Está en la página 1de 2

Tarea 3.

Descenso del punto de fusión

Se conoce como descenso crioscópico o depresión del punto de fusión a la


disminución de la temperatura del punto de congelación que experimenta
una disolución respecto a la del disolvente puro.
Todas las disoluciones en las que, al enfriarse, el disolvente solidifica, tienen una
temperatura de congelación inferior al disolvente puro. La magnitud del descenso
crioscópico, ∆Tc, viene dada por la diferencia de temperaturas de congelación (o de
fusión) del disolvente puro y de la disolución, Tf* y Tf, respectivamente:
∆𝑇𝑐 = 𝑇𝑓 − 𝑇𝑓∗
El descenso crioscópico es una de las propiedades coligativas y por lo tanto, la
magnitud del descenso sólo depende de la naturaleza del disolvente y de la cantidad
de soluto disuelta, es decir, es independiente de la naturaleza de este último.
Cualquier soluto, en la misma cantidad, produce el mismo efecto.
Las primeras investigaciones sobre este fenómeno se deben
al químico francés François-Marie Raoult y datan de 1882. Raoult definió una ecuación
experimental que reproduce bien los datos que se obtienen a bajas concentraciones,
donde la curva se aproxima a una recta. Otros científicos, entre los que
destacan Jacobus Henricus van 't Hoff, Wilhelm Ostwald y Ernst Otto Beckmann,
ampliaron posteriormente los estudios sobre el descenso crioscópico.
La aplicación del descenso crioscópico fue esencial para el estudio de las propiedades
de las sustancias, ya que permitió la determinación de sus masas moleculares de
forma precisa. También fue fundamental para la confirmación de la teoría de la
disociación electrolítica de Arrhenius y para la determinación de coeficientes de
actividad.

Elevación del punto de ebullición

El punto de ebullición es la temperatura a la cual la presión de vapor de un líquido es


igual a la presión atmosférica. Como el punto de ebullición, depende de la presión
atmosférica, éste variará al modificarse la presión atmosférica. Es de conocimiento el
punto de ebullición normal (cuando la presión atmosférica es 760 mm Hg) de ciertos
líquidos, pero a veces es necesario saber el punto de ebullición de un líquido a una
presión atmosférica distinta a 760 mm Hg, por ejemplo para hacer una separación de
una mezcla por destilación. Para calcular la variación que hay entre el punto de
ebullición normal y el punto de ebullición a una presión atmosférica se puede aplicar la
siguiente fórmula:
∆𝑇𝑒𝑏 = 𝐾𝑆𝑌 ∗ (760 − 𝑃) ∗ (273.15 + 𝑇𝑒𝑏,𝑝 )
Descenso de la presión de vapor

La presión de vapor de un disolvente desciende cuando se le añade un soluto no


volátil. Este efecto es el resultado de dos factores:

1. la disminución del número de moléculas del disolvente en la superficie libre


2. la aparición de fuerzas atractivas entre las moléculas del soluto y las moléculas
del disolvente, dificultando su paso a vapor