Está en la página 1de 423

Acerca de este libro

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo.
Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir.
Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted.

Normas de uso

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas.
Asimismo, le pedimos que:

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares;
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales.
+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos
propósitos y seguro que podremos ayudarle.
+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine.
+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de
autor puede ser muy grave.

Acerca de la Búsqueda de libros de Google

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página http://books.google.com
er , ) A

-- ----
*
2 a3
EL HOMBRE SABIO 24
ó SOLEDAD -

DE SIETE
TRATO
Dras,
Y CONVERSACION
del alma con Dios , á quien aspi
ra- y á quien pretende unirse por
rmedio de los Santos
Sacramentos y

de Penitencia y Comunion.
C O MPUEs ro EN LAmry.
Aººr el Rmo. Padre Antonio Andrés
Acºzesimovski, Monge Cisterciense,
-4éad Copri ºicense; y traducià, en
Castellano Pºr D. Josef Man
-varez de la Peña./ s-. -

.
s. se
,% %.
x x* º y
º ZICENcra ¿? ¿s.
Rºs- ==e-ser º /
En Madrid: en Casa de A tonios
Delgado, calle de Jaco = 22
trenzo, año de 1787.
- *- º * , º -
-

eee ree-e» ree ee


Se hallará en la Li- ¿
”. brería de Domingo 0
N de Villa, calle ancha, ¿
()
frente el Monasterio ¿,
de S. Bernardo. ¿

-
•º º eres - ?
-

: "-º
* - - *

-
-
*-
-

º
- -"
- sº.
-
A PROBACION
Y D I CT A ME N DEL
Rmo. P. Fr. Antonio Piñeyro,
-

del Orden de N. G. P.S. Agus


tin, Maestro que fue de Teo.
logía en el Convento de nues
tra Señora de la Cerca , de la
Ciudad de Santiago, Ex-Prior
en los Conventos de la Villa
de Puentes de Eume, y Ciudad
de Santiago, y Visitador de
todos los de este Reyno
de Galicia, ¿?'c.

Sr. Provisor, y Gobernador:

DE Orden, y mandato
de Vm. leí con bastante
cuidado la Obra intitula
da Soledad de siete dias,
A2 ¿f”a-
trato, y conversacion fa
miliar del alma con Dios,
d9'c. compuesta en latin
por el Rmo. P. Antonio
Andrés Krzesimovski,
Cisterciense, y traducido
en castellano por D. Josef
Alvarez de la Peña, Rec
tor de la Parroquia de S.
Miguél de esta Ciudad de
Santiago. No hallé en to
da ella cosa que desdiga
de nuestra Santa Fé Cató
lica, ó contraría á las bue
nas costumbres;antes bien
hallo en el librito Doc
trinas de singular edifica
cion,yprovecho espiritual
pa
ara las almas. En toda
a Obra, tanto el Autor
principal como el Traduc
tor, usan de una parti
cular delicadeza, y tier
na º devocion en las fra
ses, con que explican los
movimientos anagogicos,
y aspiraciones afectuosas
del Alma para con Dios
nuestro Señor, y quan
do esto se junta en libros
espirituales, y ascetieos,
como lo es éste, facilmente
rinde el entendimiento á
la voluntad, y el Alma
se sugeta enteramente al
Señor, que es el fin á que
"3...; A3 2S

-
aspira el piadosísimo tra
bajo de entrambos. El li
bro, aunque pequeño, es
en mi corto dictamen un
tesoro precioso copiosísi
mo de tiarnas sentencias
de la Sagrada Escritura,
y lleno de actos fervoro
sos de caridad , en que
se exercitaron nuestro P.
º. Agustin, S. Anselmo,
S. Bernardo, y otros espi
ritualisimos Varones, y
pienso que qualquiera
que con la discrecion de
bida, y Santo fervor de
espiritu, se aprovechase
de su doctrina, en poco
é. tiem
tiempo grangeará copio
sos frutos de todos las vir
tudes. gº, en
Por conclusion, seame
lícito decir en abono del
Traductor que toda aque
lla viva, sutil, y espiri
tual actividad con que el
Autor principal, escribió
en el idioma latino, res:
plandece en la traduccion
á nuestro catellano, por
que inflamado el espiritu
del Sr. Don Josef con la
fogosidad del Rmo. Krze.
simovski, 1umita en un to
do al espejo cristalino, de
quien se dice, que quod
- A4 (l C
accipit, reddit. Por tan
to me parece digna la
Obra de la luz pública,
y que se manifieste á to
dos este tesoro. Este es mi
sentir, salvo meliori. En
este de nuestra Señora de
la Cerca , del Orden de
nuestro P. San Agustin á
3o de Agosto de 1761.
, , , ,
Fr. Antonio Piñeyro.
...- - - -
- - - - -

-- - - . - - 1 a --.

LF.
l
L Ic E N c IA DE L.
Ordinario de Santiago.
l,
NOS EL Dr. D. JUAN
l
VarelaFondevila yVerea,
Gobernador, Provisor, y
Vicario General por su
Illma. el Arzobispo mi
Señor, &c.

Por el tenor de la pre.


sente damos licencia para
que se pueda imprimir el
Libro contenido en la cen
sura antecedente, respecto
de ella consta no contener
cosa opuesta à Ntra. Sta.
Fé Católica, y buenas cos
'. A5 tU1 l.
rumbres. Dada en la ciu
dad de Santiago à 4. de
Septiembre de 1671.
. . . . . . . . . .
Dr. D. Juan Varela Fon
devila y Ura. .)
... ... - «- º
- -
-

- " -
. -

-- - - -
-
- º * • - -. -

r
- -

- - - -

- a
- - º

a º -

- C. -

-
-

s - - *
º 3.
-
- .
- - -

- - - º * -
A MARIA
- SANTISIMA
MADRE DE D I 0 S,
y Señora nuestra, que con
el tiernisimo Titulo de los
DOLORES, se venera en
su prodigiosa Imagen en la
Parroquia de S. Miguel dos
Agros de la Ciudad
de Santiago.
y y ,º : , ; . . . Y

SEÑORA
Sería faltara mí primera
obligacion, y extraviar
A 6 de
fin con que he tra
ficto éstos breves Tra
tados, los mas útiles, que
en mi juicio contiene el
precioso libro intitulado
/iator Christianus, el de
dicar mi corto trabajo à
otras Aras, que las vues
tras: por muchas razones.
La primera, porque si las
aguas deben volver al Mar
de donde nacen ; siendo
Vos el Mar de donde pro
ceden todas las Gracias
comunicadas a la Iglesia,
y à sus miembros, es muy
justo que los arroyuelos,
que se. Secarian, sino , es
º tl
tubiesen recibiendo con
tinuamente de su princi
pio, con nuevas aguas,
nueva vida, con nuevas
gracias, nuevo aliento; tri
buten, reconocidos á tan ,
benigna liberalidad, sin
los vapores de latierra porp
donde pasan las cristali-,
nas aguas de la Doctrina
La segunda; porque sien
do Vos, amantisima Ma-,
dre mia, elimán de los
corazones de esta Ciudad, :
y deseando yo por me-,
dio de este librito el ma-.
- yor bien espiritual de sus
habitantes, sé que, para
- que
que le reciban con agrado,
y gusto, gran parte para
que produzca mucho fru
to, bastará verle puesto à
vuestras plantas; y la ter
cera, dejando otras que
pudiera multiplicar, por
que siendo yo entre to
dos, aunque el mas in
grato, el mas favorecido
de vuestra maternal Pie
dad, sería villana grose
ría, que quando os pre
sento todas mis necesida
des, en que van embuel
tas mis culpas que aumen
tan vuestros Dolores, no
os presentase una Obra,
que
que puede conducir para
que muchos con una nue
vavida se compadezcan
de ellos, y procuren acom
pañaros, y consolaros con -
sus lagrimas. Añadid, Do
lorosisimaReyna, y aman-, y
tisima Madre mia, y de
todos los pecadores, à los
muchos beneficios que sin ,
merecerlo , me habeis
dispensado, el de no de
secharme quando llego
con el pequeño don de
este librito à vuestros Sa.
grados Pies, para que dan
do Vos nueva eficacia à
sus lineas, obre en los
que
que le lean, los efectos
que deseo, sin que lo
impidan mis culpas; an
tes sea yo el primero que
sienta con la practica de
las bellas Meditaciones, º
que contiene en una total
reforma de mi vida, la
influéncia de vuestra Pro
# e - : * -

teccion Soberana., º , , ,
z in: grº o ro 2 º
SENORAsia, ,
. . er . . . . . .
Adora con el mayor respeto
º vuestros Sagrados Pies, -
º 2a y
vuestro mas indigno y humilde,
Siervo:
D. Josef Manuel Alvarez º
- de la Peña...".
-

º ()
-
sº. ... Pag. 17
- - -

a RREEEEEEEEE
,**.
3% 3% e - 3% 3%.

*xx.” ”xx * x*
EEEEEEEEEEEEEEEEE
o ANIMA SANCTA SOLA
esto, ut soli omnium serves
- te ipsam. S. Bern. , ,,

O alma santa estate sola, para


guardarte para solo Dios.

Esa breve Soledad, y


Retiro te persuaden, ó
Christiano caminante no
solo las miserias de este
mundo, sino tambien las
delicias de la misma so
ledad. Cómo pueden fal
ta1”
=-T

18 Soledad
ar delicia al hombrº º
iene presente á agº
ñor, cúyas delicias gº -,

tárcón los hijos de º


hombres ? Lo qual Pº
metió Dios por Isaías, º
ciendo: Pondrá su desfér”
to como las delicias , y /a
Soledad como eljardín de
el Señor: el gozo, y la ale
gria se hallarán en ella.
Por esto el gran Padre
S. Benito lleno de celes
tiales consuelos que recí
bia en la Soledad de la
peremne fuente de la Di
vinidad, vió no una sola
vez abreviado, y recogi
- do
de siete dias. 19
do todo el mundo en un
solo rayo de Sol. San Ig
nacio en la misma So
ledad interior, gozando
suavisimas dulzuras de el
Cielo, prorumpía en es
tas voces: 0 quan asquero
so me parece el mundo
quando miro al Cielo !! Y
S. Geronimo decía de su
desierto todo es para mi
carcel, y la Soledad. Pa
raíso, para que pueda el
alma dedicarse á estas de
licias, huyendo de la
compañia de los hombres,
convienele saber á que lu
gar se ha de retirar. Hay,
** ,
y
- -
y dos
2o Soledad o
dos soledades, una exte
rior del cuerpo, y otra
interior del espiritu. La
primera consiste en el re
tiro á algun lugar apar
tado , ó fuera de la Ciu
dad, ó por lo menos del
ruido de la familia, y
del manejo de las cosas
terrenas, y vanas: por lo
qual aquel Santo Precur
sor de Christo , S. Juan
Bautista, el mayor entre
los hijos de mugeres, des
de su niñéz se retiró á la
Soledad, y vivió en ella,
muchos años. Y Santa Ma -
---

ria Magdalena, aunque


2.- º cier
de siete dias. 2I
-

cierta del perdon de sus


pecados, y favorecida con
especial gracia de Dios,
treita años que vivió des
pues de la o Pasion de
Christo nuestro Señor,
quiso estár retirada en
una cueba. -

El Emperador Carlos
V. para gozar libremen
te de la Soledad, renun
ció el Reyno en su Hijo.
Felipe II. y fue mayor
en el retiro, que en el im
perio. Su Nieto el Rey.
Felipe III. poco antes de
morir dixo estas palabras:
ojalá no hubiera ceñido
- 1I11S
22 Soledad
mis sienes la corona pe
same haber sido Rey, y
de mejor gana hubiera vi
vido en un rincon del de
sierto, libre del tumul
to de los negocios del
mundo. -
Puedes gozar de la So
ledad en una populosa
Ciudad, como lo hizo la
Santa Judith , de quien
dice la Sagrada Escritura,
que hizo en lo mas alto
de su casa un aposento,
ó retrete, en donde ha
bitava cerrada con sus
doncellas. Y asi no vale
la disculpa de que no hay
GCa
ocasion para el retiro,
porque en todas partes hay
lugar para la Soledad.
La otra es la Soledad,
no del lugar, sino del
espiritu, no de los mon
tes, sino de la mente,
no del yermo, sino del
corazon: no apartamien
to de los hombres, sino
inmediacion á Dios, no
retirarse de las Ciudades,
sino acercarse al Cielo.
La meditacion atenta, di
ce S. Pedro Damiano, te
hará solitario, porque en
la Ciudad populosa halla
el amor Soledad. Por eso 11O
24 Soledad

no hay genero alguno de


vida, tan lleno de nego
cios, tan enredado en
cuidadosen que no se pue
da hallar la Soledad de
el espiritu, y retiro men
tal. Por lo qual no dejes
de tener tu secreto, dis
poner tu Soledad, y tener
tu familiar conversacion
con Dios en el concurso,
en el camino, en los com
bites, y en toda ocupa
C1O11, - -

Si no puedes retirarte
por algunas semanas, ó
por algunos dias, á lo me
nos á fin de recoger tu
3111
ae siete dias. 25
animo, dá una, ú otra
hora á Dios, que en la
soledad habla al corazon.
Bien aconsejaba á uno S.
1. Geronimo: Dispon, le de
cia, en la Ciudad tu So
ledad, y apartado de los
hombres, juntate á Dios,
porque la Soledad es cier
to paraiso de celestiales
deleites, es el camino rec
to para el Cielo, la cátedra
de la conciencia, la maes
tra del silencio, y el tála
mo nupcial,en que sedá el
anillo del Espiritu Santo,
y el Alma felíz se despo
sa con el Esposo Celestial.
B PA
26 Soledad -

PARA EL DOMINGO.
MEDIT"ACION I.
Del beneficio de la predes
º tinacion.

PREPARACION.
Ponte en la presencia de
Dios, en quanto es Pre
destinador, quien sola
mente sabe el mumero de
los predestinados, y de
los réprobos.
,, PETICION.
Pide luz para conocer,
y practicar los medios pa
ra conseguir el fin de la
Predestinacion.

rus
de siete dias. 27

4. PUNTOS.
Considera que este be
neficio no es general, sino
especial, y solo de aque
llos que desde la eterni
dad eligió Dios para la
º. vida eterna, que es el ma
yor de todos los benefi
cios, asi porque se dá an
tes de todo merito, como
porque es el fundamen
to de los demás.
2 Piensa entre tí: quién
sabe si, mi nombre está
escrito en el libro de la
Vida, ó si soy vaso para
el honor, ó para el des
-
4.
B2 pre
32 Soledad

precio, cabrito, ó corde


ro 2 Esta consideracion
propuso en una ocasion
S. Bernardo á sus Mon
ges, diciendo: quién sa
be si los nombres de to
dos los que aquí veo esta
rán escritos en el libro de
la vida º porque son mu
chos los llamados, y pocos
los escogido. -

3 Admirate del alto fi


para que fuiste criado,
que es para gozar de Dios,
y vivir con Dios eterna
Imle11te. -

4 Piensa y mira despa


cio la gran resolucion
que
de siete dias. 29
d que Dios tomó por tí, y
o el sumptuosisimo gasto,
0 que para que consiguieses
) el fin de tu eterna Predes
tinacion hizo en su vida
humildisima, y en su
afrentosisima muerte.
5 Habla con tu Dios, y
Señor: el hombre fue he
cho semejante á la vani
dad, y como tú Dios mio,
hacer caso de él, y pones
junto á él tu corazon pa
ra que habite en tu casa
todos los dias de su vida,
siendo por tí mismo bea
tisimo, y felicisimo
6 Pregunta á la divina
* B3 ele
3o Soledad
clemencia: quién hizo que
el hombre fuese agrada
ble á los ojos de Dios,
siendo digno de el eterno
odio de su ira ? De dón
de le vino que la divina
bondad le separáse de la
masa de la eterna perdi
cion, y reprobacion, en
que debia estar embuelto
con los demás réprobos.
7 Protesta al cielo, y
á la tierra, qué mayor
misericordia usó Dios con
el hombre, que con los
Angeles apóstatas?
8 Buelve á hablar á Je
su-Christo, y dile quán
- "
---, º
. ta
de siete aias. 3
ta es Señor, tu humani
dad, y bondad! pudiste
condenar al hombre con
los Angeles réprobos á
un eterno tormento; y
no solo le perdonaste, sino
que determinaste hacerte
hombre, y morir por él
con el mayor oprobio!
9 Preguntate á tí mismo
qué has retornado á Dios,
tu Señor por todos estos
beneficios? Ay! volviste
males por bienes, porque
tantas veces tan grave,
y desvergonzadamente
ofendiste á su Dios.
1 o Llora, y lamentate
B4 CO
32 Soledad

con gemidos de tu cora


zon, porque resististe á
la divina vocacion, y or
denacion; despreciaste los
divinos axilios; te hiciste
indigno de la compañia
de los Angeles, y Santos;
incurriste en el odio , é
indignacion de la Sma.
Trinidad, y te privaste de
el fruto de la Vida,
Pasion de Jesu-Christo.
POR COLOQUIO
Acto de Contricion.
y miserable de mi! Que
he pensado, que he dicho,
- - que
t -

de siete dias. 33

que he hecho, siempre


loco? Pequé contra la ra
zon, contra la concien
cia; y quien, y contra
quien?
No he sido yo, vil, y
podrido cadaver, hom
brecillo, nada peor y mas
despreciable que todos,
quien se atrevió (y con
que cara) á vista del inis
mo Dios, y de las Ange
licas inteligencias, à ofen
der con mis maldades á
mi Criador, que me hi
zo de nada, á mi Ren
tor, que me redimió con
su sangre, á mi predes
B; ti
—-

34 Soledad
tinador, que antes que me
formase en el vientre de
mi madre, me conoció, y
antes que saliese de él, en
su eternidad se acordó de
mi nombre, como de una
gota en el basto mar, y
una arena en todo este
mundo? - --

O infeliz de mi que
por un momentaneo de
leyte, infame mercader,
despreciando á Dios, com
pré eternos tormentos de
los fuegos infernales Ha!
que demi mismo me aver.
guenzo, aunque ningun
otro lo supiera; qué será
º
quan
de siete dias. 35
quándo se hagan paten
tes á todo el mundo mis
fealdades, y torpezas?
... Pero con que feisimo
vicio de ingratitud come
tí mis maldades contra
aquel Señor, que me pre
vino, y con anticipacion
me colmó de tantos be
neficios? Y qué? Me acuer,
do con dolor de mi cora
zon, que he despreciado
estos beneficios?ó ingra
tisima criatura !
O Dios mio! pequé. Ya
no soy digno de levantar
los ojos al Cielo; ya no
merezco llamarme criatu-”

B6 ra
36 Soledad
ra tuya. Pero que harémi.
serable? á donde iré , ó
donde me esconderé de
tu ira, é indignacion? á
quien me quejaré de mi
mismo, y de mis malda
des, sino á tí, mi Salva
dor, y Redentor?
O buen Jesus! no per
mitas que yo redimido
con tu preciosa sangre me
condene. Tus manos, Se
ñor, me hicieron esas ma
nos, que tienes por mí
clavadas en la Cruz. No
desprecies, pues la obra
de tus manos; mira, te
ruego, las llagas de tus
. . 1Ilals
de siete dias. 37
manos: mira que en ellas
escribiste mi nombre. Haz
que no se borre este nom
bre por toda la eternidad
de ese libro de la bienaven
turada Predestinacion.
Puede suceder, Señor,
que yo me haya de con
denar; pero a lo menos
deseo saciarme en lo que
me resta de vida de tu di
vino amor. Mas, si bajá
re à lo profundo del In
fierno, alli quiero y de
S62O a II la Tte 111tC11S1S11102

mente; para que asi eva


cuado por el amor el In
fierno, en donde despues
l”-
l
38 . Soledad ,
ardiese solamente el fue
go del amor, pudiera yo
oponerme á las blasfemias
de todos los condenados,
clamando eternamente.
Bendito sea Dios, Justo
eres Señor.
Espero no obstante, Se
ñor en tu infinita mise
A

ricordia. Y qué espero? à


tí mismo. Animanme
tantas misericordias como
desde mi infancia has usa
do conmigo, para que no
deje de esperar en ti. Ape
lo á tus paternales entra
ñas; apelo á tu misericor
dia sin límite ; apelo à.
aquel
de siete dias. 9
aquel acto amoroso, con
que crucificado rogabas
por los pecadores, y con
que con entrañas de mi
sericordia decretabas sal
varnos. En aquella mise
ricordia espero que me he
salvar. s

Porque tengo de tí, mí


buen JESUS, tanta con
fianza, que aunque hu
biera pecado mil veces
mas, que lo que pequé,
y supiera ciertamente que
estabas muy enojado con
migo, aunque estubiera
en mi mano elegir Juez,
no eligiera con todo eso
SG-r
4o Soledad

á otro, que á tí, y mas


seguramente esperaria de
tí la misericordia que de
mi mayor amigo.
Porque si tantas ve
ces, y tan gravemente
hubiera pecado contra
alguno de mis amigos,
como contra tí , estoy
muy cierto , que no
me perdonára, aunque
fuera mi amantisima Ma
dre, pues si hubiera si
do tan rebelde, y traidor
á ella, como he sido à
ti, mil veces me hubiera
echado de sí, y llenado
de maldiciones: pero tu,
º des
de siete dias. - 4 re
despues de tantas, y tan
graves injurias, me abri
gas, y me mantienes. -

A CT 0 DE A M 0 R
de Dios.
O Dios mio, bondad in
finita! Qué es el hombre?
podre, y ceniza, para que
desde la eternidad le eli
gieses, y predestinases
para la Vida, y Bienaven
turanza eterna¿Dónde ha
lló esta gracia en tus ojos,
que quisieses mostrar en
él las riquezas de tu mi
sericordia? Por qué, Se
ñor elegiste, y tomaste
Vil,
42 Soledad
vil, é inutil hombrecillo,
y arrojaste de tí inume
rables Angeles, que sola
una vez pecaron?
No te dignaste, Dios
mio, poner tus ojos en es
te pecador? No nos amas
tes, Salvador mio, desde
la eternidad á estos vasos
de barro, tanto que ja
más nos has olvidado? No
nos has estimado tanto á
estos vilisimos esclavos
tuyos, reveldes enemi
gos tuyos, que parece te
has olvidado de nuestras
ingratitudes, y vilezas?
y qué encontramos en no
SO-º
de siete dias. 43
sotros, sino todo genero
de impedimentos, y obs
táculos para la eterna Sal
vacion, para tu fruicion,
y suabisimos abrazos?
Cémo no te ensalzaré,
Dios mio, dignisimo de
mis alabanzas? cómo no
te bendecirá mi alma?
cómo no se deshará, y
aniquilará toda en amor
de tu bondad, y caridad?
ó bondad! ó benignidad!
ó si yo hubiese sido siem
pre, y desde la eterni
dad te pudiera haber ama
do y si ahora a lo me
nos te amara amete Dios
* . mio,
44 Soledaa.
mio, pero con todo el co
razon, y toda el alma,ame
te con millares de millo
nes de corazones, y con el
amor ardentisimo de los
Serafines.
Ojalá siempre te hu
biera amado, ó Dios so
brebueno, desde que soy
hombre,pues tú me amas.
te desde que eres Dios!
ojalá te áme mas, y mas,
porque labráste mi alma
de la muerte, y miräste
piadoso á este perro muer
to, á este vil gusanillo!
O Dios mio!, ojalá des
de este momento para
-
S1(IIl
*,
de siete dias. 45
siempre prevenido , y
obligado por tí con tantos
. beneficios, no me aparte
de tus Mandamientos, ni
¿ te deje á tí fuente de agua
viva. Pero hay que no
sé, no sé que será de mi á
la tarde, porque oígo que
se me dice; el que está
de pie, mire no caiga, y
despues de todos estos do
nes tuyos, me horrorizo
y. quando pienso, que si
tu Dios mio no me ayu
dáras, en este mismo ins
tante te pisára y volviera
á crucificar , ingrato á
tantos beneficios.
- Ya
46 Soledad
Ya pues, Salvador pia.
dosisimo, y el menor de
tus siervos, en temor y
temblor te suplico, que
no me apartes de tu ros
tro, ni me excluyas de
la participacion de tu Sa
cratisima Pasion; antes,
segun tu gran misericor
dia, me concedas los me
dios convenientes para mi
salvacion, para que eter
namente cante con todos
los escogidos tus miseri
cordias. -
de siete dias. 47
PARA EL MISMODIA
MEDITACION II.
Del beneficio de la Crea
- cion. -

- PREPARACION.
Ponte en la presencia de
Dios, y contempláte à
ti mismo como un vaso
acabado de salir de sus
manos. Considera à que
fin . . . . . . .
PETICION.
Pide luz para conocer el
fin para que fuiste cria
do, y para llegar à el.
PUN
48 Goledad ,
- - - - y

- PUNTOS. º
Considera la bondad
de Dios, quanto ha hecho
en beneficio de tu alma. -

Pocos años ha eras nada,


en ningun lugar esta
as. Mira como te esco
gió Dios entre millares, y
entre infinitos, que pu
diera criar, y te puso en
este mundo para enrique:
certe con los tesoros de
su bondad en tiempo, y
eternidad. -

2 Te hizo à su imagen,
y semejanza , prebiendo
que habias de ser vil, inu
- til
de siete dias. 49.
til, indigno, ingrato, ene-s
migo suyo, y aborrecible.
3 Crió Dios tu alma,
con el fin que le conozcas,
le ames; le sirvas, y fi
malmente le goces: fin san-.
tisimo, nobilisimo, y al
tisimo; porque qué cosa
mas suave, que amar al
que es amabilisimo? Qué
cosa mas gustosa, que v1
vir eternamente en Dios,
y con Dios? . . . .
4 Abre los ojos, y mira
con atencion á todo el
mundo, y hallarás que
todas las cosas te están su
getas. A títe defienden, y
. . C 2.111
5o- ... Soledad, , , ,
amparan los Angeles, por
ti viven los brutos , se
mueve el viento, corren
los rios, &c. Mira hom
bre, te dice todo el mun
do, quanto te amó quien
por ti me crió : yo te sir
ve a ti que fuy hecho por
ti , para que tu sirvas a
aquel, que te hizo á tí, y
á mí : si recibes benigni
dad, retorna humanidad.
5 Alaba al Señor por el
admirable poderquemues
tra en la creacion, pues
por ti crió de nada tantas
cosas tan varias, tan sóli
das, tan perfectas.
-
* -- b
Da
- de siete dias. 51
6 Da gracias por el be
neficio que debes á la bon
dad Divina de tu ser, y
existencia actual: de ha
ber querido que tubieses
Padres Christianos, y que
no nacieses de Judios, Pa
ganos, ó Hereges; de ha
berte criado con todos tus
miembros, y bien com
plexionado, no ciego, co
jo , ó monstruoso.
7 Humillate en la pre
sencia de Dios, y dí, ó
Señor yo soy verdadera
mente nada en tu presen
cia. Y como hiciste me
moria de mí para criarme,
--º -
C2 Sºl"
* 3
52 Soledad ,
sabiendo que habia de ser
tan gran pecador, y tu ca
pital enemigo? si , ,
- 8 Confundete delante de
el Cielo, y de la tierra,
y averguenzate de haber
afeado tantas veces la ima
gen de Dios, tu Señor,
de haberte rebelado tan
tas veces á tu Criador, que
justisimamente puede qug
jarse de ti, traspasado de
dolor su corazon, dicien
do , pesame de haber cria
do este hombre. . . .
9 Pregunta á la Divina
Clemencia, por qué por
tus pécados no te has con
- , rº - VCr
de siete dias. 53
vertido, como otro Nabu
codonosor en bestia? No
merecias, que Dios justa
mente te convirtiese en
perro, habiendo empo
drecido con el hedor de
tus pecados 2 ó en cerdo,
por haber buelto tantas ve
ces al cenagal de tus sucie
dades? ó en otra bestia,
pues te hiciste peor , y
mas necio que los jumen
tos? -

1 o Te admirarás de que
las criaturas te hayan su
frido hasta aqui, y con
fesarásqueha mucho tiem
po te hiciste digno de que
C3 abrien
54 Soledad ,
abriendose la tierra te sor
viese, el agua te sumer
giese, y el fuego te abra
sase. Toma luego confian
za; corre á los pies de
JESUS, abrazalos, y no
los dejes, hasta que ten
ga misericordia de ti. Pro
testa en adelante la er
mienda, y perseverar fiel
hasta la muerte.

POR COLOQUIO
Acto de Contricion.

Padre , pequé contra el


Cielo, y á tu vista; ya no
soy digno de llamarme
hi
- de siete dias. 55
hijo tuyo, ni aun cria
tura tuya. Miserable de
mi; que hice yo loco?
Donde está aquella ima
gen, que tenia en toda
la semejanza de mi Cria
dor? Por las grabisimas
culpas, y las hedionde
ces de mis pecados se ha
buelto mas negro, que los
carbones su rostro, no es
conocida en las plazas de
el Cielo; ha sido arrojada
de la compañia de los An
geles, y destinada á la de
los perdidos en el Infierno.
Llamaréme ya mas, Se
ñor, criatura tuya º No
C4, soy
56 Soledad
soy digno de este nombre,
aun castigado con qual
quiera pena. Si yo solo tu
biera toda aquella pena in
fernal, que tienen todos
los condenados, y Demo
nios, aun no seria sufieien
te castigo de mis pecados.
Ninguno, Señor, ha ha
bido para ti tan ingrato,
como yo. Los ladrones, y
Sacrilegos te sirvieran mas
perfectamente, si á ellos
les hubieras hecho tantos
beneficios,como á mi. Los
mismos animales, segun
su capacicad,se llegan á ti;
solo yo con la infinita tor
pe
de siete dias. 57
peza de mi vida me apar
to de ti.
No sé, Señor, como han
sufrido hasta ahora los An
geles al traidor pertináz de
su Criador. Como el Sol, y
los Astros me miraron con
sus benignos influxos co
mo los elementos me han
fomentado como no se
han convertido contra mi
las aves del Cielo, los peces
del mar, y las bestias de la
11C113l. º.

Por qué no se ha levan


tado la tierra contra mi,
rebelde á ti, y no clama
sin cesar por qué sostengo
C5 a
55 ... Soledad
á este malvado? porqué no
dice el ayre; como no le
falto? el fuego; por qué no
le abraso? el Infierno por
qué no le trago? cómo se
dignan los hombres de ad
mitirme en su compañia?
A la verdad, piadosisimo
Dios, yo debíera estar en
el estiercol, apartado del
trato, y compañia de los
demás hombres, para no
ensuciarlos con el conta
gio de mis pecados.
Ay miserable de mi!
que dire, ó Criador mio!
criatura tuya soy, mira co
mo pereci. Criatura tuya
- : - soy
- de siete dias. 559

soy, ya muero. Tu eres


míSeñor, y mi Hacedor,
y nunca te vi Tú me hi
ciste, y me rehiciste, y
aun no te conoci, y te perº
dí! Que haré miserable
recurriré á ti, JESUS mio
fuente de la misericordia.
Estiende , ó Señor, es
tiende sobre este malisimo
siervo la eapa de tuinmen
sa Clemencia, de quien es
propio siempre tener mi
sericordia , y perdonar,
No perezca en su malicia
lo que fué obra de tu Bon
dad. Que utilidad se sigue
de haberme tu criado, si
- Có ba
6o Soledad ,
bajo á la corrupcion, y
condenacion eterna . La
misma caridad, que te mo
vió á criarme, te venza pa
ra salvarme. :
Haz, ó JESUS mio,
otra vez lodo con tu saliva
y unge mis ojos, para que
yo, que estoy ciego, pue
da vér tu imagen afeada
en mi, y por mi. Dignate
abrir una, y otra vez la
puerta de tu sacratisimo
Costadoá este perversisimo
pecador, para que mis ojos
que robaron mi alma, ha
llenen tu córazon su presa,
Buelve, Señor los ojos
-”. de
de siete dias. 61
de tu Magestad sobre la
obra de tu inefable Piedad.
Yo me armaré contra mi
mismo, y seré contra mi
Juez mas cruel, que todos.
Y porque no basto para
abominarme á mi, congre
garé todas las criaturas, y
las pediré, que cada una
me confunda, y castigue,
porque desprecie al Cria
dor de todas.
cr: .. . . . . . . .
# Acto de amor de Dios.
Como asi, ó Criador
mio ó Bondad infinita! ó
Dios amabilisimo me
amaste en perpetua Cari
- dad
62 Soledad
dad, y por esto compade.
ciendote de mi, me for
maste á tu imagen, y se
mejanza! Cómo podré yo
corresponderá tanto amor
En que cosas ocupo mi
animo, y m1 ingenio, si
no discurro mil modos pa
ra testificar, que te amo?
O si tubiera yo mil cora
zones, y mil millares, y
todos ellos llenos de aque
llos afectos, de aquellos
ardores, de que abundó el
corazon de JESUS, el de
MARIA, y el de el ma
yor detus Santos, para que
mi amor, correspondiera
á
de siete dias. 63
á tu amor y á mis deseos?
O si yo solo poseyeralos
corazones de todos los An
geles, con que incensante
mente amára alsumoBien,
y unico centro de mi al
ma ó si tubiera el amor,
y afecto de todos los hom
bres, con que te abrázara á
ti Dios mio!
O si pudiera, Señor mio
tener tambien tantos cora
zones,comohay en el mun
do criaturas, para que con
ellos se amára, y glorificá
ra en nombre de todas las
que criaste por el hombre,
pagandote la deuda, que
ellas
64 Soledad
ellas no pueden, y de que
yopor su causa soy deudor
O si pudiera convertir en
Cielos todas las gotas de
agua, todas las arenas del
mar, y todos los átomos
del tuya?
ria ayre, para honra, y glo
• "

O si incesantemente ar
diera con aquella llama de
amor, con que arden los
Serafines, con que arde to
do el Cielo, con que ardes
tu, para que pudiera en
cenderá todosen tu amor?
ó si yo pudiera estar en to
dos los lugares, en to
das las partes del mun
de siete dias. 65
do, y en todas te amara
Pero lleno de gozo, Se
ñor, y te doy infinitas gra.
cias por que tu mismo su
ples el oficio mio, y de to
das las criaturas, amando
te, y glorificandote. Tam
bien me causa sumo gozo,
que quanto pueden, é in
tenten hacer las criaturas
por tu amor, es con infini
ta distancia menos que lo
que lo que merece tu dig
nidad. Este amor, pues de
ti mismo te ofrezco en ac
ciondegracias por todos los
tesoros debeneficios derra
mados en todas las criatu
'aS, - PA
66 . Soledad

PARA EL LUNES.
MEDITAcIow I
De la vanidad del mundo.
lj
PREPARACION.
- Presentate 211te Christo
nuestro Señor, y repa
ra como aquella altisima
Sabiduria desprecia lo que
el mundo ama, y elige lo
que el mundo abomina. Di
con S. Bernado: ó Chris
to yerra, ó yerra el mun
. do: Christo no puede errar
s por que es eterna Sabidu
114
de siete dias. 67
ria: luego yerra el mun
do.
PETICION.

Pide que ayudado con


la divina Gracia, huyas
de el mundo enemigo de
Dios, ó te alague, ó te
amedrente. -

PUNTOS,

1 Considera, como
Christo tu Señor es repu
tado entre ladrones, cru
cificados, y pecadores, co
mo uno de ellos. Y apete
cerá el Christiano, que le
te11
68 ... Soledad.

tengan por grande entre


los hombres ! Es sobervia
intolerable, que donde se
humilla la Magestad, se
engria el gasanillo. -

2 Advierte, si tienes al
gun sentido, el mundo
clama, yo me he de acabar,
la carne clama; yo he de
inficionar; el diablo clama
yo he de matar; Cristo cla
ma, yo reforzaré. Porqué,
pues, sigues al que falta, y
al que mata, y no al que
refuerza?
3 Considera, que los bie
nes terrenos, que aqui nos
deleitan, son algarrobas de
- - puer
de siete dias. 69
puercos, que no hartan
nuestra alma, capaz de un
bien infinito; antes nos
manchan. Sera pues razon
que el hijo de tan gran Pa
dre se alimente con comi
da de puercos . . . . .»
- 4 Oye lo que S. Bernardo
sentia del mundo. Decia
asi; 0 hombre que tienes tu
con el mundo, y sus deleites,
que luegopasan qué con las
riquezas terrenas? el oro, y
la plata verdaderamen e
no es mas que tierra roja, ó
blanca, á la qual el error
de les h imbres hace,ó repu
tanas preciesa. Que
.
s a.
7e ... Soledad .
la carne mas sucia que el
mas víl muladar? -
5 Pregunta á los conde
nados. Donde están vues
tras malditas riquezas?
donde los honores donde
el mundo, que amasteis
mas que á Dios? Ha! co
mo sin fruto aqnellos mi
serables, forzados en las
galeras de el Infierno, res
ponderán, llorando, lo
que Jonatas á su Padre
Saul. Gusté un poquito de
miel, yahora me véo morir.
Asi cada uno de aquellos
infelices. Ay! que por una
gota de deleite carnal per
- di
de siete dias. 7r
di el raudal de los verda
deros deleites, con que se
ria dichoso. . . . .
6. Habla á todos los ama
ores del mundo. O mise
rables quien asi ha turba
do vuestros ojos, que no
vean esta vanidad, la ma
yor, que se puede hallar
debaxo de el Sol? Las bol
sas, que este mundo, ene
migo, engañoso mercader,
os muestra, estan mas lle
nas de viento, que de di
nero. Las coronas, que
brillan con el oro, punzan
zarzas y espinas. Las cade
nas de oro, á manera de
v. gri
72 ... Soledaa º ,
grillos de hiero, mas pe-.
san, que adornan. Y qué
los vestidos? escrementos
de gusanos, por mas raros,
mas estimados.
7 Llora,quanto puedes,
la locura de los mas de los
hombres, que debiendo
amará Dios de todo co
razon, aman al mundo,
y no al Criador del
mundo ; aman al º de
monio, enemigo de Dios,
y no á Dios bendito sobre
todas las cosas.
8Saca de aqui un despre
cio de todas las cosas ter
renas; habla á todas las ni
ñe
de siete dias. 73
ñerias que te apartan de
Dios, y diles: mí Señor
esta pendiente en una
Cruz, y yo me he de dar
á vanidades, y deleytes?
No sea asi; porque no es
decente, que bajo de una
cabeza taladrada con es
pinas, haya miembro al
guno de hechado.
9 Reprehende, y llo
ra tu locura, pues fuiste
necio mercader, quando
compraste el mayor de los
males, á precio de todos
los bienes.
1 o Correte de verguen
za, porque por cosas ca

74 Soledad -

dúcas, vanas, vacías, y


engañosas, pisaste las eter
nas, solidas, y verdade
ras; por un deleytillo des.
preciaste tu alma, y por
el cieno el Cielo. ".

POR COLOQUIO
- . . .

Acto de Contricion. ;
OAlma mia perdidisima
digna por tus obras, no
de la vida, sino de la muer
te eterna qué tienes con
el mundo, y sus concu
piscencias, que en un me
mento pasan ó alma trai
do
de siete dias. 75
dora, que hiciste¿Por un
sucio deleyte caiste de lo
mas alto á lo mas profun-,
do, de la Gracia, al peca
do, del Cielo, al Infierno.
- Que diré, pues, yo
yesca infeliz de todo el
Infierno, hombre misera
ble, arrojado de la vista
de Dios mi Criador? por
que, qué son todas estas
cosas, que el Apostol re
puta por estiercol, cuyo
fin es la muerte? A y de
mí, en quanto mal caí, y
de quanto bien A donde
caminaba, y adonde hé,
llegado Buscaba los bie
D2 1162S
76 Soledad r.

nes, y hallé la turbacion.


Ya me veo morir, y no
está JESUS con migo. Me
jor ciertamente me sería
no ser, que con todas és
tas vanidades estar sin JE
SUS. -

O que verguenza! Que


fruto he sacado, misera
ble, de lo que ahora me
coro? Qué? infeliz, y sin
Juicio no tuve verguenza
de anteponer en mi esti
macion cosas cadúcas, va
nas, y casi nada, al amor,
y honor de el eterno Pa
dre.
- Es ésta por ventura,
... - - - - O
de siete dias. 77
ó buen JESUS, la doctri
na de tu viva voz, espre
sada en mis obras? Ense
ñaste por ventura las pom
pas, y honras del mundo:
colgado, desnudo en el in
fame madero de la Cruz?
Atormentado con gra.
visimos dolores hasta la
muerte, elegiste los de
leytes de la carneº Profe
saste la sobervia de Sata
nas, obedeciendo fielmen
te á tu eterno Padre has
ta la ultima agonia?
Miserable de mí! Con
que cara levantaré ya los
ojos al rostro de mi aman
3 D3 ti
78 Soledad ,
tisimo Padre, tan malo»
y perverso hijo? Córrome
de verguenza dehaberhec
ho cosas indignas de mí na
cimiento, y de que des.
diga tanto mi vida de tan
gran Padre. Sacad ojos
mios arroyos de lagrimas,
cubra la confusion mi ros
tro, acabese con el dolor .
mí vida; porque te deje
á ti fuente de agua viva,
porque amé la vanidad, y
seguí las sombras, que
huyen.
* Y habrá alguna cosa,
que en adelante me pue
da separar de ti, ó JESUS
s- ó
de siete dias. 79
}

n
ó vida, ó caridad ama
y

bilísimal ó Dios de mi co
razon, todo mi bien, y
todas las cosas. Por qué vol
veré mis ojos á lá vanidad,
y no á ti JESUS mio,
donde solamente está mi
puro; y cumplido bien!
Qualquiera que de aqui
adelante quisieres, Dios
mio, darme, quitamelo
todo. Dame á ti solo, y
me bastará.

AcTO DEDios.AMOR DE
• ,

- ODios mio, mi sumo,


y unico bien esto diré
. D4 mil
8o Soledad
mil veces: mil veces repe.
tiré. Dios mio, y todas las
cosas porque ni puedo de
cir, ni puedo pensar cosa
mayor ni puedo desear co
sa masdigna, que ésta. Dios
mio y todas las cosas. Bus
quen otros, deseen otros
otras cosas; yo solo á ti de-s
seo, y busco, Dios mio, y
todas las cosas. Dejo las
riquezas , las honras,
los gustos. No embidio á
otros los montes, y minas
de oro, y piedras precio
sas. Sea para mí mi Dios
todas las cosas.
O Dios mio, y todas
las
. . . . ... ¿ -

de siete dias. 381


las cosas Nada, fuera de
ti permitas, que busque
mi alma. Tu me bástas,
Señor, y por eso tenien
dote, y poseyendote á tí
renuncio todas las espe
ranzas del mundo, toda
la libertad, las inclina
ciones naturales,y despre
cio quanto el mundo ama.
- Estóy, Señor mio, tan
afecto á ti, que aunque pa.
ra mi recreacion, y ab
soluto dominio me die
ran tantos mundos deli
ciosisimos, quantos nu
meros puede comprehen
der la arithmetica, nun
D; ca
c2 Soledad .
ca te dexara, ni los ante
pusiera á tí; si tubiera to
dos los bienes del mundo
en mi mano, en este ins
tante (si fuese necesario,
y conviniese para tu hon
ra) los renunciára por tu
amor. Mas, aunque con
igual gloria tuya, é igual
merito mio, pudiese ser
pobre, y rico, vil, y hon
rado, infame, y glorior
so, afligido, y regalado,
eligiria no obstante por ti
el desprecio, porque tu
mebastáras. Dios mio, y
todas las cosas. Seamos,
Dios mio, dos, tu é yo,
y
de siete dias. 8;
y nada mas, porque teama
menos el que ama conti
go alguna cosa, que no la
ama por ti. Borrame á mi
Señor, del corazon, de
todas las criaturas, y aca
ba con todas ellas en mi,
corazon, para que tu so
lamente en mi, é yo so
solamente viva en ti.
O si tambien pudiera
arrancar de los corazones,
de todos, el amor, que no,
es tuyo, é ingerir en ellos,
el tuyo, para que todos,
ardieran, y enfermaran
de tu amor! Ojala pudie-,
ra yo, Dios mio, sugetar-,
-
-
-

- º -
te
84 Soledad - -

te todos los cuellos de los


hijos de Adan, para que
todos á ti solo busca sen,
y amasen.
Ojala hubiera muchos
Santos en el mundo, los
quales pisen por tu amor
todos los alhagueños atrac
tivos del mundo, y per.
fectisimamente te amen,
te estimen, y te honren
Ojala se convirtieran á ti
todos los pecadores dados
al mundo, y sumergidos
en él. sºlº
Embia, Señor, el vien
to detu ardentisimo amor
que à todos nosotros nos
- - - * - - leban
de siete dias. 85
lebante del mundo ácia ti
con tal impetu, que tras
ladados de nosotros mis
mos, en adelante no ten
gamos espiritu fuera de
t1.

PARA EL MISMODIA
MEDITACION II.
De la brebedad del tiempo
PREPARACION.

Ponte en la presencia de
Dios, cuyos ojos siempre
te estan mirando, y prc
gunº
36 Soledad
gunta: quantos son, Se
ñor, los dias de tu siervo
porque el numero de sus
meses tu solo lo sabes.
PETICION
PIde gracia para emplear
con fruto todo el tiem
po de tu vida, y que no
se pase una partecita del

buen dia. s.
PUNTOS,
Pensa qual es la ocupa.
con de tu Dios? Pensar
en tá. Porque no cores
pon
de siete dias. 87
pondes tú á tu Señor.
2 Averguenzate de
tu ingratitud, que sabien
do que tu Dios continua
mente está velando en tu
guarda, como si, olvida
do de las demas criatu
ras, de ti solo cuidára, tu
te olvidas de Dios de todo
tu COrazOn. . . . .
- 3 Llama á quantas
las veinte y quatro horas
de este dia: quantas de
estas te roban el sueño de
masiado, la gula, el ocio,
el juego, y la conversa
cion O vida miserabili
sima Juzgas que satisfa 1 dS
88 Soledad
rás á Dios con esta vida!
que recompensaras asi la
Sangre de JESU-CHRIS
TO.
4 Preguntate á tí mis
mo, quántos infiernos te
deberá la Justicia de Dios,
por haber gastado casi to
do el tiempo de tu vida,
no en obsequio de Dios,
sino en servicio del mun
do, y del demonio?
5 Finge que se conce
de volverá la vida aque
los á quienes ya Dios pre
-"

cipitó en el Infierno, y
juntamente conjetura qué
Santamente emplearían el
t1çII lº
.
de siete dias. 89
tiempo que se les conce
día, y que exàcta, y ri
gurosa penitencia harian.
Y tu dices: mañana, ma
ñana enmendaré mi vida.
Por qué no hoy? Por qué
no será esta hora el fin de
tus maldades, y torpezas?
6 Discurre quanta gra
cia se te hace quando se te
concede tiempo para la
penitencia.
7 Pregunta á la divina
Clemencia, porque te ha
sufrido tanto tiempo, y
no permitió que te con
denases! Quántos millares
de almas arden yá en el
e - In
9o ... Soledad ,
Infierno, que pecaron me
nos Quién ató las manos
de Dios vengador de tus
maldades? Con qué cor
responderás á Dios que te
ha dado tanto espacio de
penitencia?
8 Haz un acto de reco
* nocimiento á vista de to
dos los condenados, por.
que mayor fue la miseri
cordia que Dios ha usado
contigo, que la que usó con
aquellos que pecaron me
nos; y con todo eso se
condenaron.
9 Gime con S.Anselmo,
y di : 0, Dios mio porque
-
• . amé,
-,

- -
,
de siete dias. 91
amé, porque busqué en to
da mi vida cosa alguna
fuera de ti, /ESUS mio?
Por qué pasé tanto tiempo .
sin traherte en mi córa
zon, y abrazarte con to
da mi alma º Dónde esta
bá quando no estaba con-,
tigo? á donde corrieron
mis deseos quando no se en
derezaban á ti solo?
- 1 o Pasmate cómo pudis
te vivir tantos dias, tantos
años apartado, y alejado
do de Dios por tus pe
cados. 3 , . . . . . . . *
- s - . . y :
* º a , º - . - .

92 soledaa
POR COLOQUIO
Acto de Contricion.

OMiserable de mil quan.


to tiempo me diste Dios
mio, para amarte, y pa
ra servirte y qué me ha
quedado de él. Nada, JE
SUS mio, sino el triste
recuerdo de tantos bienes
perdidos, y la vergonzo
sa memoria de tantos ma
les cometidos.
. Infeliz hombre! Quién
me librará del cuerpo de
esta muerte Para que vi
vo mas tiempo para que
OCUl
de siete dias. 93
ocupo la tierra, leño se
co, y sin fruto, siem
pre ingrato á Dios, aña
diendo pecados á pecados
por todo el tiempo de
mi vida, y atesorando asi
ira contra mi en el dia
de la ira, y del justo Jui
cio
Ay de mi Ya acaso el
justo Vengador de mis
maldades habrá levan
tado su mano inexora
ble, escribiendo contra
mi amarguras, y deter
mina consumirme por los
pecados de mi mocedad?
Quien dará agua á mi
- C2
94 Soledad .
cabeza, y á mis ojos fuen
tes de lagrimas para llo
rar de dia , y de noche ,
porque te conoci muy tar
de, ó hermosura antigua
teamé muy tarde, ó bon
dad infinita! antes te ofen
di con feos pecados, ó mi
sericordiamia óDios mio,
miserable de mi Por qué
no te amé siempre; amor
siempre amabilisimo,sien
pre infinito? Tu estás en
medio de mi corazon; y
cómo me atreviá poner
á tu lado alguna cosa ter
rena ! , , , , , , , , ,, ,
Todos los corazones de
los
de siete dias. - 95
los hombres, que fueron,
son, y serán, todas las
voluntades de los hom
bres, y de los demás es
piritus no bastan para ocu
parse en Dios; por qué yo,
hombrecillo, pequeño,
ocupare mi corazon en
otras vanidades, y no ha
ré que se entregue todo á
mi Dios? a

Muy tarde vengo á ti,


ó JESUS crucificado La
mejor parte de mivida de
diqué á los pecados, ya es
tiempo de buscar tu Gra
cia. . . . . .. . . .
... Recibe, ó Dios mio,
s Bon
- Soledaa
Bondad infinita, el resto
de mis años en las manos
de tu inefable piedad. Por
aquellos, que perdi, vi
viendo, porque vivi mal
admite, Dios mio, mi
corazon contrito, y hu
millado. Mis dias pasaron
como la sombra, y pere
cieron sin fruto, imposi
ble es yá recobrarlos. Con
cedeme, pues, que haga
memoria de ellos con
amargura de mi alma.
Deseo, dignisimo Dios
recompensar este grandes
perdicio de amor, ahora,
y todos los momentos de
- º la
de siete dias. 97
la vida, que me resta.
- Quiero Dios amabilisis
mo porque desde ahora to:
do mi espiritu, todo mi
corazon, todo mi cuerpo,
toda mi vida viva para
ti, ó dulce vida mia to
dos los dias, todas lás se
manas, todos los meses,
y todos los años vivan pa
rá ti, eternidad mia!.

A cTO DE AM 0 R.
as sº, de Dios, " .
U) Dios mio, artura del
corazon Acaso nobastas á.
quien te ama? Para qué
pues vagueo fuera de ti!
E Que
,98 Soledad
Que otras cosas. desearé.
Ea, Señor, yere mi al
ma con el dardo de tu
alma con el dardo de tu
amor. Llena todos mis
deseos, para que nada fue
ra de ti me deleite, nada
robe mi aficion; á ti solo
ame ardentisimamente en
todas las criaturas; á tian
hele siempre con fogosi
simos deseos todo el tiem
po de mi vida. . . .
Puedes sufrir, Señor,
que alguna criatura no te
ame? Pidote que no lo
consientas en mi, y que
rompas mi corazon, y en
tTeS
de siete dias.

tres por fuerza en él, Se


ñor poderosisimo, para
que asi como tu no pue
des cesar de amarme, asi
yote pueda amar cada mo
mento con mas fervor, é
intension.
- O si desde el instante
de mi concepcion hubie
ra empezado á amarte, y
conocerte ó si en el pri
mer punto hubiera apri
sionado mi animo, y mi
mente, y los hubiese liga
do á ti con mil votos, que
por ninguna culpa se di
solviesen!ó si hubiera gas
tado la puericia, y juven
- E2 tud
roo Soleda
tud libre de culpas; en tus
castisimos, y suabísimos
amoles! A y de la mejor
parte de la vida, que nun
ca has de volver! que ve
lozmente huiste sin ver al
hombre. Dame licencia,
Señor, para que á lo me
nos pueda con mis deseos
reconpensar este daño.
Deseo desde ahora, Se
ñor, que no haya instan
te alguno de tiempo, y
eternidad, en que no te
pague yo la deuda de
amor , alabanza, vene
racion, y exaltacion,
que los Santos, y esco-
,

l g
de siete dias. IO A

gidos te pagaron devotisi


mamente, y eternamen
te te pagaran. Deseo que
cada accion mia sea una
aspiracion á ti. Quiero que
cada momento de mi vi
da, cada movimiento de
mi cuerpo, cada pensa
miento, cada respiracion
no sea otra cosa, á ningu
na otra aspire, ninguna
otra pronuncie que,Santo,
Santo, Santo, Señor, Dios
de los Exercitos.
O amor Divino ojalá
de cada momento de la
vida, que me resta, has
ta el ultimo de todos, pu,
E2 die
I O3 Soledad
diera yo hacer otros tan
tos siglos de tu amor sean
en adelante todos mis pen
samientos, todas mis res
piraciones un vivo olo
causto ofrecido á tu amor,
y honor, con profundi
sima humildad, y altísi
ma caridad.
Y por qué no he em
pleado todos los dias, y
momentos de mis años, ó
JESUS, vida mia en tus
castisimos amores,te ofrez
co todos los momentos
de tu Vida Divina, asi
aquellos, que vives eter
namente con el Padre, co
l 1I1O
de siete dias. 1o3.
mo los que en tiempo em
pezaste á vivir con tu Ma
dre, y todo lo que en es
tos hiciste, y padeciste.
Ofrezcote tambien los me.
ritos de tu Santisima Ma
dre, los incendios de amor
trabajos, y afectos de to.
dos tus escogidos, si con
todos estos, como una
baja moneda junta con un
tesoro de infinito valor,
me ofrezco, Dios mio, y
me sacrifico á mi mismo
y el tiempo que me resta
de vida, á tu amor, y
honor.

E4 PA
1 o4 Soledad .
PARA EL MARTES.
MEDITACION I.
De los pecados.
PREPARACION.
Ponte en la presencia de
Dios , como un reo de
gravisimos delitos delan
te del Juez, encadenado,
atadas las manos, y apri
sionados firmisimamente
los pies. s

PE
de siete dias. - 105

PETICION. -

- Pde a Dios luz para co


nocer bien la malicia, y
miseria del pecado mor
tal, y que te perdone, si
acaso alguna vez manchas
te con él tu alma.
,

PUNTOS.
Considera, que co
sa es pecado mortal. Es
una afrenta, y desprecio
dé el bien sumo, un de
seo de destruir a Dios, si
pudiera ser destruido, y
E; litº -
1 o6 Soledad
una cierta pretension de
matar á Dios porque, co
mo dice San Bernardo:
el hombre pecando quiere
matar la Sabiduriade Dios,
queriendo que no vea su pe
cado, ó la Justicia, que
riendo que no lo castigue, y
por eso el pecado es un De
sidio en voto. Es finalmen
te pisar la Sangre de
Christo : es revelarse la
criatura contra el Princi
pe Supremo, y conjurar
se con el diablo su ene
migo.
2 Repara quantos daños
causa en tiel pecado. Lo
pri
de siete dias. o7
primero te hace torpisi
mo, y aborrecible á to
das las criaturas. Por el
pecado mortal cometes sa
crilegio, por que violas
el templo de Dios; Apos
tasía, porque de los Man
damientos de Dios, pasas á
les pies del diablo, que
brantando la Fé que pro
etiste en el Bautismo.
Por el pecado pierdes la
Gracia, mas preciosa que
todo el mundo. Por el pe
cado buelves á crucificar º
á Jesu-Christo &c. Por lo
qual le causaba á Santo To
mas de Aquino grande ad
E6 mi
o3 ... Soledad ,
miracíon, que un hom
bre, sabiendo que estaba
en pecado mortal, pudie-,
se en aquel estado de con:
denacion reirse, y alegrar-,
se. Y S. Luis Rey de Fran
cia quiso mas perder la
vida, que manchar el al-,
ma con un pecado mor
3 Considera quanta
ha sido tu maldad, ma
licia, y abilantez, que té
has atrevido,á acometer,
con tus pecados al Dios de o
suma Bondad, y Mages-s
tad; y de tal suerte lle
naste de amaigura al Oc-.
- -
CCla.
de siete dias. rog
ceano de la incomprehen
sible Bondad, que toca
do interiormente con el
dolor su corazon, como
que le pesa haber criado
tal hombre. - " -

4 Preguntate á ti mis
mo: qué mal te ha hec
ho Dios por qué tantas ve
ces le ofendiste, y con
tristaste? Qué te dió el de
monio, para que te pasa
ses á su servicio?
; . . Admirate, que to
das las criaturas, y jun
tamente todos los elemen
tos no hayan vengado la
injuria, y desprecio, que
- tUl
11 o Soledad A,
tu has hecho por todas
ellas á suCriador. -
6 Protesta al Cielo, y
á la tierra, que tus peca
dos exceden en numero á,
las arenas del mar, y
que eres peor que todos
los pecadores, y aun que,
los mismos condenados.
- 7 Juzga que eres peor,
no solo que qualquiera
demonio,sino que el prin
cipe de todos, que fué el
peor de ellos. Entre los
hombres peor que los mas
malos; mas malo que el
mismo Judas, que aun s

qne vendió á Christo, no


le
de siete dias. I

le vió, como tu, muer


to: peor que el mismo An
te Christo, que no debe
rá á Dios tantas gracias, y
auxilios, como tú.
8 Exclama con el hi
jo Prodigo, Padre pe
qué contra el Cielo, y á
tu vista; yá no soy dignos
de llamarme tu hijo, ni
criatura tuya. -

9 Desea tantas lagri º

mas, quantas son las gotas


del mar, ó las de tu san
gre, para llorar por tu in
feliz, y miserable con
ciencia, y por tu abomi
nable vida. -
Ar
1rº º Soledad
1 o Arrojate á los pies
de JESUS, y pidele con
lagrimas el perdon : Por
que, qué te resta, mise
serable, para que infeliz
"mente no perezcas, sino
que acudas á aquel, a quien
es proprío usar de miseri
cordia? Protesta, que des
de ahora quieres mas, mo
rir mil veces, que ensu
ciarte pecando.
-
-

-- r

POR COLOQUIO. * . -

- s.

- Acto de Contricion
Ay miserable de mil Pe
qué
de siete dias. I I3

qué contra ti, ó Bondad,


y Misericordia mia ! pe
qué, y mis pecados se mul
tiplicaron mas que el nu
mero de las arenas del mar.
no hay pecado, ni hay mal.
dad, que exceda á mi mal-,
dad.
O si todo el Occeano
se convirtiera en lagrimas
y se desaguára por mis
ojos! Quien me diera, que
por la amargura del dolor.
todas las gotas de mi san
gre se convirtieran en la
grimas, ó las lagrimas, se
mudaran en sangre, y que
nunca se enjugasen los
par
1 4 Soledad ,

parpados de mis ojos !


Quién me diéra, que fue
ra grande, como el mar,
la contricion, para que de
él salieran siempre rios de
lagrimas, y volviesen á él
para volvér á salir
O Padre de misericor.
dias apiadaté de la mul
titud de mis pecados, por
que la voz de nuestro her.
mano Jesu-Christo clama l

á ti desde la Cruz. . .
O JESUS, ó MARIA
ambos habeis sido ofendi
dos; pero ambos sois abis
mo de Misericordia, y
dulzura. Perdona, pues,
O
de siete dias. 1 15
ómisericordiosisimo JE
SUS perdona al siervo de
tu Madre. Piadosisima
Madre MARIA, perdona
al esclavo de tu Hijo.
Pesame, Señor mio,
de todos mis pecados, por
que de su naturaleza son
malos, y porque son in
juriosos á tu suprema Ma
gestad, á tu amabilisima
Bondad, y justisima Vo
luntad. Con el odio per
fecto, con que tu, Dios
mio, aborreces mis peca
pecados, con ese mismo
los detesto, y aborrezco
yo, y deseo aborrecerlos
pa
16 Soledad * .

para siempre :
e
me horro
f----L1 --. - 1 ---
rizo, y tiemblo todo con .
sola su memoria.
Asi nunca, Dios mio,
te hubiera yo ofendido,
º eº , , a º - ... - e

ni---con el corazon, ni
r - º - •. ...
con
r
la obra, ni por omision,
e a º "" . . a

ni por otra razon alguna!


ojalá primero hubiera per
dido
.
la vida.
. ... .

º, , , , ,
Espero, no obstante
pleno, y perfecto perdon
de mis pecados, de tí, mi
sericordiosisimo Padre,
por tu Bondad, por la
amarguisima muerte de e 1 º -

Jesu-Christo, por la inter


cesioh, y meritos de la
. . Pu
de siete dias. i1
Purisima Madre detu Hi
jo, y de todos tus escogi
dos. . . ...,

Acto
.—s
DEDios.
AMOR DE *.

O Caridad sin límitel


ó Bondad infinita! que
cosa tan dura, y tan tris
te es para mi, el haber pe.
cado de tantas maneras
contra tí. Por qué, Dios
mio, ni por un momen
to me aparté de tí? Por
qué, ó dulzura de mi al
ma, fuy tan amargo, y de
sabrido para tí? Por qué te
díá beber agenjos, habien
-”. do
y 13 Soledad ,
dome tu prevenido con
mil bendiciones de dul
zura?

O alma mia dime, que


ha hecho contigo aquella
Bondad, aquella miseri
cordia, ó en que te con
tristó jamás Respondeme.
Ea, pues rebienta de pena
de haberla enojado.
O JESUS mio!Por qué
dexé en tiempo alguno de
traherte en mi corazon,
-d de abrazarte con toda mi
alma, y deleytarme en
tu dulzura?. A tí, amor
mio, suspiro ahora, cla
mo, anhelo, y te aprie

to
de siete dias. 1 19
to con las intimas medú.
las de mi corazon, y con
todos los afectos de misen
trañas. O si siempre, Dios
mio, hubiera pensado en
ti, y siempre te hubiera
amado dignisimamente
con perpetuo amor ó si
hubiera cumplido con to
da diligencia todos los de
seos de tu corazon como
me llegaría ahora, amor
Santisimo, á tus abrazos!,
Pero ahora confunde la
verguenza al alma infame,
y la hace retirar quando
intenta besar tus pies.
Y qué podrá en adelan
te
I 2O. Soledad
té arrancarme, y apar
tarme, Dios mio, de tu .
amor? Acaso un deleyte
brebe, las riquezas pere
cederas, ó la honra fal
sa? Las sombras de las son
bras: las burlas de las bur
las, ó las vanidades de las.
vanidades. Estas, ó las
otras cosas! No lo harán,,
ó buen Jesus, no lo harán.
Desde este momento para
siempre tu eres para mielº
mas amado de todo, lo
amable, tu mi dulzura,
tu el unico centro de mi
corazon, la vida de mi,
alma, mi tesoro, mis ri
que
de siete dias. I2.

quezas, y mis delicias...,


Desde este instante,JE-,
SUS mio, determino bus
carte, y amarte á ti solo.
de todo corazon; y no sor,
lo con mi corazon sino
quisiera tambien, Dios.
mio, amarte con todos
los corazones, afectos, y
varios deseos de todas las
criaturas, asi criadas, co
mo posibles, en todo ge
nero , especie, numero,
y posibilidad. Y esto con
todos los deseos, que pue
den, y pudieron salir de
la preciosisima Madre de

Dios, y de laF humani


- - - dad
V
122 Soledad 3.
dad de Jesu- Christo; y
con extension º á todos
los lugares, y espacios,
aun imaginarios, y á to
dos los tiempos, y todos
los momentos de la eter
nidad, asi pasados, como
-

futuros. . .

v.
o - .. . . . .. . .C

PARA EL SMo DIA


-
- - -

. . . . . .
*
.
:
. .. ..

MEDITACION II.
De la muerte, y2 =sus - cir
- - - º - -
cunstancias.
.. -
- .. ,, , , , , , ,, ,

PREPARACION. -

Imaginate
, - r
en las agonias
de
v.
4

de siete dias. 23
de la muerte, que te po
nen delante un Crucifixo,
que se enciende una caii
dela, y te dice, el Sacer
dote; Parte alma Cristia
na, de este mundo, oran
do al mismo tiempo otros
do, á Dios la partida de
-. ru alma irsº se lo al, si 32
ro o 2 lo
a orp PETICION. .
A3. Al stidoot 22 f
Ide que antes de la
muerte puedas aprove -
acharte diligentemente del
-tiempo, bayo oeasion rque
-ahora se te ofrecen.
es o F2 PUN.
º4 Soledad
- o 9PUNTOS, al ob
2-o C, i. 3, -, o
Considera queen la se
paracion de cuerpo; y al
ma; el alma de cada uno
tomara su camino. Ha
que camino tomará la tu
ya? Sien este punto se
sepáva del ¿
# que
sería de ella, sería diglia de
que la llevase el buen
Angel Merecería que sa.
liese á recibirla MARIA,
Santisimm3 olp obi
- o 2 qTrahe á la memo
fria lo queirá la hora de
la muertettew sera nobis
to. Teserá sensible quan
- :"l do
- - de siete dias. 5

do se ponga á tu vista
la imagen del Crucifica
do: y como fixarás los
ojos en aquel, que tan
tas veces heriste, y cuya
Sangre pisaste con tus pe
cados? Sentirás que pon
gan en tu mano la can
dela, señal de las buenas
obras, que no athesoras
te. -

3 Considera las ulti


mas agonias, y congojas
de la muerte, quando se
te dirá al oido, que si
no puedes con la boca,
álomenos con el corazon
te encomiendes á Dios:
1 26 Soledad

En cuyo trance aun los


varones muy Santos sue
len temblar de miedo,
como se dice clamó San
Hilarion. Sal alma mia:
setenta años serviste al
s.
Señor, que temes?
--
4 Piensa como enton
ces quedarás todo desco
lorido, se te caeran, y tras.
tornarán los ojos el pec
ho, palpitará, saltará so
bre manera el corazon, é
interiormente será la gue
ra con el maligno espiri
--
tu., -
5. Concibe aun afec
to de mayor temor, por
. que
- de siete dias. 127
que en aquel Juicio parti
cular verás al Juez aira
do, que mirandote con
rostro turbado, te mues
tra sus cicatrices , y
crueles llagas, y te dá
en rostro con tu ingrati
tud, malicia, é impie
dad. -

6 Imagina que oyes


al Angel de tu guarda,
que te acusa , y refiere
delante del Juez todos tus
pecados ocultos.
7 Juzga que ves á al
mano izquierda terribles
demonios, bramando co
mo Leones preparados pa
F4 13l
123 Soledad

ra comerte, y que te di
cen. Baya, baya , que le
hemos de tragar: los qua
les tambien suelen exci
tar tentaciones de deses.
peracion, y decir: si el
¿usto apenas se salvará,
que será del impio, y pe
cador: y aquello, asi co
mg la vida sera la muer
te. - -

8 Preguntate á ti mis.
mo ; que harás tu mise
rable entonces, quando
veas debajo de ti abierta
la boca del Infierno, que
exala un hedor intolera
ble? dentro de tí senti
, rás
de siete dias. as
rás el gusano roedor de
la conciencia, y sobre tí
se te representará el Cie
lo cerrado, y Dios eno
jado. A tal vista, cómo
es posible , que no mue
ras de espanto? -
Da gracias á la Di
vina Bondad, porque te
ha sufrido tanto tiempo,
y te le ha dado para la
penitencia, á fin de que
puedas merecer una muer.
te preciosa en sus ojos, y
librarte de la pesima ,
muerte de los pecadores.
- 1 o Duelete detus pe
cados, que ellos solos te
- -
- F; plle
13o - --
Soledad.,
pueden perder, y causar
la muerte eterna, y pro
pon firmisimamente no
pecar con advertencia en
adelante. . . ...

POR COLOQUIO .
. . .. . . ,
Acto de Contricion.
ODios mio inescrutable
º. . -
abismo de piedad! como -
-

apareceré en tu presencia
en aquella terrible hora,
en que mi alma salga del
cuerpo, llevando con mi
go mis maldades, la cul
pa del desperdicio de mi
- -

s. -
-.
-
v1
de siete dias. . . 31
vida, y la carga de mis
muchas negligencias, y
omisiones? No solo con
sumi en vano el talento
del tiempo, que se me
concedió, sino que me
malvaraté, y perdí ente
ramente. A donde iré,
adonde me º bolveré", y
adonde huiré de tu vista?
- o Mal haya mi ingrá
titud, maldad, y cegue
ra, que por exáltarme te
humillaste hasta la muer
te, y muerte de Cruz
o lagrimas,á donde os
habeis retirade? dónde es
tais fuentes de lagrimas?
-q. f. F 6 Cyº
-
rº 3 º ... Soledad o
O rectisima Justicia de
Dios, queningun pecado
-dexas sin castigo con tor
da humildad aceto la sen
tencia de mí muerte pro
nunciada por tu boca, co
mo digno castigo, quemi
llares de veces merecí por
el mal uso de mi vida.
y Aceptola separacion de
-mí alma, y cuerpo, y con
fieso, que estas dos partes
de mí esencia son digni
simas de esta pena, por
haberse conspiradojuntas
tantas veces para latfans
gresion, detus, Manda
mientos c, 29,13 air
, R. Acep
de siete dias. a
- "Acepto lapiivacion del
uso de todos mis sentidos,
porque fueron las puertas,
por donde entró en el al
ma el pecado. Acepto la
podredumbre, y corrup.
cion de mi carne, en pe
ra de los carnales delei
tes, que prefería tu divi
no amor, y consiento que
sea sepultado debajo de
tierra, porque impidió
á mi alma que se elevase
al Cielo.i. , , , ,
2, Acepto la muerte, que
me darás, no solo como
peria del pecado, sino co
mo fin de mis culpas, y
y CO
134 Soledadº 'o
como principió de mí di
chosisima necesidad, con
que no podré dexar de
amarte, si como espero
de tu bondad, me admi
tes en tu bienaventurada
eternidad. o ir - teo
- O Dios mio } acepto la
soledad de la tumba, y
de la sepultura, para re
parar la injuria, que hi
ce á tu Magestad, aman
, do la compañia, conver
saciones, y amistades de
los hombres, que, tantas
veces me divirtieron, y
acaso me apartaron de tu
amor. -, o .
- . O
de siete dias. 135
- O Justicia Divina! que
rectos son tus Juicios pues
por las mismas cosas, con
que té ofendemos, nos

castigas. Castigame, mi
Dios: castiga mi sober
via, y vanidad con la hu
millacion de mi muerte.
Castiga mis sensualidades
con los dolores, y fatigas
de mí enfermedad. Ven
ga los insaciables deseos
de mí avaricia; y mien
tras tu Justicia executa
la sentencia de mi conde
nacion, diré yó humil
demente con los herma
nos de Joseph: ya final
. .
-
--
3 -
men
136 , ... Soledad o,
mente vénga Dios las in
jurias, que se le han hec
ho ; y nosotros padecer
mos justamente esta pena,
porque pecamos, no solo
contra nuestro Hermano,
sino contra nuestro Dios.
- -, a
o. :
ACT0 DE AMOR DE
Dios. N . . . .)

"A-Y 2 ,

Que puedo hacer, Dios


mio, para manifestarte el
fuego de mi amor por to
dos los beneficios, que me
has hecho , sino sacrifi
carte, y ofrecerte mi
vida? - -

- - - Que
º a4
de siete dias. 137
Que prenda, amabili
simo JESUS mio, te da
ré yo de mi amor, que
pueda en algun modo lle
gar á aquel incomprehen
sible exceso de amor, con
que tu aceptaste la muer
te de Cruz por mi amor?
el qual te obligó, no so-:
lo á padecer, sino á mo-,
rir 1gnominiosamente en
una Cruz entre dos La
drones, como cabeza, y
capitan de todos los ma
los, y el mas malvado, é
infame de ellos. -

O Salvador amabilisi
mo Quando te veo en es-.
te
138 Soledad
tete miserable estado mo
rir por mi amor, no es
preciso que, ó mi cora
zon sea mas duro que las
piedras, ó mas frio que
el hielo, ó que yo arda,
muera con las llamas
e tu amor 2 ó JESUS,
amor mio! como no ten
go mil vidas, para dexar.
las todas por tu amor? ó
si estuviesen en mi dispo
sicion, y potestad las vi
das de todos los hombres!
Protesto, Dios mio, que
las diera todas gustosisi
mamente por tu amor. O
si pudiera por lo menos
IIl O
- e de siete dias. I39
morir con una muerte se
mejante en todo á la que
tu, Señor, padeciste por
mi! Ogloriosos Martires
quanto embidio, vuestra
gloria; porque merecis
teis dar á mi Salvador vi
da por Vida, y sangre
por sangre.
v,
diar,

amor mio! ya que no soy


digno de morir, y derra.
mar mi sangreportuamor
entre las manos de los
verdugos,á lo menos quie
ro, dedicar toda mi vida
á tu gloria, y á tu amor,
Ojalá el ultimo aliento,
- - CO11
-
142 . Soledad
los Angeles, tomando las
trompetas, llenan de ho
1 oroso sonido á todo, el
mundo, y citan a á los
muertos al Tribunal del
º « o e v -.

Juicio, diciendo ; levan


taos muertos, , , , ,
i... o noir en oro, c.
P. 3 PETICION o
ide gracia con la qual
ilustrado, reconozcas, y
sientas entí mismo el hor
ror del Juició, y el pe
ligro, que amenaza á los
impios, y especialmente
á los malos Christianos
en el futuro Juicio de
Dios, zo la o brir
a PUN
de siete dias.- 14 r
-

-- PUNTOS.
- ... c. cir, y ... ,, , ,

Concibe en tu mente,
que ves millones de hom
bres, que de las quatro par
tes del mundo se juntan
en el valle de Josaphat.
Pero ay con que diferen
cia? porque muchos com
parecerán con cuerposfeos
disformes, y horribles.
Que esperas de tu cuerpo,
aparecerá en formaglorio
sa, y resplandeciente, ó
negro, y horrible -

2 Imagina que á tu
vista sacaná algunos in
- fe
I 44 Soledad .
felices del abismo infer
nal, con cuerpos asque
rosos, cargados de cade
nas de fuego, palidos, ma
nando gusanos, llenos de
llagas, en una palabra, co
mo unos horribles mons-,
truos. -
. . .. .

3 Imagina que ves


muchas tropas de demo-,
monios, de los quales muc
hos bramarán contra tí, y
te acusaran; que oyesa,
los Angeles referirte to.
das las inspiraciones divi
nas y beneficios, que re
cibiste, y á la propria
conciencia, que roe tus
- - - - Cl
de siete dias. 45
entrañas y te acusa.
Piensa que, veslé
bantarse al juez Cairado,
y que muestra sus san
grientas llagas , con las
quales, como con otras
tantas lenguas dice á los
condenados. Veis aqui el
hombre á quien crucifi
casteis, mirad las llagas,
que habeis hecho, recono
ced el costado, que alan
ceasteis, porque por vo
sotros, y por vuestro bien
fue abierto, y no obstan
te no quisisteis entrar por
él. Entonces finalmente
con rostro lleno de indigº
- - - G na
a 46 , . Soledad. As
nacion dirá o Id malditos
al fuego eterno, il s.
og i Contempla que los
demonios, verdugosº de
los condenados, oida la
Sentencia del Juez velo
cisimamente corren á su
presa, y los llevan vivos
con grande rabia, carga
dos de grillos de fuego,
al, estanque horrible de
fuego, y azufre.
6 Mira abierto el ho.
roroso abismo del Infier
no, denegrido con el hu
mo, y mira en el horno
de fuego espesisimo hu
mo, vasos llenos de hiel,
: y
de siete dias. 47
y veneno, y herrámiens
tas de fuegó, con que se
rán atormentados los con
denados o a rº,3 r. º a
-97. Imagina que odes
pues de las severas pala
bras del Juez oyes, como
truenos, que salen de nu
ves encendidas, cruxidos
de dientes, maldiciones,
execraciones, y blasfemias
de los condenados, que
elaman: A y Áy de noso
tros miserables Para que
” nacimos? Para que vimos
la luz porque no se nos dió
la felicidad de las bestias!
8. Preguntate á ti mis
- G2 1I O:
1 48 . Soledad se
mo: No puede suceder,
que tan horrible Senten
cia del Juez airado, y la
eterna confusion, y per
dicion delos reprobos; pe
netre los tuetanos de tus
huesos , , , , , , , ,
- 9 Pregunta á tu al
ma, si por su malicia,
y pesima vida no mere
ció mil veces oír esta Sen
tencia del Justo Juez, Id
malditos al fuego eterno?
y 1 o Gime, y llora,
po que tantas veces lle
master de amargura, á tu
Dios, Occeano de incem
prehensible Bondad, que
y he
de siete dias. 149.
herido interiormente de
dolor el corazon, se vé
obligado á maldecirte, y,
aborrecerte á ti, obra de,
sus manos, a ...
-
, , ,
-
*.
: , , , , , ,

POR COLOQUIO.
Acto de Contricion ,
"" ) ... . . . . . . . . . .
OAlma mia miserable!,
En qué consiste que man
chada con innumerables
pecados, no consideras
tu infelicisimo estado?Por
qué no te espanta el ros
tro del Juez, temible á
las mismas Angelicas Po
- G3 teS
15o Soledad
testades? Porqué no tieim
blas de la ira del Podero-.
so, de la vista de su furor,
del ruido, quehará el mun
do al acabarse; de la con
fusion de los elementos,
de la tempestad grande,
de la voz del Archangel,
y de la palabra aspera
Por qué no te estreme-.
ces, alma mia, de los dien
tes de la bestia infernal,del
vientre del Infierno, de los
leones preparados para tra
garte¿Por qué no te horro
riza el gusano, que roe, el
fuego, que corre, y el es
piritu de las tempestades?
." - Ay
de siete dias. 151
Ay miserable, de mi!
qué diré , ór que haré
quando llegue el tiempo
del tremendo. Juicio?
Quién me sacará de la ma
no poderosa, y del bra
zo estendido contra miº
Quién me preservará de
la ira venidera, de la
muerte eterna, y de los
lazos infernales? Qué ha
ré quando los Cielos pu
blicarán mis maldades, y
la tierra, y todas las cria
turas se lebantarán con
tra mi? 2 o º evº
. Que diré yo infelizyes
ca de todo el Infiernb
- G4 Cae
152 Soledad
Caeré acaso en el hoyo,
que yo mismo hice? Por
ventura pretenderé anti
cipar con el lazo de la de
sesperacion la sentencia
de eterna condenacion,
que tengo merecida? No
lo permita Dios, Recur
riré, JESUS mio á tus
pies.
Acuerdate, piadosisi
mo JESUS, que hé sido
la causa de tus trabajos,
no me pierdas en aquel
tremendo dia, en que se
moverán los Cielos, y la
tierra. Quando vengas á.
Juzgar , no me quieras
con
- -=- -
- -
--

de siete dias. í53


condenar. Buscandome á
mí te sentaste fatigado,
y clavado en la Cruz me
redimiste; no sea inutil
tanto trabajo, tanto su
dor, tanta Sangre, y tan
to amor. 2
Carne tuya somos, ó
Juez de vivos, y muer
tos, sangre tuya somos,
miembros tuyos somos,
tales quales. No despre
cieis, pues, tu carne, no
la aborrezcas, no la con
denes, , , ,
No nos gloriamos de
nuestros meritos; en esto
solo nos gloriamos y
- G5. C9
1 54 Soledad .
confiamos , que somos
miembros de aquel tu
cuerpo, que padeciendo,
siendo crucificado , y
muerto por nosotros, sa
tisfizo abundantemente
por los pecados de todo
el mundo.
- Por lo qual, si nos pi
des meritos,ves hay te po
nemos delante el merito
de tu carne. Confiados en
estos meritos, nos presen
tamos intrepidos en tu
Tribunal. Nuestros son
porque son de nuestro
cuerpo, con el qual nos
incorporamos en el Bau
º *-
tl
de siete dias. 1 55
tismo en virtud de tu San
-gre.
- Tus meritos, JESUS
mio, ponemos entre no
sotros, y tu justicia, de
otra suerte réusamos en
trar contigo en tela de
Juicio Civio:-L, o
«... 4. «. *
--- r,
... º «. , -, ,

- Acto de Dep recacion, º -

22 S. " " - es -
ObuenJESUS, lleno de
misericordia, y piedad.No
pierda mi maldad al que
bizo tu omnipotente bon
dad. Reconoce lo que es
tuyo, y borra lo que es
ageno. Apiadate de mi
-

-
-
-
-º* l
G6. be
s6. . . Soleda
benignisimo JESUS,
mientras es tiempo de mi
sericordia, y mo me con
denes al tiempo deJuzgar.
Qué utilidad se seguirá en
mi de tu Sangre, si bajá
re á la eterna corrupcion,
y condenacion? - .
No permitas, benigni
simó Dios, que el que adop
taste por hijo, sea tu ene
migoportoda la etermidad.
No permitas que aquel,
en quien imprimiste la
imagen de tu naturaleza,
sea presa, en que se ceben
cruelmente tus enemigos.
No quieras que aquel, á
- quien
de siete dias. 157
quien preparaste entre los
Angeles la lumbre de la
gloria, sea condenado á
las tinieblas del Infierno,
No permitas que aquel,
que destinaste para las Si
llas del Cielo, sea triste
yesca de las llamas de los
condenados. . . . . . .
Esto persuade la incli
nacion de tu bondad, y
la benignidad de tu natu
raleza: esto requiere la
suavidad de tu paternal
afecto; esto suspiran las
, Sillas vacías de los Ange
les esto pide de la Sangre
de tu Hijo, que con gran
--- cla
a 58 ... Soledad ,
clamor se interpone por
nosotros, para que te apia
des de mi al tiempo de
juzgar. Muestra al múndo
un espectaculo deleitable,
con el qual se certifique
que nunca dejas vacías las
suplicas de los pecadores,
y que quantas veces con
eorazoncontrito te temen,
comó Juez, otrastantas les
muestras afecto de Padre.
Pero si fuere Dios mio.
tuvoluntad el condenar-,
mé, y arrojarme á los eter
nos tormentos del Infier
no con los reprobos, gus-.
tosisimamente acepto esta
..",
- - - " -- .- - de
de siete dias. 15
determinacion, con que
me otorges esta sola peti
cion, que en aquellas lla
mas sempiternas, arda yo,
mas con el fuego de tu
amor, que con el fuego del
Infierno, y que quando tor
dos los demonios,y conde
nados con boca rabiosa te
maldigan puedayo clamar
entre sus blasfemias in
cesantemente con intensi
simos afectos, y amor:
Bendito sea Dios. Mise
ricordia, y Justicia te can
taré Señor; porque eres
digno de que en todos los y
lugares de tu dominio te
* . . . a
ta

16o ... Soledad . -

bendiga, y de alabanzas
qualquiera alma, y por
que me castigarás menos
que lo que merezco. Sé,
Señor, que todas las pe
nas del Infierno no bastan
para vengar, y ¿
dignamente tantas ofe
sas como he cometido con
tra tí, pues una sola cul
pa mortal merece todos
aquellos tormentos.
ºr

- , ,

• - -

- -
-
- - -

- - . . . . .
* --
de siete dias. 161

PARA EL MISMO DIA

MEDITACION II. "


s: . .

De las penas del infierno.

PREPARACION.
PReguntate a ti mismo:
á dónde te retiras pecador
para concebir el horror de
tu perversa vida?. Llega
te á la tenebrosa, horri
ble, hedionda, y dene
grida cueba del Infierno.

PE.
r6s Soledad

—. PETICION.

Pide humildemente, que


con el fuego del divino
amor se ablande tu cora
zon endurecido por tus

copiosas lagrimas , para


que no baxes al lugar de
los tormentos. , , ,
, , ,, , , , , , , ,, , ,, , ,
-

... y PUNTOS.,
-

• - - º.

- i +re º i , i. 33
--. I BAja con la consi
deracion al profundo del
Infierno; junto á aquellas
estancias de fuego, y hu
II10
de siete dias. 63
mo de los condenados.
Mira en este terrible hor,
no , lleno de llamas de
inextinguible fuego, ir
numerables almas de conº
dan ahullidos; como por
ojos, narices, y boca resº
áran sulfureas y ardien
es llamas del fuego, con
que son abrasados . ...
* 2. Preguntateátimis
mo podrás tu meter una
sola mano por el espacio
- solo de una hora en esas
ardientes brasas Pues co
... mo sufrirás ser atormen
ado en ellas eternamenº
te? Revel
164 ... Soledad
3. Buelvete á otro la-.
do aquel friisimo estan
que de hielo á que desde
el ardentisimo fuego son.
transferidas, y hundidas
las almas de los condena
dos con furia cruel de los
demonios. O hielo !ó.

quién podrá estár en el


rigurosisimo frio del in
vierno metido en el hielo
por una hora?
4. Demas de esto con
sidera, que continuamen
te estarán atormentados
los oídos de los condena
dos con infelicisimos ge
mi
N
de siete dias. 165
midos, y ahullidos, y ter
ribles bramidosOque mu
sica esta, que nunca se ha
de acabar Musica mas de
sagradable que de perros.
, 5 Mira, como otros
son atormentados por fie
ros, y venenosos anima
les, teniendo en su eabe
za serpientes, en su ce
kebro ranas, en las entra.
ñas gusairos, en el per
cho basiliscos, y en las
espaldas dragones. º ro
6 Imagina que oyes
las maldiciones de los con
denados, y que maldi
cen el dia en que nacie
- Ca 1'Oil
1 oo Soledad º
ron, los padres, y los
complices de sus pecados:
y que tambien maldicen
la Encarnacion de Chris-.
to, su muerte, su Pasion;
y su gloria;á MARIA
Santisima, y á todos los
Santos, y á sus propriospe
cados, no por penitencia,
sino por desesperacion º
-7 Imagina que sientes
el hedor de los cuerpos
médio quemados de los
condenados; porque la
carne podrida, y llena de
gusanos puesta en las bra
sas, qué ólor puede da?
- 8. Piensa que ves á los
con
de siete dias. 167
condenados atados como
perros, y puercos asquero.
sos, cómo sardinas en ba
nasta, como ladrillos en
el horno ardiendo, como
cabritos degollados en el
matadero,siempreinquie
tos, gemir, y rabiar, por
lo que se burlan de ellos
los demonios, y por el
gusano de la iconciencia,
que roe sus entrañas, y
continuamente los a está
atormentando cono estas
voces. Mira como has sido
arrojado por Dios, como
bestia, ó como perro po
drido á este albañalin
1IlllÍl
1 68 Soledad -

mundo. En vano murió


Chritto por tí.
9 º Pregunta ahora, á
tu alma, si no mereció
yá ha mucho tiempo mil
veces estas llamas infer
nales, y aquellos horri
bles tormentos, como de
vidos á sus culpas. o
1o. Haz un acto de
reconocimiento delante
de todos los que vivien
do te han sido arrojados
en el Infierno , porque
mayor misericordia usó
contigo, que con ellos,
y no permitió que con
ellos te condenase. Pide
- - - - f
- de siete dias. - 169.
finalmente perdon , y
tiempo de penitencia.
.

POR COLOQUIO
- Acto de Contricion .
. . . . . . .” º

QUien dará agua ámica.


beza, y fuentes de lagri
mas á mis ojos, para pre
venir con llano, el llar.
to, y crugir de dientes,
los grillos de lós pies, el
¿
oprimen, aprietari, que
iiian, y no consumen?
A y de mi Madre mia
para que me engendrase
hi
17o Soledad
hijo de dolor,hijo de amar.
gura, y llanto eterno!
Porque nací, fuy acari
ciado en tu regazo, y cria
do á tus pechos para ti
zon del Infierno, y ali
mento del fuego!
Ay de mi! Me hice
como Sodoma, y soy que
mado como Gomorra.
Quien se compadecerá de
mis cenizas ó quan de
sabrido es el fruto del pe
cado, mas amargo que la
hiel, mas cruel que la
espada
A y de mi alma peca
dora A y de mi! que á
- - ti
de siete dias. 171
ti solo, Señor, pequé sin
rienda toda la vida, obré
mal á tu vista, y delan
te de tí, á quien por mi,
y por todas las criaturas
es debida suma á labanza,
honra, amor, y gloria:
y á todas las criaturas por
tu bendicion, gloria, y
misericordia pero, por
que yo solo pequé contra
ti, por esto no se me de
be el perdon, gracia, y
misericordia, sino todo
tu furor, ira , indigna
cion , y perdicion. Por
eso es el Infierno mi ca
sa, é yo ºtia
H2
dºhey
172 Soledad -

heredero del Infierno. ,


Por esto tambien man
do que todos los condena
dos, réprobos, y préscitos
salgan del Infierno, y me
dexen mi lugar; perque
en comparacion mia to
dos ellos son inocentes,
y mas que á ellos se me
debe á mí solo el Infier
no; yo solo agoto con
mis penas todas las penas
del Infierno, y aun soy.
digno de otro, y otro
T fierno. Por esto tam
bien me bajo, y undo.
mas que todos los Luz
beles, Asmodeos, Belce
-. bues,
Yde siete dias. 173
Eues, debajo de losCaines,
Judas, y Pilatos 3 porque
yo soy mas ingrato des
leal, y malicioso, que to
dos los ingratos, perfidos,
abatidos ; y malign: s.
ºo Pero misericordiosisi
mo Señor, aunque yo in
feliz cometí muchísimas
culpas contra tí, por las
quiales debes justisina
mente condenárme, y
arrojarme de tí para siem
pre; pero porque tu, Pa:
dre de las Misericordias,
no has perdido el po
der de perdonarme, y sal
varme; por tanto desde
- H3 el
174 - . Soledad
el profundisimo abismo
de mis miserias clamo á
tí: Contra tí solo pequé
y obré mal en tu presen
cia, ten misericordia de
mi. Por lo que mas me
desagradan mis pecados,
es por haber pecado solo
contra tí. Debíamarte, y
estimarte de todo cora
zon sobre todas las cosas,
y á ti solo pequé.-
No me quejo, Señor,
por la perdida del Cie
lo, ni por la pena del In
fierno, solo me quejo de
tu ofensa. No temo el ar
der, pero me
- -
rsºs 3l
de siete dias. 175
haber pecado. No me
contrista mi daño pero
me aflige tu injuria , y
mi maldad.

Acto DE AMOR DE
Dios.

ODios mio! Quanta se


ría mi dicha, si yo solo
pudiera suplir el defecto
de los Angeles malos,
amandote tanto como,
ellos te debian amar? y
no solo el defecto de es-.
tos, sino de todos los hom-,
bres condenados, que en
lugar de amor,
H
y alaban
ZZ 1
176 Soledad y,
zas, arden mas que con
las llamas del Infierno,
con un odio rabioso con
tra ti. . . . . . .
O si por mi destierro,
y condenacion al Infier
no se pudiera adelantar
algo tu honra, y gloria
yo te pediria esta
gracia.
Y si me dispusieras un
lugar en lo mas profun
do del Infierno, en que
yo el mayor, y mas abo
minable pecador de todo
el mundo estubiera cer
rado, y como yunque ex
puesto á los golpes de to
dos los verdugos, pudie
- 2.
- éte siete dias. 77
ra, recibir en mi cuerpo
todos los tormentos, que
huvo; hay, y habrá, y
se deben á todos los de
monios, y, condenados,
con el afecto mas inti
mo de mi corazon, me
ofrezco con tu Gracia,á
padecer todas estas penas,
recibiendo de estó mas
-gusto que de mi sola sal
.vacion , solo con el fin
de que agotado el Infier.
no, no se oyrán contra ti,
Dios mio, mas blasfemias,
y por la redemcionde tan
tas almas, que eternamen
te te alabasen.
178 Soledad
Amote, Dios mío, con
toda la intension, que
puedo, y sobre lo que
puedo, deseo trasladar
á ti todo el afecto, y amor
de todas las criaturas, y
convertir el odio de to
dos los pecadores, y con
denados en tu amor, y
sus blasfemias en tus ala
banzas, y todas las are
nas, gotas, y atomos en
ardentisimos Serafines.
Y porque te amo, Se
ñor mio, quisiera mas
por tu voluntad padecer
- las cruelisimas penas del
Infierno, que sin ti los
- Cte a
de sietedias. 179

eternos gozos. Alli es mi


lugar, donde es el lugar
de tu mayor gloria. El
Cielo, sin la mayor glo
rla tuya, seria para m1
Infierno, y el Infierno,
con la mayor gloria tuya,
Paraiso. 4.
18o Soledad
PARA El jueves.
MeDiracios
De la Gloria Celestial. -

PREPARAcioN
Contempla la magnifi
cencia , alteza, y her
mosura de aquella supre
ma Ciudad, que está ador
nada de Oro, y piedras
preciosas, despide de si
suavisimos olores, y la
ilustran lucidisimos ra
yos.
a «... PE
de sete dias. 181
. . . . .. .. .. . . .
PETICION. * º

- pIde, que gustadas con


los sentidos interiores las
delicias de este celestial
Paraiso, y los pepinos,
y cenagosas Lagunas de
Egipto, desprecies siem
pre, y te causen hastío
las bellotas, y sucieda
des del mundo.
• - . .. . .
- -
, ,, -,
r,º

PUNTOS
- º , , , ,
—. e -
1 IMagina que andas
por la Ciudad celestial,
que en ella ves Palacios,
gran
182 Soledad
granjas, huertas, Reyes,
Emperadores, y otras co
sas semejantes, ó Patria de
seable?
2 Lebanta luego los
ojos á la altisima cum
bre de esta Corte Celes
tial, y mira alli á la SS.
Trinidad en su resplan
deciente , y lucidisimo
Trono de gloria, cerca
do de inumerables milla
res de Angeles.
Mira alli la gloriosa
humanidad de Christo,
y sus llagas, que sobe
ranamente resplandecen.
Al lado del Hijo mira á
la
de siete dias. 183
e la Reyna del Cielo, co
C0. ronada de Estrellas, y
de todos los coros de los Bie
naventurados como luci
0$ disimos Soles.
lº 4 - Considera como
S aquellas bienaventuradas
S. tropas se alegran junta
l mente con los Angeles,
y viven una vida gusto
sisima en continuos can
ticos; y suavisimas mu
sicas. Como cada uno de
ellos parecen fragrantisi
mos lirios, y olorosisi
1maS fOSaS.

Piensa de quanta
felicidad, y delicías go
Zall
184 .. Soledad...
zan lós, Bienaventurados
en todos, los , sentidos
del cuerpo, y potencias
del alma. O feliz eterni
dad lo 2 a 2,
6 Gozate con to
dos los Santos de tanta
gloria, y bienaventur
ranza, de tanta posesion,
y fruicion, del , sumo
Bien. Lºs o ro , ni
...7 Enciendete en un
vivisimo deseo de juntar
te, y entrar en el nume"
ro de los Santos, de ver
con ellos á Dios, de po
serle, y participar con los
Santos Angeles
. . . . . . T-
de su li-,
fe.
-- siete dias. 185
licisima bienaventuranza
8. Desea que haya
muchos Santos, y muy
grandes, para que por
ellos º sea Dios alabado,
hoñrado, y exaltado, y se
llenen las sillas vacías de
la Celestial Jerusalen.
9 Confundete delan
te del Ciélo, y de la tier
ra de haberte , apartado
tanto del camino de la
gloríosa habitacion de los
Santos, y de la eterna vi
sion de Dios, que por de
leites tan asquerosos has
dexado las infinitas deli
cias del Cielo.
- Re
18o Soledad

1 o Reprehendiendo
tu necedad, exclama : O
gran casa de Dios! ó Pa
tria deseable que vil fuis
te en mi estimacion, y
quan torpemente te des
precié tantas veces por
nada.

POR COLOQUIO.
Acto de Contricion.

CUbra, Dios, y Señor


mio, la confusion mi ros
tro, porque me hice tan
desemejante á mis herma
nos los hijos de la Santa
Iclesia. Ay!
de siete diás. 187
Ay! como apareceré,
( Señor, á tu presencia, y
). la de tantos Justos, que
y arden en tu amor? Ellos
en temor, y temblor obra
$ ban su salud. Unos casti
gaban su cuerpo, y le tra
taban como esclavo. Otros
escusaban los vestidos sua
ves, y cubrian sus car
nes con pieles de came
llos. Otros experimenta
ron escarnios, y azotes.
fueron apedreados, y des
pedazados. E yo vil, des
preciable, é ingrato pe
cador, no solo me escuso
de llevar mí propria cruz,
y
133 . Soledad ºs
y asemejarme á tus san
tos, sino que lo que es
mas feo, no ceso de afeº
derte á ti, Dios mio, ceº
tro de todos los bienes,
cón feisimos, pecados-.
- Como, pues, tan abomir
dable pecador, que ha ofen.
dido, y despreciado áDios,
será algun dia digno de
Dios? como poseeráá Dios
el que le arrojó de si? co
moverá cara á cara á Dios,
el que todo su entendi
miénto apartó deDios con
que cara pretenderá laGra
cia el que es digno de eter
nó odio ? Y con que temer
. 11

- -
de siete dias. 189
ridad pedirá la Gloria, el
que de justicia merece la
pena: Que diré, Padre mio
Mereci la muerte y me
atreveréá pedir la vida?
No es cierto que irrita el
afecto del Padre el hijo ne
cio, que despues de haber
le llenado de injurias, aun
rebelde, pretende que le,
mejore en la herencia: 5
Y me atreveré yo, Dios
mio, á ofenderte en ade
lante, y con todo eso pe
dir tu Reyno: Me atreve
ré ya mas, como soldado,
delicado á usar de cama
blanda, á comer, y ves
* ¿
- t11
19o Soledad
tir esplendidamente ? Si
son bienaventurados los
que lloran ay! como se
rán dichosos los que no ha
llan gusto sino en las chan
zas, comidas, juegos, &c.
- No me avergonzaré de
ser miembro delicado, es
tando mi cabeza coronada
de espinas? Cómo podré
dar gusto á mi carne, y no
obstante pedir Jesus mio,
tu Reyno, no habiendo
tenido tu donde reclinar
tu cabeza, habiendo pade
cido hambre, y dadote à
beber hiel?
Serán acaso mas pru
den
de siete dias. 191
dentes los hijos de este
mundo, que tus siervos?
Sufrirán ellos por castigo
todas las cosas, y yo nada
por el premio eterno? Aca
sovine ó buen Jesus, pa
ra ser soldado delicado en
tu exercito? -

O Dios de mi corazonl
Ya no me agradará mas el
mundo, y sus bienes, ha
biendo gustado, y visto
quan suabe eres tu Señor.
Antes bien vengan sobre
mi el fuego, la cruz, las
bestias, el quebrantamien
to de huesos, y todos los
tormentos del Diablo, solo
por
192 -, º Soledad
gozaro.Dioso mio de tir . (
r -

º
As PIRACIONEs. -

á la Patria Celestial.
2.-
O Casa de Dios grande,
grandemente espaciosa;
quando te habiraré2Otierra
de los que viven; quando
viviré en ti? OTemplo del
Señor;quando te visitaréO
lugar grande de la habita
cion de Dios! quando me
recibirás? Ofertilidad de
la casa de Dios quañdo iné
embriagaré en ti? O tierra,
que manas leche, y miel,
quando llegaré á ti?O cena
gran
- de siete dias. 193
grande; quando te gustaré.
Ó rio de deleites quando
me darás de beber? O fuen
te de la vida! Quando apa
garás misedº O gozo sobre
gozo, que excedes todo go.
zo, quando entraré en ti
para ver en tiá mi Dios.
O JESUS O JESUS
Quan amables son tus ta
bernaculos, Señor, Dios de
las virtudes desea, y des
fallece mi alma en tus
atrios. Mi alma tuvo sed
de ti Dios mio, fuente vi
va, ó quando me introdu
r
cirás en tu puro, excesivo,
y profundo-amor ¿ Quan
I d»
94 Soledad º
lo me colocarás en el abis
mo de tu amorosisimo co
razon, para que olvidado,
excepto de ti, de todos,
aun á mi mismo no me
halle ? Quando en tu luz
veré tu resplandor?
Quando suavisimo JE
SUSmio, me será conce
dido besar, y lamer tus
pies, clavados por mi apli
zar mi boca á tu costado
bierto, y sentarme eter
lamente á tus pies?
- O sidentro de pocos dias
pudiera gozar de este go
zo, y de ti, solo, y uni
co fin, y ser convidado á.
la
de siete dias. 19
la cena de el Cordero, y
Dios mio! ó Jesus, Dio
mio , y todo mi deseo
Como el Ciervo desea las
fuentes de las aguas, asi
ó Jesus te desea mi alma.
Porque, que hay para mi
en el Cielo, y que quiero
sin ti sobre la tierra? Des
falleció mi corazon, y mi
carne en tu salud, Dios
de mi corazon y mi parte,
para siempre.
Infeliz hombre quién
me librará del cuerpo de
esta muerte Deseo mibuen
JESUS, ser desatado, y
estar contigo. Criastétos.
I 2 Se
196 Soledad
eñor para ti, y está inquie.
to nuestro corazon hasta
que descanse en ti; por.
que donde está mi Padre,
allí está mi esperanza, mi
patria, y mi porcion en la
tierra de los vivos. Cami
na, camina corazon mio,
á tu Dios, á tu amor Je
-sus, y que quieres hacer
mas tiempo en el albañal
de este pecho? Anda, an
da, corazon mio, camina
á tu Dios, tan dulce, tan
piadoso, y tan amable.
No es razon, alma mia,
que esté tu corazon don-.
de está tu tesoro º
. ... ---
. . - O
, ºA \, o. *,
, -
de siete dias,
e y .-
s 1 97e
-

- •
O .amor
.. . ..
mio
" "-
ó • Av.Dios
- O osculo melifluo,
e º º" º "- º a

¿dulcinº
«,

únion azºº
, - 33 12 - 1 ,
indisoluble! O nec
a. - º* º

tar suavisimo Oardor que


enciendes! ya no puedo
vivir mas sin tíº Abrase
me, y deshágame en amor
de mi Dios. O si pudi
morir ahora de amor de
mi Señor Jésu Christo Or
alma mia! quien te haría
tan dichosa, que saliendo
al punto de esta miserable
vida, volarás á Dios.
Acaba ya, ó buen JE
... SUS, dulce amor de mi
corazon. Lleva á mi alma
... , I3 pre-.
198 º - :
.*Soledad,
- , , "--lº U9

paragozarte. No permitas,
que yo esté mas tiempo en
fermo de amor, ºy d ...seo"
a : Cº... .... e -i
de ti, muriendo cada dia,
- . . . . . .. . . . . . .. . . ...

PARA EL MISMODIA.
la . . . . . . . .

Mprracioy
De la Eternidad.
:
---------º
P. PREPARACION, , ,
onte á pensar con el San
to Rey David los dias an-.
- tiguos, y. á tener en las
memoria los años eternos ,
y fixa diligentemente en
Presa por tu amor, como 2 ,
triunfo debido á
: s. aCl.
es
-

,l, siete dias. 99.


dad, veante mis ojos, dú.
ce Jesus, y muera luego
tu corazon
..? 1
; que cosa es º. º - a la -

Esernidad. p 2 º r
-
, -
, . ..., ºy -- , ,

Pidehumildemente, que
puedas
,
merecer lína eter
, f ... ; •

- 1 - 1 º - . . . .. T) º,
nidad feliz, y bienaventu,
4 . --->»
. e -

f"onside, º 3,
-, º
1 Considera », que es,
eternidad? Acaso una du
- º * e - 3 . * - - -

racion que nunca corre,


• º ...» . . . . . . --- . . º s

sºmpre Presente, unay,


perpetuo ; Acaso
: , . . . . C. -
un cir ,?
e y ,
* x.
cuio, cuyo centró,
-- c. ---- y cir
--- sa?A A.
cunferencia es nunca?Aca
I4 SO
2 oo Soledad .
so una rueda que da buel.
tas, y nunca descansa o
un occeano sin fondo,
orilla, termino, y fin
2. Piensa qual seá la eter
nidad de los condenados:
Será una muerte,que siem
pre vive, y una vida que
siempre muere? Será un
fuego de vivisima llama,
que nunca se apaga? Será
el cerbero de tres cabezas,
•,
fl-- -= —-
y
º
, “... , , , , ,,
que nunca césará de ladrar
Será un gusano, que siem.
pre roe, y nunca muereº,
o un basilisco, que ma
ta con la vista, ó un dra
gon que con entrañas de
s fue
º .
• de siete dias. ... , 2o.
fuego siempre daña, y nunº
d ca matal
3 Pregunta qual será la
eternidad de unos ,y otros.
o deseada eternidad de los
Bienaventurados o desea
da patria de los celestiales
espiritus ! O aborrecible
destierro de los condena
dos! Que apacible es esta
Canaan, que mana leche,
y miel Que desagradablé
aquel Egipto lleno de hiel
y agenjos. Ea, ea, una,
dos, tres, y mas veces
afortunada hija de Sion.
Ayay de á una dos;
tres y mas veces misera
º I5 ble
2o2 ... Soledad ,
bs, de B ilonia?
4. Considera, quanto,
tiempo serà el de estos y el
de aquellos: siempre, y
nunca; nunca, y siempre: )
durarà el fuego en el sepul
cro del Infierno siempre;
siempreatormentarà, nun
caseseapagarà. Estosseales,
grarán con una anchura de
corazonsiempre en sus ha
bitaciones. Aquellos por la
congoja de su corazon la
drarán siempre en sus
cuebas; En una palabra:
tanto, dudará la eternidad
quanto Dios fuere Dips...",
-

ad kl di
de siete dias. 2o3
dita eternidad de los con
denados, cuya unica ocu
pacion será por toda la
eternidad sin fin, sin ter
mino suspirar, bramar,
llorar, abrasarse en el fue
go de azufre, temblar con
el crugido de los dientes,
por la desesperacion del
fin de sus males, y arder
enteramente. º
6. Registra con tu espi
ritu todas las almas mise
rables , todos los conde
nados, y preguntales quan
tos siglos os faltan por
pasar aqui á vosotros, y
á otros vuestros compañerº
--- . I6 - TOS
*.
O4 Soledad
ros? Quanto durará vues-,
tros tormentos? Que no
habeis de ver á Dios por
toda una eternidad en la
tierra de los vivos
7 Pregunta á Jesu-Chris
to Señor nuestro, si mi
tigará alguna vez con su
sangre estas infernales lla
mas? Si apagará con su di
vina Sangre despues de
millares de siglos este sem
piterno ardor º Por ventu
ra los arrojará Dios para
siempre ? y te responde
rá en el Infierno no hay
redempcion. A los conde
nados ya no les pueden
- apro
de siete dias. 2os
aprovechar, ni mares en
teros de lagrimas derra
madas, ni la Sangre de los
Martires, ni la que el mis
mo Jesu-Christo derramó
en la cruz, aunque de in
finito valor.
8 Pregunta á tu alma,
sino aborrecerá su vida
tan malamente pasada? Si
por un momento, que de
leita, eligirá una eterni
dad que atormenta? Si por
una gota de consuelo, se
arrojará á un mar de des
dichas, y eterno llanto
9 Mide tus fuerzas á verº
si puedes habitar para
- º , - - S1CIIl
2o6. Soledad , ,
siempre con el fuego tra
gador, y con los eternos,
ardores del Infierno? Si
podras estar desterrado de
Dios; aborrecer á Dios,
con los condenados, eter
namente, y blasfemar de
sus Santos. -

1o, Resuelvete á, hacer,


muy grande penitencia,
por los pecados cometi
dos : desea que de tus ojos
salgan lagrimas de sangre,
y que tu corazon se par
ta con la grandeza del do
lor, para que puedas en
esta vida aplacar el ros
tro de tu amantisimo Pa-,
----- «- dre
de siete dias. 2o.7 -
dre, a quien tantas veces,
.
ofendiste ro 2
- * - º * rº -
... -

-? , . . . . .. . . . ... , , , , ,
Acto de contricion,
JUstisimo Dios como es
esto?, Tu me amenazas.
con una eternidad de per,
nas, y no se mueve la du-,
reza de micorazon á temor
de tu Justicia? Por ventu
ra, viendo el horno, que
ha de arder eternamente,
comprehendo, quan ene
migó eres del pecado, y,
que
-s 22
horribledelito esofen
der
2o8 Soledad -

der al Señor de todas las


cosas? - ... tiro o
Que fue posible quetan
ta locura se apoderase de
mí corazon, que me atre
viese á vivir por un solo
momento en tu enemis
tadº pero no solo un mo-.
mento, sino meses, y años
enteros me mantube en
este miserable estado; ol
bidado entretanto de mis
pasados deleytes; y aun
que cargado, agobiado con
el peso de tantas culpas,
duermo con mucha quie
tud. oi, º 4 o 2 º air
o locura, la mayor de
- l tO
*-
de siete dias. 2o.9
todas las que han ocupa
do el animo de los hom
bres Merecia muchisi
mo tiempo há ser casti
gado con la sentencia, de
tenida hasta ahora para
mi enmienda: merecialo,
en verdad; yo lo confie
so, pero tu Clementisimo
Dios, venciste con tu Bon
dad mi malicia Ea, pues,
no te canses de sufrirme,
mas. Vesme aqui prisio
nero, y cautivo de tu mi
sericordia, que con tanto
trabajo me buscaste fugi
tivo, no me apartes de tí
quando llego rendido á
tllS
- e.
a ro Soledad "... ...,
us pies fano deseches
el alma, que tan caro te
costó.
Dame fortaleza para
huir del pecado, que guia
á la perdicion; dame gra
cia para temer el Infierno,
separa de ti, y los eter
que tormento
nos s. Borra con
tu Sangre la sentencia, con
que tantas veces mereci ser
condenado al Infierno. Li
bre asi de todas estas co
sas, como vivo trofeo de
tú Bondad, cantaré eter
namente tus miseric
-
or

* es -- -
dias.
- - • -
- -
- -
* -

AC
de siete dias. 211

AcTO DE DEPREc4.
- y y , con ,a --

O -- sºl. - ... ".


- Dios, infinitamente
misericórdioso si tu me
= - 3 º e -- - º , -----º '-- ,

espides, qu1en me recº


bira Si tu me desprecias,
quién me mirará Y que
aprovechará... mi dulce E.
¿----; º ---====
SUS: á tu Magestad tan
humildemente abatida por
mi, si arrojado, y exclui
do de tí para¿
entregas al abismo del In
fierno, para ser atormen
tado por eternos verdugos?
...De que utilidad será el
11162
-.
aa Soledad º
inefable precio de tu San
gre derramada con tanta
abundancia por mí? Y co
mo será tu muerte, muer,
te de la muerte, si tra
gandose el infierno tu ima
juntamente
gen, entregainfin
al olvi do los itos me
ritos de tu cruelisima Pa
sion, y separa para siem
pre de tu bienaventurada
presencia al alma destina
da al fuego inextinguible!
º Como dejarás, ó buenº
Pastor, á tu obejuela enº
la tierra del horror, y de
la inculta Soledad entre º
leones, osos, y tigresin
-º". fer
de siete dias. . 2 3
fernales: Podrás acaso des
preciar los validos de esa .
misma obejuela que clama
y se acoge á tí? "
Por ventura, Señor se
rán conocidas en las tinie
blas tus maravillas, y en
la tierra del olvido tuJus
ticia? Por ventura contará
alguno en el Sepulcro
tu misericordia? Por ven
tura, quando estés enoja- .
do, nunca te acordarás de
la misericordia? Por ven
tura borrás tu heredad, y
cerrarás las bocas de los
que te cantanº Por ventu
ra harás que el hombre, º
.
que
214 Soledad ,
que criaste, para que te
alabase, sea gozo sempi
terno para tus enemigos.
O Padre de las miseri
cordias, y Dios de eterno
consuelo, que no te ale
gras, con la perdicion de
los pecadores, antes quie
res que se conviertan, y
vivan, vésaqui tienes pos-,
trado humildemente ante
el trono de tu misericor
dia á este miserable, á
quien esto solo há queda-,
do del dolor de toda su
vida Pequé, y ó quan,
desvergonzadamente pro
boqué tu ira A ti solo
-
s pe
ae sietedias. 2 5
-

pequé, ó Padre benignisi.


mo! Merezco mil infier
nos; no tengo con que pa
gar; mi unica satisfacion
es tu Sangre. -

No apartes, ó buen JE
SUS, tu rostro de esta al
ma afligida con los dolo
res de muerte eterna,
Pues no le apartaste de
aquellos, que le maltrata
ron con salivas, y bofe
tadas. No quieras, benig
nisimo JESUS, olvidarte
para siempre de tu hijo
aunque prodigo, porque
en tus manos me escribis
te. No quieras arrojar de
t1
2 16, Soledad -

tí eternamente la criatu
ra, y obra de tus manos;
á la verdad, Señor, nin
guna cosa de las que hicis.
te, aborreciste. Aqui que
ma, aqui castiga, para que
eternamente me perdones.
PARAEL VIERNES.
MEDITACION I.
De la Pasion de christo

nuestro Señor

PREPARACION.
PoN delante de los ojos
de tu corazon á JESUS to
- do
de siete dias. a 17
do acardenalado, lleno de
Sangre, y de heridas, des
greñado, pendiente en la
Cruz, y descoyuntado to-.
do su cuerpo. ,

PETICION,
s . . . . . . .
PIde á. Jesu-Christo , te
conceda, que puedas co
ger abundante fruto de
Sus trabajos, fatigas, y su
ores.

- PUNTos.
1 \-onsidera, quien, y
qual es el que por ti padé
ce. En la dignidad Lios,
K y
2 Y3 r Soledad , ...
y Hombre Que cosa mas
admirable º que cosa mas
hórrible º Quien tal pena.
só jarhás. Pudo acaso mo
rir la vida ?e ser i azotado
Dios? ser atado con cor
deles el Poder de Dios? es.
cupida la imagen del Eterr
IO Padre y finalmente
colgado Dios, desnudo en
medio de dos ladrones
2 Pregurita que, y quan-.
to padece? Padeció tantos
tormentos,tan grandestan
ignominiosos en una Ciu
dad la principal de todo el
mundo, á vista de un in
numerable concurso, des
- pues
de siete dias. 29
l
pues de tantos milagros,
14.
en un cuerpo el mas deli

cado; en todo genero de
cruelisimos castigos. Fug
ron tantos, que los An
geles de paz lloraron
amargamente, se rompie
ron las piedras, el Cielo,
la tierra, y todos los ele
mentos temblaron. , , ,
- 3. Por quien padece?
No por aquellos purisimos
espiritus, Chérubicos, y
Séraficos, , sino. por los
-
hombres vilisimos, y en
particular portí, lodo, y
ceniza; por ti ingratisimo
y desp
y
,
º
despreciabilisimo homº
bres
* - )
23e Soledad
brecillo; por su enemigo,
por tí merecedor de eter
na condenacion; por tí
mal hijo, y prodigo.
4 En que tiempo ems
pezó Christo á apadecerº
Dos fueron las Cruces de
Christo, una espiritual,
que empezó desde el ins
tante de su concepcions
otra corporal, que tuvo
principio en el pesebre.
La Cruz espiritual consis
tía en la continua tristeza
interior, que le causaba
la viva aprehension de las
heridas, y cruelisima
muerte, que habia de ¿
. . e
siete dias. a? 1
decer; y quiso Jesu-Chris.
rto ser crucificado antes por
el amor, que por el odio.
5 Porque padece?
Ninguna necesidad tenía
de padecer no porque ne
cesitasse de nosotros, sien
do en si misino felicisi
mo: no porque se le aña
diese, ó disminuyese algo,
si nosotros nos salvasemos
é nos condenasemos. Pa
dece, pues, por solo amor,
piedad, y misericordia,
porque quiere, volunta
ria, y alegremente.
- 6 A vista de esto for
ma con JESUS un dulce
-) K3 Co
a 22 Soledaá. ºn
Coloquio Que hages, ó
buen ESUSnosotros dó.
yimos morir, y tu recibes
la muerte? Nosotros peca.
mos, y tu pagas la pena
Buelves lo ¿
cobra sin egemplo, gra
gia sin merito, amor sin
medida, or cº e ;rri
¿? ... Despues admirate -

de la prodiga liberalidad
de Jesu-Christo en la Re
dencions y Pasion, y di; -

Qual ss JESUS mio, tu


hondad, y liberalidad una
gota, no digo de Sangre,
sino de sudor, bastaria pa
ra redimirá todo el mune
} do,
de siete dias . 223.
do, y á otros mil, si los
hübiera, y tu derramas,
no únagota síno un rio
de tu Sangre? º
- 3 º Trahe'á la memo
ria aquellas palabras llenas
de amor, dichas por Chris
to Señór fuestro á Santa,
Getúdis Máraeomo es-s
toy crucificado por vues-º
¿ pendieñte de la
CFaz desiado, desprecia
de herido er todo el cuer.
pó y descoyuntado en
todos los miefibros: y
aún tel arrio tantóº, que
silºdeofºstereº nó
pudieras º conseguirº tu
“r K4 sal
234 . Soledad y
.
salvacion, querria morir
otra vez por tí. Y si fuera
posible, que muriera tan
tas veces, quantas almas,
ay en el infierno, yo en
tregaria prontisimamente
mi cuerpo, y sufriria por
qualquiera alma la mis-,
ma Pasien, que sufri por)
todas. . . .
- -
. . . . .C;
Piensa ahora, y resuel-,
be. Que merece esteSeñoreo
Quanto le debes ºi comºb
has correspondido al Se
ñor por todos los bene
ficios que
2 te cha, hecho?.
1e Averguenzate, y cont.
fundete de haber corres-,
pon
... de siete dias. aºs
-pondido con tantos, y tan
indignos males á tantos
bienes, y dones; de ha
ber sido causa de tantas pe
nas con tu malicia, y per.
dicion, y de no querer
compadecerte de Jesus, y
llevar tu Cruz.
POR COLOQUIo
Acto de Contricion.
- -
O JESUS crucificado por
mi! de quántos dolores
te he sido causa? verdade
-ramente, Señor cargaste
con mis enfermedades, y
llevaste sobre tí mís dolo
- K5 Tese
226 ..- Soledad
res. O Jesus ó amor ape.
nas hay quien muera por
el Justo, y tu moriste por
los enemigos, é injustos?
ó ardentisima caridad Que
suavemente quemas que
fuertemente arrastras con
cuerdas de Adan, y de
caridad Heriste mi cora
zon Jesus mio, heriste mi
corazoht ojalá pudiera mo
rir de tu amor, y vivir
4.2 - .. . . . .
para t1, . . . . . . - - -

A y de mi hombre in
gratol, Que te he reton
nado por todas estas fine
zas? Por tantos beneficios
te volvitantos males: por
2. to
de siete dias. 227

todos estos, tantas veces,


y tan gravemente yo in
gratisimo hijo me revelé
contra tí? mi benignisimo
Padre : yo revelde siervo
contra tí supremo Princir
pe; yo ingratisimo, y vi
lisimo gusanillo de la tier
ra contra ti Dios, y Re
demptor mio. Tantas ver
ces con mis pecados pisé
<< tu Sangre; una, y mil ve.
ees te clavé en la Cruz.
A tantas almas redimidas
con tus vehementisimos
dolores, y preciosa Sangre,
di la muerte.
r. O celosisimo, y pro
- Kó fun
228 - Soledad
fundisimo Amador, y Pa
dre de mi alma cubro,
como con doble velo, mi
rostro con la confusion de
mis pecados: estoy ante
ti lleno de verguenza. Y
nome muebe para la con
fusion, y el dolor el hor
rendo infierno, que me
rezco, por haberte ofen
dido: no me mueven las
crueles prisiones, y eter
nos tormentos del infier
no : Tu me mueves, Dios
mio. No me mueve el
Cielo, que por mis peca
dos perdi. Mueveme el
verte todo herido, y en
-. tO
de siete dias. - 29
todo tu cuerpo atormen
tado. Mueveme tu cabeza
coronada de espinas: mue.
veme tu rostro afeado con
salibas, bofetadas, y car
denales ; muevenme tus
manos, y pies llagados con
los clavos; mueben me los
oprobios; mueveme tu
muerte, mueveme tu San
gre, detal suerte me mue.
ven, que sino huviera in
fierno alguno, ni huviera
ningun Cielo, no dejaría
de aborecer, í detestar mis
pecados por tu amor.
O Si siquiera ahora sere
cogiera enel seno de mico
razon todo un abismo
23o Soledad
mo de lagrimas, y lo der
ramase por mis ojos en se
ñal de mi dolor ó si por
la eficacia del dolor todas
las gotas de mi sangre se
conviertan en lagrimas, ó
las lagrimas se conviertan
en sangre, porque tantas
veces me atrevi, ó buen
JESUS , á despreciar el
precio de tu Sangre..., ; ;
- O si tambisn se me cona
cediera que en mi solo
entregado á ti con eterno
amor, y confirmado en
él se recogieran y amonto
naran todas las penas de
los condenados, y los que
- - º - - 2 -----. Se
de siete dias. 231

se han de condenar, de
suerte que todos los que
-ahora, impiamente pisan
con sus pies tu Sangre, te
alabarán á ti su Salvador,
y ninguno de quantos pue
den amiar, dejará de amar
te. En verdad, JESUS
mio, que no dirias mas,
-justamente quejoso: que
utilidad, se sigue de mi
Sangre?

-
Acto de compasion.
4. ,, , º 3

Quien me dará que muel


ra por ti amantisimo JE
SUS? contemplando tus
- a1).
223 Soledad
angustias, desfallezco con
esta consideracion, y que
do sin animo con la gran
deza del dolor, quando te
veo padecer por mi tantos
males. Que hiciste Señor?
porque subiste á la Cruz
por mí vilisima criatura?
Y quien soy yo podre, y
gusano, por quien tu Se
ñor de todas las cosas, de
b. s ser asi afligido? , , ,
Porque JESUS mio, hia
ciste tal trueque, que die
ses por la muerte la vida,
la verdad por la vanidad,
la gracia por la malicia, y
por la miseria la gloria
Pon
de siete dias. a 33.
3 or ventura , mi buen
- ESUS, no era mejor, que,
o no fuese, que el que
espues de darme el ser,
* ¿ quitaste la vida? Y por
que no despedazo mis car
nes con el dolor 3 ó como
todas las criaturas no me,
matan, porque fui causa
de tu muerte
e. No parece á la verdad,
maravilla, que yo piense
que tu tan, nobilisimo, y,
benigmisimo Señor, has
muerto por mi, vilisimo
gusanillo, y que al ins.
tante no muera por la der
masiada tristeza º ó Her
Imla
234 , º Soledad º
mano,y primogenito muy
amado, lleno dé amargui
sima tristeza, como seré si
yó tu herinanó y si sabe.
dor de ésta fristeza tuya,
no me contristó O JESÚS
benignisimo, que por mi
estás ahgustiádóº, y afia
gido; herido icón azotes
y muerto con una mierº F
te terrible, cero seré yo e
hijo tuyo, si Riehdo estas
cosas; homeedfisufio de
peda ó Esposoftléisibió
lleno por imiº de º titá
¿ eomo será mi
almatu aspósAsirio pár.
ticipa detuº amárgurar
- Mue
- de siete dias. 235
Muero, JESUS mio, si.
no veo en mis manos los
ahugeros, de tus clavos, y
en mis pies las cicatrices,
y llagas de los tuyos, Mue.
ro, Jesus mi9 , sinoveo mi
pechó traspasado con , tu
lanza, y mi cabeza coro
nada con tu corona de es
pinas, Ciertamente, dul
¿ísimo Jesus mio;rió quie
ro vivir sin llagas; pueste
veo á ti todo llagado por
mira.. , o ir
O como yo no estuve en
lugar de aquella Cruz, pa
ra, que tu, Señor mio fue
ses clayado en mismapos,
ao y
136 . Soledad º , .
y mis pies ciertamentehu.
víera yo dicho á aquel Jo
seph de Abarimathia: no
apartes de mi á mi Señor,
sino sepultale, y ponle en
el Sepulcro con migo.
PARAEL MISMODIA.
MEDITacioN II.
De las penas de inferno.
-
PREPARACION.
. .. . . . . . .. . .. º
--.
* -- º,

BAja vivo al Purgato


rio, casa de grandes lla
mas, y mira un gran la
go, ardentissimo, y en el
millares de hombres entre
- los
".

de siete dias. 13 y
los quales veras Principes,
Prelados, Sacerdotes, Re
ligiosos, y Plebeyos.
PETICION.

Prde luz, para conocer,


quan íntenso es el fuego
del Purgatorio. -”.

PUNTOS. ,, , ".

1 COnsidera que
las penas del Purgatorio
son tantas, que dice San
Agustin: El fuego del Pur
gatorio es mas cruel, que
qualquiera genero de pe
nas, que se pueden ver, pen
sar, 3 sentir en este mun
do. Y Santo Thomas ase-.
gura
a 38 Soledad , ,
gura, que las penas del
Purgatorio son mas terri
bles, que las de todos los
Martires, y aun que los
tormentos de nuestro Sal
vador Jesu-Christo.
2 Pregunta, porque cau
sa estas animas, criaturas
nobilisimas, gente Santa,
genero escogido, padecen
tantas, y tan atroces penas?
Porque hasta la paja(di
ce San Pablo ), y el heno.
e" y • • . y

hande venir á 4uicio, y á.


pena. Porque, como díce
San Matheo aun de la pa
labra ociosa há de dar.
quenta en el dia del jui-,
,
cio
de siere dias. 239
cio. Porque, como dice
San Gregorio : aún el mas
ligero pensamiento no que
dará sín ser registrado
por los divinos ojos. -
3 Imagina, pues que ves
enlas llamas del Purgato
rio cuerpos de fuego, y
que las lagrimas, que vier
ten 3 son fuego.
4 Huele despues aquel
olor sulfureo , y malisiº
mo, y gusta quan amargo
es el caliz del Señor,
quando castiga, . . . .
; Despues, si levanta
ren alguna de aquellas ani.
mas á tu vista, pregunta
”,. - - el
1o4 - Soledad .
la: porque estás misera-,
ble tantos años detenida
en este fuego vorar, y,
cruelisimos ardores? Cier-,
tamente te responderá lo
que aquel Paralitico, que
estuvo treinta y ocho años,
junto á la píscina: No.
tengo hombre, que me,
mueva de este sitio.
6 Mira demás de esto
con los ojos del entendi-,
miento, quanto sea el do.
lor, y tristeza de aquellas
almas, que claman que
jandose: Que no veo la
luz del Cielo Que estoi
apartada, y desterada tL11
por
de siete dias. I 4t,

to tiempo de mi Dios, uni


co centro y todo mi bien
7 Da gracias á la Divi
na Bondad en nombre de
las Animas del Purgato
rio, porque temporalmen
te las purga con fuego,
y penas para no castigarº:
las eternamente con , el
fuego del infierno.
8 Desea para ti tan gran
felicidad. O si la Divina,
Misericordia se dignase
labrarte á ti con este fue
go del Purgatorio O si
aqui quemára, y cortára,
para que pudiese perdo
mar eternanmente}
. L 9
242 Soledad a .
9 Excita en tí un deseo,
con que quieras de cora
zon aplicar todas las Ani
mas del Purgatorio, co
mo pajas encendidas, al
costado de Christo, para
que de él, como de lim
pisima fuente, salgan go
tas de Sangre, ó agua des
tilada, para apagar, ó á
lo menos mitigar el fue
go del Purgatorio.
1ó Pide gracia, para que
puedas emplear todo el
tiempo de tu vida bien y.
fructosamentente, y satis
facer aquí por tus pecados,
para no verte obligado a
- al
de siete dias, º43
á pagar alli hasta el últi
mo maravedi.
-
• . r
- - º * y - * -
º
*- e - . . .. . . . . .. .

-
ºr
--

- -
ctos por los Difuntos.
. rº . . . .

MIra, piadoso Padre,


desde la silla de tu Gran
deza á las miserables al
mas detenidas en el Pur
gatorio atienderá las pe
nas, y tormentos, Gon
que tan, miserablemente
son atormentadas. Con
sidera las lagrimas, y ge
midos, que a ti encami
nan. Oye los ruegos, y
suplicas, conque implo
ran tu misericordia , y 4.

, L2 v
s44 Soledad ,
y muestrate propicio á sus
pecados. -

Yo te ofrezco, Padre
clementisimo, la alma de
tu dulcisimo Hijo JESUS,
con todos sus actos, y las
animas de todos los San
tos, y Santas, para que
tus escogides sean libres
de penas.
Ofrezcote, piadoso Pa
dre, á EJSUS, azotado,
y crucificado, y su San
gre derramada en la tierra,
á JSEUS muriendo, y llo
rando por todos los peca
dos, que en algun tiem
pocometieron las Animas
- - del
de siete dias. a 43
del Purgatorio; y por sus
negligencias te ofrezco sus
fervorosisimos deseos, y
por las omisiones de bue
mas obras te ofrezco la
abundancia de sus meriº
tOS. º

Finalmente, por todas


las penas, porque deudo
ras están detenidas, te
ofrezco todas las peniten
cias, ayunos, vigilias ora
ciones, trabajos, afliccio
mes, heridas, cardenales,
pasion, y muerte, que ino
centisima , y prontisi
mamente padeció tuHijo.
Además de esto te ofrecº
L3 eo,
a 46 Soledad -s
co, Dios misericordioso,
el venerable Sacramento
del Altar, existente en to
dos los Templos del mun
do; todos los Sacrificios,
que se hán celebrado, y
celebrarán hasta el fin del
mundo; todos los Marti
rios; todos los votos, y ob
esequios de los Justos, que
-tedán gusto, ó que en al
gun tiempo te agradaron,
y te agradarán por toda la
eternidad; todas las peni
tencias, mortificaciones,
ayunos, vigilias, y todos
los meritos de la Iglesia
Militante. Y todo esto lo
.” ”, ofrez
---º
de siete dias. 247

ofrezco por las Animas


del Purgatorio, pidiendo
humildemente, que por -

estas cosas consigan la li


¿.
vio de sus penas.
PARA EL SABADO."
Y,
2
ME DI TACION. I.
- , , , cñd. y .., ; º
Debenéficio dela vocacio.
"...

- º *
PREPARACION
y -" a "... . . . .
r
* , ,

sos."
POnte en la presencia
de Dios, y de toda la Cor
te Celestial, y piensa quan
º 1.24 - tal
, ,
24s . Soledad
ta misericordia usó Dios
contigo , que con pocos
mas, ó por mejor dicir,
poquisimos , respecto de
otros muchos, de predes
tinado como esperas, te lla
móá la Sagrada Religion.
PETICION.

PIde luz celestial, con


que claramente conozcas
el beneficio de tu voca
cion, y á que fin eres lla
mado.

PUN.
¿te siete dias. * 642
-

PUNTOS,
1 TRahe á la memo
ria en quantos peligos an
daban , viviendo en el
mundo, acordandote de
los pecados, ocasiones, y
miserias, en que como en
un profundo pantano es
tabas anegado.
2 Considera atentamen
te en quanto peligro es
tán los que en el mundo
andaban enrredados en vi
cios, ó los que desprecia
ron la gracia de semejante
vocacion. Quién hizo, que
L5 apar
25o Soledad
apartado tu de éllos, llega
ses al puerto de la Salud.
3 Considera, como la
Santisima Trinidad mues
tra singular benevolencia,
familiaridad, y amor á los
castos , y separados del
mundo. Porque toda el al
“ma se ennoblece con la gra
“cia santificante, y elegida
por hija de Dios, siempre
abraza interiormènte á su
magestad con intimos afe
ºctos. De mas de esto los Re
ligiosos se gozan, por que
sus nombres están escritos
º en el libro de la Vida;ó
por mejor decir, fijos del
corazon en e Cie
-

de siete dias. 25 1
Cielo, empiezan á gustar
aquellos gozos. Tanta es
esta alegria, que obliga á
los Xavieres á exclamar:
basta, Señor, basta. I á
los Antonios, Macarios,
y Bernardos les hace dul
ces todas las noches pasa
das sin sueño con Dios.
a Con mucha verdad dice
San Agustin. Alos 4ustos
no se les quitan los deli
- tes, si no se les comutan
los inlicitos en licitos, los
- vanos, en solidos, y los
obscenos en puros.
r, , 4. Acuerdate de lo que
dice San Bernardo de la
...-
ó cel
- - --a

252 Soledad -

celda del Religioso. Dice


así: el Cielo, y la celda
del Religioso tienen cier
to parentesco, porque de
un mismo verbo, que es
celare, se deriban al pare
cer los nombres de Cielo,
y celda, y lo que se hace
en los Cielos, esto se hace
en las celdas; porque que
otra cosa es que esto: de
dicarse á Dios, y gozar,
de Dios? de la celda regu
larmente se sube al Cielo;
rara vez se baxa de la cel
da al infierno, º
5 Adora al Señor en
aquel lugar, en que te con
- cedió
de siete dias 23 3

concedio primeramente la
- gracia, y deseo eficaz de
entrar en Religion: ado
rale tambien en el lugar,
en que vestisce el habito
- Religioso, y donde hiciste
los Votos y la Profesion.
6 Dá gracias al Santo
Fundador de la Religion,
- porque te admitió entre
- los suyos, siendo tu mil
veces indigo de este Reli
- gioso vestido, indigno de
toda gracia, y de las celes
tiales inspiraciones.
7 Acusate, y reprehen
dete delante del Cielo, y
de la tierra. O si otros tu
V1C
2º4 Soledad ...,
vieran este medio aleda.
ble, esto es el Beneficia
de la vocacion que santa
mente usarían de el Im
prime esto profundamen
ste en tu corazon, porque,
quando te dejas vencer de
los seglares en el servicio
de Dios, caera muchas ve
o ces sobre tí la sentencia de
Christo; se os quitará á yo
- sotros el Reyno de Dios,
y se dará ágente, que ha
rga sus frutos. Muchos
vendrán de Oriente, y
-Occidente, y se sentarán
en el Reyno de Dios con
Abrahan, Isac, y Jacob,
y
de siete dias. 255
y los hijos del Reyno se
0
rán arrojados á las tinie
l blas. Asi en el dia del Jui
cio dirá Jesu-Christo á
muchos, que en su nom
bre obraron muchas vir
tudes. No os conozco apar.
taos de mi obradores de la
maldad. º

8 Preguntate á ti mis
mo, Quantas veces desa
creditaste con tu malisi
ma vida á la Sagrada Re
ligion? Quantas ocasiones
de servirá Dios dejaste pa
sar? Que poco aprecio de
los talentos, que Díos te
concedió? que poco cui
da
25 6 Soledad
dado del tiempo preciosi
simo, de los piadosos con
sejos, y de los buenos
exemplos? -

9 Llora siempre sobre


-ti, porque te lloran los
Angeles: te lloran las
gotas de la , Sangre de
Christo; te lloran las la
grimas de tu Santo Padre,
porque pecaste, y no hi
- ciste penitencia del mal
que cometiste, antes en
la Religion faltaste mas
gravemente. --

o 1 o Protesta de tu fideli
o dad , y enmienda, que
-quieras en adelante vivir
- y CIl
de siete dias. 257
en la Religion mas santa
mente, observar con mas
deligencia los Votos, as
irar continuamente á la
debida perfeccion.
POR COLOQUIO.
Acto de Contricion

PAsmome, Señor, comº


sufres aún mas mi vista,
siendo una criatura taº
ingrata , y revelde á ti.
A la verdad, Señor» yº
soy el mas vil pecador de
todos los reprobos, y cºº
que ningunº º apartó en
- al
25 s r. Soledad .
algun tiempo tan lejos de 2
tí como me hé apartado yo
por mis maldades. Creo l
aún mas, que si los mayo
res pecadores del mundo
huvieran tenido tales au
xilios, como yo hé reci
vido de ti, huvieran buel
to á ti con mayor pronti
tud, y sinceridad de co
razon, Los mísmos ladro:
nes, y sacrilegos te servi
rán, Señor, con mas apro-,
vechamiento, si á éllos los
huvieras llamado, y he
cho tantos beneficios, co
mo á mi.
, Por esto me contemplo
* , , - Se
==-

de siete dias. 25 9
Señor mio, de el todo in
digno dc servirte y de que
tu oigas mis oraciones: sol
indigno de este abito Re
ligioso, é indígno de to
da gracia. Indigno soi tam
bien, siendo para contigo
inobediente, y pertináz,
de habitar entre tus sier
vos, de los quales, si qui
sieran tratarme, como me
rezco, nadas me convenia
oir, sino afrentas, é inju
Tla S, . . . -

Por cierto , que tam


bien convenia ser deste
rrado lejos de la compa
ñia de tus siervos, porque
ºe 2Cal
2co Soledad
acaso la podredumbre de
mis abominables llagas; y
de mis vicios no inficio
nará á alguno de ellos.
- O JESUS mio clemen
tisimo Vés aqui este gra
visimo pecador, pero con
todo eso siervo tuyo escla
vizado con mil votos: reº
curiió con confianza á tus
pies, y con sumo dolor
de mi animo acuso mi in
gratitud, y malicia, con
fesando mis pecados prin
cipalmente los cometidos
en la Religion, de los qua
les me pesa sobre manera.
Ningun lugar tiene,
s dul
•.
de siete dias. 26 a
dulcisimo JESUS mio, en
y el aborrecimiento de mis
y culpas el temor del infier
no , ó el miedo de perder
el Cielo. Solo se pone por
delante de mis ojos tu
amor. No hallo otra cau
sa de la opresion de mi
corazon por mis malda
des, que porque te amo,
JESUS mio. . .. .
Ruegote Señor, me con
cedas, que de aqui adelan
te estén muy lejos de mí
todos los pecados , y ya
que por mi naturaleza no
pueda ser, impecable, á
lo menos, ó Bondad in
. fini
z62 . . . ... Soledad -

finita, hazme esta gracia.


que nunca peque mortal J
mente.- Haz demás de es
to, Señor, que en lugar
de los vicios se impriman
en mi todas las Santas Virº
-tudes, y que todo ceda en
gloria tuya, accion de gra
cias, y bien de mi alma.
--, "x s l -
Aeto de Amor de Dios,
º - , ,,,
Obuen JESUS, fuente
ide perpetuo amor! Que
diré de ti? Quando podré
olvidarme de ti que te
acordaste de mi, aún des
pues que pereci? Quien
- - hizo
de siete dias. 63 .
hizo, misericordiosisimo
Señor, que estando yo
muerto y sepultado en mis
pecados, me despertára,
¿ tu gracia? Que
ice yo? que mereci? Na
da. Pero la voz de tu San
gre, ó JESUS ó JESUS!.
clamó á tu Padre, y ha
llé gracia en sus ojos, y,
veniste tu, y me sacáste
de en medió de los peli
gros. o
O alteza de tus juicios,
y grandeza de tus miseri
cordias Quantos hom-,
bres, entre tanto en me
-
dio de la carrera de sus
--- V1
y-

246 Soledad
vicios , fueron arrebata-le
dos con muerte repentina t
y arrojados al infierno
donde ahora son misera
blemente atormeneados?
Qué seria de mi, si me
huvieras llamado quando
á éllos á tu riguroso Tri
bunal? Quién rogó por
mi, mientras yo dormia?
Qué servicisos, dulci
simo JESUS, hallaste en ,
mi, que reconpensar con
tanto premio? Qué viste
en mi mas que en otros,
que reprovaste? En todo,
el tiempo de mi vida, ni
te conocia, ni te amaba:
- - e1"a
de siete dias. 263
era un abismo de maldad, y
tinieblas; y tu no osbtante,
JESUS mío, tuviste á bien
poner tus ojos en seme
jante pecador.
r, Bendito seas, Señor, en
aquella primera vista acia.
mi alma pecadora, pues no.
teniendo en todo el con
junto de las almas otra mas ,
indigna que mirar, con
todo eso miraste á esta in-,
dignisima. Bendito seas,
JESUS Dios mio, en este,
triunfo, que tu Bondad
consiguió de tí mismo, en
el qual tan gloriosa, y mag
nificamente triunfó de tí.
9.2 M ill
66 ... Soledad
tu Bondad, y misericor
dia. Alabente, Señor, to
dos tus Santos, porque pu
siste tu vista sobre un per
ro muerto, . .
¿Cómo pues, mi buen
JESUS , no te ensalzarán
mi alma por tantas miseri-s
cordias tuyas todos los dias
de mi vida?, ¿ Cómo no se
deshará, y aniquilará tor:
da en amor de tu bondad,
y caridad? ó Dios mio! ó
dulce amor mio Esto qui-.
siera certificarte, que des- 1
de ahora determiné amar- ,
te con tan firme, y cons
tante voluntad, que aun, r
- que
de siete dias. a67
ue en ningun tiempo, ni
¿, n l

me quisieres hacer bien al


guno; y aun mas, si en
esta vida me quisieres cas
tigar con todas las miserias,
penas, y tormentos, y en
la otra con los eternos casti
gos, con todo eso te quie
ro amar, y servir de lo in
timo de mi corazon. , , ,
r rrº -
,
-
*

, , , ,. ,
-- -
- º * -- - , -

orr a ...
* ,, -
-
-. - º -

-
-
º º
-

-2 y º.
, ,,
- , , , , , , -
, , , , ,
-

-y 5. M2 PA
268
— -
Soledad,
—---- r, r - s

PARAELMISMO DIA.
MEDITACION II.
Del culto de la Gran"Ma
dre de Dios.
PREPARACION.
es rio, o es o, o
Ponte en la presencia de
la preciosisimaVirgen MA
RÍA, Madre de Dios,
PETICION.

PIde que esta preciosisima


Madre de Dios sea tu Seño
1a, y tú seas su siervo, y es
clavo.
s: s PUN
de siete dias. -
269
-
r.

PUNTOS.
1 DA. mil parabienes
á la Virgen, pórque con
estrechos lazos de afinidad,
y consanguinidad está em
parentada con la Divínisi
ma Trinidad. Porque es bi
ja del Padre Eterno es Ma
dre del Hijo de Dios: es Eg
posa del Espiritu Santo: cs
Templo de la Santisima
Trinidad. ... r: ,
2 Dála el parabíen de aquel
gusto, y complacencia, que
tiene la SantisimaTrinidad,
de esta singular obra suya.
s. M3 Ale
27o Soledad :
3 Alegrate de que Dios
ame á la Beatisíma Virgen
sobre todas sus obras.
a 4 Da gracias a Diós por la
eleccion de esta Virgen pa
ra Madre, y por la junta
de la Virginidad, y la Ma
ternidad. es o r ,, , ,

- 5, Adora en la Bienaven
túfada Virgen la Pureza,
la Santidad, la Sabiduria,
la: Misericordia, y todos
dos atributos de Dios, que
en ella resplandecen.
có Dá la enorabuena á es
ta Bcaisima Virgen de los

privilegios á ella sola con:


cedidos: el dón de virginal
-a Ma
- de siete dias. 27 t =
Maternidad Divina, y el ,
don de su inmaculada Con
cepcion. , , ,, ,
7 Gozate con ella, por
que es Señora , y Reyna
de todo el mundo, y de to
das las criaturas; y de que
todas, y cada una de las
criaturas sean subditas, y,
esclavas. Porque siendo su
Hijo verdadero Dios, y por .
esto absoluto Señor de tor
das las cosas, y todas nar .
turalmente le estan sujetas,
de aqui consiguientemen-,b
te resulta, que la Madre de ,
este Dios, y Señor de to-r
das las cosas, es tambien a
M4 Cl
272 Soledad
en cierto modo natural
mente Señora de todas,
y todas ellas sus esclavas.
8 Da gracias á Dios con
toda la Iglesia por todos
los dones de naturaleza,
gracia, y gloria, por todos
los favores, y privilegios,
que sobre todos los Santos,
ha concedido la Beatisima
Virgen. --

9 Protesta delante de
Dios, que deseas procurar
la integridad, y aumento
de la gloria de la Virgen,
aún con pérdidatuya, en
quanto esto fuere confor
me al gusto divino.
ro " . . . IO
de siete dias. 273
1 o Alegrate, y gozate,
porque esta Beatisima Rey
na en sentir de San Ansel
uno, es nuestra Abogada,
Patrona, y Madre, tan pía
dosa, tan poderosa , que
es imposible que el que se
convierte á ella, y ella mi
rare, perezca. Mas. Nin
guno hay (dice San Geróni
mo) que se salve, sino por
esta Santisima / irgen: nin
guno que se libre de males.
sino por esta purisima Rep
ma: ninguno, a quien se con
ceda algun dón, celestial,
sino por", esta amantisima
Madre.
... .

274 Soledad
a S. a
- . y * - e

- Afectos varios á la Beatis


----,
:
ma Pirgen. - - -

«. - . .. . . -

ADorote Eminentisima
ºVirgen, y Madre de Dios
con toda la Iglesia , con
el culto de Hiperdulia,
como a Madre de Dios, y
Señora de todo el mundo.
*º Saludote en union del
amor, y por el corazon
- de tu amado Hijo, y todos
los que te anman, diciendo
con Santa Matilde. Ben
dita seas de la Omnipoten
cia del Padre, de la Sā
biduria del Hijo, y de la
Cle
s
de siete dias. 275
Clemencia del Espiritu
Santo, ó, dulcisima Virgen
MARIA, que iluminas el
Cielo, y la tierra.
Saludote con aquel afec
to, con que te saluda el
Eterno Padre, como á su
Hija , el Verbo Eterno co
mo á. su Madre 3. y. el Es
-píritu Santo, como á su Es
Posa, o ar vio" , , , j
s.

Saludote con aquel afec


to, con que te saludaron
los Santos, que fueron an
tes de nosotros, con que te
saludan los de ahora, y con
que te saludarán los que
2huviere hasta el tiempo del
M6 An
t76 - Soledad o
Ante-Chriso. Saludote con
todas las Salutaciones, con
que todos los Santos te sa
ludarán por toda la eter
nidad.
Preciosisima Madre de
Dios, yo te amo despues
de Dios sobre todas las co
sas, porque Dios te amó,
yama sobre toda para cria
tura, porque te amaron,
aman, y amarán todos los
Ciudadanos del Cielo, con
- cuyo amorte amo yo.
o Tanto te amo, dulcisi
ma Madre de Dios, que si
yo solo poseyera los agra
ciados corazones de todos
º.
- los
de siete dias. 277
los escogidos, todos los em
plearia en tu amor.
Yo te recomezcc, y te re
cibo, dignisima Madre de
Dios, por mi Madre, y
-mi Señora, y me ofrezco
por perpetuo hijo, y escla
vo tuyo. ,
- Muestra , ó MARIA,
que tu eres mi verdadera
-Madre, amame hasta el fin,
-y haz que yo te correspon
-
.da, amandote con todas
-las veras de mi corazon.
, Recibe , ö Serenisima
Reyna, y Señora mia, reci
be desde esta hora la pose
sion absoluta, y perpetua
de mí. -
273 ..». Soledad ,

A ti, y à tu Servicio de
dico todo quanto tiempp
puedos y deseo que cada
momento sea una etermi
dad, para servirte. , ,
nos Siento el no haberte ser
-vido hasta ahora, como
debí: pesame, ó dulcisima
Señora, de haberte sido in
grato en algun tiempo: me
confundo de no haber he
cho hasta ahora cosa algu
ana digna de tu honor.
Ojalá ojala, hubiera emi
pleado a mayor gloria tuya
todos los momentos de mi
-vida, y te hubiera servido
con perfecto corazon.
-

. . . ... ()
N.

de siete dias. 2.- 9

OMadre amabilisima,
cuidadosa siempre de tus
hijos, enciende nuestro
afecto para contigo, para
que como á Madre nues
tra te reveneremos, ame
mos, y sirvamos.
-
º. -

* - º * -- - -
33, a" . *, , -º - :
- -
º , s *.

-
-

i º
*
,
--

.
,

•, r
--- - y. - , º º

} - ..", a s.
-. -- r *-4 - - ----

a º -, , - º-. - - º r -
* x. .
s
-- . . . -
-
* 4 º
y.

) -
, -
• - TRA
.
y o Soledad

B R E BE.
DE LA PENTENCIA,
verdadera senda de la sa
lud, por la qual el hombre
vuelve como de una region
muy distante á Dios,
y al camino de la
Salud.

LOS Israelitas anduvie


ron camíno de tres dias.
hasta el Santo Monte de
Dios Horeb, para sacrifi
car al Señor. El caminan
tG
de siete dias. 231

te Christiano, despues que


vuelve al camino de la sa
lud eterna, y quiere con
seguir la Contricion, como
una jornada de tres dias ca
l mine al desierto desde
Egypto , y triunfará de
y Pharaon , y de su Exer
cito. De este Triduo, en
tendido espiritualmente,
el primer dia es la Contri
cion, el segundo la Con
, fesion, el tercero la satis-.
-0 º

faccion. - - - . . . . )

S - . . . ... .
-
. . . . . . . . . . C.:
º - ”, r.

y - , - •" º
- -
- - ,, ,

...” -
.
-:
282 Soledad «. -

-
- , , - *
- -.. . . . . . . . . . -


-

-
MOTIVOS
----. y -

PARA LA MADURA,
- y seria conversion del
hombre á Dios.

PRIMERO.
-

La incertidumbre de la
muerte. , , , ,
ro o -- 2 -

DIOS prometió el per- ,


don à los arrepentidos;pero
no prometió à los pecado.
res tiempo para arrepen
tirse. Cada dia se entierran
cadaveres, mueren mozo,
y
de siete dias, s83
y viejos: oyes, y lees, que
uno murió de una estoca
da , otro degollado, aquel
se hechó juntamente à dor
mir, y à morir , ā este
quitó la vida la peste, al
otro un rayo, y esotro mu
rió à manos de los ladro
nes. ¿Qué seria, si esta
noche, ô este dia sacasen
su alma de tu cuerpo? ¿A
quáfitos milares de hom
bres engañó esta esperanza,
o por mejor decir necia
presuncion pero aliora es
tán sepultados en el infier
no, y son despojos de la
muerte. Fue cortada a su
-2 . - vi
-
s84 Soledad
vida , como un texedor
corta el hilo de la tela,
quando parecia que se em
pezaba à urdir. Cree, pues,
que cada dia es el ultimo
para tí, y quando desper
tares por la mañana, piensa
que acaso no llegarás á la
noche. . -
Considerá atentamente,
que sin cesar, vas caminan
do à largos pasos à la eter
nidad, que no tiene termi
no, ni fin: y te atreves à es
tar, siquiera un momento,
en estado de pecado mor
tal, en el qual si mueres,
al punto has de baxar al in
-i fier
de siete dias. 285
fierno? Por qué no piensas,
qué si te coge la muerte
en este estado, habitaras
infeliz en el fuego abrasa
dor, y en los ardores sem
piternos 2. Porque todo
Dios entenderá en tus pe
nas por toda la eternidad,
hasta el fin sin fin del in
fierno, hasta que llene, y
embriage en tí las saetas de
su justisimo furor. Mide
tus fuerzas, y mira, si po
drás sufrir los montes de
la ira de Dios, que caerán
sobre tí. - º

- Si ahora, mandandolo
Bíos fuera sacado del in
-C -, º fier
286 - . Soledad es
fierno áquel infeliz disci
pulo de Christo, u otro
condenado por un solo pe
cado mortal, cargado de
cadenas de fuego, y de pre
guntarás : dime Judas;
quántos son, y quánto du
ran tus tormentos? Quáne
tos siglos terfaltan por pa.
sar con tus camaradas, pa
ra pagar; y borrar tu pe
cado? Nuestros tormentos,
responderia él, son cruel
simos : vosotros descansais
en plumas, nosotros pasar
mos eternas vigilias en lla
mas : vosotros reís, noso
tros crugimos los dientes,
-” , - VOv.
de siete dias. 2 s7
vosotros satisfaceis à vues
tra gula, à nosotros se
nos da, à beber pez, y
azufre, zo, o e er .
- -, o
SEGUNDO.
rs
4 -
º
..
, - , es
.
: «
. .-. . . . .
-,
. -,-

.. .
-
co.
La pasion de Christo, nues-,
tro Señor.
- - º ---
MIra duro, e impeniten
te corazon, mira à Chris
to Señor nuestro puesto en
la Cruz por tus pecados, a
desnudo, y expuesto a la
risa de tantos bufones, ya
à las blasfemias de sus ene-,
migos; su cabeza traspasa
- - da
28g º Soledad ,
da hasta el celebro con una
cruel corona, inclinada al
imperio de la muerte, con
pasmo de los Astros. Mira,
el pecho, oficina de Divi
nos encendios, como des
fallece, y se encoge con el
frio mortal: las manos, y
pies clavados en la Cruz
con gruesos clavos, y todo
aquel virginal Cuerpo he
cho casi una llaga.sto a
Mira aquel mismo, que
siendo Dios, se hizo hom
bre por ti, y por ti mismo.
no hombre, si no figurar
de hombre, perdida su gra- .
cia, y hermosura. O qués
A - tal
de siete dias. s89
tal espectáculo pone á tu
avista el Calvario en me
dio de Palestina Repara
las llagas del que está pen
diente, la sangre del que
muere, y el precio del que
redime. Tienelaeabezain
elinada parabesar el pecho
abierto para amar, y los
brazos estendidos para
abrazar. ¿Y no te mueves
con esto à dexar tus peca
dos? ¿Quánto tiempo has
de jugar, y burlarte con
la Sangre de tu Redentor
Christo inocentisimo Sal
vador, eon cruelisimos
dolores, y calamidades es
- N tá
a9o Soledad
tápendiente en un infame
madero, en medio de dos
ladrones, y tu entras en
tu casa, en la casa de infe
liz gusto, del malvado de
leyte; para beber, comer,
dormir, y amodorrarte
en tus pecados?. Mueva
te el amor del buen JE
SUS ». y. vuelvete, à él.
Cruel, si defraudasá Chris
to del fruto de su traba
jo, en vano murió por ti
Sériamente te pedirá cuen
ta de su Sangre, y toda
la Pasion de Christo esta
rá contra tí para tu mayor
condenacion.
- TER
de siete dias. 291
v.

o. TERCERO.
- -
... , , ,

La penitencia retardad
rara vez suele ser
verdadera...
LA Penitencia, que se
dilata, hasta la muerte,
, las mas veces no es verda
dera de parte del peniten
te, porque la tal Penitencia
no es voluntaria, y con
siguientemente meritoria.
Y es la razon, porque sila.
muerte no viniera mu
chos de los pecadores nun
ca hicieran Penitencai,
- N2 por
292 Soledad
por esto dice San Agustin:
Haz Penitencia, quando
estás sano; si asi lo haces,
yo te digo que estás se
guro, porque hiciste Pe
nitencia en aquel tiempo,
en que pudiste pecar. Si
quieres hacer Penitencia,
quando ya no puedes pe
car, te dexaron à tí los pe
cados, no tu à ellos. Y en
otra parte. Esta es una co
sa, que mata á muchos,
quando dicen, cras, cras,
mañana, mañana, y de re
pente se cierra la puerta.
Quedó fuera con voz de
cuervo el que no tuvo ge
IIll
de siete dias. 293
mido de paloma.
Porque aunque está
prometido á los penitentes
el perdon, no por eso les
está prometida la gracia de.
arrepentirse , como con
otros advirtió bien Hugo
de Santo Victore, dicien
do: Yo oygo à la Escritu
ra, que dice: en qualquie
ra hora que gimiere el pe
cador será salvo. No dice
dos dias, ô dos años antes
de morir, sino en qual-,
quiera hora, que gimie
re, será perdonado. Pero
poco despues añade: no
te atrevas con esta espe
N3 a lº
294 ... Soledad
ranza a pecar, porque al
fin, si te convirtieses, se
te promete la saludeterna;
Porque aunque entonces.
se te promete el perdon,
si verdaderamente te arre
pintieres; pero no se te
Promete, que entonces po
drás verdaderamente arre
pentirte. Es muy dificul
toso que sea entonces las
Peniteneia verdadera. .
Además de esto todos,
los Santos Padres, y hom
bres sábios disuaden tal di-.
lacion de la Penitencia,
sobre cuyo asunto discur
re asi Dionisio Cartujano.
- . -- - El
de siete dias. a 95
En toda materia se debe
seguir el dictamen de, los
prudentes, y experimen
tados en aquella materia.
Pues si el mismo Jesu
Christo, Señor nuestra,
Sabiduria de Dios Padre,
y Angel del gran Consejo,
y todos sus Santos Aposto
les, Profetas, y Doctores
disuaden del todo esta di
lacion de la Penitencia,
eoncordemente la reprue
ban, y vehemente la con
denan, es cierto que será
una maldad, y necedad,
dilatar asi la Penitencia.
El mismo Dionisio Car
A NA tu
a 96 , Soledad
tujano escribe que cierto
difunto -, apareciendose
con permiso de Dios a
otro, para nuestra ense
ñanza prorrumpió en estas
palabras. O cras, cras! O
mañana, mañana que
larga soga me fabricaste,
y en dilaciones de un dia
à otro, me tragiste al des
peñadero de la muerte?
... En la vida de Thomás
Moro , Gran Chancillér
de Inglaterra, y Martir,
se refiere éste exemplo de
cierto malvado en el tom.
1. lib. 2. cap. 1 3. de la
obra , que se intitula:
: , - - Mor.
de siete dias. 29º
Mortes peccatorum pessiº
ma: , por estas palabras.
Rogaban á un hombre
amigablemente sus ami
gos, que pensáraseriamen
te en volver mejor cami
no; pero no recibieron de
él otra respuesta, que ésta,
llena de vanisima presun
cion; que al tiempo de sa
lir de este mundo con solas
tres palabras obligaria á
Dios, á que le diese el Cie
lo; pero sucedió de otra
suerte porque pasando des.
a cavallo un río por
a puente, tropezó el ca
vallo en una piedra, y cc
- N5 y.
29s . Soledad ,
yójuntamente con su amo
en el rio. Ya se iba pre
cipitando con miserable
suerte el caballero, quan
do de repente, conocien
do el peligro, y que moria
ahogado entre las olas, con
contentisima arrogancia,
pronunció las tresultimaa
palabras; péro quales Acá
so aquellas con que en un
momento conseguiria de
Dios el perdon, y el Cie
lo, como muchas veces se
jactaba que lo habia de ha
cer en el ultimo termino
de su vida? Dixo con el
Real Profeta tén, Señor,
1T11
-
de siete dias. a 97
misericordia de mi2 ó à tí
solo pequé? ó con el Pu
blicano. Sedme Dios pro
picio º péro ay de sus cul
pas, del Cielo, de Dios
no se acordó. Solo esto re
pitió. Llevelo todo el De
monio. Asi faltó al misera
ble su memoría, y quan
do debia en aquel caso de
cir las tres palabras de Sa,
lud, profilió tres de deses
peracion , llevado entre
las olas à aquel, á quien
con sus ultimas voces
llamó- o
... Además de esto se ha
de saber, que la tal, dila
N6 cion,
3oo Soledad º,

cion , o corazon impeni


-tente del pecador, hace
- que le llene mas presto la
- medida de los pecados,
qué Dios tiene determina
do sufrir para la reproba
cion, como siente Mansi,
disc. 19. n.7. Porque es
cierto que Dios tiene con
tados los pasos de cada uno,
con que se aparta de la sen
da de los divinos precep
tos, diciendo el espejo de
paciencia Job tu de ver
dad contaste mis pascs.
Poco despues mas cla
ramente dice: señalaste,
como en un saquillo mis pe
-”... 2 * ".. ((l-
de siete dias. 3o y
cados. Porque la Divina
Justicia lum1.ó cierto nu
mero determinado de pe
cados, hasta el qual quie
re tolerar al impío, cor
tandole el hilo de su vida,
asi que llegue á aquel nu
mero de pecados. Por lo
qual dice el Espiritu San
to por Santiago : Hasta
aqui llegarás, y no pasarás
adelante, y aqui quebranta
rás tus inchadas olas. Ig
norando, pues, hasta que
numero de pecados tiene
determinado Dios esperar.
nos, con razón debemos
temer de qualquier. re
,, , CO
3os Soledad
do que sea el ultimo
QUARTO
La séria memoria de las
penas despues de la
vida.

Porque la poquedad de
nuestros dias se acabará en
breve, iremos,ò con los es
cogidos à la Vida aterna,
donde está todo bien,ó con
los reprovos aleterno casti
go,donde está todo mal. La
abitacion de los reprovos
describió en pocas pala. a

bras aquel miserable abita


- - *- dor
de siete dias. 393
dor del mismo lugar el ri
co epulonest locus tormen
tórum . es lugar de tormenr
tos. Es lugar de cuerpos
muertos , obscurisimo,
donde hay hedor, socie
dad, miseria, y podredum
bre. Eldará el fuego, y los
gusanos en la carne de ellos
(dice en el libro de Judiht)
para que se quemen, y sien
tan por toda la cternidad.
Ali los condenados bus
carán la muerte, y no la
hallarán, desearan morir,
y huirá la muerte, de
y ellos. . . . .
Alli serán atormenta
e. dos
8o Soledad
dos los ojos con las espesas
tinieblas; continuamente
verán formidables demo
nios, horribles fantasmas;
verán aquella antigua ser
piente, culebra enroscada,
sangriento Astaroth, Behe
moth cruel, y Libiathan,
de quien dice Job: su estor
nudo es fuego encendido, de
cuya boca saldrán llamas,
y de cuyas narices humo.
Qué el oidio? Continua.
mente serán atormentados
los oidos de los condena
dos con infelicisimos ge
midos, ladridos, horibles
bramidos de bestias. Nada
mas
de siete dias. 3o5
mas se oirà alli, que aquel
triste, A y Ha! en cuyo
descompuesto canto será
tanta la confusion de vo
ces, tanto el ruido, tanta
la griteria de aquella tene
brosa cueba, como si ro
tas por todas partes las
nubes, de todas ellas resc
naran los estallidos de
horribles truenos.
Qué el olfato? Qué olo
res exàla esta Arabia infe.
liz? Quánto será el hedor
de tantos demonios, de
tantos condenados ? El de
uno solo bastaria para infi
cionar à todo el mundo:
que
3o6 ... Soledad
qué será del monton de
tantos cadaveres podridos,
del estanque de azufre, de
aquel sucisimo lodazal, en
cuyo estiercol se rebuel
can aquellos monstruos
podridos
Qué el gusto A la
lengua aridisima, y se
dientisima se le negará una
sola gota de agua. La co
mida, y bebida de ellos
serán ubas de hiel, y raci
mos amarguisimos, su vi
no la hiel de dragones, y
veneno de aspides insana

Qué el tacto? Estarán


en
-

de siete dias. 3o7

. en el fuego como vasos


hediondisimos de sucie
dad, como sapos de fuego,
torpisimos monstruos, ca
britos manantiados, con
tinuamente se quemarán,
sus cuerpos, y fritos en
su propria grasa bullirán
las desordenadas pasiones.:
Todas estas cosas com
prehendió San Gregorio
en esta prudentisima con
sideracion. Quando ad
vierto à Job sentado en el
muladar, á San Juan en
el yermo, á Santiago dego
llado por mandado de He
rodes , considero como
-
. atO
3ó3 Soledad
atormentará Dios despues
la muerte à los reprovos,
afligiendo tanto a los que
ama? Si asi se trata à los
intimos amigos en tiempo
de gracia, que se hará con
los enemigos, en tiempo
de venganza , y de jus
ticia? . . . . .. . . ...
s
. ... º .

QUINTo.
Momento es lo que deleyta,
eterno lo que ator
menta.
SAN Gregorio pregun
tado, como sea justo, que
la
de siete dias. 3o 9
la culpa, que se cometió
con fin, se castigue sin fin?
Responde. Esto se diria
con razon, si el rectisimo.
Juez examinara solamente
les hechos, y no los cora
) zones de los hombres. Los
malos poreso pecaron con
fin, porque vivieron con
fin, porque à la verdad,
quisieran , si pudieran,
vivir sin fin, para pecar
sin fin. Dan à entender que
desean vivir siempre en
pecado los que nunca de
xan los pecados, mientras
viven. Pertenece, pues, à
la gran Justicia del Juez,
que
3 O Soledad .
que nunca carezcan de
castigo los que en efecta,
vida nunca quisieron ca
recer de pecado. -

Semejante razon da San


Bernardo, porque el pe
cado cometido, y pasado
do en esta vida, deba estar
sujeto à eterno castigo: di
ce: asi. Por eso sin duda,
se toma eternalmente el
mal de la inflexible, y
obstinada voluntad, aun
que executado temporal
mente, porque lo que fue
breve en el tiempo, ó en
la obra, consta que fue lar
go en la obstinada volun
tad.
de siete dias. 3 I I

tad. Porque aquella con


-tumacia, y obstinacion
de la mente, con la qual
- el pecador ofende à Dios
en esta vida,sien la misma
vida no la corrige, per
severará incorregiblemen
rte por toda la eternidad.
... El que por su propria
voluntad cae en, pecado
mortal, se constituye en
aquel estado de injusticia,
del qual en ningun tiempo
podrá salir por sus pro
prías fuerzas; de donde
se infiere, que por el mis
-
mo hecho que quiere con
sigientemente permanecer
* --- por
a 12 Soledad
por toda la eternidad en el
pecado. Por lo qual justa
mente escastigado por Dios
el pecador con pena eter
na, y sin fin, no solo por
la accion del pecado, sino
principalmente por la vo
luntad de permanecer en
el pecado, que se estiende
hasta la eternidad.
Pero no pocos acaso
preguntarán, porque ra
zon se impone justamente
la pena eterna à los demo
nios, y a otros condenados,
habiendo sido su pecado
como momentaneo. Re
suelve asi Santo Thomás.
La
de siete dias. 3I3

La pena del pecado se tasa,


segun la dignidad de aquel
contra quien se peca; por
lo que seria digno de ma
yor pena el que diera una
bofetada al Principe, ó al
Rey, que el que hiciera
la misma injuria à otro
qualquiera particular. Es
asi, que el diablo, ô el
hombre, pecando mortal
mente, peca contra Dios
de infinita Magestad, y
Excelencia, y hace suma
injuria (en quanto está de
su parte)á su honor, po
niendo por el pecado el
último fin en la criatura.
O Lue
4 Soledad a
Luego es digno de infinita
Pena. Pero como la criatu
ra que por sí es finita, no
Puede recibir la pena, se. -

gun la intension del rigor


infinito, por eso debe ser
infinita, segun la duracion
del tiempo, la pena con
quejustamente es por Dios
castigado.
- - -
Lo que debe obserbarse
antes de la Confesion
Sacramental.

I REparte en varios es
pacios el tiempo desde la
ultima Confesion; despues
* ..., -2 = 1'Gº-s
de siete dias. 3I 5.

recorrelos meses,semanas,
y todos los dias, quales
han sidotuspensamientos,
palabras, y obras con que
pecados te has manchado,
con que persona, en que
lugar. . . . . .
2 Despues haz compas
a racion entre Dios, y ti,
entre sus obras, y las tuyas,
Quien pecó? Yo cierta
y fantasma, horror, lodo,
y casi nada. Yo fuente de
malicia, sentinas de malas
concupiscencias. Yo vili
simo, gusano de la tier
ra, reo ha mucho tiem
po de eterna condena
. ..? . O2 cion,
316 Soledad
cion , Esposa adultera.
Contra quien pequé?
Contra Dios mi Criador,
sumo Bien, y amor infini
to. Porquè hijo revelde
contra el mejor Padre,
siervo infiel contra un Se
ñor benignisimo ; vil y
despreciable criatura con
tra el Criador de todo el
mundo. Pequé contra
aquel, à quien sirven los
Angeles, a quien obede
cen todas las criaturas; y
yo solo he sido desertor.
Qué hice pecando? Di
la muerte á mi alma, y asi
la meti en el infierno. Hice
CS
de siete dias. s y
- escritura de fidelidad al
demenio; arrojé de mi
) corazon à los Angeles.
Ay! quién tal creyera? Al
mismo Espiritu Santo he
ché de mi, y di à Dios li
belo de repudio.
Porqué pequé? Por co
sas caducas, y vilisimas,
por un sucio deleyte, por
lodo, y ceniza : sin mie
do, sin horror del pecado,
en la presencia de Dios, y
en aquel tiempo, en que
me conservaba, y llenaba
de beneficios.
3 Hecho esto, imagina
que los Santos Angeles
O3 hu
3 18 Soledad
huyen de tí, e instigan
contra ti. Que la misma
Beatisima Virgen no te
Puede ver mas; que todos
los Santos te abominan.
4. Concibe aún afecto de
niayor temor, porque el
mismo Dios te aborrece,y
ayrado manda que no pa
rezcas mas en su presen
-cia, ini te llames mas
criatura suya.
, 5. Despues vuelvete à tu
corazon, y reprehendele
de su dureza, porque nada
se ablanda con tantas con
sideraciones. Llama con
tra él, en testimonio al
. º Cie
, se 7- - -

en de siete dias. 3 19
Cielo, à la tierra, à los
elementos, y à todas las
criaturas, y quejate en su
presencia de que tu cora
zon es para ti de piedra."
6 Despues de esto gol
péa tu pecho, perseveran
do en Oracion, y compun-º
cion, pon los brazos en
Cruz, y mira la Imagen
de Christo crucificado.
7 A lo ultimo postrado
en tierra con gemidos del
corazon, clama llorando, º
ó Señor, humildemente s
te pido piedad, lagrimas, º
contricion, misericordia,
y perdon, pues no le ne
C4 gas
32o Soledad
gaste á los Publicanos, à
las Rameras, á los Ladro
nes, y malhechores. No
permitas que yo viva mas
tiémpo, que enferme, y
muera con solo el deseo
de Contricion.
Congojan mi corazon
los males,que no tuve ver.
guenza de executar á vista
del Cielo. Veo, Dios mio,
apartado de mí tu Rostro.
Ai Ai! quién me librará
de esta mala perdicion?
quién aplacára á ti, Dios
vengador 2 Llorando, llo
rara mi alma, gimiendo
con el peso de mis pecados.
Pe
/
de siete dias. 32 1
Pero qué haré, ó Padre
mio, yo hijo revelde, y
prodigo? volvi las espaldas
á mi Padre, no servià mi
Señor, no conocí à mi
Criador, antes le ofendi,
cai del Cielo, la tierra gi
me con el peso de mi in
gratitud, y temo que me
trage el Infierno.
O qué daño yo perdí
del todo él Titulo de Hijo;
pero perdiste tú el de Pa
dre? Tú no obstante eres
Padre, que haces salir del
Sol sobre buenos, y ma
los. Abre, pues, ó Padre
piadosisimo, abre tus ojos,
O; que
322 - . Soledad
que á ninguno desprecian:
mira al que de verdad es
indigno de tu vista , pero
hijo tuyo, que recurre á.
tí oye su Confesion. Pe
qué, Padre mio, delante
de ti, del Cielo, y de la
tierra. Ya no mas, no mas;
quiero morir mil veces an
tes que ofenderte; vea yo
el fin, y termino de mis
maldades.
•ia. .. . . . . .. . ...
. º -

N.
a , ; 3. a
- s -

. . . . . . . ..., ºsº.
s: - a
-- Lºs. -
- º -
- -

, -

- -
a- -

AN
de siete dias. 323
- , , a sº . ... .
ANTES DE LA
Confesion. .
,

Acto de Contricion. )

Uien dará, ô buen JE


SUS,agua a mi cabeza, y à
mis ojos fuentes de lagri
mas, para que pueda regar
diasy noches mihabitacion
suspirando con gemidos de
mi corazon. A rojad ojos
mios arroyos de lagrimas,
cubra mi cara la verguen
za, acabe con el dolor mi , ,
vida, y mis años con ge- -

midos, porque ofendiá miº . , ,


O6 Dios,
3.24 Soledad
Dios, á mi Padre, yo sier
vo revelde.
Dime, alma mia, que
te hizo aquella Suma Bon
dad, aquella Mágestad,
aquella Misericordia? en
qué te contrístó jamás?
Responde. Por qué dulce
JESUS, te díábeber agen
jos, habiendome tú pre
venido con mil bendicio
nes de dulzura? Por qué
malo, y revelde me opu
se à ti Dios mio?
Esposible, JESUSmio,
que te provoqué á ira en
una cosa vilisiina, momen
tanea, y vergonzosa, y
que
de siete dias. 32 5

que despreciéátí, tus lagri


mas,tus llagas, y tu Sangre?
O cabeza, digna de mil in
fiernes Si por un pecado
mereci el infierno , por
tantos, quantos infiernos
he merecido? Quantas fue
ron las culpas, tantos son
los cargos, las cadenas, y
las deudas, para cuya pa
ga, aunque me venda, no
alcanza mi caudal.
Por qué, tierra tienes
paciencia para sufrir tanto
tiempo sobre tí el mal
dito peso de mis maldades:
Por qué, ayre, no peleas
por tu Criador contra este
-
111
g26 Soledad
insensato, disparandole
mil rayos: Por qué, mar,
no levantas mil tempesta
des contra mí, mas culpa
do que Jonás: Por qué no
se arman contra mi todas
las criaturas, y arrojan á
este desvergonzado peca
cor al infierno. - -
A y de mí, que pequél
Ay de mí! que provoqué
contra mi á Dios, y á
todos los Santos, y irrité
contra mi la ira del tre
mendo Juez. Quién me
librará de la mano podero
sa, y del brazo estendido
cóntra mi ?
de siete dias 327
O qué bueno fuera que
no huviera nacido Nº
me diste tú Dios mio, la
vida para que te ofendiese.
Ojalá huviera muerto de
repente , antes JESUS
mio, que te ofendiese!
Con quanta mas suavidad
arderia en el infierno en tu
gracia, que sin ella me go
zaría en el Cielo.
Pero qué haré grandisi
mo é ingratisimo pecador
Atus pies, Santisimo JE
SUS, me arrojo postrado.
Estos son el consuelo de mi
contrito, y afligido cora
zon. Desde ahora juro, y
prc
propongo guardar las leye
de tu Justicia. Mas quiero
mil veces morir que ofen
derte; ojalá, que tuviera
ahora todos los corazones,
y lagrimas de todos para
llorar con todos mis peca
dos. Pero aún no bastando
todo esto, te ofrezco, Pa
dre amantisimo, las lagri
mas de tu Hijo. Mira al
Hijo , para que perdones
al siervo.
de siete dias. 329 a
-- - - ; ...
—Afectos del corazon contri
to, y humillado.

O Padre amantisimo de
quien yo por mis gravi
simas culpas no merezco
llamarme hijo, pues por
mis maldades elegi padre
en el infierno pongoté
patente el abismo de mis
pecados.
Quisiera, Señor lavar
con un rio de lagrimas mis
maldades; pero solo la
Sangre de mi amantisimo
JESUS es la legia de los pe
cados. Mis torpezas están
CS
33o ... , , , Soledad s
escritas en el ifierno; por
eso pido no una gota de
agua, como aquel rico al
Padre Abrahán, sino una
gota de la Sangre de Jesu
Christo, yo rico, riquisi-º
mo, y lleno de toda mal
dad. - -

No pretendo, ó Padre
de misericordia, con esta
mi peticion defraudar à tu
Justicia, sino implorar tu
Justicia, sino implorar tu
Bandad, y Magestad. No
siento la pérdida del Cielo,
ni el castigo del infierno,
siento tu ofensa. No temo.
arder; pero me pesa de ha
ber pecado. An
de siete dias. 33 I

Antes bien quisiera ba


xar vivo al mismo infier
no, para que nunca mas
fuera ofendido tu rostro
con la horrenda vista de
mis pecados º
"r atribuíré? Seré colocado
la acaso en lo profundo del
¿ infierno", debaxo de los
¿º das
piesº del Luciéró de Ju
b a los pi s e aquel,
ll. . . . . ) , ver a rº, º

l à JESUS
ada 26 espéraré la gai d

º del Antó Christó me


º pondrái. in
7
fierno, prºteidos los
ooy eugl.
aunt º sen
2SS, -
332 Soledad
sen, y despedacen? Nada t

de esto, porque no un in
fierno, sino millares de
infiernos he merecido. Y
por esto aún metengo por
indigno de la compañia
de los demonios, y de los
condenados, porque para
mí solo se habia de prepa
rar otro infierno masvil,
y cruel, por ser el mayor
de todos ¿ -

cYo só y ellóprobrio de
la naturaleza, y verguenza
del genero humano. Si en
ti, díguisimo Criador, pu
diera cabar alguna ver
guenza, de ninguna cosa
- tC
de siete diay. 333

te avergonzarías, sino de
conservar en el mundo tan
horible, y avominable
monstruo, como á mí me
han hecho mis culpas. Aún
A á los mismos demonios soy
3S de deshonra, y con razon
f me desecharian de su in
yd fernal, compañia , por
il, que, aunque ellos peca
rón, rmo I habian, expl
mentado tanta misericor
dia de Dioso; no pecáron
contra Dios; que fue cru
cificado por ellos , ó que
se les dió en comida. Pe
ro yo pequé. Luego soy
mas digno que Lucifer, 11 dS
334 Soledad
mas que Judas, que aún
no habia visto, á Christo
su muerto por él: mas que el
Ante Christo, qudio ex
perimejéará tontas veces
como yo la gracial; unas
que todos los ademonios
sola una vez pesaron a
a Qué Haré pues, mise
cas
rable? Pretenderé, como
Caín anticipar on el la
y C

-zo de la desesperacion, la
sentencia que merecis de
eterna condenacion? Mi
sericordia; Señor, miseri
cordia, Solo esta palabra
me ha quedado; en todo
lo demás esta delante de
r
-

de siete dias. 335


ti mi lengua muda, y mi
silencio te habla. No me
arrojes de tu presencia,
misericordioso JESUS, y
ya que por la multitud de
mis maldades no me atre
vo à hablar, entiende, mi
serícodiosimo Señor, mis
lagrimas, y mis gemidos.
Actos mas breves de
Contricion.

A y de mi! Ay dirè mil


veces, pequé. Mas queel nú
mero de las arenas del mar
se han multiplicado mis
maldades: no hay pecado,
que
336 Soledad
que exceda á mi pecado, ni
maldad, que exceda á mi
maldád. Indigno soy, Se
ñor, de tus misericordias;
pero tu misericordia exce
de á mi malicia.
O JESUS, Hijo de Dios
vivo tén misericordia de
mi, y muestrate propicio
á mí pecador, porque á ti
nada es masimposible, que
el no querer compadecerte
de los miserables.
O Padre de las miseri
cordias tèn paciencia con
migo, y yo te pagarè, no
de mi caudal, sino del pre
cio dé la Sangre de tu Hijo.
* x. ..
de siete dias. 337
O dulce JESUS! porque
te amo, aborrezco todos
mis pecados, sobre todo lo
que es aborrecible, y abo
minable, y si pudiera.
siempre me doliera de
ellos con infinito dolor.
O Dios mio suma Bon
dad de todas las criaturas
infinitamente digno de tu
mismo amor, me pesa de
haberte ofendido tan des
vergonzadamente: me pe
sa, no porque temo, sino
porque amo. Si con mi
sangre pudiera hacer que
no fueses ofendido, ves
me aqui, despedazame,
P dis
338 Soledad
dispuesto está mi corazon.
Si con los tormentos del
infierno, se pudiera bor
rar el pecado, vesme aqui,
nada hay que yo no ha
ya merecido; nada que
no elija por tu amor, an
tes que el pecado, que
tanto aborreciste. . .
O si todos los dias, ho
ras, y momentos pasados
huviera empleado : Dios
mio, por la mayor gloria
tuyal O si de corazon per
fecto te huviese servido to
do el tiempo de mi vida,
é intensisimamente te hu
A

viera amado ô tiempo


sib -- - pre
de siete dias. 339.
preciosisimo, que nunca
mas has de volver Con
cluidas estas cosas llegate,
con toda compuncion á los
pies del Confesor, como à
los pies del mismo Jesu
Christo. A verguenzate, y
confundetè de tantas mal
dades, las que confesarás
con sumo dolor. , , ,
A cada pecado que ma
nifiestas,juzga que ves salir
un venonisimo sapo por
tu boca de lo interior de
tll COraZOIl. -

Despues persuadete, que


vès á los Angeles, y aún á
la misma Reyna de los An
P2 ge
340 Soledad -
geles que te dá el parabien,
y te aplauden. Y por el
contrario, mira la rabia de
tus enemigos, que como
deshechados en una gran
batalla, y despojados de la
mejor presa, rebientan de
embidia, rabia, y furor.
Actos despues de la Con
fesion. -

ODios mioló misericor


dia mial Quièn soy yo
hombre misero, y mise
rable, para que te acuer
des de mi 2 antes no soy
hombre, sino gusano el
- 1IldS
de siete dias. 4. 341
mas malicioso, é ingra
to de todos. Y te dignas
abrir sobre semejante pe
cador tus ojos, y mirarlesi
quiera una vez desde lo mas
¿r alto de los Cielos? Quièn
hizo, ó Esposo de mi al
ma, que tan benignamen
te me mirases á mi hom
brecillo, y vilisimo gusa
nillo de la tierra, que mella
mases á penitencia, y que
me recibieses como espero
espero en tu gracia, y amis
tad? º , ,, , ,

Quäntas veces, ó Bon


dad inagotable, pudiste en
medio de mis pecados, de
- , , P3 xar
34s Soledad
xarme por despojo de la
muerte, y perderme para
siempre, y hasta este pun
to me conservaste? Y por
ventura no están, y estarán
ardiendo eternamente en
el fuego inextinguible mi
llones de almas con menos
menores pecados, que yo
he cometido? Y yo tantas
veces reo de lesa Magestad
Livina, aún no ardo?
O Señor miéntras tu
viere aliento en mi boca.
cantaré eternamente tus
misericordias. Bendicire
te, Dios mio en todo tiem
po, y siempre estarán tus
ala
de siete dias. 343

alabanzas en mi boca; por


que te muestras propicio
á todas mis maldades, sa
nas todas mis enfermeda -
des, libras á mi alma de la
muerte, me coronas en
misericordia, y compasion
de mis miserias.
Quien, pues, me separa
rá mas de ti, ó buen JE
SUS! Acaso el diablo? La
carne el mundo? la tribu
lacion: el deleyte: la muer"
te: Nada de esto con tu
gracia, Dios mio. Ojalá,
JESUS mio, pueda ahora
mostrar con las obras, que
desde este instante te amo
344 Soledad
sincerisimamente con to
da mi alma, y con todas
mis fuerzas ojalá mi amor
à tí igualará alardentisimo
amor de todos los Serafi
nes, y de todos escogidos
en el Cielo, y en la tierra
ojalá primero muera, que
con un solo pecado te vuel
va á ofender!
Lo que de mi parte,
Dios mio haya faltado, ó
haya sido hecho im
perfectamente para hacer
frutos dignos de peniten
cia, ruegote, JESUS mio.
amantisimo, que lo suplan
tus Llagas, tu Sangre, tus
-, La
de siete dias. 345
Lagrimas, tu Muerte,
los méritos de toda la Igle
sia Triunfante, y Mili
taÍltC.

PR A cTICA DE LA
Sagrada Comunion.
Ambulabit in fortitudine
cibi illfus usque ad mon
tem Dei Horeb. 3. Reg.
cap. 19... -
Anduvo con la fortaleza
de aquella comida has
ta el Santo monte de
Dios Horeb.

P; 7
3.6 Soledad

Loantes
que se ha de observar
de la Sagrada
C omunion.

1 LEvanta lo primero
los ojos de la alma al Cie
lo, é imagina que vés Dios
Padre, cercado de milla
res de Angeles, á su lado
à la Beatisima Virgen, qme
tiene á su Hijo niño en su
regazo. -

2 Echaté à los pies de


la Santisima Virgen, y
pidela que ruegue por ti,
para que recibas por sus
manos al dulcisimo JE
*- S S.
de siete dias. 347
SUS. Piensa que á la pri
mera entrada no es oida
esta Señora por tus peca
dos; pero despues de mu
chas súplicas hechas á tu
favor, finalmente aplaca
al Eterno Padre.
3 Oye como Dios por el
amor, y ruegos de MA
RIA, Virgen, y Madre,
te promete a su Hijo.
4. Alegrate, y da gracias
à ambos, porque el Empe
rador de todo el mundo ha
de baxar à tu pobrezuela
casa, y habitar en ella.
5 Admite de tanto amor
de Dios para contigo, y de
P6 th n
384 Soledad .

tan pródiga humildad, y


liberalidád.
- 6 Piensa que el Sacerdo
te es un Angel de Dios,
que de mano de la Virgen
ha de recibir á su hermo
sisimo Hijo , y recibido
del Cielo te lo ha de dar
à ti.
7 En aquel punto en
que has de comulgar, ima
gina que por los Angeles
se abren los Cielos; que
Christo desde el trono, ó
manos de su Beatisima
Madre, lleno de Magestad,
y de Gloria te sale al en
cientro, diciendote estas,
pa
de siete dias. 349
palabras. Vesme aquialma
querida; mira que yo mis
mo vengo a tis; qué mas
deseas? qué mas buscas?
8 Ea, pues, con sumo
rendimiento de tu alma
convida à Christo Señor
nuestro, y pidele, que
venga á tí de este modo.
*Ven Señor, con pacien
cia, para sufrir mis mal
dades. Ven con humildad,
porque yo soy hombre ne
cesitado, y pobre. Ven
con liberalidad, para en
riquecerme francamente
con tus dones.Ven con dul
zura para resolver mico
13
- -

a 5o Soledad
razon en arroyos de lagri
mas. Ven con caridad, y
amor para encendernos,
inflamarnos, y abrasarnos
todos en tu amor.
9 Quando él Sacerdote
ayudado del ministerio de
los Angeles, te da al ver
dadero Hijo de Dios, ima
gina, que aplicas tu boca
al costado de Christo, y
chupas su preciosisima
Sangre: ó considera que
ves aquel hermosisimo Ni
ño, bañado de lucidisimos
rayos, y cercado por to
das partes de Angeles. -s
Piensa, que tu te haces
- C11
de siete dias, --
51
entonces Templo del Es
piritu Santo, Tabernacu
lo de toda la Santisima
Trinidad, y principalmen
te cierto Sagrario del Hijo
de Dios." - -

Actos de temor, y humildad


antes de la Sagrada
* Comunion.

O amor oY padezco
fuerza, responde por mí.
Qué dirè al Dios de mi
vida? ó amor à dónde
inclinas tanto á la Mages
tad? De dónde á mí, que
vengas tú desde el Tem
plo
352 Soledad
plo Santo de tu Gloria?
Dios de Dios; y á donde?
A mi cueva de ladrones,
habitacion de serpientes,
albañal hediondo, vaso de
contumelia, tantas veces
manchado, aunque tantas
veces lavado con tu San
gre, à mileprosa, y adul
tera Esposa, que te vol
vi odio por amor, agra
vios por beneficios. .
O amor á donde en
caminas á la fuente de la
Sabiduria? pasmase el Cie
lo, se admiran los Ange
les ciertamante hasta el
abismo de la miseria, y
- la
de siete dias. 3º 3
la malicia. Quièn creerá
e JESUS mio, que à mi,
S, perro muerto, é hijo pro
digo, vuelto à tà, me dès
tu Carne, y Sangre, para
S que coma, y beba 2O Flor
del campo ô Lirio de los
l valles ó Pan de los Ange
les còmo te has hecho
) Comida de bestias º vie
nes, Señor, por ventura á
mi porque à ti, Amor su
mo, tantas veces pisè, des
precie, y crucifique con
mas pecados
Què parte de mi alma
está limpia, para poder
sepultarfe, en ella º Qué
Ot13l
354 Soledad

otra cosa es mi boca, que


un sepulcro abierto, de
que solo sale el hedor de
mis pecados ? Qué es mi
corazon, sino una cueba,
y abismo de maldades?
Quieres acaso Señor, na
cer otra vez en un establo
de bestias º ó baxar de nue
vo á los infiernos?
No soy digno, Señor
mio Jesu-Christo, de que
entres en mi morada: de
corazon lo digo, digolo
mil veces. Portodas partes
soy indignisimo, JESUS
mio, de tu vista: Indig
nisimo, porque soy un
- ) - VaSO
de siere dias. 355
vaso sucio, pasto de gusa
nos, podre, y ceniza; In
dignisimo por mis horri
bles pecados, por mi mal.
dad, y malicia : Indignisi
mo por el abuso de la natu
raleza, y de la gracia, por
el desprecio de tu Sangre,
y por haber acoceado tu Di
vina clemencia: Indignisi
mo por los pecados que tú,
Dios mio, prevees , que
he de cometer en ade
lante. -

Por tanto no me atre


vo, Padre Santo, á levan
tar los ojos, ni el corazon,
porque peque con exceso
COIl
- , «--" " " - - *--

356 Soledad
contra el Cielo, y à ta
vista, y por que soy peor
que todos los pecadores, y,
que los mismos condena
dos. Apartaté, Señor, de
mí, porque soy hombre
pecador. No es convenien
te que esa preciosa Mar
garita del Cielo se arroje
à un puercó. Ni es bueno
tomar el Pan de los An
geles, y echarlo a los per
1OS,

Sè no obstante, JESUS
mio, que tambien los ca
chorrillos comen de las
migajas, que caen de la
mesa de su Señor. Y por
- eso
de siete dias. 357

eso yo miserable, é indig.


no cachorrillo tuyo, la
miendo , Señor tus pies
con hambre de tu Cuer
po, y sed de tu Sangre,
clamo detras de tí. Dame,
dulce JESUS, Amor mio,
las migajas del Pan vivo,
que baxó del Cielo, para
que se recree , y aliente
mi alma.

Resolucion. \

HAZ ya, JESUS Amor


mio, en mi, segun tu pa
labra, y voluntad. Vén yà,
Dueño mio. Entra Señor
- Ben
358 Soledad
Bendito: qué haces fuera,
y à la puerta? Abrid, Prin
cipes, vuestras puertas; le
vantaos puertas eternales,
puertas de mi corazon,
y entrará el Rey de la
Gloria. Esta es la puerta
del Señor, y el Santo de
los Santos entrarà por ella.
Dispuesto está para tí mi
CO1 al ZO1 le

Levantaté, pues, Glo


ria mia, JESUS mio; le
vantaté Psalterio, y Cita
ra mia, JESUS mio. Vén
yá , JESUS mio, y no
quieras tardar. Mi cora
zon te dice, Señor, JESUS
mio,
de siete dias e 359
mio, ven, que m1 rostro
te busca, y mi vista te de
sea. Me atrevo, y deseo,
dulcisimo JESUS, recibir
te, tenerte, poseerte, ali
mentarme de ti, juntarme
contigo , é incorporarme
contigo. A

Tedio.

HAsta quándo, Señor,


dulcisimo JESUS, Amor
mio, hasta quàndo detie
nes mi alma, y no vienes
á mi? Mira que yá la cau
sate dió su vida. Baxa, Se
ñor, date prisa, y vén an
tCS
36o Soledad
tes que se acabe en mí mi
vida, y antes que se apa
gue la candela de mi espi
ritu. Enfadosa es para mi
toda quietud sin tí, amar
ga toda dulzura, insulso
todo consuelo. Larga es
para mí qualquiera tregua,
ó llevamé contigo, ó vén
à mí.
Donde está mi esperan
za, donde esta mi Dios,
donde està aquel que de
cia: mira, qué vengo pres
to? ó Señor, hata quán
do ha de durar: espera un
poco 2 hasta dónde ha de
llegar este poco 2 Vés aqui
GS
de siete dias. s.9r
espero un poco; pasa este
poco, y tu no pareces.
XVén , Señor, vén : mil
veces te deseo ; - muero
sin tí. Vén, y muestra
rme tu rostro, alivia el te
dio de mi corazon con tu
presencia. No quiero à los
Angeles, nada tuyo quie.
ro, á ti quiero solo, vén
tú. . . . . .
- Hambre.

YA mis ojos, dulcisimo


amor mio JESUS, no pue
den abrirse de necesidad,
y tú no tienes cuydado e
Oprimióá mialmalaham.
- , Q bre
36s * Soledad
bre, y tú no bienes 2 Ol
dónde estás tú que decias:
mi: Carne es verdadera
mente comida, y mi San
re es verdaderamente
bebida º Pero cómo es,
quándo: no es ?.ó quàn
do no es para mi º Perezco
de hambre y no me dás de
comerº muero de sed, y no
me das de beber: Manjares
se me presentan; pero co
mo no eres tu, no son para
mí manjares. No quiero es
tas comidas, tu comida
quiero, á tiverdadera co
mida quiero. Se sacaron
mas fauces, mi substancia
;; SC
de siete dias. 363
J
Va

se ha vuelto en nada, y tú,


comida mia, no vienes
Das de comer en tiempo
oportuno á toda carne; y
por qué yo perezco aquí
de hambre ? Beberé por
ventura sangre de toros,
ó de castrones? ô si tuvie
re hambre, á quien la
manifestaré, sino á tí, eu
yo es todo el mundo? ó
Bios, que desde mi juven.
tud, me alimentas , da
me este pan de vida, su
persubtancial, y cotidia
no, para que no guste la
IIlll C1te eter Ilara G11te.

Q2 Con
364 Soledad

Convite á Christo.

O Santos de Dios todos,


ó Santos Angeles, ó Di
vinisima Madre MARIA.
á lo menos ahora asistid
me, y no me negeis vues,
tro favor. Llegaos á este
Santisimo Sacramento, Se
ñor vuestro, y amor mio
con la reverencia, que sa
beis, y acostumbrais; ado
radle por mí, y convidad
le para la habitacion de
1)11 - CO12ZO11, . . .. . .

Adorote, dulcisimo
JESUS, con las adoracio
- 11CS.
de siete dias. r

nes de les Santos; y de


los Angeles y con las
adoraciones de tu Beatisiº
ma Madre, y las repito
por toda la eternidad,
Convidote para la casi
lla de mi corazon deseada
por ti, abierta para ti, y
preparada, segun mi po
breza. Vén, pues, ó Sa
cramento Santisimo, vèn
JESUS , Amor mio: ve
nid meritos, gracias, do
nes, y bienaventuranza.
Vén, Amor mio JESUS,
á tu siervo, á tu casa. Mi
corazones tierra, es mate
ria; tu eres artifice, eres
* , , Q3 pa
266 Soledad .
palabra omnipotente, eres
quien todo lo cria. Quie
res Palacio, le quieres lim
pisimo, y digno de ti? edi
ficale, y le tendrás.
Vén, JESUS mio, vén
mil veces, ven, ó amado
mio, hermoso mio, unie
co mio , palomito mio,
ven semejante á la cabra
montés, y al cervatillo.
Ven saltando en los mon
tes, pasando los collados,
tu que subiste á lo mas al
to del Cielo, y te sientas
sobre los Queruvines, que
andas sobre las alas de los
vientos, ven : mira que te
- de
siete dias.
de 367
deseo; ven, mira que té
apetezco, y estoy enfer
mo de tu amor. Vén, JE
SUS mio, ven, y cumple
mi deseo, cumpliendolo,
aumentalo; para que te
apetezca mas, te tenga, y
megoze de tenerte eterna
IleÍltC. , , , , ,
,, , , , r , , , , , , ,)
l,
Afectuosas Aspiraciones
” º para recibir á
... . . . Christo. . . . . .
o 2 -
OSuavisimo JESUSmio:
mi alma arde, se abrasa,
y enciende en ti , toda
sale de si, tanta quanta es,
Q4 tO
s63 ... Soledad o
toda se enciende, hierve,
en tí, desfallece en ti, has
ta enfermar, y morir.
: O dulzura del amor ó
unico centro de mi cora
zon. Recibate mi alma, y
todo mi interior se llene
de dulcisimo licor de tu
suavidad. ..-

O vida mia, y todo mi


bien ! Ya no puedo vivir
mas sinti. Deseo JESUS
mio, gozar intimamente
de ti, concededme que te
consiga. Mi alma apetéce
tu cuerpo, m1 corazon
desea unirse contigo.
- y - -
. . . . . . .
, . . . ... º
; .. Que ,
de siete dias. 369.
- Qué dirè? adondé iré?
dónde te hallare JESUS
mio Quién dira á mi ama
dó que estoy enfermo de
amor º Iré una, y otra
vez llorando, y pregun
tando: dónde estás amado
mio º dónde descansa tu
corazon º dónde se escon
de mi amor? , , , ,
- Donde estàs, ó JESUS,
hermoso sobre todos los
hijos de los hombres, que
percibo tu olor, y aún
no te veo º Porque escon- •

des tu rostro? Acaso por


lo que dices: no me ve
rá él hombre, y vivirá?
Q; Er,
37o ... Soledad ,
Ea, Señor, muera yo pa
ra verte, veate para morir.
aquk.
Pacifica, mi buen JE
SUS, mi espiritu, que
anhela con excesivos jubi
los á unirse contigo; por
que en tí está todo quan
te puedo desear: tu eres
mi salud, y redencion,
tu mi esperanza, y for
taleza, tu mi honra, y
gloria, tu mi riquezas,
tesoro, y posesion.
Deseo, suavisimo JE
SUS , recibirte COl tal,
afecto, amor, y honor,
con tal, fee, esperanza, y
Dll
de siete dias. 37 .
pureza, como te recibió la
Beatisima Virgen.
Deseo de corazon re
cibirte, y tratarte con tal
devocion , gratitud , y
amor, con que muchos
Santos, y devotas personas
te desearon en la Comu
nion, las quales siempre
te agradaron. .
" - º a
º• -

Deseo, echristo,
Invocacioarº, de

O Padre amantisimo
muestra que eres Padre,
muestrame á tu Hijo, y
une basta; porque tengo yo
Q6 Cº!"
372 Soledad
en el Cielo, y fuera de él,
que quiero yo en la tierra?
él es Dios de mi corazon,
y mi parte es Dios para
siempre.
Conjurote Madrè de mi
sericordia, á vosotras Al
mas Bienaventuradas, que
digais á mi amado JESUS,
que estoy enfermo de su
amor, por el gran deseo de
ver su rostro. , . . . .
O suavisimo JESUS
mio, esperanza de la alma
llorosa á tíbuscan piado
sas lagrimas, y llanto delo
intimo del alma. Deseote
millares de veces JESUS
mio
de siete dias. 273
«Lº

mio. Quándo vendràs, y


quándo me alegrarás º co
mo el ciervo desea las
fuentes de las aguas, asi,
Dios mio; te desea a ti mi
alma. O JESUS no per
mitas, que por mas tiem
po enferme yo, y muera
por el deseo, y amor de tí.
Busquen otros otras co
sas, yo solo á tí busco JE
SUS mio. A ti solo, JE
SUS mio, quiero. Esto di
ré mil veces, y otras tantas
lo repitiré. Dios mio, yo
todas las cosas, que pue
do desear fuera de ti, es
tando todo en ti? Dema
Sin
374 Soledad
siado avariento es aquel,
á quien tu no bastas.
Ven, te ruego, Señor,
y no quieras tardar. Ven,
baxa, ó vida mia, antes
que yo muera, para que
viva. Mil veces te deseo
á ti, à quien desean mirar
los Angeles, y cuya her
mosura admiran pasmados
Sol, y Luna.
Ven, Señor, à tu casa,
à tu templo, á mi alma,
ue mil veces te he dedi
cado ; y dedico de todo
mi corazon. Anegueme ya
la inmensa, y meliflua
fuerza de tu amor, para
que
de siete dias. 375.
que por amor de tu amor
muera, pues quisiste mo
rir por amor de mi. , ,
Ven, JESUS mio dul
cisimo, JESUS suavisimo
para que estés, y descan
ses en mi, para que yo te
vea, te ame, arda, me li
quide, y deshaga en tí.
Muera JESUS mio, sino
he de verte: muera, sino
he de gustar, Señor, quan
suave eres.

Al llegar al Comulgato
rio , di. . .
Alma mia!Mira á tu Es
poso, mira á tu Amor.
que
37 6 Soledad
que quiere hospedarse en
el pobrecillo hospicio de
tu corazon : mira al celes
tial Medico, que se llega
para sanarte. Mira al ami
go mil veces amabilisimo,
que quiere enriquecer tu
extrema pobreza. Mira al
Sol benignisimo, que ilu
minará tus espesisimas ti
nieblas.Opiedadó bondad!
ó misericordia mial ojalà,
JESUS mio, nunca te hu-,
viera ofendido ojalá siem
pre, y unicamente te hu-.
viera amado. ...s
Ven, pues, ó buen
JESUS, ven Esposo de mi -

al
ae siete dias. 372
alma. Ven á mí, y no des
precies la pobrecilla alma
smia. Ven, ó unico Amor
mio! ó JESUS Yo te doy
mi corazon, mi alma, y
mi cuerpo. Dispuesto es
tá Dios mio mi corazon,
dispuesto está. -º

Afectos,que con el corazon,


y el entendimiento se ha de
erercitar al tiempo
de Comulgar.
-p º , , , , , , ,,
SEñormio, y Dios mio
Qué á mi contigo, ó JE
SUS, Hijo de la Virgen
MARIA ó que mar l
- 378 Soledad. .
lla! come al Señor el sier
vo pobre, y humilde.
Quién soy yo, sierva
tuyo, para que me mirases
á mi semejante á un perro
muerto?.
Ya hallé lo que busca
ba; ya tengo lo que desee;
ya poseo á mi Dios; ya go
zo al sumo Bien : porque
no ardo ya? Quan dulcisi
mo , ,ya verdaderamente
suavisimo es este Pan, mil
veces mas agradable, que
podemos ponderar.
O Padrel yo tedoy el co
razon de JESUS. O JE
SUS yo te doy el Cora
ZOl
de siete dias. 379
zon de MARIA ; te doy
mi corazon, aunque in
dignisimo. O JESUS be
so tus llagas, beso tus pies.
O JESUS yo te amo de
todo mi corazon, y ojalà,
no con el mio, sino con
el amor de todos los Se
rafines .
Dios te salve, JESUS
mio, Amor mio, Dios te
salve, dulzura de mi cora.
zon, Dios os salve vene
rables manos por mí cla
vadas en la Cruz.
Dios te salve costado
hermoso herido por mi.
Dios te salve corazon sua
• V1
s8o soledad .
visimo de mi JESUS
Muera, JESUS mio,
muera entre los dulcisi
mos abrazos de tu amor.
O JESUS gozome de
todo bien, y gloria tuya.
O JESUS por ti detesto,
y aborrezco quanto pue
do, mis pecados, y los de
todo el mundo. O JESUS!
se para mí JESUS, y Sal
vador, ahora, y en la ho
ra de mi muerte, ó Señor!
todo soy tuyo, y lo seré
eternamente , como tu
quisiste ser todo mio.
-

- - .

Lo
de siete dias. 381
- - y

Lo que se ha de observar
despues de la Sagra
l, -, da Comunion.

1 IMagina que ves con


los ojos del entendimien
to en medio de tu cora
zon, un hermosisimo Ni
ño, rodeado de lucidisi
mos rayos. A

2 Admirate de la pre
sencia de tan gran huesped
dentro de tí mismo. Es po
sible que se ha de pensar
que habite verdaderamen
te Dios sobre la tierra? Es
posible, que mi pequeño
s CO
38s Soledad
corazon (ó Amor mio!)
es tu lugar, tu templo, tu
silla, y tu tribunal?
3 Da las mayores gra
cias, que puedes, porque
el Hijo de Dios ha baxado
á un establo, á un gravisi
simo pecador. Combida à
todas las criaturas, para
que contigo le den gra
Clas. -
4. Considera despues qua
les fueron los lugares mas
indignos, en que no obs
tante entró Christo por
su voluntad, y los glorifi
có, y asi hablale de esta
Sll CItCe 4.

Juz
de siete dias. 38;
Juzgo, Señor, que oy
entraste en el establo de
Belén, en que están las
bestias indómitas, y de
senfrenadas de mis pasio
nes. Conviertele, te rue
go, en Sagrado Palacio pa
ra ti. Persuadome que te
acostaste en el pesebre lle
no de del heno, y pajas de
mi sensualidad.Convierte
le, tepido, en trono de
gloria. Conozco, que tu,
Dios mio, entraste en el
infierno, lleño de tantos
demonios, quantas son las
maldades, con que està
manchada mi alma. Con
- º - V1er
384 Soledad
viertele, te suplico , en
el Paraíso de los Angeles.
5 Demás de esto exerci
ta todos los actos, que con
tu entendimiento pudie
res concebir, que exerci
taria San Pablo arrebata
do hasta el tercer Cielo: y
Santa Maliu Magdalena,
quando despues de tantos
años de Penitencia, entre
melodias de los Angeles,
recibió este Sagrado Viá
tico de mano de Maximi
no Obispo de Aix.
6 Considera atentamen
te lo que diria , y haria
la Beatisima Virgen, con
- s; . - quan
de siete dias. 385
quanto fervor, y ardor da
ria gracias à Dios, quan,
do se sintió preñada del
Hijo de Dios.
7 Imagina que ves á los
Santos Angeles postrados
ante la Santisima Hostia,
y que la adoran en tu co
razon.

Actos de Salutacion de
Christo.

SAludote , ó salud del


mundo; saludote JESUS
clarisimo; quisiera verda
deramente acomodarte á
R mú
/
es6 Soledad
mi corazon, y tu sabes,
porque, Con mi boca te to
co, y ardientemente me
abrazo contigo, y junto
contigo mi corazon. O
quan dulce es este Pan el
que te gusta, JESUS, ven
cido de tu dulzura, pue
de morir por tu amor.
Saludote Sagrado Ros
tró de Christo, abofeteado,.
escupido, y desfigurado,
que por mi mudaste tu
hermosura en amarillez,
Saludote venerable Cabe
za, digna de todo, respe
to, á quien
* -- -
srarons CS
de siete dias. 37
les espinas, que por todas -

partes se clavaron.
Saludote Carne delica
da, fatigada, y abierta con
azotes, que caminando por
mi a la muerte, gustaste
• º « -

hiel, y vinagre. Saludote


Sagrado Costado , fuente
de dulzura, en que está
patente la fuerza del amor.
Saludote amantisimo Co
razon lleno de todos los
bienes.
Las manos, y pies cla
vados, y bañados de San
gre, venero con el cora
zon, y con la boca, lleva
R2 do

- ,
-

38s Soledad
do del amor interno. Im
prime, JESUS mio, en
mi corazon tus Sagradas,
y floridas Llagas, para que
o sea grato á tu corazon.
Saludote, JESUS dulci
simo, deseado, apetecido,
dignisimo, y honorabili
simo Huesped, y amor
hio. O quan gustosamen
te te veo ahora vivir en mi
CO'3 ZO l.

Bendito seas infinitas


veces dulcisimo JESUS,
Amor mio. Bendita sea tu
Carne, tu Sangre, tu
alma , y tu Divinidad,
que
de siete dics 3: 9
que te dignaste venir
á mi. Benditos sean to
dos los miembros de tu
Cuerpo, todas las gotas de
tu Sangre. Bendita sea la
Union hipostatica. Bendi
ta sea la Sacratisima Livi
nidad, y todaslas Personas
Divinas, que por concomi,
tancia con tu Carne, y San
gre se han dignado venir
oy a m1. -

Actos de Adoracion.

SAludote, y adorote, Au
gustisimo Sacramento con,
o R3 las
39o Soledad : n
las adoraciones de todos los
hombres, y Angeles, que
durarán hasta el dia del
Juicio.
Reconozcote, Divini
simo Sacramento, en el Sa
grario de mi pecho, y alli
te adoro, y glorifico con
toda la preparacion de mi
corazon. Adorote Cuerpo,
y Sangre de Jesu-Christo,
mi dulcisimo amor.
Adorote con las adora
ciones de todas las Animas
del Purgatorio, y de todos
los Santos ya triunfantes
en el Cielo, y de todas las
cria
de siete dias. 39r
criaturas, que fueron, son,
y serán.
-
- . . .»
, , ,, , . 69

Saludote, Señor princi


-

palmente con aquella sa


lutacion, con que tu San
tisima Madre acostumbró
saludarte, encarnado, re
cien nacido, resucitado,
y recibiendote en la Euca
ristia con aquella, con que
los Santos luego que llegan
al Cielo, acostumbran salu.
darte: con aquella, con
que tu saludaste à tu Pa
dre Celestial , y con que
el Padre Celésfial, y to
dos los Angeleste salu
- R4 da
/ 7 - -

592 Soledad .
daron al subir á los Cielos.
Alabote, y adorote San
tisimo Sacramento con tan.
tas alabanzas, quantas pu
dieron , ó pueden en qual
quier tiempo proferir con
la boca, ô inventar en el
corazon todos los hombres:
Alabote, y adorote Santisi
mo Sacrámento con tan
ras alabanzas, quantas la
Santisima Trinidad pue
de producir de su Omnipo
tencia, concebír con su Sa
biduria, y desear con su
Piedad, , . .. . . . -

gºsas el- O
ºsºsrº 3 ---
º
de siete dias. 393
O adorable Amor maio, y
solo dignamente corres
pondido con , los Divinos
amores. Tambien tomo las
adoraciones, y amorosos
afectos de todas las criatur
ras posibles, y todos ellos
los derramo, dulcisimo
3ESUS, Amor mio, con
entero gusto ante ti; y este
afecto deseo continuar por
todos los momentos, y por
toda la eternidad, y en
quanto puedo lo continúo,
2 , r
. .
-
2
-
- -

R; Afec
-

/ .

s94. Soledad
..., o
Actos de acciende Gracias.
Con qué corresponderé,
JESUS, Señor mio, por
todas las cosas, que tu me
has dado Cómo no te ama
ré, dulcisimo Huesped, y
Amor mio JESUS? ó por
mejor decir ; cómo te
ámaré? - à

No hay entre todas l


cosas, JESUS mio, otra
mas preciosa que túmismo
y asi á ti mismo te ofrezco
con tu Divinidad, Huma
nidad, Gracia, Dones, Mè
- 11
-
de siete dias. 39 5.
ritos, Gloria, y todas tus ,
riquezas. Ofrezco tambien
las virtudes, y mèritos de
todos los Justos desde el
principio del mundo hasta
el fin, y todos sus afectos
ácia ti, JESUS dulcisimo,
existente en el venerable
Sacramento. , ,
O quien me diera tam
bien los corazones de todos
los Santos Triunfantes, y
Militantes, para amarte à
ti, JESUS mio! ojalà tu
viera tan dilatado midora-,
zon, como la arena del
mar, ó como todo el mun
R6 do,
2,6 Soledad ,
do, para que pudiera, JE.
SUS mio, amarte dilatadi
simamente ojalá el cora
zon de todos los hombres,
el corazon de todos los An
geles, tu corazon, y el de
MARIA fueran mios, pa-,
ra que encendido con el
ardor Serafico, y con el
Divino fuego detuinextin
guible caridad, arda, y
me consuma todo, todo lo
robe la infinita fuerza de
tu amór, y me haga uno
contigo: ci, a ... - y
O quan gustosamentete.
recilso, JESUS miotó quan
3 * - O
-, -

de siete dias. 3.7


to deseo tratarte dignamen
tel ojala desde el princpio
siempre huviera sido, se
gun tu corazon ojalá mun
ca te huviera ofendido!
e llegaria, Amor Santi
simo, con mas confianza
á tus brazos: pero aho
ra la verguenza pública.
aparta a mi alma de tus
pies, a que desea llegarse.
\.
---
. . .

Actos de Peticion despues,


de la Sagrada Comui
rlton.

O Señor, rico en iniseri


- cor
2- = -

gº ¿ia. #ía
3
piedadés, cuya -

- ¿uí, y Bondad GS111

¿o el tesoro, ten mi
¿ícordia de este tan gran
anéndigo , cuya pobreci
lla casa visitaste oy.,
. Bendice, JESUS mio,
amantisimo Huesped, à to
do mi cuerpo, alma, san-.
gre, entrañas, y vida, ys
miembros, en que has sido
recibido, y habitas oy. Ben
dice á mi lengua, labios,
pecho, paladar, y á aquel
momento, en que viniste -
à mí. Bendice á todos mis
pensamientos, consejos,
obras
de siete dias, 399
obras, palabras,oficios, car
gos, y costumbres mias.
Apaga en mi todos los
deseos terrenos, y encien
deme con la fogosa fuerza
de tu amor, para que sea
una misma cosa contigo.
Dirigeme en tu camino, y
enseñame á hacer tu volun
tad. Aumenta en mi la fee,
esperanza, caridad, y to
das las virtudes necesarias
á mi estado. Concedeme
el perdon de mis pecados,
que número exceden à las
arenas del mar. Concede
me elúso saludable de este
- Sa
z 4oo Soledad

Sacramento, y que nunca


te reciba en pecado mor
tal, y que no salga de
esta vida sin este Viatico. ,
Ten misericordia de to
dos aquellos por quienes
debo orar, especialmente
de mis Padres, parientes, y
amigos,y de N. Atiende,Se
ñor, à todos los enfermos,
afligidos, tentados, agoni
zantes, y à los que estan en
qualquiera tribulacion, ó.
peligro. Atiende miseri
codioso, Dios à todos los
Reyes, Principes, y gen «...»
tes Católicas. Mira á los
--, He
N
de siete dias. 4o
Hereges; Cismaticos, Ju
dios, á todo el Gentilismo,
á todas las gentes apartadas
de la Fe, à todos los que
están en pecado mortal, y
à los obstinados pecadores;
y dales gracia para que se
arrepientan, y se convier
tan a ti. Socorre á todos los
que se encomendaron à mis
oraciones, y por quienes
debo orar.Concede á todos
los vivos gracia, y perdon,
à las animas de los fieles
difuntos luz, y descanso
eter f1O. -

Ora
-

- 4o2 ..., Soledad.


-
- --- .
-
- e -
--
- -- sº, • º - -

Oracion para alcanzar bue


na muerte.

O Cuerpo de mi Señor
Jesu-Christo crucificado,
- guarda mi alma, quando
salga de esta vida. O JE
SUS se para mí JESUS en
vida, y en muerte. OSan
gre preciosa de mi Señor!
haz que tu infinito valor, y
precio no se pierda en mi
muerte. r
O dulce JESUS mio!
Para aquella suprema ne
necesidad imploro tu su
pre
- • * * A -, º -
- r.

de siete dias. 4o3. ----


- -

prema necesidad, imploro


tu suprema misericordia.
Por los meritos de MA
RIA Santisima, y de to
dos los escogidos te pido
aquella gracia con que vés
que yo te he de ser grato
por toda la eternidad. Ins
pira á aquellos, que en
tonces estarán cerca de mi,
aquello que mas quieres
que yo haga.
Bendiceme anticipada
mente, misericordioso Se
ñor; bendiceme á mi, que
he de morir. Y quando
faltáren los espiritus vita
- les,
- era ---" - - ca--"

4O4. Soledad
les, y mi lengua no pueda
pronunciar tu suavisumo,
nombre, conoce no obs
tante entonces á tu criatu
ra, no criada por Dioses
agenos, sino por ti, so
lo Dios vivo, y verdade
ro. No perezca en su ma
licia lo que ha obrado tu
Bondad.
A tu piedad, ô JESUS
crucificado llaman los de
seos de mi corazon, para
que eternamente no sea
arrojado de tí. No permi
tas, ó Dios, que yo, por
quien fuiste condenado á
110 Lle1

-
S
de siete dias. 4o 5
muerte de Cruz, sea con
denádo á una eternidad lle
na de miserias. No convie
ne, que esta mi lengua que
ahora està teñida con tu
preciosa Sangre, eterna
mente blasfeme con los
demonios.
No permitas , JESUS
mio, tu preciosa Sangre se
pierda en mí, y no sea pri
vada de su fruto la derra.
maste por nuestra salud.
No permitas Salvador cle
mentisimo, que tantos tra- .
bajos, como por nuestra
causa sufriste, sean sin
efec
es
O Soledad
cto , ni sufras que tan
to precio se haya gastado
en vano: cumplase en no
sotros el fruto de tu Pa
sion, aproveche en noso-.
tros tu trabajo, tu muerte
obre en nosotros la vida.

Afectos á la Beatisima
- Viirgen , / á los
Santos.

POn en mi tus ojos, glo


riosisima Virgen MARIA,
“porque ahora tengo en mi
corazon á tu amantisimo
Hijo JESUS. Al mismo
- - que
º º

--
de siete dias. 467 s
que oy se me ha dado de
gracia, te represento á tí, y
le ofrezco á tus brazos,
para que le abracen, á tu
boca, para que le bese, á
tu corazon, para que le
ame, y juntamente con
tigo le adore.
Santos Angeles, Santos
Arcangeles, Queruvines,
y Serafines, mirad al Pri
mogenito del Eterno Pa
dre, al qual al entrar en
el mundo, por mandado
del Padre adorasteis, ado.
radle ahora en mi corazon,
y cantadle por mi, Santo,
Santo, Santo. To
4os Soledad
Todos los Santos, y
Santas de Dios, y vosotros
en particular Patronos, y
Abogados mios, amad en
mi corazon, alabad, y en
grandeced á este Señor
mio, que llenó de bienes
al ambriento, y miró à
un perro muerto, como
- yo.
Concluye.

ALma de Jesus, santi


came, Sangre de Jesus, la
bame. Pasion de Jesus,
confortame. Llagas de Je
sus, sanadme. Corazon de
Je
de siete dias. 4os s.
Jesus, recibeme. Espiritú
de Jesus, animame. Bon
dad de Jesus, reconcilia
me. Hermosura de Jesus,
atraheme Humildad de Je.
sus , humillame. Manse
dumbre de Jesus, mitiga
me. Paz de Jesus, pacifica
me. Amor de Jesus, infla
mame. Gracia de Jesus,
llename. Misericordia de
Jesus, salvame. Santidad
de Jesus, consagrame. Pu.
reza de Jesus, limpiame.
Cruz de Jesus, recibeme.
Clavos de Jesus, clavadme.
Espinas de Jesus, coronad
me. Hiel de Jesus, embria
- ... - S ga
, Io Soledad
gume. Boca de Jesus, ben
diceme en la vida, y en
la muerte, en tiempo, y
eternidad. Amen.

Otra Práctica de reveren


ciar devotisimamente á
Dios,despuesde haber
- - Comulgado. -

REndido , y como arras


, trando llego á tíDios mio,
siendo polvo, y ceniza,
átomo , y menudisima
criatura; antes nada soy,
y nada hay digno de tí,
que yo pueda ofrecerte de
mi, de alguna pura cria
tura, en todas sus espe
- ?
* -- cies.
--

>
-
de siete dias. 4 II

cies. Pero tengo no obs


tante, por don tuyo, de
donde ayudarme , para
glorificarte, adorarte, ala
barte; y dárte gracias, como
es digno, y correspondien
te á tu Divina Magestad.
Porque tengo dentro de
mi á Jesu-Christo, Dios
hombre, y hombre Dios,
que de tal suerte se me ha
comunicado, y unido con
migo, que él esta en mi,
y yo en él. Puedo, pues,
ahora, Señor, usurpar
propisima, y convenien
tisimamente las palabras
de tu Profeta : Bendice,
* - - S2 al
2. Soledad
alma mia, al Señor, y todas
las cosas, que están dentro,
de mí, à su Santo nombre.
O. Dios mio, lo que es
tá dentro de mi , como
dixe, es hombre Dios, es
tu Hijo. Haga, pues, mis.
veces aquel, que coloca
do, dentro de mi es todo
mio ahora, El bendiga por
mí tu Santo nombre dig
namente, él en mi, den
tro de mi, y por mi te
ame,te glorifique,teadore,
te dé gracias; y te tribu
te (pues puede), no solo.
honor infinito, sino aquel
que
s
es digno de ti, para
- tel
de siete dias. 4 I 3.
tu mayor complacencia, y
gusto.
Por el alaban los An
geles á tu Magestad, la
adoran las Dominaciones;
por que no haré yo tam
bien por el esto mismo, te
niendole dentro de mi? y
mucho mas porque estoy
incorporado, y emparen
, tado con el , y por eso tan
transmudado en él, que no,
tanto es el uno conmigo,
como yo uno con él. Asi,
pues, hecho uno con é,
te amo con su corazon, y
amor infinito para infinito
gusto tuyo.
- S3 - Abor
4 I4 Soledad
Aborrezco todo pecado,
y todo quanto te desa
grada , , con el odio, y
aborrecimiento suyo ; y
te adoro, glorifico , y
magnifico, y bendigo con
su adoracion , glorifica
cion , magnificacion, ala
banza, bendicion, y ob
sequios de infinito valor,
divinos, y dignos de tí.
Doite gracias por to
dos los beneficios con
cedidos á su Santisima
Humanidad , à la Bea
tisima Virgen MARIA,
su Madre , á todos los
Santos, á todas las cria
s tldes
de siete dias, 4 3
turas, y ultimamente á mi
entre ellas, con sugratitud,
y afecto; y todos sus actos
internos, y externos de su
vida mortal, é inmortal, ó
eterna, los quales consigo
mismo me ha dado, y asi
como se hizo uno conmi
go, asi los hizo todos mios,
te los ofrezco como un per.
fume de suavisimo olor pa
ra infinito deleyte de tu
Divino Corazon.
-

- «

Concluyo con estaspalabras


del Melifluo Doctor
San Bernardo, -" --,
-
Digno es ---
, Señor
y
mio

S4 Je
4 6 Soledad

Jesu-Christo , de muer
te, y ya està muerto,
el qué reusa vivir à ti,
y consiguientemente ala
barte, y glorificarte. Por
tí mismo, Dios mio, hi
ciste todas las cosas , y
el que quiere ser para si,
y no para tí, enpieza á.
ser nada entre todas las
cosas.

A MAYOR GLORIA,
y honra de Dios; y de la
Gloriosisima Virgen
MARIA , Se
- fora nues
º tras -

,
el crrca
-
...;...
«..." sº, --->
---, º
¿Y
a
y
ºv ,

º. º "º".
--
----
_-_- -------------