Está en la página 1de 5

FISIOLOGÍA DE LOS ELEMENTOS FORMES DE LA SANGRE

LA SANGRE

La sangre es un fluido que circula constantemente y proporciona al cuerpo la nutrición, el


oxígeno y la eliminación de desechos. La sangre es principalmente líquida, con numerosas
células y proteínas suspendidas en ella, lo que hace que la sangre "más espesa" que el agua
pura. La persona promedio tiene aproximadamente 5 litros (más de un galón) de sangre.

Aproximadamente la mitad del volumen de sangre está compuesto de células sanguíneas:

• Glóbulos rojos, que transportan oxígeno a los tejidos

• Glóbulos blancos, que combaten infecciones

• Plaquetas, células más pequeñas que ayudan a la sangre a coagularse

Las funciones principales de la sangre:

1. Transporte de gases respiratorios.

2. Transporte de nutrientes.

3. Actúa como vehículo.

4. Drenaje de producto de desecho

5. Mantenimiento del balance hídrico.

6. Mantenimiento del equilibrio ácido base.

7. Mantenimiento del balance de iones

8. Regulación de la temperatura corporal.

9. Acción defensiva. Coagulación.

10. Proteína plasmática de la sangre

11. Regulación de la presión arterial.

ELEMENTOS FIGURADOS

Las células hemáticas representan una categoría de células libres del tejido conectivo, estas
son producidas por los tejidos hemopoyéticos y al entrar al torrente sanguíneo quedan
suspendidas en el plasma sanguíneo.
ERITROCITOS

Los eritrocitos son discos que miden de siete a ocho micrómetros de diámetro. Los glóbulos
rojos contienen moléculas de hemoglobina que se unen al oxígeno, por lo que pueden
transportarse a los tejidos. Los glóbulos rojos maduros carecen de núcleo y orgánulos y no
tienen ADN nuclear. Los glóbulos rojos, las células del vaso endotelial y otras células
sanguíneas también están marcadas por glicoproteínas que definen los diferentes tipos de
sangre. La relación de glóbulos rojos a plasma sanguíneo se conoce como hematocrito, y
normalmente es de alrededor del 45%. El área de superficie combinada de todos los glóbulos
rojos del cuerpo humano sería aproximadamente 2,000 veces mayor que la superficie exterior
del cuerpo. En su superficie interna hay dos proteínas llamadas espectrina y actina que le dan
a la membrana elasticidad y durabilidad. Esto permite que los glóbulos rojos se estiren,
doblen y doblen a medida que se abren paso a través de vasos sanguíneos pequeños y vuelven
a su forma original cuando pasan a través de vasos más grandes.

Los eritrocitos constituyen el tipo más común de células hemáticas, existen aproximadamente
unos 5 millones de eritrocitos por cada 3cm de sangre. El diámetro de los eritrocitos tiene un
valor promedio de 7.2 µm, tienen tiene forma de un disco bicóncavo

Los eritrocitos circulantes viven durante aproximadamente 120 días. A medida que un RBC
envejece, su membrana se vuelve cada vez más frágil. Sin organelos clave, como un núcleo
o ribosomas, los RBC no pueden repararse solos. Muchos glóbulos rojos mueren en el bazo,
donde quedan atrapados en canales angostos, se rompen y se destruyen. La hemólisis se
refiere a la ruptura de glóbulos rojos, donde la hemoglobina se libera dejando membranas de
plasma vacías que son fácilmente digeridas por células conocidas como macrófagos en el
hígado y el bazo. Luego, la Hb se descompone en sus diferentes componentes y se recicla en
el cuerpo para su posterior uso o eliminación.

PLAQUETAS

Funcionalmente, las plaquetas se reconocen principalmente como reguladores clave de la


trombosis y la hemostasia

Los trombocitos miden entre uno y dos micrómetros de diámetro. Estos fragmentos celulares
unidos a la membrana carecen de núcleos y son responsables de la coagulación sanguínea
(coagulación). Son el resultado de la fragmentación de células grandes llamadas
megacariocitos, que se derivan de células madre en la médula ósea. Las plaquetas se
producen a razón de 200 mil millones por día, un proceso regulado por la hormona
trombopoyetina. Las plaquetas contienen ADN mitocondrial, pero no ADN nuclear.

La superficie pegajosa de las plaquetas les permite acumularse en el sitio de vasos sanguíneos
rotos para formar un coágulo, debido en parte a la liberación de factores de coagulación que
se produce durante la lesión endotelial de los vasos sanguíneos. Este proceso se llama
homeostasis. Las plaquetas secretan factores que aumentan la agregación plaquetaria local
(p. Ej., Tromboxano A), potencian la vasoconstricción (p. Ej., Serotonina) y promueven la
coagulación sanguínea (p. Ej., Tromboplastina, fibrinógeno). Las plaquetas son de
importancia crítica para la cicatrización de heridas, que solo puede ocurrir una vez que se
forma el coágulo y el sangrado cesa por completo.

Las plaquetas son pequeños fragmentos de células de la médula ósea y, por lo tanto, no se
clasifican realmente como células.

Las plaquetas tienen las siguientes funciones:

Secrete los vasoconstrictores que constriñen los vasos sanguíneos, causando espasmos
vasculares en vasos sanguíneos rotos

Forme tapones temporales de plaquetas para detener el sangrado

Secrete los procoagulantes (factores de coagulación) para promover la coagulación de la


sangre

Disuelva los coágulos de sangre cuando ya no los necesite

Digestión y destruir las bacterias

Secrete sustancias químicas que atraen a los neutrófilos y los monocitos a los sitios de
inflamación

Secrete los factores de crecimiento para mantener los revestimientos de los vasos sanguíneos

LEUCOCITOS

Los leucocitos suelen ser de mayor tamaño (10-14 micrómetros de diámetro) que los glóbulos
rojos. Carecen de hemoglobina pero contienen organelos, un núcleo y ADN nuclear. Los
glóbulos blancos son el componente funcional principal del sistema inmune del cuerpo.
Destruyen y eliminan las células viejas o aberrantes y los restos celulares, así como atacan
agentes infecciosos (patógenos) y sustancias extrañas. Hay varios tipos diferentes de glóbulos
blancos: basófilos, eosinófilos, neutrófilos, monocitos, células asesinas naturales, linfocitos
de células B y T, macrófagos y células dendríticas, todos los cuales realizan funciones
distintas.

Los glóbulos blancos (WBC) también se conocen como leucocitos. Se pueden dividir en
granulocitos y granulocitos. Los primeros tienen citoplasmas que contienen organelos que
aparecen como gránulos de colores a través de microscopía óptica, de ahí su nombre. Los
granulocitos consisten en neutrófilos, eosinófilos y basófilos. Por el contrario, los
granulocitos no contienen gránulos. Se componen de linfocitos y monocitos.

Se los clasifica en cinco tipos distintos:


GRANULOCITOS

Neutrófilos: estos contienen gránulos citoplásmicos muy finos que se pueden ver bajo un
microscopio óptico. Los neutrófilos también se llaman polimorfonucleares (PMN) porque
tienen una variedad de formas nucleares. Desempeñan un papel en la destrucción de bacterias
y la liberación de sustancias químicas que matan o inhiben el crecimiento de bacterias.

Eosinófilos: estos tienen gránulos grandes y un núcleo prominente que se divide en dos
lóbulos. Funcionan en la destrucción de alérgenos y productos químicos inflamatorios, y
liberan enzimas que desactivan los parásitos.

Basófilos: tienen un núcleo pálido que generalmente está oculto por gránulos. Secretan
histamina, lo que aumenta el flujo sanguíneo del tejido a través de la dilatación de los vasos
sanguíneos, y también secretan heparina, que es un anticoagulante que promueve la
movilidad de otros glóbulos blancos mediante la prevención de la coagulación.

AGRANULOCITOS

Linfocitos: estos se clasifican generalmente como pequeños, medianos o grandes. Los


linfocitos medianos y grandes generalmente se observan principalmente en el tejido
conectivo fibroso y solo ocasionalmente en el flujo sanguíneo de la circulación. Los linfocitos
funcionan al destruir células cancerosas, células infectadas por virus y células invasoras
externas. Además, presentan antígenos para activar otras células del sistema inmune.
También coordinan las acciones de otras células inmunes, secretan anticuerpos y sirven en la
memoria inmune.

Monocitos: son los más grandes de los elementos formados. Su citoplasma tiende a ser
abundante y relativamente claro. Funcionan para diferenciarse en macrófagos, que son
grandes células fagocíticas, y digieren patógenos, neutrófilos muertos y restos de células
muertas. Al igual que los linfocitos, también presentan antígenos para activar otras células
inmunes.

PLASMA

El plasma sanguíneo es una mezcla de proteínas, enzimas, nutrientes, desechos, hormonas y


gases.

Alrededor del 55% de la sangre es plasma sanguíneo, una matriz líquida de color pajizo en
la que se suspenden las células sanguíneas. Es una solución acuosa que contiene
aproximadamente 90% de agua, 8% de proteínas de plasma sanguíneo soluble, 1% de
electrolitos y 1% de elementos en tránsito. El uno por ciento del plasma es sal, lo que ayuda
con el pH. El volumen de plasma sanguíneo humano tiene un promedio de 2.7-3.0 litros.
El plasma contiene moléculas que se transportan por todo el cuerpo. Los gases respiratorios,
como el oxígeno y el dióxido de carbono, pueden disolverse directamente en el plasma. Sin
embargo, la mayor parte del oxígeno está unido a la hemoglobina, y la mayoría del dióxido
de carbono se convierte en iones de bicarbonato en el plasma. Las hormonas y los nutrientes
como la glucosa, los aminoácidos y las proteínas, los lípidos y los ácidos grasos, y las
vitaminas también se disuelven en el plasma. Los productos de desecho se transportan a
través del plasma durante su eliminación, incluida la urea y el amoníaco.

Lectura recomendada

http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.3109/09537104.2014.909022

http://www.redalyc.org/html/3438/343846574006/

Biliografia

https://www.nature.com/articles/nri3908

http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S0120-
41572015000100021&script=sci_arttext&tlng=es

https://ddd.uab.cat/record/165226

http://www.sah.org.ar/revista/numeros/vol21/extra/06-Vol%2021-extra.pdf

También podría gustarte