Está en la página 1de 2

¿Qué es el virus del papiloma humano (VPH)?

El virus del papiloma humano (VPH) es una de las infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas

en inglés) más comunes. Es un virus que puede transmitirse mediante el contacto genital piel a piel.

Existen muchos tipos diferentes de VPH. Algunos tipos causan verrugas genitales y se llaman de bajo

riesgo. Y algunos tipos pueden provocar cáncer de cuello uterino, anal u oral, y se llaman de alto riesgo.

No existe una cura conocida para el VPH, pero hay una vacuna que puede proteger contra algunos tipos

del virus.
¿Qué son las verrugas genitales?
Las verrugas genitales son crecimientos en la piel de las zonas de la ingle, de los genitales o del ano.

Pueden tener tamaños y formas diferentes. Algunas parecen manchas llanas y blancuzcas, y otras son

abultadas, como pequeños brotes de coliflor. A veces, las verrugas no pueden verse para nada.
¿Qué causa el VPH y las verrugas genitales?
El VPH es un virus. Ciertos tipos del virus causan verrugas genitales, y algunos tipos causan cambios

anormales en las células del cuello uterino y cáncer de cuello uterino.

El VPH y las verrugas genitales pueden contagiarse durante relaciones sexuales o a través del contacto

genital piel a piel con alguien que tiene el virus.


¿Cuáles son los síntomas?
La mayoría de las personas que tienen una infección por VPH no tienen síntomas. Pero si los tienen, los

síntomas pueden ser tan leves que es posible que no sepan que se han contagiado. Los síntomas pueden

incluir dolor, comezón y sangrado, o usted puede tener verrugas genitales visibles.

Si usted tiene síntomas, probablemente aparezcan entre 2 y 3 meses después del contagio. Pero usted

puede tener síntomas desde 3 semanas hasta muchos años después del contagio.

Las verrugas genitales visibles aparecen solo durante la infección activa. Pero es posible que el virus se

transmita aun si no se pueden ver las verrugas.


¿Cómo se diagnostican el VPH y las verrugas genitales?
Con frecuencia, un médico puede decir si usted tiene verrugas genitales al observar con detenimiento las

zonas de sus genitales y del ano. Es posible que su médico le haga preguntas acerca de sus síntomas y

de sus factores de riesgo. Los factores de riesgo son cosas que aumentan sus probabilidades de tener

una infección.

A veces, el médico toma una muestra de tejido de la verruga para analizarla.

En el caso de las mujeres, si usted tiene una prueba de Papanicolaou con resultados anormales, su

médico puede llevar a cabo una prueba de VPH que detecte tipos del virus de alto riesgo.
¿Cómo se tratan?
No hay cura para el VPH, pero los síntomas se pueden tratar.

Hable con su médico acerca de si debe tratar las verrugas genitales que son visibles. Suelen desaparecer

sin tratamiento, pero también es posible que se contagien. La mayoría de las personas deciden tratarlas

por los síntomas o por cómo se ven las verrugas. Pero si no tiene síntomas y no está preocupado acerca
de cómo se ven las verrugas, puede esperar y ver si las verrugas desaparecen.
Si decide tratar las verrugas genitales, hable con su médico acerca del mejor tratamiento para usted.

Existen medicamentos recetados que usted o su médico pueden colocar sobre las verrugas. O bien, su

médico puede eliminarlas con láser, cirugía o congelándolas.

Aunque usted trate las verrugas visibles o estas desaparezcan sin tratamiento, la infección por el VPH

puede permanecer en las células de su cuerpo. Es posible transmitirle a su pareja las verrugas genitales

aunque usted no tenga señales de ellas.


¿Se pueden prevenir el VPH y las verrugas genitales?
La mejor manera de evitar contraer verrugas genitales -o cualquier otra STI- es no tener relaciones

sexuales ni contacto genital piel a piel. Si usted tiene relaciones sexuales, hágalo de una manera más

segura.
 Use condones de látex. Es posible que los condones de látex ayuden a reducir el riesgo de
contagiar las verrugas genitales, pero no protegen toda la zona genital del contacto piel a piel.
 Antes de tener relaciones sexuales con otra persona, hable con ella acerca de las STI. Averigüe
si su pareja tiene riesgo de contraerlas. Recuerde que una persona puede estar infectada sin
saberlo.
 Si usted tiene síntomas de una STI, no tenga relaciones sexuales.
 No tenga relaciones sexuales con una persona que tenga síntomas o que podría haber estado
expuesta a una STI.
 Tener varias parejas sexuales aumenta su riesgo de infección.