Está en la página 1de 5

Ballenas

Las ballenas o balénidos, son un grupo de animales que pertenecen a la familia de los cetáceos. Estos colosos del mar
habitan en todos los océanos del mundo, y en general, engloban a cuatro grandes especies de ballenas. Se cree que las
ballenas descienden de animales prehistóricos que vivieron en la tierra hace millones de años.

Características de las ballenas


Tamaño: 15 – 38 metros
Clase: Mammalia
Orden: Cetácea
Nombre científico: Balaenoptera musculus
Número de especies: 4
Peso: 100 – 180 toneladas
Longevidad: 60 – 70 años
Alimentación: Carnívora
Dieta: Peces, Krill
Reproducción: Vivípara
Distribución: Todo el planeta
Período de gestación: 10 – 12 meses
Origen: 50 millones de años

El tamaño tan impresionante de estos mamíferos siempre ha sido objeto de admiración y estudio, siendo la ballena azul,
la especie viva más grande de nuestro planeta. Las ballenas son animales muy sociales y con una anatomía muy
interesante.

Durante un largo período evolutivo, las ballenas desarrollaron habilidades físicas para la locomoción en el agua. Para
algunos científicos, resulta curioso el hecho de que, siendo animales tan grandes, puedan desplazarse con tanta velocidad
en el medio acuático.
Cuánto pesa una ballena
El peso de estos animales solamente es posible porque viven en medio acuático. Las ballenas son los animales más pesados
de todo el planeta, pudiendo llegar a la cifra de las 80 toneladas. Aunque no todas las especies van a llegar a pesar tanto,
los de menor tamaño van a llegar al menos a unos 50 toneladas. Mover tanto peso en un medio terrestre sería imposible,
pero gracias al agua estos animales pueden vivir e incluso moverse rápidamente.
Cuánto mide una ballena
Las ballenas también son los animales más largos que existen, sobre todo si hablamos de la ballena azul. Estas últimas van
a llegar a medir más de 30 metros de largo, que si además le añadimos las toneladas que pesan estos animales, lo hacen
unos seres impresionantes tanto para ver en fotos, como para ver en directo. Las ballenas más pequeñas pueden llegar a
los 18 metros de longitud.
Anatomía de la ballena
Con respecto a su anatomía, estos animales presentan un enorme cráneo que ocupa un tercio la longitud de su cuerpo,
además de un par de aletas pectorales que aseguran el desplazamiento, la aleta dorsal que aporta equilibrio, y una cola
en posición horizontal, al contrario de los peces que la presentan de manera vertical.

Gracias a la densa capa de grasa que rodea el cuerpo de las ballenas, estos animales pueden habitar en regiones frías y
templadas. Por otra parte, para respirar, las ballenas utilizan un orificio en la parte superior de la cabeza, conocido como
espiráculo.

Algunas ballenas pueden tomar el aire de la superficie y permanecer durante una o dos horas en las profundidades del
mar. La velocidad máxima registrada para las ballenas es de unas 30 millas por hora.

Origen y Evolución

Las investigaciones científicas realizadas hasta la fecha han permitido descubrir que las ballenas habitan el planeta desde
hace 55 millones de años.

Sus habilidades evolutivas le han permitido adaptarse a una gran variedad de entornos. Incluso, se ha llegado a suponer
que estos animales no comenzaron su vida en el agua, sino que partieron de un ancestro prehistórico que caminaba sobre
la tierra, y que curiosamente, también dio paso a los rinocerontes actuales.

¿Es la ballena es un mamífero?


Como las ballenas son mamíferos, esta teoría no resulta tan descabellada. Además, puede haber ocurrido que, bajo
ciertas condiciones, estos animales hayan tenido que adoptar el medio marino como hábitat. Por ejemplo, los cambios
climáticos o la escasez de alimentos, pueden haber sido factores que condicionaron este cambio, a partir del cual debieron
adaptarse propiamente.

Además de ello, el desarrollo de una gruesa capa de grasa, el adoptar patrones de migración, o tal vez, el reemplazar las
patas y pezuñas por aletas, fueron algunas de las modificaciones que sufrieron estos animales.

Dónde viven las ballenas


Las ballenas viven en prácticamente todos los océanos del planeta, e incluso, en regiones de agua dulce. Desde las frías
aguas del ártico hasta las regiones tropicales, las ballenas han logrado adaptarse a una gran cantidad de escenarios. Por
otro lado, algunas especies viven cerca de la costa, y pueden ser apreciadas a lo largo de la costa oeste norteamericana,
en regiones como California, Texas y Oregón.
Qué comen las ballenas
Al apreciar el tamaño de las ballenas, no es difícil suponer que estos animales necesiten de grandes cantidades de comida
para poder alimentarse. Al mismo tiempo, las ballenas son excelentes depredadores, y pueden alimentarse de una gran
variedad de peces y organismos acuáticos. En el caso de las ballenas barbadas, estas emplean un mecanismo muy peculiar.

Como carecen de dientes, deben alimentarse de pequeños animales, por lo que normalmente absorben el agua y con la
ayuda de sus enormes barbas, expulsan el líquido nuevamente, y una gran cantidad de organismos como el krill y el
plancton quedan atrapados en el interior de su boca para poder ser consumidos.
De manera general, las ballenas son capaces de ingerir a diario, una cantidad de alimentos equivalente al 4% de su peso
corporal. Algunos ejemplares como la ballena azul puede consumir hasta 1000 kilogramos de comida al día, y como el
resto de las ballenas dentadas, estas integran su dieta con osos polares, focas, calamares, e incluso, otras ballenas de
menor tamaño.

¿Barbadas o dentadas?

Dentro de la clasificación de las ballenas encontramos dos grandes grupos, las dentadas y las barbadas. En el caso de las
primeras, se denominan también odontocetos, ya que se caracterizan por la presencia de estructuras dentales
homodontes (todos los dientes son iguales) en su boca.

Al contrario de lo que pueda pensarse, las ballenas dentadas no mastican los alimentos, sino que emplean los dientes
para descomponer el cuerpo de las presas que cazan. Las ballenas barbadas, por otra parte, se denominan misticetos, y
pueden identificarse por una fila de láminas elásticas y queratinosas conocidas comúnmente como barbas.

Estas barbas se ubican en la región maxilar de los ejemplares y cumplen una función muy importante en su alimentación,
ya que se encargan de filtrar los alimentos que ingieren. Como curiosidad, cabe mencionar que las especies dentadas
tienden a ser más agresivas que sus parientes con barbas, mientras que estas últimas son más grandes que las primeras.

Las ballenas barbadas no son tan rápidas como las dentadas, algo que puede explicarse por la ausencia de aletas dorsales
en estas especies. Si quieres saber más sobre qué comen las ballenas, te aconsejamos que te dirijas a nuestra sección
sobre ello, ya que encontrarás información muy útil que responderá a todas tus preguntas.

Cómo nacen las ballenas

Mientras las hembras alcanzan la madurez a los siete años, los machos tardan hasta los 10 para poder reproducirse.
Algunos biólogos presentan dificultades a la hora de identificar el sexo de las ballenas, pues los machos acostumbran a
almacenar sus genitales en una cavidad mientras nadan en el agua.

Durante la etapa de cortejo, los machos entablan intensas disputas por ganarse el favor de la hembra. Vocalizaciones
peculiares y roces continuos caracterizan este período previo a la copulación, aunque una vez concluido la pareja se
separará para siempre, e incluso, la hembra podrá tener otras parejas mientras dure la época de celo.
Seguidamente, tocará el turno al período de gestación, el cual podrá tomar entre 11 y 16 meses, de acuerdo a la especie
y las condiciones migratorias. Una vez que el ballenato ha nacido, dependerá enteramente del cuidado de su madre. En la
mayoría de las ocasiones, las hembras solo dan a luz a un cachorro.
A la hora de amamantarlo, la cría podrá consumir hasta 160 litros de leche cada día, lo que permitirá obtener la grasa
necesaria para proteger su cuerpo de las altas temperaturas. Culminado el año de vida, la nueva ballena tendrá que valerse
por sí mismo, pudiendo vivir hasta unos 60 años. Para saber más sobre el ciclo reproductivo de las ballenas, puedes leer
nuestro artículo dedicado expresamente a esto.
Qué amenazas tienen las ballenas

Las ballenas no poseen depredadores naturales, y aun así, son animales que se encuentran actualmente en peligro de
extinción. Para poder explicar este hecho, debemos centrarnos en la actividad devastadora del hombre.

La caza deportiva, la pesca ilegal y excesiva, la destrucción de hábitats naturales, todos estos factores inciden
negativamente en la supervivencia de las ballenas. Teniendo en cuenta además que estos animales tardan entre 7 y 14
años de edad para poder reproducirse, y que el proceso de gestación toma cerca de quince meses en promedio, la
situación se vuelve aún más compleja.
Por otra parte, los sonares y sistemas de localización por radar empleado en el sector militar, también afectan la vida de
las ballenas. Las organizaciones ecológicas encaminan todos sus esfuerzos hacia la protección de esta especie, pero cada
vez más ocurren escenarios desagradables como derrames de petróleo, cazas furtivas y mentalidades retrógradas que
desafortunadamente terminarán por extinguir a las ballenas.
Cómo se comportan las ballenas
El comportamiento de las ballenas no sólo está determinado por la especie, sino también por el lugar y las condiciones
donde habitan. Se conoce que estos animales poseen un sistema de comunicación sorprendente, capaz de ser oídos por
otros ejemplares a kilómetros de distancia.
Las ondas generadas no son perceptibles por el ser humano, pero a las ballenas esto les permite estar en constante
comunicación y construir así varios grupos o clanes cuya complementación resultará vital durante la migración de las
ballenas. Se cree que las ballenas emplean un rico vocabulario para expresarse.

Las ballenas barbadas emplean el espiráculo por donde respiran para emitir sonidos, mientras que las ballenas con barbas
producen sonidos típicos de este grupo conocidos como “cantos de ballenas”.

Qué especies de ballenas existen

Como vimos anteriormente, las ballenas se clasifican en barbadas y dentadas. Estas son algunas de las especies más
representativas dentro de cada grupo.

Ballenas dentadas
 Ballena narval: Habita mayormente los mares del Océano Atlántico y el Ártico. El rasgo más distintivo de estas
ballenas es el colmillo largo y frontal de los machos que puede llegar a medir hasta dos metros.
 Ballena piloto: Se denominan también como calderones. Habita en aguas templadas y subárticas de casi todo el
planeta. Su manjar favorito son los calamares y se caracterizan por ser de color gris oscuro o negro.
 Cachalote: Se trata del animal dentado más grande que existe en nuestro planeta. Un cachalote adulto puede medir
más de 20 metros, siendo la cabeza la parte más prominente de su cuerpo. Actualmente se considera una especie
vulnerable a la extinción.
 Ballena Beluga: En ocasiones se le denomina ballena blanca, debido al color predominante de su cuerpo. Es el
animal que más grasa acumula de todos los cetáceos. Habita en Norteamérica, Groenlandia y Rusia. Su población
es de apenas unos 150 000 ejemplares.
Ballenas barbadas
 Ballena azul: Con un peso de más de 100 toneladas y unos 28 metros de longitud en promedio, la ballena azul es la
especie más grande de nuestro planeta, e incluso, de toda la historia. Habitan en los océanos Pacífico y Atlántico.
 Ballena boreal: También conocida como ballena de Groenlandia. Su cuerpo robusto, carente de aletas dorsales,
puede alcanzar los 19 metros de longitud, y sus barbas pueden ser de tres metros. Se trata además de ballenas que
no emigran.
 Rorcual común: Se trata del segundo animal más grande del planeta. Habita en el océano Ártico. Actualmente se
encuentra en peligro de extinción con tan solo 3000 ejemplares conocidos.
 Ballena franca: Se divide en tres subespecies, aunque en general, se trata de cetáceos de color oscuro cuyo nombre
se debe a que flotan después de muertas y son fáciles de cazar. La caza furtiva de estos animales lo han llevado al
borde de la extinción.