Está en la página 1de 17

EL PROCESO DE PREPARACIÓN DEL PERSONAL DE LA

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CHIHUAHUA PARA EL


TRABAJO EN BIBLIOTECAS Y ANÁLISIS DEL DESEMPEÑO
DEL MISMO EN EL CASO DE LA FACULTAD DE FILOSOFÍA
Y LETRAS.
Ponencia presentada para:
COLOQUIO ALCI / UV 2007
“Evaluación del Desempeño del Personal Bibliotecario”
Universidad Veracruzana
Boca del Río, Veracruz
Septiembre 16-18, 2007

Marcos López Carrasco


(mlop888@gmail.com)
Cristina Lourdes Saucedo Navarro
(cristina_saucedo@hotmail.com)

Universidad Autónoma de Chihuahua


Facultad de Filosofía y Letras
Alumnos de la Licenciatura en Ciencias de la Información

RESUMEN
La UACH, a través del Sistema Universitario de Bibliotecas Académicas ofrece
cursos de capacitación a su personal a fin de que, al abrirse una plaza laboral en el
área bibliotecaria de la Universidad, esta pueda ser ocupada por aquellos que han
llevado el curso; el trabajo presente pretende analizar los contenidos de dicho curso,
y al mismo tiempo contrastarlo con los resultados de una muestra obtenida que
diferenciará el analisis cuantitativo y cualitativo del servicio ofrecido, y propone la
implementación de un mecanismo que evalúe las funciones del personal bibliotecario
con el objeto de eficientar su desempeño profesional.
INTRODUCCION

Se analizará en este trabajo la situación del personal bibliotecario de la UACH a


través del caso de la Facultad de Filosofía y Letras, en esta investigación se tratarán
situaciones entre las cuales pueden mencionarse los intentos de profesionalización
del personal bibliotecario, que han rendido pocos o nulos frutos debido a la
intervención sindical, dicho sindicato ha jugado tradicionalmente un papel
preponderante en la gestión bibliotecaria debido a que las plazas de bibliotecario en
la Universidad son ocupadas por personal administrativo sindicalizado, y estos
bibliotecarios cuentan con un nivel educativo bajo con relación a las tendencias
bibliotecológicas internacionales.
Por otra parte, se analiza el desempeño del personal bibliotecario de la biblioteca
Bertrand Russell de la Facultad de Filosofía y Letras desde varios puntos de vista;
por una parte, se realizó un análisis cuantitativo que permite determinar la
productividad de cada una de las bibliotecarias mediante el numero de transacciones
realizadas, es decir, el numero de prestamos de cada una de las bibliotecarias, y por
otra, se analizó el desempeño del mismo personal, pero desde una perspectiva
cualitativa, para ello, se procedió a la aplicación de un cuestionario a los usuarios de
dicha biblioteca que fue diseñado con dos enfoques; por una parte, determinar el
grado en el que los usuarios están familiarizados con el uso de los servicios
bibliotecarios para posteriormente analizar la perspectiva que dichos usuarios tienen
con respecto a la calidad de servicio ofrecido por las bibliotecarias para en base a
ello determinar si es necesario redireccionar el curso de inducción a bibliotecas
ofrecido por el SUBA al personal administrativo de la Universidad.
Finalmente, este análisis de la situación del personal bibliotecario servirá como
precedente que habrá de servir para el desarrollo del prototipo de un mecanismo
piloto que sirva para la evaluación del personal bibliotecario de la Facultad de
Filosofía y Letras, el cual habrá de medir el nivel de eficiencia ofrecida desde el
modulo de circulación al usuario y de esta manera determinar las áreas de
oportunidad del personal para, con este antecedente, trabajar en la implementación
de mecanismos que permitan un mejor desempeño de sus funciones.

MARCO GENERAL

La Universidad Autónoma de Chihuahua cuenta con dieciséis unidades académicas,


entre facultades, institutos y escuelas, cada una de esta cuenta con una biblioteca, y
las bibliotecas de la universidad son a su vez dependientes del Sistema Universitario
de Bibliotecas Académicas (SUBA).
El SUBA, ofrece cursos para el personal sindicalizado de planta de la Universidad,
esto con el objeto de que al abrirse una plaza para el puesto de bibliotecario en
alguna de las unidades académicas, esta pueda ser ocupada por alguna de las
personas que previamente ha llevado y aprobado los módulos del que está
conformado el curso; sin embargo, la problemática se presenta debido a que al
personal sindicalizado solo se le solicita haber llevado y aprobado dicho curso, sin
importar el tiempo transcurrido desde que llevaron dicho curso hasta que alcanzaron
la plaza laboral como bibliotecarios.
Aunado a esto, el nivel académico para la plaza de bibliotecario dentro de la
Universidad Autónoma de Chihuahua, pide que al menos cumpla con nivel educativo
medio superior, sin embargo, en el documento Normas Para Bibliotecas de
Instituciones de Educación superior e Investigación, editado por el Compab-IES,
organismo dependiente de la ANUIES, y al que la UACH está suscrito dice que “El
personal bibliotecario debe poseer formación profesional en bibliotecología...”, la
profesionalización del personal bibliotecario en un buen numero de países es ya una
realidad que ha permitido incrementar la eficiencia de la calidad en cuanto a
servicios bibliotecarios, sin embargo, y pese al buen numero de esfuerzos realizados
desde la coordinación general del SUBA, y mayoritariamente debido a cuestiones
sindicales, no ha conseguido cambiarse el perfil del bibliotecario de la UACH.
Es necesario contextualizar la situación del personal bibliotecario de la universidad,
para de esta forma dar paso y entender de mejor manera el objeto de estudio de la
investigación presente, por lo cual, de forma meramente informativa, se abre un
paréntesis en el cual se analizarán los contenidos del curso de inducción a
bibliotecas ofrecido por el Sistema Universitario de Bibliotecas Académicas a los
trabajadores del Sindicato de Trabajadores al Servicio de la Universidad Autónoma
de Chihuahua “Lic. Oscar Soto Maynez” para de esta manera poder contrastar las
competencias adquiridas por el bibliotecario con los niveles de satisfacción de los
usuarios con respecto al servicio ofrecido por los mismos, así como el punto de vista
del bibliotecario con respecto de este mismo curso y de esta manera poder obtener:

1. Un indicador que determine la eficiencia del curso de inducción a bibliotecas


ofrecido por el SUBA y realizar, de ser necesario, la propuesta de reajuste de
los contenidos de dicho curso para ajustarse a las necesidades de los futuros
bibliotecarios.
2. El prototipo de evaluación constante del personal bibliotecario de la
Universidad para de esta manera medir los niveles de satisfacción o
insatisfacción de parte de los usuarios de las bibliotecas de la universidad con
respecto al personal, y de esta manera aplicar, en caso necesario, acciones
preventivas o correctivas.

PROFESIONALIZACIÓN.

Para ser bibliotecario de la Universidad Autónoma de Chihuahua, es necesario


contar, con nivel educativo medio-superior, sin embargo, el nivel académico de los
bibliotecarios de una institución como el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores
de Monterrey, tiende a llevar a su personal bibliotecario a un nivel académico mas
elevado, puesto que a su personal se ofrece la Maestría en Bibliotecología y Gestión
del Conocimiento; a simple vista, pudiera parecer incluso inverosímil la comparación
entre una institución de educación publica y una privada, sin embargo, la
profesionalización, y el tener personal altamente capacitado laborando en biblioteca,
es la tendencia marcada ya a niveles tanto nacional como internacional, esto lo
refleja un estudio realizado por la IFLA, el cual revela que son ya un buen numero de
países los que cuentan con enseñanza de la bibliotecología, algunos de ellos son
incluso países mas atrasados en lo que a materia económica respecta que el
nuestro. Entre los países en los cuales se imparten programas de nivel superior en
bibliotecología se encuentran África del Sur, Arabia Saudita, Argelia, Etiopía, Irán,
Irak, Malasia, Sri Lanka, Sudán, Líbano, Libia, Zaire, Turquía y Zambia entre otros.
Por todo esto, es menester que la UACH se sume a las tendencias internacionales
que rigen la corriente bibliotecológica de nuestros días para no rezagarse y
permanecer inerte mientras que los principales organismos de educación superior de
México avanzan en dichos rubros.
La Universidad Autónoma de Chihuahua, tiene la capacidad de absorber a por lo
menos cuatro generaciones completas de egresados de la licenciatura en Ciencias
de la Información para el trabajo en las propias Unidades Académicas, hecho con el
cual se alcanzaría la elevación del nivel académico y el mejoramiento del perfil
bibliotecario de la UACH, cabe mencionar que la formación de bibliotecarios
profesionales contribuye a la optima utilización de los recursos informativos y a la
implementación de programas de autoaprendizaje debido a que el bibliotecario
profesional cuenta con las herramientas cognitivas que permiten ayudar al usuario a
desarrollar sus propias habilidades informativas, logrando como producto,
profesionistas mejor capacitados para la recuperación de la información que
requieren, esto debido a que la labor del bibliotecario es de carácter académico, de
esa manera se elevará la calidad de los programas educativos, al lograr desarrollar
estas habilidades en los estudiantes, el bibliotecólogo romperá con paradigma de
prestar libros estando solo en el modulo de circulación, de esta manera podrá
explotarse su capital intelectual; sin embargo, se presenta a esta eventual situación,
la presión sindical que ha inhibido la posible elevación del nivel académico requerido
para alcanzar una plaza bibliotecaria dentro de la Universidad, esto debido a que el
Sindicato de Trabajadores de la Universidad verían directamente afectados sus
intereses se han rotundamente negado a dicha posibilidad con lo cual la UACH se
convierte en espectadora de los cambios y adecuaciones que la bibliotecología
requiere en nuestros días.
La profesionalización del actual personal bibliotecario de la UACH, si las autoridades
académicas así lo consideran pertinente, deberá gestionarse por medio del
sindicato, esto debido a que las nuevas tendencias dentro de las ciencias de la
documentación y bibliotecología exigen que estos posean habilidades docentes que
le permitan instruir al usuario en el uso de las herramientas bibliotecarias, de la
misma manera, el perfil del nuevo bibliotecólogo deberá cumplir con exigencias
como pueden ser la actualización constante en el uso de las nuevas tecnologías, así
como la adquisición de conocimientos en áreas que no han sido tradicionalmente
consideradas dentro del ramo de la bibliotecología como son la administración de
capital humano, la gestión del conocimiento entre otras.
Lamentablemente, aun se vislumbra un panorama poco alentador en este aspecto
dentro de la Universidad Autónoma de Chihuahua, debido a que el Sindicato de
Trabajadores de la UACH no ha permitido que las plazas de bibliotecario sean
ocupadas por personal no agremiado al sindicato, esta situación ha sumido a
muchas de las bibliotecas universitarias en un circulo vicioso que no permite
gestionar de mejor manera los recursos informativos puesto que las plazas están en
manos de personal que desconoce en buena medida las técnicas para la correcta
gestión bibliotecaria.

CURSO DE INDUCCIÓN A BIBLIOTECAS.

Dicho curso tiene una duración total de veinte horas y está conformado por tres
módulos que son, Concepto general de una biblioteca, Procesos técnicos básicos,
manejo del sistema ALEPH y bases de datos.
En el primero de los módulos se abarcan las diferentes tipologías de bibliotecas, así
como las diferentes áreas que conforman a una de estas y el acomodo del acervo en
la estantería. El segundo de los módulos, el enfocado a procesos técnicos, desglosa
tanto el proceso técnico por el que debe pasar un libro, como el proceso físico del
cual se encargan en la propia biblioteca en que se desempeñan; finalmente, el tercer
modulo, el enfocado a el manejo del sistema ALEPH, así como la instrucción en el
uso de las bases de datos electrónicas con que la universidad cuenta, en el cual se
les capacita en el uso y dominio de dichas tecnologías de información.
Ahora bien, una vez contextualizada la situación de la Universidad Autónoma de
Chihuahua, es menester dar paso al análisis del objeto de estudio de este trabajo.
La biblioteca Bertrand Russell de la Facultad de Filosofía y Letras, cuenta con una
población estudiantil aproximada de seiscientos estudiantes, para la atención de
este numero de personas, se cuenta con un total de cuatro bibliotecarias, entre las
cuales ofrecen un horario de servicio de 8 de la mañana a 8 de la noche, y a cada
una de estas, se les ha delegado la responsabilidad de atender alguna de las áreas
de la biblioteca como son la hemeroteca, la colección de tesis, la videoteca y
además de esto, el acervo ha sido dividido en cuatro partes, cada una de las cuales
está al cuidado de una de las bibliotecarias.
Por otra parte, el instrumento evaluativo que se utilizó para este ejercicio, consistió
en dos fases, por una parte, se aplicó un cuestionario que, como se ha mencionado
antes, intentaba medir la opinión que los usuarios de la biblioteca Bertrand Russell
tienen con respecto al servicio ofrecido por las bibliotecarias, y por el otro, se han
medido las estadísticas arrojadas por el sistema LogALEPH, el cual mide el numero
de prestamos por bibliotecaria y el cual nos ofrece un panorama de la producción
laboral de cada una de ellas.
EVALUACIÓN DEL PERSONAL.

Análisis cuantitativo.
Como se ha mencionado anteriormente, el Sistema Universitario de Bibliotecas
Académicas de la UACH utiliza ALEPH, software que permite obtener estadísticas
en distintas variantes, dentro de las cuales se encuentran las estadísticas de
préstamo por bibliotecaria en cada una de las Unidades Académicas de la
Universidad, del LogALEPH, que es la herramienta que se ha utilizado para la
evaluación del desempeño bibliotecario en cuestiones numéricas, que reflejan la
cantidad de prestamos externos y en sala que cada una de las bibliotecarias realizó.
Antes de proceder a la exposición de los resultados arrojados por la herramienta
antes mencionada deben tomarse en cuenta una serie de consideraciones previas
que permitirán comprender con mayor precisión las cifras mencionadas aquí.
Las estadísticas y números aquí mencionados comprenden solamente el año
corriente, mismo año en el cual, ha cambiado la Coordinadora de Servicios
Bibliotecarios y una de las bibliotecarias se ha jubilado, motivo por el cual se ha
incorporado una nueva bibliotecaria, debido a esto, se han considerado las cuatro
bibliotecarias que actualmente laboran en el modulo de circulación para la
evaluación siguiente; de la misma forma, se han considerado también las
transacciones realizada por la bibliotecaria que terminó de laborar en la biblioteca en
fechas precedentes, así como la actual Coordinadora de Servicios Bibliotecarios,
además de un bibliotecario extra que laboró en la facultad durante un par de días por
concepto de interinato.
Con este antecedente, se procederá a analizar los casos de cada una de las ocho
bibliotecarias que a lo largo del año presente han prestado sus servicios en la
Facultad de Filosofía y Letras y se comenzará por el análisis de préstamo de
quienes actualmente no laboran más dentro de la institución.
Fabiola Terrazas, ex Coordinadora de Servicios Bibliotecarios de la Facultad de
Filosofía y Letras, cuenta con un total de 150 préstamos en el periodo comprendido
entre los meses de enero y junio, es una de las cifras mas bajas, sin embargo es
menester considerar que sus labores no son propiamente de circulación.
Empleado extra que cubrió la ausencia de la bibliotecaria Norma Holguín por un
período de dos días, acumuló un total de 66 préstamos en ese tiempo.
Irma Ordáz fue bibliotecaria de la Facultad de Filosofía por casi tres décadas,
periodo que culminó en el mes de abril del presente año, desde el inicio del
semestre enero – junio 2007, hasta la fecha de su jubilación, acumuló un total de
845 prestamos.
Por otra parte, la actual Coordinadora de Servicios Bibliotecarios, Patricia Murguía,
en el periodo comprendido del 16 de abril a la fecha, ha acumulado un total de 130
prestamos a diversos usuarios.
Norma Holguín, cuenta con una licenciatura trunca en biblioteconomía y forma parte
de la planta laboral bibliotecaria de la facultad, en el mismo periodo en el que se ha
analizado a las anteriores bibliotecarias, ella ha acumulado un total de 1727, es
decir, un 23,01% del total de los prestamos realizados en el año presente.
Ena Modesto por su parte, en cuestiones numéricas, según cifras arrojadas por la
herramienta LogALEPH, cuenta con un 26,62% del total de prestamos realizados en
lo que va del año, este porcentaje representa un total de 1998 transacciones de
préstamo.
Sandra de la Rosa, la bibliotecaria con menor tiempo dentro de la biblioteca, aunque
con experiencia bibliotecaria previa en distintas Unidades Académicas, cuenta, con
un total de 687 prestamos desde su fecha de llegada a la institución, dicha cantidad
representa un 9,15%.
Finalmente, Olga Mendías por su parte, en el mismo periodo analizado que en los
casos expuestos anteriormente, ha tenido una productividad laboral que representa
el 29,05% del total de préstamos en lo que va del 2007, es decir, un total de 2180
transacciones.
Cuando las cifras se analizan desde la división de turnos según los cuales están
ubicadas las cuatro bibliotecarias que laboran, las cifras son las siguiente
El turno matutino, en el cual se han englobado los prestamos tanto de las
bibliotecarias que laboran actualmente, así como las transacciones realizadas por la
bibliotecaria que actualmente se encuentra jubilada y las realizadas por el personal
extra que cubrió la ausencia de una de las bibliotecarias del turno matutino, la cifra
final de prestamos nos dice que en dicho turno se cubrió un 44,31% del total de los
prestamos.
El turno vespertino por su parte, cubrió un total de 55,68% del total de los préstamos
realizados en el periodo comprendido de los meses de enero a agosto del año
presente.
Este análisis ha intentado presentar un panorama numérico que presenta cifras
obtenidas del sistema ALEPH. Dicho panorama refleja la productividad en el modulo
de circulación de manera detallada para cada una de las bibliotecarias de la
Facultad.
Sin embargo, y debido a que la evaluación numérica si bien es importante debido a
que ofrece un panorama amplio que permite analizar la productividad laboral
detallada por bibliotecaria, se decidió contrastar las cifras arrojadas por LogALEPH,
con una encuesta que midiera la satisfacción de los usuarios con respecto del
servicio ofrecido por las propias bibliotecarias, los resultados de dicho análisis se
desglosan a continuación.

Análisis cualitativo.
Como se mencionaba anteriormente como análisis cuantitativo se realizo la
aplicación de una encuesta a los alumnos que frecuentaban la biblioteca para
conocer la familiaridad con la que interactúan con el servicio ofrecido por las
bibliotecarias antes mencionadas, dando como resultado que un aproximado del
50% de los estudiantes acudieran diariamente a la biblioteca, el 30% dos veces por
semana, el 13% una vez por semana y solo el 11% menos de una vez por semana
(ver figura 1).
Con el fin de hacer un análisis comparativo entre la satisfacción del usuario dentro
de la biblioteca Bertran Russell en cuanto a la calidad del servicio el 71% (ver figura
2) de los encuestados han acudido a otra biblioteca quedando como las dos
principales la biblioteca central mejor conocida como SUBA con un 44% de visitas, y
el 15% la biblioteca del Instituto de Bellas Artes, esto nos muestra que la cercanía
geográfica, y materia a fin están íntimamente ligados (ver figura 2.1).
Los alumnos tienen diferentes requerimientos, pero los más usuales son el préstamo
externo, sala de consulta, préstamo de computadoras, (ver figura 3)
Dentro de la encuesta aplicada a los alumnos se les pidió que evaluaran el servicio
de las bibliotecarias y su desempeño según su experiencia al recibir dicho servicio;
se les presento una escala de cinco opciones, al condensar los resultados no se
observo ningún resultado negativo, en su mayoría los usuarios concordaron en que
el servicio era muy bueno con un 51% y bueno 40% (ver figura 4).
Dentro del cuestionario aplicado a los usuarios, se dispuso un espacio en el cual les
era posible agregar comentarios si fuese necesario, de los más recurrentes
estuvieron que era necesario profesionalizar de los servicios, en especial el de
referencia ya que solo se cuenta con una referencista dentro de esta unidad
académica.
En cuanto al personal que labora en la biblioteca se les aplico un cuestionario, con el
fin de evaluar la capacitación que obtuvieron para el puesto y contrastarlo con
desempeño real dentro de la unidad bibliotecaria, alguna de las encuestadas no
recibió ningún tipo de capacitación, ya que cuando la bibliotecaria comenzó a laborar
en dicho departamento el curso no era requisito de ingreso, de igual manera dentro
de los comentarios vertidos en los cuestionarios aplicados al personal bibliotecario,
estas mencionaron que no estarían dispuestas a recibir capacitación fuera del
horario laboral, por diferentes motivos (ver figura 6), dentro del cuestionario se les
pregunto que en base a su opinión si ¿el perfil de bibliotecario de las bibliotecas
pertenecientes al SUBA debería profesionalizarse? a lo cual respondieron en su
mayoría, que no seria necesario ya que el perfil de su plaza según su sindicato
estaba estructurado de manera tal, que el personal administrativo de la universidad
una vez que haya aprobado el curso de inducción a bibliotecas se encuentra
capacitado para el trabajo en las mismas, sin embargo al cuestionarlas sobre quien
seria la persona idónea para la evaluación de su desempeño, la respuesta
recurrente fue que quien debiera hacerlo es el coordinador de servicios bibliotecarios
de cada unidad académica, sin embargo realmente quien debería evaluar sus
desempeños es el usuario quien es el beneficiario directo de lose servicios ofrecidos.
Finalmente observamos que el análisis cualitativo arrojo como resultado que el
usuario de la biblioteca Bertran Russell esta en un 80% de acuerdo con los servicios
ofrecidos, ofreciendo como sugerencia, la profesionalización de los servicios y del
personal a cargo de estos.

CONCLUSIONES.

En base a la situación previamente evaluada, se ha podido determinar que es


necesaria la implementación de un método evaluativo para en base a ello medir la
eficiencia del personal bibliotecario y determinar acciones que permitan la
eficientización de los recursos de las bibliotecas pertenecientes al SUBA.
La propuesta elaborada consiste en la implementación de cinco puntos que
eventualmente ayudarán a la medición tanto del la productividad con respecto a los
prestamos, como a la calidad del servicio ofrecido por los bibliotecarios.
Dicha propuesta evaluativa para el personal bibliotecario consiste en:
1. De la misma manera que se evalúa al personal docente de la Facultad, y
dado que a lo largo del trabajo presente se habló de la necesidad de elevar el
perfil bibliotecario a un nivel equitativo al de los docentes, aplicar una
evaluación semestral del personal bibliotecario de la Facultad con el fin de
obtener un panorama mas amplio con respecto de la percepción que el
alumnado tiene con respecto del servicio ofrecido en la biblioteca, y con ello,
ofrecer a la Coordinación de Servicios Bibliotecarios de la Facultad de
Filosofía y Letras la posibilidad de conocer la opinión que se tiene sobre la
biblioteca. Esto ofrecerá a la Coordinación la posibilidad de conocer las áreas
de oportunidad que se tienen en la biblioteca.
2. Aunado a la propuesta de evaluación semestral, se propone la rea promoción
activa y constante del buzón de sugerencias que permitiría la permanente
captación de sugerencias que deberán ser tomadas en cuenta y servirán
como un complemento por que si bien, dicho buzón incluye propuestas tanto
de cuestiones de infraestructura y de acervo, en estas propuestas deberán,
inevitablemente incluirse por parte de los usuarios algunas sugerencias con
respecto del servicio.
3. En el I Simposium de la DES de Educación y Cultura de la Universidad
Autónoma de Chihuahua se propuso por parte de las Coordinadoras de
Servicios Bibliotecarios tanto del Instituto de Bellas Artes, como de la Facultad
de Filosofía y Letras, M.C. Edna Molina y M.B.T. Patricia Murguía Jáquez
respectivamente, la fusión de ambas bibliotecas debido a que ambas
comparten acervos especializados en el área humanística, educacional y
cultual, debido a esto, será necesaria la implementación de un análisis de la
propia biblioteca del Instituto de Bellas Artes, a fin de determinar la
compatibilidad entre las dos bibliotecas con respecto de los servicios y
personal, esto, con el fin de prevenir una eventual problemática surgida de la
fusión de ambas bibliotecas.
4. El uso del modulo de ALEPH enfocado a la obtención de estadísticas es uno
de los mas sub utilizados, debido a ello, es imposible tener una panorámica
de lo que se realiza dentro del modulo de circulación, puesto que es
necesario que desde la Coordinación de Servicios Bibliotecarios se tenga
conocimiento de las estadísticas de uso, la propuesta es la utilización de esta
herramienta a un nivel institucional y estandarizado que permita determinar la
eficiencia no solo del personal bibliotecario, sino también del uso del acervo,
lo que a la postre terminará redundando en una mejora de la calidad de los
servicios todos que se ofrecen a nivel SUBA.
5. Desde la Coordinación General del SUBA se ha implementado el servicio de
referencia que es fruto de los esfuerzos que se han realizado para mejorar el
servicio ofrecido por las bibliotecas pertenecientes al Sistema Universitario de
Bibliotecas Académicas. Este programa piloto se encuentra en la fase de
capacitación de aquellos que serán los desarrollen en sus unidades
académicas dicho proyecto, sin embargo, esta ultima propuesta se retoma de
la realizada por el Coordinador General del suba y menciona que una de las
materias básicas para los estudiantes universitarios debe versar en torno a la
formación del estudiante para la satisfacción de sus propias necesidades
informativas.

El panorama bibliotecario de la Universidad Autónoma de Chihuahua puede ser


mejorado siempre y cuando comiencen a desarrollarse los mecanismos para elevar
la calidad del servicio por parte de los bibliotecarios, y a su vez, en la medida en que
se desarrolle la profesionalización de los bibliotecarios, se contará con una mejor
gestión de los acervos con los que la UACH cuenta, y esto a su vez, redundará en
una mayor calidad educativa para aquellos que se encuentran matriculados en
alguna de las opciones de licenciatura o posgrado de la Universidad Autónoma de
Chihuahua.
ANEXOS

Frecuencia de uso

47.45
50
40
27.11
30
20 11.86 13.55
10
0
Menos de una vez x Dos o mas Diario
una vez x semana veces por
semana seman

fig. 1

Uso de bibliotecas

71

80

70

60
50
40
29
30 Si
20
10
No
0

fig. 2
Bibliotecas SUBA

IBART
3%
14% Enfermería
2%
5% 44%
Derecho
7%
7%
3% Química
15%
Contabilidad

Zootecnia
fig. 2.1

Servicios

35
30
25
20
15
10
5
0
Préstamo Lectura Referencia Hemeroteca Préstamo Estudio Consulta de
computadoras externo libros

fig. 3

Calidad de servicio

3.7 3.7

Regular
40.74
Bueno
Muy bueno
51.85 Exelente

fig. 4

Mejora en el servicio

28.81 28.81
30
25
18.64 18.64
20
15
10 5.08
5
0
Trato a los usuariosProfecionalizacion Manejo de Otros No contesto
de lo servicios herramientas de
referencia

fig. 5
BIBLIOGRAFIA

Sullivan, Maureen, ed. (1992). Developing library staff for the 21st century. Estados
Unidos: Haworth press.

Arguinzóniz, Maria de la Luz. (1991) Guía de la biblioteca: funciones y actividades.


México: Trillas.

Fuentes, Juan José. (1999) Evaluación de bibliotecas y centros de documentación e


información. España: Trea.

Rodríguez Gallardo, Adolfo. (2001) Formación Humanística del bibliotecólogo: hacia


su recuperación. México: Universidad Nacional Autónoma de México.

Hendrickson, Kent, ed. (1991). Creative planning for library administration: leadership
for the future. Estados Unidos: Haworth press.

Hernández Pacheco, Federico. (2000) El bibliotecólogo emprendedor: un reto del


siglo XXI. México: Colegio Nacional de Bibliotecarios.

Morales Campos, Estela, Ríos Ortega, Jaime, coord. (2002) Bibliotecología,


educación y sociedad. México: Universidad Nacional Autónoma de México.

Voutssás M. Juan, comp. (2005) Normas para bibliotecas de institución de educación


superior e investigación. México: Compab-IES.