Está en la página 1de 2

Aristoteles

"Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla".

Aristóteles (384-322 a. C.), fue un filósofo y científico griego, considerado, junto a Platón y Sócrates, como uno de los
pensadores más destacados de la antigua filosofía griega y posiblemente el más influyente de toda la filosofía occidental. Nació
en Estagira (actual ciudad griega de Stavro). Fue discípulo de Platón y luego maestro de Alejandro Magno. Su padre,
Nicómaco, era médico. Ello invita a pensar que Aristóteles fue iniciado de niño en los secretos de la medicina, y que de ahí le
vino su afición a la investigación experimental. Cuando contaba diecisiete años de edad, fue enviado a Atenas para estudiar en
la Academia de Platón. No se sabe qué clase de relación personal se estableció entre ambos filósofos, pero parece que no eran
muy amigos, ya que ninguno habla del otro en sus escritos.
Aristóteles decía que podemos conceptualizar, significar mediante el conocimiento por medio de ellos (sentidos).Ejemplo:
vemos un árbol, lo tocamos, nos sentamos debajo de el. Vemos otro árbol, mas chico, o más grande, uno con frutas. Así
sumamos experiencias de la cual luego surgirá el concepto de árbol. Las experiencias y los sentidos nos educan. Aunque la
experiencia es valida solo para un momento. En cambio, la técnica, se transforma en lección y es perdurable. La mente al nacer
es "tamquam tabula rasa", en la que nada hay escrito. El conocimiento comienza en los sentidos, como nos demuestra la
experiencia. Las captaciones de los sentidos son aprehendidas por el intelecto, generándose así el concepto.
Aristóteles funda su propia escuela en Atenas, el "Liceo" (denominado así por estar situado dentro de un recinto dedicado a
Apolo Licio), donde dictaba clases sobre amplios temas a sus discípulos. A los discípulos de Aristóteles se les llamó
"peripatéticos" (peri pathos) porque solían recibir clases alrededor de los jardines y el paseo que rodeaban al edificio del Liceo.
Dos cursos simultáneos y diferentes se daban en el Liceo: uno en la mañana, para los alumnos más avanzados y otro por la
tarde, para los recién iniciados.
Para Aristóteles el objeto de la vida era la felicidad, es decir, la actividad del espíritu que se auxilia de los medios interiores y
exteriores para conseguir la satisfacción deseada. La cultura del espíritu suministra los medios interiores, y las relaciones
sociales de un pueblo bien organizado constituyen los medios exteriores. Aristóteles dice que solo los hombres verdaderamente
libres y perfectos pueden alcanzar este objeto, pero también reconoce que como nadie nace libre y perfecto, el hombre debe
suplir con la educación lo que le falta; ya que la educación puede transformar a los hombres imperfectos en ciudadanos
cumplidos. Aristóteles menciona que los ciudadanos pertenecen al estado, pero considera que uno de los deberes indiscutibles
del legislador es cuidar y vigilar la educación. Divide en dos partes a la educación: educación moral, la cual tiende a formar
hábitos en el discípulo, y la educación intelectual, que se forma por la instrucción, por lo cual debe habituarse a los niños a
estudiar. Para desarrollar la las facultades intelectuales propone: la gramática, matemáticas, etc. El estudio de la política lo
reserva para la edad adulta, cumple un papel muy importante en su pensamiento. El principal objetivo de la educación, era
formar buenos ciudadanos .La educación de los jóvenes debe ser pública y común para todos. Desde el punto de vista
aristotélico, la educación del carácter es siempre moral porque hace del individuo un ser humano pleno, bueno. En esta
educación se deben incorporar reglas civicas y morales, porque el hombre es un ser social. Un punto básico mencionado por
Aristóteles es que la educación nunca termina, pues la entiende como un proceso de perfeccionamiento y por lo tanto este
proceso nunca termina, la educación dura tanto como dura la vida de la persona. Aristóteles destaca el carácter práctico de la
educación: “se aprende a ser bueno siéndolo, se aprende a ser virtuoso ejercitándose en estos hábitos, se aprende a ser amigo
teniendo amigos, se aprende a buscar el bien común practicando el operar por ese bien”. El educador facilita este proceso
disponiendo, orientando, acompañando, fortaleciendo las buenas inclinaciones , obstaculizar las inadecuadas. Por lo cual
enseñan los padres, maestros, amigos e incluso los legisladores y gobernantes. Para Aristóteles el hombre es un "animal
político" por naturaleza. La conservación inclina a los hombres a vivir unidos, primero en la familia, luego en la aldea (unión
de varias familias) y finalmente en la ciudad-estado. El buen funcionamiento de una ciudad-estado no se asegura solamente por
aunar voluntades hacia un mismo fin; se requiere también de leyes sensatas y apropiadas que respeten las diferencias y
eduquen a los ciudadanos para la responsabilidad civil dentro de la libertad (Aristóteles, en su mentalidad clasista griega, no
concibe el derecho de ciudadanía ni para las mujeres ni para los esclavos).
Todos los seres vivos se presentan a Aristóteles como poseedores de alma (psyché), por la cual se distinguen de los seres
inanimados o inorgánicos. Aristóteles distingue tres clases de alma: vegetativa (propia de las plantas, pero presente también en
los animales y en el hombre), sensitiva (propia de los animales y del hombre) y racional (exclusiva del hombre). El cuerpo y el
alma son principios inseparables e interdependientes que forman un compuesto sustancial, de modo que ni uno ni otro pueden
tener una existencia propia. Con la extinción del alma en la muerte, el cuerpo pierde su principio vital y su materia se
descompone.
Preguntado en qué se diferencian los sabios de los ignorantes, respondió: En lo que los vivos de los
muertos.
Decía que el saber, en las prosperidades sirve de adorno, y en las adversidades de refugio.
Que los padres que instruyen a sus hijos son preferibles a los que solamente los engendran, pues
éstos les dan la vida, pero aquellos la vida feliz
Preguntado qué cosa es el amigo, respondió: Un alma que habita en dos cuerpos.
Preguntado cómo debemos portarnos con los amigos, respondió: Como deseamos se porten ellos
con nosotros.