Está en la página 1de 2

Universidad de la Cuenca del Plata. Cátedra de Psicología Social, Familia y Sistemas. Docente: Lic.

Lisette Joscovich

Carácter y estructura social


H. Gerth & W. Mills
Ficha de cátedra

En un libro publicado en 1953, H. Gerth y W. Mills plantean que existe un vínculo entre el carácter
de los hombres y las estructuras sociales en las que éstos viven. Es decir, que la personalidad de
los sujetos tiene una estrecho relación con las instituciones políticas, militares, religiosas,
familiares, y con sus respectivas transformaciones históricas.
El propósito de estos autores fue estudiar esa relación. Para ello, enfocaron su análisis en la
conducta, el carácter, y las motivaciones, de los sujetos, identificando las respectivas posiciones de
estos elementos en las estructuras histórico-sociales, como así también los símbolos y doctrinas
que les dan forma.

Estos autores comprenden al individuo partir de tres aspectos específicos:


- Organismo: los individuos como seres biológicos, subrayándose los mecanismos estructurales y
los impulsos indefinidos.
- Estructura psíquica: el ser humano se caracteriza por la integración de percepción, emoción e
impulsos en su conducta. Refiere a cuándo, cómo y porqué el hombre siente, percibe y desea.
- La persona: refiere al ser humano como “actor de roles” en función de ciertas motivaciones.
Los tres aspectos se integran en lo que ellos definen como “estructura de carácter”: la integración
relativamente estabilizada de la estructura psíquica del organismo ligada con roles sociales de la
persona.

Por su parte, la “estructura social”, de acuerdo con su concepción, está compuesta por la
combinación de distintos órdenes institucionales:
- El orden político abarca las instituciones en las cuales los individuos adquieren, ejercen o influyen
en la distribución del poder y autoridad dentro de las estructuras sociales.
- El orden económico incluye los establecimientos mediante los cuales los individuos organizan
el trabajo, los recursos y los instrumentos técnicos, con el objeto de producir y distribuir bienes y
servicios.
- El orden militar está integrado por las instituciones en las cuales los individuos organizan la
violencia legítima y supervisan su aplicación.
- El orden familiar está constituido por las instituciones que regulan y facilitan el comercio sexual
legítimo, la procreación y la primera educación de los hijos.
- El orden religioso se conforma por las instituciones en las cuales individuos organizan y
supervisan el culto colectivo de dios o deidades.
Si prestamos atención, los autores nos están diciendo que toda estructura social implica una
determinada combinación de poder, bienes y servicios, violencia, creencias y sexualidad.

¿Y qué relación existe entre la estructura de carácter y la estructura social? En la experiencia de


los individuos, las sensaciones, sentimientos y emociones deben vincularse con gestos socialmente
identificables. Además, la persona debe llegar a percatarse de ellos como vinculados consigo
misma, construcción que guarda estrecha relación con los roles sociales que pone en actos la
persona. A su vez, la definición social de cada situación, y el significado de la misma que deriva de
ello, son claves respecto a qué emoción y conducta aparecerán. Y las intenciones que orientan esa
conducta se dirigen con relación a las expectativas de otros, que están definidos socialmente y
ligados a fines alcanzables desde lo social. Las dos estructuras se configuran de manera recíproca,
siendo los “roles sociales” los hilos que las enlazan. Sólo de esta manera pueden ser estudiadas,
como un conjunto, sostienen estos autores.