Está en la página 1de 2

Lao Tse

(Lao Tse o Lao-Tsé; Norte de China, hacia los siglos VI - IV a. C.) Pensador
chino, creador del taoísmo. Conocido sólo por la leyenda, se discute la
época en que vivió e incluso hay quien duda de la existencia real de este
personaje de nombre desconocido, pues Lao Tse es sólo un título que
significa «viejo maestro».

Lao Tse

Una tradición poco fiable le haría contemporáneo de Confucio (siglos VI - V


a. C.), mientras que otras noticias parecen indicar que trabajó como
bibliotecario en Loyang, capital de la dinastía Chou durante el periodo de
los «reinos guerreros» (siglos V - IV a. C.). En todo caso, su importancia
radica en haber redactado el libro Tao Te King («Sobre el camino y su
poder»), del que arranca la filosofía taoísta.
En ese breve tratado, Lao Tse propuso una moral individual basada en
seguir el camino de la naturaleza (el Tao); en consecuencia, recomendó
virtudes como la sencillez y la naturalidad, censuró la ambición de poder
y de riqueza y proscribió el ejercicio de la violencia. El pensamiento de
Lao Tse aconsejó además una línea política liberal y pacifista,
recomendando a las autoridades intervenir lo menos posible en la vida de
los pueblos y no agobiarles con impuestos y reglamentaciones.
Después de su muerte, esa filosofía laica se transformó en una religión,
llenándose el taoísmo posterior de influencias ajenas a la obra original de
Lao Tse: dio lugar primero a una mística contemplativa basada en la
inacción y en la identificación por el éxtasis con la energía absoluta e
impersonal del mundo (el Tao); y más tarde a una religión de prácticas
mágicas gobernada por un sumo sacerdote llamado Maestro del Cielo
(desde el siglo I a. C. hasta 1926).
También fue de inspiración taoísta la rebelión popular de los «Turbantes
Amarillos», que tuvo lugar en China oriental en el siglo II y llegó a
amenazar al poder imperial. A largo plazo, la influencia más duradera del
pensamiento de Lao Tse -dado el declive de las creencias taoístas
propiamente dichas- ha resultado de su influjo sobre otras corrientes
filosóficas o religiosas de Asia, como el confucionismo y el budismo.