Está en la página 1de 2

Relato

Imagínate un limonero en lo alto de un campo muy verde… según te vas acercando puedes ver un
limón enorme, es el limón más grande que has visto en tu vida… decides cogerlo, puedes notar el
peso en tu mano… lo partes por la mitad y notas todo el jugo corriendo en tu mano…. Incluso, lo
acercas a tu nariz y lo hueles intensamente… totalmente real…. Es el olor más dulce que has olido
en tu vida….

La mente confunde la realidad con la fantasía

SWISH

Imagen 1: imagen de justo el momento antes de que se produzca la sensación o comportamiento


que quieres evitar. En la que todavía estas bien. Esta imagen tiene que tener la clave que dispara
la acción.

Imagen 2: lo que queremos cambiar, como nos queremos sentir, como nos visualizamos para
pasar a la acción y cambiar ese comportamiento.

Se mete esta imagen 2 en pequeño y en blanco y negro en la primera imagen. El siguiente paso es
expandir la segunda imagen a color, hasta que tape completamente la primera imagen. Se realiza
con los ojos cerrados unas 4 o 5 veces.

Lo que hace la PNL es programar la mente con una sensación de bloqueo para que cuando
queramos evocar la primer imagen automáticamente se programe la mente con la segunda
imagen con las sensaciones que queremos sentir.

1. Identifica la conducta que quieres dejar de tener. Esa respuesta emocional desagradable
que sientes en determinada situación y que ya no quieres sentir más.
2. Explórala desde el VAK. ¿Qué ves? ¿Qué oyes? ¿Qué sientes? ¿Cuáles son los pasos que
das para sentirte mal? ¿Qué es lo que desencadena esa respuesta que no controlas (
respuesta puede ser sentirte mal, nervioso/a, incómodo/a…aunque no hagas o digas nada)
3. Asegúrate de encontrar el momento antes de que todo suceda. Un momento donde
todavía estás bien, no estás alterado/a, estás tranquilo/a. Esta imagen tiene que tener la
clave que dispara la acción.
4. Haz una foto en tu mente a todo color de ese momento justo antes de que se
desencadene la conducta y/o sensación desagradable que quieres abandonar.
5. Ahora piensa en cómo te vas a sentir cuando ya hayas superado esa conducta, cuando ya
forme parte del pasado, ya no te afecta, está solucionado. ¿Cómo de diferente te verías si
ya no tuvieras ese comportamiento?
6. Ahora haz una imagen de ti sintiéndote así de bien, una imagen que cuando la veas en tu
mente sepas que te sientes tan bien como has definido en el punto 5.

Esta imagen no es simplemente de la persona sin fumar, por ejemplo, si no una imagen disociada
de él mismo siendo un tipo de persona diferente, más capaz, con más opciones o cualquier otra
cosa que sea importante para él/ella. Asegúrate de que la segunda imagen produce una fuerte
respuesta positiva.
7. Imagina que te sientas delante de una pantalla que tiene la imagen primera, la del
momento antes de que se desencadene la conducta no deseada a todo color.

Te concentras en la imagen y seguidamente colocas la imagen motivadora, la que te sientes tan


bien cuando ya has superado la situación, en pequeño en la parte inferior derecha de la otra, en
blanco y negro, si no consigues verla en blanco y negro déjala a color.

8. Ahora cambia las imágenes en tu mente: la pequeña, la motivadora pasa a ser GRANDE y
EN COLOR cubriendo completamente la imagen primera. Con el sonido “swish”. Cuando lo
hagas abres los ojos, los vuelves a cerrar y vuelves a concentrarte en la imagen primera
para volver a ser cubierta por la imagen motivadora, que pasa a ser grande y en color.
9. Repite el cambio de imágenes 5 veces
10. Ahora piensa solamente en la primera foto: si hay algún cambio (color, luz, forma, nitidez,
tamaño…) Es que ha funcionado. Acabas de grabar en tu mente una nueva respuesta
frente a ese estímulo. Aunque si no ha habido cambios en la foto no implica que no haya
funcionado.