Está en la página 1de 5

SOBRE EL ORIGEN ISLAMICO DE LA ROSA CRUZ

Por Emile Dantinne ( Sar Hieronymus)


Originalmente publicado en la revista "Inconnues" 1951

TRADUCIDO DEL FRANCES: por Frater Lucis FIDUCIUS

Para conocer la historia de la misteriosa Orden de la Rose-Croix, es


indispensable referirse a los antiguos documentos que atestiguan su
existencia en Europa al comienzo de la 17 centuria.

El más importante de estos documentos y el más antiguo se denomina:


"Allegemeine und generale Reformation des gantzen weiten
Welte,heneben der Fama Fraternitatis des löblichen Ordens des
Rosenkreutzes an alle Gelehrte und Haupter Europae geschrieben" ....
Este texto anónimo de 147 paginas en octavo apareció en Cassel de la
imprenta de Wilhelm Wessel en 1614.
La parte esencial y original de la Reforma es la Fama Fraternitatis
comprendiendo las páginas 91 a 118 de la edición de 1614.

La Fama Fraternitatis habla de una secreta fraternidad fundada dos


centurias antes por Christian Rosenkreutz cuya vida se narra.

Nacido de una noble familia, Christian Rosenkreutz se volvió huérfano a


una edad muy temprana. Él creció en un convento que dejó a la edad de
dieciséis años con el objeto de viajar por Arabia, Egipto y Marruecos.

Es durante el curso de estos viajes por los países Islámicos que él fue
puesto en contacto con los sabios de Oriente, que le revelaron la ciencia
de la armonía universal derivada del Libro “M” que Rosenkreutz tradujo.

Es en el fundamento de esta enseñanza que él concibió el plan para una


simultánea reforma universal de la religión universal, la filosofía, la
ciencia, la política y el arte. Para la realización de este plan él se unió con
varios discípulos a quien les dio el nombre de Rose-Croix.

El fundador de la Orden de la Rose-Croix perteneció, como es afirmado


por sus historiadores, a una noble familian, pero ningún documento nos
permite afirmar esto perentoriamente. Pero lo que es cierto es que él fue
un orientalista y un gran viajero.

La Fama nos dice “que en su juventud él intentó un viaje al Santo


Sepulcro con un hermano P.A.L. Aunque este hermano murió en Chipre y
no pudo ver Jerusalen, nuestro hermano C.R. no regresó, sino que se
embarcó para la otra costa y se dirigió hacia Damasco, esperando
continuar visitando Jerusalen, pero debido a la enfermedad de su cuerpo,
se detuvo y gracias al uso de algunas drogas (que no le eran extrañas) él
recibió el favor de los Turcos y entró en contacto con los Sabios de
Damasco (Damcar) en Arabia.

Él se volvió conocedor de los milagros realizados por los Sabios y cómo


el total de la naturaleza era revelada a ellos. No siendo capaz de contener
su impaciencia, él hizo un trato con los Árabes para que ellos lo llevaran a
Damcar por una cierta suma de dinero.

Si uno admite la fecha 1378 como la del nacimiento de Christian


Rosenkreutz, es incontestable que el comienzo de su viaje al Medio
Oriente está situado en los primeros años de la XV Centuria durante el
interegno de 1389 a 1402, durante la época del Sultán Suleiman Primero
(1402-1410)… pero incontestablemente antes de la gran catástrofe del 29
de mayo de 1453, fecha de la caída de Constantinopla por los Turcos.
Antes de ese tiempo, no hay duda que las relaciones entre Europa y el
mundo Islámico fueron bastante normales y que un joven amante de las
cosas Árabes tal como C. Rosenkreutz no habría perdido la oportunidad
pra ser aceptado en los círculos instruidos de los países Islámicos.

A pesar de la decadencia intelectual que marcó el fin del Califato, las


universidades de El Cairo, Bagdad y Damasco eran altamente reputadas.
No hay nada sorprendente en que este joven sabio Alemán fuese a
Jerusalen y tuviera el deseo de conocer acerca de la filosofía Árabe cuya
influencia había sido tan considerable sobre el escolasticismo medieval
desde que Gregorio IX había levantado la prohibición sobre Aristóteles y
los filósofos Árabes.

El texto de la Fama relativo a la relación de C. Rosenkreutz con los Sabios


de Damasco no es tan clara como uno piensa. ¿Qué nos sugiere
Damascus? Esta ciudad en Arabia es llamada Damasqun. En adición, la
antigua capital del reino de Damacene, la capital de Siria, no está por
completo en Arabia.

En realidad, ¿no estará esto sugiriendo una escuela totalmente diferente?


Es necesario notar que la palabra universidad o colegio corresponde al
nombre arábigo madrasat. El autor de una Historia del Líbano se refiere a
la “madrasat-ul-huququ fi Bayrut, lo que significa la Universidad de la Ley
en Beirut.

La palabra Damcar por lo tanto permanece bastante misteriosa. Yo he


consultado en vano los diccionarios de Lane, Kazimirski, Richardson,
Wahrmund, Zenker, Belot, Houwa, el Suplemento a los diccionarios
árabes por Dozy, las Adiciones a los diccionarios árabes por Fagnan, la
Enzyklopädie des Islam y la Geschichte der Arabischen Literatur por
Brocklemann. DMCR no es una raís árabe.

Y aún Damcar no parece estar lejos de Jerusalen. Es allí que él fortaleció


sus fundamentos en lengua Arábiga que le permitió el siguiente año
traducir el Libro “M” en buen latín.
Es suficientemente difícil conocer que prenendió el autor por el Libro “M”.
Tal vez esto sugiere una traducción de un libro perdido de Aristóteles,
llevando este título, pero esto parece difícilmente probable. Desde que la
Fama cita otros libros por medio de una letra, uno puede inferir que las
iniciales en cuestión corresponden a la categorización hecha por Chr.
Rosenkreutz para los libros que él tradujo del Árabe.

Luego de tres años de estudio en los cuales él especialmente se


concentró en medicina y matemáticas, se embarcó desde Arabia hacia
Egipto, donde él prestó atención a las plantas y animales.

No parece que él halla estado mucho tiempo en Egipto, cuando como él lo


afirma, se embarcó con destino a Fez. Lo que se dice aquí es digno de
recordar: “Cada año los Árabes y los Africanos envían sus diputados
electos a encontrarse para hacerse preguntas mutuas sobre las Artes y
saber si algo mejor ha sido descubierto, o si la experiencia no ha
debilitado sus principios básicos. Por lo tanto, cada año ve algo nuevo
que mejora las matemáticas, la medicina y la magia”. Pero él reconoció
que “su magia no era completamente pura y su Kabbalah estaba
contaminada por su religión”.

Los Sabios con quien se encontró en Fez estaban en periódico y regular


contacto con aquellos de otros países Islámicos. Los “Elementarios”, lo
que es decir aquellos que estudian los elementos, le revelaron muchos
secretos a él.

Fez era en esa época un centro de estudios filosóficos y ocultistas: se


enseñaba allí la alquimia de Abu-Abdallah, Gabir ben Hayan, y el Iman
Jafar al Sadiq, la astrología y la magia de Ali-ash-Shabramallishi, la
ciencia esotérica de Abdarrahman ben Abdallah al Iskari. Estos estudios
florecían desde la época de los Omayyads.

El hecho de que son sugeridos secretos indica sin ninguna duda que
ellos formaban las enseñanzas de las sociedades secretas. No sugiere del
todo que sean los Sabeanos, una sociedad esencialmente heteredoxa que
representaba una sobevivencia del paganismo. Uno está inclinado a creer
que Chr. Rosenkreutz ha encontrado sus secretos entre los Hermanos de
la Pureza, una sociedad de filósofos que se había formado en Basra en la
primer mitad de la cuarta centuria tras la Hejira (622) la cual, sin ser
ortodoxa, interpretaba los dogmas y se aplicaba seriamente a la
investigación científica. Su doctrina que tiene su fuente en el estudio de
los antiguos filósofos griegos, se hizo más pronunciada en una dirección
neo-pitagórica. Ellos tomaron de la tradición Pitagórica el hábito de
ocultar las cosas bajo su aspecto numérico.

Su interpretación del dogma permaneció un secreto de la sociedad


debido a su naturaleza heteredoxa.

Por ejemplo, sobre el tema de la resurrección, ellos explicaban que la


palabra resurrección (qiyamah) es derivada de subsistencia (qiyam) y
cuando el alma deja el cuerpo esta subsiste por su esencia, y y esto es en
lo que la resurrección consiste realmente.
Los Hermanos de la Pureza tenían en cada localidad un sitio de reuniones
donde los que no eran miembros eran excluidos, y donde ellos podían
discutir sus secretos juntos. Ellos se ayudarían mutuamente unos a otros
“como la mano y el pie trabajan juntos para el cuerpo”.
Hubo varios grados en la orden: Maestros del Arte, Gobernadores o
Pastores de los Hermanos, el grado de Sultan que representaba el poder
legislativo, y finalmente el grado supremo, llamado el Grado Real que
confería unestado de visión o revelación como la que uno obtenía en la
muerte.

La parte secreta de la enseñanza era sobre el tema de la teurgia: los


nombres divinos y angélicos, las conjuraciones, la Kabbalah, exorcismos,
etc.

Los Hermanos de la Pureza diferían de los Sufis pero ellos estaban


unidos en muchos puntos de la doctrina. Ambos fueron órdenes místicas
derivadas de la teología Koránica. El dogma es suplantado por la fe en la
Divina Realidad.

Los Sufis evidentemente se distinguían de los Hermanos de la Pureza, y


si sus doctrinas tuvieron algunos puntos en común con casi todas las
sectas Sufis, es necesario ciertamente exceptuar que ellas admitían la
metempsicosis. Siguiendo las enseñanzas de los filósofos Árabes neo-
platónicos y los Kabalistas Judíos que con frecuencia influenciaron a los
místicos, ellos requirieron la idea de la metempsicosis, con el objeto de
representar el castigo del alma impura dejando el cuerpo.

Sus enseñanzas presentaban bastantes fertilizaciones Cristianas que


atrajeron la atención del iniciado Cristiano Christian Rosenkreutz. Su
doctrina del Ologos derivando de los Evangelios evidentemente difería de
la idea Cristiana, pero había entre ellos un sincretismo que uno descubre
en los rituales Rosacruces. En la ascensión del alma hacia Dios, la
Iluminación de los Nombres es dada por la Biblia, la Iluminación de los
atributos por los Evangelios, y la Iluminación de la Esencia por el Koran.
Jesús y Mahoma habían revelado los misterios de lo Invisible. Este es
bien bastante el caracter de este sincretismo.

Debe ser notado que los Hermanos de la Pureza no usaban ninguna ropa
en especial; es un hecho conocido que los iniciadores también se
aseguraban que una persona pudiera sucederlos, y que ellos practicaban
la abstinencia, lo que el autor de la Fama tradujo por una imagen Árabe
“ellos estaban ocupados en la virginidad”, ellos curaban al enfermo. Me
abstendré de citar los nombres de grandes doctores Árabes que son tan
bien conocidos.

La doctrina Rosacruz de la Creación que hemos publicado recientemente,


se encuentra de nuevo en su totalidad en la filosofía de Ibn Sina. Dios no
crea el mundo directamente sino que el Ser necesario emana una pura
inteligencia que es la Causa Primera. Esta Causa Primera conoce al
Creador como necesario y a sí mismo como posible. De este momento la
multiplicidad se introduce a sí misma en el Orden de la creación. Esta
inteligencia es el intelecto activo, el iluminador de almas. De esfera en
esfera (a través de diez esferas) la radiación se permea desde las puras
inteligencias hasta el nivel de la materia.

Dios es comprendido por lo tanto como la omnipotente y creativa Causa


Primera. Él no puede haberse abstenido por todo el tiempo y ha
comenzado lo que implica en él un cambio en la creación eterna.

El Creador no crea directamente la materia, sino que esto es a través del


rol de los intermediarios, los ángeles que se identifican con los primeros
principios.
Es posible que Chr. Rosenkreutz pudiera haber tenido conbocimiento de
las enseñanzas de Ibn Sina o Abdu’l-Karim al –Jili, quien desarrolló una
teoría análoga: "el mundo es co-eterno con Dios, pero en el orden lógico,
el juicio que Dios existe en Él mismo es anterior al juicio que las cosas
existen en su conocimiento. Él las conoce como él se conoce a Sí mismo
pero ellas no son eternas y él es eterno".

Mohyi-ed-Din enseña que las almas son pre-existentes al cuerpo, que


ellas son de diferentes grados de perfección y que ellas se abren paso
desigualmente a través de las sombras del cuerpo. El acto de aprendizaje
para ellas, por lo tanto es nada mas que una rememoración, un retorno
ascendiendo hacia el sitio del cual ellas han partido primero.
Ibn-Arabi quien escribió un libro sobre “Los Cien Nombres de Dios” usó
círculos para esplicar su sistema, lo que está singularmente cerca de las
“Dignotates Divinae” de Raimundo Lulio, quien es considerado como un
iniciado y precursos de la Rosa Cruz.

La teurgia Rosacruz difícilmente difiere de aquella de los Sufis aunque los


Sufis derivan una muy rica angelología del Koran. Al lado de los Cherubim
hay un más elevado ángel llamado “Al-Nun” que simboliza el
Conocimiento Divino. Él está ubnicado en frente de la Tabla celestial; bajo
el Trono están situados los ángeles llamados “al Qalam” (las plumas); el
ángel “al-Mudabbir”; los ángeles llamados “al-Mufassil” están situados
frente a Imamu’l Mubin, (Primera Inteligencia); los Ruh son los objetos del
Conocimiento Divino… El místico Sufi cuando alcanza el grado de
perfección está en contacto con los ángeles. Es por ellos que él obtiene el
conocimiento de los mundos visible e invisible, es por ellos también que
él ejercita un poder super humano sobre las cosas, sobre la humanidad y
sobre los eventos, desde que los ángeles evocados aquí no son mas los
simples mensajeros de Dios sino el pensamiento mismo de Dios, hasta
donde este emana de la Divina Esencia a través del Primer Creado hacia
la metafísica realidad de las cosas.

Es en esto que la Alta Magia al sihru’l ali reside. En “El Sendero de la


Unidad Divina”, el místico Jili explica el cómo por el uso de una fórmula
por la cual el místico obtiene de Dios aquello que él desea.

******************************************************************************