Está en la página 1de 3

ERASE UNA VEZ UNA FÁBRICA

JOHAN SEBASTIÁN OSPINA VALDÉS

TEORIA DE LA EMPRESA

II SEMESTRE

UNIVERSIDAD COOPERATIVA DE COLOMBIA .


BOGOTÁ D.C
18 DE ABRIL DE 2017
ERASE UNA VEZ UNA FÁBRICA

Éste libro nos habla acerca de la calidad de un producto que es


elaborado en una empresa. Ésta empresa es llamada Puntuación
S.A. que es exitosa y nos brinda un mayor beneficio a los que la
usamos que lo que ésta obtiene por utilidad. Puntuación S.A.
vendía su producto a todo tipo de personas, como por ejemplo:
Escritores, médicos, artistas, y negociadores.

Ésta empresa era sin duda la mejor ubicada en el mercado y con


bastante superioridad sobre otras empresas que quería competir
contra ellos. Las demás empresas no obtenían tanto éxito como
esta ya que sus ideas eran copiadas y solo se basaban en una
pequeña parte de lo que era Puntuación S.A. por lo cual ninguna
pudo sostenerse sobre el mercado. Sin embargo, hubo una que
por diez trimestres estuvo ubicada en el segundo lugar, Procesos
S.A.

La empresa Procesos S.A. con el tiempo, empezó a posesionarse


mejor en el mercado y esto le afectaba al jefe de Puntuación S.A.
hasta el punto de que se plantó en un departamento a observar
que clientes compraban en la competencia y el por qué lo hacían.
El jefe de Puntuación S.A. no tuvo que esperar mucho tiempo, y
cuando vio que la mayoría de personas compraba en Procesos
S.A. los indagó e hizo un estudio de mercado con ellos.

Todas las personas a las que él acudió le respondían que


compraban en Procesos S.A. porque según ellos era de mejor
calidad. Este señor pensaba que darle calidad a sus clientes era
demasiado fácil ya que pensaba que esforzándose más y
haciendo que sus trabajadores realizaran sus labores de una
mejor manera podría obtener mejor calidad, con lo cual estaba
completamente erróneo y lo único que obtuvo fue que sus
trabajadores tuvieran la moral baja, ya que según ellos, siempre
daban lo mejor de sí.

Después este jefe pensó en la idea de forzar las mejoras de


calidad de su producto supervisando masivamente todo lo que se
realizaba en el proceso de producción, a lo que de nuevo estuvo
equivocado, ya que este no estaba quitando los errores si no que
solo estaba supervisando y llenando informes con los errores
obtenidos.

Él tuvo la idea de cambiar y modificar el sistema, lo cual le


funcionó y esto ayudo a que la empresa tuviera un mejor
rendimiento, un mejor actitud y moral, ya que se dio cuenta de
que en un sistema cerrado, se tienen más errores en proporción a
lo que se supervisa.

Un hombre fue el verdadero responsable de que todo esto


sucediera. Fue el cliente que se convirtió en ex cliente ya que un
producto que el adquirió no le fue útil para lo que él lo necesitaba,
a lo que el jefe le pregunta que cual es el motivo y este responde
que es la calidad y que a simple vista el la reconoce.

Es en esta parte donde el jefe se da cuenta de que no se


necesitan supervisiones ni tener todos los certificados de calidad,
para que un producto sea de alta calidad. La calidad es medida
en cuanto a que la persona que usa el producto le sea productiva
para lo que el va a utilizarlo. El jefe se dio cuenta de que era él el
que tenía que escuchar a sus clientes, y no sus clientes a él como
lo había hecho cantidad de veces. Así el jefe se dio cuenta de que
los clientes ven la calidad cuando la conocen y que el problema
no eran que no se esforzaran más ni que no trabajaran bien, si no
que era un problema administrativo, el más difícil de todos.