Está en la página 1de 3

PROYECTO PARA LA COLOCACIÓN DE UNA PLACA

RECORDATORIA EN HOMENAJE A ISIDORO


BLAISTEN. Galería de San Juan y Boedo (Boedo 969),
Capital Federal.

Isidoro Blaisten nació el 12 de enero de 1933 en


Concordia, Entre Ríos. Falleció el 28 de agosto de 2004,
en Capital Federal.
En uno de sus locales mantuvo durante años una
librería “más como un punto de encuentro de amigos,
hombres de letra, la cultura y el arte, que como un
negocio”.
Fueron años de su despliegue literario. Escritor,
publicista, periodista, ensayista, cuentista, adaptador
para cine, poeta, librero de barrio; fotógrafo de plaza en
sus comienzos; corrector y conferencista internacional.
Un indiscutible hombre de la cultura argentina, con
una vida digna de sus obras. Multipremiado. Miembro
de la Academia Argentina de Letras y miembro
correspondiente de la Real Academia Española.
Conocido y consultado por sus relatos y ensayos; y por
su sentido del humor absurdo.

Autor, entre otros, de “Cuando éramos felices”, “Sucedió


en la lluvia”, “Dublin al sur”, “Cerrado por melancolía”
(cuento basado en el cartelito que colgó en la puerta del
local y en el que homenajea a esa librería que decide
cerrar en 1982).

“…Nunca vendió ninguno de los 90 incunables


ejemplares del Quijote que trajo de Barcelona…”.
Él decía que tenía “un único cliente y una clienta”.
“Carroza y Reina” es otra de sus obras maravillosas.
“…En ella cuenta los intersicios sexuales de San Juan y
Boedo durante el mundial ’78…”. “…mujeres solas,
vestidas como para salir, pintadas (que) deambulaban
por las galerías desiertas y se detenían frente a las
vidrieras apagadas…”. (…) “…las sombras eternas del
tango…”. Reflexionaba: “…nadie se muda a Boedo”;
para explicar: “…nadie se va del barrio…” que
admiraba, cuidaba y quería.

Dueño de una de las bibliotecas más prestigiosas y


deseadas. Amigo de sus colegas que, como él, ya son un
personaje más de Buenos Aires y de la Cultura
argentina. Su recuerdo se multiplica en cátedras en
universidades internacionales, en calles, en bibliotecas,
en investigadores, en películas basadas en sus libros; y
en muchos de sus discípulos que hoy se reúnen para
estudiar y transmitir su obra.

Porque ISIDORO BLAISTEN dio mucho e hizo conocer a


la Argentina, en general, y a Buenos Aires y al barrio de
Boedo, en particular, es que recomendamos este
simbólico homenaje al gran escritor.