Está en la página 1de 6
XIII. LA RECOPILACION DE TEXTOS 1. Inrropucci6n, Excoto Erigena ESQUEMA DE LA RECOPILACION DE TEXTOS Eta Ibor de recopileciéa mout6 ya clertn preferencias por laa flésofos antiguos que pueden servir de pauta para clasificar este pe- el largo periodo medieval, como sucederé, pot ejemplo, con las Etimo- loglas de San Isidoro de Sevilla. 2, RECOPILADORES NEOPLATONICOS. Aunque Ia labor de estos pletamente ajena a cualquier abren a la edad media los cauces plat6nicos por donde han de discurrir In mayor parte de sus estructuras filos6ficas. Entre ellos figuran Caleidio, Macrobio, Claudiano Mamerto y Maximo. Calcidio, hacia el comienz0 del siglo IV, hizo un comentario al dionisianos que fue utilizada por Escoto Erigena. 3, BOECIO ¥ LAS TENDENCIAS ARISTOTILICAS. ‘Las tendencias atistotélicas de este petiodo de recopilacién tienen ‘menor siimero de representantes. Sin embargo, la importancia de uno de Breer error ergen-wcneerge soe ‘los, Manlio Severino Boecio, excede en mucho a todos los anteriores pet verdad dog sin gu nods dg pues oon aa estadié en Atenas, donde sini doo- ‘uclo Bec ftom fia, al mentada casi exclusivamente en la razén, ©) Metafisica. 4 solucida al. problema 1 ls flofos durante toda la Edad Media b) Le raxin y la fe. petiodo. niciadores. En cuanto que no manifiestan una clara tendencia neoplaténica 0 aristotélica, pueden encuadrarse aqui Martin de Dumio (+ 580) y Gre- | filosofia ba de’ ay ‘plc al esr de los problemas Ja explicacién de los dogmas; pero la razén ha de atenerse a la fe y re 236 PRET recess eras orio Magno (s. VI). Ambos muestan especial interés por lax Frcs ee, El primer, que fr obispo de Dumio y despues de Brags, manifesta en su compilacén un considerable pre moral ins. donde fguranclasficads todos los conocimieatos de la ca. 1b) Sam Isidoro de Sevilla. Jos materiales legados por la antigiiedad, sobre tod i 0s mat a i, los teferidos a la dialéctica aristotélica, y los aportados ie Iles dalcn ioc I por los padres de la Iglesia, en Isidoro define la filosofia como ‘manas, unida al deseo de vivir bien». <. "El hombre esté compuesto de cuerpo y alma. Esta es incorpérea vy muy pareeida al dngel, pues tiene principio y no tiene fn. Sin em- argo, Ia inmortalidad del alma no capacita para establecer su natu. raleza divina, ni su pteexistencia a la encarnacién, ya que el alma es freada al mismo tiempo que es creado el cuerpo con el cual debe unirse. El alma as{ creada es