Está en la página 1de 5

JUSTIFICACIÓN

El producto que proponemos como parte de las soluciones al problema de la falta hábitos de
estudio es la realización de un: “TALLER DIRIGIDO A LOS ESTUDIANTES DEL NIVEL
SECUNDARIO”.

La finalidad de este taller nos permitirá conocer e identificar los malos hábitos de estudio y
modificarlos, utilizando técnicas y estrategias adecuadas.

OBJETIVOS GENERALES:

Identificar los malos hábitos de estudio y modificarlos.

Conocer nuevas técnicas de estudio y aprender a utilizarlas.

Brindar una guía de recomendaciones para los padres de familia en el desarrollo de los
hábitos de estudio de sus hijos.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

Que los alumnos mejoren su rendimiento académico a lo largo del año.

Proveer a los estudiantes las destrezas básicas necesarias para mejorar su aprovechamiento
académico.

Que los alumnos identifiquen las dificultades que tienen en el aprendizaje y trabajen con las
nuevas técnicas de estudio que se les proporcionará para su solución.

DESTINADO A: Estudiantes del primer grado de nivel secundario

INICIO: 01 de abril

TÉRMINO: 30 DE JUNIO

LUGAR: Auditorio del centro educativo.

INSCRIPCIÓN: Gratuita

PLAZAS LIMITADAS : 40 alumnos

TIEMPO: El taller tendrá una duración de 3 meses. Un día a la semana por dos horas
semanales.

MATERIALES:

• Hoja de papel bond

• Lapicero

• Separata a cada integrante


• Papelógrafos

• Fichas ó tarjetas

• Diapositiva y multimedia

• Juegos recreativos

• Grabadora

• Tv

• Dvd

• Cds

• Pizarra acrílica

• Plumones

• Retroproyector

• Textos

ACTIVIDADES A DESARROLLAR:

IDENTIFIQUEMOS NUESTROS HÁBITOS DE ESTUDIO

LA MOTIVACIÓN EN EL APRENDIZAJE

MÉTODOS Y TÉCNICAS DE ESTUDIO

GUIA Y RECOMENDACIONES PARA LOS PADRES

METODOLOGÍA :

El taller tendrá una duración de 12 sesiones, equivalentes a 24 horas cronológicas.En cada


sesión se desarrollará un módulo.

El desarrollo del taller es teórico- práctico y estará orientado al aprendizaje de técnicas y


búsqueda de soluciones.

El aprendizaje será promovido en su mayor parte por la vía del descubrimiento. Para ello,
hemos planificado las actividades de manera que en cada clase se propongan problemas a
resolver por los participantes.

EVALUACIÓN:

Se aplicarán distintos tipos de evaluación destinados a producir modificaciones en los sujetos


que le permitan acceder productivamente a su entorno.

Se evaluará los siguientes tipos de evaluación:


Se aplicará una autoevaluación al inicio del taller para conocer el grado de dificultad que
tienen frente a los hábitos de estudio.

Durante el desarrollo del taller se aplicará la heteroevaluación

Durante y después del taller en la parte práctica se aplicará la coevaluación

Objetivo: Apoyar a los padres en el proceso de formación de hábitos de estudio en sus hijos,
así como la manera de fomentar en éstos la responsabilidad personal ante sus deberes
escolares.

Metodología:

1.- Presentar el tema y explicar la metodología de trabajo

2.- Formar grupos de trabajo de cinco integrantes y responder una de las siguientes
interrogantes:

2.1.- ¿Qué es un hábito y cómo se puede desarrollar éste en un adolescente?

2.2.- ¿Qué hábitos se pueden desarrollar en nuestros hijos para mejorar su rendimiento
escolar?

2.3.- ¿Qué es la responsabilidad y cómo se puede fomentar ésta en nuestros hijos?

2.4.- ¿Qué puedo hacer para que mi hijo(a) se haga responsable de sus deberes escolares?

2.5.- ¿Qué puedo hacer si mi hijo(a) no quiere estudiar ni hacer tareas y prefiere salir con sus
amigos o ver televisión?

¿Qué hacer para ayudar al mejor rendimiento escolar del niño y/o adolescente?:

El hecho de que un niño y/o adolescente tenga hoy un buen rendimiento, no implica
que siempre será así, en ocasiones, las buenas calificaciones son producto de un esfuerzo
momentáneo (estudio de última hora) o de alguna habilidad innata (buena memoria visual o
auditiva); pero a medida que las tareas y los estudios se van haciendo más complejos, es
necesario enfrentarlos con mayor responsabilidad; de ahí la importancia de desarrollar hábitos
de estudio en nuestros hijos.

El rol de los padres ante la tarea escolar de sus hijos debe manifestarse en las siguientes
acciones:

1.- Permita a su hijo fijarse metas alcanzables. Si el escolar es de aprendizaje lento, si está
retrasado por cualquier causa, si le cuesta estudiar, no lo obligue a ser un estudiante brillante.
Exíjale en forma comprensiva, racional y cariñosa. Esto significa que los padres deben pedir
esfuerzo en el trabajo y no solamente "pedir cuentas" de las calificaciones.

2.- Convenza a su hijo de que es capaz de lograr éxito por sí mismo, cuando al niño o al joven
se le acostumbra a una ayuda excesiva, en el fondo se le está creando la idea de que no puede
hacer nada por si solo, de que es incapaz de aprender. Esto es negativo, pues esa actitud se va
a transmitir a todos los campos de acción, y al final, éste resulta tan dependiente de la ayuda
que jamás emprenderá nada por iniciativa propia.

3.- Hágalos sentir que aprender es una tarea personal: no hay otra forma de aprender que
"aprender haciendo". Converse esto con sus hijos. El aprendizaje es paulatino y gradual, los
programas escolares se hacen en forma secuencial, en el que un aprendizaje se basa en otro
anterior, si se falla, el que viene a continuación no tendrá en que sustentarse. El escolar debe
comprender esto claramente para que estudiar y hacer tareas tengan un sentido para él.

Además, cuando se aprende algo y ese algo puede ser aplicado o explicado en la vida diaria,
tiene mucho más valor para el estudiante. Deje que su hijo le "cuente" lo que ha aprendido,
aunque usted lo sepa.

4.- Proporciónele estímulos adecuados a medida que progresa, valore positivamente sus
esfuerzos y cualidades personales, para que de este modo se supere constantemente. Anímelo
para que estudie, estimule en él la confianza en sí mismo. Enséñele a ser perseverante.

5.- Facilite su estudio al niño o joven con un ambiente apropiado, rodéelo de un ambiente
humano y cultural adecuado. Cree un ambiente familiar afectivo y motivador, esto le da al
escolar la posibilidad de estudiar, hacer tareas en buenas condiciones, sin ambientes tensos en
que los padres discuten diariamente ante él, o viven desordenadamente, impidiendo que el
estudiante sepa cuándo va a poder estudiar o va a ser alterado su trabajo por visitas, salidas,
comidas a deshoras, mandados, encargos, distracciones, etc.

Aconséjele una buena organización y planificación del tiempo, pues así podrá estudiar,
distraerse y descansar equilibradamente y sin interferencias. Si todos respetan esta
programación, Ud. tendrá mejores estudiantes en casa y no habrá que estar persiguiéndolos
para que hagan las tareas, ni produciendo dramas porque no se les deja compartir con los
amigos o entretenerse.

El niño y/o adolescente suele decir "no me dieron tareas", como una forma de tener tiempo
para ver televisión, escuchar música o distraerse como más le agrada. Si nadie se preocupa de
comprobar si tiene o no tiene tareas realmente y si no se ha creado en el escolar el hábito de
decir siempre la verdad, el que no haga tareas lo retrasará en la comprensión de las materias
de la clase siguiente.

6.- Procure eliminar algunos hábitos negativos frente al aprendizaje, como por ejemplo:
dictarse tareas por teléfono, copiar las tareas de otro, ver televisión en exceso, dormir poco,
recibir las tareas hechas por alguien mayor que él y, especialmente, considerar que estudiar es
una lata y hacerlo cuando hay una prueba muy importante o las pruebas semestrales.