Está en la página 1de 168
Alfred Edersheim USOS Y COSTUMBRES DE LOS JUDIOS en los tiempos de Cristo editoriaetie Lene CLE aon 13 224 TERRASSA @accona) UUso8 ¥ cosTUMES DE Los runing Depssite Lega 8 3748-200 ev Tes 3668 Impesoca Tee A tain Gries Printed in Spain aL ur W. Vu vu. INDICE Puraco Bolessina hare dieciacho sigios Judios y geniles en ola erty Fh Ciallea en Ia époen de mnesiny Sefon \Viajando por Palestina: Carrleras, meso ses, lt bospitlidad, Jos funcionarios de ‘aduanas, los impuesos, lo publieanos En Judea Hogares jodios La erianza de los ninos judtos ‘Temas do estudio: La edvcacign hogeroha cn Israel La edcacién femenina. Escuelas clemeniales. Marstivs y disposiciones de Tas escuelas oer Madies,hijs y esposas en Traci Eu ls miucrc y desputs de Ta. muerte Perspectivas ins acerca de las profesi- nes, de los profesionales y de los gremios Fl comercio. nite ef puehlo, y con los fanseos. La efravemidads de tos friseos IRelacién de Tos frisoas eam Ios satucens y Tas esenios, y co cl Evangelio de Casio Las sinagoxas: Su ovigen, estructura y di posicién extema El calio de Ta sinagoea 23 a5 31 6 81 1 123 141 137 7 197 23 227 2a 253 263 on XVII Breve Bosquejo deta antigua tterauura teol6gica judia 201 Avene I. Traduecidn dot Tratado «Middothe de la Misnd 05 Avtoore I TraducciGn de selevviones de Talmud Babildnico, Tratado «Derachowhe 319 PREFACIO El propésito de este volumen cs cl mismo que el dem. anterior libro acstea det Templo, su ministerio y servicios fn los tiempos de Cristo. En ambos ha sido mi intente ‘ansportar al lector & Ta tierra de: Palestina en la €poca de hnvesino Sefior y sus apdstoes, y mostrarle, por asf decirio, hasta alll donde cra posible dentro del aleance de ada ibro, In escena y las personas en medio de las que habian tenido Jugar los acontecimientas registrados en la historia del Nuevo Testamento. Porque creo yo que en ayvetla medida en que 1s Familiagicemas con sy entoma —por asf decirlo ver y oft pr nosotros mismos lo que sucedfa ch aquel entonees. entrar fn sus ideas, amiliaizarnas con sus habitos, maneras de pensar, sus ensenanzas y culto— no sélo legaremos Comprender muchas de las expresiones y alusions en el Nuevo Teslamento, sino que obtendremox también nuevas cevidencias de la veracidad de su rclato tanto por su fidelidad ‘imagen de la sociedad, como conocemos que era, y por cl contraste de Sus ensenanzas y objetivos con los de Tos ‘contempordneos del Seftor. Porgue el cuidadoso estudia de este peviode deja esta ‘eonviceién en ht menie’ que —dicho sea'con reverencia— Jesuctisinperteneciaestritamente a su tiempo, y que cl Nue- vo Testamento ¢s, en sus natraciones, lenguaje y alusiones, tsirictamente fic! al periodo y circunstancias en que 10s faconteexmicntos tienen lugar, Pero en un arpecto, de much mayor imporancia, no hay similaridad enure Cristo y sw Gpoca, «Jamas hombre alguna» —aii de aquella éyoca ni 1 Psterinr— sha hahlado como este hombre»; jamds home lguno vivié ni muri como EI. Ciertamente, si era el Tijo de David, tambien es el Hifo de Din, et Saivador det mundo. En ini ibm sobre El Templo, su minister y servicios, ne trauado de evar conmigo al lectoral Sanwaro, y haverte ver solemnidades. En este libro he tratad de presenarle a soci dad civil ordinania, y hacer que se mezele con los hombres Y mujeres de aquel periodo, que los vea en sus howares y familias, que aprenda de sus hibits y manera, y que los siga cen su vida ordinaria, todo ello como ilustracin de a historia el Nuevo Testamento, tratando al miso tiempo de pre- sentar de manera lana fas escenas observadas. (Ota seecim, y quieé la mds importante on cuanto & su irascendencia para ol cistianismo, queda por hacer: seguir el progreso del pensamiemto religioso, en to que respecta af ‘Canon de la Eseritra, al Mesfas, a a ley, al pecado y a la salvacién, desi el carter de ta Witeratury leoldgica, y mostrar el estado de las crcencias doctrinal en los tiempos de nuesto Sefor. Es agut especialmente que dcberfamos ver {ant fa relacién en forma como el contraste cast absolute en sustancia entre lo que era el judaismo en os tiempos de CCisto,y as ensenanzas el reino de nuesto bendio Senor. enn essa era del ola deeste volun, y pecenece 4 una obra de mayor envergadura, de la que eaic Him y el anterior pueden sor onsiderados. en cierto sentido, como es- tudios preiiminares. Por ello, ali donde la sctedad cw toca 'a, como sucede en tantas cuestiones, en 10 W100 ¥ 10 doctrinal, s6lo fue posible ebosquejaros, dejan est0s bos- Aquejos para ser rellenados mas tarde. La tla expesicigu de los tiempos de nuesto Sefior.en éadas sus facctas—mastran do no sélo quignes eran aquellos ent Tos que Jesucrito se ‘mova, sing tambicn 19 que conocian, pensaban y relan Yello como el marco, por asf decilo, en el que sitar como tina imagen la vida de nuesivo misimo beulidy Seftor, ta debe ser ahora a bra a a qu. con tvlareverencia en onan 8 ¥ con el mis intenso estudio, me dedicaré de ahora en Aaelante, Parects necesatio expaner esto, a fin de explicar tanto el plan de este libeo como la forma de su desarrollo. S6loafia- firé que aqui se incorporan los resultados de muchos afios fe estudio, en los que he aprovechado fodas las ayudas a mt alcance. Podrfa parecer afectacién dar una lista de los nom bres de todas Las autoridadey consultalas o libros leidos en el cutso de estos estidios. Las mencionados en las notas de tie de pigina constituyen slo una pequefia proporcién de los ‘En todo ello, mi constante objeto ha sido ilustrarla historia ¥ las ensenanzas del Nuevo Testamento, Incluso el «indice e Escrituras» al final mosward en cudmuos casos se ha Inentala ASf, espe anhelante que esias piginas armjen alguna luz adicional sobre el Nuevo Testamento, y que offezcan renovadas evidencias —para mi de io mas poderosas ,y/en una nuova direceig, de a verdad «0 lag Cosas que entie nosotros han sido ciertsimas», Y ahora s6lo (queda, al ina Ue esas investigaciones, expres ua ver. ms ii pene y gozuna Liccucia en aguclla pian verdad a Ja que todo conduce: que «CRISTO ES EL FIN DELA LEY, PARA JUSTICIA A TODO AQUEL QUE CREE.» Avenir Boas Toe Vicaract, Looees, Beupoer. Novembre, 18/0 ANALISIS DEL CONTENIDO 1. Patestina hace dlectocho sigios Palestins—Su conivign actusl—Su condicign en tiempos de Cristo Sentiments de las rahinos Tora tn y Meir acerea de ella—Clima—Productos vegeta Jes ¥ animales—Paisaje—Entusiasmo religioso acerca de Palestina Amor de los rabinos hacia la tier ‘Trato de las escuelas de Babilonia por pane de los ra- binos—Supersticiones acerca de Palestins—Presente este de los seninientos accra dhe ella—Focase7 le religuias—Extensidn de Palestina en tiempos de CCisto—Habitantes—Opiniones acerca de las diez tn bus Gobiemo ‘Testament de Horodes ol Gran ‘de—Disputas entre Arquelao y erodes Antipas— Ingresos de Arquelao, de Herodes el Grande y de ‘Agripa M—Monedas de Palestina—Division de Trlesine—Opinion:s los ufo acre de Samar, ML Judos y genttes en eta serra» Limites de Patestina—Opiniones de tos rabinos acerca dela santidad dela era y dela impreza det suelo pagano-Las tres tierras designadas como Palestia—Ofrendss, de dénde eran ticitas—Patses incluidos en Siria—Su asimilacion aly dstinciém de Palestina—Opinviones julie acere de ls pate poe zganos—Clasiicacifin dels pases por Maiménides— Lugares que sein los rainos podtan aportar Biecu- 2 n Fim y Therumoth—Distinciones enue ef pa al ste y al wxste del Jondén—Precinineacia de la Judea pro- pia sobre Galilea—Aniiogufa—Las costas de Tito y de Sid6n_ Milagros obrados aliPartidos en Pales- ‘unaen la epoca de Cristo—Dialectos—Expanston det helenlsmo—Divisiones del. Judefsino—Seyuatavion ceniee los judios farisons y 16s paganos—Opiniones ‘mutuas de judfos y de paganos. Pig, IIL. En Gatttea en ta época de nuestro Senor Disincign entre Galilea y Judea—Redaccidn de 1a ‘Misi y del Talmud de Kensal deste Tiberias — ‘Sentimicntos de los fariseos acerca de Gallea—Ora- ‘in de un eélebre rabf—E1 rabi Jannat—Peculianida- ‘dos de Callea‘Temtono Distincion entre la Alta y Ia Baja Galilea—Safed—Paisaje de 1a Alta Gall- jea—La gran ruta caravanera—La feracidad de Gali- ea—Ciuthakes, pueblos y_poblaciu de alte — Sus industrias-—Nazaret—Ciudales oélcbres de Cali- Jea—Opiniones y dichos de los rabinos acerea de cella Disunciones teol6zicas entre Galilea y Judea ‘Cardcter do los galleos—E1 lago de Galilea. Pag. IV. Viajondo por Patestina: Curreteras, mesones, la hospitaliad, los funcio- rnarios de aduanas, os impucsto, los publicanos Viajando por Palestina —Grandes vias—Carreteras secundarias—Diferentes terminos para designarlas— CCareteras romanas—Reparacidn de Tas. cantinos— Vehfeulas—Caravanas—Hospitalidad—Dichos. ra. binicos accrea de la hospitalidad—Rezlas para los fanlitrones y los huéspedes Mesones Policia secrela—Kecaudadores de impueslos—Feajes y 1] 35 st tasas—Ingresos reales—Exacciones romana Excidpulos seligivsay avewca le ellay—Publicann— E1 llamamiento de Levi. Pag. V. Em Judea Jadea, cdma se distingufa por encima de Calilea— Paisajo—Lugares recorridos por los peregrinos—Si- 1—Betel—Ramd—E1 pilar de Raguel—La Scfcle— El desierto de Judea Masada Jerico El Arabi Sentmienios judios acerea de Judea—Expectarivas del Mestae—Faleas Mesfas Sennen le Tos Dinos acerca de esta cuestién—Temas que ocupaban In atencion de fos rabinos—Privilcgios de vivir en Ju- ddeaSus Himites Cesarea Divisiones de Judea La Wanura de Saron—Anuipatris Lida Chephar ‘Tabi—lope o Jaffe-Futais—Beléu, com se ki cous dderaba en relacién con el nacimicnto del Mesias— ‘Migdal Edcr—Los pastores dando a conocer el naci- ‘miento de Cristo. Jerusalén—Sentimientos rabinicos con respecto @ Ta ciudad—Nombres dados a. ella ‘Sinayogas en Jerusalén—La Nosplalidad de sus nabi- tantes-—Retania y Retfayé-—Cargeter de los hebitales de Jerusalén—Sentimicnios judo acerca de Ia cite ddad—Su poblaci6n—EI Templo. Pig ‘VEL Hogares judios Distineiéa entre judfor y_gentilos—Cludader y puchios de: los juilos—Niiniex de pucblos—Dist ign entre aldeas, puchlos y_ciudades—Aldeas— “Aparicncia de las ciudades—E1 portém—Lugares de ‘mercado Gremios —Caricter de los judios—Apa- riencia de una ciudad de noche Ventanas Sent ‘mientos judfos acerca de 1as representaciones de Las cosas ei cl cielo y en 1a erra—Opiniones del rapt Gamatiel—F gobiemo de ciudades y aldets—E1 Sie a a1 nedrin local Poliefa_y normas_sanitarias—Pavi mention de Tas ciuadkes— Estructura de las casas ‘Tejalos—El camino de los tejados—Estancias para visitantes—La_ galeria alrededor del patio—Apo sentos altos El patio intonor Mobiliario La vida familiar—Ritos religiosos en Ia familia—Fiestas fu miliates—B1 sdbado—La posividr de a nnyje1—Rele id enue Jos micmbios de une fanilia—Lstri dad—Relaciones entre padres hijos—Reverencia hacia Ia cdad—El tradicionalismo, destructor de! espinty de reverencia para con los padres. Pig. VIL. La erianza de fos nitios juitine “Términos para designar las ctapas de Ia primera infancia—Diferentes periodos dela vida segue rabt Jehudah Edad on la que se comenzaba a leer la Bi blia Comienzo de Ia educacion—Instruceida rocibi- da por el nino en ta vida y los rtus familianes—Sen- timrentos de wi ni en ef Templo—Parte que los ni- fas tomaban en 1a Cena Pascual—Solicitud de la ins- {ruecién partema iustrada en el Libro de Proverbios Posicion de las madres La rena de Massa—Agur— Lemel—Madres del Nuevo Testamento—Crianza de ‘Timoieo—Persecucton religiosa ela 6yoca tel su ‘mienta de Tos Macabens—Influencia de las madres Piavlasas—L.ainfancia de nuestro Sefior—Jests senta- do en el Templo entre los doctores. Pag. VII, Pemas de estudio, La educacton hogarena en Israel, La edueactén femenina. Bseuelas ‘lementates. Maestros dispusiciones se Tas esenelas Tnflucncia de la Biblia en Ta clevacign de la mora lidad paiblica—Superioridad de 1a vida familar ju «fa—Conocimiento de Ia Ley de Dios—Estudio de 4 107 123 lenguas—Estudio de la Tors o ley—Leyendas ecorea de la mportancia de tos rabinos. Intluencia del esta dio exclusivo de la ley sabre a edveacién—Ensenan- za evel hogat—Manera de ensefiart leer —La eset Fa—Las eseribas—Uso de las letras inicisles—Palsifi- cacién de firmas y de documentos—Matcrales para Ja eseritura La edueacion de las mia —Escuelas clementales—Maestrescuelas—Instruccién moral © {nleleclwal—Reglas para los maestros —El estudio de 1 Misnd y de la Biblia—Escuclas en ls sinagigas— TF euidado de Tos hijos de los pares y de Tos huéea~ nos. Pag. Fi F X. Madres, hijas y esposas en Israet La nici de ta jer eu Torael—Las Sant jeres de antafio—Ideas rabinicas acerca de Ta creacién de Eva—Las cuatro madres—Miriam—Dsbora—Le mujer de Manoa La madre de Samuel—Abigail— La mujer sabia de Tecoa—HuldaLa Sunamita Rut—Ester—La igualdad social de 1a mujer—El mi- iste. de las mujeres—La poligamia—Opiniones acerca del divorcin en tiempos de Malantas—No- Vias—Cuatro razones para cl matrimonio—cMaza 0 ‘Moze? Cualidades deseables en una mujer— Razones rabinicas para ls ereacion de Bva del costado {de Adin—EI matrimonio, una obligacida religiosa— al Ta que el hombre debiera easarse—Problemas de dines —Desposorin, efino se considerabant—Es- crits de desposorios,o Shitre Erusin—Contratos ma- tnmoniales, © Chethubah—Dotes—Tormalidades legales en los desposorios La ceremonia matnmo. nlal—Dias de bodas—La semana antes de las bodas {de Cané—Aquel matrimonio como ilustrativo de las dctican jullas—Fiesay the Dexlas—Tos amigos del rovio—Los hijos de la cfimara nupcial EI atavin de Ja novia—El velo y Ia corona de Ia novia—Las lim- Mi 1s paras de 128 bodas—Impedimentos a matrimonio— DDivorco, por yue razones se permis —Obligaciones vinculanfes a maside.y mujer—Mujeres dol Nuewa ‘Testamento-—Textos de cumpleafios. Pig, X. £m la muerte y despues de ta muerte [La muene del ruby Jochanan ben Saceai y 1a dol Fal Telaadal el Sonata ensenanza del Pvangelio acerca de la muerte—Influencia del estado espiritual 4e los padres en sus hijos—La enfermedad, e6mo cra considorada Diseiplina Layee. rabinicas y regia ‘mentaciones para a salud—Médicos—Medicinas em- pleadas—Dutacidn de la vida—Muerte jrematura— Muerte: sin dejar un hijo—903 clases diferentes de musrte--Muerte por boca de Jchové-—-Personas sobre Tas que no tenia poder el angel de 1a muerte—Senales en cuanto al momento y manera de la muente—Ent ‘Hamicuy—Funetal del joven er Naf—Cerenwnian funcrarias—Sepuleros—La resurreceién de Cristo— Tratamiento. de los. enfutados Distincion entre et (nen y el Avel—E1 duelo—Aniversarios de alle tnientos—Fnsefanza de los abinas acerca del estad faturo—Paraiso¢ infiemo—Pecado—Pariholas rabinicas asemejéndose a Ia de Tos invitados @ Ia Boda" Unmonesdoctnals ds ebm eee de Purgatorio y del Paraiso, Pag... XI. Perspectivas judias acerca de las profesiones, de los profesionates y de ios gremios DDichos de la Misné acerea de los oficiog —Las opi- siiones del rabi Nehorai—inluencia del trasfondo {judo en Ia historia evangéliea—Nuestro Senior y sus Uiseipulos—La dignidad del trabajo tal cone I sido ‘eaves pn sts Pabio—E respect de hs alt pt el trabajo honrado—La superioridad de a postura ju 16 7 ia a este especto—La combinzacigu del estudio con ¢ltmbajo manual—Cl trabajo, cémo es unital eo el Antiguo Testamento y en los Apécrfos—Oficios de los rabinos—Sus principios acerea de is olicios— La Misué acerea del traajo—Semejanzas y dileren as cute Tay enna de los rains y Ta de Cri to—Ensefianza rabinica sobre la digo del trabar 430. Ohicios prohibidos por la Misns—Tejedares— ‘Obreros en el ‘Templo—Tradiciones acerea de los snesanos de Alejandria Los premios de_Alejan- ‘rfa—Los gremios de Palestina —Lugares lamados [or sus oficins—Antesanos empleudos por Herodes el Grande para la reconstruccién lel Templo—El velo ‘del Lugar Santisimo—Dificltades de tos pationcs {dios con sus trbajadores—Sindicatos. Pg XI. EL comercio ‘Cambio en las opi trabajo manual. Dichos rabinicos ordenando.simi- sion @ las autoridades—Posturas judas acetea del co- ‘mcicio—tsroel mo una mackon comercial—Patestina ‘no apropiada para la proseenciin del comercio—Co- ‘mercio en tiempos de Salomén y de Josafat—Ingresos {e Salomén—Ataques contra a antigiedad del Penta- ‘euvo refutados—Opiniones rapinieas sobre el comer- cio—Personas declaradas inapeas como testigos Inspectores de pesos y medidas —Precios—Porcentae Jes~ Falta de honradc2, c6mo era considerada—Ciam- bio de opiniones rabinicas acerea del comercio—Los judfos de Alejandrfa—Aniculos de comercio— TImportaciones y exportaciones—Leyes regulando las profesiones y cl chmercioRegatco—Los cable. as—Leyes contra tratos deshonesins Precio de los cereales La usura—Deudores y acreeiores—Pren- as, Pag, . 197 213, "7 XILL, Entre of pueblo, y com los farisews Los fariseos Ls oraciones de Tos fariseos en Tas calles La encefianra rabinica sobre Ta fieacia de la fracign—Grados de los fariseos—Los Chasiaim— ‘Vestidos de moda de aquel trempo—Atavio de 1as d2- mas—EI cabello, su peinado y omamentaciGn— Jovas Los bondes de Ios vestides—Los fleras—L.as filacterias 0 rephillin—Curodo y dnd se Hevaban— Valor e impeortancia de tas filacterias@ 1s ojos de los rainos—Teyendas rabinicas acerca de las Mate Fias—Acusacion de Cristo contra Ios. fariseos— Supersticiones acerca de las Macterias—Pasivtisino y religion de fos fariseos—Historia le Ta tater ade—Sus volos y obligaciones—I as fariscos como seesenantes del fervor y del clo repose Su inlluencia, Pag. F XIV, La «fratemidad» de tos Juriseas El orden de Ios fariseas—La conspiracin contra san Pablo, explicada—Absolucion de votos-—Pareci- {do del farieismo con el ultramontanismo, Ios wlis- montanos y los jesuitas Los Nivdalim de Tos tempos de Esdras y Neherafas—Los Pevushim, 0 farseos— ‘Aplicacidn de-lostérminos Chasidim y Nivdalim a la ‘vila cristiana—Politica helonizante de los sucesores de Alcjandro Magno Insurreecion de Tos Maca- eos Amalgamacidn de los Chasitim von los favi- s008—Prineipios de los Chasidim-—Origen de los fai- se0s__Reyolaciones para la Tenumah y diczmos cn ch ‘iempa de Juan Hlircano—-Chabura de tarseos Obl tgaciones de los Chaberim Grados de fariseos—Vo- fos vinewlando ala «fratemidad>—Sw sistema Ue fextemalismo » Menosprecio de los rabinos y de las suduceos por Ia sevis—Antagonismo entre cl Tarisefsmo y el Rvangelio. Pig 18 at aL XV, RelaciOn de tos fariseos con los saduceos y Tos ‘esentios, y con el Evangelio de Crista ‘Triunty de ts fariseos sobre los saduceos—Un sa- serdote saduveo en la Fiesta de Jos Taberndculos- PPosturas doctrinales de los saduceus—Oriyen del ‘nombre—Clases a las que pestenceian prineipalmente Jos farise0s y Ios saduceos.Los esemios—Relacién "eu sts opiniones y ta religion de Zoroastro—Nume- sm de los esenios—Sectavios perienseientes la rama mistica y ascética del farisefsmo—Vestimenia y apie rencia de los esenios—Sus observan« Voros y regulaciones impuestas sobre 1a secta—Su manera de pasar el dfa—Diferencta y semejanza entre Lesenisma y el cristianismo—Contradiccion esenetal centre cl Evangelio de Cristo, Ins Farias, saduceos ¥y esenios. Pig. poate XVI. Las sinagogas: Su ovigen,esructura y Uisposividn externa La opinién del tab Jocanan averea de ka ori cién—La oraci6n on la casa y en la sinagoga—FI Tal- mud de Babilonia acerca de frecuenter Ia sinagoga— Derivacion del término sinagoga El Edah y el ‘uhul—Origen e historia de la sinagoga—E1 menor niimero para constiir unta congregaciSn—Numero de sinagogas en Jerusalén—Sitwacign y anyuitectara ‘de estos eificios—La sinagoga en Capemaum—Bian 6:25, etc, explicado por la entalladura en el dintel de Ja sinagoga—Leyenda acerca de lias—EI rabt Scira sverca de corre ala sinagoga—La Iglesia en la casa— ‘Colectas de dinero en la Sinagoga—Santidad del edi ficio—Casas dle oracién—La separucion de sex0s en Ta sinagoga—Armegio det inievot ale I sinagoys—Los rolls de la ley en la sinagoga—Las asientos en Ta sinagoga. Pag. . ‘ 208 XVIL BI eulto de la sinagege La sinagoga en el Templo—El atrio de piedras ppavimentadas—EI culto del Templo desbancado por cle la sinagoga—Oportunidades dadas por la sinago fg para la expansion del Evangelio La liurga de 1a Sinagopa—El Shema—Las bendiciones—I.# oracin despues del Shem—t a oracn vespertina—Las die- ‘ut u euligfas-Los lieres dc las devociones cn la sinagoga—La bendicion de los sacerdotes—La acti tug, alavio y apariencia en 1a oracidn—El teccions ‘nOW-Numero y tempo de Ios servicios —Tary sm» ‘nes —Crisia et Ta sinagaga. Pég. XVIII Breve bosquefo de la antigua teratura teotgtea juara Designaciones de lt sigs Fl Sanedein—ta ‘ondenaciin de los miembros del Sanedrin—Cualifica- ciones—Los Chassanim o ministros de la sinagoga El Sheliach zabbur~ i Gabaet Zedakah—El Menwr- ‘Reman Loe Targumim—Los Mfavashim—E1 Vit 4e los Jubilews, o Genesis menar—Las escritos pseu ‘docpigrficas--Sus clasificaciones—La Halachah— La/aggaciah—Los cuatro cénones y las reinta y dos, reglas relacionando la Haggadah eo la Eeeritura El valor numérico de las palabras—La Afisnd—La Ge ‘mara—El Talmud de Serusalén y ede: Bubionia— Disposicioa de la Misné—La Cabulu—Relaci¢n cents Crisloy los hombres de Su tiempo. Pig. on 2 Apéndice 1 ‘aduceién del tratado misnico Middoth de ta Misnd. Pég, 7 305 Apéndice TI. ‘Traducci6n de sclecciones del Talmud Babitiico, ‘Tratado Berachoth, Pig... 39 = PALESTINA HACE DIECIOCHO SIGLOS Hace diecivcho siglos y medio, 1a terra que ahora yace desolada,* con sus iesmuasy prises calinas miranda a Vales ‘mal o nada cultivados, con sus bosques lest uion, sus tester 228 de olivos y vides desvanecidas en polvo, con sus aldcas sumidas en la pobreza y en la suciedad, sus caminos inse {gurus y desieros, su poblacion nativa casi desaparecida, y ‘on ellos su industa,riqueza y poder, presentaba una escena de belle, riqueza y actividad easi sin parenel mundo enton= ees conocido, Los rabinos nunca se cansan de cantar sus ala- ‘banzas, tanto si su tema es la preeminenciafisic como la mo- ral de Palestina. Sucedi6 una vez, seguin se encuentra en uno de Tos més antiquos comentarios hebreos,' que el rab Tona- ‘én estalar sentado bajo-una higuera, rodeado por sus esta- diantes. Repentinamente se dio euentn de eo el miadure {Teng ones a og fon ssi espa ie ce Co 170. Des eno fine Fai prtoc el prs eens, ys pate de 1917 bajo ef Manis Bini I inept st Evas deal (987), $e repeacn fly occa ate des js ale oyu nai gue exe un efor Fens tats avant y de ge bein Colon gue dame saath hot Isr poh aga Sscrilycomesal elT) eae Habre: Rel adeth pg 816, tn 9 fede exten a ot 23 fro encima, abriéndose debido a su nqueza, dejaba caer su delieroso jugo a1 suelo, mientras que a poca distancia la as. tendida ubre de una eubra se mostrba incepse de reener la Techie «He agit, exelamé el rab. al mezelarse amas co rrientes. «cl cumplimiento literal dela promesa: “una tierra ‘due tluye leche ¥ miel"» «La terra de israel no careoe de ningin tipo de productos, argua el rabf Meir: «como esta ceserito (DL 89): "nile Palard maa en ella'a?¥ tales decks Faciones na carecfan de justficaciém: porque Palestina cam= binaba todas las variedades climéticas, desde Tas nicves de} Hermon y el frescor del Libano hasta el calor moderado del Iago de Gaiteay el wrrido calor tropical del valle del Jorddn, Por esto no sold se enconurabun dibules fruales, ceneales y Inovtalias conocides en amestta latitudes, mAs. templaas, Junto con los de zonas mas soleadas. sino también las reras fespecias y perfumes de las zonas mis 1Ordas. De manera Similar, se dice, habia en sus aguas todo upo de peces, ‘mientras que el aire estaba leno del cay de aves de las ms vistesos phumajes? Dentio de un érea tan pequena, el pals debe: haber sido singular por su encanto y variedad. En la sibera oriental del Jordan se extendian anchas planicies, va les elevados, agradables bosques y tettorios cerealeros y de pastos cas ilimitados; en la nibera occidental se encontraban colinas lens de terraces, cubiertas de olivus y vides, deei- tunes taal, por Tes que pashan uiurmrasizs anuyee, Lo1 tuna belleza como de un pafs de hadas y con plenitud de vida como alrededor del lago de Galilea. kn Jontananza se exten dial gran mar, punteado por extendidas velas; aqui se encon- ttaban lujosas riquezas, como en las antiguas posesiones de Isacar, Manas y Elrain; y ul, mas allé de estas Isnuras y 2, Diuclado a legitimidad de on gran de pena en oda de Ie ‘apaidn Yona 91 6, hacn fa "acu nara, som pores Ia reference dtlads pero sma ln lees de us nate tan cidados 9 caper come el ‘catngo Tosa. oy ‘alles, las ticrras alas de Juda, descendiondo a través de las licrras de pas det Negev, o pais det Sur, hacia el gran y tomble desierto. Y sobre tevio, en tao que durara la bend id de Dios, habla paz y abundancia. Hasta lf donde podta sicanzar fa vista pastaba «el ganado sobre las mil alin», his ato estaba evestigos con reba, los valles eubiertos también todos de gras: y la tera, sprandemente enrique ceida con et rio de Dios», parecta«grtarde gozos, y stambign cantar». sta posesi6n, don del cielo al prinipio. y guardada bn el cielo todo el iempo, bien podfa cncender kos més vivir, sEncontramas»,esciibe uno de los més eruditos comen- Laristas rabicos. apoyando cla aero en una referencia de las Eserituras* «que hay trece cosas en posesin exclusiva del Santo, ibendito sea su Nombre!.y que #stas sn: «ta plat, lary, el saeendocio, Isael, el prmogenit, el altar, las primi= cis, el aecite de 1a uncin, el tabemdculo de reunién, la rmonarquia de 1a raya de David, 108 eaenificios, la tiera de Israel, y l oficio de Ios ancianosa, En verdad, por bella que fuera ta tesra, su conjuncién con Deuwiciones esplrtuales mds elevadae te daba su valor ral y mis chivinla «FS 9510 fn Palestina que se manifiesta 1a Shekinds, ensefahan Tos rabinos. Fuera de sus sagradas fronterasno eta posible tal = ‘elacién.* Fue ah que: profes artebatados vieron sus visiO- nes, ¥ que os salmisias wyeion melodtas de himnos celestia~ Jes, Palestina era la tierra cuya capital era Jerusalén, y en st mas alta colina habia como santuario aque tempo de niveo rdumol yresplandeciente ovo, alrededor del que se agolpahan tanias preciosas memorias, sagrados pensamientos y glorio= sus esperanzas de gran sleance. No hay relision tan eset. mente local como la de Israel. Fl ganismo era cienamente 4. Bechay, Lav rfracis escrito: Hag. 28: B24; 28:2, 8 291,30. Nin 3.1.28: Lv 259,991 oo Ck Rand Palacat (ea. 710) pup ia, 5) ease py sania on Mec sobre FX. 121 as 1a adoeion do ida nacional, y ot jaf Ia de Jenout Bios des ny la eta, Pe as eas actos des pagenns pote Sr tnporada 5 (hata also cx. ora pees el rsntmo fe dide eu mismo pro nrvers Shs caritery des, is rstactneselgioas ye to el Potato, eins In espetivas abies por los profes ean, por ln que fel soncerfa eancamenie Ur para. y para Pefsina. Son fotament tneompathles cen apei permanente ater, Una e csinhse sn acergoi, st ar, imo, st wifio, neem, sn pci, snow aston y dl jbo. fn que ener el Pree a ad, a 0 Se Ue, om tral etanisn, tnd exo aa considerado como fres ‘Eigen ara madre fa, como 8D Snalando 2, camps case eleva! Fors dea er “Gana cl puso es Yams tals wade on poles Sor iio! deede su propia pspertiva, elon dela diaper So os ibis no pln dejar de sr consents de eo, oreo, cuando, nedianeteceqpes da esruclgn de Ferusleh por Tito, empendieron lacs de Feconsii (No et opr pr enn op ronal inne ep de tance Soy ten coco do quel osname ek ‘ipa con' pen spn cn 1 8.528 So S416 1 TST begs nnn rnc Yi aia eines tes dt Roos sown orga tt iacor oppo fread Gl eres ne Tene Lirpoerd poo ge sant coecres um cuaas wee arena oct pedi uauo mepnae go io potest MOLI SSE Tepe sr cuca: opt 9 ‘Bie youre mae ny a sop ag ct SEEN eet coe iis mes mov Unavorslira event Sanelslocogn usapeenta eq ca soiia hata sn USD stom pr pcear ecoro pence! 26 ‘qucbrantada comunidad, fue dese Iuego sobre una nueva ba- 82, pero ain desde dentro de Palestina. Palestina fee cl ionte ‘Sinaf del rabinismo, Agu surgi cl manantial de la Halacha, # ey tradicional, desde donde fluyo en comentes cada vez més caudalosas; aqu, durante los primerossizlos, se centro Incrudicin influencia y gobierno del judatsmo; y af ble- ran querido perpetuario. Los primeros intentos de rivaled por parte de las escuelas de crudicidn judfa en Rahilonia fueron agudamente resentidos y suprimidos.’ Slo Ia fuerza de las citeoustancias Hev6 finalmente a fos rabinos a buscar Voluntariamente 1a seguridad y Aiberad en loe antiguoe lamer de su cautiverio, donde, sin trabas polis, pudieron dar los {ogues finales a Su sistema, Pe su desea le preservar la nae ign y su erudicion en Palestina lo que inspié sentimientos ome tos que cltamoe @ continuacién: «El mismo aire de Palestina hace sabiv al que 10 respira, dijeron los rabinos. El relato biblicn elas fronteras det Paraiso, regado por el vo Havilé, del que se dive que «el ora de aqueita era es ‘bueno», fue aplicado a su Edén terrenal, y pararasealo para que significara: «no hay sabidurfa como la de Palestina». Fra lun dicho que «vivir en Palestina era igual a la abservancia de todos los madamientoss. «El que tiene su morada perma- rente en Palestina, ensefaba el Talmud, «tiene la certidum: bre de la vida venideras. «Tres cose, leemos en otra autori- ad, «son de Israel por medio del suitimiento: Palestina, 1a sabidurfa tradicional, y ef mundo venidern». ¥ na se desva- nei este sentimiento con la desolacién de su pafs. En los siglos tecero y cuarto de nuestra era segufan ensefiando: «El (que more en Palestina estd exento de pecado.r Los siglos de peregsinavin y de cambioe no han hecho ‘desaparecer cl apasionado amor hacia esta terra del corazén ‘det pueblo. Incluso la supersticin se vuelve aut paltica, Si 1 Véasemi obe Histry ofthe Jewleh Nation, igs. 247, 248, on cl"Talmud! naa ya enunciado el pepo de que «Lodo et us co ceputado ona ara do Urol, o como eaves Sepultado aloe ar, uno dels mas angus comentarios han v tcl ds es. Ba ae tal de Ian 3d de hm ind tan ode agro pals, se arzumenta qe agi que yacen Sir seman It pros standards dal Stores tema de as vivientes» (Sa 1163), os peers en esicar eos menos yen gor de oe se Mes. Fas 70 rivar de su nompets tx domoe que no Were frvilepio de weit en Palestina, se afl que Dow ara ‘fa y patios aubtemncos hacia Ta Toma Sita. que undo el poivo de ellos ogra ae lpn del Sonor tag evantania neva vids, como ests aio (Ea, 37:12-1) “He aga qu yo voy a abrir estes sepals, puto mi, 4s hve soit de vss separa, yt 06 a rh de ecack. pond mi Ep envosotos 9 vivid y os ‘nals cn csr tra» Cascada oni ¢ hin exhala f'mismo amor de Palestina. Desde luego, seria imposible, formed ening exrae,comuna a pronto de evi chyba ur usages es tan la pertda de Sn oexpesar el epinoanelo por Siresuuacin™ Dowis, semana ray een @speranyoran con ousno ardor en cs ada oracion por elem gue'vendrs, cuando ta tora, emo la Sara fempos pads, er tara, a manatee, Juventud tellers y'feracidad.'y en el Mess Rey sserd Tcvaniado eucmo de salvaciéno” paral casa de Dovid £. Chath a La ata a crt £2028 ae de fam etsy is Deseo pede Tmo mo on abo 10, Yor epee esi des legis dea Len 1: fin in nn rn frags ela trpie o,yopn, pions dre 28 ero es de lo mds cierto, como lo observa un reciente serio, que isnt Tugar ha podido quedar més barido de recuerdos que Palestina. AI done han tenido lugar las mas solemnes transacciones: donde, si séilo pudigramas conocer 'o, cla lugar puatera estar consagrado, y rovas, y Cuevas, ‘cumbes esiar dedicadas a las mas sagradas memorias, now enconiramos en una iynorancia casi absoluta de las localida- es exactas. En la misma Jerusalén incluso las caracterfsticas Topogranicas, los valles, las cepresiones y las colinasy han ccambiado, 0 al menos yacen sepuladas bajo las muinas acu smutadas de Tos siatos. Casi parcec como sit Sear hublera querieo hacer con Ta terra To que hizo Ezequtas com aatella Feliquia de Moises —ta serpiente de bronee— cuando la rom »i6 en pedazos, para que su memoria sagrada no la convirlicra en oportunidad para la idatateés La dispocicign de la tierra ¥ de las aguas, de montes y valles, es la misma. Hebron, Fieléu, el monte de tos Olivos, Nazaret, el Iago de Genesaret, la tiera de Gatites,siguen ahi, pero todo ha canbiado de forma y aparicncia, y sin ningun lugar detinido al que uno ‘pueda asignarle con certdumbre absoluta los mas segrados Aontecimicntos. Asi son acameciniients, no liane reall tales espirituates, no sus alrededores externos, lo que ha recibido la humanidad en la tier de Palestina ‘Mientras Israel habitaba en Palestina», dice ct Talmud de Babylonia, ve ts era ancho; pero ahora se ha esirecha- do», Hay mucha veniad histérica subyaciendo en esta curio. ‘simente redactads declaracién. Cada sucesive cambio det indy sanechos fos limites de Tierra Santa. Nica ha legado Aaleanzarde wna manera real la extensi6n indicada en la ne ‘mesa original a Abraham (Gn, 15:18), y despues confirms ‘410s nos de Isracl (Ex. 23°31). A to que mas se acercd fue arante el reinado del rey David, ewan et poder de luda se exten hasta el rio Lulrates @ S. 83-14) En la actuall- dad, el pats que ecibe el nombre de Palestina ex més peyueio que en cualquier pe fio precedente, Como en la anigicdad, sigue extendiéndose de norte sur, ade Dan a Beerseboseaie 29 este 2 oeste deste Suita (a medema Sulkhad) hasta ve gran mar el Mesierneo, Su rea superiical es de alrededor Ue 53:16) kilémetros cuadrados, con una Tongltud de entre 225 5300 kilémets, yuna anchura al sur de alredkaln de 120 iidometros, y de entre 160 y 190 kilGmetns al norte, Para Seeirlo de una manera mids gréfica, la modema Palestina es lrededor de dos veces In superficie de Gales; es mas pequefla aque Holand, y alrededor del mismo tamano que Bélgica ‘Roeuvds, desde las cimas mis elevadas se puede contemplar ‘asi toro e] pas. (Ast de pequetia era a terra que el Sefior ‘eseogio. como escenario de Tos ms uraravillosox acontec- mmicntos que jamés tavierun lugar en Ta tierra, y de donde BL Aispuso que ia luz y la vila se derramaran por todo el mundo! {Cuando nest bendite Salvador is6 el suelo de Pales- sina, el yais habia sufrido ya muchos cambios, La antigua tlivisin tribal habla ya desaparecido; los dos reins de Jud Y de Tstock habian dajado de exist, y lw diversas domina- iones extranjeras, asf cuino el breve perfodo de absolut Independencia rnacional, habian terminado, Pero, con 1a ea- racieistica tcnacidad del Oriente por el pasado, los nombres fe las antiguas tibus segufan identificando alysnos de los ‘distros anfenormente ocupados por ells (cL Mt. 4:13, 15). Una canfidad relativamente pequefia de exilados habian ‘yuelto 2 Palestina vin Esdras y Nehemias, y tos habitantes jjdtos del pals consistan bien de aquellos que nabtan sido Iriginalmente dejados en la terra, bien de las wibus de Sudé 9 Benjamin, ba controversta aveica de las diez tibus, que Hiama tanto la atencign en mestros dias ya estaba candente ten tiempos de nestin Seior. «; Acas0 va ait alos dispersos 1 Noes se aga par intr sta come, No onde Maer de ‘Lane do qos hk tn grin espn de algunas de et ie wt ‘ch eens. A pode og dos eens CEinstnebe acs em on clonal dice ibs: noe S86 aan 30 cote 1s peg, pregunaron los Judo, emplendo una mmisterioss impreciién de lenguaje oon la que yeneralmente cabrones cosas qe presen cn ess realmente, eusndo no puro compre cide a predict hha por rst sera desu puja, es ice Win se encurun ee shora mds id de Buta, son na meneame, ac pds extinada meas numero, exh Incl, can rascal) loonie gandioeucna, Peo trea de dnc Se enc, Tx fnvoma tan poco somo sus ots tontemporances. Lecmos isang honaad uate Sanh M3 oases iiss us vlverin como esd ese (Di. 2938.“ Seto os ha soja ot pa, done oy esa. Como thoy" pasty no vucve ta ver as elle se vay HO ‘civen Eu eI opin del ai Aki. Ea Een ice: "Comoe a se osarecey wu tener as con Us le nbs, ase soboveno osedad po Mert es rst ne emp del nae de Cio Palestina es dominaia por llemdes Grande estes ea nominee meio indpendion pro com pri Jena: & In muone de Heroes “ca pico desputs de comenzat ta imal evangéea— two lgar un mca ague fora divin dus dominio Los sonecenas lato ado co in aston de una manera lens prdbole Se Teale. fn toa por Nit s fer Nabucodinoirs {Sater S- Davidson. on ipa of ic rate de il 17), Pu mn Tesh Nation pigs 1.88 tb eevee ctor lft a inn ue son tad ones Sas ten te neers Warman tiaaer tina poor age ‘Bi pte oe sr ty Land ls Schwan (Se Realy (ses {or TRFC cid nana as ns eins inset ‘Crimea data de os aie 6 8039 emia ea (Chol, Memoirs de FAc. de St. Petersburg, 1X. 1866, 2 7). " u ‘nuestro Sefior,registrada en Le. 19:12-15, 27. Sino consttu- ven su base historica, sf que estabam al ets ta Fresca est Ja memoria de los eyentes de Cristo que sux mentes deben habese vuelto invohmariamente a ellos, Herodes mun6 co- mo habia vivido, cruel y pérfido, Pocos dias antes de su in volvié a cambiar otra vez su testamento, y designo a Arquela0 como su sucesor en el reino; Herodes Antipas (el Herodes de fos evangelios), tetrarca de Galilea y de Perea; y Felipe tetrarea de Gaulontis, Traconite, Batanea y Panias” —distr- {os a lus que pmesie qe dehamos hacer referencia posterior: ‘pate Tan pronto Tas eigcunstancis fo permibieron tra Ls muerte de Herodes, y después de haber apastado una rebe- ign en Jerusalén, Arquelao se apresuré a acudir a Roma pars obtener Ia confirmacidn dol testamenuo de su padre. Fue se Inmediato seguide por sw hermano Heroes Antipas, que en ‘anerirfeslamento de Herodes habia recbido lo que ahora “Arquelao reclamaba, Y los dos no se encontraron solos en Roma. Deseubricron allt que ya habian legado varios de 1a familia de Herodes, cada uno de cllos recamando algo, pew todos concordaban est que preferfan no tener @ nadie de su Fania uaa sey, y que el pafs quedara bajo el dominio de Roma: en todo caso, preferian a Herodes Antipas antes que fa Arquel20, Cada uno de los hermanos tenfa,naruralmente Su propio partido, inrigando, manobrando y trata de: ine ‘luenclar al emperador, Augusto se ining desde el principio cen favor de Arquelao, Pero la decisién formal fue pospuesta ‘por un ticmpo debido a una nueva msurreccion en Judea, que fue aplastada con diiieuliad, Mientras tanto, aparecio en Roma una diputacién judta, suplicande que ningun de: Tos herodianos fuer designado rey, a causa de sus acciones iisfanes, que denunciaron, pidiendo que se Tes penmitiera a ls (a Tos judios) vivir conforme a sus propias leyes bajo Ta proteceion de Roma, Auusto decidié finalmente cumplir el estamento de Herodes, pero dando a Arquclao el tule de etnarca en lugar de rey, prometiudole el mayn tila si se Tosiraba merecedor de 41 (Mt 7-22). Al regresar a Judea, 2 “Arquelao (Sen fa historia en la pardbol) toms sangria venganza sobre «Sut concudadanos Iq le bomesan. thwart lat embaada, ilendo: No quctomos due Exe rine sobre noctoss El seaade de Agusta 20 dard ‘mucho tiempo, Llegurn dele ques naevus ym nn Sas: Arquluo fue deputy ude fue anion» pr vincia romana de Sina, oto con precurador prop Las ingreos de ArGola,en tanto aue rin, ascendfan 9 cons derablemente ned? millones de denros ste fs do gus Remanon, respestivamete, 4 na itera Ua xa bart de eta sama, Tero xin nn em nna repr com Tos ingresos de Horodes el Grande, qu escent a enorme ‘anid de alrededor Ge 20 millones de denane,¥posteuO Pence Age ve caetncome deat Sone Densarcn ca cia nner nee prs Ta gone ‘a aratura a vid on Palestina cn agucio nar que puede deduce dla pega de as moncdas en ciclaciin Yala taro del mereado Tabor Un denaro equal a Clemo veiniocho jeruahs, la moneda judas peg {Los lector gel Nuevo Tesaantyrcolduran que et ob ‘Retia un dsnano por su rabaj de un dia el apy vine (Mt. 22:3) en tanto que el buen simarano page slo As deans por aencton a ergo que dy cn fa posada te, 1035) Toro nos estamos ancy. Nes prncpa objex0 era expicar ia divin de Pllstna en os temps tel Sefer Potticamene, consist ee sudea'y Samara, bajo procers ches rman de Galle y ore (loo lad del Jordin). sujetata Hordes Antipas, el asesino de Juan el Batiste Tagucla roma Nena de sstcis y cocdad, 9 quien ok Sehr cuando fe cnviad a él por pated Pts no guido dar respuesta alguna ~ty Batanga, Taconite y Aura be Joel dominio del etrarca Felipe. Se proaia Je demasiados dels pu desenbiradeeuadamente eas tltmas provi flat. Se ifeene die qu se encontaban a OWS, Y ‘ue une de mi principales ciodades era Ceatea de Filpoe B (llamada ast por et emperutor de Rema y por cl mismo Felipe) donde Pedro hizo su noble confesifn, ue constituys Ja roca sobre la que la iglesia ibaa ser fevantada (Mt, 16:165, Mi_ 8.29), Fuc la mujer de este Felipe, el mejor de todos tos Iijos de erodes, 1a que fue inducida por su cunado, Herontos Antipas, a abandonar a su marido, y por cuya causa fue sdecapitado Juan (ML 14:3, etc; Mr, 6.17; Le. 3:19) Es cosa bien sabida que esta aera e incestuosa unién caus0 a Hlerodes problemas y sufrimientos inmediatos, y que final- nents Tercasté el roino y su desherro de por vida sta era la division poutica de Palestina. Combest se cconstituia de Galilea, Samaria, Judea y Powa. Apenas si seré nnevesatio decir que Ios jucios no consideraban a Samaria co Imo perieneciente ala Tierra Santa sino como una fran de tenttori extranjero —tal como Ia designa el Taimud (Chas, 25 a). «una franja cotta», slengua» que se interponta entre Gaines y Judea —- Por los evangelios sbemos que ls sama~ ritanos no eran sdlo consideradas como gentiles y extrahos (MU 10:5, Jn. 4£9, 20), sino que el mismo témmino Samaritano ‘aun inealto (In. 848), «Hay dos tipos de naciones», dice fl hijo de Sirach (Beclo. 50:25, 26), «que mi coraan abo~ feces y la trvera no es nacign; Ios que se scntan sobre cl monte de Samara y lox que moran entre os filisteos, y aque Ila gente insensata que mora en Siquem Y Josefo tiene una Iistoriz para explicar fa excusion- de Tos samaritanos- del ‘Templo, en ei senlido de que en ia noche de Ia Pascus, cad cra eoslumbre absr las pers del Templo a mevtianoche. un Samaritan habla entrao y echatdo huesos en los portals portodo el Templo paracontaminara Santa Casa. Porimpro- babe que esio pauczca, sf que revel los sentimientos dol pue- bilo. Por otta parte, se tiene que admitir que Tos samaritanos cormespondian con efeces con un amargo aborrecinnienio y ‘menosprecio, Porque en cada perfado dc acesha prucha nai hal, os juatos no vena euetiyos mds decididos © impla- fables que los que prcendian ser los Gnicos y verdaderos representantes del culto y de Tas esperanzas de Israel. 4 1 JUDIOS'Y GENTILES EN «LA TIERRA» Livzand de Si, bri sido dic fare! exacn donde eomensiba a dsr do rains lteter, Lost me, unguemetclonado neato dfn) documenos, noes aca en nada qu se apoxime aun onde Re. tric, so seg fon spe prs Seton 1 ea estos ritls flaca tn elo * Pa pa ies rabns las ites prcss de Palestina tan pinta mente ineresanes hash donde fetaban la obiacones os privgis oe un dt, Y a ete respecto lhe dk qe cud exe en tants Ge panos tra na Sntencadoiva, As tosedcores de Ase, amar. lads Corea yl de Acco ran conto dts tn tess Plena ane las fades mismast loestvieran. En elds, coniarando ln eesti desde esta perspective, par oy ioe Patna er snakes tear? "oto ton to pais remix toa desig fem de asenae Pte Fad sigue apace una soln ver a expeson Tena Santee code lr 1. Raypopun, fru pé. 20, en Neuse, Googr du Talmud, pi. 10. 2 Astimyormecs ttn sparc I exprsin sla tts de acl 35 posteriores jus y los crstianos.* No precisa de esta adl- Fn, que hubiera podido sugen una comparacion con wits pafsest porque para el rabinista Palestina no era sbln santa, ino 1a Unie tierra santa, con a absoluta exchusign de todos Tos otf0s pases, sungoe SeRalahan dentro de sus mites una cseala asceudente de iz grados de santidad, ubrendo desde El suelo desnuda de Palestina hasta el mds santo lugar del ‘Temple (Chel. 6-9). Pero «fuera dela era» todo era tinie= bias y muerte, 1 mismo polvo de un pats pagan esa impo, 5 contaminaba eon su contacto." Fra considesado como un Jepulero, o como la putrefaccin de la muete. Si un poco de polvo pagent hea tocado una offends, tenfa que ser quema~ ts en ¢l acto, Ms ain, si por cualquier razon algo de polvo ppagano habia entrado en Palestina, no se mezclaba ni pod hacerlo con el de «la trea», sino que pemnnecta hasta el fin Lo que habia sido —Impuro, containado, y contaminan- do todo aquelto a To que se ale sfa—. Esto aroja zal sents {40 communicado pun lay instzucciones simbélicas de nuestro ‘Sefior a ss disefpulos (Mf, 10:14) cuando los envio para que rmarcaran los limites del verdadero Israel—eel reino de los Glelose. que se habla acereado—: « st algun us wxib, pi oye wuestras palabras, al salir de aquella casa o ciudad. sacudidel polvo de vnesteos pies.» En otras palabras, n0 S010 Ucbian abandonar una tal ciudad o casa, sino que debfa ser ceonsiderada y tatada Como pagana, justo como en el caso ‘Similar mencionado eo Mt 18:17. Todo contacto com lostales bia ser evitado, y wa ara sscndida, y que, con todo. ‘Somo algunas Je las cindades de Palestina que eran conside- fades paginas, estaban rodeadas por todas partes por lo que se eansideraha como perteneciente & Israel. 2.1 nico sui de a Eactga om ot qu empl eines Za 39: w mie ban 216 selon haben. 1 (Ee Retencae on mt omasias aneroas para uma mena speci 36 La Misnd? indica, con referencia a cieitas ondenanzas, tres tcrrasr, que pudicran ser igualmente designadas como Palestina, pero a las que se splicaban diferentes normas nitua- les, La primera comprendia «todo aquello de que tomaron posesiit los que volvieron de Babilonia en ta erra de Israel "yhasta Chez» (guns es lana al te: ke Acie), Ta eu ie. «todo aqucllo de que tomaron posesidn los que subieron de Epipto desde Chezib y hasta el ro (Eutrates) hacia el este, Yy hasta Amand» (que se supone que es un monte cerca de “Aniouuta de Sit); mientras que la tercer indicando 3 rentemente una ierta delimitacién ideal, tenga probablemente 1a intencién de marear lo que sla tier» hubiera sido, con- orme a la promesa on ginal de Dios, aunque nunca fue poses dda en aquella extensién por Israel Para nucstro presente propisita, naluralmente, abla ls primera de estas definiciones ddebe ser aplicada a «la tierra». Leemas en Menachoth VTL 1: «Cada ofrenda,’ sea de Is congrcgacién o de wn individuo {piblica 0 privads), puede provenir de "Ia tier”, 0 desde wera de la err, sea del nuevo producto (del aio) o del aniguo producto, excepto el omer (a gavilla meciéa en 1a aszua) y las das panes (en Penterasiés) que pare ser sl traldo del nucvo producto (¢l del ato coment) y de aquel (Gue etece) dentro de “a terra» 5. She. VI. 1; Chat. WW 1. Li oapresinen on gal en tan asus gue cen dif mie un juci.may defn, Exel way ets sepudo Ios pans Ue vis ‘sree eb Nee 7Ningune de ho pubes csllna sacifiion.wftendayo won» 26 Sinepndn plare como trmin heron rho, deren ‘evo semen in ca, oy oe, lpimer eas, se zfs la ofrendse miss cn el gid & os teres, como ris crea, mayen lt often cere de Dive Esta ‘ume a parce «mi la expiasin coset unio stolen come ‘eligiant. Abate bun bus seis cn defn 7 ‘estas dos oftendas, la Mind anade en oto pasaje (Chel 1.6) tambien los Biecurim, & primicias en su estado fresco, aunque de mavers inexacta, porque estas timas eran tam= bién tadas de To qe los rabinos lamaban Siria" que parece haher sido considerada, en cierio sentido, como intermedia centre sla tierae y «fuera de la terra», El téimino Soriao Siria no ineluye solo aquel pais, sino codas las viemas que, Seyi Toe rabinos, habia ometide David, come Mesojantaia, Sin, Soba, Achlab, ec. Serfa demasiao prolijo explicar detalla- ‘mente ls varias denanzas a las que se asimilaba Soria, ¥y aquellas en las gue cra distinguida de In Palestina propia. {La preponderancia de os deberes y de los privilegios estaban ciertamente en favor de Sira, nastael punto de que si uno hhubiera podido pasar de su suelo directaneuteal de Palestina, fo naber undo campos de los ds pase, sin La intexposicin de ninguna franja genil,1a tierra y el polvo de Siria habrian ‘ido considerados limpios. como los de la misma Palestina (Ohol. XVIII. 7), Ast, habia alrededor de «la terra» una ‘especie de franja interior, consstiendo en aquellos pases que ‘se suponia habfan sido anexionados por el rey David, y que ‘ecibfa el nombre de Soria, Per habia ademés lo que padiera Mamarse una franja exterior, hacia el mundo gentil, que ‘consisfa de Egipto. Babilonia, Amén y Moab, los pafses en Jos que lsraelTenfa un interés especial, y que se dstingufan ‘dal resto, «fuera de Ta tierra, en-que eran suscepsibles de spontar dieamos y las Theramodh, 0 primicias en un estado pleparada.Namratmente, ninguna de estas contribuciones ea realmente Ievada a Palestina, sino o bien empleadas por ellos para sus propdsitos sagrados, 0 bien redimidas ‘MaimOnider clasifica todoe los pafses en ues clases, wet) to que respecta a los precepios relacionados com la terrax: 8, SiiaenviabeBiccrin «Jae, po no setaba moja «segundo ‘lero fl duc del cau a80 de Tas lana (Ly. 192) 8 sa tierra, Soria, y fuera de la terra»; y divide la tierra de Israel en terrtorio posefdo antes y después del enlio, en tanto ‘que listing enue Fyipto, Babilonia, Moab y Amén,y otras tierras” En la estimacton poplar se hacfan también otras distnciones. Asi, ef rbi José de Galilea manten{a que las Biccurin®” no dsbian ser wraidas del otro lado del Jordan, ‘porque np era una terra que fluyera leche y miel», Pero como Ta ley rahniea 2 este vespecto diferia de Iv postura ‘expresada por cl rabt José, debe haberse traado de una refle= aon retrospectiva, probablemente tratando de dar cuenta del hecho do quo del otro lado dal Jordan no acudian primicias| para el Templo, Oira distincidn revindlcada para el pats al este del Fordn nos recventa curiosamente de lus temores {expresados por las dos tribus y media al volver asus hogares, después d la primera conquista de Palestina bajo Josue Jos, 22:24, 25), por cuanto declaraba que la tiera al este det Jor ‘itera menus sagrada, debido 21a ausencia del Templo, del {que mv lata sido digi. Finalmente, Ta Tada propia preert= Ja preeminencia sobre Galilea, como centro del rahinis- ‘mo. Quizd ser bueno decir aqui que a pesar de Ia estricta "uniformidad en todos los puntos principales, Galilea y Judea ‘eufan sus respectivas costumbres y derechos legales que diferfan entre sen muchos particulars. [Lo que ha sido hasta ahora explicada en hase a los escri- tos micos gana un mayor interés cuando lo aplicamos al estudio del Nuevo Testamento. Porque ahora podcmos com- render cémo aquellos zelotes de Jerusalén, que hubieran {quesido imponer sobre ef cuco de Ta Tglsla el yugo de 1a ley de Moisés, hicienn preterentemente de las florecientes 10. Bice 11, 11-Par pen epic dea nine ene Ricariny Torah ‘ie ml btn snc El Topless mini sericice come Oran at onpos de Teaco, 39 comunidades de Siria fa base para sus operaciones (Heh. 15:1), Hay un especial significa en ell, poy cuanto Sia ‘sanstnufa una especie de Palestina exterior, teniendo una po- sicidn intermedia cnt ella y las Germs paganas. Otra ver, «de nucatras indagaciones resulta que lo que 1s rabinos const draban como propiamento Ja tierra do Israel comenzaba Inmediatamente al sur de Antioyufs. Ast 1a ciudad done se focnid a prinnera iglesia gent (Heh. 11.20, 21), donde Ios Aiscfpules fueron Hlamados primcramente crstianos (Ich, 11:26): donde Pablo ejereié durante tanto tiempo su ministe no, ¥ de donde comerzo sus viajes misioneros, estaba, cosa signticativa, justo afuera de 1a Herta de Israel. inmeclaa- mente al sur se enconiraba el pals sobre ef que los rabinos reclamahan todo el poder. Visjando hacia el sur, el primer distrto al que se llegaba era cl conocido en Tos evangetios como «las partes de Tiro y de Sidon» (MI, 19:21). San Mar- cos describe el distrto mds panicularmente (Mr. 7:24), RV) ‘cam clos tings de Tivn y de Sidi Fstos se exteafan, segin Josefo (Guerras de las Judios. IL. 3, 1), en la época de nuestro Seflor, desde el Mediterraneo hacia el Jordin. Fue 8 estos tSrminos extremos de «la tierra» a Tos que se reticé Jess de los fariscos, cuando ellos se’ofeadieron apie su ‘oposicin al wciegos tatcionalisma de ellos; y aque Fl sand, com Ta palabra de su poder, a la hija de «la mujer cananca». cuye grandeza de fe 5006 de sus labios unas palabras de precioso encomio (ML 15:28; Mr. 7:29). Era un distrito rayommente pagar donde el Salvador promnci fa palate Sinaloa y dene la mnjer no estaha dispnesta a dejar qe cl Mesfas de Israel se fuera sin recibir respuesta dc EL Ella ‘misma cra geil. En verdad, no solo aquelaistto, sino todo alrededor del mismo, y mae adelante, o trsitoio do Felipe, era casi rolalmente pagano, Mas que est, y por exirano que peda parecer, alredeur de lus disttites cx que vivéa los Judfos el pals’ estaba waeato, por asf decilo, por nacio~ hlidades cxtranjeras y por cultes, rites y usos paganos. Para comprender opropiadamente la histona del tempo y 40 ls circunstancias indicadas en el Nuevo Testament, se frecisa a este especio de un correcta concepetdn del ado de las partes. Y aguf tenemos que prevenirnos frei & un ‘rTor no poco natural. Si uno esperara encontrar dentro de los {erminos de «ln termi» musma una nacionaidad, una lengua, Jos mismos inteosos, 0 incluso Ia profesién pblica de una sola religion, se yuedarfa amargamente desenganado. No se twataba merainente de Ia presencia de los romanos y de sus partiarios, y de una cantidal ids mien iuyenie de ew Jonos extranjeros. sno que la misma Tierra Santa era un pats de razas mezcladas y mutuamente hostiles, de intreses divi- ‘dos, donde se levantaban templos paganos al 1ad0 del tan safgmo més extrema y puntos, y donde prevalectan abier- tamente rites y usos paganos. De una manera general eso es ‘acilmente comprensible. Porque los que volvieron de Babi Tonia eran relativamente pocos, yes cosa abiertamente cono- ‘da que oo ocuparon Ia tetra en su anterior extensién, Durante el turbulento peso que siguis a este regres0, BuO luna constante entrada de paganos, ys hicievon incrsantes intentos de introduccién y perpctuacién de elementos extra- fos. Incluso el fenguaje de Israel habia surido un cambio. oni el pase del tempo, el antiguo hebreo habia codigo todo cl terriorio al dialectn arameo, excepto en el eulio pablice ¥en las erudtas academias de dactores teakigicas. Palabras ‘y nombres que apareven en los evangelios como Raka. Abba. Golgotha, Gabata, Akel-Dama, Bartholomaios, Barabbas, ar-Fesis, y las varias citas verbales, son todas arameas, Es prohahlemente enesta lenge se dri Pablo a la enfure- ‘cida muchedumbre, de pie en aescalera que Hvala del Tem= plo ala torre Antonia (Heh, 21:40; 22), Per junto con el ara ‘meo hebmaico porque asi dosignarfamos el lenguajo— 1a lengua griega habia ido abrigndose paso entre el pueblo. La ‘nisin Misnd comiene una muy grande cantidad de palabras _ricgas y latinas con sufijos bebrews, mosirando cus profun- damente habjan afectado Ia vida y lay eansumbies yesuiles incluso de aquellos que tanto las aborreefan, y. por dedue- a a cidn,cuin prolundaments deben haber impregnado ta soci Sid juan gneral, Pro, aden nb sl durante nebo flompo ta pcs de ie gobemantes impulsar sstmdtice: then teen qe tera greg en idelogiay sentiment $e pecisé de a obstinada design dl faisasmo, sno de 5 fanansmo, paraimpecr éxito, yet puede quid expi- Sar'en pare lo extremoso de agen eta te To gue fuera gent, Un breve examen dl rt liinsa de oe disttos mas exteriors de pals puede poner eso bajo une lee nds clara Tcl eatemo novia de Is om, oeypando en par tn antiga poses de Manasts, 9 enconraan is provi thos perteneciente al tetrarea Felipe (Le. 31). Hay macs pam all que son enafables para Ia neva eisiana espaes del exit ests csi aban sido acupades por rads Salvaje dea le apf como Tos bedinos ‘de mestos tiempos Estos vivian prncipalment en enormes ‘uvvas, donde peardaban sus provisones, yen caso de augue Se dofendian as misma ya sus bats. Hredes ol Grande Yau stores os tabtan som, yeni ct os ‘ina gran canidad de colon judios © ions —loe prime fos se Rabon, ha el ealje de un tl Zaman {atthe como los modems clonosalmanes en zonas de Feasia, por In exeneion de impuestos.. Pero la insiensa ma- Sora de pueblo seguan sino sitios y greg, aos bra Toy pasinos. En realidad, lel cules aigon ises Siig apenay si hab deja ps lx ni econ ion de Grecia Fe cess ligares donde Pedro hizo aquela no Tie canes de Te sobre Ta quo, como sobre una pet, sera edifcadala lesa Pero Csares Fipos er onginalimens Baniaso Pants, una cudad deena al dos Pan; y su cambio de nombre no indicaba una drecion ms ci et juisno Dor pare de sus ibis, elidel aba construido Feros ol Gras un mplo dedicado a Avguso, Per ap tax sison necesaros més patculaes, por cuanto recenes Fivestgaciones han scado 18 02 por ods partes restos dat 2 culta ala dinsa fenicia Astané, a antiguo dios ssi del so € incluso del egipeio Amén, junto con el de las bien cono: Cidas deidades griogas. Lo mismo puede decinse de la refs nuda Damasco, cuyo territorioconstitufa aqu et imino ex- ‘ema de Palestina, Passndo del tmning oriental ul occidental de Palestina encontramos que en Tiin y Talemaida los ris Ings. cgipcios. enicios y gricgos se hacfan la competencia en pos dela preeminencia kn el centro de Palestina. a Pesar e Ia pretensidn de los samaritanos de ger Ios unicas verda- ‘ders representantes de Ia religion de Moisés, el mismo nom- bre de fa capital de ellos, Sehasi, por Saati, anasto totalmente helenizada estaba aquella provincia Hlerodes tam- bien habia consiruido en Samana un magnifico templo a ‘Avgusto; y no puede haber duda alguna de que prevalectan, al igual que ta lengua griega, también los ritos griegos y 14 idolaufa, Ouo distito extiemo, Deedpolis (MI. 4:25; Mr. 5:20; 7:31), cra casi totalmente gricgo en su constitucion, Jengua yeulto. ra, de hecho, una federaci6n de diez ciudades| ‘paganas dentro del tritorio de Israel, poseyendo un gobiemo propio. Ea realidad, las mismas eludades no son siempre gualmente coumeratlan por diferentes eseriwres. Senalare- ‘mos las més importantes para los lectores del Nuevo Testa- ‘mento. Escitépolis, ta antigua Ber-sedn (os. 17:11. 16: Jue. 1:27; 1 S.31:10, 13, ete), era la tnica de estas ciudades que ‘se encontraba al ste del Jordan. Se encontraba a unas cuatro horas al sur de Tiberias. Gadara, la capital de Perea, nos es conacida por Mt. 8:28; Mr 51; Le. 826, Por dliimo lugar, ‘mencionamos como especialmente interesante la cindad de ella el ugar al cust huyeron los cristianos de Jerusalén en obediencia ala advertencia de nucstro Seftor (Mi. 24:15-20). para escapar a la suerte de la ciudad cuando fue finalmente Siuiada por Tos romanos. La situacion de Pella no ha sido eterminada saisfacioriamente, pero probablomente no s° fncnetraha a mucha distancia de Ia antiga Jubes de Gala." 12, Compara la pews dian ot Cop, Chromo. Gang. Fini Leben 6 pe. 8798. “3 ero volvaos a nuestro tema. Por i quest na deho, se vera que quedaban solo 1a Galles y Judes propia, et a que eben buscase posturas y-maneras esrctamente june (Cada nna de estas regiones Ser deseniadetaliadamenie. Por ahora serf suficientesefislar que Ia Galea moronental o Ata estaba en gran parte habitada por Rens: fetcos, sos, frabes ¥ ssiogos de donde le viene el omibe de «Calilea ae os genes» (ME £15). Es extuto es prevalecta el tein pagano en muchas de estas ciudades con las que estamos famillarizados gracias al Nuevo Testamento. 7ie ‘as. que dio su nombre al lao, era de orgen reciente en Gempos de Cristo, hablendo sido constrida por el ttarea Herades Autipas fel Heras Je tn historia angen), y {ects nombre en Bonor del emperador Tibeo. AuBgue ‘ecihi desu fandador muchos pavilegics como casa ¥ te ‘ras para sus hailantes y exenciGn de impucsios, mane bicndose eso en vigor bajo Vespasiano despues deta guerra judi Herudes uve ve colnirala ata fect, po qe Tespectaha a sus pocos moradores judas. Porgu I locaidad donde la ciudad se levantaba habia sido antiguamente un ‘ementero, por elo fodo a arena ora lovicament imp to (osefo, Anigdedades, 2, 3) Asf, por muy eélebe que Ina llegiu 4 ser desgiés como Ta gran yulia see del Sanedrin judo, fue en su origen principalmentc ajena al jdaismo. Gaza tenia su deidad Toca; cn Ascalon se adoraba 2 Asta; Joe era la localidad en la que, para la época en ‘que Pedro nivo alt su visidn, segufan mostando sobre Tas ros de a vost Las mracas Ta cate ant ue se et «que Andrémeda haba sido encadenada cuando Perseo acudis 2 liberal, Cesarea cra no ciudad esencilmente pagana, azunque all vivian muchos judos,y uno de sus agomos mas, onspicuot era ot templo dedicado a August, levanado Sobre un monte enfente de la boca det pact, para que Tacra 19 Tost, Gueras de os Judes, I 9, 3. uw visible dee mar adeno Pero yu pada espera cuando Sia misma iersalén lero habia een magniien teary un ane, a dondo ac loveban pladiadores do 0 das panes el mundo, y donde se celebrabn juegos, con Un ‘ardter totalmente ait, paganos ens eit yenden- a? (ose, Anignedades, XV. 8,1) Los fvorios y conse- jos em Ios qe el monaea se rca eran pags, ll donde pudiron él 0 su scesores, evant temples paga- nos, ¥en oda oeaion promovian la expanién de ls ideas {regas, Per siempre protesaban se judo; no extaban dis Destos a enfertare Toe prjucis Judion, en realidad, Foy io mesa Te eonstucion del Tempo, 1a fecuente apelacgn a Roma en favor de Ia casa de os aos crn {ran oprimidos.y muchos ets hecos, los herelanos hie tan deveado mantenere en buenas rlacioncs con el partido ‘nacionalist,o mas bien emplerio en beneticro propio. Yast fue expandiéndose el helenismo. El grego ya era hablado y Canopy oe todas es ses dues Get Pas er necesaio para la relacién con ls atoidades remanas, com Tos muchos funionanos iis y militares, y con los extra sero fa ansenpcion» en 1s monedas esto en eg, ah {qve, prs splat los on, nnguno de os primers He des paso ena suimagen Gre since, fe Hevodes ‘Agra Ll asesino de Santiago yfalido asesino de san Pe- aro, quien mntoauyo Ia prctea anaguda de imagenes en las ‘moneas.As{Tbaavanzando por odos los frente el elemento fovineo Fra inevitable oben ut cami o bien un erent. mento en un fam no lejano {¥ gut del mismo judo cn uel perio? Ea mi serablemente dividido, aunque no hubjera tendo lugar ning na Separacin exterior. Los frees los saduoeossostenian 14, La mooeda eacionada eu ML. 220. que pretense tn imagen ‘i como tna ansenpeon, tne or elo que haber so, ten suas ‘Rom, bien dl tottca Five, qb feel primero en nod tage de Ces en tones extrem ale 45 principios opuectos y ve aborrecfan mutwamente; Ios esenios enospreclaban 2 ambos, Dest del faisefsmo las escuclas| Gel Hillel y de Shamma se contradeefan entre sf en casi cada jwunlo, Peso ambas se unian cn su ilimitado menospreeio de fo que ellos designaban como vel comtin de Ia gente» —los ‘que no tentan una formacidn tradicional, y que por ello bien fefan incapaces o bien nv estaban dispuestos a tomar parte en las dscusiowes, Heya la carga de las ordenanzas legates, ‘que constitufan Ia principal matena de tradicionalismo—; Habia s6lo un sentimiento comin a todos —altos y bajos, ‘RcOS y pobres,mstnuidos y sin instrucctOn— el de ui incuso odio a los extraneros. Los rudos galileus eran tan enaciona- Jes» como los més punTlososfasiseas; en realidad, en la gue~ sa contta Roma dieron el mayor nimero de soldados. ¥ los sds valientes, En todas pares estaban los extranjeros a ta ‘sta: para ellos eran los impuestos que se exifan, los solda- ‘dos, 10s trbunalos de ms ala instancia, el gobiemo. Ei er salen se encontraban por encima del Templo como guantia fen la torre Antunis incluso wean Ta custodia de las vestidu- sas del samo cacentote. por lo que. antes de offciar en el ‘Templo, ;tenfa que solicitartos siempre al procurador o & su represcntante! Eran s0l0 mas tolerables, al ser paganos abler- {o8, que 40s heredianos, que mezclaban el judafsmo com el paganiemo, y que, hablendo venido de escTavos extranjewns, Se habfan airogade para sf el 1eino de los Macabcos. Tras letores del Nuevo Testamento saben que separacion luabfan establecido Tos judios fariseos entre ellos mismos y Jos paganos, Se entenderd ticilmente que todo contacto con cl paganismo y toda ayuda a sus ritos deblera haber sido pronibido, y que en la relacion soctal se evita wu conta minacidn levitica surgiendo del uso de lo que era «comin 0 jnmundo, Pero el fatisafsma ia mucho ms lejos que esto. ‘Tres dias antes de-un festival pagano se prohibian todas las 15, La toa comenaé de ua manor ben inseam I sumo saceda Tian qe eit lator de Bars duis all topaje,y5 hips 46 ‘ransacciones con los gentiles, a fin de no dares ninguna ayuda directa o indirect para sus rlos; y esta prohibicign se extendfa incluso a las fiestas privadas, como uh cumpleaios. cl dia de regreso de un viaje. etc. En lus ocasiones festvas| ‘aganas el judio piadoso debia evitar, si fuera posible, pasar ‘através de una ciudad pagana, y desde luego evita 1od0 tipo Ge trtos com denulas que estuvierin adorinals festvamente Fra iegttime para las nirems sins ayia en cualquier cosa ‘gue pudiera tener que ver con cl culto pagano o can cl gobier- ‘ho enul,sncluyendose en est ultimo la eificacion de juzga- oe y edificiog similares. No of necesario explicar en qué amplitud ni asta qué detalles evabsa acabo la proj fa Saica tas estas ordenanvas. Sabemos, por el Nuevo Testa- ‘mento, que entrar en casa de un pagano contaminaba hasta cL aiardecer (i. 18:28), ¥ que estaba profubida toda relacion, amisiosa con los gentles (Heh. 10:28). jTan temrible era 1a Inpolerancia que las mujeres judias tenfan hasta prohibido ayudar a su vec pagans custo estuviera para the atu! (vnd_S.1I. 1), No era cosa mieva para san Pablo cuando: Tas corintios preguntaron acerca dc Ia legitimiad de Ia carne vvendida en las camcerias 0 servida en un banquele (1 Co. 10:25, 27, 28). Evidentemente, enfa en mente la ley rabinica acerea de ello, mientras que por una pune eviubs La ‘servidumbe faissica de la fea, y, por la otea, advertia ent ‘contra de violentar la propia conciencia u ofender la de-un ‘observador. Porque, segin el rabt Akiba, la came que cst ‘para ser llevada al culo pagano es leeitima, pero la que viene de esta prohibida, porque es como los sacrificios de Tos muertos» (Avod. S. IL. 3). Pero la separacién iba mucho mas ld de To que Tas mentes ordnariay padieran esta dispestas aacepia. La leche ordefaa de una vaca por manos gentiles, yl pan y el aceite preparados por ellos, podian scr vendidos 8 os exiranjetos, pero no usados por los israclitas. Desde Tuogo, ningun judio piadeso se hubiera sentado a la mesa de ‘un gentil (Heh. 11:3; Ga, 2:12). St un pagano era invitado ‘una casa judfa, no poda ser dejado solo en a estancia, pues "7 en caso contraro se consderaba que todos ls atculs a mentitos 0 bebidas en la mesa eran impuros. Si sles com praban tiles de cocina, renfan que ser purifieados con fuego ‘agus los eucills debi ser Vuelos afar, es espetones faleniados al rojo vivo ante de empeadlos, ete No era legitimo anendat la casa el campo. ni vender gunaio, a tm pagno; cualquier anfeulo que estuvirarelaconado con el ‘atanismo, aunave fuera de manera muy indirect, tenia ave for destruido. Ast, tuna lanzadera de tela haba sido hecha die Inara de un bsg decade os, eda als {le veatita hh com ella dehia cer Arstuido y si aguas piczas hab sido mezcladas con otras cuya fabricacién no Pier tener ninguna objecon, todas ella quedaban conta Iminadas y debian ser destruida.” ‘Estas fon solo unas dclaraciones generaloe para mostrar Jos senimiettos domminants. Serta fil demostar edmo Jmpregnaban todas Tas telaciones de Ia vida. Los paganos, fungue eran fccuntemnt tolerates, naturlmente toma: ban repress. La cireuncsion, el repos sabaio, el eulo 21un Dios invisible, y 1a abstinencia Juda de comer cerdo, Cantina ue ea facade a Tae os aan Los conquistadors no suelencuidarse de ocular su menas- precio por los vencidos, especialmente cuando és pres. men de monospreiarosy odiarios. A Ia vista de est, qué inctebte puede haber parecldo la verdad que el Senor Jesu- crista plan ents eral cama el objeto de su vende y reino no el hacer judios de los getils. sino de ambos hijos de un Padre CeleSal; no poner alos pagans et yuzo de Ta Tey, sino ibrar de da julos ya genes, om bie, 16, Foun paces én rani dl waa Avadah Sarah (oe cuts dlincor) de Mian, ingoe ag sea ao 4 propa #9} ‘a bnogocjo seca "Pant deus compres lan cone alias clack de Meler (dat su var rode re. Juda 48 umli sus demandas en favor de ambos! La revelacin ms incoperaday revelaion mas inopmaa, dade el pune de ‘st judo, a de I demalilon doa pared itera Ge searacin ete jute y pres quando Ta enrtad Oe lay cavinola ens cue Noy nals ogo soy i se podta encontrar unt sola insinacin ni en I scar arene de aqutosenpon, inal ence eae lacgo lo mx contrast 4 Cio Turon sus emo» Ia mato fdas marvin wel mine qs hab oad ‘eulto deste Toy siglo y gencracones psidace=Ta Rie dacién de una Iglesia universal. int 49 mr EN GALILEA EN LA EPOCA DE NUESTRO SENOR «Si alguien quiere enriquecerse, que vgya al norte; si tkesec aalquirir sabidurta, que venga al sur Este era el dicho cou el que el ungully abfnico distingufé enue ta rqueza material de Calilea y la supremacfa en emadicién tadicional ‘que pretendian las academias de Ta Judee propia. Per, jay', ‘ho paso mucno tiempo antes que Judea perdiera esta dudosa distincién, y que sus escuelas peregrinaran hacia el norte, aca bbando estableciéndose junto al lago de Genesare, iy en aque lla misma ciudad de Tiberias que ana haba sido comside- rada como inmunda! Ciertamente, la historia de las nciones registra el juicio de las mismas:'y es extrafamente significa- tivo que Ia coleccién autontaa de la ley tradicional judfa. sconocida como la Misné,y ot Tamado Talmud de Jerusalén, ‘que fonwa su comentario palestinensesalleranfinalmente de longue fe originalmente wa ciudad pagans, eonstruida sobre 1 ats Wise de as naconaes o¢ I Nemes dae nsconte> («Le Webgosshichs ist day Welgerchi) exeabe Sehr 2 Hay dos Taba liens da Mien de Iwan yl de Rani Talmud de Babin st consdeesblenee ine reciente que el de ‘esa ysis tan ues cde nds pfu eas Ue up sco y eee dedi. Tien pars peopto istca Tela {i Jersan es macho me aloo y de he mayer ardad gus le Ins Esvulas Ovens ot lemplazamiento de unos vicjs y olvidados sepulros. Pero ‘entanto que Jerusalén y Judea fueron el centro de ia erudicién judfa, no habfa términos de menosprecio suficientemente duros para expresar el arrogamte desdén con el que un rab nista normal considerabaa sus coreligionaries del novi. Las Aesprecitivas palabras de Natanael (in. 1:46): «_De Nazaret puede salir algo bueno», suenan a un dicho comiin de este perfodo: y la reprension de los fanseos a Nicodemo Ud. ‘752): eBscudrina y ve que de Galea nunca ha surgido nin- _gln profetan, fue salpicada con la buriona pregunta: «gAcaso orev td también galileu?s No se (taba merece te wa supesioridad consciente, como la que los ede la ciudad», ‘como solfan ser lamados los habitantcs dc Jerusalén, se decta {gue exhibian comuinmente ante sus eprimos del campo» y fedos los demés, sino un docprecio ofentivo, exprosado 2 veces con una zafledad cast increfole, con una ausencia wtal Ue delicate yc caridad, peso siempre con mucha y piadosa autoafirmacidn. La frase «Dios, tc doy gracias porque no soy como los dems hombres» (Le. 18:11) parece el aliento natural del rabinismo en compaia de los iletrados, y de todos Jos que eran consideradas inferiorestnelecales © relipio- sos; y la historia parahslica del fariseo y del pulicano en ef evangelio no es eontada por la especial condena de aquella bracidn, sino como caracteristica de todo el espintu del fai- Seismo, incluso al acerearse a Dios. esta gente que no cono- ce hiley (esioes, ley tricional), son anos malitos » Fsta frase era el hnisca sumario de la estimacién que tenfan los rabinos de la opinién popular. Llegaba a tal grado que los fariseos hubieran deseado oxcluirlos no s6lo de las relaciones normales sino de la eapacidad de darestimonio, y que inclu- 9 aplicaran al mratsimonio con ellos un pasaje como Dr m2 4. Todor os qu ssntan ciiosiad por ver hata eu lejos podia Hogar inerrant et Pen a 2 Pero si esto se considera eumo un exttemo, dos ejemplos, cseojgdos cast al azar, uno de la vila wiigiosa, of0 do 18 vida ‘ordinaria, servirin para ilustrar su realidad. Apwnas si se pout imaginar un mejor paraelo de la oraeién del fariseo que lo que sigue. Toxamos en el Talmud Jer. Her. LV. 2) que tun eflebre rabino, al salt cas fade fa aeademia, oraba en estos términos: «Fe day las gracias. oh Sehr ini Dias y Dios de mis padres, que wi hayas puesto mi parte entre las qu fie ‘cena Tas escuetasy 1as sinagogas, ¥ no entre los que van al teatro y al civco. Borque tanto yo como ellos trabajamos ¥ estamos cxpectantes —yo para heredar vida etema, y ellos para su destrucién—» La otra ilustcin, tomada tambien de una obra rabnica, es, s fucra posible, todavia ands eens va, Resulta que el rabt Jannai, mientras viajaba, conocié a an hombre al que consideraba su igual. Lleg6 el momento en que su nuevo amigo lo invité a comer, y puso delante de él abun ‘dancia de comida y bebida. Fer se habit suseitado SOspe- cchas en el rabi. Comenz6 a probar a si anfitsige sucesivac ‘mente con preguntas sobre el texto de las Escritures, sobre 1a Misné, intepretaciones alegoricas, y finalmente sobre sabidurfatalmitira jAy! En alpguno'd estos puntos pudo satistacer al rabf. Temin6 la comida, y el rabf Jannai, que ‘para aquel enfonces indudablemente hala expresado tod0 el esdén y menosprecio de un rabinista nofmal hacia los itera, pidid a Bu anfitrion, como ora usual, que tomara la copa de: hendicién y que diera las gracias, Pero este iltimo estaba ya lo sufcienteiente humiliado, ¥ respondio, con una mezela de deferencia wiewal y de modestia judiar «ue Jannai mismo dé las gracias en su propin casi» «En todo aso», observ6 el rabi, «puedes unire a mfw: y cuando el ‘anfiridn nudo expresado su acuerdo, Jannai dijo: «tin perm, hha comide del pan de Jannaite La historia impareial, empero, debe registrar un juicio di- ferente sobre los hombves de Galilea que el dictado por los rabinos. y ello incluso en aquello por lo que eran menos. preciados por los lderes de Israel. Alguns de sus peculia- 53 ridades, desde luego, se debian a circunstancias territories {a provineia de Galea —cuye nohe praia traducirse como «elteultoe, derivinnse de un verbo que significa «dis Corrr en un cftelne— eomprendta Tas antiguas posesiones: ‘se cuatentribus:Isacar, ZabulOn, Nefally Aser. Este nombre laparece ya en el Antiguo Testamento (et. Jos. 207, 19°11: 2k 1529 | Cr 6:76; y especialmente Ts 9:1), En tempos ‘de Cristo se extends Ieivia #1 pore alas posesiones de Tio por ut lado, y a Siria por el oto: al sur lnmitaba con Samaria, EI monte Carmelo al ocste, y el distnto de Escitopols (en DDecdipolis) al est, entrar quo ol Jondny el layo de Gene saret constitufan el limite oriental general, Ast comsiderado. ‘nclurfa nombres os que se unen reminiscencias como los monies de Gilboa, dane elsrael y Sail cayeron en morta dtl, el pequetio Hermén, el Tabor, el Carmelo, y aquel gran ‘campo de betalla de Palestina, la anura de Jezel. Tanto el ‘Talmud como Josefo la dividen entre la Altay a Raja Calilea, entre las cuales Tos rabinos inesponer el dsuitw de Tiberias ‘como li Mediu Galilea* Nos viene a 1a memoria la histona {de Zaquen (Le. 19:4) por a sefal que dan ls rabinos para ‘istingui entre Ia Alta y 1a Baya Galil, La pnmera comien- ‘raalll-edonde los sicémoros dejan de crecers. El sicémoro, ‘que es una espocio de higuera,no debe ser, naluralnente, con- fundido con el nuestro, y era un Arbol de hoja perenne. fheilmente destruido por el fefo (Sal. 78:47), creviendo s6lo. {nel ville det Joudén,o en la Baja Calilea hasta la costa, La mencidn de ese 4rhol puede también servimos para deter ‘minar Ia Tocalidad donde et Senor pronunci6 sus palabras en Lo. 17:6, Los tabinos mencionan Kefar Hanan, probable~ ‘mente la modema Kefr Anan, al noroeste de Safe, como ct primer lugar en la Alta Galilea. Safed cra en verdad suna Chidad asentaa sobveun monte>s y puede que estuviera ala vista del Seftor cuando pronunci6 el Sermon del Monte (Mt. 4, Shen 1K, 5:14). En el Talmud es mencionada con el nombre de Zetath, Y¥ meneionada como una de las estactones de senales desde donde se transmitfa Ia proclamacidn de 1a nueva Tune, hechs por el Sanedin en Jerusalén$ y cou ella el principio de cada Ines, mediante fogatas de colina en colina par toda la terra, yal este del Jondn, cubriendo la gran distancia hacia los de in dispersion ‘La zona montariosa en el norte de la Alta Galilea exhibia ‘un maravilloso paisa, con un aire fonificante, Es aqué que se dauna pane del angumento del Cantar de los Canuares (Cat 7:5) Pew sus cuevas y fotileray, asf comoel lente pantan nso, cubierto de cafas, alo largo del lago Merom, daban refugio aos bandidos, alos proscritos y #10 caudillos rebel ides. Algunos de los personajes mas péligrosos procedfan de Jag ras altas do Galltea, Aigo mas al sur eamblaba el palsa- je Al sur del ayo Merom, donde el Hamado puente de Jacob ‘iva el Jun, legamios la gran tad catavanas, que unt Damasco al este con el gran mescado de Tolemaida, en la ‘costa del Mediternco. ;Oué agitacién presentaba continua- ‘mente esta via en los tiempos de muestro Seor, y cusintos (oflcios y ocupactones suscitapa! Fasaban durante rodo el ara Iileras de camellos, de mus, de asnos, cargados de rquezas de Oriente destinadas al lejano Occidente, o levando los Iujos de Occidente al lejano Onente. Aqut se veta a vigjeros 1e todo tipo: judios, griegos, romanos, moragores del Onen- te, La constante relacidn con los extranjeros, y el estableci iniento de tans exteanjesos a To Targo de una de Tas grandes rutas del mundo, tiene que haber hecho que el mezquino fana- tismo de Judea fucra casi imposible en Galilea Estamos ahora en 1a Galila propia, y apenas si se podria 5, Vase mi libre sob El Temple: nites sevicisa ome Spec 1 Jeserigo, caulo X_apatalo va nueva lar, y catulo XV, ‘pattie a ésteminacn de a nao hin 55 cconcebir una region més (nil o hermosa* Era vendadera- mente Ta ticna dole Aver uujalia ew atte 0 pie (DL 33:24), jLos mabinos sc refieren al aceite como fluyendo como un mo, y dicen que era mis Hct! cnar una planiacién de ollvos en Galifea que un nino en Judea! vino, aunque wy tan aan como el acele, era generoso TIC. ED gO crecfa en abundancia, especiaimente en tas covcanies de ‘Capemaum: también cultivaba cl lino, El costo de la vida era mucho mas baralo que en Judea, donde se decfa que una ‘medida costaba tanto como cinco en Galilea Los frtos ere fan también a Is porfoceién: y eran probablemente debido alos celos por parte de los hahitantes de Teawsalén jue no permitieran que fuera vendido en a ciudad durant ls festvi- ‘dades, para que los vistantes no Hlegaran a decir: «Hemos venido slo a probar lo fruos de Galllea? Josefo se refiere 2 pafs en términos totalmente auvebsados. Cuenta no menos ‘de 240 ciudades y pucblos. y dice que ef més pequeia tents no menos de 15.000 habitants! Esto. naturalmente. debe ser luna gran exageracion, ya que haria que el pais tira una poblacion dos veces mis densa que los mds densos distrtos fe Inglateniae Belgien, Alyvien hi eomparade a Galilea con Js distritos manufactureros de Gran Bretafa. Esta compara ‘ion, naturalmente, es de aplicacién s6lo al hecho de su vida activa, aunque tambien se llovaban a cabo vanas actividades industries’ —grandes tallores do eordmica de diferentes t 1s, y Hiner ias—. Desde Ia aturas de Galilea el ojo Fepo- Saba Sobre puertos,Henas de naves meant, y sobre eta, ppunteado con Blancas yclss, Ali junto ala costa, y también tierra adentro, echaban su humo os homos donde se hacia vidrio; a To largo de 1a pran ruta se movian las caravanas; en 6. Vesti, generale, nereane ann cote aL ils {41s gua Palatina om ota Quarry Statomon of te Paletine rploraton Pund dejo & 1876, pigs. 120.192 56 el campo y las vinas y plantaciones frutales todo era activi sad, La gian canter atravesaba Galea entrando en ella por donde se salva el Jordin mediante el Tamale puente de Jacob, foeaba luego Capemaum, descendia a Navaret y wo ‘segura nasta ta costa Esta era una ventaja que tenia Nazaret: (que estaba en Ia carretera del tranco y relacion del mundo. (Otra peculividad es extranamente desconocida por los eseri tones cristianos. Se sahe por los anliguos escrlos rabfnicos® que Nazaret era una de las estaciones de los sacenotes. Toes los sucendotes estaban repartidos entre veinticuatro éndenes, uno de. os cuales estaba siempre de servicio en el ‘Templo. Ahora bien, os saevdotes del onlen que iba estar de guardia Siempre sc’ reunfan en ciertas ciufiles, deste Tas que se dirigian juntos al ‘Templo: los que no podtan ir pasahan la semana en ayuno y oracidn por sus hermanos. Nazaret era tuno de esios centros sacendoues; ast que por ali, cosa sim. Dolicamente signifcativ, pasaban tanto Tos que efectuaban el trico dal mundo came los spe servfan en el Templo. ‘mos hablado de Nazarct; y puede ser interesante echar tuna ojeada a otros Tugares en Galea que se mencionan en 1 Nuvi Testaamento. Junto at Iago ee encontraba, al norte, ‘Capemaum, que cra una ciudad grande; cerca de ella estaba Corazin, tan célebre por su trigo que, si hubiera estate mis cerca de Jerusalén, habrfa sido empicado para el Tempio? ‘bin Betsalda,* cuyo nombre, «casa de pects, indica su Principal actividad. Capernaum era la estacin en la que Ma- Ico se sentaba ene banca de los tburos (Mt. 9:9) Al sur de Capemaum se cuuumtaba Magdald, Ia cludad de 10s 8. Vein I efeencia on Neabnor, pig. 190, 8 Mon 85a 10 abis dos tues con eae note, uno al ese del Ton, eta Iulia concertos LT Bt Hs noe sl oat ‘deta do ag de Calle, lida nal de Ans y de Felipe Gn, TAD, Ver tanbnce Me 15; M1121; Le 1:13 Jae 123, 7 simoreroa el hogar de Marfa Magdalena (Mr. 1:40: 161 Le Sat, at) El Talmud mension sus Hendy 8 hur ic habla ges gr nauee, per fre (iu In gran compeion de si habiaues. ‘Mev, duc tei Somsrtda poo ante del tem de Cite 0 waetentatmene metseveda en cl Nuevo Tesamento G2 e531 Prague Gempo cra un eplndida cla, sang pnplmene de carete pose, coy magic Tao! conastaban con is eas lies comes cnlarepiontneloxremo er go scsrias ‘Fanon peoqert tee done se expo perc fo chcavato en tncles (Exabin, XVL 2) Fue al ie, ‘Train gran geta romana, ser una especie de tla sitattqueacabé en un feb depo. en nies oma devo non cel cn og tig nie do Sa le sangre de as tne Ta ora lente Ses de ws ewlteeves Cand de Coles eal da ial GE Nasnarl(n-2:3), donde Casto ev acto supine thing Ge 2-1 tami fe giiaiva en eacn amet segundo mia qe evo slice nel vino miro it sn us pores primer pao pe bis gees i. Seth Chad std a nes tes ores al romorete de Nine Fannie Na cra une de fas polaioes mis Then de alc, no js a angen Endo. in deberissorpredemos spor nieresane sp pds res gus ns emiseencls in qe Mayan sido pes ‘Sst loc rbino acre seo rene estos et Dipiment tas slcddor d= Calla. Ah te Fon en plan ead posi, uma mencion de cursciones lis efetuadsr en nombre do Jour por un ce = Tae Chetar chan (en Galles) oponiendose cv una ca- ‘Shon de Tos anos aun ite de esta ase, mundo futons durante la disput: regis epetdes de iscuso- fe son oaosentiant, yes aiaones de contacts 58 ‘con creyentes hebens. Algunos ft ido mis all” y fan encontrado trazas de la general extensiin de tales posturas ten el hecho de que sca introducido un macstro galileo en Babilonia como proponiendo la ciencia del Merkaba. © las (impuesto sobre todo To que eran antculos de consumo, 0 de importacin), ¥ al fijar abiviaviamente la ‘caota porla tierra o los ingresos.o cl valor de las mercancias, te. Ponque de nada servi apelaren contra de ellos, por cuan- fo fos mismos jucces eran beneficiaios ditectos de Tos ingre- Sos: pore aquellos ante Los que hublera debido presents Ta acusacion acerea de esta cuestiGn pestenccfan a Ta orien 16 Polenta a eine pesaes npc Seas in rumen ne ogee Seen ea eatel ee ce a Fo ee ee tees a eet neh ee er aes esac i ai ee ene eee enna eters ence a ee Oe ee ae oe ee Se eee eee eee Se eran ae pe oe ae ene see at or gale aan ces une a oe a Seusfalinioeta estate oa enamel bea sore aera agian cated cael ieee ouman cee maaan Cee ee et aie Wik ri le nn bg et cle a eat creme cuatats obs eames Seams ntaioe yu fences smecteets sense n , uatdndolos de xmalditos», los demuestra invapaces de un fanatismo que reconoce como hermano 2 todo aquct en cuyo corazin ands el mismo fuego, sin importa cules sean sus tas condiciones. El gran iro de texo de fabinimo ia Modes cas tualinente sinesifnic,y se podia ec qu alugindticn. Fl métod dels rabins ca pramen 20. Eye «que oe Ince rfpia anton Sne em nerd spoglie tensor inginia Nngaahora ane re seu kee nt nn eu einen Cm ia reticle gue a min de Cre ashe Triatmente poultry tent an air ey Te etree de cs STheuals olan taonconscomocl gutless ao em 90 le Iégico, Donde no es un registro do echos y uadiciones, Ja Misnd es meramente un mannat de decisions legales en sus més esirictas secuencias Iégicas, slo avivaras’ en liscusiones 0 el relato de ejemplos oportunos. Toda Ia ten dencia de este sistema era antimesianica, No que en almas tandevotes y nauralezas tan ardiontes no se pudiera encender el ennusiasma, sino que telos sus estudios e intereses ban cena direccién opuesta.Acemds, cabéan nny bien cw pace poder les habia quedado. y temfan perder incluso este paca. El femor de Koma los acosaba de continuo, Incluso cuando Ja destruccion de Jorucalén los rabinos inlentaron logzar 8 propia segorid, y su historia posterior muestra, con una curiosa recurtencia,chocantes ejemplos de inimidad rabinica ‘con sus opresores romanos. EI Sane express sus més intimos temores cuando durante aquella ses seuacia devi= dieron dar muerte a Jesis por el miedo que tenfan a que. si se le permitfa.continuar, 1os romanos. vendrian ¥ quitaian tan su lugar como 1a ncton Gn, 11:48). Pero mi una mente cindida entre ellos puso en tela de julio Ia genuinidad de sus milagros: jninguna vor genewsa se levants para wfimmar el pnncipio de las demandas y del reino del Mesfas, aunque hhubieran rechazado las de Jestis do Nazaret! La euestién del Mesfas podfa ser suscitada como un punto especulative: plier ser impuesto a Ia atencién del Sanedrin; pero no trataha para elas de un interés personal, prdetico, vital. Puede que sefiale slo un aspecio de In evestign, y Ste de Gpo exttemo, per incluso asf era caractesstica que wn tabt hte diera decir que «entre Ios dias actuals y los das del Mesfas solo habia esta diferencia: Ia servidumibre de Tseacl» ‘Oxros asuntos bien ditinios soloitaban la ateneion de los ‘abjinos. Lo que los ocupaba eran el presente y el pasado, no cl futuro —el presente como fijando todas Tas determi ‘iones legates, y el pasado como sancionindolo—. La Tudea propia era el unico lugar donde habia morado Ta Sick, Ia ‘erra donde Jenova habia hecho ensir su Templo, a sede del ‘Sane, el dnico lugar en ef que se cutivaban fa erudicion a 11a verdaerpiodad. Todo se jugaba desde este punto de thst Judea er eran, Gea, pj, ¥ mas la el orn, Tamos. Ser de fudea eta ser shobreo de etree. sha Alco qu menpreio eles nbs Cale oro ge respect ast lenpiaj, modes y desi del eso rege Tin algunos respects, las mitmas observacis legals, y desde seg as costmbres social, eancferee dca Galea. Solo en Judea podan ser ordenaise log abnoe ‘ant amon le ao, lp et Suede ‘sein sles declan ypoclanarel comin de ela mcs del que depend Ta diposicgn dl ealendario de ox fess. Inco” depute gue la lenion de la neceidad poles nubieraexpllado aos mings 4 Calle, voir Expresate 4 Lid, y ae pei un fuerte dae es spe mafrran el piviegin de nea a ctne gine emo Siglo feosro de nuestra era er. San. 1. 18). Elvin para ‘to cel Templo era ldo exclutvamente de Jaa, no so cramer, ino pore su anspor a waves de Sar. Fibnt ctanto ie Mind heels notes elas cteo cudades de donde se oben” Siilameie, ‘lacciteempleado proveia de Tudce, 0 bicn 8 rove de Porea, se atan Juda las acstnas par exit aceite en Jensalen= [Enea de qu cindades era eae juts er de scnsiderabl nyo, por To que cones as casi ‘estas ocupaba linens atenein das abinos. No 2s cl rls exacts limits de i dea propa hai e Domest. La ineusion de 1 costa manma en provincia de Samara ex an comin eon Lo cen ex oe munca le er scignada. Segin Toelo (Cervus de los us, TH 3, 3) i Sadea propa se exenfa ao arg de a costa maria hata legat 8 Tolemaida@ Acco El Talmud parce excl al me- 21, Comes dunn en a oa de M. Neuse Gr Ta, lg Been y Js pasa lamidico ai ads, Eierret. nein 2 nos las ciudades septentrionales. Fi el Nuevo Testament se hace una distincién entre Cesarea y la provincia de Judea (Bich, 12:19; 21:10). Esto da una de la evidencias indirectas fn fl de a ota familiaridad det eseritor eon las posturas estrictamente rabinicas, sino también dele temprana fecha de redaceién del libro de los Hechos. Poaque en un periods posterior se decaré la pertonencia de Cesarea a fudea, aunque ‘Su puerto quedé excluido de tal pnvilegio. y todo a este y este del misnny Tue declarado . aunque sadist fers Nae rao, por suriqueza, «la tierra de vida». Como podsfa espe- Forse, suryieron dificutades constantes ene las autondades Jiudfas y mmanas en Cesarea, y son acerbas las quejas contra Ta injusticia de Tos jrces pagans, Podemos comprender con facilidad que para un judfo Cesarea era el simbuolo de Roma, omade Edom jy Edom debia scr destruida!—. De hecho, 93 ‘en su postura Jerusalén y Cesarea no podtan realmente co- cists, Es en este sentido que damos cuenta de este siguiente ceurioso pasaje: «Si we dicen que Jerusalsn y Cesarea estan Ambas epi, 0 ue amas est n desea, lo eres pero site dicen que uma de ellas esté destmida y Ta otra en pi, créelo» (Gite 16 a; Meg. 6 a). Es interesante saber que por causa de los judios extranjeros que residian en Cesare, 10s rubinos pemitfan que las principales orseionee fueran pro rnunciadas en prego como lengua vemcule; y que, para la época del evangelista Felipe, se lev6 a cabo una buena obra or Cristo entre los judios alla rsidentes. Lo cierto es que Jog escrtos judfos contienen una espectal mencién de contro- ‘ersias all entre judtos y cristianos. Uni breve recipitulacin de Tas menciones judtas de cler- las olay ciulales de Jule tabi ern eat el Neve ‘Testamento puede sor de utildad para tener mis luz sobre las narraciones sagradas. Por lo general, Ia Mignd dividia 1a JJudea propia en tes pares: la montana, la Sete, el valle (Shev. TX. 2), a to que tenemos que afadir Ia‘cludad de Jemsalén camo distro apart ® ¥ agut tenemos otra notable ‘ovidencia de la autenticidad del Nuevo Testamenta, y espe- ‘ialmente de los eseritos de san Lucas. Sélo uno que estuviera finimamente familiarizado con el estado de cosas de aqucl ‘empo habria dstinguido, al igual que los rabinos, a Jerusa gn como un distrto separado de los del esto de Judea, come lo tng sea Lucas de manera expresa en varias ocasiones (Le. 5:17: Tich 1-8; 10-99) * Cnanda los eabinos hacen mencisn de «la montafian, se estén rfirendo a un distto al noreste 25, Asien muchos pant. CL, pe, Chath. 1V. 12 24, Eras como las mencones dct Nuevo Tesamento acca de Cesare, haw ctn eonnadse amnion por M_ Noster en aod al Be sear usa ossonns inexact, o mis be, come ybcnoy cass eps cuba leone ld, fern corey poral ea. 9 ‘ynorte de Jerusatén, conocido tambign como «cl monte ral La Sefeld, nauralmente, es 1a rgi6n a To largo de la cost, ‘Torin el reso queda include en el wémaino «Valles, Apenas siserS necesarin explicar que, comn nos lo expone el Tala de Jorusulén, ésta es meramente ana clasifiacidn genera |que no debe ser apremiada con demasiada insistencia, De las once toparquias en que, segun Josefo," se dividia Judca, los rbinos no toman nota, aunguo algunes de cus nombres han povldo ser seyuidos en escrios tlmudicos, Estas provincias cstaban indudlablemente: subivididas en distritos 0 hipar- qos, To mismo que las ciudatis hy staan en bartiuso hee ‘monias, apareciendo ambos términos en el Talmud.™ Ls rabinos prohibian la exporacién de provisiones provenientes de Palestina, incluso a Sina Vijaido' desde Cesarea nacla et sur nos vemos en ta Ianura de Sarin, enya belleray riqueea son tan encomiadas cn la Sagrads Escritura (Cot 21: Ie 35°), Feta Maur se extiende hasta Lida, donde sc une a lade Darom, que ex: tiende hacia més al Sur. Seguin las declaraciones de la Sagra- dds Escritura (ls, 65:10) 1a llanura de Sardn Tue siempre famosa por sus pastes. Seydn el Talmud Ta mayor parte de Jos becerros para los sarifcins pref de ese dist, EL vyino de Sarén era célebre. y para beber se consideraha que ebfa ser mezelado con un tercio de agua. La Hanura cra ‘auubia bien conceida por la fabricacion de-ceramicas pero fiche haber sido de calidad mediocre, por cuanto la Misna (Baba K. V1.2) al enamerar ta proposci6n de tienes daftados Por los que un comprador no podfa demandar campensac signa no menos de un diez por ciento de rotura para la ceré= ‘mica de Sarén. En Jer. Sozah VIM, 3 loemos que cl permiso para volver de Ia guerra no se apiicaba a los que hubieran construido casas de latillo en Sard, explicandose que allt 25. Plinio solo numeral Ct. Klandu (Ed. Noromb) pgs. 120, 131 26, Véaeaeren de exo en general Neabuet. i679 95 el barro era tan malo que las casas tenfan que ser recons- tuuidas al eabo de stee anos. Le ant también la oraci6n anual el sumo sacercote en el Pia de la Expiacién, pidiendo que Jas easas de los habitantes de Sarén no se convinieram en sus ‘umbas.” Anuiparrs, el lugar en cl que los soldadas de a pie \lejaron a san Pablo al cuidado de los jinetes (Heh. 23:31), habia sido una vec escenario de un aconitecimiento muy di rete, Porque al fae ae. spin waion (Yoo, 6 a, €l sacerdocio, bajo Simén el Juso, x= habia encontrado con Algjandro Magno en aquella solemne procesién, que comsi- ‘guid la seguridad del Templo. En los escnitos talmidicns xe Te-da el mismo nombre, que le fue dado por Herodes on me- ‘moria de su padre Antipater (Anrigdedades, XVI 5:2), Pero también aparces cl nombre de Chefar Za, ve posiblemente fuera el de una localidad vecina, En Sank. 94 h leemos «ue Ezequfss habla colgado un tblon a la entrada del Deth Midrash (o ealeyiv) con el aviso de que todo el que no est dara Taley debia cor dest lo, indagaron deede Dan hasta Beerscba, ¥ no hallaron a ningun persona Hletrada, ni de Gebath hasta’ Anuipatris, muchacho muchacha, hombre (© mujer, que no estuviera totalmente versada ei tones lin ‘nlenzas legales acerca de lo limpio e inmundo, tra notable ifustraci6n del Nuevo Testamento la aporta Lida, 1a Lod Lud del Talinul, Leemos que como conse evencia de las labores de san Pedi del sullagro obFado Sobre Enezs, «todos los que habitaban en Lida y en Sain, se convirtieron al Senor» (Heh. 9:35). La breve mencin de |e daa en esta narracion de tas labore del apéstol queda abundantemente confirmada en las meneiones talmudicas. aunque. naturalmente, no deliemos esperar que describan 1a expansién del cristianismo. Povemos creer [éeilmente que Lida tenfa su congregacisn de wsantoxe cast dese el princi 27. Yeas vohimen see £1 Tempo: su mntrioy servicios, cop XVL f tambidn Noubouns Geogr de Tal ix ocr 96 io, por cuanto estaba (Maas. Sh. V.2) aun fil dia de Fo al oeste de Jerusalen. Ciertamente, como lo explica el ‘Talinad, Tos segundos diezmos (Dt, 14:22; 26:12) de Lida no podfan ser convertidos en diner, sino que dsbfan ser traidos ‘ala ciudad misma, afin de que «las elles de Jerusalén fueran engalanadas con guimaldes de frutos». El mismo pasaje is ‘waa proximidad de Lida a ta ciudad, y la frecuente relacién entre ambas, al decir que las mujeres de Lida mezclaban st ‘masa, sufan a Terusaén, oraban en el Templo y volvian antes «que Ta masa hubiera fermentado. De manera similar, infert- ‘mos por los documentos talmidicns qe Tita hala so resic encia de muchos rabinos antes dc la destruccin de Jerusa~ Jen, Desputs de este acontecimient, vino a ser la sode de una escuela muy oflebre,presidida por algunas de las eminencias {del pensamientn jlo. Fue esta exeuela la que attovidamente establecié la noma de que para evita la muerte se podta que- ‘brantar cualquier ordenanza de la ley, con excepeidn de la ‘dota, del ineeeto y dol ascsinato, Tue en Lida, tani ‘que dos hermanos se ofrecieron voluntantamente como vi mas para salvar de la muerte a sus coreligionanos, amena- zados debido a que w: habla descubleno un cadaver cuya Imuerte se imputabs a los judios. Suena come un triste eco 4e los escamios dirgidos por los «principales saceates», -eescrbas y ancianos» a Jests en la enuz (Mt 27:41-43), cuan- Wo, eu Ta acasion aquf mencionada, el romano se dtigi6 asf alos mrtires:«jSi suis del puoblo de Ananias, Misael y Aza Fas, que vuestmo Dios venga, y vs salve de mi mano!» (Tan. 18, 6) ‘Pero una cadena de evidncias més interesantes lavigne a Lida con fa historia de 1a fundacién de Ia iglesia. Tx en ‘elacign com Lida y su tribunal, del que se dice que tenta 28. Eero Lightfoot Cent Chorngr Moh proemiza, CXVD age mena eee eso es aba ti I inten de mostar ae nooo ait que ning dai atrial deraletara ep oe hse de Eis 7 competencia yiara dictar sentencia de muene, que nuestro bendito Sefior y la Mase Virgen sou incaduvidos en cleros pasajes del Talmud, aunque con unos nombres altrados ex Drofeso y blasfemamente.® Las declaraciones estén, en st oma present, sea por ignoranci, designio o como eonse- ‘cuencs de alteraciones sucess, confunaigas, y mezclan dt forentes arontevimicntos y personas en Ia historia evangélies; entre otras cosas presentan a nuestra Sef como condenado en Lida.*Pero no puede darse ninguna duda raronable de que hhacen referencia a nuestro bendito Sefory a su condena por supuesta blasfemia y seduccion del pueblo. ¥ quc indican al tens una estrecha relacidn entre Lida y la fundacion del ‘rivianisino* Constiwye una curiosa confirmacién de Ia historia evangélica que s descrila at Ta muerte de Cristo ‘como habicndo tcnido Iugar wen la vispera de la Pascua, spoyando no solo Ja fecha del acontecimicnio tal y como se 4a en os evangelios sindpticos, sino mostrando que al mcnos Joy rabinos nada sabfan de aquellos eseripalos y dificultades mediante los que movlernos autores genles han tratado de

También podría gustarte