxe2; 26. B x e 2 , Cid4+; terial.
27. Bf1,b51; 28. ab, Qxb5; 29. Eingorn-H. Ofafsson (Reykjawik,
gxd7, Exd7; 30. e5. ac3; 31. 1990). 8. 8 f 4 . c5; 9. dc, @a5 (a
Zb2, b5!; 32. Bc2, b4; 33. menudo se encuentra 9. ..., 8e6),
1 Zd2; 34. a c4; 35. 10. e5, Gfd7; 11. a3, S x c 5 .
a f 3 , 8d8. Las blancas abando- J
naron.
Ffear-Ftacnik (Belgrado, 1989). 8. I ;k . XSt
8 9 5 , h6; 9. 8h4, c5; 10. d5,
b5!; 11. Qxb5. En la 'Enciclope- f bt 4 ' sP k ' f
dia de aperturas de ajedrez" se
ofrece la variante 11. Bxb5,
4 .A
-
xb8; 12. be2, XxbZ!; 13. Bxb2,
bxe4; 14. ÉScl, Ba5, con ventaja
- e. "6' , L . t,

negra; en caso de 15.8xe7, He8; E? a,. .Lb:


:@ .. .
;
*! 8: I. . .. -
16. d6, Q x d 6 ; 17. d d 2 , Exe7+;
18. Pe2, es muy fuerte 18. ...,
I '4
.
.. . - -. ..
. ;

8xc3; 19. Sxc3, @b5!; 20. a g l , &: .


- ñ::
-. ..-.
4

i&;. -& &


Qb4; 21. @f 1, HxeZ!; 2 1. Qxe2, p: ,",-! @;A
.I+ 1, + ...-., -
::L=g
8 a 6 , y a pesar de que las blancas - e;
"
.:b.

- . 5?J
6
tienen dos calidades de ventaja,
el ataque negro es irnparable. Acerca de esta posición se sus-
11. .... Sa5+; 12. Qd2, Zb8. La citó hace poco un pequeno deba-
teoría recomienda 12. ..., Bxe4, t e teórico, librado en tres en-
pero la jugada de torre es más cuentros... En la partida Eingorn-
precisa. 13. 0-0-0. Después de Gavrikov (Tallin, 1989) las bian-
13.993.axe4; 14. í x e 4 , Pxb5; cas jugaron 12. Qd5, y después
de la desafortunada respuesta 14. 8xd3. Bxd3, con una fuerte
12. .... Ee8. pronto llegaron a iniciativa negra. Toda esta va-
una posición ganada. 13. g d l , riante se encuentra en las mono-
h6; 14. h3, g5; 15. Bxc5!. g r a f í a ~de apertura. En la partida
3dxc5; 16. 8e3, etc... Más tar- G u r e v i c h - G a v r i k o v (Moscú,
de en la partida Piket-lvanchuk 1990). siguió 11. c6, Hxc6, y
(Tilburg, 1989) las negras em- ahora 12. Bxb7, pero después
plearon la novedad 12. ..., Qb6 y de 12. ..., Pxc31; 13. S a 6 ,
tomaron la iniciativa, 13. Bxc5, Qxe4; 14. 0-0, Pc7; 15. 8f4,
Qxc5; 14. a x e 7 + , Bh8; 15. Qd6!; 1 6 . 8 e 5 , Bb8; 17.8xg7,
E c l , ae6!; 16. 8 6 3 , 8d7; 17. Pxg7; 18. b3, Bb4; 19. Hadl.
8 0 2 , €Zae8!; 18. 8xb6, ab; 19. Bf5; 20. E f e l , Eb8; 21. 8f1,
ad5, 8 c 6 ; 20. E d l , f6!, y las gb6, el juego se igualó.
negras tienen clara ventaja.
12. Be4. En esta ocasión el mis-
mo Eingorn cambia el diseño del
juego. 12. ...,Qb6; 13. Pe3.
Sc7; 14. gel, 8 f 5 ; 15. Bh4, También vale la pena mencionar
gac8; 16. 8 x a 6 , ba; 17. 0-0, el ataque 10. 8 9 5 .
Bb7; 18. Qd4, Qc4; 19. 8 h 6 ,
8xh6; 20. Bxh6, Qx85; 21.
E f e í , f6; 22. b4, Efd8; 23.
5 , gf; 24. P x e 5 . %xc3; 25.
%c5 (pero no 25. Cxf5. Be4; 26.
Qc5. B c ~ ! )25.
, ..., Zxa3. Las
posibilidades de ambos bandos
son iguales. 26. P x f 5 , bad3; 27.
Pg5+, fg; 28. Bxg5+, @f8; 29.
Bf5+, @e8; 30. @M+,@f8;
31. Bf5+. Tablas.

A 9. e5 sigue 9. .... Qg4; 10.h3,


cd; 11. hg, dc; 12. bc, b a 5 , con 10. ..., ed. Más fuerte que 10. ...,
buen juego para las negras. No da h6; 1 1.8xf6, Bxf6; 12. e5, Bd8;
nada 9. dc, 8 e 6 ; 10. 8b5, Hc81; 13. de!, o 10. ..., Bb6; 1 t. 8 x f 6 ,
11. Bxb7, Qxc5; 12. Bxa7.*Pc7; 8xf6; 12. e5, 8g7; 13. 0-0, y
13. e a 3 (en caso de 13. Ba5. como ha demostrado la práctica,
a c x e 4 , no es posible 14. Qxe4, las posibilidades blancas son me-
por 14. ..., Xxcl+!), 13. ..., fid3+; jores.
11. Qxd5. Ahora las negras tie-
nen dos caminos, 11.
...,
11. Ba5+.
..., Ae6, y x
d ' .. ~..
F.;. 91 -A
. .2 .i
";~eE.7
..-.
.d

. .
,
. . 1 .--:
-:

~
.

Beliavsky-Kasparov (Beifort, .

1988). 11. ..., Qe6; 12. 0-0-0,


B. 4 1;::
-& + -
,*
Axd5; 13. Z x d 5 , Bb6; 14. C

Sxf6, B x f 6 ; 15. 65, $if5!. - . .e.-, ->


'A -: .. .. ,
. - ...- -. .
En la partida Flear-Korchnoi (Lu- :
.
m:,.
t . .
gano, 1988) después de 15. ...,
.
!; :'- 4
6r T;.
. :.
'
. ,
<

-4
.
#.-a

Be7; 16. Ehdl, Zad8; 17. Cxd8, f .:.':


- . .,
; i
. . S.. -&;',F.

a;B.
!km
Sxd8; 18. Hxd8+, l x d 8 ; 19. e6, .
las blancas parece que obtuvie-
ron mejores posibilidades, aun-
.
L,r. . .;
'

... ' T-.t..


?+ j!&
"
.+.
,@
Q Ffs
- . . ..
que su iniciativa poco a poco fue
neutralizada.
16. Ad3, Bc81; 17. Zdl. Permi- Después de 11. ..., b5; 12. @xb5!,
te al adversario desarrollar un Zb8; 13. @a4, Sb4; 14. Bdl!, las
ataque peligroso. Era correcta negras no tienen compensación
17. Ed6, con juego complejo. por el peón.
17...., b5!; 18. e h 4 , Qb4; 19. Es interesante 11. b6; el ca- ...,
6xg6, fg; 20. Pd7, Se8!; 21. ballo a6 se libera enseguida de la
Ze7, 8h6+!; 22. Wbl, Xd8; 23. superflua función de defender el
Ed6, Bc6; 24. a3, Xxd6; 25. peón c5.
ed, Sxd6; 26. ab, cb; 27. En la partida Tukmakov-Chibur-
Be4, b3. Las blancas abandona- danidze (Biel, 1988), después de
ron. 12. Hdl (12. 8g5. h61), 12. ...,
Farago-Dorfrnan (Budapest, Qb4; 13. a3, ( 1 3. Bb3,Af 5!}, 13.
1988). 11. ...,Ba5+; 12. kd2, ..., 8 a 6 ; 14. Bb3, 8 x e 2 ; 15.
Bd8; 13. Qxf6+, 8 x f 6 ; 14. e5, Qxe2, Qbd5; 16. a f 4 , c4; 17.
8g7; 15. 8 c 3 . Gutman reco- Bxc4, Bc7; 18. l!@xc7, axc7, la
mienda 15. 0-0, 8 e 6 ; 16. Sclf, posición se igualó completamen-
Bb6; 17. 8h6, con un juego algo te. Las blancas tampoco consi-
mejor para las blancas. guieron nada en el encuentro
15. ...,Qe6; 16. Bb5, %e7; 17. Naumkin-Jenkin (Moscú, 5 989),
0-0, Qc7; 78. Ba4, 8d7; 19. donde siguió 12. Qe5, Bb41; 13.
Oc2. Qc6, con posibilidades Oc6, a x c 6 ; 14. dc, 8 e 6 ; 15.
iguales. t a 4 , %da; 16. @xd4, cd; 17.
Qb5, Qd5!, y después de un
juego agudo este final termino en
paz.
Las blancas emplearon una buena
(Ver diagrama) novedad en la partida Vladimi-
rov-Fette (Groningen. 1989) '12. Karpov-Kasparov (1' 5 partida).
lEfh4!. Tres jugadas después, 12. t 3. d6, h6, (13. ..., Be41; 14. d7!),
..., Qb4; 13. 8 9 5 , 8 f 5, (también 14. h3. En la 21' partida siguió
es mala 13. ..., h6; 14. 8xh6, 14.8f4. (ver un poco más abajo).
kxh6; 15. E x h 6 , 3bxd5; 16. También es interesante la pro-
-
4ad1, B e 7 ; 17. Zxd5!), 14. puesta de Gutman 14. a3!, Qd7
Z a d l , las negras ya están mal. (14...., ae4; 15. 8e3!), 15. @a2!,
Vladimirov ofrece otra variante, Qb6; 16. 8e3!, Be6; 17. B b l . La
también favorable al blanco: 12. dama escapa de la persecución, y
..., fixd5; 13. Oxd5 (o 13. A@!), el peón 'd' continúa encadenando
13. ..., Qxd5; 14. 695, h6; 15. las piezas enemigas.
k f 3 , hg; 16. Bxg5. 14. ==,. Qb4; 15. 8 f 4 , Qd7; 16.
Zd2, a6; 17. Bb3, b5; 18.
S d l , c4; 19. a4!, Qc5; 20. ab,
abd3; 21. 8xd3, axd3; 22.
Está de moda el desarrollo del 9xd3!. cd. Es necesario que el
alfil a e3, si bien es cierto con el alfil f 5 permanezca en su puesto,
alfil negro en f5 (11. .... Pf5, en para apoyar al peón 'da; es más
lugar de 11. ...,Ze8). al que se floja 22. ..., 8 x d 3 ; 23. Hxa6,
consagra la P a r t i d a 19. Después Zxa6; 24. ba, Ba5; 25. @a4!,
de 12. E d l , con el objetivo de Bxa4; 26. Qxa4.
preparar rápidamente el avance 23. 6d5!, ab!; 24. Qe7+, @h7;
del peón 'd', 12. ..., 8 f 5 , surge 25. Hxa8. B x a 8 ; 26. Oxf5, gf;
una posición que se encuentra 27. Bxd3, Be4; 28. Sxb5,
dos veces en el match de Sevilla. Za8; 29. 8d2, Ed8; 30. Bc5,
Aquí es conveniente recordar Be6; 31. Bf4, 8xb2; 32. 41h4,
estos encuentros. 8 f 6 ; 33. B x f 5 + , Bxf5; 34.
Qxf5. h5!; 35. 94. hg; 36. hg,
Sg6; 37. po1g2. 8b2; 38. Ge7+.
Bf6; 39. ac6, Bd7; 40. ob8,
Zd8; 41. 67, Be6; 42. @f3,
Ba3. Tablas.
Karpov-Kasparov (21' partida).
14. 8 f 4 , 6d7!. Mas precisa que
14. ..., Bh5; 15.8e3, el alfil blanco
empuja al caballo enemigo al bor-
de del tablero, y él mismo se
encuentra más cómodo en e3.
15. Hd2. A una transposición de
jugadas llevaba 15. Bb3, fib4
(15. ..., 6 x c 3 ; 16.LxaG!), 16. Bc4.
Bf6!; 17. Sd2.
15. ...,
9b4; 16. Bb3, 8 8 6 . Es negras tuvieron un final ganado.
peor 16. ..., a6; 17. a3, Qc6; 18. 19. ..., i d 3 ! . La aparición del
Qd51. caballo en d3 revoluciona un poco
17. 8 c 4 , Qb6; 18. 8 x e 6 , el campo blanco. Es evidente que
Hxe6. su captura pierde por los calzo-
- - - -- nes 20. ..., c4!.
20. 8 9 3 , c4; 21. Bc2, Ec8; 22.
Zadl, Bd7. No pasaba 22. ...,
Qxb2; 23. t x b 2 , Qa4; 24. 3xa4!,
8xb2; 25. Exb2, 8 a 5 ; 26. Xb4.
23. h4, f5. Por lo visto era más
precisa 23. ..., Xc6, o 23...., Xc5,
y el sacrificio de calidad en 63 no
alcanza su objetivo; las blancas
tendrían que jugar 24. B b l , y
después 25. 3 e t .
24. Sxd3, cd; 25. Bxd3, Qc4;
26. Bd5, 3b6. Por \o visto a
Kasparov no le gustaba la debili-
dad de su rey, y decidió no
arriesgarse. Mientras tanto des-
19. a37. Una jugada desafortu- pués de 26. ..., Sh7!, las negras
nada. También es mala 19. Qb5, mantenían mejores posibilida-
Ee4!; 20. 8e3, 3c4; 21. Axc5, des. Parece que no hay diferencia
SIa6!, y las negras ganan calidad. en la retirada del rey, a h8 o h7.
A un juego de doble filo llevaba Sin embargo es apreciable. En
19. 993, Qd3; 20. 3b5 (o 20. caso de 26. ..., @ha; I26...., Qxb2;
Qd5, c4; 21. Bb5, Qxd5; 22. 27. del, Ece8; 28. Exe6, xxe6
Bxd5, 3xb2; 23. Bxb7, c3; 24. (28. ..., ?!!xe6?; 29. d7!), 29. Qb5,
Hc2), 20. ..., c4; 21. Ba3. En una Wh7; 30. Qe5!, 8xe5; 31. 8xe5,
sesión de simultáneas con reloj, Qc4; 32. f4!, a6; 33. Qd4, con
contra seis- fuertes juveniles ventaja blanca], 27. Qb5, Qxb2;
americanos (Nueva York, 1988), 28. Zbl, Qa4; 29.41~7,Exc7; 30.
Kasparov cayó, de nuevo, en dc, Bxd5; 31. c8S+, Bh7; 32.
esta posición, pero en respuesta Zxb7, las blancas tienen posibili-
a 19. Pg3, en la partida contra dades de victoria. Con el rey en
Rao en vez del salto del caballo a h7 el peón 'c" corona sin jaque, y
d3 eligió la aguda 19. .... 81d7; 20. toda esta variante no vale.
a3. 2x6; 21. 19b5?!. Z C ~ ! 22. ; 27. %d3. Más precisa que 27.
gadl?, (es más fuerte 22. ad5), Bb3, @f7!; 28. Qd5 (28. @h2, f4),
22. ..., 8 ~ ~ 23. 3 ;bc, ie51; 24. 28. ..., Zd8, con mejores posibili-
; g f , fixd7, y las
b x d 7 . 3 ~ f 3 + 25. dades para las negras.
27. ..., Qc4; 28. %d5, Gb6. %f3, y las negras perecen), 18.
Tablas. Pedl, he!; 19. Bf3, Qh5!, con
excelente juego para las negras,
por ejemplo: 20. IBd5, Xe8!; 21.
l x d 3 . P x e 2 ; 22. Qe5, 8xe5; 23.
Aquí también es posible 12. ..., Axe5, Zxe5!; 24. Bxe5, 8xd3.
b6, que se encuentra en la parti- Las blancas tomaron la decisión
da Annageldiev-Abrakov (Uzh- correcta, devolver la calidad. 17.
gorod, 1988). Siguió 13. d6, (no Qc3, 8 x f 1; 18. Exf 1, Ee8; 19.
da nada 13. a3, Qc7; 14. d6, Qe6, h3, h6; 20. Qf3, %f5. Surgió
pero vale la pena probar 13. una posición compleja con posi-
Z f d l , Qb4; 14. Bb3, 8 f 5 ; 15. bilidades mutuas.
...,
i a c l ) , 13. Qb4; 14. Qg5,
2 d 7 ; 15. 3b3.
Se encuentra 13. ..., Bb6, y des-
pués 14. Bb5, o 14. Qh4, con
posibilidades recíprocas. Parece
ser más débil 13. ..., 367. En la
partida Ivanchuk-Kotronias
(Lvov, 1988), después de 14.
Bb3, Qb4; 15. Zd2, 366; 16.
8 b 5 , 8d7; 17. 8 g 5 , 3 c 8 ; 18.
e c l , a5; 19. Qa4, c4; 20. Bdl,
Q x a 4 ; 21. B x a 4 , d x b 5 ; 22.
Bxb5, 3 f 5 ; 23. h4, c3; 24. bc,
Yec8; 25. c4, las negras se que-
daron en la estacada.
Antes de seguir con la partida
principal, es necesario recordar la
La posición parece desagradable tercera partida del match-revan-
para las negras; después de 15. cha, en la que utilictS una prepara-
..., Aa6; 1 6 . 8 x a 6 , 3xa6, el caba- ción casera.
llo se retira de nuevo a a6. Sin Karpov-Kasparov (Leningrado,
embargo, el maestro moscovita 1986). 14. Qb5!.
encontró una potente reacción... (Ver diagrama)
15. ...,Z x e Z ! . Las negras entre- El principal conflicto estratégico
gan la calidad, pero reavivan sus gira alrededor del peón "d". Si las
alfiles. 16. Qxe2, 8 a 6 . Ahora es blancas consiguen aprovechar su
arriesgada para las blancas 17. energía potencial, la iniciativa les
&fel, Qd3 (pero no 17. ..., Qh5; pertenece, y si las negras consi-
18. Qg31, Qxf4; 19. He7, c4; 20. guen bloquearlo, su posición tie-
d6, Bd7; 16. 93,95; 17. 8 e 3 , h6;
18. 2 x 7 , í l x c 7 ; 19. dc, Qc6; 20.
Ad2, Sac8; 21. Bxe4, z x e 4 ; 22.
B x c 5 , Exc7; 23. 9d6, b6; 24.
Exf6, bc; 25. axc6, 2 ~ ~ 26. 6 ;
Af3, Zxe3. Tablas.
15. ..., a b 4 . No deseando verse
condenado a una defensa pasiva,
las negras se juegan todo a la
banca, sin embargo el sacrificio
no se justifica. Es posible que
valiera la pena tomar el peón, 15.
..., t x b 2 , aunque esto lleva cier-
tos riesgos. Por otra parte, las
mismas negras tiene la posibili-
ne mejores perspectivas. Al Ile- dad de sacrificar peon... Kaspá-
var el caballo a b5, me dispuse a rov pensó en esta mejora, y la
separarme del pe6n "bu, para empleó en una competición de¡
después de 14. ..., bxb2; 15. d6, Palacio de pioneros en una sesión
Bf 6; 16.8d3!, y 17. Zfe 1 , ejercer de simultáneas can reloj. Su ad-
presión en el centro. Kasparov versario fue el único maestro de
rehusa el obsequio. la competición.
14. ..., @f6!?. El gran maestro Dzhandzhgava-Kasparov (Baku,
Taimanov recomendó 14. ..., 95, 1987). 15. ..., 3ad8!. Es posible
pero después de 15. &c l,g4; 16. que por esta jugada Beliavsky
3 e 1, las blancas tienen clara ven- rehusara 15.263, jugando 15. d6.
taja posicional. Ahora merece atención para las
15. &d3. A causa de los aconte- blancas 16. E f e l , 3 x b 2 ; 17.
cimientos posteriores de la parti- &xe4,Zxe4; 18.Zxe4, &xe4; 19.
da, muchos peiisaron que la aper- @xe4, Bxb5; 20. d6. También
tura de las negras fue refutada vale la pena ensayar 16. 9 x a 7 ,
limpiamente. Pero esto rara vez Bxb2; 17. 9b5f7-3b4;18. A b l , y
sucede en ajedrez, y después del no vale 18. ..., 3xd5; 19. bxd5,
match precisamente Kasparov Pxd5; 20. Bxd5, 8 x b 5 , por 21.
volvió a esta variante. Así las ae51.
blancas en la partida Beliavsky- El joven ajedrecista respondió
Kasparov (Moscú, 19871, fueron 16. Zdel, y después de 16. ....
las primeras en desviarse del ca- @xb2; 17. 3c7, :Axc7; 18. 8xc7,
mino trillado, avanzando el peón Kasparov empleó un bonito ar-
'da. Las violentas escaramuzas did, 18. ..., 13d2!, librándose de
posteriores llevaron a una rápida todos sus males. En el agudo final
aniquilación de las fuerzas: 15. superó con facilidad a su joven
adversario. Así finalizó la partida: así. Sin embargo, decidí clavar el
19. Gxe8+, Exe8; 20. Q x d 2 , caballo, limitando la actividad de
B x d 2 ; 21.8xf5, gf; 22. 93,~ d 4 ; las piezas enemigas. Además
23. d6, He1 ; 24. @g2. H x f 1; 25. amenaza 20. 94. Desde luego no
B x f 1, Bxa2; 26. @b5, @g7; 27. valía 19. Z f e ? , debido a 19. ..,
Bh3, Bd5; 28. B e 8 , Sc4!: 29. B x f 2 + ; 20. 'Bhl, 9 x e l + ! ; 21.
992, 3 c 2 ; 30. í e l , @a4!; 31. Z x e l , 3 f 2 + ; 22. B g l , Lxel+, y
262,Bc6+; 32. f 3 , 8 f 6. Las blan- 23. ..., Qxd3.
cas abandonaron. 19. ..., Bb4. El error decisivo.
En lugar de 15. ..., gad8, también Después de 19. ..., 3 f 6 ; 20.
es interesante la jugada 15. ..., zxe8+, Qxe8; 21. Be3, la realiza-
Pd7, empleada en la partida Ivan- ción de la ventaja de material no
chuk-Dorfman (Lvov, 1988). EI presenta dificuitades, pero en
desarrollo de los acontecimien- caso de 19. ..., Bxa2; 20. Bb5,
tos fue muy interesante: í 6 . 8 e 5 , 120. 94 c4!), 20. ..., 6 d 8 ; 21.
Axb5; 17. g x b 5 , E x e 5 ; 18. t x b 7 , B x d 5 , las negras se man-
,3xe5, Qd6!; 19. Qg4, P f 4 ; 20. tienen. En la variante 22. B x d 5 ,
Bd7, c4; 21. 93, Qc5; 22. Bc7, Zxd5; 23. g 4 , Kasparov, comen-
CBxg4; 23. B x c 5 , B d 7 ; 24. Be2, tando la partida, indicó la aguda
2xb2; 25. %b4, c3; 26. 8 d 3 , a5; maniobra 23. ..., Gf6!.
27. g f 4 , 8a3; 28. Z f e l , Sc5; 29. 20. 9d2!.Jugando a la clavada,
3g2, b5; 30. h4, h5; 31. B f 6 , el principal motivo estratégico
8 d 8 ; 32. g x c 3 , 8b4; 33. 8 e 5 , de las blancas.
A x e í ; 34. Z x e l . El tenso tiroteo 20. ..., 2 a 4 ; 21. 9 c 4 . Forzando
táctico finalmente termina en el cambio de damas; no es tan
paz, y algunas jugadas después claro 21. a x e 4 , Zxe4; 22. Zxe4,
se acordaron las tablas. Axe4; 23. Bd2, c4, con contra-
16. Q c 7 , Qxd3; 17. Qxe8, juego.
Zxe8; 18. Bxd3!. Resulta que 21. ..., B x c 4 ; 22. 9 x c 4 , 8 c 3 .
no vale 18. ..., Qxf2, o 18. ..., Perdía en el acto 22. ..., b5; 23.
993,por el contragolpe 19. Bb5. 3d2, Qf6; 24. Zxe8+, 9 x e 8 ; 25.
18, ..., a x b 2 . Por la calidad las S e l , e t c...
negras tienen peón y un activo 23. Qd2, Axd2; 24. a x d 2 ,
juego de piezas, pero el peón 867.
pasado d5 aUn no se ha mostrado
en su completa medida... (Ver diagrama)
19. adel. La rectiiínea 19. d6, Durante la partida muchos creían
Sd8!; 20. S e 3 , h5; 21. Zb1, que las negras y a se habían 'sal-
B x a 2 ; 22. axb7, Bd5; 23. gxa7, vado" y estaban bien: ei alfil d2
3xd6; 24.8xd6, Sxd6; 25. ag5, está atacado, se amenaza Qb5.
era desagradable para las ne- Sin embargo, la calidad se puede
gras, y sin duda había que jugar devolver ...
principal, que acabó rápidamen-
te.

El plan correcto de juego, ligado


al sacrificio de calidad, lo demos-
tró Gurevich en otra partida: 17.
4 Q x d 1 ; 18. X x d 1 ,
8 x d 3 ; 19. gxd3, B b 6 ; 20.
%b3, Bf6; 21.931, Had8; 22.
495, Bd6; 23. 8 f 4 , Bf6; 24.
25. 8f4!, ab5; 26. f3!, 95. Des- a31 (Gurevich-Kotronias, Reykja-
pués de 26. ..., B x f 1; 27. W x f 1, vik, 1988). El caballo negro está
9 f 6 ; 28. Zxe8+, 3 x e 8 ; 29. 8 e 5 ! , mal situado, y la actividad de las
el peón "d" muestra, por fin, de lo piezas blancas asegura una com-
que es capaz: 29...., f6; 30. d6!, y pensación más que suficiente por
hay que entregar pieza. la calidad.
27. &xg5, 8 x f l . Tampoco es
mejor 27. ..., 2 x g 5 ; 28. c?xe8+,
8 x e 8 ; 29. h4!, ganando el caballo.
28. 'Bxfl,Od6; 29. 8 e 7 , Qc8;
30. 8 x c 5 , Zd8; 31. 3 e 5 , f6; A 18. Zxd3, es buena 18. ...,
32. X f 5 , b6; 33. Ad4, Qe7; 34. 13e2+; 19. Bhl, 3xf4.
B x f 6 , Hxd5; 35. Zg5+, Hxg5;
36. 8 x 9 5 , 3 c 6 ; 37. PBle2, @f7;
38. Bd3, @e6. Después de 38.
..., ab4+; 39. PoPc4, Qxa2; 40.
S b 3 , el caballo negro está atra-
pado. A igualdad llevaba 20. ..., S f 6 ,
39. B c 4 , 3 e 5 + ; 40. B d 4 , que se encuentra en una partida
9 c 6 + ; 41. B c 4 . Aquí se aplazó anterior. Itin-Lau (corresponden-
la partida, y las negras abandona- cia, 1975).
ron sin continuar. Después de 4 1. Resulta extraño que un ajedrecis-
..., Qe5+, lleva al objetivo tanto t a experimentado como el gran
42. EBZb5, como 42. Od4, Gc6+; maestro M. Gurevich, además
43.Be4, y los peones blancos entrenador de Kasparov, des-
son incontenibles. pués de 13 a f i o ~llegue de nuevo
Ahora regresemos a la partida a esta posición testo sucedió en
el 55 campeonato nacional). S610 28. Ebl!, @a5; 29. Rbcl , íb6;
ahora las negras hacen una nove- 30. Hgdl, Xe6; 31.Oxc5. Pexd6;
dad, y surge una posición que ya 32. Hc4. y las blancas ganan (An-
se puede valorar como favorable nageldiev-Chudinovsky. Y alta,
a estas. 1989).
La desafortunada maniobra de la
torre pronto llevará al bando de
las blancas a la catástrofe final.

Las blancas también tenían una


posición difícil en caso de 22.
Z x e l , ad5; 23. X d l , ab6; 24.
%xf7+, Wxf7; 25. Exd6, @e7,
ahora las negras consiguen incre-
mentar su superioridad de una
forma decisiva.

Después de 21. 93 (21. 095, Perdía 23. Qc2. Bd5!, y a 23. g3,
#!!es!; 22. Qf 3, Z!!f5), 21. ..., Oh5; sigue 23. .... Eb41,y a 23.9d3,23.
22. Eife 1 (22. i d 2 , Qf6; 23. Qb3, ..., 9xd3; 24. 8xd3, Hb2.
Cac81, 22. ..., Qf6; 23. Exe8+,
Zxe8; 24. Xcl, Ec8; 25. a d l .
Zb8, las negras tienen una pe-
quefia ventaja. Por lo visto, man-
tenía la igualdad 21. Qd2, Qxd5;
22. Qe4 (pero no 22. Qb3, É;ab8),
22. ..., S f 4 (22. ..., %es), 23.
Bxc5. Exe4; 24. Bxd5, a a e 8
(Kasparov). A propósito, a 21.
362, es mala para las negras 21.
..., gad8; 22. Qe4, a e 5 ; 23. f3,
$197;24. d6, Bb2; 25. E g l , @b4;
26. 1 3e2; 27. %al+. ad4; Las blancas abandonaron.
Partida 18

A. Beliavsky - V. Tukmakov
Odessa, 1989

Posición canónica de la variante.


La continuación moderna 12. ...,
Ze8, se examinó con detalle en la
partida precedente (con el orden
de jugadas 11. ..., Ee8; 12. f 4 ,
8 f 5 ) . Antes de mostrar la nove-
dad de Tukmakov en esta parti- '
da, recordemos la continuación
"clásica", que en nuestros días ha
recibido un nuevo desarrollo. EI
tema de discusión gira alrededor
de la jugada 12. .., .Bb6. Sucedió
un caso curioso en el año 1987 en
El desarrollo más 'modesto" del el campeonato de la URSS en
alfil, 12. Ae3, que, últimamente, Minsk, donde este ataque de la
se utiliza con mucha frecuencia, dama fue empleado tres veces
lo veremos en la siguiente parti- por el gran maestro V. Gavrikov,
da. uno de los grandes especialistas
de la defensa Grünfeld, con ne-
gras.
Befiavsky-Gavrikov. 13. h37.
Una novedad poco afortunada. .
13. ..., BxbZ!; 14. 94, &cZ!; t 5 .
H a c í , Qd7; 16. Qb5, 8a4!; 17.
Od6. Las negras también tienen
ventaja después de 17. E b l ,
9b6; 18. Zb2, 9 c 4 ; 19. Zbbl,
pero ahora la posición de las blan-
cas resulta critica. 17. ..., Ob6;
...,
18. d e 4 (18. @d3, 3 b 4 ) , 18.
b e 8 , etc...
Gurevich-Gavrikov. 13. Os5. L a ,
maniobra más peiigrosa para las,
negras. A 13. aa4, es posible 13. Bc3+, B x c 3 ; 19. Qxc3, con
..., Bb4, o 13. ..., Ba5. y a 13. igualdad). 18. ..., 8d7; 19. @c3,
Zadí,
- 13. ..., @xb2. 8 ~ ~20. 3 fixc3.
; Ahora, despues
13. ..., gad8 de la retirada del caballo a6 a b8 o
c7 nada amenaza a las negras. sin
embargo siguió 20. ..., PfeB?, y
21. 8xa6, lo que permitid a las
blancas obtener una gran ventaja
en el final.
15. Bh4. (es más precisa la in-
mediata 15. b3), 15. ..., ad7; 16.
8 x 9 7 , P9xg7; 17. b3, í a 5 ; '18.
Hacl, 3 f 6 . Las negras no tienen
el más mínimo problema, y des-
pués de 19. Bb5, 8d7; 20.
8 x a 6 , 8 x a 6 ; 21. Qd2, h6; 22.
Bc4, Ba5; 23. f3, l b 4 ; 24.
Qde4, 8 c 4 ; 25. bc, Qxed; 26.
Qxe4, 6 27. @f2, f5; 28.
Qc3, f4; 29.93, los adversarios
Otras posibilidades son 13. ..., acordaron tablas.
Zfe8, o 13. ..., Qe8. pero es Tras este tríptico de Gavrikov se
arriesgado tomar el peón b2, 13. llega a la conclusión de que en la
..., Bxb2; 14. Qe4, Bb6. Aquí variante con 12. ..., B b 6 las ne-
gras no tienen especiales pers-
después de 15. Qd6, o 1 5 . 8 x f 6 ,
Bxf6; 16.Zab1, la posición de las pectivas en la lucha por la íniciati-
negras es muy peligrosa. Sin em- va. Un intento de refutar esta
bargo es errdneo 15. Eabl?. opinión se produjo en la siguiente
9 b 4 ; 16. 8 x f 6 , (Ivanchuk- partída, que introdujo una apor-
Lputian, Irkutsk, 19861, y aqui, tación sustancial a la teoría.
continuando 16. ..., &xe4!; 17. Vladimirov-Popovic {Moscú,
1989). En la posición del último
b x g 7 (17. 8 x e 7 . 8xd5!), 17. ...,
a x b i ; 18. 8 x f 8 , Bxa2; 19. diagrama sigui6 14. d6!, e b 4 .
9 x c 5 , HxfB, las negras obtenían Las negras pasan el juego a un
una posición ganada. agudo final; perdía 14. ...,Bxb2,
debido a 15. Qd5.
14. a f d l , (tal vez sea más preci-
sa 14. Hadl), 14...., Hfe8. Con-15. Xadl, S x c 4 ; 16. 8 x c 4 ,
9b4. Esta partida fue comentada
tra Lputian (último ejemplo de la
seleccidn) Gavrikov jugó 14. ..., al detalle por el mismo vencedor,
Oe8; 15. Qa4, Ba5; 16. &xg7, el gran maestro S.Makarichev y
E41xg7; 17. Zacl, Qd6; 18. Bb3. por el maestro internacional N.
(es mejor imediatamente 18. Andrianov. Ofrezco algunas de
las variantes interesantes indica- 29. ab, Wg7, las negras tienen
das por ellos. Aquí las negras todas las posibilidades para man-
podian librarse de un pequeño tenerse.
susto continuando 16. ..., Qe4; 23. ..., Oxd7?. Ahora las negras
17. B x g 7 , .@xg7; 18. 9 x e 4 , no tienen ningún contrajuego. 24.
Bxe4; 19. Efe l. 8xf3; 20. gf. ab, cb; 25. Qa4. 8 f 6 ; 26. de4,
17. h3!. No es una jugada profi- a5; 27. 8 c 6 , Qe5; 28. 8b5,
Iáctica, sino los preparativos de! &b8; 29. Hd5. El peón de más de
ataque. 17. ... a6. Ahora f 7. ..., las negras en el flanco de dama
be4. llega tarde: 18. g4!, $ 3 ~ ~ 3 ;no tiene importancia, y las blan-
19. bc, 8e4; 20. 8xg7. y las blan- cas ganan este final, dando de
cas ganan. paso una lección instructiva...
18. a3, Ac6; 19. 94, Sd7. Peor 29. ..., Gf3+; 30. @g2, Qg5;
79. ..., 8e6; 20. Bxe6, fe; 21. 31. Xc4, Qe6; 32. d7, g5; 33.
Z f e l . Qxg4; 22. hg, z x f 3 ; 23. O f l , Pg7; 34. 8 c 6 . 8d8;- 35.
6x97, polxg7; 24. Be4, Cf4; 25. Ef5, b3 (resistia más 35. ..., f61,
Oxc5, Pxg4; 26.P8If 1, con una só- 36. 8d5, 9 f 4 ; 37. Ec8, k f 6 ;
lida ventaja blanca. 38. Xxf8, 2 x f 8 ; 39. kxb3,
20. dfe1, b5; 21. 8d5!. Las Ed8; 40. Qc5, Xb8; 41. ae4,
negras evitan t o d o el tiempo 8xb2; 42. Hxf7+, @g6; 43.
3c6xe5 por la peligrosa presión Bd6. Las negras abandonaron.
del adversasrio sobre el punto Regresando a la partida Beliav-
f7. Pero tampoco consiguen ex- sky-Tukmakov, hay que advertir
pulsar enseguida al alfil o cerrarle que el gran maestro de Odessa
la diagonal, 21. 8a2, c4. Las blan- no quiso entrar en la discusión
cas preparan cambiar el alfil sólo teórica respecto a la variante 12.
en el caso de que en su lugar ..., Bb6; 13. 8e5, y empleó una
ocupe una posición activa el ca- buena novedad, por l o visto, pre-
ballo. parada especialmente para el
21. ..., fixe5. A 21. ..., b4, segui- campeonato nacional...
ría 22. ab, cb; 23.8xf6,8xf6; 24.
Ga4, y 25. axc5, sin embargo es
más fuerte 21. ..., Hfe8!
22. 9 x e 5 , b4; 23. (Zlxd'l!. Tiene (Ver diagrama)
su sentido en la variante 23. ...,
%xd7; 24. Ga4, Bfd8; 25. Qxc5, De esta manera (tanto la torre f 8
Exd6; 26. bb7, Qxd5; 27. a x d 8 , como la dama d 8 aun están inmó-
Hxd8; 28. Pd3, Bxb2; 29. ab, y viles), Tukmakov consigue atraer
después Hedl, ganando. Por otra a su adversario a un turbulento
parte. después de 24. .... 9xd5; combate.
25.Zxd5. Efd8; 2 6 . 6 ~ ~ Exde;5,
27. Hxd6, axd6; 28. &8+, k f 8 ;
51xd5; 18. 893, 8b2; 19. Ec5,
Gc3; 20. Bd2, Gxe2+; 21. @xe2,
8a3; 22. %c3, 8b4; 23. &c2. Las
posibilidades blancas son algo
mejores (Tukmakov).

El cálculo blanco 18. ...,


3 d 3 ; 19.
&xd3, 8xd3; 20. @xc5, no se
produce.

Aunque este avance se incluye


en los planes blancos, en esta Y ahora era imprescindibie 19.
situación no era del todo obliga- 8 a 4 , a6; 20. 9 d 2 . y después
do. Merecía atención 13. 8g5, o Oa4-dl. Está claro que la dama
13. C f d l , 3b6; 14. Bb3, Gb4; 15. blanca no esta en el juego.
Zd2!.

Las negras también tenian una


gran ventaja después de 20. Qc3,
Tal vez la dama debia volver a 6 x f 3 ; 21. gf, b f 6 ; 22. 8 9 3 ,
casa, 15. Bdl. S x f 3 ; 23. Qd5, Bxa3; 24. ba,
9 ~ 6 1 ;25. Ge7+, Oxe7; 26. de,
Bfe8; 27. Xd7, 8 d 4 .
Ahora después de 20. ..., h6, las
Las negras tenían muchas posibi- blancas contaban con llevar la
lidades, 15. ..., a5, 15. ..., 9d3, 15. dama a h3 (21. Sh3, 8e8!; 22. d7,
-., kd3, pero esta jugada tam- 3e7).
bién es buena.

(Ver diagrama)
Y aquí era más sólido volver con
la dama a su campo, 16. #d1, Tras esta jugada tranquila se
a6d5 (16. ..., Bxc3; 17. bc. fixa2; pone de manifiesto que las pie-
1 8 . 2 ~ 23, a 4 ; 19. Bd21, 17.4xd5 zas blancas son inestabtes.
peones de más, sino mejor posi-
ción, porque el peón "dano repre-
senta ninguna amenaza.

También se podía jugar tranqui-


lamente 27. ..., 94.

Era más sencilla 30. ..., a5.

En caso de sacrificio de pieza, 21.


a x c 5 , bc; 22. Exc5, decide 22. ...,
Bb7!, ya que no vale 23. Hxd5,
Qxd5; 24. Bf3, por 24. ..., @b4!. Pierde enseguida; el punto f7 es
invulnerable, y cae el peón d6.
Resistía más 34. h4.

Las negras no sólo tienen dos Las blancas abandonaron


Partida 19

E. Bareev - S. Lputian
Lvav 1990

Las jugadas 12. 8 f 4 , y 12. E d I ,


se examinaron a fondo en la Par-
t i d a 17. fxaminemos algunos ejemplos
Y también se encuentra de vez interesantes.
en cuando 12. 895. Farago-Kozul (Montpellíer, 1989).
~ n el ' lejano encuentro Brinck- 13...., bb6. En una partida ante-
Claussen - Jakobsen (Dinamarca, rior, Ree-De Boer (Amsterdarn,
1970), después de 12. 8g5, h6; 19831, después de 13. --,ae4;
1 3 . 8 x f 6 , Bxf6; 14. g a d l , filad8; 14. axe4, Pxe4; 15. 1 Cbb4;
15. 863, Efe8; 16. 8 x f 5 , étxf5, 16. a3, ac2; 17. &g5, f6; 18.
las blancas sólo lograron una mi- S x c 2 , fg; 19. 8 d 3 , Ef4; 20.
nirna ventaja. 5 , 21. Se3, las blancas
1 9 ~ ~ g4;
obtuvieron clara ventaja. Es me-
jor 15. ..., Bb6; 16. b3, gee8; 17.
Qd2, Qb4; 18. a c 4 , con una míni-
(Ver diagrama) ma ventaja blanca.
14. b3, Gxe3!?. A juego confu-
...,
s o lleva 14. @b4. En la partida
Ree-Chandler (Helsinki, 1984),
Sirve de alternativa 13. Xadl. después de 14. ..., 694; 15. 862,
Had8; 16. P f e l . Ob4; 17. Qa4. x x d l , Zxe3!; 27. fe, @xe3+; 28.
@d6; 18. 8f4!, @fe; 19. 8 ~ 7 , Ohl, Qc5; 29. Bxa7, eOh7; 30.
Bd7; 20. de, las negras se encon- Hf l . @e2; 31. Hf7, @el+, con
traron en una posición difícil. tablas.
También están peor en caso de 23. &xe6+, Bxe6; 24. B x c 8 + ,
14. ..., 9e4; 15. Gxe4, nxe4; 16. S x c 8 ; 25. Exd8+, B x d 8 ; 26.
Sb5. Hxd8+, Pf7; 27. b3, Ob4; 28.
15. fe. 4 16. a a 4 , Bd6. La a4. kc6; 29. 8 x a 7 , y las blan-
variante 16. ..., Ba5; 17. e4, Qe3; cas ganaron este final.
18. @d3, a x d l ; 19. ef, ac3; 20. Van der Sterren-Miralles (Lyon,
Qxc3, favorece a las blancas. 1990). 13. ..., Xc8. Las negras
17. 81f4I. Peor 17. e47, 867; 18. emplean de nuevo una novedad.
B c l , b5; 19. Qb2, ab4, con sufi- 14. h3, ab4; 15. G e l , ae4; 16.
ciente compensación por la cali- Qxe4. Era mejor 16. a3, axc3;
dad, por ejemplo: 20.Od3.8d4+; 17. bc, 9c2; 18. axc2, 8 ~ ~ -19. 2 ;
21. B h l . aa2, con ventaja negra. Sd2,&e4, con juego confuso (Mi-
f 7. ..., @xf4; 18. ef, Qb4l. ralles).
Pero no 18. ..., ae3; 19.8xa6, ba; 16. ,.., Xxe4; 17. Bb3, a5!; 18.
20. 9 c 5 . 94, 8d7; 19. H c l , a4; 20. B d l ,
19. Pd2, 9e3; 20. g c l , 9bd5; a3!; 21. ba, Qxa2; 22. 8d3,
21. 8 d 3 , Qf4; 22. 8 x f 5 , Qxf5; gxe3; 23. fe, B x c l ; 24. $!!íxcl.
23. Oc5, 8 h 6 ; 24. &el, y el c4; 25. 8 c 2 .
agudo final terminó en tablas. También después de 25. 8 e 4 ,
Kozul-Popovic (Yugoslavia, Be7; 26. 8f3, Bh6; 27. Qc2, c3,
1989). En este caso el gran maes- las negras tienen ventaja; ahora
tro yugostavo Kozul jugó con el peón "cmdecide.
blancas y se dispuso a luchar 25. .... Bg5; 26. @d2, c3; Z7.
contra la novedad 13. ..., h6. %d3, Ec5; 28. 8b3, c21, etc ...
Sigui6 14. h3, Hc8. Es peor 14.
..., Bb6; 15. b3, @b4; 16. Qa4, o
14. ..., Be4; 15. 9xe4, Hxe4; 16.
B c l , tomando en el punto de Merecía atención la inmediata f 3.
mira c5 y h6. ..., Sb6.
15. Hd2. Era más fuerte 15.
Bb31. 15. ..., 694; 16. 9xe4,
Gxe4; 17. B c l , c41; 18. Gd4,
8d7; 19. 6e6!?, fe; 20. de, También es posible 14. H f d l ,
Bxe6; 21. 8 c 4 . Be8; 22. 9 d 6 (14. ..., l b 6 ; 15. Qa4), 15.
Gfdl. 8b57. Era correcta 22. ..., F#f4, con juego complejo.
ZIxc41. Kozul ofrece la siguiente
variante: 23. B x c ~8b5; , 24.
Bb3. 8a4; 25. Bxb7, 8 x d l ; 26.
A juego igualado llevaba 15. Pero no 20. f 3, por 20. ...,8xd5!.
Cfdl, glxb3; 16. ab, Rad8; 17.
9 x e 4 , kxe4; 18. 8 x a 6 , ba; 19.
25.
El juego estaría equilibrado des-
pués de 15. Axa6, ba; 16. Cxe4,
Bxe4; 17. &xc5, Bxb3; 18. ab, Es mala 22. Bg2, t h 4 , y después
Lxb2. 8e5.

De aspecto bonito, pero ahora


Una jugada algo arriesgada, era las blancas escapan de una posi-
más segura 16. X f d l , defendien- ción delicada. Su defensa sería
do el peón central. muy difícil en caso de 22. ...,
-3e8!; 23. 8 x e 8 , (de lo contrario
sigue 23. ..., Qd6). 23. ..., Exe8;
24. f3f e ? , Bh4.

Más precisa que 28. B h l , 8d4;


2 9 . 8 ~ 6 Bg7;
, 3 0 . 8 d 5 , gf8. Aho-
ra en el tablero se produce un
final igualado.

f 6. ..., 6 x c 3 28. ...,


sxg4+
17. bc3, 8 e 4 29. fg4. Pbd8
18. c4, 3 c 7 3 O. Exd6, Exd6
19. Ba4, @f6! 31. Hdl, Exdl+
32. 8xd1, g5
Resalta la mala situación del ca- 33. Wg2, @e6
1 ballo en el borde del tablero. 34. Wf3, 8 d 4
35. @e4, 8 x f 2
20. 2f3, ... 36. h3. Tablas.
-2 - - - 7 7
Partida 20

P. Lukacs - L. Ftacnik
Stara Zagora, 1990

Sin duda el lector recordará que 96; 3. Qc3, d5; 4. a f 3 , 997; 5.


la 11' partida del match-revan- 8 f 4 , c5; 6. dc, @a5; 7. Ecl. Hasta
cha Karpov-Kasparov recibió el ahora se jugaba 7 .cd. Kasparov
'premio de bellezan compartido reacciona con precisión ante la
entre ambos adversarios. En novedad. 7. ..., dc!; 8. e3, Bxc5;
efecto, ese encuentro resultó ser 9. -tba4+, Qc6; 10. 8xc4, 0-0; 11.
uno de los más atractivos juga- 0-0, Ad7; 12. Bb5, Bxb5; 13.
dos con la Grünfeld en los últimos 2xb5, Eac8; 14. R f d l , Yfd8; 15.
años. En el t e x t o principal comen- h3, h6; 16. eoPf 1, a6; 17.8e2,6e6;
t o una partida que me recuerda a 18. Xxd8+, E x d 8 ; 19. Qe5,
ese espectacular encuentro de 9 x e 5 ; 20. 8xe5, &d2. Tablas.
Londres (como otras partidas
valiosas jugadas con esta varian-
te).
Ganar el peón, 6. 8xb8, Sxb8; 7.
!!!a4+, 847; 8. Bxa7, es muy
arriesgado, 8. ..., cd; 9. Bxd4,
0-0; 10. cd, Ba5; 11. Bd2, b5!; 12-
8d3, b4; 13. ace2, éPxd5.

En la teoría a este orden de juga- 6. ..., Ba5


das se le llama sistema con el 7. R c l , ...
desarrollo temprano del alfil de
dama blanco. (Ver diagrama)

Y aquí el ansia de ganar material


traería dificultades: 7. c d , 9xd5;
8. Bxd5, &xc3+; 9. bc, Bxc3+;
Este sistema se jugó también en 10. Be2, B x a l ; 11. 8e5, Bbf;
la primera partida del match-re- 12.8xh8, 8 e 6 ; 13. Bd3, Bxa2+,
vancha, pero tras o t r o orden de con una fuerte iniciativa negra. Y
jugadas, el avance e2-e3 se apla- después de 7. Ba4+, Bxa4; 8.
zó tres jugadas. 1. d4, af6; 2. c4, Qxa4,3e4; 9.8xb8,8d7; 10. f3,
Qxa4, el juego se equilibra. No g f d l , Pe8; 20. g7d5, Qe6, Ileva-
obstante, Kasparov también ba, en opinión de Kasparov, a
sabe encontrar nuevas ideas en ventaja negra), 16. 8 x g 7 , 99xg7;
estas posiciones tranquilas... 17. g b l , Ec7; 18. Qd4, ba6; 19.
T i m m a n - K a s p a r o v ( B e l f o r t , c6, b6; 20. f4, Qb8; 21. Eb4, Qc6;
1988). 8. .... O-O!?; 9. 3 f 3 . Ter- 22. gc4, Rac8; 23. Gb5, Hd7; 24.
minó pacíficamente el encuentro Qd4, Zdc7. Tablas.
Saiov-Korchnoi (Bruselas, 1988): 14. . 5 15. 8 x e 5 , axc5;
9. Hcl, 867; 10. 9x3, dc; 11. 16. B x g 7 , @xg7; 17. 8b3.
8 x c 4 . Oa6; 12. Qf3. 3 x c 5 ; 13. g x c 3 ; 18. 0-0. Se mantenía un
Be2, gac8; 14. 8 e 5 , a6; 15. a3, juego igualado después de 18.
aa4; 16. 9 x a 4 , 8xa4; 17. Bd4, Bd2, o 18. a d l , ahora las negras
Be4; 18. 8xg7, B x g 7 . Tablas. y a toman la iniciativa.
9. ..., ae4; 10. 8e5, Ad7; 11. 18. ..., aa6!; 19. 905, &e%; 20.
Bc3, Gxc3; 12. bc, dc; 13. 8d5, nc7; 21. Babl, ( 3 ~ 5 ;22.
8 x c 4 , Gc8; 14, 8d4. e %d8; 23. Hfcl, Edc8: 24.
g4, f6; 25. 913, b6; 26. Qd4,
(Ver diagrama) &d7; 27. f3, Gd31; 28. Bxc7.
Pxc7; 29. 1 , i f 4 ; 30. ef2.
Una mejora; en una partida ante- @f8; 31. &b3, @e7; 32. Qe2,
rior con los mismos contendien- Qxe2; 33. Bxe2, Hc3. Las ne-
tes las blancas se equivocaron al gras tienen clara ventaja en el
llevar el alfil a d5. Timman-Kaspa- final, que realizan rápidamente.
r o v (Amsterdam, 1988): 14. 34. h4, h6; 35. e5, 8b5+; 36.
8 d 5 ? , 8 c 6 ; 75. Pxc6, 23~~6;
(15. @ f 2 , f e ; 37. Hd5, € 3 ~ 5 ;38.
..., Qxc61; 16. 8x97, $1~97;17. Hxc5, bc; 39. 95. hg; O hg,
0-0-0, Od8; 18. Hd7, S f 8 ; 19. 8d3; 41. Og8. 8 f 5 ; 42. &b3,
8 e 6 ; 43. 8 c 2 , Qxa2; 44. rial he dispuesto las jugadas de la
8xg6. a5; 45. Be3. a4. Las apertura en otro orden.
blancas abandonaron.

También es interesante la jugada


12. ....
Qa6!?, empleada por vez
primera por Mecking contra Ribli
(Manila, 1976). La idea es razona-
La jugada 10. Qb5, la veremos en ble: aprovechar la debilidad del
los comentarios a la siguiente punto d3 en el campo blanco. En
partida. caso de 13. Od4, es mala 13. ...,
Bd8; f 4. 8 c 7 , gd7; 1 5 . 8 x f 7+,
Wxf7; 16. Bb3+, Be8; 17.
Qe6!, con la irresistible amenaza
La idea 9b8-a6se llevó a cabo en Bc5 y 9 x 9 7 . Es correcta 13. ...,
la partida nQ2 1. 8d7, y después de 14. Gdb5. en
la partida Farago-Gavrikov
(Amsterdam, 1987)se acordaron
tablas; en caso de 14. ..., Bac8, la
posición esta completamente
equilibrada. Otra posibilidad es
13. i a 4 , Ed8; 14. Oc5, z x d l ;
15. Gxa6, g x f l + ; 16. B x f l ,
8 f 5 ; 17. Qc5. En la partida
Schneíder-ltkis (URSS, 1987)
después de '17. ...,
b67; 18. g4!,
8 c 8 ; 19. ae6!, las blancas con-
siguieron una gran ventaja. La
novedad 17. ....Qa5!, se empleo
en la partida Mijalchishin-Ga-
vrikov (Lvov, 1987): 18. 8 c 2 ,
8 x c 2 ; 19. Hxc2, ad5; 20.
8 e 5 , 9b4; 21. Hc3, b6; 22.
8xg7, P9wg7; 23. a d 3 , Axd3;
Hay que advertir que en la parti- 24, axd3. Tablas.
da principal, Lukacs-Ftacnik, se Por fin, las blancas tienen una
empleo otro orden de jugadas, 7. tercera posibilidad, 13. Qe5,
9f3, 0-0;8. E c l , dc; 9. Pxc4, 6 x e 5 ; 14. 8 x e 5 , 8 e 6 ; 1 5 .
BIc5; 10.6b3,las, y se llegó a la Bxe6, %xe6; 16. 8d4 ( t 6 . 8 h 2 ,
posición del diagrama. Para hacer Sac8; 17. Ba4, a6; 18. Ba5, Qe4,
mas cómodo el estudio del mate- es favorable a las blancas, Sinko-
: vics-Krasenkov, Budapest, 8xg2; 26. &PxgZ, fe; 27. Bxe6+,
7988), 16. .., Zfc8; 17. t f 3 , Bh?; 28. gc7, Qf4+; 29. S f l ,
Sc6; 18. B x c 6 , Z x c 6 ; t9. Bae8; 30. d5, 4xh3; 31. Sg3,
bb5, Z x c l ; 20. g x e 1, a6, con 8 x g 3 ; 32. Bxe7+, Bxe7; 33. fg,
juego igualado (Levitt-Gulko, Qg5, aunque aquí las posibilida-
Saint John, 1988). des negras son un poco mejores.
24. ..., f l f x d l + ; 25. A x d í , Q f 4 ;
26. g3, @xh3; 27. &f3, Gd5, y
las negras ganaron.
En la 9&partida del match-revan-
cha siguió 13. Qd4, Ad7; 14.
Be2, Oxd4; 15. ed, e6; 16.
Bd2, @b6, y las posibilidades se
igualaron. Cuatro jugadas más, A juego igualado llevó la inmedia-
17. dfdl, Qc6; 18. ae3, Sa5; t a 14...., Bc5; t5.&c4,e6; 16.b4,
19. bd2, Bb6; 20. 8e3, %as, y ea3; 17. Be7+, axe7; 18. be,
se acordaron las tablas. Pe4, (Ryzhkov-Epishin, Leningra-
Un intento de mejorar el juego de do, 1986).
las blancas se llevo a cabo en la
partida Petursson-lvanchuk (Re-
ggio Emilia, 1989/90): 16. 8e5,
&c6; 17. Bfdí, Bfd8; 18. 892e3,
b d 7 ; 79. Sg5. Merece atención
la aguda 19. d5, 8xd5; 20. 8 x f 6 ,
g x f 6 ; 21. 9d5,ed; 22. @f3, 6b2;
23.Zxd5!. lvanchuk también exa-
mind 19. ...,ed; 20.Bd4, Ge8; 21.
bxg7, bxg7; 22. 8xd5, Pad8;
,: 23. Be5, f xd5; 24. P x d 5 , ñxd5;
2 5 . Qxd5, o 19. ..., 9xd5; 20.
: 8xd5. 8xd5; 21. 8 x g 7 , PBPxg7;
22. 3e4!, ge8; 23. Bf 4, @d8; 24.
bc5, tde7 (pero no 24. ..., e5?;
25. t d 2 , Bd6; 26. Gxb7, 8xb7;
27. Sxd6, Bg5; 28.f3!, kxf3; 29. En la partida principal el alfil blan-
Sd2, con ventaja blanca), 25. co de casillas negras se retiró
Qe4,Zd7, con igualdad en ambos tranquilamente a h2, una conoci-
casos. da continuación teórica. En lo que
19...., g d 8 ; 20. 9 a 4 , h6; 21. respecta a mi "ruidoso' encuen-
Bg3, l h 5 ; 22. Se3, Bh4; 23. tro con Kasparov, en 81 siguió el
Bc5, ikxe5; 24. de. Era correc- golpe inesperado 15. E3xc617,
ta 24. Dxefi, g e l ; 25. BxeG!?, Vale La pena detenerse para exa-
minar esta partida, y el estado La jugada de la dama a e l se
actual de la variante con el sacri- planeó tras la preparación de la
ficio de la calidad. partida, sin embargo más tarde
Karpov-Kasparov (Londres. 11 se descubrió que era mas fuerte
partida del match-revancha). 15. t 7. Qe7+, Bh8; 18. Efcl, ikxb3;
..., ef. Kasparov decide rehusar f 9. ab, con iniciativa blanca (19.
el sacrificio. Muchos comentaris- ..., fe; 20. Sxe3, Qd6; 21. af4).
tas mantenían que su aceptación 17. ..., Bb51. El final después de
casi llevaba a la derrota, 15. ..., 17. ..., B x e l ; 18. E x e l , 8xb2; 19.
bc; 16. Qe7+, Bh8; 17. axe5, Qe7+, Bh8; 20. 8xe6, fe; 21. ef,
8xe5; 18. Bxc6, pero aqui des- Zlxf4; 22. Xxb7, Bc3; 23. 6e2,
pués de 18. .... bd2!; 19. 8xe5+, era poco atractivo para las ne-
f6, las blancas sufren pérdida d e gras.
material. Yo m e disponía a res- 18. Qe7+, @h8; 19. 8xe6, fe;
ponder 17. Qxc6, y si 17. ..., d b 6 20. Bbl!. La dama blanca se ha
(If...., S c 5 ; 18. acxe5, Be7; 19. trasladado por una ruta inusual,
Qd4), entonces 18. Qcxe5, 8 e 6 , B d l -e2-el-b 1 e inesperadarnen-
y aquí las blancas pueden elegir te aparece en el flanco de rey
entre 19. 8 x e 6 , Bxe6; 20. b3, enemigo. 20. ....0951. La Única
con d o s peones por la calidad, respuesta: a 20. ..., %b6, sigue la
19. Qc4, 8 x c 4 ; 20. 8xc4, Bc5, sencilla 21. Pf c 1, y tras otra reti-
con juego confuso, o 19. Bc2, r a d a d e l caballo decide 21.
Axb3; 20. B x e 4 , &e6 (Gavrikov- Qxg6+. 2 1.Qh4!.
Kochiev, Tallinn, 1987).
16. Ec7, 8 e 6 . A 16. ..., fe; 17.
Bxe3, 8xb2, es fuerte 18. Qd4,
y si 17. ..., Qd6. entonces es
posible 18. Edl ,y la presión blan-
ca aumenta.
17. @el!. La natural 17. Gxb7,
8xd5; 18. Eb5, llevaba a mejor
juego para las negras tanto tras
18. Ba6; 19. 8xd5, Pae8,
..O,

como tras 18. ..., Qc3; 19. bc,


axf3; 20. gf,B x c 3 . En una parti-
da p o s t e r i o r Szilagyi-Schrnidt
(Hungría, 1986), las negras juga-
ron más fuerte: 17. .... Qd6! (qui-
tando a la torre la casilla b5), 18.
ae7+. @h8; 19. Qc6, Qc5; 20. Después de 21. Qxg5 (21. Gd4,
axe6, Bxc6, y las blancas se @e5), 21. ..., Sxg5; 22. ef, Pxf4;
quedaron sin pieza. 23. Hxb7, Pe8; 24. Bc6, 8 c 5 ; 25.
x a 7 , 8 d 4 . las negras tienen una @xb2; 31. nbl!, Bd4; 32. &4!.
peligrosa actividad. Resistía más 26. ..., Bh7, pero
21. ..., Qxh3+!?. En este agudo tambidn aquí después de 27. gh,
duelo cada uno de nosotros con- 9 f 6 (27. ..., 8e5; 28. Bc51; 27.
fía en superar al adversario. Por ....fe ; 28. Bxe6, Hf6; 29. S x e 3 ,
lo visto, por eso Kasparov no con dos peones de ventaja), 28.
hizo 21. ..., fe; después de 22. 8 9 4 (también e s buena 28.
,Ahxg6+, hg; 23.f i x g 6 + , 9998;24. @xh7+, Sxh7; 29. Hgl), las ne-
.3e7+, y o podía forzar las tablas. gras se encuentran en una posi-
22. Wh2. Desde luego, no 22. gh, cidn crítica, porque no vale la
Bg5+; 23. Qg2, f3. captura en e3, 28. ..., fe; 29. fe!,
22. ..., Sh57. Un serio error. A g x f l ; 30. f i g 6 + , @g8; 31.
tablas Hevaba 22. ..., Oxf2!; 23. %xe6+, 6f7; 32. B x f 7 + mate.
Zxf2, fe; 24. Exf8+, E x f 8 ; 25. 24. .... %e5!. Una aguda réplica,
3h3, e2; 26. Be4, Bh5!; 2 7 . 2 ~ 4 , que liquida el peligro. Ahora no es
g5; 28. Sxe6, gh. posible 25. Bxh3, está bajo ata-
23. Qexg6+. A 23. Bxh3, seguía que la torre c7 (con el caballo en
23. ..., 95. Muchos consideraron e7 la captura en c7 sería imposi-
que era más fuerte la captura con ble: 26. @h5+, 8h6; 27. @xh6+
el otro caballo, 23. b h x g 6 + , hg; mate 1.
24. Bxg6. Esta variante, como 25. Pf7. Es mala 25. Xxg7, fe+;
ahora veremos, era bastante 26. f4, Sxg7; 27. Bh5+, 91g8; 28.
desagradable para las negras. gh, Sxb2+; 29. PbPhl, Gf7!, o 26.
También se podía producir la po- 8g3, exg7; 27. 0g6+, $198; 28.
sición de la partida después de b x f 8 , Gg5!; 29. Qd7, Ed8; 30.
23. ..., hg; 24. Qxg6+, Sg8; 25. 9 e 5 , e2; 31. Be?, i l d1; 32. ad3,
Qe7+, Wh8; 26. Bg61. Qh7+; 33. Plgl, B x d 3 ; 34.
23. .... hg; 24. B x g 6 . iUna im- Bxg5+, Wf7, etc... Sin embargo
precisión que deja escapar la vic- forzaba las tablas 25. @c2: 25. ....
toria! Mientras tanto, recordan- fe+; 26. POxh3, Wg8; 27. f4, e2;
d o el comentario anterior, 24. 28. fe, ef8; 29. Exg7+. 9 1 ~ 7 ;
Qxg6+, @g8; 25. Qe7+, Wh8; 26. ...
29. í g 6 + , etc
@g6! (rehusando 26. 9g6+. con 25. ..., P x f 7 ! ; 26. f ! h f 7 . Qg51.
jaque continuo), llevaba a una cla- Después de la partida supe que la
ra ventaja blanca. Damos las inte- computadora propuso aquí 26.
resantes variantes indicadas por ..., Bb5. pero entonces 27.fig6+,
el gran maestro A. Jalifman. Wh7; 28. Qe7, Be8; 29. Bxe6,
26. ..., @e5 (a 26. ..., gf5. seguía Og5; 30.?3f5+. @h6; 3 1. Hht ! y, a
27. hg, fe; 28. Blxh5+. Hxh5; 29- pesar de la pieza de ventaja, la
ag6+, Bh7; 30. fe!), 27. @xh3, fe posición negra es indefendible.
.
( 7 . 8f6; 28. 8194!), 28. *94!, 27. ag6+. Sh7; 28. Qxe5, Qxf7;
B f 6 ; 29. Sh4+, 8h6; 30. f41, 29. b x f 7 , Bg6; 30. Qd6, fe.
La posicibn se ha simplificado, la 8xb4; 2 1 . 8 x e 5 con una peque-
tormenta se aquieta, y las negras ña ventaja blanca.
incluso disfrutan de una pequeña Gle.izerov-Vajidov (Uzhgodor,
ventaja. 1988). 16. ...,Hfe813; 17. @c4,
No obstante, tiene un carácter Gf6; t8. e4, Hac8; 19. IBc3,
simbólico. 31. 9 c 4 , ef; 32. Bxc3; 20. axf6+, 8 x f 6 ; 21.
23xf2, b5; 33. Qe3, a5; 34. Hxc3, y se acordaron tablas.
Wg3, 84; 35. Iflc2, gf8; 36. Basin-Kozlov (Naberezhnie Chel-
íBg4, 8d4; 37. Pe2, 8xe3; 38. ny, 1988). 16. ...,
Hfd8; 17. Bc4
Dxe3. Pf2; 39. b3, Hxg2+; 40. (los cambios 17. B e l , Ed7; 38.
@f3, BxaP; 41. ba. Tablas. Bxa5, Bxa5; 19. ac7, fiixb3; 20.
9xa8, B x c l ; 21. E x c l , f6, favo-
recen a las negras, Rajna-Niko-
lov, Saint John, 1988) 17. ....
A 15. ..., Qf6, es muy fuerte 16. ...,
O d l ? (es correcta 17. Of6; 18.
HxcG!, Oxd5; 17. Hd6, Qe7; 18. e4, Pac8; 19. i g 5 , Qd4; 20.
e4, con clara ventaja blanca (Pin- Qe7+, Wf8; 21. axe6+. Wxe7;
ter-Rogers (Szyrak, í986). 22. Oxd8, ZSxc4; 23. 8 x c 4 , 8h6,
Sin embargo se utiliza más la con- y las posibilidades negras no son
tinuación 15. ...,8 0 6 ; 16. Efdl. peores, Juzman-Dorfman, Lvov,
Veamos algunas partidas intere- 1988) 18. ed, 8xd5; 19. Be2,
santes de los últimos años. 8h6; 20. Xc2, 8f4; 21. 8xd5,
Sxd5; 22. fixe5, Bxe5; 23.
Pxe5, Og5; 24. Bg4, Qe6; 25.
Bh4, 95; 26. Bh6, Be4; 27.
Bf6, Bf8; 28- HcdZ, Bg6; 29.
d5. Oc5; 30. d6. Las negras
abandonaron.

Una novedad interesante. En


caso de 16. 8c4, Xad87; 17. b41,
3xb4; 18. Qe7+, Ph8; 19. Qxf5,
gf; 20. Qxe5, las blancas tienen
una gran ventaja (Vainerrnan-
Epishin, Norilsk, 19871, sin em-
bargo es bastante mejor para las
Farago-Smejkal (Baden Baden. negras 16. ..., e4!, con posibilida-
1985). 16. =...
Sh8; 17. 8 c 4 , des de tomar la iniciativa.
Hada; 18. b4, Qxb4; 19.
Qxb4, gxdl+; 20. % x d l ,
Era mas precisa 20. Qxf6+,
8xf6; 21. Bxc5, Ed5; 22. Be3.

Las negras mantenían mejores


posibilidades después de 25. ...,
Bxb2; 26. Se7, Xf8; 27. Bxa7,
Perdía 16. ...,
8e4; 17. Ec5, 8 f 3 ; Oxf3+; 28. Sg2, Pxb3.
18. Se3, 8h6; 19. ~ x h 6 ,y las
blancas tienen la iniciativa en
caso de 16. ..., 8e6; 17. 8 c 4 , y
a2-a3, o 16. ..., Qxb3; 17. ab,
8 e 6 ; 18. %al, Bc5; 19. Zfcl,
Sd6; 20. Pdl, Bb8; 21. b4, pero
llevaba a un juego agudo 16. ..., La posición se equilibra, y la par-
9xe4!?. tida se desliza hacia las tablas.

Una imprecisión. En opinión de


Ftacnik, era mejor para las blan- Una jugada precisa, era mala 30.
cas 17. H f d l , 8xe4; 18. ñc5, ..., e4?; 31. Bb8+, Pf8; 32. Ha8,
8f3; 19. Be3, .&xdl; 20. Xxa5, Hxf3+; 33. BPh4, y tambikn era
&xb3; 21. ab, Gxa5; 22. Qe7+, peligrosa 30. ..., Pf4+; 31. Bg2.
Sh8; 23.8xe5, Qc6; 24. kxg7+, Pdxb3; 32. Ea8+, Og7; 33. Bd8.
Bixg7; 25. @c3+, f6; 26. fixc6, con ataque blanco (Ftacnikl.
bc; 27. Bxc6, con un final algo
peor. 31. Ha6, 8g5
32. Bc7, Bf4+
33. Bg2, PddP
34. Bb6.
Tablas.
Partida 21

A. Beliavsky - V. Gavrikov
Moscú, 1988

1. d4, af6 En los últimos tiempos la busque-


2. c4, 96 da pasó a la jugada 12. Qf3, con
3. 4 c 3 , d5 variado éxito. Es interesante el
4. Af4, 8 9 7 desarrollo de la partida Agza-
5. e3, c5 mov-Gulko (Frunze, 1985): 12. ...,
6. dc5, Ba5 3 x c 5 (a juego agudo llevó 12. ...,
7. X c l , dc4 0-0; 13. 0-0, 9xc5; 14. 8e5,
4xe5; 15. Qxe5, f6; 16. Eal,
En la quinta partida del match- 3 e 4 , Razuvaiev-Mijalchishin,
revancha Kasparov respondió Minsk, 1985) 13.8e5,8xe5! (ter-
aquí 7. ..., Qe4. La partida es minó rápidamente un encuentro
bastante interesante, por eso entre los mismos contendientes
aprovecho la ocasión para ofre- unos meses antes en Sochi: 13.
cerla. ..., 0-0; 14.0-0, f6;15.&a1,Bd8;
K a r p o v - K a s p a r o v (Londres, 16. 8c7!, Bd7; 17. d6+, e6; 18.
1986, 5" partida). 7. ..., Qe4; 8. 064, Bf7; 19. Xa5, b6; 20. Zxc5!,
cd, 9 x c 3 ; 9. @d2, Bxa2; 10. bc; 21. Bb3, Bd7; 22. Sd31, =da;
bc. Esta variante se introdujo en 23. Be4. Las negras abandona-
la práctica después de la famosa ron). 14. Qxe5, f 6; 15. Qf3, 0-0;
partida Petrosian-Fischer (final 16. Qd4, 9e4; 17. Bb2, Gd6; 18.
del match de candidatos, 19711, 8a2, 8d7; 19. 0-0, Xac8; 20. e4!,
donde siguió 10. ..., Ba5; 11 . 8 ~ 4 , Bc5; 21. fllfel, con iniciativa
Qd7; 12.Oe2, Qe5; 13.8a2.8f5; blanca.
14.8xe5!, 8xe5; 15. ad4, Sxc5; 10. ..., Bxd2+; 11. íBxd2, Qd7;
16. Qxf5, gf; 17. 0-0. con un 12. Qb5. Después de 12. c6, bc;
peligroso ataque blanco. En ade- 13. dc, $lb6 (o 13. ..., Qf61, las
lante surgieron distintos caminos blancas no consiguen nada.
Para las negras, el más efectivo 12. ..., 0-0; 13. 8 x d 7 . Y ahora a
de ellos el propuesto por A. Mijal- 13. c6, sigue 13. ..., Qc5. Aquí las
chishin: 12. ..., 9 ~ 5 13. ; 0-0, 0-0; negras reciben la ventaja de la
14. f3. es!; 15. 893, b5; 16. 8a2, pareja de alfiles, pero, como se
@be!; 17. Whl, a5, con suficiente verá, ambos se encuentran tra-
contrajuego. bados...
13. ..., 8 x d 7 ; 14. e4, f5. Es
...,
peor 14. Zac8; 1 5 . 8 e 3 , f 5; 16.
f 3.
15. e5, e6!. Un momento impor-
tante. ¿Por qué Kasparov no jue-
ga una continuación ya probada,
15. ...,, Eac8; 16. c6 (favorece a
las negras 16. e6, 8 a 4 ; 17. c4.
Zxc5; 18. 8 e 3 , Ec7; 19. Qf3,
Efc8; 20. Wd3, b5!), 16. ..., bc; 17.
d6, ed: 18. ed, Pf6, con ventaja
negra (Schmidt-Gross, Nalec-
zow, 1984)? Resulta que a 15. ...,
Xac8, es bastante fuerte 16. c4!,
Zxc5; 17. 8e3. En la partida Sei-
r a w a n - A d o r j a n (Nueva York, Sin duda, Kasparov consideró la
1987). siguió 17. ..., a c 7 (17. .... continuación más natural 20. Gf3,
Za5; 18. f4, e6; 19. d 6 ) , 18. a f 3 , y entonces la respuesta 20. ...,
b6; 19. c5, bc; 20. 8xc5, %xc5; 8c6!, llevaba a un juego complejo
21. 8xc5, Hc8; 22. 8xa7, y las con posibilidad es^ mutuas. Pero
blancas ganaron. consegui encontrar una solución
16. c4, Xfc8. Después de 16. ..., matemática a la posición. ¡El ca-
95; 17. 8 x 9 5 , 8 x e 5 ; 18. b f 3 , ballo blanco se dirige por la única
897;19. Xb l. y &he1 , las blancas y exacta trayectoria hacia la ca-
finalizarían el desarrollo mante- silla óptima d3! Cuando haya con-
niendo una fuerte presión. seguido su objetivo, el alfil negro
17. c6!. El peón de más no se 97 quedará recluido a perpetui-
conserva, pero devolviéndolo, dad en la jaula construida por 10s
las blancas sacan el máximo pro- peones blancos d5, e6 y el alfil f4.
vecho, crean un peón pasado y A l mismo tiempo previenen la
limitan la movilidad de las torres ruptura liberadora g6-g5.
y el alfil negro de casillas blancas. 20. ..., s5; 21. f3, a4; 22.
17. ..., bc; 18. d6, c5. Ahora el Xhs l!. Sobredefensa del peón
alfil de casillas blancas disfruta e5. A la precipitada 22. af2, era
de cierta libertad, pero empieza a posible 22. ...g 5!; 23. hg, hg; 24.
ahogarse el de casillas negras. 8h2, f4; 25. Qd3.8e8; 26.8g1, y
Tal vez debía disponer la libertad la situación está bastante enma-
de los alfiles al revés, 18. ..., 95; rañada.
19.8xg5, 8 x e 5 ; 20. c5. Dcb8, Y 22. ..., a3; 23. a f 2 , a2; 24.
las negras tienen esperanzas de Od3, Ra3; 25. P a l , g5. Es insu-
contrajuego. ficiente 25....,Pb8, por 26. gecl,
19. h41, h6; 20. ah31. g5; 27. hg, hg, 28. a x c 5 (pero no
28. 8 x g 5 , Pbb3; 29. 3 x c 5 , nos resultados, en la partida Bar-
gb2+), 28. ..., Ba4; 29. Qxa4, lov-Gulko (Nueva York, 1988), las
Hxa4; 30. 8 x g 5 . 8xe5; 31. d7. blancas probaron la rara jugada
26. hg. hg; 27. Pxg5. 9. ae2. Después siguió 9. ...,
B x c 5 ; 10. Bb3, Qc6; 11. ob5,
Bh5; 12. Qc7. Aquí, después de
12. ..., @a5+; 13. Bc3, @xc3+;
14. fixc3, las negras igualaron el
juego. En el 'Informator' NQ45,
Gulko examina la jugada 12. ...,
Xb8, e indicando la variante 13.
Qxf7+, Xxf7; 14. Xxc6, ba5+;
15. Qc3, ae4; 16. Gds!, 86;
17. Hc7, valora la posicibn como
favorable a las blancas. Sin em-
bargo, más tarde M. Krasenkov
refutó esta valoración en la parti-
da contra Toth (Mazatlán, 19881,
16. ..., 9 x c 3 ; 17. a x c 3 (es más
tenaz 17. gxc3, 8xc3; 18. bc,
Ahora, después de 27. ..., Zb8 el Be6; 19. 8xb8, 8xd5; 20. Bb2,
encuentro podía terminar con un 8xg2; 21. Xgl, aunque también
estudio de tablas: 28. Af4, Cbb3; aquí las negras están mejor), 17.
29. 2xc5, Pb2+; 30. @ c l . Cxg2; ..., be; 18, 8 x b 8 (18. Bxb8,
31. &dZ, &he!; 32. kxh6, Zc3+; 8 x c 3 + ; 19. bc, @xc3+; 20. Se2,
33.98241, gd3+!; 34. Qxd3, ba4+; í c 4 + ; 21. Sf3, Be6!; 22. Be2,
35. Pc'I, Hc2+, con jaque contí- @xa2+, y las blancas están mal),
nuo. Pero hay una refutación a! 18..... e61, y debido a la amenaza
'estudio": 28. pgle2!, Xbb3; 29. 19...., Zb7, 20. ..., Hxb2, las blan-
Axc5, Xb2+; 30. Sf 1, y las blan- cas pierden el alfil b8. Pero des-
cas alcanzan la cima. pués en la partida contra Zloche-
27. ..., Wf7; 28. 8 f 4 , Hb8; 29. vsky, 17. fixe7+, Wf8; 18.
Zecl, 8c6; 30. ESc3. Has; 31. Pxc3, 8 x c 3 ; 19. bc, Bxf41; 20.
9cZ8gba8; 32. a c l . las negras ef, @xe7; 21. 0-0, 8e6; 22.
abandonaron. a e l , Bb6. y diez jugadas des-
pués las blancas abandonaron.
Poco despues Krasenkov llegó a
la conclusión de que todas estas
variantes eran superfluas, y en-
Algunos años antes, cuando en seguida se decidió por la sencilla
esta variante de la defensa Grün- 15. ..., e5, atacando al alfil y
feld las negras conseguían bue- ...,
amenazando 16. bc; 17. Bxb8,
Bxc7. Después de 16. Hxfá, 8xc3; 16. bc, @!xc4!; 17. Be2,
Pxf6; 17. Od5, ef; 18. Qxf6+, &xd2+; 18. Bxd2, ac6; 19. Be2,
sg7, la posición de las blancas es Bb4+; 20. Bd2, E!xaB, s u posi-
absolutamente desesperada. ción era desesperada.
12. ..., Ba5+; 13. Bd2, @xd2+;
14. ('Uxd2, k d 3 ; 15. Gxa8,
úd5; 16. Qc7, Hc8; 17. Q f 3 ,
axf4; 18. ef, 8b2; 19. Sd2,
Parece a c t i v a 10. 9 b 5 , p o r Oxcl+; 20. E x c l , 8e4; 21.
ejemplo: 10. ..., Bb4+; 11. Od2, Qb5, Z x c l ; 22. pkPxcl, 8xf3;
Oa6 (es más precisa 11. ..., Qe4). 23. gf, Gc6, y las negras realiza-
12. a3, Ba5; 13. b4, @d8; '14. ron su ventaja en el final (Nikov-
Oe5, c o n v e n t a j a (Juzman- Lputian, Saint John, 1988).
Tseshkovsky, Tashkent, 1987).
Sin embargo las negras tienen
una fuerte réplica, f O. ..., Pe6!.
Una idea original, el caballo se
dirige a la casilla c5, para en su
caso eliminar el alfil b3. Después
de 11. ..., Bc6; 12. h3. 8 f 5 , surge
una posición estudiada en la par-
tida precedente.
La novedad 11. ..., 9a6, la utilizó
G a v r i k o v unos meses antes,
pero en un torneo de menor pres-
-
tigio que el campeonato de la
URSS... Por eso he elegido la par-
tida Beliavsky-Gavrikov como
principal.

í 1. ac7. A juego confuso lleva


11. 8xe6, Bxb5; 12. 8 c 4 (12. Las blancas aprovechan la inde-
kb3, Ge4), 12. ..., Bxb2; 13. 0-0, fensión del punto e5 y sitúan en
pero ahora las negras toman la ella el caballo, poniendo el punto
íniciativ a. de mira en f7. A igualdad llevaba
11. ..., kxc4; 12. b3. En la parti- 12. 8 c 4 (12. a3, 894; 13. h3,
da Popchev-Lalic (Vosna, 1988), Zada!), 12. ..., Qc5; 13. a3, 8 e 6 ;
las blancas jugaron 72. Bd2, pero 14. 8 x e 6 , Qxe6; f 5 . 8 e 5 . En una
después de 12. ..., b5; 13. b3, partida posterior, Magerramov-
Bd5; 14. Bxa8, Gc3; 15. Z x c 3 , Jenkin (Podolsk, 19891, las blan- #
cas jugaron 12. t d 4 . Después
siguió 12. ..., dd8; 13. @e5,
9d5; 14. %g5, h6; 15. í h 4 , Bajo una valoración material esta
3 x f 4 ; 16. ef, e c 5 ; 17. Sc2, operación favorece a las negras,
Ae6 (pero no 17. ..., e6?; 18. b4, y pero a cambio sobre el tablero
las blancas alcanzan la cima), 18. surgen' grandes complicaciones.
f5, gf; 19. b4, Bc77. Un serio Era más tranquila 13. &c4.
error, después de 19. .... Ba6!;
20. bc, 8xc3; 21. kxf5. 8g7!; 22.
k x e 6 , Bxe6; 23. P f e l , el juego
se igualaba (Magerramov). Ahora
las blancas consiguen un fuerte
ataque. El desarrollo consecuente de la
20. bc, Axc3; 21. 8 x f 5 , 8 x f 5 ; idea de las blancas.
22. Hxc3, @g7; 23. H e l , Xd7;
24. Ece3, Had8; 25. Qe5, Zd1;
26. Bg3+, 896; 27. h4, @a5
(resistia mas 27. ..., Zxel+; 28.
Hxel, h5; 29. f4, Bxc5+; 30.
Bh2, e6; 31.9xg6, f g; 32. XxeG), Peor 17. ..., Ae6; 18. Bxc5,
28. E x d l , B x d l + ; 29. 981h2, ; tSxc5, AxaZ; 20. &es!,
$ 3 ~ ~ 519.
B x c 5 ; 30. Hf3! (30. h5?, S!Icl, y b6; 21. Xc2, 8 b 3 ; 2 2 . Z c 3 , 8 x e 5 ;
ya ganan las negras), 30. ..., 23. t x b 3 , a5; 24. f4, 897; 25.
Bh8; 31.0xg6+. fg; 32. t b 8 + . Zb6, a4; 26. Ef2, a3; 27. Za2.
Las negras abandonaron. &b2, con ventaja blanca (Ga-
vrikov).
12. m.., Qc5 18. Ec4, Bb2

...:;A
i * .E 3
E
--'
-.
. :P-
S 4
I

- -.

. ..-
. .-
s..

-
- .

* ,
-..
. -.-r
* _. .C
.

. . ..- -
. .'
.'

-
.:
.

.
- .

:.a+
-,..y.
.3
...

-.-.
- .
. ... ..
,
4 .
>

..
--
-.,J. 1
. -, . ...
-ii 1 .--='41
&
1 ' 4
I
te Lukacs-Gavrikov (Debrecen,
1988), que por fin recordamos
Las piezas negras están algo in- ahora... Las blancas retiraron la
comodas, y esto compensa la dama a otro sitio, 21. B f 3 , pero
pérdida de material de las blan- después de 2 1. ..., @e8; 22. E4c2,
cas. La posición puede conside- @b5; 23. 8 9 3 , hc6; 24. Bgd,
rarse como de doble filo con Bf5; 25. Bb4, Hd3; 26. Xc4,
iguales posibilidades, por ejem- Bd5; 27. e4, Bb5, las blancas
plo 19. %c7! (con la amenaza 20. tuvieron que rendirse.
#Bc4), 19. ..., @f8; 20. Exc8+, No obstante, la otra retirada de la
Xxc8; 21. 8 x e 6 , Hcl; 22. 94, dama lleva al mismo resultado.
llevaba a una calma completa. Parece ser que Beliavsky no co-
También era posible 19. Pg3. La nocía la partida donde se encuen-
jugada de la partida permite a las tra por vez primera la maniobra
negras soltarse al instante. Qb8-a6.

Resulta que después de 20.


Sxd7, Zd8; 21. Ba4, b5!, las ne-
gras ganan. Con el alfil en 93 a f 9.
..., 8d7, seguiría 20. Bxd7, Rd8;
21. gf4+. Si bien es cierto que en
ese caso es posible 19. ..., B f 6 , y La superioridad negra en el final
sólo a 20. X f c l , 20. ..., 8d7!. es evidente, y la realizan sin es-
peciales dificultades, aunque
necesitaron treinta jugadas más.

Perdía no sólo 20. Bxd7, sino


también 20. 8 4 ~ 2 8c6!.
,

20. ..e Xd8

Aún era más fuerte 20. ..., 8 c 6 , y


es mala 21. Exce?, bc; 22. Xxc6,
debido a 22. ..., @bl+; 23. PBlh2,
@f5.

21. Ba5, ...


Es curioso que esta posición sur-
giera también en la partida-f uen-
41. 8c3, 8d6 48. ab4, ab4;
42. @ a l , Gd4 49. Xxd6, B x d 6
43. Bbí, Ge2 50. &xb4+, @d7
44. 8b2, b5 51. @c2,af4
45. Ed2, Qf4 52. g4, a e 2
46. a3, Ge6 53. 8c5, 8b5
47. 8 c 3 , b4 54. Sd2, 9 f 4
55. We3, Be2
Lento pero seguro, las negras 56. 8b4, 8 d l .
alcanzan su objetivo. Las blancas abandonaron.
Partida 22
A. Karpov - J. Timrnan
Match final de candidatos, 2"artida
Malaysia, 1990

, El sistema con el fianchetto del El avance d7-d5. que determina la


alfil de casillas blancas (92-93, aparición de la defensa Grünfeld,
hf1-92) lo emplee contra Kaspa- se aplaza en una jugada, para
rov dos veces en el match-re- disponerse a capturar con peón
vancha y dos veces en Sevilla. en d5, en caso de cambio en el
En esas partidas tuvo lugar el centro. Otra variante popular, re-
cambio en el centro c4xd5, lacionada con 4...d5 5.cd Cxd5,
c6xd5, que ha cobrado gran po- se ofrece en la Partida 25.
pularidad en los últimos tiempos,
y por lo tanto, esta 'variante
simétrica' merece una atenci8n
especial. En e s t e libro incluyo
tres de mis partidas más recien- En otra ocasión me abstuve de
tes: dos de ellas jugadas en una cambiar en el centro, y esto fue
competición entre los dos últi- l o que pasó.
mas aspirantes a la corona, el Karpov-Georgiev (Wijk aan Zee,
match final de candidatos con J. '1988). 6. Qc3, 0-0; 7. S b 3 , e6;
Timman. En ellas jugué con blan- 8. 0-0, Qbd7; 9, 8 f 4 , (3b6?!(se
cas, pero en la tercera partida usa más la continuación 9. ..., b6),
que ofrezco ya lo hice con ne- 10. c5, Qc4; t 1 . Bc2, Qh5; 12.
gras. b3, Cxf4; 13. gf, aa3; 14.
Se añade en el inventario una Sd2, b5. A 14. ..., b6 es posible
gran cantidad de material suple- 15. Bb2, bc; 16. Bxa3, cd; 17.
mentario, y con sus comentarios i a 4 , d3; 18. D a d , de; 19. E f e l ,
se ofrece el enfoque más actual o 15.9a4, b5; 1 6 . 9 ~ 3 con , mejo-
de esta variante. res posibilidades.
15. E f e l , Hb8; 16. @ h l , a5;
17. e3, f 57. Una imprecisión, era
más sólida 17. ...,b4; 18. Ga4,
;%5; O 17. ..., S e 7 y después f6 y
e5.
18. 8 f 1, 0 6 7 (ahora 18. ..., b4,
no es tan buena: 19. 2 a 4 , Qb5;
20. Qb6, Qc7; 21. a3), 19. Pe2,
2416; 20. d g l , Sh8; 21. 993,
Be7; 22. Z a g l . Z g 8 ; 23. B c l ! ,
b4; 24. Qa4. Pg7; 25. Bfl,
Pbg8; 26. S h 3 , 8 e 8 ; 27. Qb6,
%d8; 28. Bh6, Zc7; 29. Qe5,
Hcg'l; 30. 8 d 3 , Qb5; 31.
8xb5, cb; 32. f3, 8 h 4 . No sal-
vaba 32. ..., 8e7; 33. €9bd7!,
8xd7; 34. Xxg6, 8f6; 35. Xxg7,
Hxg7; 36. Bxg7,8xg7; 37. Bf7+,
@g8; 38. @ x g 7 + , P x g 7 ; 39.
fixd8.
33. Xh3.8f2; 34. Exg6.8xe3; el juego. 9. 0-0, Qe4; 10. 8 e 3 ,
35. &xg7, Pxg7; 36. Pg3, 9 x c 3 ; 11. bc, Qc6; 12. Bb3,
Be7: 37. Hxg7, @xg7; 38. e6; 13. 9 x c 6 , bc; 14. Qa3,
9 x g 7 + , PBixg7; 39. c6, 8xc6; Ze8; 15. 8 f 4 , 495; 16. 8 x e 5 ,
40. $ 3 ~ ~ 68 x , f 4 ; 41.9d7. Las 2xe5; 17. de, Exe5; 18. 0 3 ,
negras abandonaron. 2e4; 19. s f d l , @f6; 20. Zd4.
A pesar del éxito en esta partida h5; 21. h3, gb8; 22. Gadl,
considero que el cambio inmedia- S x g Z ; 23. B x g 2 , d e 7 ; 24.
t o en d5 ofrece a las blancas una Bxe7, iixe7; 25. 61d2, Zb6;
iniciativa más seria. 26. c4, dc; 27. gxc4. Veinte
jugadas después y a estamos
próximos a las tablas, y sin em-
bargo las blancas han conseguido
sacar de la posición el máximo
provecho: cambiando el mayor
(Ver diagrama) número de piezas, han consegui-
do un mejor final de torres. La
Cuando este libro ya estaba en la parte final de la partida merece el
imprenta, se celebró el torneo de rótulo 'reatizacion técnica'.
Linares, uno de los más relevan- 27, .... @g7; 28. P d c 2 . Xe7; 29.
tes de la historia del ajedrez. La 94, hg; 30. hg, 81f6; 31. @g3.
siguiente partida resulta muy in- Be6; 32. a4, Sd7; 33. 95,
teresante para la teoría de esta Pa6; 34. Hd4+. S a 8 ; 35. Ec5.
variante. bb6; 36. @f4, Pd7; 37. Exd7,
Karpov-Gelfand (Linares, 1991). Sxd7; 38. @e5, @e7; 39. f4,
8. ....8 f 5 . Una jugada rara, que Bb4; 40. Has, Gb7; 41. 434,
'casi' permite a las negras igualar 6c7; 42. Hc5, gc8; 43. gc3,
Z e 8 ; 44. Zc4, Bc8; 45. Eb4, Bd7; 13. 0-0,b6; 14. 8h6, Ab7;
Z c 7 ; 46. a5, PQPd7; 47, b 3 , 15. Zc2, Pac8: 16. Pfcl,Qe4, y
a e 7 ; 48. a6, Bd7; 49. @f6, las negras consiguen la igualdad,
a c 8 ; 50. Bh3, Ed7; 51. f5, gf; Cvitan-Zysk, Berlín Oeste, 1988)
52. ef, c5; 53. Zc3, Zc7; 54. 12. 0-0, 9d7; 13. Bfdl, Hb8;
96, fg; 55. fg, Bd7; 56. 97, 14. b3, f 6 (después de 14. ..., c5;
gc8; 57. P g 3 . Las negras aban- 15. dc, o 14. ..., e5; 15. de, las
donaron. blancas juegan 16. 8 e 3 , y 8d4,
obteniendo una clara ventaja po-
sicional), 15. 8h6 (tampoco es
mala 15. 8e31, 15. ..., 8xh6; 16.
Retrasando un poco el enroque Bxti6, c5; 17. Oa4.
corto. La jugada 9.0-0,se ofrece Esta posición surgió en la partida
en la siguiente partida. Jaritonov-lvanchuk (Frunze,
1988). En opinión de Jaritonov,
aquí después de 17. ..., Bb4, o
17. ..., ?!!!as, las blancas tienen una
La continuación 9. ..., h6; 10. pequefia ventaja, mientras que
8e3!, Bb6; 11. %d2, Heva a una 17. ..., Bd6?, pudo llevar a con-
posición debilitada y pérdida de secuencias desastrosas por 18.
tiempo para las negras. En la par- e4!. Sin embargo las blancas juga-
tida Gutman-Zysk (Biel, 19881, ron 18. dc, Qxc5; 19. axc5,
...,
tras 1l. Bh7; 12. 0-0, Qc6; B x c 5 ; 20. Z a c l , e d 6 ; 21.
13. Zfcl, Bd7; 14. Oa4, Bc7; Bd2, f5; 22. Sd4, gf7; 23. 03,
15. Qc5, Bad8; 16. b4!, Bb6; conservando aún sus ventajas
17. b5!, Qe7; 18.a4, las blancas posicíonales. Finalmente !van-
obtuvieron una gran ventaja. chuk no supo mantenerse Y Per-
dió.

En la partida Nikolic-Nunn (Ams-


terdam, 1988), después de 10. La maniobra 8c1-g5 ya la había
..., fibd7; 11. 863, Qe8!; 12. empleado contra el gran maestro
f4, Qd6, las negras igualaron el holandés cuatro años antes; allí
juego. Gutman recomienda 1 1. las blancas retiraron el caballo a
h3!, h6 (1l . ..., 41e8; 12. 8e7; 1 1. f3.
..., Qxe5; 12. de, Qd7; 13.8e3!, y Karpov-Timman (Bugojno, 1986).
f4), 12. 8 e 3 , con mejores posibi- 11. 9f3, ú c 6 ; 12. gdl, af6 (es
lidades para las blancas. más precisa 12. ..., Zlb4). 13. 0-0
También se encuentra la inmedia- (y aquí es mejor 13...., Qe4, y 14.
t a 10. ..., Qc6; 11. Qxc6. bc (es axe4, de; 15. Qe5, Qxe5; 16. de,
posible 11. ..., B x c ~12. ; k l , 8 x e 5 ; 17. Sxe4, 8 x b 2 ; 18.
Bxb2, 8xb2; 19. ñ b l , solo lleva
a una mínima ventaja blanca en el
final), 13. ..., 8d7; 14. B x f 6 ,
8 x f 6 ; 15. e4, IlBa5; 16. i f 4
(ahora 16. ed, ed; 17. Qe5!, fixe5;
18. 9 x d 5 , B x d 2 ; 19. c?xf6+,
Sg7; 20. Sxd2, 9 x 4 ; 21. 9xd7,
9xd2; 22. H d l , Hfd8; 23. Pxb7,
llevaría a una gran ventaja btan-
ca), 16. ..., Ag7; 17. S f e l ,
3ad8; 18. ed, ed; 19. Be5,
ke6. Las posibilidades son igua-
les, y más adelante ambos come-
timos numerosos errores. Final-
mente caí en una posición difícil,
después Tirnman me dio la posi- En la partida Nikolic-Korchnoi
bilidad de igualar el juego, para (Amsterdam, 1988), las blancas
más tarde conseguir una iniciati- se precipitaron: 13. h4?!, y des-
va decisiva. pués de 13. ..., a5 (interesante
es 13. ..., Xb8; 14. Xbl, c5 pues,
si 15.9a4, Bb5; 16. Qxc5, axc5;
17. dxc5, d4!); 14. h5, Aa6; 15.
El cambio en e5 no ofrece a las Zd17, Cifb8; 16. hxg6, hxg6;
negras nada bueno: 1 l. ..., Qxe5; 97. b3, Bb4; 18. S f 1 , c5,
12. de, Ba5; 13. f4, ac6; 14. 0-0, Korchnoi obtuvo ventaja. Siguió:
rd8 (14. ..., f6; 15. ef, Axf6; 16. 19. Eh4, c4; 20. 8h6, Bh8; 21.
Pf2), 15. bf2, 847; t 6. a3!, @a6; bc, íBxc4; 22. 8 f 3 , Bc8; 23.
17. b4, Ge7; 18. Bfdl, con clara ací. Blb4; 24. Wg2, Pc4; 25.
ventaja blanca (Nikolic-Nunn, Bru- a3, Sxa3; 26. xchl, S c 3 ; 27.
selas, 1988). Sxc3, Hxc3; 28. 8d2, 8d4!, y
las negras ganaron.

Es peor 12. ..., @xc6;


13. 8h6,
8xh6; 14. Sxh6, Bd6; 15. h4!. Una jugada excelente. Si ensegui-
con una posición peligrosa para ....
da 13. Hb8, entonces 14. b a 4 ,
las negras (Shpilker-A. Kuzrnin, Bb4; 15. b3, @xd2+; 16. WxdP, y
Moscú, 1986). las posibilidades blancas son me-
jores, por ejemplo: 16. ..., Hb4?;
(Ver diagrama) '17. Zxc6!, Pxd4; 18. k x d 4 ,
Zxd4+; 19. Pc3, Eg4; 20. Hc7,
et c..
Dado que la 'artillería pesada' de
las blancas está mejor moviliza-
Resulta precipitada 14. a37, S b 3 ; da, resulta razonable la decisión
15.Bc2, Cb8; 16. <b4,Pa6!, con de abrir lineas en el centro.
iniciativa negra.

tibrlndose a tiempo del peón re- La invasión por la séptima fila era
trasado. Tras 15. ..., ka6; 16. ilusoria: 23. d c i , 665;24. dd7,
t f d ? ! , Zfc8; 17. a a 4 , a las ne- 9b6.
gras ya les resulta difícil librarse.

Desde luego, no 16. dc?, por 16.


..., d4!.
La ventaja posicional de las blan-
cas consiste en la presencia de un
peón de ventaja en el flanco de
dama, y las negras deben jugar
Después de 17. ..., e51; 18.Pxa7, con mucha atención, para no caer
3 7 ; 19. 8 e 3 , d4; 20. 9d5!, o en un peligroso final. Ahora era
enseguida 19. Qxd5!, las negras correcta 26. ..., Pd21, y en caso
se quedaban sin peón. de 27.Zc7, Rc2; 28.9b5?, Hxc7;
29. Gxc7, no están peor. Es más
precisa para las blancas 28. a4!,
a5; 29. úb5, Xxc7; 30. 4xc7,
Wf6; 31. Qa6, Qd5; 32. 4c5,
9b4!;33. f 4 (33. 981f3, pgle5!), 33.
Para el plan que escogen las blan- ..., Gc6; 34. @f3, Se7; 35. Be4,
cas esto es imprescindible. No es Bd6; 36.51b7+, @c7; 37.Oc5 (37.
posible 20. e47, por 20. ..., e5!; 21. i x a 5 , f5+!), 37. .... Sd6, con ta-
Zdl,d4, con buen juego para las blas.
negras. Si 20. e3, entonces 20. ...,
Oa6; 21. 9 a 4 , Efc8; 22. 9c5,
Lc4!, y las negras también tienen
buen juego. (Ver diagrama)

En esta situación las blancas po-


dian aprovechar la posición más
lo que da nuevas posibilidades
para el contrajuego de las negras.
32. h3!, h5; 33. @c4, h4; 34.
s"d5, hg!; 35. fg, f4!. Después
de 35. ..., e4; 36.@e5!, la defensa
de las negras es m u y difícil.
36. gf+, @xf4!; 37. 3c3. La
rectiiínea 37. @c6. e4; 38. @b7?,
?de+!, incluso trae la derrota.
Aquí las negras deben estar muy
atentas, y a que, por ejemplo, a
37. ..., ab6+?, sigue 38. @c6! (38.
@e6?, e4; 39. S f 6 , e3!; 40.
@xg6?. Bf 3; 4 1. h4. 9d5!,etc...),
38. .... e4 (38...., Wg3; 39. Sb7,
activa de su rey y conseguir se- SBxh3; 40. PBlxa7, Cid7; 41. b4, g5;
rias posibilidades de victoria, 42. a4, 94; 43. a5, 93; 44. Sb7,
continuando 28. Bf3!. Debido a 92;45. Ae2, y las blancas ganan),
la inminente amenaza de irrupción 39. Bb7, e3; 40. Wxa7, Ad7; 47.
en el flanco de dama, la respues- b4, Wf3; 42. a4, e2; 43. Qxe2,
t a es obligada, 28. ..., f5; 29. Bxe2; 44. a5, @d3; 45. Sb7,
3 e 3 . e5, y ahora es muy fuerte 3 c 4 ; 46. a6, @b5; 47. a7, 2b6;
la jugada 30. i'ib5!, previniendo 48. h4!, ganando.
la maniobra estabiiizadora 9c8- Mediante 37. ..., g5!, las negras
d6. Las negras tienen una difícil consiguen mantener la posición:
defensa. Ofrezco las variantes 38. W c 6 , @?e3!; 39. Bb7,
indicadas por el gran maestro R. -ld6+; 40. @xa7, Bd2; 41.
Jolmov. 2d5, e4!. Es mala 41. ..., 9b5+;
30. ..., @f6; 31. B d 3 , We6; 32. 42. Bb6, 41~3;43. @c5!, e4; 44.
Pc4. Ahora el final de peones @d4!, Gxd5; 45. Wxe4,9c3+; 46.
después de 32. ..., 9 d 6 + ; 33. Sf5, b x a 2 ; 47. Bxg5, @c3; 48.
b x d 6 , @xd6; 34. b4!, se pierde. h4, y las blancas ganan.
También en caso de 32. ....95;33. 42. @be!. Pero no 42. a4?, Pc2;
a4, las blancas pueden contar con 43. b4, Bb3; 44. a5, Bc4; 45.
el éxito. Las mejores posibilida- 9e3+, Bxb4; 46. PBlb6, Qc4+, con
des negras consisten en activar tablas.
su rey, a saber: 31. ..., @g5!. 42. ..., e33 43. 9 x e 3 ; @xe3;
Ahora debido a la amenaza de 44. POPc6, Qc8; 45. Bd7, Qb6+!.
invasión por 94-h3 o 94-f3 [as Es peor 45. ..., Qa7?; 46. a4, Wd4;
blancas deben tomar medidas 47. Pe6, Bc3; 48. @f5!, Bxb3;
profiiácticas, pero esto lleva a la 49. 9 x 9 5 , Wxa4; 50. h4, Ac6; 57.
debilitación de su flanco de rey, Of6!, y las blancas ganan; o 47.
..., @e4; 48. b4!, Qc6;
49. b5, Qa5;
50. b6, B f 4 ; 51. @d5, @g3; 52.
Bc5, oSlxh3; 53. Bb5, también
ganando.
46. @e6, @e4!; 47. a4, ad5; El final de peones está perdido
48. a5, Ob4; 49. Bd6, P$d4!, o para las blancas.
49. B f 6 , Wf4, con tablas en
ambos casos. Las variantes de-
muestran que si las negras con-
seguían un buen resultado, seria
a costa de grandes esfuerzos. A 36. Bf2, seguía 36. ..., Qg4+.

Reduce a la nada la ventaja de las


blancas, porque el cambio de un
par de peones en el flanco de rey
acrecienta las posibilidades de
tablas de las negras. En caso de 40. ..., Lillxh2!, las blan-
cas conseguían la igualdad me-
diante 4 1. b5, ab; 42. ab, Bd5; 43.
Qd4!, 3g41; 44. b6, Wd6; 45.
9e6!, @c6; 46. Qf8, 9f6; 47.
Dejando ir las posibilidades de @f3, Sxb6; 48. Bf4, Osic6; 49.
victoria, cometo otra impreci- @g5, 9e4+ (O 49. ..., Gh5; 50.
sión, era más sencilla 29. Bf3. Sh4, @d5; 51. Gxh7), 50. Bf4,
@d6; 51. Qxh7, OBte7; 52. g4.
29, .... W f 6 También es posible 42. ..., Qg4;
30. Q c ~ ...
, 43. b6, Be5; 44. b7, Gd7; 45.
Qb4, 3b8;46. id31,tarnbien con
Impidiendo 30. ..., e5, debido a tablas, y a que sin caballo las ne-
31. Qd7+. gras no ganan.

41. Qxd4, Wxd4


42. b5. Tablas.
Después de 42. ..., ab; 43. ab,
Debí mejorar la posición del rey, PDc5; 44. We3, @xb5; 45. PPf4,
32. Sf3, e5; 33. fe+, Qxe5+; 34. Wc4: 46. @g5, Wd3; 47. @h6,
Qxe5, POxe5; 35. h41, con tablas. pSe3; 48. h4!, @f3; 49. Wxh7,
Wxg3; 50. S x g 6 , se agotan to-
dos los recursos.
Partida 23
A. Karpov J. Timman -
Match final de candidatos
Malaysia, 1990

Comentando esta partida, aclaro


con detalle los matices de aper-
tura que surgen tras 9. 0-0. El
medio juego se dilata bastante,
pero es el final (tras el aplaza-
miento) el que tiene un raro atrac- En la tercera partida del match-
tivo, y aunque no entra dentro revancha con G. Kasparov retiré
del tema del libro, ofrezco una el caballo, 10. 9 f 3. No da nada el
gran cantidad de variantes... cambio 10. 9xd7, Qxd7; 1 1. e3,
9c6; 12. b3, be7; 7 3. 8b2, gfc8.
Tablas. (Portisch-Nunn, Buda-
pest, 1987).
La mejor jugada. Después de 9. 10. ..., ú c 6 ; 11. 8 f 4 , Qf6; 12.
..., Qc6;10. QxcG, bc; 11. 9 a 4 , ae5, Pd7 (después de 12. ...,
3d7; 12. 6 f 4 (Ajmylovskaia-Chi- 9xe5; 13.Bxe5, las posibilidades
burdanidze, match por el cam- blancas son preferibles), 13.
peonato mundial, 1986), las blan- Bd2, 9 x e 5 ; 14. 8xe5, Ac6;
cas tienen clara ventaja posicio- 15. Y f d l (mantenía la iniciativa
nal. 15. b a c i , con perspectivas de
f2-f3 y e3-e4).
15. ..., 9d7; 16. k x g 7 , Bxg7;
17. d a c t , ú f 6 ; 78. %f4, 9b8; igualdad, (Nikolic-Nunn, Linares,
19. I x b 8 , gaxb8; 20. f3, 1988).
Efd8; 21. Bf2, Ebc8; 22. e3, 12. ..., f 5. Vale la pena mencionar
9 e 8 ; 23. Ed2. ad6; 24. Hdc2. la partida Andersson-Nunn (Bru-
Rf8; 25. A f l , Be7; 26. Ad3, selas, 1988): 12. ..., 9b6; 13. b3,
f5; 27. h4, h6; 28. b3. Comen- 2d7; 14. Aa3, Ee8; 15. Sd2,
tando la partida, Kasparov ad- ae7; 16. Qc5, gb8; 17. Zf e 1, f 5;
vierte que después de 28. 94, la 18. 8f1, 9ec8; 19. Eacl, kc6;
posición negra corría bastante 20. Bd3, 3d6; 21. Qe5, P f 8 ; 22.
peligro. Sin embargo la respuesta Sb2!, Ee7; 23. Ec2, Ec7; 24.
28. ..., df8; 29. 95, Qe4+; 30. Zec 1, Hbc8, y aquí las blancas en
bxe4 (30.fe, fe+; 31. @e2, ed+; lugar de 25. a b l , que llevó a
32.Wxd3, hg; 33. hg, Hf5!), 30...., igualdad, podían jugar 25. B c ~ ! ,
fe; 31. f4, h5, según me parece a que unido a la amenaza 26. Ba3,
mi, no ofrece nada a las blancas. llevaba, en opinión de Nunn, a una
28. .... 95; 29. Qe2. Ad7; 30. leve ventaja blanca.
Zc5. b6; 31. Mc7, Z x c 7 ; 32. 13. &d2. También es buena 13.
zxc7, Ea8; 33. Ogl. Ue8; 34. 3 e 5 , Qe7; '1 4. b3, Af6; 15. ka3,
,ec l , Zc8; 35. Zxc8. Tablas. kd7; 16. a c l , Ze8; 17.Zf2, 3 e 4 ;
18. Efc2, Ssc6; 19. 8 f 1, a6; 20.
Qxe4, fe; 21. 8d6, Dc8; 22. h4
Sxe5; 23. de, Ba5; 24. h5 (Dzhin-
En la trigésima partida del match- dzhijashvili-Meste, Reykjavik,
revancha mi adversario expulsó 1990).
el caballo, 10. ..., f6, pero des- 13. ..., Qf6; 14. g c l , 8d7; 15.
pués de 11. Of 3, Oc6; 12. be3, Qe5. 8e8; 16. h3, Qxe5; 17.
2b6; 13. Af2, f5; 14. Qe5, 8d7; de, ae4; 18. Qxe4, de; 19.
15. b d 2 , 3c8; í 6. Be3, Bh8; 17. S b 3 , Bc6; 20. 8b4, con venta-
Z f d l (es más fuerte 17. ~ f c l ) , ja blanca.
-
las blancas ejercieron una presión Justo después del match-revan-
determinada, si bien es cierto cha, el mismo Kasparov eligió la
que tras los mutuos errores la variante con blancas, en un en-
partida finalmente acabó en ta- cuentro con Nunn (Bruselas,
blas. 1986); el cambio en e5, 10. ...,
Se podía mantener la iniciativa 2 x e 5 ; 11. fe. Bc6, inesperada-
retirando el caballo a d3. Es ilus- mente llevó a una rhpida derrota:
trativa la partida Hulak-H. Olafs- 12. e4!, de; 13. 8453-
son fWijk aan Zee, 1987). 11.
~ d 3 2, c 6 ; 12.e3!. Más precisa
'\
(Ver diagrama)
que 12. 8 e 3 , Ob6; 13. b3, 8d7;
14. 3 c 5 , Zb8; 15. @d2, f5; 16. Es dificil creer que sin haber co-
Sfcf, 9 ~ 8 ; 17. &f2, Ad6, con metido un error especial, y te-
correcta 16. ..., 8xd4; 17. g x d 4 ,
9xd4; 18. g e l , e5; 19. Bf6. Kas-
parov valoró esta posición como
favorable a las blancas debido a
19...., 8 x f 6 ; 20. h f 6 + , 997;21.
Qe8+, Bf8; 22. Hxe5, con mejor
final, pero Nunn propuso í9. ...,
@be!; 20. e x b 6 (20. PBlhl, &d7!;
21. Bxe5, Xf8; 22.995, Pc6), 20.
ab; 21. af6+, $197; 22. Oe8+,
~ f 8 con
, igualdad.
La jugada 12. e4, lleva a una serie
de simplificaciones. Parece más
sólida 72. 8e3!. Esta posición se
encuentra en la partida Karpov-
niendo en este momento un peón Timman (Amsterdam, 1986), si
de más, las negras abandonaran bien es cierto que tras otro orden
seis (!) jugadas después. 13. ..., de jugadas, 10. ..., Qc6; 11.
f5; 14. ef, Pxf6. Esta posición Ae3, 3 x e 5 ; 12. fe. Examine-
aijn es conocida, por ejemplo por mos algunas jugadas de esta im-
transposición de jugadas surgió portante partida.
en la partida Sveshnikov-Mijal- 12. ..., 16; 13. ef, E x f 6 . Es peor
chishin (Lvov, 1983); después de 13. ..., 8xf6; 14. g d 2 , g d 7 ; 15.
15. Zxf6, 8xf6; 16. 3 e 2 , 3 b 4 , laS h l , df7; 16. 9gl. 8 e 8 ; 17.
ventaja blanca se evaporó. Kas- Zadl, Pg7; 18. Cxf7, a x f 7 ; 19.
parov no pierde tiempo en el e4, con ventaja (Makarov-Glek,
cambio de torres, y después de Moscú, 1986).
15. Qxe4, E x f l+; 16. g x f l , 14. B d 2 , 8 d 7 ; 1 5 . @ h l ,
Qxd47; 17. X d l , e5; 18. 695, gxf l+; 16. E x f 1, Be7.
las negras pararon el reloj. Era
posible esta bonita variante: 18. (Ver diagrama)
..., %e7; 19. 8d5+, 8e6; 20.
Zxd4, ed; 21. Sxe6+, Ph8; En e7 la dama está más segura
22. Qf7+, @g8; 23. Qd8+, que en a5: 16. ..., Ba5; 17. a3,
@h8; 24. 8g5!, Bb4; 25. C>f7+, E f 8 ; 18. X x f 8 + , 8 x f 8 ; 19. Ag1, y
Bg8; 2 6 . b e % , Bh8; 27. que en b6: 16. ..., %b6; 17. 6 g l .
9 x g 6 4 , hg; 28. %h3+. Precisa- Axd4?; 18. Zf4.
mente todo esto se dio en la 17. Edl. Sobredefensa del peón
partida por correspondencia d4, y preparación de 6e3-g1 y
Hort-M. Andersson (1986), y e2-e4. Pero también es posible la
aquí las negras abandonaron. inmediata retirada del alfil a 91.
En lugar de 16. .... Qxd4, era Ribli-Nunn (Dortmund, 1987). 17.
18. a3!. La idea de las blancas es
retirar el alfil a gl y ocupar el
centro. Sin embargo en caso de la
inmediata 18.891, Timman tenía
preparado el ataque 18. ..., Bb4!,
y después de 19. e4, de; 20.
8xe4.8e8; las negras consiguen
reforzarse mediante 8e8-f 7 (21.
d5?, Bxc3!). En caso de 20. Qxe4.
Bxd2; 21. Eixd2, las negras em-
piezan las operaciones tácticas:
21. ..., 3xd4; 22. Hxd4 122.Oxd4,
8xd4; 23. Hxd4, Hcl+; 24. 8f1,
&5), 22. .... 8xd4; 23. 8xd4,
b c 1+; 24. 8 g 1, 8 c 6 , con contra-
A g l , gd8; 18. a3, Bh8? (es in- juego en un complejo final.
ofensiva 18. ..., 8 c 8 ; 19. 8 e 3 , 18. .... Af 6. La maniobra 18. ...,
9f81, 19. e4!. El fiasco de la aper- aa5 se refuta fácilmente: 19.
tura con Kasparov no apartó a axd5, ed; 20. 8g5, Oc4; 21.
Nunn de esta variante, pero de 8xe7. Oxd2; 22. 8xd5+, Sh8;
nuevo el avance del peón central 23. Zxd2.
le coloca en una situación dificil. 19. a g l , 8g57. Era más precisa
19. ..., de; 20. Qxe4, Bc8; 21. 19. ..., Bg7, previniendo aun 20.
Ae3. E f 8 (21. Qg5, 8 f 6 ) ; 22. e4, por 20. ..., de; 21. Qxe4,
Zxf8+, B x f 8 ; 23. b4. Las blancas Axd4; 22. 8 x d 4 , Bxd4; 23.
tienen clara ventaja. 8xd4, Bxd4; 24. gxd4, &l+;
17. ..., Pc8. En la partida Karpov- 25. &f 1, 8b5!
Chiburdanidze (Bilbao, 1987), la 20. @ e l , Gd8; 21. 84, de; 22.
campeona mundial respondió 17. Bxe4, b6; 23. d5. Las negras no
..., @h8 y sólo a 18. a3, 18. ..., pueden impedir esta ruptura y se
Hc8. Después de 19. 895, @f8; ven obligadas a pasar a una Sor-
20. Pf 1, Bg8; 21. e3, h6; 2 2 . 8 f 6 , da defensa. Aquí se puede hacer
8xf6; 23. Bxf6, Hf8; 24. Hf2, una valoración de la apertura,
897; 25. 8xf8+, Bxf8; 26. e4, corno bastante triste para las
de; 27. fixe4, b6; 28. Bgl. Bg7; negras. No obstante, la partida
29. d5, ed; 30. Bxd5, 1d4+; 31. siguió 35 jugadas y terminó en
Bxd4, fixd4, la partida pasó de tablas.
la apertura al final, y las blancas
conservaron la ventaja material.
Sin embargo, Maia se defendió
con precisión. y a pesar de todos Ahora el cambio en e5 lleva a las
mis esfuerzos obtuvo tablas. variantes examinadas anterior-
mente (11. ..., b d x e 5 ; 12. fe, f 6.
etc...). En esta partida las negras
rechazan el caballo centralizado
mediante f7-f6, y después jue-
gan 2b6. Recuerdo que Kaspa-
rov, en Sevilla, eligió dos veces
17. ..., Qb6 directamente y en
ambas igualó con facilidad. En la
siguiente partida hago una pro-
funda valoración de la jugada in-
mediata del caballo a b6.

Las blancas están un poco mejor


En caso de 13. ..., Ad7 por trans- después de 24. ..., Qd6; 25. a d f 4 ,
posición de jugadas surge una (25.fe?, ae4; 26. 8 x e 4 , de; 27.
posición de la ya mencionada Qdf4, Bc5, con victoria negra),
partida Nikolic-Nunn. Por lo tanto 25. ..., gf; 26. gf, Qxf5; 27.Q x d 5 ,
se puede considerar que sólo ed; 28. Zxf5.
ahora la partida toma un nuevo
rumbo.

No es tan clara 25. fe, Bxe6; 26.


Qc3 (26. 393, kg6; 27. Qf5,
G8e7), 26. ..., 98e7; 27. e4. Aho-
ra la amenaza de la aparición del
caballo en f 5 es peligrosa: 25. ...,
8f7; 26. fe, @xe6 (26. ..., 8xe6;
27. Qh5, Hf8; 28. Qb4!), 27. a f 5 .
(Ver diagrama) Para evitarlo, las negras sacrifi-
can peón.
Como resultado de las complejas
maniobras se ha cristalizado cier-
ta ventaja blanca en el flanco de
dama. (Ver diagrama)
20. 94, Be7
21. gd2, 3 a c 8
22. ae2, b c 7
23. Ec5, fic8 Una imprecisión, cometida des-
24. f 5 95 pués de una larga reflexión. La
28. Hxc6, 8xc6; 29. 8 x c 6 , ed
(29. ..., Pxd6; 30. d5, Hxd5; 3 1
8 x d 5 ) . 30. ed, Pxd4 (30. ..., dd6;
31. d5, Exd5; 32. g e l ! ) ,31. 3e1,
B d 6 (31. ..., Zd3; 32. Zxe7,
Bxe7; 33. @ e l , Qxc6; 34. #e8+,
Bg7; 35. Qh5+, Sh6; 36. B f 8 + ,
Hg7; 37. B x g i , mate), 32. &e8+,
@g7; 33. ge6, con una fuerte
iniciativa en ambos casos.
En las variantes ofrecidas el alfil
blanco de casillas blancas aban-
donaba el tablero, pero podía Ile-
varse previamente a casa 27.
892, ed, y ahora 28. e41, seguido
abundancia de posibilidades pa- de e4-e5 (si es necesario, con la
recidas me jugó una mala pasada. inclusión de la t o r r e %fel), y a 28.
Así, rehusé aceptar ei sacrificio ..., Ge5, sigue 29. gxe5!, fe; 30.
de peón, aunque tras ello la posi- f6, y 31. Bxg5, ganando.
ción negra resultaba casi critica. La jugada de la dama a c l permi-
Podía tomar tranquilamente el t e el bloqueo del centro, y si se
peón, 26. bxd5+ (26. ñxd5, ed; quería permitirlo, entonces era
27. ed, kf7!;28. 2xd8, í x d 8 , necesario continuar 26. g f c l ! ,e4;
con contrajuego por el peón) y 27. ab4!, tomando la columna "cm
ahora después de 26. ..., PAlhS con lo que ello significa.
puedo escoger algunas continua- El "acoso en los dos frentes" (in-
ciones. t e n t a n d o c o n t r o l a r al mismo
27. r f c 1 (o 27. 8 x c 6 , 8xc6; 28. tiempo las columnas "cmy "f") n o
Bci, ed; 29.e4!), 27. ..., ed; 28. se consigue, y las negras, liqui-
e4!. Esta operación estratégica dando la tensión en el centro,
de devolución del peón y la inevi- consiguen buen juego.
table ruptura e4-e5 asegura a las Esta parte de la partida. como ya
blancas una seria ventaja. dije antes. es algo aburrida, y son
Pero también es buena 27. de, más atractivos los acontecimien-
3 x e 5 ; 28. Hxc7, Bxc7; 29. Scl. t o s que se dieron tras la reanuda-
Be7; 30. Oxe5, P x e 5 ; 31. %d4!. ción.
Para terminar, después de la cap-
tura del peón también es posible
27. B c l , y después 27. .... =xd5;
F

28. Zxd5, b6 (28. ..., 9 b 4 ; 29.


Zc5!), 29. de. Ob4; 30. 2xb4.
dxcl; 31. b x c l , o bien 27. ..., b6;
Las negras también estan bien h3 con igualdad}, 41. ..., Axf 5; 42.
después de 30. ..., Qa5; 31. cixc7, kh3, 8d7!.
-
Bxc7; 32. Hc3, Bd8; 33. 3 c 2 ,
Zxc3; 34. g x c 3 , Bc8!.

Era posible 42. ...,Bc3+; 43. S f 2 ,


Si hubiera una jugada más con la b5; 44. ab, 9 x b 5 (pero no 44. ...,
dama blanca, esta maniobra del 8xb5; 45. Qh5+, Bf7; 46. gxb5,
alfil sería muy peligrosa para las 3xb5; 47. b4!).
negras. El intento 31. 8 c 3 , se
refutaba mediante 31. ..., 8d7, y
32. ..., ae8.

Se imponía 31. ..., Qxd4!, pero Era más aguda 46. ..., b5!?.
después de 32. ed, e3; 33. %d3,
ef+; 34. B x f 2 , Zxc2+; 35. Sxc2,
fie4+; 36. B f 3 , las tablas no es-
tán lejos (el cambio del buen ca-
ballo c6 por el malo f 2 no favore- Para conseguir las tablas era mas
ce a las negras). La posición de sencillo 48. ..., B x c 1 +.
Timman en el match le obligaba a
mantener la presión sobre el ta-
blero con la esperanza de tomar
la iniciativa.
32. Xc3, @d7
33. adt, Bc6
34. LZxc6, E x c 6
35, Xxc6, Bxc6
36. 9 c 3 , Bf8
37, Bf2, @e7
38. Bel,@f8
39. @ d l , @lc8
40. PBlel, B g 7

Estando en e) Zeitnot jugamos


los reyes sin moverlos de su si-
tio, y hay que decir que las ne-
gras dejaron escapar una buena
posibilidad, 40.....
hS!: 41. ah-141
No quería conformarme con las 60. Qe2, a3
tablas, y tomé una decisión res- 61. Qc18 ...
ponsable, dejar a su suerte el
flanco de dama, pero activarme
en el de rey. Desde luego, no
puedo decir que consideré todas
las variantes hasta el final.

Es dudoso que valga la pena obs- En esta posición Timman anotó la


truir este valioso peón. Después secreta, en la que pensó casi
de b6-b5 la partida terminaba rá- media hora. La actividad de las
pidamente en tablas. En todo negras en el flanco de dama con-
caso las negras no se arriesga- fundió a algunos comentaristas,
ban a nada. Aquí ofrezco una y en la prensa de Malaysia del día
variante demostrativa. siguiente incluso había algunos
59. ..., b5; 60. f6 (60. -Ue2?, b4; titulares del tipo '¿Se mantendrá
61. 1 , Wc7). 60. ..., 994; 61. Karpov?' Ya un análisis prelimi-
8'xg4!, a3; 62. 8e6. @c6; 63. nar demostró que sólo las blan-
Qe2, (es mala 63. f7, Qxf7; 64. cas tienen posibilidades de victo-
Qe4, ag51; 65. fixg5, a2, y las ria. sus peones son rn8s peligro-
negras ganan), 63. ..., a2 (63. ..., sos que los adversarios. Por otra
b4; 64. fiel), 64. &d5+, FePxd5; parte, el resultado más justo de
65. Qc3+, @c4; 66. Qa2, b4 (tam- esta tensa lucha, como y a vere-
poco da nada 66. ..., Bb3; 67. mos después, era las tablas.
ú c l + , Bb2; 68. Qe2, b4; 69. d5,
b3; 70. Wg3. @c2; 71. Qd4+,
Wc3; 72. 9xb3, Sxb3; 73. @f4,
941~4;74. Be5, Qf7+), 67. Oxb4, Una buena jugada, pero noso-
Wxb4; 68. 8193, @c4; 69. @f4. tros, desde luego, analizamos
l d 3 (69. ..., Wd5; 70.$195, otras. Veamos algunas variantes
71. @g6, pold7). 70. @es, Qf7+; ideadas junto a l. Zaitsev.
71. Be6, Qg5+, con tablas. 61....,Ad7; 62. 8b31, Wc6; 62.
$g3, Gc4; 64. Wf4, fib2 (ame- 8e6+, bf7; 72. Bf5, 8e8; 73.
nazando la mortal ad3+), 65. Pg6, b5; 74. 8d5.
@41g5!. bc4; 66. 8 x c 4 . Con la 63. 8e2, ??!?d6. Si 63. ..., Qxe3?,
posición activa del rey la apari- entonces 64. 8xb5, Bxb5; 65.
ción de otro peón pasado negro f6, y el peón se transforma en
no es peligrosa. 66. ..., dc; 67. dama.
Bf6, b5; 68. 9 a 2 , b4; 69. Tampoco son aceptables otras
axb4, Wb5; 70. 9 a 2 , Wa4; 71. variantes: 63. ..., Qd6; 64. 8xb5,
Qcl, a2; 72. c3xa2, Bb3; 73. Sxb5; 65. @f4, Bb4; 66. 95,
Qcl+, PbPc2; 74. Se7, S x c l ; 9 1 ~ 367. ; g6, Qe8; 68. @e5, Bb2;
75. f6, c3; 76. f7, 8xg4; 77. 69. g7, Oxg7; 70. f6, Sxcl; 71.
f8@, c2; 78. B f 4 , 8 f 3 ; 79. d5, f g , a2; 72. g8@, a ; 73. Bgl,
@d2; 80. d6, e l @ ; 8'1. d7, y las @b2; 74. S x a l , @xal; 75. @xdS,
negras están indefensas. o 63. ..., Qd6; 64. 8xb5, fixb5;
61. ..., 8e8; 62. a a 2 (resulta 65. aa2!, Qd6; 66. Bf4, Bc7; 67.
imprudente 62. PBig3, ya que aho- 95. Oe8; 68. g6. Qf6; 69. @g5,
r a el travieso caballo negro tiene Qe7; 70.6b4, b5; 7 1. Qc6!, Bd6;
un impetuoso salto con un doble 72. OSxf6, a2; 73. 97, a ; 74.
ya conocido: 62. ..., Q c ~ ! ; 63. g8@, BPxc6; 75. Se6.
Of4, Bb2, y a cualquier retirada 64. Sf4, Ba4; 65. 95, Qb2; 66.
del alfil 64. ..., ad3+), 62. ..., g6, Od3; 67. Qxd3!, ed; 68.
@c6; 63. 8b3, Qe4; 64. 95. 8xd3, Se7; 69. g7, @f7; 70.
...,
Qd6; 65. f6. Bf7; 66. @g3, f6, @g8 (70. a2; 71.8h7, a l @ ;
9c4; 67. B f 4 , Bd6; 68. Qc3, 72. g8@+. PBxf6; 73. Bf8+, Be6;
Og6; 69. 8 x c 4 , dc; 70. 3b5, 74. 8 f 5 , mate) 71. Bg5, a2; 72.
Sc6; 71. Gxa3, B d 5 (71. ..., Wh6,- a l @ . con un m a t e conoci-
b5?; 72. 983e5, c3; 73. Qc2, kf7; do: 73. 8h7+, Bf7; 74. g8S+,
74. d5!, 8xd5; 75. g6). 72. ab5, Wxf6; 75. %f8+, Be6; 76. 8 f 5 ,
@c6; 73. Gc3, b5; 74. Oe5, mate.
b4; 75. d5, Wd7; 76. BaZ, b3; Veamos ahora lo que pasó en ta
77. ac3, b2; 78. Wd4, con ven- partida.
taja decisiva.
61. ..., Bc6; 62. Wg3, Qc4.
Después de 62. ..., 8 c 4 ; 63. Wf4,
Bd7; 64. g5, a2; 65. Qxa2, 8xa2;
66. 96, termina e n mate tanto Perdía 62. ...,Bd71; 63. Bf4,
tras 66. ..., Ge8; 67. 8a4, We7; 8c4; 64. 95,a2; 65. fixa2, 8xa2;
68. hxe8, Sxe8; 69.9g5, b5; 70. 66. g6, B e 7 (66. .... 9e8; 67.
sh6. b4; 71. g7, Wf7; 72. @h7, 8a4+). 67.97, @f7; 68. f6, 8 c 4 ;
b3; 73. @S+,como tras 66. ..., 69.8g4, Sg8; 70.6ae6+. a f 7 ; 71.
@e7; 67. g7, @f 7;68.f6, bc4; 69. Bf5, &b5; 72. Sg6, 8e8; 73.
ah5+, Bg8; 70. Ag4, &b5; 71. kd5, b5; 74. 8 a 2 , b4; 75.8 b 3 .
negras, por desgracia, tienen de-
fensa: 64. ..., Bd6; 65. 8 x c 4 , dc;
Pero no 63. P9?f4?, ab2!, con la 66. Qa2, 8a4; 67. ac3, Ab3; 68.
amenaza 9d3+. 51b5+, @e7; 69. Qxa3, c3; 70.
B f 4 , b5!; 71. S x e 4 , b4; 72. Bd3,
ba; 73. 8 x c 3 , Bb5, con tablas.
La defensa más fuerte. Era insu-
ficiente 63. ..., Uxe3; 64. .&xb5,
3c2; 65. 95, 9 x d 4 ; 66. f6, Sd6; En el análisis casero consideré
67. g6, PBie6; 68. 97, Bf7; 69. que era más precisa 64. ...,b5; 65.
be8+, Bg8; 70. B f 4 , ganando. 3 a 2 , Bb2 (pero no 65. ..., @d6;
66. g5, Ob2; 67. g6, b4; 68. Wg51,
b3; 69. Q c l , 8a4; 70. g7. a2; 71.
g881, a l @ , debido al irresistible
Hay una variante espectacular, ataque blanco: 72. Bb8+, Sd7;
que remata con un mate de pro- 73. f6!, Bxcl; 74.8g4+, Sc6; 75.
blema, descubierta por M. Pod- Bc8+), 66. f6, Od3; 67. B f 5 , b4;
gaez: 64.95, Qxe3; 65. @f 4 , 9 c 2 ; 68 .Bdl. No obstante, la jugada
66. @e5, 9b4; 67. Bf6, Bd6; 68. de la partida aún no lleva a la
g6, 2 c 6 ; 69. hb5, e3; 70. 97. catástrofe.
9e7; 71. kxe8!, e2; 72. Qxe2, a2;
73. Qc3!, Bg8+; 74. Bf7, Qh6+;
75. Wf8, a l 8 ;76. Ob5, mate.
k - El único intento de jugar a ganar,
1
y a que aunque en respuesta a 65.
.. . aa2, la larga variante 65. ...,
".
. . @d6; 66. Bg5, Be7 (es errónea
L..
66. ..., Gc4; 67. 8xc4, dc; 68.
.. .
Of6. &a4; 69. Plg7, 8b3; 70. f6,
c3; 71. Qxc3, a2; 72. Qxa2,
6 x a 2 ; 73. g5), 67. @h6, POf6;
68. Gb4, 8 f 7 , jresulta insufi-
.. % * .
ciente 68. ..., 963, debido a 69.
.. . . . .-
3xd5+. B f 7 ; 70. 95, a2; 71. g6+,
..
f.. .. @f8; 72. g7+, Bf7; 73. 8h5+,
. i: Wg8; 74. 9e7+, o 68. ..., 8c6; 69.
bf II, Odl; 70.95, W f 7 (es espec-
tacular 70. ..., B x f 5 ; 71. 8 h 3 ,
mate), 71. g6, etc ...! 69. M I ! .
Si. es muy bonito que t o d o ter- -3dl (llega tarde el contrajuego
mine de esta manera, pero las 69. ..., Qd3; 70. 95, We7; 71. ac2,
a2; 72. 997). 70. g5, Be7; 71. %8+, Sd6; 78. S d 8 + , Sc6; 79.
B g 7 , Qxe3; 72. f6. We6; 73. 3!d7+, Bb6; 80. Sb!7+, @as; 81.
Qh3+, 3f5+; 74. 8xf5+, Wxf5; Ba6, mate.
75. B x f 7 , e3; 76. Bg7!, e2; 77.
2c2, a2; 78. f7, e l B ; 79. Q x e í ,
a l @ ; 80. f8B, Sxg5; 81. B f 2 ,
ofrece a las blancas buenas pers- Tras 69. ..., Wd6; 70. W f 6, el peón
pectivas, después de la correcta 'g' es incontenible.
65. ..., b5!, no se v e nada conve-
niente.

Es interesante la posibilidad 71.


..., b3 (es mala tanto 71. ..., 8a4;
Llega tarde 65. ..., Qc4; 66. Wf6, 72. f6, b3; 73. Wh6!, b2; 74. f7,
Qxe3; 67. 981e7. b l B; 75. f8@+, Bd7; 76. @f5+,
Bc7; 77. Ba5, como 7 t. ..., We7;
72. f6+, @f8; 73. Sh6, 8 f 7 ; 74.
d5, b3; 75. d6!), y después 72.
Axb3,9xb3; 73. Qxb3, Bd5; 74.
?al, Sc4; 75. S f 6 , Bc3; 76.
ge7, @b2; 77. Oxe8, Bxal; 78.
f6, Sb2; 79. f7, a l B ; 80. f 8 8 ,
aa4; 81. Bf7, l b 3 + .
Esta posición surgió en el análi-
sis, y Zaitsev propuso aquí 82.
@f6, Bxe3; 83. @e5, Wc2; 84.
Of4, Wd3; 85. d5, con posibilida-
des de éxito. Sin embargo, en el
análisis conjunto con Timrnan, mi
adversario indicó una jugada más
efectiva, 82. d5!, 8 x e 3 (82. ...,
Pxd5+; 83. 9 9 7 , con final técni-
camente ganado), 83. @b4+,
Pc2; 84. g5, B f 3 ; 85. @g7, e3;
86. l!lc4+, PBlb2; 87. Bb5+, @cl;
No se consigue aproximar el rey 88. d6, e2; 89. Bc5+, @b2; 90.
más cerca a los peones: 68. ..., db6+, @cf; 91. d7, el?!!!; 92.
@d6?;69.8b3, Qc1; 70. Bh6. b4; d8&, Bec3; 93. Bdf6, etc ...
71. f6. Be6; 72. polg7, Qb3; 73. De acuerdo con los análisis de la
Axb3, 8a4; 74. fic5!. Bd6; 75. computadora el final está ganado
f7, 1 76. f 8 8 + , @c6; 77. por las blancas.
Timman la equivocación decisiva.
Como indicó su segundo, el gran
maestro Húngaro Sax, llevaba a
En caso de 73. f6+, Bf8; 74. b e 6 , tablas 73. ..., b3!; 74. 8 x b 3 ,
b3, (74. ..., 2 a 4 , lleva a lo mismo 3xb3; 75. Bxb3. 8 c 4 ; 76. Ga1,
que en la partida), 75.8b3.9xb3; @f6!.
76. 3 x b 3 , 8 c 4 ; 77. Qal, Bf7; 78.
Sf 5, las blancas alcanzan la cima.
Sin embargo, salva a las negras
74. ..., 8d7!, y si 75. 8 x d 7 (es
más prudente conformarse con
tablas), entonces 75. ..., b3; 76. Las negras abandonaron, evitan-
Wf5, b2; 77. 95, Oe2!; 78. g6, do el mate: 76. ..., 8xe6; 77. fe,
$3931; 79. Sg5, Qh51; 80. Bxh5, b2; 78. g7+. @e7 (78. ..., $198; 79.
baB; 81. g7+, Wf7; 82.8e8+ (82. e7, @f7; 80. g8%+, @xe7; 81.
4e6+, B x f 6 ; 83. g8B, Bhl), 82. @g5+, PBf7; 82. @d5+, Sf6; 83.
..., Pblxf6, y de forma inesperada Sc6+), 79. g8B, baB; 80. df7+,
son las negras las que ganan. @?de;81. Bd7, mate.
Tras esta victoria quedó claro
que mi próximo encuentro por la
corona c o n t r a Kasparov era
Y fue sólo aquí donde cometió inevitable...
Partida 24

A. Wojtkiewicz - A. Karpov
Haninge, 1990

Por lo general, en la práctica sue-


lo jugar la defensa Grünfeld con
blancas, sobre todo el sistema
con g2-g3, pero cuando en la par-
tida surgió la variante simétrica,
decidí probarla con colores cam-
biados.

Hay dos aperturas con negras, la


defensa india de r e y y la defensa ahora me decido y o por ella. Jun-
Grünfeld, que raramente se en- t o con 11. ..., 9b6, otra continua-
cuentran en mi practica. Pero si ción equivalente es 1 1. ..., f 6 (ver
tuviera que elegir, daría prefe- la partida precedente). En esta
rencia a la segunda de ellas... partida mezclo ambas ideas.
Antes de ocuparnos de esta par-
tida, en la que las blancas juegan
b2-b3, recordemos los dos en-
cuentros de Sevilla, en los que
preferí 12. B f 2 .
Karpov - Kasparov (1' partida)
12. ..., 8d7; 13. e4, Qe7; 14.
9xd7.
(Ver diagrama) En la partida Drasko - Nikolic
(Vrnjacka Banja, 19871, d o n d e
Esta jugada de caballo la eligió surgió por vez primera esta posi-
Kasparov contra mí en la 1' y 3' ción, las blancas jugaron 14. ed,
partidas del match de Sevilla, y 9bxd5; 15. 2 x d 5 , 9 x d 5 ; 16.
Sb3. Ac6; 17. Xacl, Ba5; 18. Karpov - Kasparov (3' partida).
Cc5, 8a6, y los adversarios 12, ..., Qe7!. Una mejora en cúm-
acordaron las tablas. Otras posi- paración con 12. ...,
8d7, jugada
bilidades son 14. a4!, de; 15. a5, en la primera partida.
2bd5; 16. 53xe4, Eb8; 17. Bb3, 13. a4, a5; 14. Sb3. Causaba
L e 8 , o 17...., 8c6; 18. Bc5, Gc7; mayores problemas a las negras
19. Oxc6!, con iniciativa blanca, 14. e4, de; 15. 8 x e 4 , 9bd5; 16.
pero es floja 18.. H f c l , a6 (es Bb3. En la partida Greenfeld -
más precisa 18. ..., Q c ~ ! ) , 19. Birnboim (Tel Aviv, 1988), des-
gc4, (es correcta 19. Sc5!), 19. pués de 16. ..., f6; 17. Qc4, @h8;
..., 3c7; 20. Oc3, Sxg2; 21. 18. Hfel, ab4; 19. Hadl, Qed5;
Oxg2, ficd5, con igualdad (An- 20. ae3, Xa6; 21. Axd5, ed; 22.
dersson - Hulak, Wijk aan Zee, Qexd5, 8g4; 23. Hd2, He6; 24.
1987). Bxb4, Exel+; 25. 8xe1, ab; 26.
18.Zfc1, Qc6; 19. Ba3, Qcb4. En Bxb4, ae8; 27. 8 f 2 , las blancas
la partida Nikolic - Hulak (Zagreb, consiguieron ventaja.
1987). después de 20. Pc4,Oa6; 14. ..., 8d7; t 5. Hfcl, &c6; 16.
21. 9d6, Qac7; 22. Eacl, Qb5; 6b5, Qbc8!; 17. e3, a d 6 ; 18.
23. Qxb5, 8xb5; 24. Ec5, be8; Q x d 6 , Bxd6; 19. &el, Bfb8;
25. b4, b6, las blancas no consi- 20. 8 f 1, f6; 21. Qf3, Bd7; 22.
guieron nada, pero 20. 9c3!, Bc2, a f 5 ; 23. 8d2, Qd6; 24.
como propuso Gutman, daba b3, Rc8; 25. 1 , h6; 26.
ventaja a las blancas. & e l , 95; 27. Xa2, i e 8 ; 28.
f 4. ..., Bxd7; 15. e5, Bi3f c8; 16. Hac2. B f 8 ; 29. 8 d 3 , g4. Ta-
Z c l , Of8; 17. 8 f 3 , Xc7. Una blas.
jugada precisa, que equilibra el
juego. A la imprudente 17. ..., a6,
yo jugaría 18. Pe2, 3c7; 19. g4!,
2h6; 20. Bd2. y si 20. ..., Gc4!, Esta jugada se empleó por vez
entonces 21. Bxc4, Bxc4; 22. primera en la partida Portisch -
Ae4!. Ahora esta idea y a no vale, Korchnoi (Reggio Emilia, 1987/
18. Ae2, &ac8; 19. 94, Ph6; 20. 88). Me parece que si las blancas
€%d2,3c4;2 1 . 8 ~ ~ Pxc4,4, y las quieren luchar por la iniciativa
dos torres negras estan en la deben considerar 12. Qxc6, bc;
columna "cm. f 3. 8 f 2 .
18. b3, Zac8; 19. 8 6 2 , 9 c 6 ;
20. Bb2, a6; 21. Ae2, Se7!;
22. 2b1, Qb4; 23. 3 c 3 , 2 c 6 ;
24. ?bt, Ob4; 25. Ec5, 3d7;
26. Zxc7, Zxc7; 27. ac3, Uc6; En la partida mencionada, Korch-
28. a b l , Qb4; 29. 3c3, 9 c 6 ; no¡ jugó primero 13. ..., Pe8, y
30. 2 b l . Tablas. sólo a 14. H f c l , 14. ..., f6. Des-
pués de 15. 3d3, de7; 16. PBlhl, pero también puedo probarlas
8 e 8 , los adversarios acordaron con negras, especialmente si la
tablas. El resuitado no es acorde situación de las piezas es casi
con la posición, y por lo visto ese simétrica.
día no tenían humor para luchar. A propósito, la siguiente varian-
En mi partida, sin perder tiempo te da f e de las sutilezas de esta
en la maniobra de la torre, paso a posición. Es suficiente hacer una
reorganizar el centro. sola jugada imprudente como 16.
..., &e¿3?,para que las blancas ya
se apoderen de la iniciativa: 17.
Qc5!, 8 f 7 (17. ..., @e7; 18.
Qxe6!), 18. e4, de; 19. Q3xe4,
Cxe4; 2 0 . 8 x e 4 , Be7; 21. fixb7!.

Se mantenia la igualdad después


de 19. Qa4, o 19. a3, pero las
blancas aspiran a más.

El caballo no se mantenia mucho


Sobre el tablero hay una posición tiempo en e5, pero tal vez valía la
de equilibrio dinámico. Las cade- pena cambiarlo por su colega ne-
nas de peones están cerradas, y gro: 21. Xc3, 9xe5; 22. de, Bxc3;
las fuerzas de ambos bandos no 23. e x c 3 , 8c8; 24. 8 d 2 , be; 25.
entran en contacto durante mu- 893, planeando f 4-f 5. También
cho tiempo. Desde luego, estas era interesante enseguida 21.
acciones, con un juego de manio- 8g3!?, Gxe5; 22. de, X x c l ; 23.
bra de piezas preciso pero poco Sxc'l, Zc8; 24. fifxc8+, 8 x c 8 ; 25.
vistoso, no están en el ánimo de 8 c 3 (aunque ef objetivo de las
todos. Pero a mi personalmente blancas es el avance f4-f5, la
este juego, lleno de matices, situación aún no está madura: 25.
siempre me agradó. Hasta ahora f5?, ef; 26. gf, gf; 27. l x d 5 + ,
estas situaciones se me habían 8e6, o 2 5 . l d 4 , b6; 26. f5, ef; 27.
presentado jugando con blancas, gf, gf; 28. baxd5+, 8 e 6 ; 29.
bPa8+, Ooff7, en ambos casos con Después de 26. P f c l , y después
mejor juego negro), 25. ..., Bd7 e2-e3 y 8 h 3 - f l para el bando
(pero no 25. ..., S d 8 , por 26. blanco seria dificil jugar a ganar.
.&h4!, ni 25. ..., 8d7; 26. 3 ~ 7 126.
, Sin embargo intento llevar el ca-
e3, b6; 27. a4. Bb7. Aquí las ballo al flanco de rey, donde en
posibilidades son iguales. corto tiempo se desarrollarán las
acciones decisivas.
2t. ..., Bxd7
22, a3, ...
También era interesante la aguda
25. ..., Qf71?.

Ahora es evidente que después


de 26. ..., Qf7; 27. fe!, Bxe6; 28.
gf5, h6; 29. gaf l . Od6; 30.8e51,
Oxf5; 31. gf, Qd7; 32. Pxg7.
S x g 7 ; 33. f6, la iniciativa está del
lado blanco, y decídi devolver el
caballo a su sitio.

Una jugada imprudente, hecha,


según consideraciones comunes;
las negras ya tienen la posibilidad
de tomar la iniciativa. Era correc- Parecía consecuente 30. gaf 1, si
ta 22.63,sin debilitar el flanco de bien es cierto que las blancas no
dama. consiguen aprovechar la presión
por la columna 'f': 30. .., ae7; 31.
8c7, Pdc81 (pero no 31. ,.
32. 8e5, Oxf5; 33. gf, Sa6; 34.
Re8;
Sxg7, Bxg7; 35. f6+, con ataque
Forzando a la torre a abandonar la por fa calidad). Ahora 32.8e5, no
columna "cm. es tan efectiva: 32. ..., Gxf5; 33.
gf, Ba61; 34. 8 x g 7 (34. f6, Bf S!),
24. X a l , Qd8 34. ..., Sxg7; 35. f6+, P$h8!; 36.
B f 2 , Xc6; 37. 8d7, Hd6; 38. f7,
Se podía impedir la ruptura f4-f5 P f 8 ; 39. Bf5. Sg7; 40. í e 5 + ,
...,
mediante 24. 8h6; 25. g5,897. Pf6; 41. hb5. Bd6, y el ataque
blanco se disipa. Después de 32. No era posible 40.8xa5?, por 40.
Bxa5 las negras ganan la calidad, ...Hf2, pero resistía más 40. PIgl,
y sus posibilidades son mejores. y después 8e2-dl.

La presión por la columna ' f m


toma, poco a poco, un carácter
Una jugada bastante pasiva. Me- amenazador.
recía atención 34. PfZ!?. y si 34.
..., Bcl+; 35. A f l , Bxa3, enton-
ces después de 36. Bb5, Bb4
(36...., a4?; 37. Bxb7, ab; 38. El peón a4 es intocable: 43.
Sd6), 37. lBd7, y las blancas tie- exa4, Qf4+!; 44. ef, B x f 4 ; 45.
nen una iniciativa peligrosa por el 893, B x c l ; 46. 8xd6. Bel!; 47.
peón. No obstante, aquí llevaba a Sxf8, @xe2+; 48. 1 e3; 49.
un juego confuso 34. ..., a4!; 35. h3, Bf2+; 50. Whl, e2, ganando.
ba, peor 35. b4, B c l + ; 36. Bfl
(36, 8 f 1, Bxa3; 37. S b 5 , Bxe3;
38. 8xb7, Xf8, etc ...1, 36. ...,
Bxa3; 37. 8d6, Qg6; 38. Sb5,
Scl+; 39.B.f 1, 8c6, con ventaja Preparando la apertura de la co-
negra! 35. ..., Xxa4; 36. Bb2. lumna 'g' ...

La ventaja de la pareja de alfiles


es ilusoria, era mejor eliminar el
alfil d6. Después de 38.Pf 1 (más
precisa que 38.8xd6, bxd61, 38.
...,Bxg3; 39. hg, seria difícil rom-
per la fortaleza blanca.
A 44. S g l , también seguía 44. ..., Bxg4, @fa+; 51. Wg5, 8e7+; 52.
h5!, con la intención de tomar el @h6, Bf6, mate.
peón 'g'. 45. gh, ñf51; 46. hg, (46.
Bg2, Qh4+; 47. Pxh4, gh, ganan-
do), 46. ..., g h 3 ; 47. 8g3, 8x93;
48. hg, Bxg3+; 49. B h l , Ef2; 50.
Zc8+, Og7, y todo termina. Tam-
poco ayuda 44. Ec2, h5!; 45. gh,
Oe7 (es pronto para 45. ...,Oh4+;
46. 8xh4, gh; 47. 894). 46. h3
(46. Pc3, g4!, y Étxh5), 46. ..., A 53. 8 d 3 , seguía 53. ..., Hf3.
af5; 47. 3c3, Gh4+; 48. 8xh4.
gh; 49. Be7 (49. B g l , 14g8+; 50. N... lag3
kg4, Bf3, mate), 49. ..., 893;50. @h1, Sh7
e f l , @f2+, y las negras llegan a @ g l , P9h6
la cima. PoPh1, Eh2+
P g l , Ef2
@hl, 8 d 6
1 , Pg2+
@f1, Eg8
Xcí, E93
A 46. @ g l (46. Pbihl, @fl+; 47.
Axf 1, I x f 1, mate), decide 46. ...,
Bf5, y después Bf5-h3. Decidía en el acto 61. ..., 8h2, o
61. ..., 8xb4; 62. ab, h2; 63.d f 2 ,
Pgl; 64. P x g l , hgS+; 65. PBixgf.
a3.

Aquí se aplazó la partida. y debi-


Otras continuaciones resistian do a lo irremediable de estas
menos: 48. 1 l!Bg7+; 48. amenazas, las blancas abandona-
íBxh3, Zg8; 49. 894, Hxg4; 50. ron sin continuar.
Partida 25

R. Vaganian - G. Kasparov
Barcelona, 1989

En los torneos por el campeonato


del mundo, como y a vimosI Kas-
parov prefirió el sistema simétri-
co con la previa c7-c6, después
d7-d5 y la captura en d5 con
peón. En un encuentro más avan-
zado, al que hago referencia más
adelante, eligió 3xd5. En los últi-
mos tiempos Kasparov ha juga- (rara vez se encuentra 9. 8 f 4 ) .
do bastantes partidas interesan- Nos detendremos primero en la
tes con esta variante, y he elegi- segunda continuación.
do en calidad de principal una de Hjartarsm - Popovic (Belgrado,
las más atractivas. En los comen- 1989). 9. d5, Qa5; 10.64. La
tarios, como es habitual, recuer- modesta 10. Bc2, Heva a una
do otros ejemplos importantes rápida igualdad; aquí tenemos
producidos últimamente. dos ejernplo s.
Tukmakov - Jalifman (Sinferopol,
1989): 10. ..., c6; t l . dc, Qxc6;
12. Edl, AfS; 13. e4, 847; 14.
2 f 4 , Ec8; 15. Be2, Be8; 16. h3,
(Ver diagrama) 2e6; 17.365,&xd5; 18. ed, ab4;
19. 3e1, ad7; 20. Bd2, Qa6. Ta-
Aquí las blancas pueden elegir blas.
entre la tranquila e2-e3, como Plachetka - Smejkal {Trnava,
sucede en la partida, y la más 1989): 12. ..., B c 7 (en lugar de 12.
comprometida d4-d5 y e2-e4 ..., Bf51, 13. Qb5, S b 8 ; 14. Af4,
e5; 15. 8e3, Pf5; 16. %c5, Sc8; s x d 8 , axd8; 16. Hadi (16.Oa6,
17. Qa7, Qa4; 18. Qxc6, bc; 19. es!), 16. ..., 894; 17. Od5, e5; 18.
2 e 7 . Tablas. Qxb6, P x d l ; 19. P x d l , axb2!;
En la partida Nikolic - Kasparov 20. dd2, ef, llevó a una posición
(Skellef tea, 1989), siguió 10. Sf4, perdida para las blancas. Parece
c6; 11. dc, @xdl; 12. Zaxdl, peligrosa 14. bb3, pero conti-
3xc6; 13. Gb5, 8g4!; 14. b3, e5!; nuando '14. ..., e51; 15. Qxb6,
15.8e3, e4!; 16. Gf d4, 3xd4; 17. Bxb6!; 16. 8 x h 6 116. f!Bxc4, ef),
9 x d 4 , ad5; 18. h3, Qxe3; 19. fe, 16. ..., 8xh6; 17. Bxc4, Sxb2;
9d7. La posición negra es agra- 18. Habl, Sa3; 19. Qxe5, 8e6,
dable, si bien es cierto que la las negras consiguieron por el
partida termino en tablas tras 40 peón la pareja de alfiles y buenas
jugadas. posibilidades (Shpilker - Kra-
10. ..., c6; 11. 895. Es insufi- senkov, Moscú, 1987).
ciente 11. Gel, Qac4!; 12. 9 e 2 , 13. ..., Qac4; 14. Be2. g5, (14.
Ag4; 13.dc (13. 8g5, h6), 13. ..., ..., Qxb2; 15. Ge5!), 15. 8c1, e6!;
bc; 14. h3, axf3; 15. 8 x f 3 (Yur- 16. de (mejor 16. 1 aunque,
taev - Belov, Podolsk, 1989). y como indicó Popovic, 16. ..., ed;
aquí 15. ..., Bd6 (en lugar de 17. 9xd5, 9xd5; 18. @c4, 6b6!;
15...a5), con idea de 16. ..., Bc5, o 19. 8b3, Bf6, da a las negras un
16. ..., Bb4, daba a las negras juego algo mejor). 16. ..., 8xe6;
buen juego. 17. B d l , Bc8; 18. Qd4 (más
11. ..., h6. No se justificó la juga- sólida 18. h4, 894; 19.hg), 18. ...,
da 11. ...,
894; 12. h3, Bxf3; 13. 8g4!; 19. 8 f 3 , 8h3!; 20. Ad5,
a x f 3 , cd; 14. Qxd5, 9xd5; 15. a x d 5 ; 21. 8 x d 5 , Xd8; 22.
Zadl, Bc7; 16. ed, 8 x b 2 (16. ..,, Qc6, bc; 23. 8 c 4 , Bf5; 24.
3c4; í7. i e 2 , Xfe8; 18. Gcl, b5; 8 d 3 , Be5; 25. Bxe5, 8 x e 5 .
19. b3, Be5; 20. Bxe5,3xe5; 21. Las negras tienen clara ventaja
d6, y las negras están mal), 17. en el final, y la partida terminó
E f e l , Hfe8; 18. Exe71, Xxe7; 19. con su victoria.
d6, Pel+; 20. Xxel, l x d 6 ; 21.
3e7, Xf8; 22. @d5. Todo esto
sucedió en la partida Hansen -
Kasparov (Salónica, 1988). Aun- También se encuentra 9. ...,
Hé8,
que las negras supieron salvarse, por ejemplo, así jugó dos veces
su posición no inspira confianza. Kasparov con Portisch en el ano
12. 8 f 4 , cd; 13. ed. A 13. 1988. Después de 10. d5, aa5;
Axd5, es fuerte la respuesta 13. 11. Qd4, 8d7, en Satonica Por-
..., Qac4!. Ahora la directa* 14. tisch jugó 12. @e2, y como re-
uc7?, en la partida Pastircak - sultado de 12. ....
ce; 13. dc,
H o r t (Checoslovaquia, 19841, Qxc6; 14. axc6, 8xc6; 15.
después de 14. ..., Eb8; 15. 8xc6, bc; 16. Hdl, Bc8; 17.
8d2, Be6; 18. & e l , 85, las surgió esta posición, pero la to-
posibilidades se igualaron. En rre no. estaba en la columna "f",
Reykjawik. Portisch empleó la sino en la 'e'. El orden de jugadas
novedad 12. bd?!, pero después fue el' siguiente: 1. d4, Of 6; 2.
de 12. ...,9 a c 4 ; 13. a4, a5; 14. c4, g6; 3. Qf3, 8g7; 4. g3, d5;
b5, Pc8; 15. g e l , 8h3; 16. 5. cd, Qxd5; 6. 8 g 2 , ab6; 7.
A h l , Bg4; 17. Uce2, Ead8; Qc3. Qc6; 8. e3, 0-0; 9. 0-0,
18. Bb3, Bd7; 19. Qf4, 8g4; He8; 10. g e l , e5; 11. 45, 9 a 5 ;
20. Ra2, Bd6, surgid un juego 12. e4, c6; 13. 8g5.
complejo con cierta iniciativa de
las negras. Por otra parte. esta
partida también terminó en ta-
blas.
En el encuentro Ljubojevic - Kas-
parov (Barcelona, 1989), las blan-
cas emplearon otra novedad,
aunque jugaron el mismo peón,
12. b3. Sin embargo después de
cinco jugadas, 12. ..., c5; 13. dc,
Qxc6; 14. axc6, 8xc6; 15.
8xc6, Bxdl; 6 g x d l , bc;
17. 8d2, a5, también se acorda-
ron las tablas.
Y, para terminar, otra partida de
Kasparov. 12. e4, c5; 13. dc,
3xc6; 14. Qxc6, Axc6; 15. Veamos cómo se desarrolló esta
Bb3, Bd3; 16. 8 e 3 , Eac8; 17. partida. 13. ..., f6; 14. 8 e 3 ,
z f d l , Ba6; 18. 8d4, Ba5, con fiac4!; 15. dc, a x e 3 . Las ne-
igualdad (Hjartarson - Kasparov. gras consienten en renunciar a
Reykjawik, 1989). una pizca de material, sólo para
no tener debilidades en la estruc-
tura de peones. Tras lo cual acti-
van sus fuerzas. 16. Bxd8,
La práctica ha demostrado que la Exd8; 17. cb, 8xb7. En caso de
retirada 10. ..., Qe7 es pasiva. 17. ..., Qxg2, la respuesta 18.
ba9, Bxel; 19.8xa7, acaba con
todas las ilusiones.
18. Pxe3. Bh6; 19. X e e l ,
Qc4; 20. dadl, @f8; 21. h4,
Aquí me detengo para recordar Eac8; 22. 8h3. Parece que las
la partida Karpov - Kasparov blancas han tomado la iniciativa,
(Amsterdam, 1988). en la que pero tiene un carácter temporal.
22. m., Elxdl; 23s H x d I , Qxb2; En los planes de las negras entra
24. Zd7, Zxc3; 25.Hxb7. Vatía el avance f6-f5, y se puede reali-
la pena jugar previamente 25. zar con el alfil en g4 o en c8.
Zd8+, Be7; 26. Hd7+, B f 8 , com- Mijalchishin - Gavrikov (Buda-
probando si las negras se arries- pest, 1989). 14. ..., Pf7; 15.
gaban a 26. ..., Se8, ya que el rey 8 c 5 , f5; 16. B c l ! . A igualdad
debe controlar la casilla 97 para la llevó 16. Qd2, e4; 17.0b3, 3ac4;
retirada del alfil. 25. ..., ';le4 (25. 18. Be2, Ge5; 19. Hadl, Qbc4;
..., f xf3; 26. Exb2, era desagra- 20.Od4, b6; 21. Qc6, Be8 (Gligo-
dable para las negras), 26. Qh2. ric - Gavrikov, Moscú, 1989).
Es mala 26. dc7?, debido a 26. ..., 16. .... e4; 17. Qg5, Hc7; 18.
Ccl+; 27. A f l , Qd2; 28. E x c l , b4, Qbc4. Otras continuaciones
9xf3+; 29. PPg2, Oxh4+; 30. gh, son peores, por ejemplo: f 8. ...,
b x c l , y las blancas ya deben 9xd5; 19. Qxd5, Bxd5; 20. Hdl,
salvarse en el final de alfiles de con una posición ganada.
distinto color sin peón. Por otra 19. 1 , 8 x c 3 ; 20. B x c 3 ,
parte, 26. 8e6, 9d6, lleva a t a - Bxg5; 21. ke3!. A una rápida
blas. paz llegó la partida Mijalchishin -
26. ..., Ad6; 27. b x h 7 (o 27. Ftacnik (Palma de Mallorca,
Exa7, Zxg3+!; 28. fg, Qe3+, con 1989): 2 1 . 8 d 4 (21. Bd4?, be; 22.
igualdad), 27. ..., Bg7; 28. h5, d6, Ec5; 23. bc, Qe6, favorece a
gh; 29. 3xh5, Xc1+; 30. Bg2, las negras), 21. ..., 8 d 7 ; 22. ba,
4c2; 31. Qe6, Qxe4; 32. Qg4, Be7!; 23. 8b6, Xcc8; 24. 8c7,
Zd2; 33. 8 b 3 . La ultima posibili- Qd6; 25. 8xd6, Bxd6; 26. b d 4 .
dad consistía en 33. B f 3 , Qg5+; Tablas.
34. @e3, Zb2; 35. 6b3, pero 33. 21. ..., Bd8!. Peor 21. ..., Qe3; 22.
..., 3 c 5 ; 34. 8c4, mantenía el %c7, d x d l ; 23. E x d l .
equilibrio. 22. ba, 9 x e 3 ; 23. t x e 3 , Bd6;
33. ..., a5; 34. Zf5, Qd6; 35. 24. f3, ef; 25. 8 x f 3 , 8d7; 26.
Zh5, -3e4; 36. Zf5, Ad6; 37. H a c l . Era mejor 26. ñ a b l , ahora
Zh5, Qe4. Tablas. el juego se iguala.
26. ..., g x c l ; 27. H x c l , b6; 28.
B f 4 . í x f 4 ; 29. gf. Hc8; 30.
HxcS+, 8 x c 8 ; 31. ab, ab; 32.
Wf2, @f7; 33. Be3, Se7; 34.
Wd4, @de. Tablas.
Después de 14.8xb6, Bxb6; 15.
?xd5, @d8; 16. b4, 9c6, las posi-
bilidades de ambos bandos son
iguales. También se encuentra 15. h3,
bxf3; 16. b x f 3 . f5; 17.8e2, con
juego complejo.
preparó esta novedad en el 'si-
lencio del gabinete", sabiendo
que Vaganian jugaba a menudo
esta variante.

El par de peones blancos parece


m u y fuerte, pero las negras tie-
nen buen juego. Un curioso matiz:
cuando el caballo negro estaba
en a5, el alfil blanco estaba muy
bien en b4: atacaba y defendía.
Pero después de que el cabaIlo a5
se ofreciera en sacrificio, el alfil
resulta vulnerable; se amenaza
a7-a5. Como advirtió Vaganian,
una paradoja original o la meta-
morfosis del alfil blanco.
Una posíción conocida. Aquí se
jugaba a menudo 17. ..., Qc8, y 19. X c l , ,..
entonces es fuerte la jugada 18.
% e l . Así jugó Vaganian con A 19. c5, sigue el fuerte contra-
Thorsteins (Copenhague, 1988). golpe 19. ..., a5!.
La idea consiste en que ahora no
hay tiempo para la importante
jugada Bb8-b6 (a la que sigue
2x3-a4), y el caballo negro está La situación en el tablero es muy
bajo ataque. Después de 18. ..., tensa, y las negras no eligen el
Axf3; 19. 8 x f 3 , Qd6; 20.862, mejor camino. Por lo visto, Kas-
b6 (es mejor 20. ..., e4), 21. 8 a 6 , parov n o valoró en su medida la
las blancas consiguieron ventaja reacción del adversario. Después
y ganaron. de la partida ofreció la siguiente
No obstante, Kasparov tenia variante: 19. ..., Qc4; 20. Qxe4,
preparada a su adversario una fe; 21. Bxc4, Bxf3; 22. Bd2,
sorpresa notable. a d 7 , con igualdad o 19. ..., ef; 20.
.&xf3, Axf3; 21. Bxf3, Qxc4. Si
bien es cierto que en el segundo
caso en la partida lonov - Urban
Un inesperado sacrificio de pieza, (Katowice, 199 1), después de
si bien es cierto que se recupera 22. Qb5, Qe5; 23. Bb3, a5; 24.
con rapidez. Sin duda Kasparov 8 d 6 , a4; 25. Be3, f4; 26. gf.
9 9 4 ; 27. @e6, @h4; 28. f5,
9 9 5 ; 29. f g , 3e5+; 30. Bhl,
S x g 6 ; 31. dc7, las blancas neu-
tralizaron la iniciativa de su ad-
versario y ganaron la partida.

Aquí ias blancas ya juegan sin


precisión, después de 24. Bc3!,
&xc3; 25. Qxc3, Bc4; 26. E f d l ,
4d8; 27. d6, podían sentirse bas- taja de material. Ahora cesa la
tante seguras. mutua marejada, y la partida se
desliza rápidamente a las tablas.

Los adversarios cometen erro-


res por turno; debía jugar 24. ...,
f3, y las negras por el peón tienen
buen juego, el rey blanco está
mal, y sus piezas algo pasivas.

(Ver diagrama)

No valía la pena correr tras el


segundo peón. Después de 27.
Q c ~ ! ,Bc7; 28. .%f2, ae3; 29.
Bd1, las blancas creaban una só-
lida coraza, conservando ia ven- Tablas.
lndice

Prólogo 9

SISTEMA PRINCIPAL
, 4. cd, Qxd5; 5. e4. Oxc3; 6. bc, 8 g 7 ;
1. d4, 9f6; 2. c4, 96; 3 . 9 ~ 3 d5;
7. bc4. c5; 8. Be2, 3c6; 9. be3, 0-0;10. 0-0. Ag4; 1 1. f3, Oa5; 12.
Pxf7+, Zxf7; 13. fg, Z x f l + ; 14. E x f l , Bd6; 15. e5. Bd5; 16. 8 f 2 .
Eaf8

Partida 1
Sistema
T. Kuzmin - l. Jenkin, Moscú, 1989

Partida 2
Variante: 16. ..., Sad8; 17. @a4
A. Karpov - G. Kasparov. Belfort, 1988

Partida 3
Variante: 16. ..., Zad8; 17. @c2
A. Karpov - J. Timman, Rotterdam, 1989

Partida 4
Variante: 15. Wg1
I. Naumkin - V. Neverov, Moscu, 1989
Partida 5
Variante: 14. ..., cd
Y. Seirawan - P. Popovic, Manila, 1990

Partida 6
Variante: 12. &d3
A. Yusupov - G. Kasparov, Moscú, 1988
Partida 7
Variante: 10. g c l
L. Polugaievsky - C. Kudrin. Nueva York, 1989

Partida 8
Variante: 8.Eibl, 0-0; 9. Oe2, %a5
A. Shirov - V. Akopian, Tbilisi, 1989

Partida 9
Variante: 8. Z b l , 0-0;9. Qe2, b6
8.Jalifman - J. Pribyl, Leningrado, 1989
Partida 10
Variante: 8. L b l , 0-0;9.Ae2, Ac6
A. Jalifman - 1. Jenkin, Leningrado, 1989

Partida 11
Variante: 8. Z b l , 0-0; 9. P e z , cd; 10. cd, áa5+;
11. &d2, Bxa2; 12. 0-0, b6
A. Vaiser - M. Pein, Budapest, 1989

Partida 12
Variante: 8. Z b i , 0-0; 9. 8 e 2 . cd; 10. cd, ba5+;
11. 8d2, Bxa2; 12. 0-0,Qd7
I. Polodovin - L. Maslov, Leningrado, 1990

Partida 13
Variante: 8.E b l , 0-0;9.Oe2, cd; 10. cd, Ba5+;
11. .9d2, B x a 2 ; 12. 0-0,4 9 4
B. Gelfand - V. Ivanchuk, Tilburg, 1990

Partida 14
Variante: 7. Be3, c5; 8. t d 2 , 0-0;9. 3f3, @a5
A. Karpov - G. Kasparov, Lyon, '1990,
match por el campeonato mundial, 15' partida
Partida 15
Variante: 7. Se3, c5; 8. Bd2, 0-0; 9. 3f3, Sg4
A. Kárpov - G. Kasparov, Lyon, 1990,
match por el campeonato mundial, 17' partida

SISTEMA RUSO
Variante Smyslov: 1. d4, 9f6; 2. c4, g6; 3. 3c3, d5; 4. Gf3, 897;5.
Bb3, dc; 6. B x c 4 , 0-0; 7. e4, 8 9 4

Partida t 6
Variante Smyslov
Y. Ehlvest - T. Ernst, Tallin, 1989

Partida 17
Variante Ragozin: 7. ..., 3 a 6 ; 8. 4e2, c5; 9. d5, e6;
10. 0-0, ed; 1 1. ed, Z e 8
M. Gurevich - G. Kasparov, 1988

Partida 18
V,ariante: 1 1. ..., 8 f 5; 12. 8 f 4
A. Beliavsky - V. Tukmakov, Odessa, 1989

Partida 19
Variante: 1 1. ..., 8f 5; 12. he3
E. Bareev - S. Lputian, Lvov, 1990

SISTEMA CON EL DESARROLLO DELALFIL DE DAMA BLANCO


1. d4, 3f6;2. c4, g6; 3. - 3 ~ 3d,5 ; 4. 8 f 4 , 8 9 7 ; 5. e3, c5; 6. dc, Ba5; 7.
1 , dc; 8.8 x c 4 , 0-0;9. 3f3, Bxc5; 10. 8b3, 9 ~ 5 10. ; 0-0; dc6.

Partida 20
Sistema
P. Lukacs - L. Ftacnik, Stara Zagora, 1990
Partida 21
Variante: 1 1. ..., 53a6
A. Beliavsky - V. Gavrikov, Moscú, 1988

SISTEMA CON EL FIANCHETTO


DEL ALFIL DE REY BLANCO

Partida 22
Sistema
A. Karpov - J. Timman, Mataysia, 1990,
match final de candidatos, 2P partida

Partida 23
Variante: 9. 0-0, 9fd7; 10. f4, Qc6; 17. $e3, f6
A. Karpov - J. Tirnman, Malaysia, 1990.
match final de candidatos, 4L partida

Partida 24
Variante: 1 1. ..., 9 b 6
A. Wojtkiewicz - A. Karpov, Haninge, 1990

Partida 25
Variante: 4. ..., 0-0; 5. Qc3, d5; 6. cd, Oxd5
R. Vaganian - G. Kasparov, Barcelona, 1989