Está en la página 1de 3

Colorantes Alimentarios - Los colorantes alimentarios son un aditivo inútil ya que a

menudo sólo pretende hacernos creer que el alimento es mejor de lo que parece en
realidad. Los colorantes alimentarios se utilizan solo para embellecer el aspecto de los
alimentos y las bebidas.

Por ejemplo las Xantofilas (E-161) se usan (en algunos casos) para alimentar las
gallinas y salmones para que den huevos y carne de un color más intenso.

Pueden ser naturales o artificiales y se les identifica porque sus


códigos están entre el E-100 y el E-180. Los colorantes naturales
pueden ser de origen mineral, vegetal o animal (como la Cochinilla o
E-120) aunque eso no quiere decir que sean implícitamente ya
inocuos.

La ley varía mucho de unos países a otros y eso quiere decir que
incluso los científicos no se ponen de acuerdo sobre su falta de efectos
secundarios.
Así podemos encontrar que en los paises nórdicos están prohibidos
casi todos los colorantes sintéticos y en cambio otros países los
autorizan.

 E100 Curcumina: color naranja amarillento, de origen natural


extraído de la raíz de cúrcuma, o de síntesis artificial.
Alimentos que lo contienen: mantequillas, quesos, mostaza,
productos de pastelería, curry en polvo, té y platos preparados a
base de arroz.
Posibles efectos secundarios: ninguno.
 E123 Amaranto (colorante azoico): color rojo artificial.
Prohibido en EEUU y en URSS.
Alimentos que lo contienen: caramelos, pastelería, licores.
Posibles efectos secundarios: reacciones alérgicas. Cancerígeno.
 E133 Azul brillante FCF: color azul artificial.
Alimentos que lo contienen: hortalizas inglesas en conserva.
Posibles efectos secundarios: en dosis altas puede acumularse en
riñones y vasos linfáticos. Evitar.
 E140 Clorofila: color verde, que se extrae de plantas herbáceas,
ortigas, alfalfa.
Alimentos que lo contienen: chicles, helados de aromas
artificiales, dulces.
Posibles efectos secundarios: ninguno.
 E150 Caramelo: color marrón. Se obtiene en presencia de
amoniaco.
Alimentos que lo contienen: bollería, pan, vinagre, esencias de
café, bebidas alcohólicas, chocolate.
Posibles efectos secundarios: en experimentos con ratas se han
descrito alteraciones sanguíneas. Evitarlo.
 E160a Carotenoides: color de naranja amarillo, obtenido a partir
de extractos vegetales o de síntesis artificial. Precursores de la
vitamina A. El cuerpo puede metabolizarlos en vitamina A.
Alimentos que lo contienen: mantequilla, quesos, margarina,
mazapán.
Posibles efectos secundarios: ninguno.
 E102 Tartracina (colorante azoico): color amarillo limón, de
síntesis artificial.
Alimentos que lo contienen: refrescos en polvo, helados,
esencias de frutas, mostaza, jarabes, dulces...
Posibles efectos secundarios: reacciones alérgicas, sobretodo en
personas asmáticas y con sensibilidad a la aspirina.
 Los aditivos artificiales impregnan nuestro suministro de alimentos en proporciones
épicas. Los fabricantes afirman que añaden estos ingredientes para mejorar el
sabor, la apariencia, la textura y la vida útil de sus productos. Los colorantes de
alimentos, un aditivo alimentario utilizado para profundizar el color de los
caramelos, mezclas de frutos secos, sopas e, incluso, el pan, han recibido cada
vez más críticas en estos últimos años. Las autoridades sanitarias de Austria y
Noruega incluso han prohibido el uso de colorantes alimentarios artificiales y las
autoridades sanitarias europeas obligan a etiquetar los alimentos que contienen
ingredientes sintéticos.
 En Gran Bretaña, las etiquetas advierten que los niños que consumen alimentos
que contienen colorantes alimentarios artificiales están en mayor riesgo de
desarrollar un comportamiento hiperactivo y ADHD. Mientras tanto, la FDA en
Estados Unidos aún tiene que decir algo acerca de los peligros para la salud
demostrados que rodean estos ingredientes sintéticos. Entonces, ¿cuán peligrosos
son los colorantes alimentarios artificiales? Los siguientes cuatro datos te ayudarán
a entenderlo.
 Son derivados del petróleo
 Originalmente hechos del alquitrán de hulla, los colorantes de los alimentos ahora
provienen de una fuente de combustible sin refinar: el petróleo. El consumo de
petróleo en cualquier cantidad no es una idea agradable; Sin embargo, eso es lo
que puede que estés haciendo si comes alimentos no orgánicos y procesados.
Muchas bebidas deportivas, refrescos, mezclas en polvo y bebidas
energéticas contienen colorantes de alimentos derivados del petróleo. [1]
 Posible carcinógeno
 El Rojo 40 y el Amarillo 5 y 6 contienen la sustancia química benceno, un conocido
carcinógeno. El CDC afirma que se sabe muy poco acerca de los efectos sobre la
salud del benceno, a pesar de la gran cantidad de pruebas que lo apuntan como
potencial cancerígeno. [2] Mientras que la mayor parte del mundo ha prohibido el
uso de aditivos artificiales que contienen este compuesto, las empresas
estadounidenses usan el rojo 40 y el amarillo 5 y 6 libremente en
muchos productos alimenticios procesados ??comunes. Los macarrones con
queso procesados, por ejemplo, usan comúnmente el Amarillo 6 para conseguir
esa tonalidad de amarillo brillante.
 Incrementa el riesgo de TDAH
 Numerosos estudios han establecido una relación significativa entre los colorantes
alimentarios artificiales y la hiperactividad en los niños. Un estudio australiano
examinó los efectos de los colorantes alimentarios en 200 niños y concluyó que el
75% de los padres notaron una mejora en su comportamiento y atención una vez
que los colorantes fueron eliminados de la dieta de sus hijos. [3] Otra investigación
ha validado este hallazgo, lo que sugiere que se deben realizar más estudios para
determinar los niveles seguros de consumo de estos productos (si es que existen,
lo cual dudo). [4]
 Potenciadores del estrógeno
 Tal vez “potenciar” no es la mejor palabra, porque no es una cosa buena. El
Amarillo 6 y el Amarillo 5 han demostrado que se comportan como el estrógeno en
el cuerpo humano. [5] ¿Por qué es malo? Debido a que unos altos niveles de
estrógeno, independientemente de la fuente, pueden contribuir al cáncer de mama
y pueden disminuir el deseo sexual masculino, entre otros efectos altamente
indeseables.[6] [7]
 Existen alternativas – ¡Elije con cuidado!
 La única manera de evitar por completo los colorantes alimentarios artificiales
es consumir una dieta sin procesar de alimentos integrales. Si tienes poco tiempo y
tienes que comprar alimentos procesados, asegúrate de que sean orgánicos. Los
productos orgánicos tienen prohibido utilizar colorantes artificiales, edulcorantes, y
saborizantes. Aunque los alimentos orgánicos procesados ??no son los más ricos
en nutrientes del planeta, son una alternativa mucho mejor que otras opciones.