Está en la página 1de 2

Filosofía de la Religión

Rafael Fernández Hart, S.J.
Introducción: DESCARTES Y PASCAL

DESCARTES
Tercera Meditación
De Dios; que existe
1. Cerraré los ojos ahora, me taparé los oídos, dejaré de hacer uso de los sentidos; borraré inclusive de mi
pensamiento todas las imágenes de las cosas corporales o, al menos, ya que esto es casi imposible, las tendré por
vanas y falsas; y en comercio sólo conmigo y considerando mi intimidad, procuraré poco a poco conocerme
mejor y familiarizarme más conmigo mismo. Soy una cosa que piensa, es decir, que duda, afirma, niega, conoce
pocas cosas, ignora otras muchas, ama, odia, quiere, no quiere, y también imagina y siente; pues como he
notado anteriormente, aunque las cosas que siento e imagino no sean acaso nada fuera de mí y en sí mismas...
estoy convencido de que esos modos de pensar que llamo sentimientos e imaginaciones, en cuanto que sólo son
modos de pensar, se hallan en mí (Descartes: 131)

2. Engáñeme quien pueda, que no conseguirá hacer que yo no sea nada mientras estoy pensando que soy algo,
ni que venga un día en que sea verdad que yo he sido nunca, si es ahora ; verdad que soy, ni que dos y tres
juntos hagan más o menos de cinco, y otras cosas por el estilo, que veo claramente no pueden ser de otro modo
que como las concibo (Descartes: 133).

3. Pero para poderla suprimir del todo [se refiere a la idea], debo examinar si hay Dios, tan pronto como
encuentre ocasión para ello; y si hallo que lo hay, debo examinar también si puede ser engañador; pues
sin conocer estas dos verdades no veo cómo voy a poder estar nunca cierto de cosa alguna (Descartes: 133).

4. Pues bien: entre esas ideas unas me parecen nacidas conmigo, y otras extrañas y oriundas de fuera, y otras
hechas e inventadas por mí mismo.... Mas ¿qué conclusión sacaré? Esta: que si la realidad o perfección objetiva
de alguna de mis ideas es tanta, que claramente conozco que esa misma realidad o perfección no está en mí
formal o eminentemente, y, por consiguiente, que no puedo ser yo mismo la causa de esa idea se seguirá
necesariamente que no estoy solo en el mundo sino que hay alguna otra cosa que existe y es causa de esa idea;
pero en cambio, si semejante idea no se encuentra en mí, no tendré ningún argumento que pueda convencerme
y darme certeza de que existe algo más que yo mismo, pues los he buscado todos con cuidado y no he podido
encontrar ningún otro hasta ahora. (Descartes: 138).

PASCAL
1. Memorial
FUEGO
Dios de Abraham, de Isaac, Dios de Jacob,
no de los filósofos y de los sabios.
Certeza. Certeza. Sentimiento, Alegría, Paz.
Dios de Jesucristo.
Deum meum et Deum vestrum.
Tu Dios será mi Dios.
Olvido del mundo y de todo excepto de Dios.
A El no se le encuentra sino por los caminos enseñados en el Evangelio.
Grandeza del alma humana.
Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido.
Alegría, Alegría, Alegría, lágrimas de alegría.
Yo me había separado. --------------------------------------
Dereliquerunt me fontem aquae vivae.
Mi Dios ¿me abandonaría?
Que no sea eternamente separado de El.

1

Los hombres desprecian la religión. 2 . 3. 824-825 4. ellos la odian y temen que sea verdadera. 823-824). Si fuera completamente escondida.------------------------------------------------------------ Esta es la vida eterna que ellos te conozcan único verdadero Dios y aquel al que tú has enviado Jesucristo. Jesucristo --------------------------------------- Jesucristo -------------------------------------- Yo me he separado de Él. es precisamente porque su existencia no es ni evidente ni completamente disimulada. Si apostar sobre la existencia de Dios es razonable. simplemente no habría necesidad de pensar en ello. 823). Venerable porque ella ha conocido bien al hombre. Las pruebas de Dios metafísicas están tan alejadas del razonamiento de los hombres y tan implicadas que atraen un tanto y en el caso de que sirvieran para algunos. no habría necesidad de apostar. pero una hora después se teme el haber sido engañado. En lugar que los que han conocido a Dios por el mediador conocen su miseria (JC 265. le he huido. 2. p. Sí. consiste en poner la religión en el espíritu por las razones y en el corazón por la gracia. 2. p. amable porque promete el verdadero bien (JC 27. crucificado Que nunca sea separado de Él No se conserva sino por las vías enseñadas en el Evangelio Renunciación total y suave. hacer desear a los buenos que ella fue verdadera y después mostrar que es verdadera. que dispone todas las cosas con dulzura. apostar sería estúpido. mostrar que es venerable y da respeto. sino el terror. La conducta de Dios. hacerla luego amable. ustedes están embarcados… (JC 451 [4]. terrorem potius quam religionem” (JC. éstas no funcionarían sino durante el instante en el que dura la demostración. pero hay que apostar. 409. Pero quererla poner en el espíritu y en el corazón por la fuerza y por las amenazas no es poner la religión. Para sanar esto hay que comenzar por mostrar que la religión no es contraria a la razón. Si la existencia de Dios fuera cierta. que es el comunicar sin mediador con el Dios que se ha conocido sin mediador. 953). renunciado. p. p. Es lo que produce el conocimiento de Dios que se extrae sin Jesucristo. bastaría constatarlo. Esto no es voluntario.