Está en la página 1de 1

Grabación del Audio

Al momento de planificar este trabajo, pensé en mi amigo Ayala Leonel que es músico y canta
autor, de la zona sur de la pcia de Buenos Aires. La idea de este trabajo era representar una historia
del folclore argentino. Elegimos “El Corralero de Hernán Figueroa Reyes” por su historia sentida.

Para la grabación del audio teníamos a nuestra disposición: Micrófono Condenser HSR 3.2;
Araña-Shockmount; Antipop Metálico; Placa de Audio M-Audio Mtrack 2x2; Guitarra Alpujarra
300 ke; Cables Canon y Plu; Programa de Grabacion “Cubase Le”;

En un primer momento hicimos la grabación de la guitarra; como este modelo de instrumento no


tiene una gran caja de resonancia, la grabación la hicimos por línea directa hacia la placa de audio,
con un cable plu a plu. El músico empezó en la composición de un arreglo original sobre la canción,
en donde por la tonalidad utilizó la introducción de “Stairway to Heaven de Led Zeppelín” con un
acento folclórico, que se fue fundiendo con la melodía de la canción “El Corralero”.
Fuimos haciendo varias tomas, donde evaluamos el mejor volumen de intensidad, en relación a
los chasquidos del ritmo de chacarera en la guitarra, donde este golpe percusivo en las cuerdas
superaba el pico máximo de intensidad en el espectro sonoro. Hubo necesidad de utilizar un
compresor del programa, para regular algunas saturaciones en los picos.

Continuamos con la voz, en donde hicimos una toma cantada y una toma hablada, para luego
discernir y elegir una, para utilizarla en este trabajo, teniendo en cuenta que ambas cuestiones tienen
un sentido de narración.
El Micrófono que utilizamos es multipolar, es decir que se puede elegir el patrón polar. Para esta
grabación no funcionaba que el micrófono grabara de forma Omnidireccional, ni tampoco con la
función hipercardiode, en este caso seleccionamos la función Cardiode, para poder filtrar cualquier
sonido Endógeno-Externo, ya que la grabación no se llevaba a cabo en una sala acustizada y aislada
de los ruidos. Todo este proceso lo realizamos en mi habitación que no da a la avenida para evitar lo
más posible las vibraciones de los autos, donde la Shockmount del soporte del Mic funcionó
correctamente.
En la toma cantada la distancia de la boca al micrófono fue de 10 cm y se utilizó una
reverberación de estudio. Para la toma hablada la distancia fue de 5 cm y no se utilizaron efectos.
(en ambas grabaciones utilizamos el antipop para filtrar los soplidos o los golpes bruscos de la voz)
Finalmente realizamos una mezcla de cada una de las versiones.