Está en la página 1de 8

Módulo 1/ Sesión 2

¿Cómo entendemos el clima y


la convivencia escolar?
¿Cómo entendemos el clima y la convivencia escolar?

1. Clima escolar y clima de aula


Como concepto, clima escolar deriva de “clima organizacional”,
concepto que se originó en el campo la psicología laboral para entender
mejor la relación entre el comportamiento de las personas y las características
de las organizaciones. Del contexto laboral se llevó al educativo, aunque,
lamentablemente, por falta de rigor y precisión, no es extraño que en la
literatura educativa se usen indistintamente clima escolar, clima de aula, clima
de convivencia, atmósfera institucional o, incluso, cultura escolar como si se
tratara de sinónimos, sin que queden claras las diferencias.
En este curso, entendemos el clima escolar como las características
psicosociales de la IE, es decir, el contexto en el que ocurren las relaciones
interpersonales y las características que estas relaciones interpersonales tienen
dentro de la escuela, tal cual las perciben las personas. Cere (1993), define el
clima escolar como:

El conjunto de características psicosociales de un centro educativo,


determinadas por aquellos factores o elementos estructurales,
personales y funcionales de la institución que, integrados en un
proceso dinámico específico, confieren un peculiar estilo a dicho
centro, condicionante, a la vez de los distintos procesos educativos.

A partir de esta definición, podemos entender el clima de aula como el


conjunto de actitudes, percepciones y respuestas afectivas que desarrollan los
estudiantes con relación a los procesos que se viven en el aula de clases. El
clima de aula está constituido por la atmósfera de trabajo y las relaciones o
vínculos sociales que se desarrollan durante las clases, es decir, la disposición
o la atmósfera creada por un docente en su aula. Esta atmósfera se crea a
partir de las reglas que se establecen, la forma en que el docente interactúa
con los estudiantes, y el ambiente físico en que ocurren estas interacciones,
siendo los aspectos más importantes aquellos que tienen que ver con la
relación docente-estudiante.
A diferencia del concepto de clima escolar, que tiene como campo
todo el contexto de la escuela, el clima de aula hace referencia a ambientes
más pequeños de aprendizaje, especialmente el que ocurre en las aulas
durante las clases, y enfatiza en los procesos de percepción por parte de
los estudiantes de las características educacionales, psicológicas, sociales y
físicas del ambiente en el que desarrollan sus aprendizajes. Así, en función
a lo anterior, es posible establecer una distinción entre el concepto de clima

2
¿Cómo entendemos el clima y la convivencia escolar?

escolar y el de clima de aula, ya que suponen una diferenciación en los


niveles de interacción y de impacto, siendo el clima de aula la expresión de
las interacciones en el salón de clases (el ambiente que afecta y es, a la vez,
afectado por el comportamiento de los docentes y los estudiantes) y el clima
escolar o institucional el resultado de procesos mayores, más allá del aula en
sí misma (relaciones de poder en la escuela como institución, infraestructura y
ambiente escolar en su conjunto, interacciones entre docentes y autoridades,
entre docentes y padres de familia, etc.).
Como han mostrado muchas investigaciones (por ejemplo, Casassus,
Cusato, Froemel, Palafox, Willms & Sommers, 2001; Macneil, Prater & Busch,
2009; Ma & Klinger, 2000; LLECE 2001, 2010; Unesco 2015), el clima
escolar positivo tiene un impacto benéfico en los logros de aprendizaje de los
estudiantes y se reconoce como un factor clave para explicar su rendimiento
académico. Así mismo, contribuye decisivamente a su motivación para
el estudio, al desarrollo de sus capacidades democráticas y ciudadanas,
la reducción de conductas de riesgo tales como el consumo de drogas,
minimización del bullying, y a su adaptación y ajuste a la escuela. Además,
un buen clima escolar promueve una atmósfera de trabajo que favorece la
labor de los docentes, su productividad, bienestar y satisfacción, así como el
desarrollo de la organización escolar en su conjunto. Existe evidencia empírica
de que para los estudiantes latinoamericanos el clima escolar es la variable
con el impacto más fuerte en el desempeño (LLECE, 2010; Unesco, 2008,
2013, 2015). En contextos de pobreza, un buen ambiente de trabajo es una
de las características determinantes de la efectividad de la escuela (Raczynski y
Muñoz, 2005).

1.1. Componentes del clima escolar


Los componentes del clima escolar son extensos y complejos, porque
se trata de un constructo multidimensional que incluye tanto aspectos
físicos (infraestructura, seguridad de las instalaciones, etc.) como sociales
y académicos. La investigación ha determinado que un concepto amplio e
inclusivo de cultura escolar está integrado por subcategorías, tales como las
características de las escuelas (su estructura física), las normas y sistemas
disciplinarios, y las interacciones entre los estudiantes y profesores.
Hay varias maneras de identificar estos elementos y diferentes autores
pueden variar entre los que consideran importantes y los que no. Sin embargo,
hay consenso en aceptar que el clima escolar se conforma al menos de los
siguientes tres elementos:

3
¿Cómo entendemos el clima y la convivencia escolar?

• características físicas de la IE;

• el sistema social de relaciones entre los individuos y grupos


(convivencia escolar), y
• el sistema de creencias y valores que comparten los integrantes de la
IE (cultura de la IE).
Es importante recordar, sin embargo, que el clima escolar no constituye
una representación homogénea para toda la institución, pues pueden existir
“microespacios” o “microclimas” en un aula, en particular, o en el ambiente
organizacional que experimentan los profesores.
A continuación, se detallan brevemente los componentes más importantes
del concepto de clima escolar:

Elemento del clima escolar ¿Qué significa?

Características físicas de la IE. Incluyen, pero no se limitan a, lo siguiente:


la apariencia del local institucional y de sus aulas;
el tamaño de la escuela;
la ratio de profesores y estudiantes en el aula;
el orden y la organización de las aulas en la escuela;
la disposición y calidad de materiales y recursos educa-
tivos;
presencia de árboles, plantas y jardines;
luminosidad del ambiente;
limpieza y salubridad de las instalaciones, y
seguridad y comodidad de los estudiantes.

El sistema social de relaciones entre los individuos y Las dimensiones sociales del clima escolar incluyen: las
grupos. relaciones entre los estudiantes, entre estos y sus
profesores y las que ocurren entre los maestros, directo-
res y otros trabajadores de la institución;
un trato equitativo y justo a los estudiantes por parte de
los trabajadores y los docentes;
los vínculos de pertenencia desarrollados o no hacia la
institución por parte de sus distintos miembros;
el grado de comparación y de competitividad entre los
estudiantes;
el grado en que la escuela involucra a los padres, y el
grado en el que los estudiantes, profesores y otros
trabajadores contribuyen a la toma de decisiones en la
IE.

El sistema de creencias y valores que comparten los Es el conjunto de todos aquellos patrones de creencias,
integrantes de la IE. valores y tradiciones que se han ido formando a lo
largo de la historia de la escuela, que son profundos y
están muy arraigados en las representaciones, creencias
y prácticas de cada agente educativo. Incluye, pero no
se limita, a lo siguiente:
los reglamentos y normas que regulan la vida comuni-
taria;
los ritos y ceremonias que la escuela ha desarrollado
para determinadas ocasiones;
los procesos y estilos de comunicación;
los valores explícitos y no explícitos, y
los supuestos básicos o creencias que tienen las perso-
nas sobre la institución.

4
¿Cómo entendemos el clima y la convivencia escolar?

2. Convivencia escolar
La convivencia escolar es parte fundamental del clima escolar general
y se ha convertido en un tema de preocupación porque se reconoce que los
procesos de convivencia no son aspectos subordinados al aprendizaje sino, por
el contrario, parte sustantiva y fundamental de la experiencia escolar y de los
procesos de aprendizaje más académicos.
Una de las tareas más importantes de la educación formal es preparar
a los niños en las responsabilidades que tendrán como ciudadanos, lo que
significa prepararlos para vivir junto con personas que tienen valoraciones,
capacidades y motivos diferentes, pero los mismos derechos y la misma
dignidad, es decir, prepararlos para la convivencia democrática. Dadas las
particulares características de nuestro país y los procesos políticos e históricos
por los que ha atravesado recientemente, la construcción de la ciudadanía y
democracia es para nosotros una tarea apremiante que debe enmarcarse en el
contexto de ser una sociedad posconflicto que, además, es multicultural.
Entenderemos por convivencia escolar a la relación entre todos los
actores institucionales, es decir, “las interrelaciones entre los diferentes actores
que forman la comunidad escolar (alumnos, maestros, directivos, familias)
y que tienen incidencia significativa en el desarrollo ético, socio-afectivo
e intelectual de alumnos y alumnas” (Beech & Marchesi, 2008, p. 11). Se
refiere a prácticas institucionales y a relaciones interpersonales basadas en
los principios de equidad, solidaridad, corresponsabilidad y democracia, que
promuevan la solución participativa y pacífica de los conflictos y faciliten el
desarrollo de las habilidades cognitivas y socio-morales necesarias para la
construcción de sociedades más incluyentes y justas.

Respeto mutuo

Trabajo justo y democrático


Ambientes adecuados de
Relaciones humanas afectuosas
convivencia
Solidaridad

Participación e inclusión

5
¿Cómo entendemos el clima y la convivencia escolar?

Se trata, entonces, de la calidad de las relaciones humanas que ocurren


al interior de la IE, relaciones en las que los niños, jóvenes y adultos son
partícipes y tienen derechos y responsabilidades. Como puede apreciarse,
el concepto de convivencia escolar no se desvincula de otros conceptos
mayores y más abarcadores como el de ciudadanía o democracia, ni
tampoco está desvinculado de los conceptos de clima de aula y clima escolar.
Por el contrario, debemos entender a la convivencia escolar como un factor
importante que forma parte del clima más general de la IE.

6
¿Cómo entendemos el clima y la convivencia escolar?

Referencias
Casassus, J., Cusato, S., Froemel, J.E., Palafox, J.C., Willms, D., & Sommers,
A.M. (2001). Primer estudio internacional comparativo sobre lenguaje,
matemáticas y factores asociados, para alumnos de tercer y cuarto
grado de la educación básica. Informe técnico. Santiago: Laboratorio
Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE),
Unesco.
Cere (1993). Evaluar el contexto educativo. Documento de Estudio. Vitoria:
Ministerio de Educación y Cultura, Gobierno Vasco.
LLECE (2001). Segundo Informe de Resultados. Primer Estudio Internacional
Comparativo sobre lenguaje, matemática y factores asociados, para
alumnos del tercer y cuarto grado de la educación básica. Santiago:
OREALC/Unesco.
LLECE (2010). Factores asociados al logro cognitivo de los estudiantes de
América Latina y el Caribe. Santiago: OREALC/Unesco.
Ma, X. & Klinger, D.A. (2000). Hierarchical Linear Modelling of Student and
School Effects on Academic Achievement. Canadian Journal of Education,
25, 41-55.
Macneil, A.J., Prater, D. & Busch, S. (2009). The Effects of School Culture and
Climate on Student Achievement. International Journal of Leadership in
Education: Theory and Practice, 12, 73-84.
Raczynski, D. & Muñoz, G. (2005). Efectividad escolar y cambio educativo
en condiciones de pobreza en Chile. Gobierno de Chile, Ministerio de
Educación, Santiago: Maval.
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia
y la Cultura [Unesco] (2008). Los aprendizajes de los estudiantes
de América Latina y el Caribe.
http://www.unesco.org/ulis/cgi-
bin/ulis.pl?catno=160660&set=005AC4ED2F_2_408&gp=1&lin=1&ll=1
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la
Cultura [UNESCO] (2013). Situación Educativa de América Latina y el
Caribe: Hacia la educación de calidad para todos al 2015.
http://www.unesco.org/ulis/cgi-
bin/ulis.pl?catno=224559&set=005AC4ED71_1_292&gp=1&lin=1&ll=1
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la
Cultura [UNESCO] (2015). Resumen ejecutivo. Terce. Tercer estudio
regional comparativo y explicativo.
http://unesdoc.unesco.org/images/0024/002435/243533s.pdf