Está en la página 1de 2

EL PÁRRAFO

DEFINICIÓN

Según Marina Parra (1996) el párrafo es una unidad del texto escrito en la cual se desarrolla determinada idea
que presenta una información de manera organizada y coherente.

ESTRUCTURA
Tiene una doble estructura:
Estructura semántica o de contenido
El párrafo está constituido por una idea principal y generalmente una o más ideas secundarias que sirven para de-
sarrollar la principal.
Estructura formal o de expresión
El párrafo está constituido comúnmente por un conjunto de oraciones unidas entre sí gracias a los elementos
cohesivos y a los signos de puntuación. La extensión es diversa: hay párrafos constituidos por una oración; como
párrafos de muchas oraciones, suficientes para completar una página. El final de párrafo lo señala el punto aparte.

TIPOLOGÍA
De modo general los párrafos pueden ser de dos tipos: Funcionales e informativos.
1. Párrafos funcionales
Como su nombre lo indica, cumplen una función dentro de la estructura formal del texto: mantener el tejido
informativo organizado y relacionado entre sí. Pueden ser de tres clases: introductorios, de enlace o transición y de
conclusión.
a) Introductorios o de encabezamiento
Presenta el tema en forma interesante y atractiva. Cumple la misión de iniciar o introducir el desarrollo del tema,
es decir, anunciar lo que se va tratar en un desarrollo sucesivo.
El párrafo introductorio puede contener sintéticamente los aspectos más destacados y característicos del tema,
anticipar datos acerca de la organización del texto, anunciar el objetivo, los antecedentes, circunstancias, importancia y
los alcances del tema o la tesis, dar a conocer la intención o propósito comunicativo del texto. etc.
Cuando hay título puede o no existir este párrafo. Ejemplo:

Quizá podamos encontrarnos muchos autores que traten acerca del tema de la libertad; por ello es conveniente precisar una definición, sobre
todo con fines didácticos para saber qué es lo que analizaremos a continuación.

b) Párrafos de enlace o transición


Relaciona lo dicho en párrafos anteriores con los que viene después. También puede anunciar el desarrollo de una
nueva información. Ejemplo:
De lo dicho anteriormente, sobre las enfermedades infectocontagiosas, podemos concluir lo que explicamos a continuación:

c) Párrafo de conclusión
Sirve para finalizar o presentar un resumen del texto que se acaba de elaborar. Ejemplo:
Podemos llegar a la conclusión que es imperativo estimular espacios de reflexión y diálogo auténtico entre ambas culturas que de la
oportunidad de un acercamiento gradual, un reconocimiento mutuo y una superación de los estereotipos recíprocos.

2. Párrafos informativos
Son aquellos que sirven para desarrollar la información que se quiere transmitir por medio del texto escrito.
Se distinguen dos tipos de párrafos informativos: normales y de excepción.
A. Párrafos normales
Son los párrafos más frecuentemente usados, se caracterizan por contar con una sola idea temática, la cual se
desarrolla o amplía mediante varias ideas secundarias. La idea principal puede estar al comienzo, en medio o al final del
párrafo, o estar diluida en todo él. De acuerdo a esto tenemos cuatro variantes de la estructura de un párrafo normal:
deductivo, inductivo, inductivo deductivo y entreverado.
a. Párrafos deductivos
La idea principal se encuentra al comienzo del párrafo. Las demás oraciones constituyen su desarrollo o
explicación. Ejemplo:
Los órganos de los sentidos están conectados a unas terminaciones nerviosas. Estas terminaciones nerviosas son el nervio auditivo, el
nervio óptico, el nervio olfativo, los nervios gustativos y los nervios de la piel.

1
b. Párrafos inductivos
La idea principal se encuentra al final del párrafo. En este caso constituye la afirmación definitiva o la conclusión
general de todo el párrafo. Ejemplo:
Si no existieran las drogas, disminuirían las muertes y también las vidas echadas a perder definitivamente. Además, la sociedad se libraría de
innumerables crímenes que cometen los adictos para comprar mercancías. También terminaría el drama de las familias de los adictos que son
las primeras víctimas del flagelo. Así pues, es una necesidad imperiosa desterrar el consumo de drogas de la sociedad.

c. Párrafo inductivo-deductivo
En este caso la idea principal está ubicada al centro del párrafo. La primera parte del párrafo es un preámbulo a la
idea principal y lo que le sigue es una prolongación de la idea principal en forma de aclaración, confirmación o
consecuencia. Ejemplo:

Se nos ha educado pensando en los horarios: en llegar a tiempo a la escuela, en el momento del almuerzo, en la hora de la siesta, etc.; pero,
¿somos felices cumpliendo horarios? También se nos ha educado cumpliendo responsabilidades para tratar de llegar al éxito; la tarea a
tiempo, el cumplir el encargo de nuestro jefe, el alcanzar las metas que nos imponen, etc.; pero, ¿somos felices cumpliendo estas actividades?
No eduquemos a los niños para cumplir horarios y responsabilidades para fines mezquinos. A nosotros no nos ha hecho felices vivir
presionados por el tiempo, tratando de quedar “bien”. Quizá hemos logrado lo que los demás nos han dicho que es éxito, pero pensemos en
cuánto nos ha costado y si de verdad ha valido la pena.

d. Párrafo entreverado
Se distingue porque en él es difícil situar la idea temática (comienzo, medio o final). No hay oración que contenga
la idea principal. Hay que extraer, tanto la idea principal, como las ideas de sustentación de todo el párrafo. Se suelen
llamar párrafos con idea temática diluida y exige un mayor esfuerzo de síntesis por parte del lector. Ejemplo:

Las ostras se cultivan en unas jaulas que cuelgan sobre el lecho marino, en zonas de tránsito de corrientes cálidas, de manera que a través de
ellas fluyan los microorganismos con los cuales se alimentan. Cuando las ostras cumplen los tres años se sacan de las jaulas para hacerles una
pequeña operación y devolverlas al mar.

En este párrafo la idea principal es: El proceso de cultivo de las perlas es laborioso. Aparece diluida en todo el
párrafo.

B. Párrafos de excepción
Son los que salen del patrón general que exige una sola idea temática o principal y varias ideas de desarrollo que
la sustenten.
Podemos considerar dos casos:
 Con dos ideas temáticas y sus respectivas ideas de desarrollo.
 Una idea temática sin añadir ideas secundarias.

a. Párrafo deductivo – inductivo


Presenta la idea principal al inicio, luego la desarrolla o comenta en otras ideas; finalmente termina con una idea a
manera de conclusión. Ejemplo:
Hay general desacuerdo sobre cuando algo es con signo. Algunos sostendrán sin vacilar, que el ruborizarse, por ejemplo, es un signo;
cosa que negarían otros. Hay tres mencionados que salen de sus casillas si alguien golpea fuertemente las manos en su presencia. ¿Es este
golpear de las manos un signo? ¿Son las manos signo de la personalidad de quien las usa? ¿Es la música un signo de algo? ¿Es una palabra
como “Adelante” un signo como lo es una luz verde en la intersección de dos calles? ¿Son signos los de puntuación? ¿Son signos los
sueños? ¿Es el Partenón un signo de la Cultura Griega? Numerosas son las divergencias; esto indica que el término signo es, a la vez
vago y ambiguo.

b. Idea principal sin ideas secundarias


Por lo general estos párrafos se emplean para definiciones, explicaciones incidentales, citas, enumeraciones y la
expresión de locuciones en los diálogos. Es posible confundir esta clase de párrafos con los funcionales; la diferencia
está en que los primeros expresan una idea temática, como la de cualquier párrafo informativo, la cual hace parte del
tema del discurso, en cambio, los párrafos funcionales expresan ideas tan sólo para orientar el curso del pensamiento en
relación con el desarrollo de todos los párrafos. Ejemplo:
Algunas veces la significación puede aparecer claramente indicada en el texto, pero es más frecuente que el autor lo omita, para que sea el
mismo lector quien saque las consecuencias.