Está en la página 1de 8

El macabro juego de Hitori Kakurenbo

Publicado por Erika GC


Si pensabas que la Ouija era el único medio para contactarse con las fuerzas del
más allá, tienes que saber que te equivocabas, pues existe en el mundo una gran
variedad de juegos prohibidos que aseguran ser muy efectivos para llamar a los
muertos o a presencias que nunca han sido de esta dimensión. Sin embargo tal
vez lo mejor sea no conocerlos, pues hay puertas que muy peligroso abrir.

En caso de que tu curiosidad siga siendo grande, déjame presentarte uno de los
más populares y espeluznantes de Japón.

Hitori Kakurenbo es un ritual que te permite jugar a las escondidas con un espíritu.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial


de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el
botón:
En la cultura nipona, es común creer que las almas de las personas que mueren
no siempre pasan al plano espiritual. Algunas se quedan vagando entre nosotros a
la espera de un cuerpo que puedan poseer. Y normalmente no lo hacen con
buenas intenciones.

Los materiales que necesitas para efectuar el ritual son muy simples: arroz, un hilo
rojo, un cuchillo, sal y agua. Pero lo más importante será tener un muñeco.
Cualquiera que tengas en casa te puede servir en tanto puedas sacarle el relleno.
Esto es lo que vas a hacer: Antes de iniciar con el juego, busca un lugar seguro en
el que debas esconderte. Esfuérzate por hallar un escondite difícil, pues de eso
dependerá que salgas con vida del ritual. Una vez que lo tengas deberás dejar un
vaso de agua con sal en él a manera de protección. La sal es un elemento muy
importante para mantener a raya a los espíritus.

Toma el muñeco que elegiste y sácale todo el relleno para reemplazarlo con arroz.
Después córtate las uñas y colócalas dentro. Esto creará un vínculo entre el
muñeco y tú que garantizará que el juego sea efectivo. Debes coserlo con el hilo
rojo y luego enredarlo en él, como si el hilo fuesen sus venas.
A partir de aquí comienza la parte peligrosa de Hitori Kakurenbo. Piénsalo dos
veces si quieres seguir, porque una vez que continúes no habrá marcha atrás.

Espera a que caiga la noche y asegúrate de estar completamente a solas en tu


casa. Ve al baño y llena la tina con agua suficiente para que puedas sumergir al
muñeco. Si no tienes una bañera, bastará con una cubeta o cualquier otro
recipiente en el que quepa.

A las tres de la madrugada en punto, tómalo en tus manos y nómbralo. Con


cualquier nombre que no sea el tuyo. Tendrás que repetir las siguientes palabras:
“Es mi turno”. Pronúncialas tres veces, luego di el nombre que elegiste y coloca al
muñeco en la bañera.
Sal del baño y apaga todas las luces. Puedes tener una fuente de luz ligera, como
una lámpara pequeña o el televisor. Cuando regreses, tendrás que tomar el
juguete de nuevo y decirle “te encontré”, pronunciando nuevamente su nombre.
Agarra el cuchillo y apuñala con él al muñeco, asegurándote de romper el hilo.
Solo de este modo lograrás liberar al espíritu que supuestamente, ya debería estar
dentro de él.

Ahora repite tres veces: “Es tu turno” y su nombre una vez más.

Suéltalo y corre a esconderte. Prepárate para vivir una de las experiencias más
aterradoras de tu vida y por ningún motivo salgas sin precaución. Recuerda que el
muñeco tiene un nexo contigo y a partir de ese instante te estará buscando, para
hacerte lo mismo que tú le hiciste a él.
No hagas ningún ruido, por más cosas extrañas que escuches afuera. Y créeme,
las vas a escuchar. Puede ser el sonido de tu televisor encendiéndose y
apagándose inexplicablemente, pueden ser tus muebles arrastrándose u objetos
que se caen sin explicación aparente. Y también puedes llegar a oír unos pasos
que te helarán la sangre.

No importa lo que sea, debes resistir lo más que puedas sin que te encuentre y
prestar mucha atención a tu alrededor, ya que él podría aparecer detrás de ti en
cualquier instante.

La única manera de terminar con el juego, es encontrando al muñeco antes de


que él lo haga contigo. Así que cuando quieras hacerlo, ármate de valor y coloca
la mitad del agua salada que tienes en el escondite en tu boca. No la tragues, ni la
vayas a escupir. Ve al baño y comprobarás que el muñeco ha desaparecido.
Lo que tienes que hacer ahora, es hallarlo y vaciar encima de él el agua que
queda en el vaso. Después suelta la que tienes en la boca sobre su cuerpo y di en
voz alta las siguientes palabras: “Yo gané, yo gané, yo gané”.

El paso final es recoger al muñeco, secarlo a la perfección y quemarlo para


despedir al espíritu.

Te aconsejo que además, rocíes con sal todas las partes de tu casa por las que él
anduvo, pues aunque logres terminar el juego sentirás un ambiente pesado y muy
raro en tu hogar. Puede que él siga rondando por ahí aunque ya no tenga un
cuerpo en el que moverse.

Sin duda alguna, Hitori Kakurenbo es todo un reto para los amantes de lo
paranormal, que pone a prueba tus nervios, tu resistencia y tu sentido común.
Si buscas en Internet podrás encontrar múltiples testimonios de gente que se ha
atrevido a jugarlo por su cuenta. Ya sean falsos o verdaderos, es innegable que la
mayoría son aterradores, lo que debería quitarle las ganas a cualquiera de intentar
llevar a cabo tan macabro ritual.

Aunque si eres valiente, tal vez quieras averiguar por ti mismo cuan cierto es este
juego.

Yo no te lo recomiendo debido a las secuelas psicológicas que te puede dejar


encima, pues aunque lo más probable es que todo sea un engaño, ten en cuenta
que el miedo que provoca en quienes lo juegan, es completamente real.
Finalmente, la decisión es solo tuya y lo que suceda será bajo tu completa
responsabilidad.

Sabiendo todo esto, ¿te atreverías a hacer la invocación de Hitori Kakurenbo? ¿O


le tienes respeto a los muertos?