Está en la página 1de 9

MEDICINA HIPERBARICA

La Medicina Hiperbárica es la rama de la ciencia que estudia los cambios fisiológicos y fisiopatológicos
de los seres vivos sometidos a presiones superiores a la atmosférica (BUCEO, TRABAJADORES
BAJO PRESIÓN, CAMARA HIPERBÁRICA) en su adaptación al medio y juntamente con las terapias
de sus patologías asociadas

Este tratamiento puede ser utilizado en cicatrización, control de infecciones, heridas crónicas de pie
diabético, medicina del deporte, intoxicación por monóxido de carbono, entre otras.

La oxigenación hiperbárica tiene sus fundamentos en la medicina del buceo. De hecho sus comienzos
se remontan a la década de 1930 cuando se comenzó a utilizar la respiración de oxígeno en las
descompresiones de los buzos para acortar las mismas.

Si bien la medicina hiperbárica se utilizó desde el siglo XVII, fue recién en 1960 en Amsterdam cuando
se realizó el primer Congreso de oxigenoterapia hiperbárica aplicado a patologías ajenas al buceo,
donde fundamentalmente se la aplicaba a las infecciones producidas por gérmenes “anaerobios”;
después de allí se comenzó a aplicar en otras patologías y se formaron las diferentes sociedades
científicas en el mundo como la de Estados Unidos de Norteamérica, la europea, la rusa, japonesa, y
en 1986 se formó la Sociedad Argentina de Medicina Hiperbárica y Actividades Subacuáticas, de la
cual somos socios fundadores.

Es la utilización del oxígeno como una droga cuya dosis está dada por la presión parcial de oxígeno y
el tiempo transcurrido a esa presión y donde el sistema de aplicación es la cámara hiperbárica.
El paciente está cómodamente sentado o eventualmente acostado en el interior de la cámara donde
mediante una máscara oronasal o un dispositivo cefálico tipo casco respira oxígeno puro.
El aumento de la presión sólo se percibe en los oídos. Mediante instrucciones sencillas el paciente
aprende a compensar las presiones sin dificultad.

LATINOAMÉRICA

Comparativamente el desarrollo de la medicina hiperbárica en latinoamérica es menor al del resto del


mundo, pero es un mercado de potencial en crecimiento.

Cuba posee 22 centros hiperbáricos con equipamiento soviético. Colombia, por su parte, posee más
de 50 centros en todo el país. Brasil posee varios centros, siendo los más grandes los de Río de
Janeiro y San Pablo. Chile presenta un gran afianzamiento de este tipo de terapia en los últimos años.

Reseña Historia Medicina Hiperbárica

La medicina Hiperbárica nace hace más de 300 años, en 1662 el clérigo inglés (fisiólogo y médico)
Henshaw intuyó que el aumento de las presiones del aire podría aliviar algunas lesiones agudas,
mientras que, según él, las presiones bajas podrían ser útiles en las patologías crónicas. Esta fue la
primera cámara Hiperbárica creada por Henshaw, en la nombro Domicilium.
En 1969, el Dr. Rafael Castellanos Gutiérrez defendió su tesis sobre el tema (Castellanos Gutiérrez R.
Oxigenación hiperbárica. Su aplicación en la gangrena gaseosa [trabajo para optar por el título de
especialista de 1 Grado en Angiología y Cirugía Vascular] . 1969. Hospital "General Calixto García",
La Habana). Sin embargo, recién en 1983 el Ministerio de Salud Pública, a raíz de atender a buzos
nicaragüenses con secuelas neurológicas por accidentes de buceo, decidió crear un grupo de
coordinación para el desarrollo de la OHB en Cuba, así como enviar a algunos de sus integrantes para
ser entrenados al respecto en la ex-Unión Soviética y otros paises de Europa del Este.

En América Latina la mayor expansión de la oxigenoterapia hiperbárica ocurrió en Cuba. En 1967 el


profesor cubano Manuel Castellanos participó en Francia en la Jornada Nacional de OHB y Fisiología
Subacuática, donde obtuvo toda la información pertinente sobre las indicaciones clínicas del método,
que rápidamente introdujo en Cuba. En 1969, el Dr. Rafael Castellanos Gutiérrez defendió su tesis
sobre el tema (Cas tellanos Gutiérrez R. Oxigenación hiperbárica). Su aplicación en la gangreno
gaseosa [trabajo para optar por el títulode especialista de 1 Grado en Angiología y Cirugía Vascular].
En 1983 el Ministerio de Salud Pública de Cuba, a raíz de atender a buzos nicaragüenses con secuelas
neurológicas por accidentes en el buceo, decidió crear un grupo de coordinación para el desarrollo de
la Oxigenación Hiperbárica en Cuba, así como enviar a algunos de sus integrantes para ser entrenados
al respecto en la antigua Unión Soviética y otros países de Europa del Este.

En 1986 se inauguraron 2 servicios de Oxigenación Hiperbárica con cámaras monoplazas soviéticas


y Draeger alemana: uno en el hospital "Luis Díaz Soto" de Pinar del Río y otro en el Hospital Hermanos
Ameijeiras" de La Habana, y en este último se inició en 1987 la formación de especialistas en esa
labor. Un año más tarde se crearon servicios similar es en Cienfuegos (Villa Clara) y en 1993 se
hicieron extensivos a las restantes provincias, llegando casi a 20 centros, regidos por la Comisión
Nacional en Ciudad de La Habana. Actualmente Cuba cuenta con 50 cámaras hiperbáricas. Durante
muchos años la medicina hiperbárica en Cuba fue encabezad a por el Dr. Rafael Castellanos.

Actualmente la lista de estas recomendaciones incluye:


1. Enfermedad por descompresión.
2. Gangrena gaseosa.
3. Embolia gaseosa o aérea.
4. Intoxicación por monóxido de carbono, intoxicación por monóxido de carbono complicado
concianuros.
5. Lesiones de pie diabético y retrasos en la cicatrización
6. infecciones necrotizantes de tejidos blandos.
7. Injertos y colgajos comprometidos.
8. Osteomielitis (refractaria).
9. Osteorradionecrosis y lesiones por radioterapia de tejidos blandos.
10. Isquemia periférica traumática aguda.
11. Aplastamiento 0 Síndrome compartimental.
12. Quemaduras térmicas.
13. Anemia aguda excepcional.
14. Absceso intracraneal.
Años después, en diferentes países europeos se aplicó de forma más popular esta idea,
constituyéndose lo que llamaban “baños de aire comprimido”. En cualquier caso, la gente respiraba
aire a presión y no oxígeno puro puesto que todavía este elemento no se había obtenido como forma
única. Con el aumento de aire se conseguía también aumento de oxígeno en el cuerpo, y esto resultó
ser beneficioso para el cuerpo aunque aún no del todo entendido por los que aplicaban la terapia.

Existen fundamentalmente dos tipos de cámaras: monoplaza y multiplaza. En las primeras, para un
solo paciente, se realiza la compresión con oxígeno y el paciente lo respira directamente. La segunda
opción permite el tratamiento de varios pacientes a la vez y la asistencia médica en su interior. La
compresión se realiza con aire y el paciente respira el oxígeno a través de mascarilla, casco o
intubación orotraqueal.
La cámara monoplaza tiene la ventaja de su menor costo inicial y asegurar la respiración de 02 al
100%, al no necesitar aparataje de administración de 02. Sin embargo es menos operativa, al tratar
un solo paciente cada vez y menos segura, ya que aumentan los riesgos de deflagración por el
volumen de 02 a presión. Tampoco es nada despreciable la claustrofobia que provoca en pacientes,
ya de por sí en situación de estrés por su enfermedad.
A pesar de que los fabricantes aseguran que en las cámaras monoplaza pueden tratarse pacientes
que precisen cuidados intensivos, es de consenso general que estos enfermos deben ser tratados en
cámaras multiplaza, con personal médico y de enfermería en su interior, que permitan el abordaje
directo y el seguimiento evolutivo en las medidas terapéuticas. En este sentido hay que recordar que
prácticamente pueden instaurarse o continuarse todas las medidas durante el tratamiento con OHB,
con el conocimiento preciso de la técnica hiperbárica.

A partir de los años 60, el proceder fue extendiéndose a otras naciones y continentes. En 1967, el
profesor cubano Manuel Castellanos participó en Francia en la Jornada Nacional de OHB y Fisiología
Subacuática, donde obtuvo toda la información pertinente sobre las indicaciones clínicas del método,
que rápidamente introdujo en Cuba, y luego se dio a la tarea de traducir Principios y práctica de la
medicina hiperbárica, de J. H. Baxie.
En 1969, el Dr. Rafael Castellanos Gutiérrez defendió su tesis sobre el tema (Castellanos Gutiérrez R.
Oxigenación hiperbárica. Su aplicación en la gangrena gaseosa [trabajo para optar por el título de
especialista de I Grado en Angiología y Cirugía Vascular]. 1969. Hospital “General Calixto García”, La
Habana); pero fue en 1983 cuando el Ministerio de Salud Pública decidió crear un grupo de
coordinación para el desarrollo de la OHB en Cuba, así como enviar a algunos de sus integrantes para
ser entrenados al respecto en la antigua Unión Soviética y otros países de Europa del Este.
En 1986 se inauguraron 2 servicios de OHB con cámaras monoplazas soviética y Dragüer alemana:
uno en el hospital “Dr. Luis Díaz Soto” y otro en el “Hermanos Ameijeiras” de La Habana, y en este
último se inició en 1987 la formación de especialistas en esa labor. Un año más tarde se crearon
servicios similares en Cienfuegos (Villa Clara) y en 1993 se hicieron extensivos a las restantes
provincias, de manera que actualmente ya suman 19, regidos por la Comisión Nacional en Ciudad de
La Habana.
BRASIL
Primera cámara hiperbárica Latinoamericana
1932 hospital Gaffrée y Guinle - Río de Janeiro
Dr. Alvaro de Almeida Ozório

1983 Fundada la Sociedad Brasileña de Medicina Hiperbárica - SBMH

En primer lugar hiperbárica Servicio de Medicina en el Hospital Universitario


1986 del Hospital UNICAMP
profesor Dr. Paul Iazzetti

A partir de medicina hiperbárica Servicio USP


1991 USP Hospital Clínico
Dr. Marisa D'Agostino Dias

Normativa médica hiperbárica CREMESP por el estado de Sao Paulo


1995 regulaciones oficiales medicina hiperbárica por el Consejo Federal de Medicina (CFM) en
todo Brasil por la Resolución 1.457 / 95

La primera clase del Curso de Extensión Universitaria de la USP bajo la Coordinación del
1998
Prof. Dario Birolini y de la Drª Mariza D'Agostino Dias

Inclusión de la Sesión de Oxigenoterapia Hiperbárica en la Tabla AMB / 99 de la Asociación


1999
Médica Brasileña

Normalización de los equipos de los servicios de medicina hiperbárica por el gobierno


federal a través de la publicación de la ANVISA en RDC nº 50/2002
Realización del primer Congreso Brasileño de Medicina Hiperbárica en Río de Janeiro -
2002
Bianual
de inserción de la actividad médica Hiperbarista la Clasificación Brasileña de Ocupaciones
con el número 225345

Clasificación medicina hiperbárica como una alta complejidad por el Ministerio de Salud
2003
de la primera realización del Foro Nacional de Seguridad, Calidad y Ética - Bianual
2006 Realización del Congreso Panamericano de Medicina Hiperbárica con apoyo de la UHMS

2007
Gestión y Colaboración junto al Ministerio de Salud en el intento de inclusión de la OHB en
-
la tabla del SUS
2008

2009 Primer Curso de Extensión Universitaria en Enfermería Hiperbárica - Anual

Inclusión en el Rol de la Agencia Nacional de Salud Suplementaria (ANS) de la


2010
Oxigenoterapia Hiperbárica como pago obligatorio por convenios

En primer lugar interno Curso Guía de Operador de cámara y de enfermería técnica


2011
Revisión de los estados ANS de rol con inclusión de pie diabético

2015 Realización del VII Congreso Brasileño en Río de Janeiro

Gestión y suministro de datos a la Asociación Médica Brasileña (AMA) para reclamar la


2016
zona de operaciones en la medicina hiperbárica
-
gestión y el cumplimiento de las directrices del Ministerio de Salud para la inserción de HBO
2017
en el SUS (probablemente sólo una indicación)

La medicina Hiperbarica, trajo solución a muchos pacientes portadores de heridas crónicas y


buceadores que por algún imprevisto incumplieron la tabla de buceo y pasaron a ser portadores de la
enfermedad descompresiva. Este tratamiento que camina a pasos estrechos, exige conocimientos
específicos y actuación multidisciplinaria. A través del aumento de la presión atmosférica en una
camara individual o en una camara para varios pacientes, la acción del oxígeno es potencializada, y
su distribución pasa a ser menor por la perfusión y mayor por la difusión del oxígeno en el plasma, que
se vuelve extremadamente enriquecido por este gas. De esta forma los tejidos poco perfundidos
reciben mayor concentración de oxígeno y el proceso de la cicatrización que algún instante fue
interrumpido reinicia y termina en una cicatrización completa y más rápida. Es muy importante
subrayar que este tratamiento es coadyuvante en heridas y necesita curativos regulares y
supervisados por la Enfermería y es decisivo en intoxicaciones, embolias y enfermedades
descompresivas.
En la historia de la Medicina Hiperbárica Brasil contribuye en mucho a un científico, mundialmente
conocido y reconocido que fue el responsable del desarrollo de esta actividad, desgraciadamente
totalmente desconocido para nosotros, brasileños.
Fue el Dr. Álvaro Ozório de Almeida (1882-1952), médico sanitarista, Director de Higiene y Salud
Pública en la ciudad de Río de Janeiro. Después de un período de estudios en el Instituto Pausteur en
París, regresó a la ciudad de Río de Janeiro y montó su centro de investigaciones y tratamiento en
cámara hiperbárica en el Hospital Gaffrée y Guinle.
En 1934 publicó su primer trabajo sobre la intoxicación del oxígeno hipérbico y en pacientes portadores
de cáncer, sometidos a la radioterapia y oxigenoterapia hiperbárica.
El segundo servicio hospitalario ofreciendo una clínica hiperbárica ocurrió por la Marina de Brasil en el
Hospital Naval Marcílio Dias en Río de Janeiro en 1986, pero fue en el Centro de Instrucción Almirante
Atilla Monteiro Aché (CIAMA), a través de la Fuerza de Submarinos, la instalación de las primeras
cámaras con el fin de tratar las enfermedades descompresivas en buceadores.
Eran los propios buceadores supervisados por los médicos que realizaban los
tratamientos. Aproximadamente en el año 2001 la Marina de Brasil formó la primera clase de técnicos
hiperbáricos a través del curso ESP-EFMEDHB, hasta los días de hoy este curso se realiza.
Posteriormente el 12 de junio de 2008, un segundo centro hiperbárico fue inaugurado, dando inicio al
tratamiento hiperbárico con el fin de optimizar la cicatrización de heridas más complejas y
consecutivamente disminuir período de internación, en el Hospital de las Fuerzas Armadas en Brasilia.
La Sociedad Brasileña de Medicina Hiperbárica (SBMH) es una Asociación Médica dedicada a
congregar a los (as) comprometidos (as) con la excelencia científica, técnica y ética en el ejercicio
diario de la medicina subacuática y de la oxigenoterapia hiperbárica.

FUNDADORES

El Dr. Edson Silva


Dr. Ivan Jorge Ribeiro
Dr. Luis Alberto Vieira dos Santos Jr
Dr. Sergio Pereira Tavolaro
Dr. Francisco de Assis Pereira Marina
Dr. Alberto Paulo Tavares de Almeida
Dr. Cid Alves
Dr. Fernando Soares da Silveira
Dr. Jonas Almeida Brito
Dr. Marco Antonio Ferreira Caixeta
Dr. Claudio Aguiar Calle
José Luis Fillipi Sambi

En Brasil, en 1932, Álvaro Ozório de Almeida instala la primera cámara en América Latina y publica
trabajos sobre tratamientos de la hanseniasis, sobre los efectos tóxicos del oxígeno, además de
desarrollar en cáncer y radioterapia. A partir de ahí, la medicina hiperbárica brasileña pasó a
desarrollarse progresivamente, hasta que en 1995, el CFM (Consejo Federal de Medicina) publica su
reglamentación.

Pero esta historia no se resume sólo a estos datos, existen varios otros precursores que colaboraron
con la evolución de la oxigenoterapia en el mundo:
• En 1775 - El oxígeno fue descubierto por Priestley, Lavoisier y Seguin, los cuales describieron sus
efectos tóxicos en 1789.

Pero solamente en 1796, se publicó el primer libro sobre las aplicaciones del oxígeno, por Beddoes y
Watt.
• 1878 - P.Bert publica "La Presión Barométrica"

• 1895 - Haldane: Relata el efecto protector del oxígeno presurizado y su efecto en la intoxicación por
monóxido de carbono

• 1937 - Behnke y Shaw: Utiliza la oxigenoterapia hiperbárica para el tratamiento de la enfermedad


descompresiva (DD)
• 1960 - Sharp y Smith: Relata el uso de la oxigenoterapia hiperbárica en el envenenamiento por
monóxido de carbono
• 1963 - Primer Congreso Internacional de Medicina Hiperbárica en Amsterdam
• 1965 - Perrins: Publica los efectos de la oxigenoterapia hiperbárica en Osteomielitis
• 1983 - Fundación del American College of Hyperbaric Medicine
• 1986 - Fundación de la Undersea & Hyperbaric Medical Society (UHMS)

MAXIMOS EXPONENTES

El desarrollo de la Medicina Hiperbárica en algunos países de América Latina parece haber iniciado
en Cuba. En 1967, el Dr. Manuel Castellanos viaja a Francia para participar en la Jornada Nacional de
Oxigenación Hiperbárica y Fisiología Subacuática, obteniendo conocimientos sobre las indicaciones
clínicas y aportando los mismos a sus colegas en Cuba. Tradujo entonces “Principios y práctica de la
Medicina Hiperbárica” de J. H. Braxie. Posteriormente, el Dr. Rafael Castellanos, a partir de 1969,
cuando presenta su tesis de grado sobre la oxigenación hiperbárica y su aplicación en la gangrena
gaseosa, para optar al título de Especialista en Angiología y Cirugía Cardiovascular, se destaca como
el principal representante y promotor de la Medicina Hiperbárica en Cuba y el resto de Latinoamérica.
En la actualidad, este país cuenta con una extensa red de centros de Medicina Hiperbárica.

En 1969, hubo una catástrofe aérea de un avión de Air France en Venezuela, al norte de Maiquetía. A
este país llega la primera cámara hiperbárica como parte del equipamiento de los buzos franceses que
llegaron al país a recuperar los restos del avión. Al finalizar la búsqueda, esta cámara fue donada a
PDVSA y trasladada a Lagunillas en el estado Zulia, donde se estaban instalando plataformas
petroleras. Después, esa misma cámara, fue trasladada al Hospital Naval de Catia La Mar y aún
funciona en este centro.

El Dr. Adolfo González, ha sido el mayor promotor de la Medicina Hiperbárica en Venezuela donde
actualmente existen 35 centros de oxigenación hiperbárica. Los centros médicos que cuentan con
cámaras hiperbáricas dentro de sus instalaciones en el distrito capital son: Clínica El Ávila, Clínica
Sanatrix e Instituto Nacional de Seguridad Social en Caricuao.
Desde Argentina, la Dra. Ninna Subbotina, médico especialista en Medicina Hiperbárica, egresada del
Barocentro de Moscú, ha impulsado esta especialidad para toda Latinoamérica y a través de su
libro titulado MEDICINA HIPERBARICA, primer libro en español sobre oxigenación hiperbárica, nos
aporta su extenso conocimiento.

En México, solo en el Distrito Federal existen más de 40 centros de Medicina Hiperbárica.

Colombia, Panamá, Guatemala, Honduras, República Dominicana, Belice, Ecuador, Perú, Chile,
Curacao, Aruba, Bolivia y Uruguay cuentan con barocentros.

Hoy, los avances en Medicina Hiperbárica surgen de la utilización de medios de alta tecnología
incluyendo trazadores de isótopos con imágenes de resonancia magnética (MRI) y tomografía
computarizada por emisión monofotónica – en inglés: single photon emission computed tomography -
(SPECT), realizando una evaluación previa a la terapia de oxigenación hiperbárica y una evaluación
posterior a ella, que ha permitido obtener una importante información sobre los efectos de la
oxigenación hiperbárica.

http://www.tratamientoshiperbaricosmedellin.com/historia_oxigenacion_hiperbarica.html
http://ventadecamarashiperbaricas.co/HistoriaMedicinaHiperbarica.html
http://www.medicinahiperbarica.com.ar/medicina_hiperbarica.html#