Está en la página 1de 3

legislación laboral

entendemos por legislación laboral a aquel conjunto de leyes y normas que tienen por objetivo
regularizar las actividades laborales, ya sea en lo que respecta a los derechos del trabajador, como
también a sus obligaciones y lo mismo para el empleador.

normas que regulan las relaciones laborales y todo lo inherente al trabajo y sus contingencias
la legislación laboral es una rama del derecho relativamente joven en comparación con otras
ramas ya que surge recién en el siglo xx luego de muchos años de protestas y reclamos de sectores
obreros que pedían por mejores condiciones de trabajo, estabilidad y seguridad.

legislación internacional

La Declaración Universal de Derechos Humanos adoptada por la ONU en 1948 es la afirmación


fundamental de principios sobre derechos humanos. Contiene dos Artículos, el 19 y el 21, que son
cruciales respecto a las obligaciones de los gobiernos sobre el papel de los medios en las
elecciones. El primero de ellos garantiza el derecho a la libertad de expresión. El segundo garantiza
el derecho a tomar parte en elecciones secretas periódicas.

La Declaración Universal impone obligaciones a todos los miembros de la comunidad


internacional. Pero, en tanto declaración, lo solo son en lo que concierne a las leyes
internacionales consuetudinarias. Con la adopción del Convenio Internacional sobre Derechos
Civiles y Políticos en 1966, esas mismas disposiciones fueron ampliadas y se les confirió fuerza
vinculante legal sobre todos los estados que lo ratificaron. El Artículo 19 del Convenio
Internacional afirma que:

Legislación nacional

Que la Constitución Política de la República reconoce y protege el derecho de libertad de industria


y comercio, así como el derecho de los inventores, como derechos inherentes a la persona
humana, garantizando a sus titulares el goce de la propiedad exclusiva de sus creaciones, de
conformidad con la ley y los tratados internacionales de los cuales la República de Guatemala es
parte;
EL CADEJO

Cuando la soledad y la afición acongojan el corazón de alguna alma apesadumbrada que trata de
olvidar su dolor con el alcohol, entonces aparece el acompañante idóneo que no se separa de el
hasta lograr aliviar su dolor y su pana hasta ganarlo con una muerte repentina.
Este espíritu protector, mejor conocido como el cadejo, que se presenta como “un perro negro
con casquito de cabra y ojos y aliento de fuego”. El personaje que persigue y protege a los bolos.
El cadejo gris cuida a los niños solos y el cadejo blanco es el protector de las mujeres solas,
abandonadas y viudas.
Se dice que este ser maligno acompaña “a los bolos”, pero si llega a lamerles la boca, los sigue por
nueve días y no los deja en paz hasta que se mueren. Entonces se, lleva su alma.
Cada vez que sea un perro negro detrás de un hombre no te confundas, puede ser que sea el
cadejo….
Las Zapatillas del Cadejo
El alba rayada de lila y palorrosa los volcanes y el horizonte de la ciudad.
En los árboles y arbustos de las plazas del teatro, de la victoria y en las plazuelas de los templos,
cabeceaban miles de pájaros. El fresco de aquella mañana era intenso.
Sobre la calle del Ángel, en la fonda del calvario, sentada frente a una mesa de pino, tiritando de
pesadumbre y sudando soledades, un hombre joven, profundamente demacrado, bebía en un
pequeño vaso de herradura.
A su lado, un perro negro dejaba acariciar una oreja de manera descuidada. Las puertas de la
fonda, recién abiertas al frescor de la mañana, permanecieron a la claridad colarse en su interior.
Tullido de frió, el hombre se restregó las manos. Engullo un trago más y saco del bolsillo interno de
su raído saco unas zapatillas de ballet que en un tiempo fueron rosadas y ahora estaban lustrosas
de tanta caricia. Las contemplo, las beso y las acaricio con esmero por largos minutos. Las dejo
sobre la mesa del piano y extrajo luego un papel escrito, lo desdobló con ternura y cuidad, y lo
leyó.
EL BURRO Y LA FLAUTA
Tirada en el campo estaba desde hacía tiempo una Flauta que ya nadie tocaba, hasta que un día
un Burro que paseaba por ahí resopló fuerte sobre ella haciéndola producir el sonido más dulce
de su vida, es decir, de la vida del Burro y de la Flauta.

Incapaces de comprender lo que había pasado, pues la racionalidad no era su fuerte y ambos
creían en la racionalidad, se separaron presurosos, avergonzados de lo mejor que el uno y el
otro habían hecho durante su triste existencia.