Está en la página 1de 2

La saturación de bases en los suelos

La base de saturación es la cantidad de iones cargados positivamente, con exclusión de


iones de hidrógeno y aluminio, que son absorbidos en la superficie de las partículas del
suelo y se mide y es expresada como un porcentaje. La saturación de bases está
relacionada positivamente con el pH del suelo debido a que un valor de saturación de
bases alta indicaría que los sitios de intercambio de una partícula de suelo están
dominadas por iones no ácidos.

Mediante este artículo los especialistas de Grupo SACSA le darán a conocer lo importante
que es conocer qué saturación de base tiene su suelo para que con esta información
logre conocer mejor la situación de su suelo, así como de las necesidades que tiene.

Usos

La saturación de bases proporciona información útil de la acidez, la disponibilidad de


nutrientes y la fertilidad de los suelos en general. También le permite determinar la
capacidad del suelo para actuar como un amortiguador frente a la acumulación de ácido y
el potencial de lixiviación de minerales a partir de la tierra.

Intercambio catiónico

Iones de carga positiva, tales como calcio y magnesio, son conocidos como cationes y
absorben la carga negativa de las partículas del suelo denominadas sitios de intercambio
de cationes. Con qué facilidad estos iones puede ser eliminados o agregados al sitio de
carga negativa en los suelos es un indicativo de la facilidad con la que la saturación de
bases se puede cambiar.

La aplicación de fertilizantes

El nitrógeno es un componente frecuente en muchos fertilizantes comerciales. Las plantas


pueden utilizar de manera eficiente el amonio nitrógeno relativo a otras formas de
nitrógeno y amonio que tiene una carga positiva. Por lo tanto, el conocimiento de los
cationes adsorbidos en los sitios de intercambio catiónico puede permitir la aplicación de
fertilizantes específicamente adaptados y sincronizados.

Química de suelos

La disponibilidad de nutrientes, el pH y la facilidad con que los iones son absorbidos y


desorbidos de las partículas del suelo determina la funcionalidad global de un suelo. Las
plantas y los microbios del suelo requieren condiciones específicas para avanzar en la
vida y la saturación de las bases es una buena medida de las condiciones del suelo en
general
Capacidad de cationes en el intercambio del suelo

Esta propiedad química del suelo se refiere a la cantidad total de cargas negativas que
están disponibles sobre la superficie de las partículas en el suelo. También se puede
definir como el número total de cationes intercambiables que un suelo en particular puede
o es capaz de retener (cantidad total de carga negativa).Conocer la Capacidad de
Intercambio Catiónico (CIC) de un suelo es fundamental, pues este valor nos indica el
potencial de un suelo para retener e intercambiar nutrientes. Además la CIC afecta
directamente la cantidad y frecuencia de aplicación de fertilizantes. La mayor influencia
sobre la CIC viene de las arcillas del suelo y de la materia orgánica. La arcilla tiene una
capacidad de 10-150 cmol(+)/kg, mientras que la materia orgánica tiene una capacidad de
200-400 cmol(+)/kg, es decir la materia orgánica tiene más alta CIC. Los cmol(+)/kg =
meq/100g. Los aportes de materia orgánica además de provocar un incremento en la CIC,
también mejoran las propiedades físicas del suelo, incrementa la infiltración de agua,
mejora la estructura del suelo, provee de nutrimentos a la planta y disminuye las pérdidas
por erosión. Por otro lado los aninones en el suelo, tienen un comportamiento muy distinto
a los cationes. El fosfato es retenido fuertemente debido a la formación rápida de
compuestos insolubles. El sulfato es retenido débilmente. El nitrato y el cloruro no son
retenidos en el suelo y se mueven libremente con el agua del suelo