Está en la página 1de 1

El Carnaval en Ciudad Bolívar.

La celebración del Carnaval en Ciudad Bolívar, se enmarca entre las costumbres y tradiciones
del pueblo venezolano. Las que en esta lo calidad se organizan y celebran, poseen
características propias de la región, dándole una connotación de ser una manifestación de la
cultura residencial urbana, la que ha asumido como propios elementos de la cultura de
localidades vecinas, cuyas raíces son producto del mestizaje.
La celebración del Carnaval en Ciudad Bolívar de hace 50 años atrás, tenía unas características
muy diferentes a las de hoy. El sector oficial jugaba un papel preponderante en las mismas,
donde el entusiasmo y la alegría popular se hacían presentes, desde el momento en que
comenzaban los preparativos. En días anteriores a las fechas, se iniciaban los arreglos y diseños
de las carrozas, las cuales adornaban con gran dedicación, poniendo en ellas el ingenio y la
creatividad.
Hará 1958, Ciudad Bolívar mantenía las características y costumbres pueblerinas. La todavía no
muy extensa población de entonces, hacía posible que la mayoría de la gente se conociera entre
sí y podían de esa manera, compartir mejor el carnaval u otra festividad que se celebrara.
En este sentido, había mayor oportunidad del disfrute de las festividades populares, aunque los
organizadores de los diferentes desfiles (muy originales para la época), eran las familias más
acomodadas de "la ciudad, el pueblo se deleitaba con la concurrencia a los sitios donde se
llevaba a cabo la manifestación y participaba en ella con re presentaciones de comparsas,
disfraces, dramas, etc.
Los templetes en las calles más populares de la ciudad, también fueron formas de distracción
del pueblo.
Figuras Representativas del Carnaval Bolivarense de Antaño.
En Ciudad Bolívar, en el carnaval de antaño era muy común observar, como la gente del pueblo
creaba sus formas de disfrazarse y divertirse durante esta festividad, entre ellas se mencionan
las que algunas personas mayores recuerdan:
El Mamarracho: de acuerdo a su significado, tomado del diccionario, se refiere a una figura
defectuosa y ridícula, adorno mal hecho, cosa extravagante, hombre informal y poco serio.
La figura del mamarracho en el carnaval de Ciudad Bolívar, estaba representada por un
personaje incógnito, hombre o mujer, quizás el más serio o circunspecto de la calle o localidad.
Este personaje aprovechaba el carnaval para disfrazarse para que no lo reconocieran y de esta
manera jugarle bromas a los amigos, quienes jamás se imaginaban quién era el personaje. El
personaje del mamarracho estuvo dentro de nuestras costumbres quizás hasta mediados de la
década de los 60.
Los Morochos: Para la década de los 50, en los carnavales de Ciudad Bolívar, apareció' una
comparsa llamada Los Morochos. Consistía en que se realizaba un muñeco de trapo parecido a
un Judas, el que se le colocaba por detrás a un personaje que iba idénticamente vestido como
el muñeco. La comparsa de los morochos recorría las calles bailando al compás de un joropo
"tramao", recolectaba dinero por cada baile que realizaba. Era un baile de disfraz muy singular,
salido de la creatividad del pueblo.
El Gorila: Era otro disfraz característico de la época, éste recorría también las calles,
acompañado o no, por música, bailando o haciendo peripecias que llamaban la atención a la
gente, quienes salían de sus casas a disfrutar del mismo.
El Diablo: Era un típico personaje que se observaba en casi todas las comparsas. El disfraz
consistía en un traje tipo mono, de color rojo, en la cabeza llevaba unos cachos, adornados con
cascabeles, también se le colocaba un rabo largo hecho de mecate que lo utilizaba para alejar a
los muchachos que se acercaban a los integrantes de las comparsas, impidiéndoles realizar el
baile con libertad.
Medio o Pinto: Era un disfraz, el cual consistía en embadurnarse todo el cuerpo con negro humo,
sustancia negra y aceitosa. Este disfraz que algunas veces lo representaba una sola persona o
un grupo recorrían las calles y al encontrarse alguna persona, le pe día medio, el que se negara
a dárselo lo pintaban; otras veces tocaban a las puertas y al salir las personas, hacían la misma
petición, de allí su nombre: medio o pinto.
Las Comparsas de Alejandro Vargas: (Según información dada por María Ramírez y Diomedes
Túnez}. Don Alejandro Vargas fue un gran ductor de las tradiciones carnestolendas en Ciudad
Bolívar. Con anterioridad a las fechas del carnaval, iba diseñando la comparsa que bailaría para
ese momento. Sus comparsas las llamo' "Pájaros de Carnaval" y podrían estar representadas
por la animalidad o por frutos.
Entre los pájaros que se recuerdan, los más famosos fueron: el Pájaro Rochelero (pájaro), el
Merey (fruto), el Valentón (pez), la Zapoara (pez).