Está en la página 1de 1

Cuando se decide empezar el proceso para obtener un puesto de trabajo, la empresa contratista tiene la

facultad de comprobar que lo dicho en la hoja de vida sea cierto, e investigar todo lo que pueda para
contratar a la persona adecuada. Uno de los lugares donde las empresas han empezado a indagar es en
las redes sociales.
Desde los contenidos que publican las personas se puede ver de una forma más personal la ideología,
familia, estilo de vida, estudios, religión y gustos y, por ende, en ciertos casos, se tiene en cuenta para
determinar si son adecuadas o no para la empresa y el trabajo.
Fabio Zapata, Director para Sudamérica de Experis, compañía global de provisión de talento
profesional, asegura que las publican de los candidatos sí se revisan, y muchas veces resultan más
calificantes que descalificantes. Se buscan perfiles integrales, personas que sean buenos profesionales
tanto en la vida laboral y personal y, dado el caso, si publican cosas muy agresivas, violentas u obscenas
se podría perjudicar el proceso y ser descartadas inmediatamente.
Por otra parte, el gerente de Comunicaciones y Relaciones Públicas de Manpower, Juan David Tous,
afirma que aunque en algunas empresas revisan los contenidos en las redes sociales, esto atenta contra la
privacidad de los candidatos.
“Hasta hace algo menos de un año ocurrió que en varias empresas se dio entre algunos reclutadores la
costumbre de dar una mirada a los perfiles de candidatos, con permiso de ellos. Pero la legislación
colombiana, incluso, ha calificado esto como algo invasivo a la privacidad”.
La Constitución Política de Colombia reconoce la protección de la intimidad como un derecho
fundamental, así como la Protección de Datos Personales y el Buen Nombre. Además, La Ley 1581 de
2012, sobre la Protección de Datos Personales dice: “Nadie puede acceder a mis datos si yo no he dado
la autorización para que los conozcan”.

Pesca social
Los métodos tradicionales de reclutamiento de personal, aunque se siguen usando en muchas empresas,
están siendo minimizados por redes como LinkedIn. Las empresas pueden publicar las vacantes que
tienen en esta red social y seleccionar a los candidatos más cercanos al perfil buscado.
Esta red le brinda la oportunidad a las organizaciones de ahorrarse tiempo en convocatorias y filtrar
directamente el tipo de características que necesita en una persona. Zapata afirma que las personas que
tienen un perfil atractivo, con información relevante, tienen más opciones de ser tenidos en cuenta en el
proceso de selección de una empresa.
Vendiendo la imagen
Aunque el área de selección de personal de una empresa tal vez no lo haga, algunos jefes sí suelen
buscar las redes sociales de las personas que aspiran a algún cargo. Facebook, Twitter e Instagram son
las más comunes.
Al respecto, Tous comenta: “la gente debe mantener una imagen personal y profesional muy juiciosa en
redes sociales si se está buscando empleo, porque es posible que la oportunidad resulte por ese medio y
claro, las personas que se contratan son aquellas que generan en el posible empleador una imagen de
confiabilidad”.
Al final, se trata de ser estratégico y coherente en cualquier espacio, un trino desafortunado podría
hacerlo perder una oportunidad labora