Está en la página 1de 4

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL COMO UNA HABILIDAD ESENCIAL

EN LA ESCUELA

¿Qué es inteligencia?

La inteligencia es un concepto difícil de definir. Una definición sencilla la


describe como la capacidad de generar información nueva combinando la que
recibimos del exterior con aquella de la que disponemos en nuestra memoria. Se
trata de una capacidad general que implica varios factores: el pensamiento
abstracto dirigido hacia la resolución de problemas o en la capacidad de adquirir
conocimientos.

¿Qué es una persona inteligente?

La persona inteligente. En la escuela tradicional, se consideraba que un


niño era inteligente cuando dominaba las lenguas clásicas, el latín o el griego, y
las matemáticas, el álgebra o la geometría. Para luego pasar e identificar al niño
inteligente como él que obtiene una puntuación elevada en los tests de
inteligencia.

El cociente intelectual (CI) se ha convertido en el referente de este ideal


y este argumento se sustenta en la relación positiva que existe entre el CI de los
alumnos y su rendimiento académico: los alumnos que más puntuación obtienen
en los tests de Coeficiente intelectual suelen conseguir las mejores calificaciones
en la escuela. En el siglo XXI esta visión ha entrado en crisis por dos razones.

Primera, la inteligencia académica no es suficiente para alcanzar el éxito


profesional. Los abogados que ganan más casos, los médicos más prestigiosos
y visitados, los profesores más brillantes, los empresarios con más éxito, los
gestores que obtienen los mejores resultados no son necesariamente los más
inteligentes de su promoción. No son aquellos adolescentes que siempre
levantaban primero la mano en la escuela cuando preguntaba el profesor o
resaltaban por sus magníficas notas académicas en el instituto. No son aquellos
adolescentes que se quedaban solos en el recreo mientras los demás jugaban
al fútbol o simplemente charlaban. Son los que supieron conocer sus emociones
y cómo gobernarlas de forma apropiada para que colaboraran con su
inteligencia. Son los que cultivaron las relaciones humanas y los que conocieron
los mecanismos que motivan y mueven a las personas. (Berrocal & Pacheco,
2015)Son los que se interesaron más por las personas que por las cosas y que
entendieron que la mayor riqueza que poseemos es el capital humano. Segunda,
la inteligencia no garantiza el éxito en nuestra vida cotidiana. La inteligencia no
facilita la felicidad ni con nuestra pareja, ni con nuestros hijos, ni que tengamos
más y mejores amigos.

El modelo de habilidad de Mayer y Salovey se centra de forma exclusiva


en el procesamiento emocional de la información y en el estudio de las
capacidades relacionadas con dicho procesamiento. Desde esta teoría, la IE se
define como la habilidad de las personas para atender y percibir los sentimientos
de forma apropiada y precisa, la capacidad para asimilarlos y comprenderlos de
manera adecuada y la destreza para regular y modificar nuestro estado de ánimo
o el de los demás. Desde el modelo de habilidad, la Inteligencia Emocional
implica cuatro grandes componentes:

• Percepción y expresión emocional: reconocer de forma consciente


nuestras emociones e identificar qué sentimos y ser capaces de darle una
etiqueta verbal.

• Facilitación emocional: capacidad para generar sentimientos que


faciliten el pensamiento.

• Comprensión emocional: integrar lo que sentimos dentro de nuestro


pensamiento y saber considerar la complejidad de los cambios emocionales.

Estas habilidades están enlazadas de forma que para una adecuada


regulación emocional es necesaria una buena comprensión emocional y, a su
vez, para una comprensión eficaz requerimos de una apropiada percepción
emocional.

Referencias
Berrocal, P. F., & Pacheco, N. E. (2015). LA INTELIGENCIA EMOCIONAL COMO UNA HABILIDAD
ESENCIAL EN LA ESCUELA. Obtenido de REVISTA IBEROAMERICANA DE EDUCACIÓN:
http://extension.uned.es/archivos_publicos/webex_actividades/4980/iegfernandez6.p
df
Inteligencia y motivación como aspectos fundamentales en la
formación de estudiantes en la carrera de Medicina

La inteligencia humana es el conjunto de propiedades que permiten las realizaciones


exitosas de una o varias actividades encaminadas esencialmente a la asimilación de la
cultura o la obtención de un producto de valor social. Los problemas fundamentales para
el estudio de la inteligencia radican en determinar si la determinación de esta es genética
o ambiental y como está formada su estructura.

La posición innatista plantea que desde que la persona nace trae consigo la
inteligencia como tal, y es innecesario un ambiente favorable para desarrollarla,
mientras que los ambientalista parten de la idea de que si existe un sustrato material
hereditario, pero que se necesita de un ambiente donde el individuo pueda elevar sus
potencialidades. Según el enfoque histórico cultural, la herencia y el ambiente resultan
factores importantes en la determinación de la conducta inteligente los cuales son muy
difíciles de separar. (Prado, Piñeiro, & Romero, 2014)

Teoría de las inteligencias múltiples de Gardner

Esta teoría propone la existencia de 8 inteligencias (lógico-matemática, lingüístico-


verbal, corporal-cinetica, visual-espacial, musical, naturalista, interpersonal e
intrapersonal), pluraliza el concepto de inteligencia y la observa en términos de
capacidades universales a la especie.Supone la inteligencia como la capacidad que
permite resolver problemas y crear productos socialmente relevantes.

- Características de las 8 inteligencias

 Son relativamente estables.


 Se combinan de forma particular en el sujeto.
 Deben estar presentes en todos los seres humanos.
 No se desarrollan todas al mismo nivel.

- Prerrequisitos de la inteligencia

 Dominar un conjunto de habilidades para la solución de problemas.


 Dominar la potencia para encontrar o crear problemas.

Teoría de la triarquía de Stenberg

Sternberg propone que la inteligencia es el resultado de la aplicación de


componentes de procesamiento de la información a la experiencia con el propósito de
adaptarse, modificar o seleccionar ambientes.
El principal aporte de Stenberg es que aunque reconoce la inteligencia lógico-
matemática-lingüística no la ve como la única, sino que plantea la existencia de la
inteligencia experencial y la contextual. La experencial es la capacidad de reaccionar
ante situaciones nuevas, tiene que ver con la creatividad, con la forma en que el sujeto
conecta su mundo interno con el externo, permite a los estudiantes crear, formar y
diseñar. La contextual es la inteligencia "de la calle", la forma en que el sujeto conecta
el mundo externo con él y le permite al estudiante aplicar y reafirmar. Considera la
inteligencia como la aplicación de componentes a la experiencia.

La motivación, deriva del latín motuso, que significa "movido". Puede definirse como
el señalamiento o énfasis que se descubre en una persona hacia un determinado medio
de satisfacer una necesidad, creando o aumentando con ello el impulso necesario para
que ponga en obra ese medio o esa acción, o bien para que deje de hacerlo. Este
término está relacionado con voluntad e interés.

La motivación exige que haya alguna necesidad de cualquier grado, absoluta o


relativa (Relativismo), de placer o de lujo. Siempre que se esté motivado por algo, se
considera que ese algo es necesario o conveniente. La motivación es el lazo que une o
lleva esa acción a satisfacer esa necesidad o conveniencia, o bien a dejar de hacerlo.

Referencias
Prado, Piñeiro, & Romero. (2014). Inteligencia y motivación como aspectos fundamentales en
la formación de estudiantes en la carrera de Medicina. Obtenido de
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412014000300003